Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Política

Cambios y liderazgos emergentes tras las elecciones del domingo

Las elecciones del domingo en Colombia abrieron la puerta a una nueva generación de líderes y marcaron el ocaso de otros.

Publicado

on

Daniel Quintero votando

EFE.- Las elecciones del domingo 27 vieron el surgimiento de nuevos liderazgos de centro y el castigo en las urnas a quienes polarizan al país son parte de los logros de las elecciones locales del domingo en Colombia, coincidieron este lunes analistas.

La expresión de los votantes dejó claro que la paz está presente en la agenda regional y quienes no acompañaron esa iniciativa fueron relegados por candidatos que defienden la implementación del acuerdo firmado en 2016 entre el Gobierno y las FARC.

La mejor muestra está en Bogotá, a cuya Alcaldía llega Claudia López (Alianza Verde), de 49 años, lesbiana y conocida por su activismo en favor de la paz, la lucha contra la corrupción y su compromiso con la igualdad y la educación.

“Como alcaldesa me voy a dedicar a atender ese malestar social, y le voy a proponer al señor presidente de la República que nos enfoquemos en ellos”.

Claudia lópez, alcaldesa electa de bogotá

López, que consiguió ayer una histórica victoria al convertirse en la primera mujer que gana la Alcaldía de Bogotá, y de paso con un récord de más de un millón de votos, dijo que es preciso “superar las profundas desigualdades, inequidades e injusticias que hay en nuestras ciudades y en nuestros países”, que se reflejan en protestas masivas no solo en Colombia sino en otros países latinoamericanos, como Chile o Ecuador.

Jóvenes al poder

Junto con López, el alcalde electo de Medellín, el independiente Daniel Quintero Calle, de 39, que derrotó contra todo pronóstico a la maquinaria del uribismo, y el ganador en Manizales, Carlos Mario Marín, de 28, y también de Alianza Verde, representan el anhelo de cambio de las costumbres políticas colombianas.

Para el analista Mauricio Jaramillo, profesor de la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, en Bogotá y Medellín “hubo una derrota importante para las dos fuerzas radicales tanto de izquierda como de derecha”, en referencia al expresidente Álvaro Uribe y al jefe de la oposición, el senador de izquierdas Gustavo Petro.

“Se derrotó si se quiere al uribismo y al petrismo (…) se privilegiaron las opciones de centro con lo cual hubo un ‘voto castigo’ también para el actual Gobierno” del presidente colombiano, Iván Duque, que pertenece al Centro Democrático, partido creado por Uribe.

Extremos cuestionados

Pese a que este lunes todos los partidos cantaban victoria a su manera, haciendo cuentas de lo que ganaron ayer, los expertos consideran que muchos no deben ver el vaso medio lleno sino medio vacío.

Para Jaramillo, las elecciones fueron “una especie de termómetro también de la popularidad del presidente” y considera “que el pobrísimo desempeño del Centro Democrático también implica que la gente salió a votar condenando lo que ha sido hasta ahora la labor del Gobierno”.

También los resultados contrarios al petrismo, cuyo candidato, Hollman Morris, quedó en tercero en la disputa de la Alcaldía de Bogotá, pueden abrir la puerta a una “tercera vía” más de centro a nivel nacional.

“Estas elecciones fueron municipales y departamentales, pero aún así muestran el resurgimiento de una tercera fuerza media, centrista, muy importante, que seguramente va a utilizar estos resultados y el desempeño de estos gobernantes como plataforma para las elecciones presidenciales de 2022”, dice Jaramillo.

La paz, presente

La paz fue otro factor que afloró en estas elecciones cuyos resultados muestran que los defensores del acuerdo con las FARC firmado en noviembre de 2016, como Alianza Verde, tuvieron mejor aceptación popular y desempeño en las urnas.

“El posconflicto se negocia o se negoció, si se quiere, en el plano nacional, en el centro, pero su gestión es básicamente local. Nadie tiene tanta incidencia en el posconflicto como los alcaldes, gobernadores, concejales, diputados”, asegura el experto de la Universidad del Rosario.

