Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Bogotá: el pulmón económico del país

La pandemia dejó sin oxígeno al pulmón económico del país. Tras el deterioro del mercado laboral, a causa de cinco meses de encierro, los empresarios buscan una nueva hoja de ruta para la reactivación. Los ejes claves, dicen, la infraestructura, la tecnología y los servicios.

Publicado

on

Foto: Getty Images.

El miércoles 12 de agosto, 145 días después de declarar el inicio de la cuarentena total para Bogotá, la alcaldesa Claudia López presentó oficialmente su propuesta de reactivación económica. El plan del Distrito llegó en medio de la reapertura de varios sectores productivos, y con el único propósito de dejar atrás los estragos que a hoy sigue ocasionando la pandemia. Ese día, bien lo dijo la mandataria, se declaró un pacto colectivo en el que todos están llamados a construir.

La iniciativa surgió a raíz del impacto de la coyuntura que desató el covid-19 desde inicios de marzo. Ese mes, Bogotá tuvo que congelar su economía, cerrar las fronteras y obligar a casi 7,3 millones de ciudadanos a quedarse en casa. El virus, que para su momento aún iniciaba la propagación de manera silenciosa, puso en jaque el 25,6% del PIB nacional, lo que de fondo desencadenó implicaciones que aún no terminan de medirse.

El encierro más allá de poner en pausa a los bogotanos dejó en crisis a la ciudad: un desempleo que ascendió a 24,1% en el trimestre julio – agosto, más de 37.000 empresas liquidadas, 58.000 establecimientos cerrados y centenares de ciudadanos con aprietos financieros. “Evidentemente, la pandemia afectó la salud de la gente de manera grave. Pero en segundo lugar el efecto más grande fue en la actividad empresarial y los negocios. Nunca habíamos visto una suspensión de la actividad durante tanto tiempo”, le explica a Forbes, Nicolás Uribe, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB).  

El dilema entre la salud y la economía, dice Uribe, castigó la actividad productiva y a los empresarios. “Se crearon 49.485 nuevas empresas, es decir 29% menos que el mismo período de 2019, Se liquidaron 37.000 empresas, 63% más que en igual período del año anterior; y, además, 16% de las empresas no renovaron su matrícula mercantil. Esos tres indicadores dan pistas de la mortalidad empresarial”, añade.  

Todos los efectos económicos negativos, a causa de dicho estancamiento productivo, sin duda empeoraron el mercado laboral a cifras históricas. El desempleo empañó la radiografía en la ciudad, lo de fondo incidió en la pobreza, la informalidad y la desigualdad. De hecho, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), solo en agosto más 908.0000 bogotanos quedaron en la desocupación. Carlos Sepúlveda, decano de la facultad de economía de la Universidad del Rosario, sostiene que estas cifras fueron el resultado de una cuarentena que tuvo altos costos en el empleo y en la sociedad. De ahí, advierte, la necesidad de construir entre el sector privado y público una nueva hoja de ruta para el crecimiento.

Y es que es precisamente esa hoja de ruta la que anunció la alcaldesa desde la mitad de agosto.  La administración local puso en consideración ante el Consejo de la ciudad el denominado ‘Plan Marshall’, un proyecto que en la tercera semana de octubre fue aprobado y el cual prevé devolver la senda de crecimiento a Bogotá. No solo con nuevos proyectos y programas que generen por lo menos 500.000 nuevos empleos a corto y mediano plazo, sino además con más deuda para contrarrestar los efectos negativos de la crisis.

Más oxígeno para la recuperación

Pero la tarea de ejecutar este plan no será el único foco de trabajo en el que tendrá que unir fuerzas Bogotá. Al mismo ritmo de su ejecución, en el que se prevén algunos incentivos tributarios, serán varias las industrias claves llamadas a ser jalonadoras de empleo y crecimiento. Uribe, de la CCB, detalla que el sector servicios y la economía naranja podrán potenciar la competitividad y el mercado laboral. “Bogotá tiene una vocación muy amplia, pues tenemos diversos sectores en una economía que es muy vigorosa (…). Hay enorme posibilidad de trabajar en innovación y en economía de bajo contacto. El reto más grande será incentivar la demanda”.  

