Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Forbes Life

Exposición reúne obras de arte creadas con inteligencia artificial

La exposición tiene lugar en la galería bitforms, en San Francisco – Estados Unidos.

Publicado

on

Ellie Pritts, "Reprise Liminal", 2022 - Entregada en cortesía a DW

Una nueva exposición de arte en San Francisco (Estados Unidos), bajo el nombre “Artificial Imagination”, muestra algunas de las formas singulares en que los artistas han empezado a incorporar DALL-E 2, GPT-3 y otros sistemas de inteligencia artificial (IA) a sus obras.

Calificada por bitforms, la galería a cargo de la exposición, como “la primera exposición de arte inspirada en DALL-E”, la muestra de ocho artistas busca crear polémica dentro del creciente interés que ha generado los avances de la inteligencia artificial en el campo del arte, donde se discute si la innovadora tecnología es una nueva y poderosa herramienta o una amenaza existencial.

Y como suele suceder en el campo de la creatividad, los métodos de los artistas ya empiezan a mostrar variedad: algunos alimentaron su herramienta de inteligencia artificial con frases para generar toda su obra, mientras que otros crearon ilustraciones o esculturas basadas en las recomendaciones de la herramienta. 

“Se trata de que DALL-E fuera el punto de partida de la exposición y de mostrar cómo otros artistas utilizan la inteligencia artificial en su práctica”, dijo Steve Sacks, fundador de bitforms, a Artnet News.

Lea también: La bumanguesa que brilló en el Times Square con su música

Diferentes aproximaciones a la IA

Así, mientras que muchas de las obras utilizan DALL-E 2 para ayudar a generar imágenes, otras adoptan un enfoque diferente. Alexander Reben, , formado en MIT, por ejemplo, utilizó un texto generado por GPT-3 –un modelo que utiliza el aprendizaje profundo para producir textos similares al de humanos, a diferencia de DALL-E que crea imágenes a partir de texto– y luego construyó su interpretación de la descripción del ordenador.

“Fue un giro completo del proceso creativo”, observó Sack sobre el trabajo de Reben.

Otros de los artistas que participan van desde el creador digital Refik Anadol hasta el ejecutivo y desarrollador tecnológico Suhail Doshi, que ha creado su primera obra de arte para la exposición.

“Es un trabajo legítimo”

El debut de “Artificial Imagination” llega cuando la sociedad está lidiando con cómo entender la llegada del arte de la IA en una variedad de niveles, desde quién es el dueño de la obra hasta su impacto en los artistas. Y ya varios de los artistas que han participado en la exposición comparan el momento actual con el que acompañó a la llegada de la cámara fotográfica.

“Creo que es muy importante mostrar ahora mismo que se trata de un nuevo medio”, dijo Ellie Pritts, pionera en este ámbito que utiliza imágenes generadas por la IA para crear piezas de vídeo, y una de los artistas que participa de la exposición, según recoge Axios. “Hay artistas serios; esto es un trabajo legítimo”, agregó.

No obstante, otros son más escépticos: “Dado el cuestionable comportamiento ético de muchas empresas tecnológicas, ser un optimista tecnológico es difícil hoy en día. Este tipo de espectáculo artístico no lo hace más fácil”, asegura Dan Gentile, editor de cultura de SF Gate, quien, sin embargo, también reconoce el potencial de la IA. 

“La inteligencia artificial tiene posibilidades ilimitadas; en este caso de uso, tiene el poder de democratizar la creación de arte, rompiendo los límites de la artesanía y sirviendo esencialmente como traductor de la imaginación. O puede ser simplemente un generador de imágenes”, agrega.

Más noticias en nuestra sección especializada de Forbes Life.

Sin importar de qué espectro se esté dentro de este debate, lo que sí es claro es que la inteligencia artificial llegó para quedarse. Y a medida que la calidad del arte de la inteligencia artificial mejora rápidamente, e impregna rápidamente todos los espacios creativos, estas conversaciones nunca han sido más oportunas.

¿Es un medio o un método, una herramienta o una técnica? ¿Es un artista dueño de su arte si no ha diseñado la tecnología él mismo? Y finalmente: ¿es el arte generado por IA arte? Y si el factor humano es decisivo –aunque se podría argumentar que el diseño de la IA es humano, y las imágenes de las que se alimenta son humanas también–, ¿qué tanto debe una persona involucrarse en la obra para que este sea considerado arte?

Publicidad
Publicidad