Eso se vio, sobre todo, en Bogotá en donde la alcaldesa electa se la ha jugado toda por este tema, al igual que en la lucha contra la corrupción.

“En términos generales el tema de la paz condicionó y muy probablemente seguirá condicionando las votaciones en el plano local y en las próximas elecciones presidenciales”, concluye Jaramillo.

Crisis de los tradicionales

Otro aspecto que se visualiza es la confirmación de la crisis en que están sumidos desde hace años los partidos tradicionales, Liberal y Conservador, que dominaron gran parte de la vida política del país en el siglo pasado.

Su liderazgo quedó ahora en manos de coaliciones y movimientos ciudadanos que capitalizaron la poca sintonía de sus dirigentes con el pueblo que reclama más atención a sus necesidades.

En palabras del exsenador liberal Juan Fernando Cristo la jornada del domingo representó “un fracaso absoluto de todos los partidos, sin excepción; los partidos demostraron que hoy en día no interpretan el sentimiento de la ciudadanía, demostraron una decadencia muy grande del respaldo ciudadano”.

Política

El caso Gustavo Bolívar: la polémica de una vicepresidencia perdida por el voto en blanco

En la votación a la que fue postulado por otros senadores de partidos alternativos, se obtuvieron 32 votos a favor de Bolívar contra 66 votos en blanco.

Publicado

on

La segunda vicepresidencia del Senado, que ahora ocupa Iván Name, del Partido Verde, estaba originalmente destinada para el senador de la Colombia Humana, Gustavo Bolívar, como cuota de la oposición. No obstante, esta postulación dio origen a un caso nunca antes visto en el Congreso: el bloqueo de una candidatura por el voto en blanco.

En la votación a la que fue postulado por otros senadores de partidos alternativos, se obtuvieron 32 votos a favor de Bolívar contra 66 votos en blanco. Al respecto, el congresista aseguró que se trataba de una “jugadita del Centro Democrático y Partido Conservador que traicionó el acuerdo”, agregando que su partido se retiraba de la contienda porque “el uribismo no puede imponer alguien que no les incomodé”.

Lea también: Senador Gustavo Bolívar hace ‘vaca’ para donar elementos de protección a manifestantes

Con respecto a la postulación de Name en su lugar, Bolívar agregó a través de su cuenta de Twitter que “el Partido Verde, violando el estatuto de la oposición, porque ya ocuparon la segunda vicepresidencia, y haciéndole el juego al uribismo, postula a Iván Name, a quien la derecha si acepta. Es una traición a las minorías. Aceptable en el CD pero jamás en el Partido Verde. Traición”.

La polémica también se debe a que, según el artículo 18 del Estatuto de Oposición, no podía postularse ningún senador de la Alianza Verde, el Polo Democrático y Comunes, pues dichos partidos ya habían ocupado la segunda vicepresidencia en los tres periodos anteriores. Con la candidatura de Name, se abrió un debate al respecto que, de momento, no se ha resuelto.

Sin embargo, el senador del Partido Verde, Mauricio Toro, respondió a las críticas de la elección citando el artículo 26 del mismo estatuto, donde se explica que, si la oposición no postula a nadie, pierde la segunda vicepresidencia, que sería entregada a partidos en independencia.

A pesar de ello, el senador del Polo Democrático, Alexander López Maya, subrayó que se iniciarán acciones legales debido a que violentaron el derecho a las minorías. “Reclamamos el derecho a que nos respeten la postulación de Gustavo Bolívar. Si eso no pasa, ustedes pueden seguir con el trámite, pero no vamos a permitir que partidos gobiernistas nos impongan qué candidato nos va a representar. Nosotros nos retiramos del recinto”.

Por otra parte, el senador Iván Cepeda, también del Polo Democrático, expresó su rechazo ante el veto de Bolívar, a quien brindó su respaldo como “un digno y auténtico opositor”.

Siga toda la información de negocios en Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Política

OTAN: puntos clave de su agenda 2030

Los nexos con América Latina, el aumento del gasto militar de los países miembros, las relaciones con Rusia y China, así como la salida de tropas de Afganistán, serán algunos de los temas más importantes de la organización a lo largo de los próximos diez años.

Publicado

on

Cada década trae consigo diferentes desafíos, y tras pasar la página de la pandemia, el mundo tendrá que volver a prestar atención a todo aquello que el virus envió a un segundo plano. En el caso de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la manera de actualizarse frente a los retos venideros se traduce en una agenda de cambios para 2030, definida a mediados de junio, que incluye aspectos como una posible nueva Guerra Fría, el fin de una cruzada militar de 20 años y una mayor cercanía con los países de América Latina, entre otros puntos.

En este último apartado, la nación que adquiere mayor protagonismo es Colombia, dado que es el primer país latinoamericano con el estatus de socio global de la Alianza, obtenido en 2017. Frente a la relación que sostienen ambos actores en la actualidad, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, le dijo a Forbes que “estamos intensificando nuestra interacción en materia de buen gobierno, entrenamiento militar, interoperabilidad, desminado y seguridad marítima”.

Lea también: Duque anuncia que se apoyará de militares para enfrentar las protestas

Stoltenberg destacó que la OTAN y Colombia se han centrado en desarrollar enfoques comunes para desafíos globales como la ciberseguridad, el terrorismo y sus vínculos con el crimen organizado, así como en apoyar los esfuerzos de paz y seguridad, incluida la seguridad humana.

Frente a Latinoamérica en general, el directivo afirmó que la agenda 2030 de la OTAN busca lograr nuevas relaciones con países de la región, de los cuales cabe destacar a Argentina y Brasil como ‘principales aliados no pertenecientes a la OTAN’, estatus que otorga el gobierno de Estados Unidos a naciones con las que mantiene una estrategia de trabajo en términos de seguridad y defensa. Argentina entró al grupo en 1998, durante la administración de Bill Clinton, mientras que Brasil lo hizo en 2019, en el periodo de Donald Trump.

“Le recuerdo a los estadounidenses que, cuando nos atacaron por primera vez desde el inicio de la WWII, la Otan honró el artículo quinto”.

Joe biden, presidente de los estados unidos

Precisamente Trump se convirtió en una sombra constante durante la cumbre, pues las mayores expectativas de la misma radicaban en la postura con la que llegaría el actual mandatario de los Estados Unidos, Joe Biden, frente a las reticencias que mostró su predecesor, sobre todo en lo referente al gasto en defensa de cada uno de los 30 estados miembros. En este apartado, las metas que se trazó la OTAN desde 2014 apuntaron a que cada nación gastara 2% de su PIB en defensa para 2024, objetivo que aún está lejos de cumplirse.

En una charla entre Stoltenberg y Biden a la que Forbes asistió durante la cumbre, que se desarrolla tradicionalmente en Bruselas, se hizo hincapié en el incremento de US$260.000 millones en el gasto en defensa desde Estados Unidos y Canadá en 2014, aspecto que Biden calificó como “correcto”. Al mismo tiempo, el mandatario estadounidense destacó que “hay 10 países que han logrado el objetivo de gastar el 2% de su PIB en defensa y otros que están en camino”.

Lea también: Venta mundial de armas dejó 420.000 millones de dólares en ganancias

Según el último informe anual del secretario general de la OTAN, entregado en marzo de este año, las 10 naciones que cuentan con un gasto estimado en defensa que iguala o supera el 2% de su PIB son Grecia, Estonia, Reino Unido, Polonia, Latvia, Lituania, Rumania, Francia, Noruega y Eslovaquia (ver gráfico). En el caso de Estados Unidos, su inversión equivale a 3,73% de su PIB, siendo la que más capital destina en la actualidad.

“La OTAN es vital para los intereses de Estados Unidos, pues si no existiera tendríamos que inventarla. Le permite a Estados Unidos llevar a cabo sus asuntos a nivel mundial de una forma que nunca habría ocurrido si no estuviéramos coordinados”, añadió Biden.

¿Una nueva ‘Guerra Fría’?

La frase “uno para todos y todos para uno”, que Alejandro Dumas construyó como el lema de ‘Los tres mosqueteros’, cobra sentido en la estructura de la OTAN, sobre todo si se observa el artículo 5 del Tratado de Washington, en el que se especifica que un ataque contra uno de los aliados se considerará un atentado contra todos.

“Creo, y lo he dicho durante toda mi carrera, que el artículo 5 de la OTAN es una obligación sagrada, y le recuerdo constantemente a los estadounidenses que, cuando Estados Unidos fue atacada por primera vez desde el inicio de la II Guerra Mundial, la OTAN dio un paso al frente y honró el artículo 5”, señaló Biden durante la cumbre.

El compromiso adquiere relevancia cuando las relaciones de la OTAN con Rusia están “en su punto más bajo desde la Guerra Fría”, por lo que Stoltenberg destacó que las acciones agresivas de Moscú frente a países como Ucrania, donde la presencia militar rusa en la frontera entre ambas naciones mantenía alrededor de 100.000 soldados para el momento de la cumbre, son “una amenaza para nuestra seguridad”.

“La OTAN y Colombia se han centrado en desarrollar enfoques comunes para desafíos globales, como la ciberseguridad y el terrorismo”

jens stoltenberg, secretario general de la otan

Uno de los primeros en referirse al tema fue el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, durante una breve conferencia de prensa que tuvo lugar al momento de su llegada a la cumbre y en la que Forbes estuvo presente. El mandatario destacó que “siempre espero que las cosas mejoren con Rusia, pero me temo que, hasta ahora, han sido muy decepcionantes desde el punto de vista del Reino Unido”.

Otro de los jefes de estado que compartió su punto de vista frente al las relaciones entre Rusia y la OTAN fue el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien comentó en una charla con Stoltenberg a la que asistió Forbes que “esta es una oportunidad para no solamente afirmar nuestros compromisos con principios sólidos, sino de tomar acción sobre cómo los esparcimos para nosotros mismos y para los demás países en el mundo”.

A su vez, el mandatario mencionó que “no hablamos solo de Rusia”, sino de un territorio en ascenso que está compitiendo y desafiando a la OTAN, a pesar de que apenas ha sido mencionado en encuentros previos de los líderes de la Alianza: Se trata de China, que actualmente posee la mayor armada del mundo según la organización y cuyo surgimiento “necesita una respuesta para nosotros como alianza”, pues fue un aspecto que se empezó a mencionar hasta 2019.

Lea también: Biden convence al G7 para lanzar gran plan de infraestructuras frente a China

Cabe resaltar que el presidente de China, Xi Jinping, ha reiterado en numerosas ocasiones que el objetivo de su país para 2049 es disponer de una “fuerza militar de primera categoría a escala global”, una intención que viene unida a la rápida expansión de su arsenal armamentístico, con más ojivas y un mayor número de sistemas sofisticados para establecer una triada nuclear, dividida entre misiles en tierra, proyectiles transportados por bombarderos y cohetes cargados en submarinos.

No obstante, Stoltenberg subrayó que “la OTAN no entrará en una nueva ‘guerra fría’ con China, pero buscará hacer frente unida a los desafíos para la seguridad de la Alianza que implica su escalada militar y expansión de poder en el mundo. No es nuestro enemigo, pero debemos abordar los retos que supone para nuestra seguridad”.

Al respecto, Johnson complementó que “cuando se trata de China, creo que nadie de los que se sientan en la mesa quiere llegar a una nueva guerra fría. Creo que lo que la gente ve son desafíos, ven cosas que tenemos que resolver, pero también ven oportunidades, y creo que lo que debemos hacer es trabajar juntos”.

El fin de dos décadas en Afganistán

Los atentados del 9/11 significaron la única vez que la OTAN ha hecho uso del artículo quinto en el siglo XXI, lo que provocó el envío de fuerzas militares a Afganistán con el objetivo enfrentar a las fuerzas de Al-Qaeda y evitar que los terroristas usaran dicho país como un refugio para atacar a los aliados de la organización. Dicha incursión terminará este año, pues desde el pasado 1 de mayo, los 10.000 soldados presentes en esta nación comenzaron a abandonar el territorio, proceso que se espera culmine antes del 11 de septiembre.

“No ha sido una decisión fácil. Llevamos 20 años allí, pero no podemos estar para siempre. Sin embargo, no estamos terminando nuestro apoyo a los afganos”, apuntó el secretario, quien también reiteró que la OTAN continuará ayudando a las fuerzas militares y de seguridad en Afganistán mediante programas de entrenamiento y a través de financiación con el Fondo Fiduciario del Ejército Nacional Afgano.

A su vez, la OTAN mantendrá sus oficinas en Kabul, capital de Afganistán, para continuar trabajando en las relaciones con el país asiático y monitorear la guerra civil que aún persiste entre las fuerzas de seguridad afganas y los talibanes, también conocidos como el ‘Estado Islámico de Afganistán’, que fueron derrocados del gobierno en 2001, tras la llegada de las fuerzas militares lideradas por Estados Unidos.

Según cifras de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán, el conflicto entre afganos y talibanes dejó más de 2.000 civiles fallecidos y alrededor de 3.800 heridos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2020.

El apoyo de la OTAN también se enfocará en mantener y apoyar las infraestructuras críticas del país, incluido el aeropuerto de Kabul, cuya seguridad es “importante para la presencia diplomática y el desarrollo de la ayuda, donde países como Turquía juegan un papel de relevancia”, de acuerdo con Stoltenberg.

A pesar de las intenciones de la organización de mantener el apoyo a Afganistán, se teme que el país colapse ante la escalada de la violencia que ha traído la continuidad de la guerra civil, pues a finales de junio, las tropas talibanes tomaron el control de 50 regiones afganas, impulsados por el retiro de las tropas de la OTAN.

Lea también: Biden anuncia el fin del despliegue de tropas en Afganistán

Para asegurar que eso no ocurra, así como para modernizar el presupuesto de la organización en general, el secretario destacó que se aumentarán y fortalecerán sus tres presupuestos (civil, de infraestructura y militar) para asegurarse de que “contamos con todos los recursos para el mayor nivel de ambición”.

El ejecutivo también explicó que este fortalecimiento incluye actividades como mayor preparación, más ejercicios, más capacitación, mejor comando y control, así como más inversiones en infraestructura y equipos preposicionados. En el apartado civil, se habló de la intensificación del trabajo y el apoyo con sus socios en formas diferentes a la estrategia militar.

“Esto refleja la agenda 2030 de la OTAN. Estamos hablando de la mitad del poder económico y más de la mitad del poder militar de todo el mundo. Además, esta organización abarca 30 democracias que representan alrededor de 1.000 millones de personas”, destacó.

Seguir Leyendo

Política

Expresidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, se suma a la carrera por la Presidencia

Echeverry, quien fue Ministro de Hacienda durante el gobierno Santos, buscará ser candidato a través de recolección de firmas.

Publicado

on

El expresidente de Ecopetrol y exministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry, anunció que se postulará para la Presidencia de Colombia en las elecciones del próximo año. Así lo reveló en entrevista con Caracol Radio.

Echeverry, quien es miembro del Partido Conservador, también reveló que buscará ser candidato independiente a través de recolección de firmas. “Tengo cercanía con el Partido Conservador, que espero mantener, pero se espera que la recolección de firmas me permita ser una persona de convergencia en donde también se encuentra el partido Conservador”, dijo en la emisora.

Lea también: La carta de Juan Carlos Echeverry a los colombianos

El exdirectivo fue ministro de Haciende durante el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos e introdujo la ley de sostenibilidad fiscal o ‘regla fiscal’, que busca estabilizar las finanzas públicas.

Desde hace semanas al exministro se le ha visto muy activo en sus redes sociales y ha estado en varios lugares del país, como Cali, Medellín, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena Neiva, Ibagué y municipios como Tasajera y Aracataca.

Seguir Leyendo

Política

“María Fernanda Cabal puede ser la Angela Merkel colombiana”: Tomás Uribe

El hijo del expresidente Álvaro Uribe hizo esta comparación en el contexto en el que Cabal podría ser precandidata presidencial del Centro Democrático para las elecciones presidenciales del 2022.