La construcción de vivienda y el desarrollo de obras civiles también tendrán un papel importante para la generación de empleo y la movilización de recursos. Cálculos de ProBogotá destacan que se han identificado 146 proyectos en etapa avanzada de maduración, los cuales ascienden a los $78 billones. Estos se convertirán en uno de los pilares para la puesta en marcha la ciudad, pues se estima que generarán encadenamientos en más de 55 sectores de la producción.

Lea también: Siga el Foro de Negocios Forbes 2020: hoja de ruta para la reactivación del país

“Si pone plata el Gobierno Nacional, el gobierno distrital y el sector privado, los proyectos se podrían ejecutar. Eso podrían generar más de 940.000 empleos, que tendrán un impacto positivo”, sostiene Juan Carlos Pinzón, presidente de ProBogotá. “Otro de los temas está en la conectividad y la educación digital, pues se debe hacer grandes esfuerzos en educación para el trabajo, enfocado en la programación digital”.

Tanto Pinzón como Uribe coinciden en la necesidad de seguir proyectando las vocaciones del departamento y la ciudad a través de nuevas áreas especiales. Desde ProBogotá, por ejemplo, se argumenta que se debe identificar la creación de zonas económicas que permitan traer parte de la inversión que está saliendo de Asia y que está lista para reubicarse. “Las ciudades que logren atraer ese tipo de empresas pueden generar nuevo empleo, y empleo de calidad. Ese es un poco el planteamiento que tenemos. Todo lo de vivienda, la APP de El Dorado y la conectividad ayudarán a impulsar el crecimiento”, dice Pinzón.

En medio de todos los esfuerzos por sacar adelante estas iniciativas privadas, y la llegada de nuevas empresas, Uribe también destaca que el turismo, la realización de eventos y el comercio jugarán un rol importante de manera transversal. Si bien no se tienen cálculos de los ingresos que traería para la ciudad la ejecución de eventos en Corferias, se estima que una eventual recuperación movería más de $7 billones.

Siga toda la información de la economía y los negocios.

Las acciones de recuperación de los sectores estarán a acompañadas del contrato social y económico que anunció el Distrito en junio. Se trata del Plan de Desarrollo Distrital que contempla un presupuesto de $109 billones, de los cuales más de $53 billones estarán orientados a la recuperación. Así, los esfuerzos prevén estar enfocados en la generación de empleo y en la preservación de por lo menos 100.000 pequeñas y medianas empresas.

Bajo estos frentes de trabajo, desde todas las aristas de la discusión se seguirá buscando ese contrato social de cara a la reactivación. Una que siga apostando por una Bogotá Región, que deberá priorizar la conectividad, los servicios, el emprendimiento y la infraestructura. De hecho, garantizar no solo la ejecución de la primera línea del metro, sino, además, del Regiotram de Occidente.

Economía y Finanzas

Tras la posesión de Joe Biden, dólar cayó a $3.467 este miércoles

El precio del Brent, referencia internacional para Colombia, se cotizaba por encima de los US$56 el barril apoyado por expectativas del gasto que hará el nuevo gobierno de EE. UU. para impulsar la economía y por ende, la demanda del petróleo.

Publicado

on

Foto: Reuters

Este miércoles el dólar cerró en $3.467 lo que representó una caída de $15,03 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM) vigente para hoy que se ubica en $3.482,03. Sin embargo, su precio promedio durante el día fue: $3.475,23.

Las monedas y bolsas de América Latina operaban dispares en el inicio de la jornada en la que el mercado y los inversores estuvieron atentos al juramento de Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos y a las repercusiones de sus medidas para la mayor economía del mundo y las de la región.

El dólar caía por tercera sesión consecutiva debido a que una mayor confianza impulsaba la demanda por activos de mayor riesgo. Aunque el mundo estuvo observando la toma de posesión de Biden en Washington, los operadores están más concentrados en sus políticas que en la ceremonia.

Lea también: El regreso al acuerdo climático de París y otras 14 acciones con las que Biden inicia su presidencia

Los mercados bursátiles de Estados Unidos, que son referentes para los de América Latina, abrieron con alzas.

Las acciones mundiales y el barril subían el miércoles, mientras que los precios de los bonos del Tesoro estadounidense bajaban por expectativas de un mayor estímulo de Washington bajo el gobierno de Joe Biden, ante el empeoramiento de los brotes de coronavirus en China y Estados Unidos.

Los precios del cobre subieron el miércoles por expectativas de otro tramo de gasto de estímulo en Estados Unidos, lo que contribuiría a impulsar la recuperación económica y la demanda por metales.

Lea también: Tenemos toda la ilusión de trabajar de la mano del presidente Biden: Duque

El crudo subía sobre US$56 por barril, apoyado por expectativas de que el nuevo gobierno de Estados Unidos realizará un enorme gasto para estimular la economía que impulsaría su demanda, así como por los recortes a la producción de la Opep y las proyecciones de una caída de inventarios en la mayor economía mundial.

Hacia la 1:40 de la tarde, el Brent, referencia internacional para Colombia, subía 0,31% a US$56,21 el barril, el WTI ganaba 0,54% a US$53,52 el barril.

Con información de Reuters

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

En noviembre, Colombia realizó importaciones por US$4.188,2 millones

Dicha cifra representa una caída de 12% frente a lo registrado en el mismo mes de 2019 (US$4.757,3 millones), según datos del Dane. El grupo de combustibles fue el que más pesó en la caída.

Publicado

on

Foto vía Unsplash

De acuerdo con las más recientes cifras del Dane, en noviembre de 2020 las importaciones del país totalizaron US$4.188,2 millones, cifra inferior en 12% frente a lo registrado en el mismo periodo de 2019 cuando se registraron US$4.757,3 millones por dicho concepto.

Dicha reducción obedeció principalmente a la disminución de 60,3% en el grupo de combustibles, resaltó la entidad estadística al detallar que las importaciones en dicho renglón pasaron de ser US$590,3 millones en noviembre de 2019 a US$234,3 millones en el mismo mes de 2020. Los productos que más contribuyeron a la caída fueron: petróleo, derivados del mismo y productos conexos (-68,9%), que aportaron 60,6 puntos porcentuales negativos a la variación total.

Lea también: El comercio exterior, navegando en la incertidumbre

Los otros sectores

El grupo de manufacturas registró importaciones por US$3.327,7 millones en noviembre de 2020, presentando una disminución de 6,7% frente al mismo lapso de 2019. Esto, como resultado de las menores compras de artículos manufacturados, clasificados principalmente, según el material (-15,5%), y las menores importaciones de maquinaria y equipo de transporte (-4,4%) que en conjunto aportaron 4,5 puntos porcentuales negativos a la variación del grupo, dijo el Dane.

Por su parte, las compras externas del grupo agropecuarios, alimentos y bebidas fueron US$621 millones y presentaron un aumento de 4,6% en comparación con noviembre de 2019 (US$593,8 millones). El incremento se dio por las mayores importaciones de productos alimenticios y animales vivos (2,7%), las cuales aportaron 2,1 puntos porcentuales a la variación del grupo.

Lea también: Línea de política exterior de Biden ayudaría a los mercados emergentes

En noviembre de 2020, las importaciones según país de origen con mayor peso fueron: China con 23,9%, seguido por Estados Unidos (22,4%), México (7,1%), Brasil (6,5%), Francia (5,2%), Alemania (3,2%) y Corea (2,4%).

Comportamiento en el año corrido

Entre enero y noviembre de 2020, las importaciones colombianas fueron US$39.346,1 millones, lo cual se traduce en una caída de 19,1% anual si se compara con lo registrado en el mismo periodo de 2019 (US$48.624,3 millones), de acuerdo con los datos del Dane.

Lea también: El ‘reset’ a las estrategias del comercio

En dicho periodo, las importaciones del grupo de manufacturas fueron de US$30.179,8 millones, disminuyendo 18,6%, en comparación con el mismo periodo de 2019. El grupo de combustibles totalizó compras externas por US$2.743 millones en los primeros 11 meses de 2020, una caída anual de 45,2%.

De otro lado, las importaciones del grupo de productos agropecuarios, alimentos y bebidas fueron US$6.369,8 millones y disminuyeron 1,7%, en comparación con el mismo periodo de 2019.

“De acuerdo con las declaraciones de importación, las mercancías de origen Estados Unidos participaron con 24,7% del total registrado en el periodo enero-noviembre 2020; seguido por las originarias de China, México, Brasil, Alemania, India y Francia”, resaltó el Dane.

Siga toda la información de economía y finanzas en nuestra sección especializada

Balanza comercial

En esta materia, el Dane dijo que en noviembre se registró un déficit de US$1.442,6 millones, mientras que en en el mismo mes de 2019 se presentó un déficit de US$1.603,5 millones.

“En el periodo enero-noviembre 2020, se registró un déficit en la balanza comercial colombiana de US$9.254,7 millones, en el mismo periodo 2019 se presentó un déficit de US$10.228,3 millones”, detalló la entidad estadística.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Nuevas cuarentenas dejarían más de 200 mil desempleados en Colombia

Según cálculos de Fedesarrollo, las nuevas medidas de confinamiento, para enfrentar el segundo pico de contagio en el país, tendría un costo económico entre $8,3 y $12,5 billones.

Publicado

on

Dada la reducción en la operación de la actividad económica por las nuevas medidas de confinamiento para enfrentar el segundo pico de contagios de coronavirus en el país, Fedesarrollo prevé que dichas restricciones tendrán un costo económico entre $8,3 y $12,5 billones, equivalente al 0,8% y 1,2% del PIB.

El mercado laboral continuará siendo de los más afectados, en esta materia se estima que habría un aumento entre 0,6 puntos porcentuales (pps) y 0,9 pps en la tasa de desempleo. En palabras sencillas, ello representaría entre 146.000 y 220.000 desempleados.

Lea también: En 9 meses de 2020, hogares perdieron más de lo que Gobierno espera recaudar en tributaria

El centro de pensamiento dijo que los departamentos con medidas de restricción más fuertes a la movilidad y a la actividad productiva son los que aportan mayor proporción al costo económico estimado. Así las cosas, Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca aportarían 48,8%, 15,9% y 11% en la reducción de la actividad económica nacional. En su orden, lo anterior representaría $4,1, $1,3 y $0,9 billones en el escenario bajo.

Pese al costo que tendrían las nuevas medidas de confinamiento, Fedesarrollo explicó que este sería inferior al del año pasado cuando en abril se estimaba un rango entre $48 y $65 billones por un mes de cuarentena estricta.

Lea también: ‘Cuarentenas no tienen beneficios claros, pero sí impactos económicos’: Anif

Sobre este punto, Luis Fernando Mejía, director del centro de pensamiento dijo que dicha reducción en el costo “se debe a la implementación de medidas menos restrictivas a las observadas entre marzo y abril del 2020, a la no aplicación de las medidas de forma general en el territorio nacional, y a la adaptación de las empresas y los trabajadores al nuevo contexto relacionado con la pandemia del covid-19″.

Por sectores, el análisis de Fedesarrollo dice que el comercio, industria y actividades inmobiliarias aportarían los costos económicos más altos.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Gobierno Nacional Central cerró el año con una deuda de 61,4% del PIB

Esta cifra es inferior a lo que había previsto el Ministerio de Hacienda en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, presentado a mediados de 2020, donde esperaba una deuda de 65,6% del PIB.

Publicado

on

Ministro de Hacienda
Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda. Foto: Presidencia

De acuerdo con datos recientes del Ministerio de Hacienda, con corte al 31 de diciembre de 2020, la deuda bruta del Gobierno Nacional Central (GNC) llegó al histórico 61,4%, como proporción del PIB proyectado para el año en mención, cifra inferior a lo previsto en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp).

En total, dicho endeudamiento (61,4% del PIB) asciende a $619,6 billones, según los datos de la cartera en mención. De ese monto, $398,8 billones corresponden a deuda interna y $229,7 billones a externa.

Así las cosas, por tipo de deuda, los datos recientes del Minhacienda, explican que del total del endeudamiento del GNC, el 63% corresponde a deuda interna y el 37% restante a externa. Así mismo, indica que el 45,9% se encuentra en pesos colombianos, el 17,9% en UVR (COP), el 32,4% en dólares y el 3,7% en euros.

Lea también: ‘Descuadre’ en las cuentas de Minhacienda: más deuda y más déficit fiscal

Vale mencionar que en el estimado del Mfmp, el Gobierno había previsto que la deuda bruta del GNC sería de 65,6% del PIB para el año que terminó, lo que significaría un aumento de más de 10 puntos porcentuales frente a lo registrado en 2019 (50,3% del PIB).

Según lo explicó el Minhacienda en el Mfmp, “al igual que para el caso colombiano, la deuda pública de las economías emergentes crecerá de manera significativa. Los efectos de la emergencia sanitaria y económica actual han llevado a que los países en general realicen grandes paquetes de gasto público y además vean paralelamente afectado el ritmo de recaudación tributaria”.

Lea también: ¿Cuarentenas afectarían discusión de la tributaria en el primer semestre?

Aunque en el Marco Fiscal de Mediano Plazo se estima una fuerte reducción en el endeudamiento del GNC desde 2021, para ello será necesario equilibrar las finanzas públicas, reajustando gastos e incrementando los ingresos con una reforma tributaria, de la cual el Gobierno espera recaudar $20 billones.

Sin embargo, según expertos, el panorama en esta materia tanto en el monto, como en la discusión de una reforma estructural lucen inciertas en medio de un año preelectoral y dadas las recientes condiciones de la pandemia y la demora en la vacunación de la población contra el coronavirus.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Yellen pide al Congreso más apoyo fiscal para evitar recesión “más dolorosa”

Janet Yellen, candidata a ser la próxima secretaria del Tesoro de EE.UU., reconoció que un estímulo de gran magnitud añadirá problemas a la creciente deuda del país, pero “lo más inteligente que podemos hacer es ir a lo grande”.

Publicado

on

Janet Yellen, nominada por el presidente electo Joe Biden para ser la próxima secretaria del Tesoro.

Janet Yellen, nominada por el presidente electo Joe Biden para ser la próxima secretaria del Tesoro, pidió este martes al Congreso un gran estímulo fiscal para “evitar el riesgo de una recesión más larga y dolorosa” en Estados Unidos, en medio de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

“Los economistas no siempre están de acuerdo, pero creo que hay un consenso ahora: Sin una acción mayor, nos arriesgamos a una recesión más larga y dolorosa, y cicatrices a largo plazo en la economía más adelante”, señaló Yellen en su audiencia virtual ante el Comité de Finanzas del Senado.

Biden ha desvelado un ambicioso plan de estímulo fiscal de 1,9 billones de dólares, que incluye nuevas transferencias directas para los ciudadanos, partidas para reforzar el subsidio federal por desempleo y fondos adicionales para la distribución de las vacunas.

Lea también: Dólar terminó con ganancias el martes, se acercó a los $3.500

En su intervención, Yellen reconoció que un estímulo de esta magnitud añadirá problemas a la creciente “carga de deuda” del país.

“Pero ahora mismo, con tipos de interés a niveles históricamente bajos, lo más inteligente que podemos hacer es ir a lo grande. A largo plazo, creemos que los beneficios superan los costes, especialmente si nos preocupamos de ayudar a la gente que ha estado sufriendo por un largo periodo de tiempo”, recalcó.

Yellen, de ser confirmada en el cargo, sería la primer mujer al frente del Departamento del Tesoro en la historia de EE.UU. y, además, el la primera persona en haber ocupado también la silla de presidenta de la Reserva Federal (Fed), cargo que desempeñó entre 2014 y 2018. 

EFE

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado