Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Forbes Women

Trabajadores de McDonald’s presentan demanda colectiva alegando cultura de acoso sexual

La demanda se produce poco más de una semana después de que el restaurante de comida rápida derrocó al CEO Steve Easterbrook por tener una relación con una empleada subordinado, lo que viola la política de no fraternización de la compañía.

Publicado

on

Por: Ruth Umoh.

Los trabajadores de Michigan (Estados Unidos) McDonald’s presentaron una demanda colectiva  esta semana, alegando que la compañía tiene un problema sistémico de acoso sexual. La demanda colectiva fue presentada con el apoyo del Fondo de Defensa Legal de TIME’S UP y respaldada por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles y el grupo laboral Fight for $15.

Jenna Ries, la extrabajadora de McDonald’s nombrada en la demanda, también presentó cargos ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de EE. UU., como precursora de la presentación de cargos de derechos civiles en un tribunal federal.

En un supuesto incidente, un gerente arrinconó a Ries, de 32 años, frente a un congelador, amenazándola a perder su trabajo, dijo en una llamada de prensa del martes. “Vivía con el miedo constante”.

La demanda se produce poco más de una semana después de que el restaurante de comida rápida derrocó al CEO Steve Easterbrook por tener una relación con una empleada subordinado, lo que viola la política de no fraternización de la compañía.

La junta de McDonald’s concluyó que la relación entre Easterbrook y la empleada no identificada era consensual, informó el Wall Street Journal, pero que planteó dudas sobre el juicio del CEO con respecto a sus asuntos personales y conducta corporativa. Como parte de su paquete de salida, Easterbrook podría acumular hasta US$85 millones en acciones y opciones.

La demanda colectiva es la última de una serie de quejas de acoso sexual contra la cadena de hamburguesas. Al menos 50 trabajadores han presentado cargos de acoso sexual contra McDonald’s en los tribunales estatales o ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de los Estados Unidos durante los últimos tres años.

Vea también: Más mujeres deben ocupar más cargos de poder en Latinoamérica: expertos

En mayo, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles y Fight for $15 anunciaron 23 nuevas quejas contra McDonald’s, 20 de ellas presentadas ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de EE. UU. Tres de las denuncias se presentaron como demandas por derechos civiles, y dos se derivaron de acusaciones anteriores.

Los trabajadores del restaurante de comida rápida se declararon en huelga en septiembre de 2018 y protestaron nuevamente en mayo de 2019 para llamar la atención sobre el acoso, pidiendo a la compañía que haga más para evitarlo.

“McDonald’s se compromete a garantizar un lugar de trabajo libre de acoso y prejuicios”, escribió Easterbrook en una carta de mayo de 2019 dirigida a la autora y actriz Padma Lakshmi, quien asistió a un mitin en Chicago frente a la sede de la compañía.

La compañía, que tiene más de 14.000 restaurantes en América del Norte, ha sostenido durante mucho tiempo que no es responsable de las prácticas laborales y el tratamiento de los empleados en las tiendas de sus franquiciados.

La posición de la compañía con respecto a sus franquiciados es “ridícula”, dice Eve Cervantez, abogada del bufete de abogados Altshuler Berzon, que representa a muchos de los trabajadores de McDonald’s que han presentado quejas en los últimos años.

Los trabajadores solicitan empleos en McDonald’s, ya sea a través de su sitio web o en tiendas que están llenas de logotipos de McDonald’s, dice, y se les hace creer que trabajarán en una gran corporación con un departamento de recursos humanos listo para ayudarlos si sucede algo ilegal.

Un portavoz de McDonald’s le dijo a Forbes que todos los franquiciados deben cumplir plenamente con las leyes sobre acoso sexual y que, en virtud de sus acuerdos de franquicia, el incumplimiento de las mismas conlleva graves consecuencias, incluida la revocación de la franquicia.

La Junta Nacional de Relaciones Laborales está revisando un caso que podría decidir si McDonald’s es un empleador conjunto de su personal de franquicia. Si se descubre que es un empleador conjunto, eso significaría que la empresa tiene cierta responsabilidad por las condiciones de trabajo.

Los legisladores también han intervenido en el manejo de McDonald’s del acoso sexual. Desde junio, más de 56 miembros del Congreso y 115 funcionarios electos locales han firmado cartas exigiendo que McDonald’s se reúna con los trabajadores para elaborar políticas más estrictas destinadas a erradicar el acoso.

La industria de los restaurantes ha sido históricamente un foco de acoso. Una encuesta de 2016 de trabajadoras de comida rápida en puestos no administrativos descubrió que el 40% de ellas habían experimentado comportamientos sexuales no deseados en el trabajo, y que las mujeres de color eran especialmente propensas a represalias por hablar sobre la atención sexual no deseada. Según la encuesta, el 34% de las mujeres afroamericanas y el 26% de las latinas informaron al menos una acción negativa, en comparación con el 17% de las mujeres blancas.

McDonald’s ha tomado algunas medidas para abordar el problema. Durante el año pasado, introdujo capacitación en acoso para sus franquiciados estadounidenses; lanzó una política más detallada sobre discriminación, acoso y represalias; y lanzó una línea directa de ayuda gratuita para los empleados. En agosto, McDonald’s anunció que ampliaría su programa nacional de capacitación del personal, a partir de octubre.

Le sugerimos: Las 20 colombianas que lideran espacios que eran de los hombres

“Hay una conversación profundamente importante sobre lugares de trabajo seguros y respetuosos en las comunidades de los Estados Unidos y en todo el mundo, y McDonald’s está demostrando su compromiso continuo con este tema a través de la implementación de Capacitación en el lugar de trabajo seguro y respetuoso en el 100% de nuestros restaurantes corporativos “, dijo un portavoz de la compañía a Forbes.

A pesar de las garantías de la compañía, los empleados y los críticos sostienen que los esfuerzos contra el acoso de McDonald’s aún no se cumplen.

El concepto de consecuencias para quienes violan las políticas de discriminación y acoso es “uno de los defectos más evidentes en los supuestos remedios que McDonald’s ha presentado porque estas nuevas medidas son obligatorias solo para las tiendas de propiedad corporativa”, dice Gillian Thomas, abogado del Proyecto de Derechos de la Mujer de la ACLU. “Para el 95% de las 14,000 ubicaciones de McDonald’s que son tiendas de franquicias, estas reformas tan promocionadas son simplemente alentadas”.

Publicidad
Publicidad