Publicado

on

El hijo del expresidente Álvaro Uribe, Tomás Uribe, se refirió a María Fernanda Cabal como “la Angela Merkel colombiana”. La comparación de la senadora colombiana con la mujer más importante del Gobierno alemán y del mundo, según Forbes, la hizo en el marco de la posible candidatura presidencial de Cabal para las elecciones del 2022.

A través de su cuenta de Twitter, Uribe reaccionó a una columna de María Andrea Nieto en la revista Semana, en la que la periodista propone a la senadora del Centro Democrático como una alternativa para las elecciones de 2022, además de plantear que esa posibilidad representaría el liderazgo de una nueva mujer con posturas ideológicas firmes en la política colombiana.

Lea también: María Fernanda Cabal no descarta ser candidata a la presidencia en 2022

En días anteriores Caba se había referido a esta opción de hacer carrera por la Casa de Nariño. La senadora dijo “si las personas quieren que yo entre en la disputa electoral, seguramente lo haré”. También habló de la necesidad de su partido de “encontrar una voz que represente lo que el uribismo construyó”.

Seguir Leyendo

Actualidad

“La protesta social en Colombia es la voz de los excluidos”: Ingrid Betancourt

La excandidata presidencial defendió las protestas y dijo que se producen porque por primera vez los jóvenes se atreven a salir a la calle “porque los fusiles de las Farc se han silenciado”.

Publicado

on

La excandidata presidencial Ingrid Betancourt defiende la legitimidad de las protestas sociales como las que en las últimas semanas sacudieron al país porque asegura que son la voz de los excluidos que ahora pueden manifestarse gracias al acuerdo de paz.

“Porque hay paz puede haber protesta social. Esta protesta social es legítima porque durante todos los 60 años de guerra que hemos tenido el país se ha preocupado por financiar la guerra y no por financiar las necesidades de muchos colombianos que están excluidos de la prosperidad”, dijo Betancourt en una entrevista con Efe.

Lea también: Presidente de la CUT dice que protestas se intensificarán en el segundo semestre del año

Con voz pausada agrega que el estallido social es “fruto de este posconflicto, de esta transición; estamos con muchachos que por primera vez se atreven a salir a la calle porque los fusiles de las Farc se han silenciado, porque si no se hubieran silenciado, a esos muchachos los cogen a bala y los matan a todos por guerrilleros. Esa es la realidad”.

La politóloga, que estuvo secuestrada más de seis años por las Farc, vino al país para atender una invitación de la Comisión de la Verdad, en donde tuvo un “cara a cara” con los jefes de la guerrilla que la mantuvo cautiva en la selva.

Cambio de mentalidad

Al referirse a las instituciones colombianas, Betancourt sostiene que “no se han ajustado a una mentalidad de paz” y pone como ejemplo la reacción policial a las protestas. “Cuando los policías ven a una cantidad de muchachos que se les abalanzan a reclamar, para ellos eso es guerrilla y no saben otra cosa porque han sido adiestrados, entrenados, para enfrentar con armas y con balas a cualquier persona que cree desorden”, dice.

Por eso aboga por el fin de la ideologización “en que los unos son guerrilleros comunistas y los otros son policías y militares fascistas” porque “cuando nos metemos en esos esquemas ideológicos desbaratamos la posibilidad de que nos entendamos como colombianos”.

También asegura que el país debe “deponer la violencia verbal” porque eso crea ideologías que impiden “hablar de fraternidad, que es una bellísima palabra que nunca la utilizamos en Colombia”.

Lea también: Claudia López denunció penalmente a ‘primera línea’ de la localidad de Suba

Santos, Uribe y Duque

Al referirse a los expresidentes Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, dijo que el primero creó las “condiciones objetivas para la paz en Colombia al derrotar militarmente a las Farc”. De Santos, aseguró que utilizó ese espacio y ese momento para “llevar a la guerrilla a un acuerdo de paz, a desarmarlos y atraerlos a la vida civil”.

Y del actual presidente, Iván Duque, con quien se reunió esta semana, reconoció que no destruyó el acuerdo de paz como dicen algunos e hizo un llamado para apoyarlo en la difícil coyuntura que enfrenta el país por la pandemia de coronavirus.

EFE

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado