Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

‘No creo que la gran reforma tributaria que necesita Colombia vaya a pasar con mermelada’

El precandidato presidencial, Alejandro Gaviria, destacó que el próximo ministro de Hacienda “no puede ser un tecnócrata puro”, sino que debe tener un contacto más directo con los ciudadanos.

Publicado

on

Una de las grandes certezas que dejó la ‘Ley de Inversión Social’, aprobada por el Congreso de la República hace algunas semanas, es que se necesita otra reforma tributaria en el mediano plazo para terminar de sanear la economía nacional. No obstante, el precandidato presidencial, Alejandro Gaviria, apuntó que se necesita claridad en “cómo gastar la plata y cómo erradicar la corrupción” antes de pensar en el desarrollo de dicho proyecto.

“No creo que la gran reforma tributaria que necesita Colombia se vaya a pasar en el Congreso con mermelada, sin un acuerdo metapolítico, sin que el país tenga una visión compartida sobre la necesidad de generar equidad, y sin que alcancemos un consenso más o menos incipiente sobre qué queremos hacer”, aseguró.

El también exrector de la Universidad de Los Andes, y exministro de Salud entre 2012 y 2018, habló con Forbes Colombia sobre las ideas de su campaña por la carrera presidencial, a la que aspira como candidato independiente mediante recolección de firmas. Una de sus principales anotaciones apunta a la obligación de entender el momento que está viviendo Colombia, que se puede catalogar como una “gran crisis de confianza en las instituciones”.

“Todos tenemos la urgencia de ir construyendo esa confianza desde la campaña, y de ir mostrando para qué van a ser esos impuestos nuevos mediante una pedagogía obsesiva. Es fundamental enmarcar el debate de la reforma tributaria en la crisis de confianza y en las necesidades del Estado hacia adelante”, comentó.

Bajo su criterio, algunos de los pilares de dicha reforma pueden ser los impuestos a los dividendos, así como el paradigma que está surgiendo a nivel global sobre la necesidad de impuestos a la riqueza, dado el contexto del crecimiento de la desigualdad. Unido a ello, recalcó que se deben tener en cuenta los esfuerzos concertados entre países para detener la evasión detrás de los paraísos fiscales.

Asimismo, detalló la importancia de insistir en la progresividad de un impuesto de renta a las personas, así como los impuestos verdes, los impuestos al carbono y los gravámenes a las bebidas azucaradas, del que fue gran defensor durante su periodo como ministro de Salud y cuyo debate considera “fundamental”.

Recuperación económica

Todos los debates anteriores van anclados a una estrategia de recuperación económica que, a su juicio, debe girar acerca de dos palabras: incluyente, que permita generar el millón de empleos que faltan para volver al mundo prepandemia; y sostenible, basada principalmente en una transformación productiva.

Las políticas públicas, la conversación con el sector privado y con la sociedad, incluída la academia, tienen que girar alrededor de la construcción de nuevas capacidades en nuestra economía.

Una preocupación constante para el candidato es el sesgo antiempleo, problema que ha estado presente desde hace 10 o 12 años, a pesar de las reformas de la última década. Para Gaviria, la economía colombiana “no parece ser capaz de generar oportunidades de manera autónoma y orgánica”, en particular para los jóvenes sin calificación. Dicha anomalía estaría ligada a la brecha de habilidades de la que se habla en la educación superior.

Mientras se soluciona este problema, el precandidato sostuvo que debe haber políticas remediales y de asistencialismo, como una renta básica transitoria para los jóvenes menores de 30 años, cuyo propósito es que “tengan los incentivos para educarse, y que esa educación se concentre en las habilidades que está demandando el mercado de trabajo”.

Dicha idea, incluida en el primer pliego de propuestas de su campaña presidencial, estaria pensada para aumentar la cobertura de lo que sería un programa similar a ‘Jóvenes en acción’ pero desde una perspectiva distinta,. La meta inicial es llegar hasta 1,5 millones de jóvenes, permitiendo cumplir coyunturalmente los objetivos de corto plazo y mediano plazo.

Con respecto a la transformación de la economía, afirmó que “hay un mantra” sobre los obstáculos estructurales que debe enfrentar, entendidos desde un punto de vista macro, para aumentar el crecimiento.

Al respecto, señaló que hay cuatro temas que han estado presentes en todas las misiones de competitividad: la calidad institucional, la estructura excesivamente oligopólica del sector productivo, la promoción de la competencia y el funcionamiento inadecuado tanto de los mercados de capital como en los de trabajo.

En este último punto, subrayó que el problema se extiende incluso a la agroindustria, y es que “después de las flores, Colombia no ha tenido historias agroindustriales”, según Gaviria. Ante ese escenario, defendió la necesidad de concentrarnos en la agricultura sostenible, en el ecoturismo y las energías renovables, sectores que defiende como las próximas fuentes de empleo en Colombia.

“Ahí se van a generar los empleos, y hacemos énfasis en el empleo verde y el crecimiento verde, que debe ser una obsesión del país, pues debe ser la nueva forma de integrarnos en la economía global”, afirmó.

Brechas de género

Antes de pensar de dónde vendrán los nuevos empleos para los colombianos, el próximo presidente tendrá que solucionar un problema aún más importante, y es que al país todavía le faltan recuperar 1,2 millones de empleos, si se compara julio de 2019 versus el mismo mes de 2020. De ese total, un millón están concentrados en mujeres y el resto en hombres.

“Unas tasas de desempleo para mujeres por encima del 30% son una catastrofe y nos tienen que preocupar a todos. Esos empleos se perdieron en comercio, servicios, trabajo doméstico y educación, cosa que nos da algunas pistas de donde pueden estar las soluciones”, explicó Gaviria.

Para contribuir a esas soluciones, uno de los puntos clave para el precandidato es que el sector educativo funcione con mayor rapidez, pues la reapertura de colegios, universidades y jardines infantiles tras la pandemia de Covid-19 sufrió demoras significativas que restringieron el trabajo de muchas mujeres.

En el mediano plazo, Gaviria destacó dos elementos clave: tomar en serio los ecosistemas de cuidados y de políticas públicas, así como ser capaces de contratar más mujeres jóvenes. Con respecto al primero, manifestó que ese cambio cultural debe comenzar desde el Estado, seguido de las empresas, quienes “tienen que empezar” a rendir informes en temas de género.

Pandemia y sector salud

De acuerdo con Gaviria, los problemas que enfrenta Colombia en el sector salud deben dividirse en dos: los del sistema general de seguridad social en salud, y los de la salud en general, que incluyen temas como la salud pública y las políticas preventivas.

A su vez, aseveró que la pandemia propició la aparición de nuevas desigualdades, mientras que otras se hicieron más evidentes, como las brechas urbano/rurales. Al respecto, explicói que nuestro sistema de seguridad social centrado en las ciudades funciona bien, pero se requiere un modelo distinto para las regiones periféricas de la nación.

Otros aspectos sensibles para el precandidato tienen que ver con los temas regulatorios a las EPS, donde hoy en día hay un gran rezago tecnológico, así como con el control de precios de los medicamentos, cuya falta de rigurosidad podría generar un déficit aún más profundo dentro del sector.

Frente al avance de la pandemia, resaltó que el país atraviesa una situación epidemiológica favorable, si bien aún hay incertidumbre sobre una eventual cuarta ola prevista para octubre. Al mismo tiempo, se mantiene optimista sobre el avance de las jornadas de vacunación, que van a “evitar un redrudecimiento de la pandemia en el futuro”, aunque reconoce que “no se puede bajar la guardia, pues el riesgo cero no es posible”.

Debate personal

Precisamente esa idea llevó a que su decisión para lanzarse a la carrera presidencial tomara tanto tiempo. Antes de decidirse, confesó que tuvo tres tipos de dudas: personales, relacionadas con sus problemas de salud; familiares, frente a la opinión de su esposa e hijos; y laborales, pues tuvo que “hacer las paces con mi salida de la universidad”.

En el primer caso, recordó el cáncer linfático que sufrío a finales de 2017 y por el que tuvo exámenes de seguimiento hacia marzo y abril, pues quería tener certeza de que “ese problema estaba resuelto en la medida de lo posible”.

“Cuando tuve la última conversación con el oncólogo, en el mes de mayo, le plantee los problemas que pensé me iba a poner, como el estrés, y traté de anticiparlos, pero el me miró sonriente y me dice: tiene mi voto”, dijo entre risas.

Después estuvo la conversación con su esposa y sus hijos, y reconoció que fue un tema difícil de abordar al implicar una vida distinta con menos espacio para la vida familiar. “Duró un mes largo, y fue una decisión que tomamos en familia”, añadió.

Finalmente, reveló que “le di muchas vueltas” a su salida como rector de Los Andes, pero también aseveró que encontró “una continuidad entre lo que estaba diciendo cuando me posesioné como rector, de la necesidad de una universidad activista, de la invitación que hacía a los estudiantes de transformar la sociedad, de lo que predicaba y he dicho en diferentes instancias”. Al respecto, sostuvo que “no hubiera sido coherente quedarme en la universidad, de alguna manera un poco escondido del mundo”.

“Cuando yo empecé a percibir y ser consciente de esa continuidad, fue más fácil despedirme de la universidad y aquí estoy, tratando de ser un guerrero feliz en medio de todos los obstáculos de una campaña presidencial”, concluyó.

El ‘dream team’ de la campaña

Sobre el equipo programático que lo acompaña en la campaña, Gaviria destacó que estos están generalmente conformados por economistas en su mayoría, pero en su caso, quiso complementar su plantilla de asesores con una sociologia, dada la importancia de las ciencias sociales en el diseño de políticas públicas.

Para su equipo, la elegida fue Tatiana Andia, catedrática de la Universidad de Los Andes, que tiene una visión distinta y complementaria a la de los economistas. Entre los de sus asesores destacan Eduardo Lora, radicado actualmente en Washington DC y experto en temas en mercado de trabajo y tributarios, así como Felipe Castro, cuya experiencia previa incluye instituciones como el DNP y en CODS, donde su labor tuvo un enfasis ambiental y de transformación productiva.

En temas ambientales cuenta con el apoyo de la rectora de la Universidad EAN, Brigitte Baptiste, mientras que en aspecto como el diseño de contrato social ha estado hablando con el socio fundador de la firma Inclusión SAS, Roberto Angulo

Frente a quién podría ser su ministro de Hacienda, en caso de quedar elegido, Gaviria sostuvo que, al estar en una etapa incipiente de la campaña incipiente, no le gusta empezar a armar gabinete. Sin embargo, reconoce que debe haber un perfil para este puesto, y este tiene que ver con la generación de confianza, donde la persona designada “sea capaz de realizar esa pedagogía pública obsesiva de decirles a los colombianos cuales son esas bases de contrato social, donde están los problemas”.

“No puede ser un tecnócrata puro que esté siempre en el Congreso. Hoy en día, en estas democracias mediatizadas que habitamos todos, tiene que haber un contacto directo con los ciudadanos. Debe ser una persona con esa pedagogía y esa capacidad de comunicación, que le tenga confianza a los mercados”, concluyó.

Economía y Finanzas

Los pagos digitales, pilar de la democratización de los servicios financieros

A medida que los pagos en línea se hacen más comunes por impulso de la pandemia, las empresas del sector bancario le apuestan a la tecnología para que más personas accedan a servicios financieros para comprar o vender desde cualquier lugar y con cualquier medio de pago.

Publicado

on

Uno de los cambios que trajo la pandemia fue que los medios de pago tuvieron un impacto positivo, los consumidores empezaron a usar medios de pago digitales para hacer sus compras diarias, para acceder a productos que estaban fuera de su alcance por las distancias, por las medidas de distanciamiento social o por las cuarentenas.

En palabras de Federico Martínez, Country Manager de Mastercard en Colombia, en el país el método de pago más usado es el efectivo, y cuando no fue posible salir, ir a cajeros automáticos, a tiendas, y era incierto si el coronavirus se trasmitía por manipular billetes o monedas, las alternativas de pago no tradicionales comenzaron a repuntar.

“Otro tema que llevó a que los medios digitales se movieran más rápido es que muchas empresas o almacenes en Colombia solo atendían de manera física, no tenían una forma de vender sus productos por una página web, los pagos físicos eran muy limitados y el pago contra entrega no era una opción para todos”, recalca Martínez.

Esa coyuntura abrió una puerta interesante porque más personas empezaron a interactuar con las tiendas en línea gracias a que tenían un producto financiero o virtual. A nivel regional el giro fue marcado, y Colombia tuvo una velocidad mayor por la marcada brecha digital, estaba muy arraigado el pago en efectivo, y cuando se hicieron más comunes las ventas por internet el país se adelantó varios años en cerrar la brecha. Otro punto que ha facilitado el paso a billeteras digitales ha sido una mejor usabilidad y que se ha profundizado la cultura financiera de pago y transaccionalidad digital.

“La pandemia nos lleva a nuevos modelos digitales, Fintech, nuevos jugadores en el mercado, pero también ramas digitales de los bancos tradicionales -explica Martínez- Lo más importante para mí hoy en Colombia es la adquirencia, que las personas puedan pagar donde sea, con cualquier método de pago, porque si tengo una tarjeta o una billetera virtual, pero no la puedo usar, eso me obliga a tener alternativas de pago o a simplemente no poder adquirir un producto o servicio”.

El camino por la democratización

El mánager Martínez indica que se espera aumentar radicalmente el número de dispositivos que acepten pagos digitales en el país, que es una tendencia en Latinoamérica con un incremento anual del 20 %, que iría de la mano con lo que está pasando en el resto del mundo y es que en los próximos años ni siquiera se necesiten datafonos para recibir pagos, que se haga desde los celulares, desde tarjetas sin contacto leídas por celulares y eso será un cambio importante.

“Esperamos tener en Colombia más soluciones atadas a marcas de tecnología o dispositivos, su uso demuestra que las personas están dispuestas a usar la tecnología cuando sea segura, fácil y se acople al uso cotidiano. La idea es apostarle a democratizar la capacidad de pago, al hacerlo no solo se accede a una manera más ágil, transparente y segura de pagar, sino que habrá mas datos y mejores productos ultra segmentados donde el riesgo será de la persona y no de un sector demográfico, que suele limitar el acceso a servicios como créditos”, afirma Martínez, y suma que en un país con los niveles de desigualdad de Colombia, y donde se necesita crédito para trabajar, estudiar o comprar vivienda, se debe desplegar las capacidades del sector financiero para que más personas accedan.

Los efectos de la pandemia

En Colombia lo que sucedió fue un decrecimiento en ciertos productos como las tarjetas de crédito, algo predecible porque las personas no tuvieron ingresos para mantener el ritmo de consumo en compras no esenciales; sin embargo, el sector débito mantuvo un crecimiento, que es importante si se ve que en general en el país hubo una contracción de la economía, los datos muestran que el uso de medios digitales para comprar influencio el incremento en el uso de débito en tarjeta no presente, es decir que no está de forma física en un establecimiento.

“Eso nos permitió saldar una deuda en el uso de tarjetas debito en internet, con estas tarjetas las personas sienten un mayor control de su gasto. Ahora el crédito se ha ido recuperando y como compañía hemos logrado implementar muchas innovaciones. Mastercard pasó a ser una compañía de tecnología a apostarle a la tokenización para pagos más seguros, autenticación biométrica y de comportamiento para reducción de fraude, pero en paralelo incrementamos la aceptación y redes para que la adquisición de nuestros productos aumente”, revela Martínez.

Cerrando la brecha digital

“Hoy en Colombia la posibilidad de tener dispositivos conectados es mayor, no solo en las ciudades principales, también en ciudades más alejadas. Cerrar la brecha digital nos evita abrir oficinas físicas o datafonos en el país y apostarle al uso de celulares para recibir o generar pagos -explica el mánager Martínez- imagine un pequeño tendero que puede descargar una aplicación para manejar su dinero y recibir pagos, no debe pensar en un datafono o un computador. Eso también es interesante, se han aumentado las capacidades y reducido el costo, lo digital habilita que la información sea un recurso que todos puedan usar y aprovechar”.

Una mirada al futuro de los pagos

Las proyecciones del mánager Martínez es que va a haber una unión entre lo físico y lo digital, el pago podrá ser de tarjeta a tarjeta, cuenta a cuenta o criptomonedas, hay una cantidad de vías por donde pasará el dinero que ya no va a importar el riel, sino el cómo se va a lograr la interacción entre las personas, por lo que tomará más relevancia apostarle al blockchain, la ciberseguridad, Inteligencia Artificial para minimizar riesgos o evitar fraudes gracias a cómo alguien interactúa en las plataformas o por una única identidad digital que valida múltiples ambientes.

Lea también: Mastercard estrena alianza para ayudar a los bancos a ofrecer recompensas con criptomonedas

“Hoy se puede comprar una moneda en Colombia pero que se emite en China y con ella hacer una transferencia a México de forma instantánea, la tecnología se volverá cada vez más esencial, por eso ya nos definimos como una compañía de tecnología que desarrolla productos más amigables con el medio ambiente, más usables, digitales. No sabemos lo que va a pasar en los próximos tres años, se innova tan rápido que lo que hace Mastercard es estar disponible para aprender y tener la flexibilidad necesaria para adecuarnos a los cambios que se dan en menos tiempo”.

El mánager Martínez dice que no se puede olvidar que muchos jugadores internacionales están llegando a Colombia porque les llama la atención el tipo de mercado y su madurez, y si a esto se le suman nuevos medios digitales, la aceptación de plataformas y la democratización se cierra la clave para que se orqueste un ecosistema más estable.

“Otra de nuestras grandes responsabilidades con el país es el desarrollo social, poner nuestro grano de arena para que se reduzca la disparidad, aumente la democratización y acceso a soluciones, somos una compañía comprometida con la innovación basada en la premisa de hacer el bien para que nos vaya bien, eso nos ayuda a ponerle el foco a lo social, a inclusión financiera, equidad de género. De aquí en adelante el trabajo es unir las capacidades para crecer y ser partícipes de la transformación y el éxito en los próximos años”, finaliza.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Mastercard estrena alianza para ayudar a los bancos a ofrecer recompensas con criptomonedas

Las acciones de la compañía de billeteras digitales a la que se recurrió para la medida se dispararon más del 80% después del anuncio.

Publicado

on

El gigante de tarjetas de crédito Mastercard anunció este lunes una alianza que permitirá a su red de socios, incluidos bancos y comercios, ofrecer recompensas y productos de tarjetas de crédito en criptomonedas, expandiendo el acceso a activos digitales a medida que la adopción institucional continua ayudando a elevar el mercado de criptomonedas a nuevos máximos meteóricos.

Hechos clave:

  • En un comunicado este lunes, Mastercard dijo que ha recurrido a la compañía de billeteras digitales Bakkt, con sede en Georgia (Estados Unidos), para comenzar a ofrecer productos y servicios de criptomonedas a sus socios en ese país.
  • Como resultado de la asociación, las empresas podrán ofrecer criptomonedas como recompensa por transacciones, en lugar de los puntos de lealtad tradicionales, y los clientes podrán gastar sus tenencias de criptomonedas para pagar compras, dijo Mastercard.
  • Los bancos también podrán emitir tarjetas de crédito y débito en criptomonedas, similares a las tarjetas vinculadas a criptomonedas que ya ofrece Visa.
  • Aunque las acciones de Mastercard subieron solo un 0,4% después del anuncio, las acciones de Bakkt, que debutó en la Bolsa de Valores de Nueva York la semana pasada, se dispararon más del 86% el lunes por la mañana, elevando la capitalización de mercado de la empresa de tres años a unos 850 millones de dólares.

Las nuevas ofertas de cripto de Mastercard se suman a la creciente inversión de la empresa en el incipiente espacio de activos digitales. Apenas el mes pasado, la compañía adquirió la firma de criptoanálisis Ciphertrace, con sede en Silicon Valley, por un precio no revelado, y dijo en un comunicado que “los activos digitales tienen el potencial de reinventar el comercio”.

Mastercard se ha asociado anteriormente con la empresa fintech Uphold y la plataforma cripto Gemini para crear tarjetas de crédito de criptomonedas, y también ha desarrollado plataformas para ayudar a los gobiernos a probar las monedas digitales de los bancos centrales. El lunes, Mastercard señaló que el 77% de los Millennials dijeron que están interesados en aprender más sobre las criptomonedas, y alrededor del 75% dijo que usarían más las criptomonedas si las entendieran mejor.

Casi triplicándose solo en el último año, el mercado de las criptomonedas se ha catapultado a un valor de US$2.7 billones gracias en parte a la creciente adopción de instituciones financieras heredadas. La semana pasada, el lanzamiento del primer fondo cotizado en bolsa vinculado a bitcoin en los Estados Unidos ayudó a que los precios de bitcoin aumentaran casi un 20% a un máximo histórico de aproximadamente US$67.000.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

‘Baloto’ lo hace de nuevo: cae por cuarta vez en el año

Es la primera vez que el acumulado cae en el municipio de Apartadó y la decimoséptima ocasión en que el Baloto Revancha se queda en el departamento de Antioquia

Publicado

on

El acumulado de ‘Baloto Revancha’ cayó por cuarta vez en el año, específicamente en el municipio de Apartadó (Antioquia), donde el ganador se llevó un total de $37.000 millones. Con este premio, se han entregado más de $131.400 millones en premios en lo corrido del año.

Al jugar Baloto es posible pagar $2.100 más para tener una segunda oportunidad de ganar con los mismos números, la cual se conoce como ‘Revancha’. Así las cosas, uno puede jugar solo Baloto por $5.700, o pagar $7.800 para apostar tanto Baloto como Revancha, que conservan sus acumulados y ganadores de manera independiente.

Es la primera vez que el acumulado cae en el municipio de Apartadó y la decimoséptima ocasión en que el Baloto Revancha se queda en el departamento de Antioquia, agregó la información. 

“Nos llena de alegría tener un cuarto multiafortunado en el año y ser testigos de cómo Baloto ha revolucionado el sector de juegos de suerte y azar, con los más altos estándares de operación, cambiándole la vida a tantas personas”, comentó la senior director de IGT Colombia, Claudia Mendoza.

La apuesta de los números 02 – 05 – 07 – 20 – 34 y 14 le dio el premio al ganador de esta oportunidad, al que podría sumarse uno nuevo desde el próximo 27 de octubre, día en que entra en vigencia un nuevo premio por $15.000 millones. Ese mismo día, Baloto arranca de nuevo con un acumulado de $4.000 millones.

Cabe recordar que Baloto es el juego que transfiere más recursos a la salud de los colombianos en la actualidad, destinando 32,5% de los ingresos brutos a este sector, con aportes por más de $1,4 billones en toda la historia de su operación. En el transcurso del 2021, Baloto Revancha ha transferido más de $61,394 millones a la salud de los colombianos.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Yellen dice que Estados Unidos no está perdiendo el control de la inflación

La secretaria del Tesoro destacó que el gasto en los paquetes de infraestructura doméstica y social del presidente Joe Biden se repartiría en los próximos 10 años, pero no señaló si eso exacerbaría la inflación.

Publicado

on

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo el domingo que Estados Unidos no estaba perdiendo el control de la inflación y que esperaba que las alzas de precios volvieran a la normalidad en el segundo semestre del próximo año.

Yellen, en una entrevista en CNN, dijo que el gasto en los paquetes de infraestructura doméstica y social del presidente Joe Biden se repartiría en los próximos 10 años, pero no señaló si eso exacerbaría la inflación.

“No creo que estemos a punto de perder el control de la inflación”, dijo Yellen.

“En una base de 12 meses, la tasa de inflación seguirá siendo alta hasta el próximo año debido a lo que ya ha ocurrido, pero espero una mejora a mediados o finales del año que viene, en el segundo semestre del año que viene”, dijo Yellen.

Los problemas en la cadena de suministro han afectado a Estados Unidos y a otros países a medida que la reapertura de la economía estimula un aumento de la demanda.

“A medida que avancemos en la lucha contra la pandemia, espero que estos cuellos de botella disminuyan. Los estadounidenses volverán a la fuerza laboral en la medida en que las condiciones mejoren”, dijo.

La Reserva Federal ha prometido mantener su tasa de interés de referencia a un día en el actual nivel cercano a cero hasta que la economía haya vuelto al pleno empleo y la inflación haya alcanzado el objetivo del banco central del 2% y esté en vías de mantenerse moderadamente por encima de ese nivel durante algún tiempo. 

Reuters

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Venezuela aumenta precio de la gasolina subsidiada

El incremento se genera en medio de una pronunciada escasez del combustible del país vecino.

Publicado

on

Gasolina

Venezuela aumentó el precio de la gasolina subsidiada a vehículos y motocicletas, dijo el sábado la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en un comunicado.

“A partir del día domingo 24 de octubre de 2021, se establece en la cantidad de diez céntimos (Bs. 0,10) por cada litro de combustible, equivalente al mismo 95% de subsidio directo, que el Ejecutivo nacional viene otorgando a través del Sistema Patria”, señaló una comisión de reestructuración de la estatal petrolera.

PDVSA agregó que el aumento obedeció a la reconversión monetaria que entró en vigencia este mes y que restó seis ceros al bolívar.

El aumento del precio del gasolina subsidiada, que incluye una cuota mensual permitida para los usuarios, se genera en medio de una pronunciada escasez del combustible.

Desde junio del año pasado, en Venezuela hay dos precios de la gasolina: uno subsidiado y otro estimado en 0,50 dólares. 

Reuters

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado