Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Nuevos liderazgos: de la cabeza al corazón

El liderazgo empático, que apoya y se adapta a los nuevos contextos es cada vez más demandado y valorado, luego de la pandemia. ¿Cuáles son sus ventajas?

Publicado

on

Liderazgo

El liderazgo, desde la perspectiva de BCG, está conformado por tres dimensiones principales: la cabeza, el corazón y las manos. Con liderazgo de cabeza nos referimos a la capacidad de visualizar el futuro, de priorizar y alinear la estrategia. Por su parte, el de corazón es un liderazgo que inspira y empodera a las personas, que reconoce, escucha y celebra los éxitos del equipo. En cuanto al liderazgo de las manos se trata de competencias relacionadas con ejecutar, innovar y ser resilientes.

Estos tres atributos de forman la base de un enfoque de liderazgo que, en BCG, llamamos generativo.

Lea también: Impulsar a los consumidores a ser más conscientes, otro reto para las empresas para combatir el cambio climático

Las condiciones relacionadas con el desarrollo y coaching personal, el reconocimiento de otros y la celebración del trabajo bien hecho son cualidades muy valoradas a la hora de definir a un buen líder. Esta importancia de actitudes de liderazgo de corazón se ha visto reforzada con la pandemia y con los cambios sociales que se han dado en los últimos dos años. Esto se hace presente en los liderazgos empresariales, políticos e incluso, muchas veces, al interior de las familias.

¿Por qué sucede esto? Porque las características relacionadas al corazón dan seguridad a los equipos en un ambiente de mayor incertidumbre ante el futuro, mayores desafíos personales por la situación de salud de seres queridos y, a la vez, la menor conexión entre las personas debido a la extensión del trabajo híbrido y remoto en muchas organizaciones.  Esta situación hizo aún más necesario reforzar los atributos del corazón para transmitir empatía y apoyar a los equipos durante esos difíciles momentos.

En Boston Consulting Group (BCG) realizamos una encuesta en la que preguntamos a líderes de organizaciones de todo el mundo qué era lo más importante para ser exitosos en un periodo de transformación. Ellos señalaron que las cualidades asociadas a la cabeza y las manos, es decir priorizar y ejecutar.

Cuando hicimos la misma pregunta a sus equipos, el estudio reveló que los colaboradores quieren que sus líderes se enfoquen mucho más en el liderazgo desde el corazón. De hecho, el “corazón” es la dimensión más valorada por los colaboradores en Latinoamérica y también a nivel global, porque consideran que éstas son las características que inspiran y enriquecen la experiencia humana.

Si bien hay preferencias, hay que reconocer que transversalmente los equipos esperan que los líderes mantengan un equilibrio entre ‘cabeza’, ‘corazón’ y ‘manos’, pero hoy le exigen a quienes tienen roles de liderazgo, que sean lo más humanos posible, y que presten más atención al ‘corazón’, que es la dimensión relacionada con la empatía y ver al otro.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica

Además, quisimos conocer qué caracterizaba a un buen líder, dando a elegir entre 18 cualidades diferentes, divididas en tres grupos de seis, pertenecientes a las dimensiones de cabeza, corazón y manos. A nivel global, el grupo de características asociadas al corazón fueron las más destacadas con un 38% de promedio. De los países de Latinoamérica participantes, Brasil, como en otros emergentes, tuvieron un 33% de preferencias tanto las características de corazón, como las de cabeza y manos. En cambio, los resultados en Chile estuvieron en línea con los de países europeos y Estados Unidos, con un 41% en promedio para las cualidades de corazón.

Hoy más que nunca, en esta época de cambios acelerados en la vida laboral, el mundo necesita líderes generativos que estén presentes y preocupados por marcar una diferencia duradera para las organizaciones, la sociedad y el planeta. Nuestro estudio y experiencia en BCG muestran que la fuerza de trabajo, cada vez más nómada, valora el reconocimiento, el desarrollo y coaching de las personas, la escucha empática y el cuidado como las cualidades más valiosas de sus líderes.

Por: Cristián Carafí*
*El autor es managing Director & Partner BCG.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Publicidad
Publicidad