Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Si en 21 días se construye un hábito…. ¿Qué hábito has creado en cuarentena?

Con el eventual “regreso a la normalidad” nos habremos llevado los hábitos que consciente o inconscientemente construimos durante el aislamiento. Es hora de evaluarlos.

Publicado

on

Foto: Pexels

Son muchos los estudios que nos han demostrado que nuestro cerebro, se habitúa a algo luego de haberlo repetirlo de manera continua durante 21 días. Esta teoría comenzó a desarrollarse a partir de las investigaciones e hipótesis de Maxwell Maltz, cirujano norteamericano de la Universidad de Columbia, quien empezó a estudiar el proceso de adaptación que vivían sus pacientes luego de una cirugía.

En adelante, grandes investigadores, entre ellos Richard Bandler, mente detrás de la programación neurolingüística, han indagado alrededor de este tema, permitiendo además que otras personas lo utilicen para mejorar sus vidas.

Lea también: Reinventando negocios a prueba del Covid-19

Ahora bien, en Colombia llevamos más de 75 días en cuarentena obligatoria y para algunos, más de 90 de aislamiento social. Eso quiere decir que hemos estado viviendo un estilo de vida totalmente diferente al que estábamos acostumbrados, con cambios significativos en nuestras rutinas.

Lo más probable es que nos hayan surgido muchas preguntas referente a la cuarentena, pero, ¿ya nos sentamos a pensar qué hábitos, conscientes o inconscientes, hemos creado durante este tiempo?

Hablo de hábitos conscientes o inconscientes, porque el proceso para crear un hábito es el mismo. La diferencia está en que algunas personas se sientan a decidir qué hábito quieren programar en sus cerebros y otras, sin darse cuenta, lo van programando con el pasar de los días.

Lo que debemos entender es, que consciente o inconscientemente, nuestro cerebro opera con base a los hábitos que tiene instalados. Es decir, nuestras acciones son producto de los hábitos con los que contamos.

Hábitos de cuarentena

¿Eres de las personas que empieza a trabajar sin bañarse?
¿Te cuesta levantarte antes de 8:00 a.m?
¿Te dan las 10:00 p.m, trabajando y no puedes parar de hacerlo?
¿Haces ejercicio todos los días?
¿Te has vuelto más ordenado con tu casa y tu rutina?
¿Cocinas a diario y eres más saludable con lo que comes?
¿Has empezado a leer más libros?
¿Ha aumentado tu consumo de películas, series, novelas, y pantallas?

Lea también: ¿Cómo vive cada generación los cambios del Covid-19?

Estas son algunas preguntas basadas en los hábitos que tendríamos más posibilidades de desarrollar teniendo en cuenta este nuevo estilo de vida, donde ya no debemos estar en una oficina a las 8:00 a.m., ya no tenemos que tardar una hora en tráfico y donde definitivamente, ya no tenemos muchas opciones para salir después del trabajo o los fines de semana.

No soy quién para decir qué hábitos son bueno o malos, eso depende del estilo de vida de cada uno de nosotros y de las metas que tengamos planteadas. La pregunta aquí es si los hábitos que tenemos actualmente nos están llevando a alcanzar metas u objetivos individuales que tenemos establecidos.

Si aún no tenemos un  norte claro, quizás este sea un buen momento para pensar en ello. Nunca olvido la repetida frase de mi mamá: “el que no sabe para donde va, cualquier bus le sirve”. El detalle está en que al montarnos en cualquier bus, podríamos terminar llegando a un lugar en el que no sepamos cómo devolvernos.

Hábitos conscientes

Mi objetivo es que entiendas que las acciones repetidas que tomamos a diario van a terminar construyendo un hábito, que a su vez van a darle forma a las acciones, y finalmente, esas acciones desencadenan en los resultados que obtenemos. En pocas palabras, nuestros hábitos determinan nuestros resultados. Ahora, ya eres consciente de ello, y eso ya es una ganancia bastante grande. 

Lea también: ¿Cómo fomentar el emprendimiento en casa desde temprana edad?

¿Te imaginas tener una lista de hábitos que nos encantaría establecer o cambiar? Podríamos trabajar diariamente con consciencia y hacer pequeñas cosas que nos ayuden a instalar en nuestro cerebro lo que queremos lograr.  Al fin y al cabo, las personas somos como un computador; operamos con base a lo que tenemos programado en nuestra mente inconsciente. Si un computador no tiene un software para editar videos, no va a poder realizar esa tarea y así somos las personas. Somos capaces de realizar las tareas de acuerdo a los conocimientos, programas y hábitos que tengamos.

Los hábitos Covid, la vida post-Covid y una buena noticia

Eventualmente volveremos a la “normalidad”, o más bien, a lo más parecido a la vida que teníamos antes de estar en cuarentena. Aunque muchas cosas no volverán a ser como antes, volveremos a los colegios, universidades, oficinas, supermercados. Volveremos a convivir como lo hacíamos antes en espacios laborales y sociales. 

Sin embargo, nosotros no volveremos a ser los mismos porque habremos adquiridos nuevos hábitos, entonces, ¿qué hábitos has estado cultivando ahora? porque esos son te acompañarán por un largo periodo de tiempo.

¿Cuál es la buena noticia? ¡Cualquier día es bueno para comenzar! Hoy, por ejemplo, es un día maravilloso para empezar a pensar de manera consciente en las acciones repetidas que seguramente están construyendo en ti, hábitos de manera inconsciente.

No necesitamos un gran protocolo, ni mucho conocimiento para crear nuevas costumbres. Basta con repetir constantemente una acción por un periodo de tiempo superior a 21 días para que tu mente se habitúe y programe. Así que, ¿qué estás esperando? Este tiempo de aislamiento es el escenario perfecto para crecer como persona y acercarte cada vez más a tus objetivos profesionales y personales.

Contacto
LinkedIn: Karen Carvajalino
Twitter: @LasCarvajalino

*La autora es cofundadora The Biz Nation, una plataforma de educación virtual enfocada en emprendimiento, tecnología y habilidades para los trabajos del futuro. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Red Forbes

El ridículo de la inmediatez

Con el afán de lograr interacciones y reacciones en redes sociales, olvidamos lo que significan los espacios de reflexión personal. dejamos de lado las maravillas de la pausa, para convertirnos en esclavos de la ridícula inmediatez.

Publicado

on

Foto: Pixabay

A veces parece que en el mundo hoy todo es inmediato. Las redes sociales, los correos electrónicos o los seguimientos en tiempo real de los medios de comunicación, nos muestran todos los días una pretensión extraña de inmediatez que nos abruma y enceguece. Terminamos viviendo para el día, para los resultados inmediatos, para la foto en Instagram, el estado de Facebook o la frase de Twitter.

Al final es como sentarse a ver el amanecer, esperando con un parpadeo dar la vuelta y ver el sol en poniente sin tener que hacer mayor esfuerzo. Parecería que no importa el proceso o el camino… el destino es lo único que al final queremos inmortalizar.

Lea también: Los empleados son propensos a fingir que están trabajando cuando se controla su productividad: este es el motivo

No son pocos los casos de influenciadores que hacen estudios fotográficos en hoteles en los que ni siquiera están hospedados esperando likes en sus redes sociales o tuiteros que reaccionan en segundos a cualquier trino para escribir ridiculeces sin analizar contextos para ganar seguidores. Pero allá ellos, dirán algunos, porque no nos afecta a la mayoría.

Pero se refleja también en la necesidad de los medios por sacar titulares que les generen tráfico o de los políticos para buscar indulgencias en medio de cualquier situación o de las empresas por buscar clientes y posar de activas, aunque destruyan sus principios. Estamos haciendo el ridículo con esto de resultados, las respuestas o los indicadores inmediatos, olvidando, como dicen por ahí, que en juego largo hay desquite.

Pero esta no es una discusión sobre la tecnología y las maravillosas herramientas que sin lugar a duda han traído múltiples beneficios para todos: desde soluciones para la productividad hasta la posibilidad de contactarnos en cualquier lugar del mundo. Es más bien sobre lo absurdo que terminó siendo haber convertido todas esas herramientas en nuestra espada de Damocles. Fuimos nosotros los que cambiamos un montón de necesidades que no teníamos satisfechas, por una especie de control perpetuo que nos ha llevado a perder hasta la libertad, llevándose con ella nuestros cabales.

Olvidamos lo que significan los espacios de reflexión personal, esos espacios en los que a veces necesitamos estar solos; las conversaciones pausadas donde no siempre se buscaban respuestas sino formas diferentes de ver los problemas; donde lo que más importaba era el futuro de las compañías, antes que las ventas del día.

Lea también: La fórmula C.R.E.C.E. del liderazgo

De repente dejamos de lado las maravillas de la pausa, para convertirnos en esclavos de la ridícula inmediatez. Ojalá recordáramos un poco que no siempre la mejor respuesta es la primera que se viene a la cabeza, que también vale decir que hay algo sobre lo que no se sabe, que todos tenemos derechos a estar desconectados de vez en cuando o que la gente también tiene derecho a no saberlo todo.

Quizá empecemos a concentrarnos en los problemas reales que nos agobian y no en las noticias del día, porque parece que todos queremos ser la liebre mientras la tortuga sigue andando sin parar.

Por: Juan Diego Becerra*
*CEO de Raddar.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Cómo encontrar buenos candidatos para trabajar en tu startup

No todos los perfiles son adecuados, siempre depende de la etapa en la que esté tu empresa. Acá algunos consejos para reclutar a los colaboradores ideales y en dónde encontrarlos.

Publicado

on

El camino de un startup es imposible de recorrer solo. Por más inteligentes y capaces que seamos, necesitamos poder rodearnos de gente sobresaliente que nos ayude a superar todos los obstáculos y contratiempos que emprender trae. Además, la alta velocidad de crecimiento y el dinamismo al que nos enfrentamos requiere que seamos muy ágiles y eficientes contratando talento.

Cada semana que pasa sin tener a la persona adecuada en una posición, puede hacer la diferencia entre hacer que la idea funcione o tener que tomar otro rumbo. Sin embargo, aunque la velocidad es una prioridad, debemos tener cuidado con nuestro proceso de contratación, ya que hacer malas contrataciones resulta bastante doloroso y costoso.

Lea también: Los 5 errores más comunes de los emprendedores en etapa temprana

Todo el mundo hoy en día cree que quiere trabajar en un startup. La idea de tener flexibilidad, trabajar en un lugar moderno, jugar ping pong por las tardes, disfrutar de las amenidades y sentirse “cool” es un imaginario que existe en la cabeza de las personas a partir de artículos de prensa, películas y series, y bueno, un par de casos de empresas de Silicon Valley.

Pero la vida real no es así y la cruda verdad es que no todo el mundo está hecho para trabajar en un startup. Y qué bueno que así sea porque el mundo necesita todo tipo de perfiles, desde trabajadores corporativos hasta fundadores de compañías. De lo contrario, sería imposible encontrar talento una vez una empresa cambia de etapa y comienza a pasar de startup, a scale up, a corporación.

Trabajar en un startup requiere de una mentalidad diferente. Alguien supremamente estructurado, consultivo y analítico puede ser muy dañino para la primera etapa de la compañía. Así mismo, el alto nivel de incertidumbre, la falta de jerarquías, el alto nivel de estrés y la capacidad de auto aprendizaje que se requiere tener, son cosas que terminan rompiendo la fantasía del trabajo en un startup.

Para contratar buenos candidatos el primer paso es saber dónde encontrarlos, o el llamado “sourcing”. Al no tener áreas de recursos humanos, herramientas costosas para hacerlo y un buen reconocimiento de marca en el mercado, es elemental que logremos encontrar una buena estrategia para nutrir nuestro pipeline de candidatos. En esta etapa de la contratación, es imposible que nuestro pequeño negocio compita con grandes compañías y otros startups más avanzados que constantemente están contratando, por lo tanto, una buena estrategia es mirar perfiles que estén subvalorados por el mercado y que tengan el set de habilidades que estamos buscando.

Por ejemplo, hay corporaciones que no contratan personas que no tengan maestría o hay reclutadores que ven como algo muy negativo que un candidato haya pasado por diferentes roles, cargos y áreas a lo largo de su carrera, es decir, que no tengan una clara línea profesional definida (un Head Hunter alguna vez me dijo esto y honestamente se me hizo bastante ridículo porque no hay nada mejor que alguien versátil que muestre conocimiento en muchas cosas). Esta clase de candidatos que los Head Hunters y las corporaciones descartan por default son como oro para nuestros startups.

Lea también: El secreto detrás del levantamiento de capital

Proceso de sourcing

Para hacer un buen proceso de sourcing, los siguientes puntos son clave para dar con aquellos candidatos que seguramente están hechos para trabajar con nosotros:

  • ¿Han mostrado compromiso y resiliencia en algún proyecto en sus vidas? Acá lo que estás buscando es alguien que haya tenido algún proyecto propio que le haya requerido perseverar y enfrentarse a la frustración cara a cara.
  • ¿Qué tan rápido pueden aprender o desarrollar algo? Esto es difícil de ver en una hoja de vida, pero en una entrevista puedes estar alerta a ver si hablan de algún logro impresionante en su vida académica, una promoción en un trabajo o el desarrollo de proyecto complejo que implicó un profundo nivel de entendimiento de un problema.
  • Adaptabilidad: Una técnica poco ortodoxa que me gusta utilizar es decirle de una manera muy seria a los candidatos que el rol que estamos buscando paga menos del salario mínimo y mirar su reacción. Es impresionante ver la diferencia en reacciones de las personas y uno puede tener un claro indicador de qué tan adaptables son las personas a las circunstancias. Al fin y al cabo, en un startup, es muy real que en algún momento las cosas se pongan difíciles y este escenario no sea tan improbable. Lo que uno menos quiere es alguien que se esté entrevistando con uno solo por el dinero.
  • Energía: Queremos a alguien que en la entrevista nos muestre energía y determinación. Esto no es tan difícil de ver y se percibe en los primeros 20 segundos de una entrevista.

Lea también: Conectar con tu propósito para no desfallecer

Dónde encontrar candidatos

Tu red existente es la mejor forma de encontrar los primeros candidatos.

Amigos, conocidos y sus referidos son una gran forma de empezar. Envíales un email, postea en tus redes y cuéntale a tu red tu historia y lo que estás tratando de lograr. Algo que funciona muy bien son referidos de amigos. Un amigo quiere lo mejor para ti y normalmente te va a conectar con personas que pueden ser buenos candidatos.

Red académica: Los job boards o grupos universitarios también son de gran ayuda. Contratar personas que apenas se están graduando me ha resultado muy bien porque cuentan con mucha energía y pueden ser moldeados a trabajar según lo que necesitemos.

Colegas de trabajos pasados: Levanta el teléfono y llama a tus antiguos compañeros de trabajo para contarles lo que estás haciendo y lo que necesitas. Haz una lista de las 20 o 30 personas que crees que podrían trabajar contigo y llámalos.

Eventos de networking: Asiste a los eventos que son gratuitos y que no te van a quitar mucho tiempo para ampliar tu red de contactos. En estos eventos vas a encontrar desde inversionistas, hasta otros emprendedores y gente que quiere meterse en el mundo de los startups. Ten cuidado con gastar dinero en estos eventos, generar mucha distracción de tu objetivo principal y el típico perfil corporativo que también encuentras en estos lugares, y que no son los candidatos o contactos que buscas por ahora.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Adaptación de las empresas al cambio climático, ¡se hace mejor en comunidad!

El papel de las empresas es clave a la hora de actuar como sociedad contra el cambio climático. Pero, continuar con su operación en medio de esos nuevos lineamientos es un reto.

Publicado

on

Cada vez es más visible el papel de las empresas en asumir el cambio climático y en fomentar la acción climática.  Sin embargo, poco se ha explorado sobre la relación entre la estrategia y las respuestas a los desafíos del cambio climático. Es decir, sobre las opciones estratégicas que llevarían a la adaptación climática de las empresas o al reajuste continuo de los procesos estructurales de una empresa a las condiciones cambiantes del clima.

Cuando hablamos de adaptación nos referimos, por ejemplo, a la capacidad de una empresa para continuar con sus operaciones y cumplir con sus objetivos, pese a los retos que trae consigo el cambio climático.

Lea también: Un nuevo contrato social para una nueva era

Quienes han investigado está relación lo hacen principalmente enfocándose en las capacidades organizacionales que permiten a las empresas adaptarse. La investigadora Laura Canevari-Luzardo, de King’s College de Londres, explica que algunas de esas capacidades son, por ejemplo, la facultad de acceder a información en soluciones viables, la conciencia sobre los asuntos relacionados con el cambio climático, y los recursos internos para llevar a cabo acciones de adaptación.

Sin embargo, además de las capacidades internas de las empresas para potencialmente adaptarse al cambio climático, están las redes empresariales, relaciones y las alianzas de las que hace parte la empresa, que juegan un papel decisivo en el comportamiento adaptativo. Es decir, las empresas no se adaptan de manera aislada, sino que lo hacen en el contexto de las interconexiones, interacciones e interdependencias. De alguna manera, ninguna empresa es una isla entera por sí misma.

Las comunidades de práctica y redes empresariales no solamente facilitan los intercambios de información e iniciativas, sino que también aceleran la innovación, disminuyen las incertidumbres, promueven la co-creación de conocimiento y capacidades, se influencian entre si, y de esta manera aportan a la adaptación.

En Colombia existen diferentes comunidades de práctica empresariales en asuntos relacionados con el desarrollo sostenible y las dimensiones social y ambiental de la sostenibilidad. Algunas de estas comunidades son, entre otras, la Red del Pacto Global, Generación consciente, y la alianza de acción colectiva de contribución al desarrollo sostenible en la que participan Bancolombia, Postobón, Grupo Éxito, Grupo Nutresa, Bavaria, Terpel, Ecopetrol, Enel, Movistar, ISA, Grupo Argos y Grupo Sura (con la participación de Socya y la Universidad Eafit).

Lea también: Según Bill Gates, ¿qué necesitamos para evitar un desastre climático?

Estas alianzas para la acción colectiva, redes empresariales y comunidades de práctica son instruméntales para el mutuo aprendizaje, la socialización de experiencias, para influenciar y ser influenciados sobre oportunidades (y restricciones), para identificar e implementar en conjunto estrategias de mitigación, compensación y el superar los retos que supone llegar a cero emisiones netas de emisiones de gases de efecto invernadero, y potencialmente desarrollar mecanismos y capacidades de adaptación colectiva al cambio climático.

Contacto
LinkedIn: María Alejandra Gonzalez-Perez
Twitter:@alegp1
*La autora es profesora titular de la universidad Eafit. Es presidente para América Latina y El Caribe de la Academia de Negocios Internacionales (AIB). PhD en Negocios Internacionales y Responsabilidad Social Empresarial de la Universidad Nacional de Irlanda.

Seguir Leyendo

Capital Humano

¿Cómo pasar de dar buena impresión a ser un profesional impresionante?

¿Qué tipo de ego es el que ha construido como profesional? ¿Cómo esto puede marcar su carrera? Le contamos y damos herramientas para que pueda gestionare ste aspecto de su personalidad.

Publicado

on

Al comienzo de la vida profesional la preparación técnica ha de consolidarse con la práctica y con la ampliación y  profundización en lo estudiado. Suele haber  también  inseguridad en lo personal por lo que –con frecuencia- se tiende a  disimular ante los demás las  incompetencias o lagunas y demostrar la propia valía,  generando una tensión mayor o menor según el clima en el que se tenga la suerte de trabajar y el estilo de dirección de los líderes de la organización.

Pero esta situación no acaba con la obtención de mayor experiencia y éxito laboral, pues si no entrenamos y crecemos con un ego saludable, el resultado puede ser aún más tensionante.  Un “ego casposo” se jacta más o menos sutilmente de los  éxitos que ha tenido y que le confirman lo valioso que es;  un “ego anoréxico” no cree en sí y se repliega porque ha sufrido – sin encajarlos-, algunos fracasos. El ego anoréxico y el ego casposo tienen  baja tolerancia a los fracasos. Ambos egos relacionan directamente lo que tienen o lo que hacen con lo que son y eso es el mayor error que puede tener una persona en su vida personal y profesional.

Lea también: Estos son los perfiles laborales más demandados y mejor pagados en 2021

El ego casposo desarrolla actitudes de exigencia hacia los demás, con escasa empatía,  suele ser impositivo, acusa y genera poca confianza porque tampoco confía y tiende a ser perfeccionista cueste lo que cueste, en su salud y bienestar y en la de los demás. El ego anoréxico suele tomar un rol de víctima, espera que desde fuera le arreglen los temas y su actitud suele ser de queja, y culpa y critica a los demás o al entorno cuando no tiene los resultados.

Fuente: Elenco de herramientas de cartas del Global Program for human Resilience del libro ‘¡Aquí mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la ilusión’.
Fuente: Elenco de herramientas de cartas del Global Program for human Resilience del libro ‘¡Aquí mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la ilusión’.

La clave para ser impresionante está en desarrollar un ego saludable. Un ego con una base ancha que da equilibrio y a la vez que sólida, porque nace del autoconocimiento y de la aceptación de uno mismo. ¡Soy perfecto en mi imperfección! por lo que es capaz de reconocer sus puntos fuertes y dar gracias por ellos y ponerlos al servicio de y con la misma naturalidad acoge su vulnerabilidad y reconoce sus puntos débiles que trabaja de forma consciente para mejorarlos, aprendiendo de cada error, y lo hace  con paciencia, serenidad y compasión hacia sí mismo.  Soy arquitecto de mi cerebro así que, ¡aquí mando yo! y por tanto soy responsable de mi vida y de mis resultados -dice el ego saludable-.

Esta seguridad en uno mismo no necesita demostrar nada a nadie. Responde de sus actos y asume con sencillez tanto los éxitos como los fracasos con una actitud abierta y humilde. Se permite fracasar;  y en lugar de juzgar, criticar o  imponer, escucha, empatiza, reconoce el valor de los otros,  pide lo que necesita, y hace propuestas para mejorar las situaciones y  salir adelante, partiendo de la aceptación de sí mismo y de la realidad que le rodea.

Estas actitudes permiten moverse y mostrarse con libertad, generan confianza en el entorno. Son personas que cuando están al inicio de su actividad da gusto acompañarlas porque se dejan decir y tienen una actitud abierta y cuando son maduras en la tarea  y tienen personas a cargo saben enseñar a otros sin humillar, con una mirada apreciativa y agradecida hacia los demás. ¡Tienen poderío e influencia! Son ¡profesionales impresionantes!

Lea también: La fórmula ¡ehh! que convierte a un equipo sencillo en uno de alto rendimiento

Esta confianza y sano amor por uno mismo que acepta la propia vulnerabilidad y la de los demás genera confianza  en los otros y esta es la base para construir relaciones laborales saludables y crear climas psicológicos seguros donde la libertad para hablar y expresarse favorecen el aprendizaje continuado de todos y la superación de cualquier crisis o adversidad.

No es buenismo, son actitudes necesarias para -no solo hacer el trabajo y obtener resultados-, sino para ser personas que facilitan un engranaje productivo y sostenible en la organización porque fluyen y hacen fluir a los demás colaborando en generar un ambiente humano, saludable, resiliente y creativo que obtienen resultados para la empresa y para su propia vida. Howard Gardner, neurocientífico, profesor en Harvard y autor de la teoría de las inteligencias múltiples, señala que para ser un buen profesional es necesario ser buena persona.

Contacto:
Web:Reyes Rite*
*La autora es directora ejecutiva de la Consultora del Desarrollo del talento humano Integrando Excelencia y Presidenta de Iryde.  En la última década ha seguido el proceso de transformación y desarrollo de la resiliencia personal y organizacional aplicando la metodología GPR © con cientos de empresas y altos ejecutivos en Europa y Latinoamérica. Autora del libro ¡Aquí Mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la Ilusión  ha recibido distinguidos premios y reconocimientos por su aportación profesional en el ámbito empresarial como la Medalla Europea aql Mérito en el Trabajo otorgada por la AEDEEC.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Capital Humano

Los mandalas: una herramienta práctica para cuidar de tu salud mental

Andrea Agudelo, fundadora de ‘Mandalas para el alma’ explica cómo estos ayudan a combatir el estrés, la ansiedad y a mantener un estado mental positivo.

Publicado

on

Probablemente se te han atravesado un par de mandalas y los has visto sin saber que pueden tener una gran utilidad para tu vida, específicamente para cuidar de tu salud mental y para desarrollar tu inteligencia emocional. Sobre todo en estos momentos donde el Covid-19 sigue acechando y el encierro se vuelve intenso nuevamente, necesitamos ser conscientes de lo importante que es tener herramientas para combatir el estrés, la ansiedad, los nervios y mantener un estado mental positivo.

Me encanta brindarles herramientas prácticas y fáciles de utilizar para que cuidar de tu salud mental en casa sea sencillo. Para entender mejor cómo utilizar los mandalas, la meditación y otros recursos de bienestar, conversé con Andrea Agudelo, la fundadora de Mandalas para el Alma y una figura de inspiración que, a través de las redes sociales y de los movimientos que lidera, nos motiva a cuidarnos, a conectarnos de manera más directa con nosotros mismos y aprender a manejar situaciones con las que seguramente nos encontraremos en la vida de manera asertiva.

Lea también: El ejercicio, el salvavidas para su salud mental en tiempos de Covid-19

En este video podran encontrar mi conversación con Andrea, invité también a Daniela Carvajalino, mi hermana y cofundadora de The Biz Nation porque me interesa sobre manera darle un foco de emprendimiento a esta conversación.

Puntos clave sobre los mandalas:

  • Se pueden utilizar como una forma de meditación activa.
  • Ayudan a practicar la concentración.
  • Pueden llenarse utilizando cualquier color.
  • Hay miles de estilos, se supone que sean diferentes e incluso infinitos. 
  • Son representaciones de nosotros mismos y de lo que estamos viviendo.
  • Te desconectas del mundo para conectarte contigo.
  • Te permite drenar ciertas emociones para sanar momentos tristes y difíciles.
  • Te permiten darle rienda suelta a tu creatividad.
  • Son una buena manera de entrenar tu inteligencia emocional.

Tal como lo menciona Andrea en el video, diseñó una herramienta espectacular que podemos utilizar para conectarnos con nosotros mismos, reflexionar y meditar activamente. Esa herramienta podrán encontrarla gratuitamente AQUÍ

Es de mucho valor para emprendedores, profesionales, estudiantes, padres de familia, realmente para todos, sobre todo porque somos todos los que en estos momentos estamos viviendo en condiciones anormales, encerrados,  propensos a afectar nuestra salud mental.  Descarga esta herramienta, úsala con conciencia y descubre muchas más del trabajo maravilloso de Andrea en www.andreaagudelo.com.

Lea también: El impacto de la salud mental en la productividad

Un recordatorio final para todos mis emprendedores

El emprendedor hace a el emprendimiento y no hay emprendimiento sin emprendedores. Hacer pausas, dedicarnos tiempo, cuidarnos , no es premio, es una necesidad, que de hecho nos hace muy productivos. Seamos conscientes de que es importante aprender a dejar nuestras emociones para que no nos manejen a nosotros, además de ser clave para nuestro bienestar, es clave para tomar mejores decisiones de negocio y de vida.

Contacto
LinkedIn: Karen Carvajalino
Twitter: @LasCarvajalino

*La autora es cofundadora The Biz Nation, una plataforma de educación virtual enfocada en emprendimiento, tecnología y habilidades para los trabajos del futuro. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado