Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Productores de acero en Colombia se oponen a eliminación de arancel a importadores

La eliminación del arancel NMF del 10% abriría la puerta para que el acero de países con los que no se tiene TLC como Turquía, China y Rusia pueda entrar libremente al país.

Publicado

on

Foto: Acerbo de Acero.

Las compañías que producen acero en Colombia están airadas con una solicitud hecha por la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) para eliminar el arancel NMF del 10% que se le aplica a las barras de acero corrugado que se importa en el país.

Desde Camacol argumentan que el precio del hierro y del acero registró un incremento de 31,1% en mayo según el Índice de Costos de Construcción de Vivienda del DANE, como uno de los mayores aumentos de precios en el conjunto de materiales utilizados en la construcción.

“La coyuntura de precios de estos insumos nos obliga a construir, entre todos los actores y de manera inmediata, acciones y soluciones que contribuyan a minimizar el impacto negativo sobre el empleo, la política de vivienda y la reactivación económica que se puede generar por el hecho de aplazar la construcción de 238.000 Viviendas de Interés Social”, expresó la presidente ejecutiva de Camacol Sandra Forero Ramírez.

En Colombia el consumo de acero corresponde en un 65% a producción local y un 35% a importaciones, principalmente de países como México y Brasil, con los que se tiene TLC. La eliminación del arancel del 10% a los demás países, abriría la puerta para que el acero de países como Turquía, China y Rusia pueda entrar libremente al país, lo que reduciría el precio del material.

Pero para María Juliana Ospina, directora del Comité de Acero de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), que representa al 100% de los productores de acero largo en el país, “forzar una caída de pecios eliminando un arancel es intervenir el mercado, dejando entrar acero de países como Turquía que ha incurrido en prácticas de competencia desleal”.

Ospina comenta que Turquía es un país denunciado con 26 medidas de defensa comercial y que al igual que Rusia y China, subsidia a los productores, lo que califica como desventaja para los productores nacionales.

Desde el sector argumentan que la planta que Ternium inauguró en Palmar de Varela (Atlántico), así como que la industria paga anualmente $420.000 millones en impuestos que los importadores no le generan al país y que la sustitución de la producción nacional afectaría también a transportadores y recolectores de chatarra.

Publicidad
Publicidad