Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Un viaje por el mundo fintech de China, un país que vive en el futuro

Kenneth Mendiwelson, fundador del Grupo REF, cuenta en Forbes sus aprendizajes en una travesía de inmersión fintech en el país asiático.

Publicado

on

Por: Kenneth Mendiwelson*

Todo se pagaba con código QR y de manera inmediata: el taxi, las ventas en la calle… hasta la limosna a los pocos que vimos pidiendo dinero.  Era como si nunca hubieran adoptado los hábitos que son tan normales para nosotros en Occidente; las tarjetas de crédito casi que no se recibían en ningún lugar, y mucho menos se esperaba que pagáramos en efectivo.  Era otro mundo, otra era; yo me sentía en el futuro.

Nuestro viaje a China como parte del tour que se organizó para los emprendedores fintech de Endeavor fue realmente una sorpresa para todos. Comenzó muy normal, pues lo primero que hicimos al llegar el domingo fue visitar la Gran Muralla en las afueras de Beijing.  Los que fuimos ese día estábamos seguros de que era un ambiente turístico chino como siempre nos lo hemos imaginado. Nuestro guía había organizado un almuerzo que incluía un buen arroz con algunas verduras desconocidas y cerdo agridulce.

La muralla estaba llena de turistas, la mayoría de ellos americanos en shorts que tomaban fotos en sus celulares; pero curiosamente no las podían subir a Instagram ni mandar por Whatsapp, porque esas plataformas no son permitidas por el gobierno chino. Descubrí ese día que tampoco es permitido usar Facebook, ni Google, entre otras.  Eso sí, veíamos a los chinos pegados a sus smartphones enviando y recibiendo fotos y mensajes, pero exclusivamente a través de sus plataformas chinas. Era la primera lección sobre el desarrollo tecnológico de ese país.

Cuando llegó el lunes y empezamos a recorrer Beijing para visitar a la primera compañía Fintech que nos iba a recibir, vimos edificios absolutamente modernos y novedosos en su arquitectura.  En un trayecto de 30 minutos, tomamos fotos a edificios con figuras curvas y superficies suaves, además de fachadas con mucho vidrio.  Estos edificios y las imponentes autopistas que recorrimos eran recientemente terminados por constructores e ingenieros chinos.

Vea también: Rappi ya es una fintech en México y revela ‘antojo’ de más servicios en ese país

En esa primera sala de juntas a la que llegamos el lunes nos recibió el CEO de una compañía que ofrecía servicios de crédito digital y administración de inversiones a través del celular; todo dirigido al consumidor chino.  El personaje parecía joven (de pronto de unos 40 años, pero no estoy seguro porque me es difícil calcular la edad de los chinos), bien vestido con ropa de lujo, aunque claramente había trasnochado la noche anterior trabajando.  Tenía gafas, supongo que de tanto usar su computador y su celular, y siempre estuvo sonriente y orgulloso de compartir su historia con nosotros los visitantes de Occidente.

Decía que en su compañía eran “expertos en utilizar inteligencia artificial para administrar riesgos, predecir comportamientos, perfilar clientes con marketing inteligente, aumentar recuperación y realizar mejoramientos continuos a sus procesos, asegurando conveniencia y soluciones a la medida de cada cliente”. También nos dijo que “la mayoría de sus empleados eran científicos de datos y jóvenes programadores que tenían habilidades extraordinarias para manejar volúmenes masivos de información, todos éstos entrenados en universidades chinas”.  Y concluyó diciendo que “en los últimos cinco años su empresa había crecido exponencialmente, y que se beneficiaban de la escala porque cada vez que sacaban una nueva aplicación para los smartphones, ¡más de 50 millones de chinos la bajaban!”.

Lo curioso es que al finalizar esa misma semana (después de reunirnos con 14 compañías más en sus propias salas de juntas modernas y con muebles de diseño), descubrimos que estas tres afirmaciones fueron casi que exactamente lo que dijeron todos los otros CEOs de las otras compañías que visitamos.  En todos los casos se repetía este patrón.

Fui entendiendo durante la semana de conversaciones y lecturas (y viajes en tren bala a 350 km por hora) cómo fue que surgió este “Modelo Chino” de Fintech.  Comprendí que, por un lado, el Gobierno del Partido Comunista Chino (que lleva en el poder desde 1949) fue claro hace unos años en enrutar al país para ser líder en el uso de inteligencia artificial.  Para lograr esto se aseguró que las universidades entrenaran a ingenieros de datos y de sistemas, y que las empresas tuvieran espacio para innovar en modelos de negocios que dependieran de las inferencias que resultan de los datos.  Permitió que la regulación relacionada con los datos de las personas fuera relativamente “light” por un tiempo mientras se desarrollaban los modelos de negocios escalables, y ofreció recursos e incentivos para que empresas y emprendedores innovaran en ese sector.  Además, motivó a la población para que se convirtieran en usuarios de servicios financieros digitales a través de sus celulares, siempre y cuando fuera en apps chinas.

“En los bancos entendieron que a través de los desarrollos de estas empresas fintech podían utilizar sus balances y licencias bancarias para fondear las operaciones de los clientes que estaban utilizando estas tecnologías novedosas”.

Por otro lado, los bancos permitieron que esta innovación sucediera. Pero, “¿cómo es posible que los bancos hayan abierto este espacio?”, me pregunté al principio de esa semana, teniendo en mente que los bancos más grandes del mundo son los chinos.  Concluí, que en los bancos entendieron que a través de los desarrollos de estas empresas fintech podían utilizar sus balances y licencias bancarias para fondear las operaciones de los clientes que estaban utilizando estas tecnologías novedosas. También accedieron a estas innovaciones transaccionales en coordinación con las Fintechs para integrar a un mayor número de clientes a la banca.  Ah, y no olvidemos que estos bancos tienen una gran influencia del gobierno chino, así que hicieron caso a lo que el gobierno había planteado como estrategia de país.

El miércoles de esa semana fue tal vez el día que más me sorprendió puesto que fuimos desde Shaghai hasta Hangzhou a visitar el campus empresarial de Alibaba Group, que incluye a Alibaba (parecido a Amazon pero más grande), a TaoBao (parecido a eBay, pero más grande) y a Ant Financial (la compañía de FinTech más valiosa del mundo, que ofrece billetera y pagos digitales, crédito digital, administración de inversiones digitales, seguros digitales, scores de crédito, biometría para identidad, y servicios en la nube para instituciones financieras, entre otras cosas).  En este campus había cuadras y más cuadras de edificios, parques, restaurantes, centros comerciales, tiendas de víveres, patinetas eléctricas, bicicletas compartidas, gimnasios y todo tipo de facilidades para los empleados de ese grupo.  Es tan grande, que en un momento dado me perdí de mis acompañantes, pero muy rápidamente una china me rescató puesto que se habían dado cuenta que yo hacía falta, ¡y estar fuera de la agenda no estaba permitido!

La visita a Alibaba me permitió entender mejor la “cultura” que ha soportado en parte la velocidad del desarrollo digital en la China. En el campus de Alibaba hay un museo empresarial que destaca la vida de Jack Ma, su fundador. Todos han escuchado la leyenda que dice que era un profesor de inglés que ganaba 20 dólares al mes en 1999, pero que, a raíz de una disciplina incansable de trabajo y una persistencia inimaginable, Ma logró convertirse en un ícono de movilidad social y logro empresarial chino. Ahora es un referente para una clase media trabajadora que aspira ascender a través de las oportunidades que ofrece la tecnología y el crecimiento de ese país. Hoy la cultura de trabajo china exige a su gente que mantenga el rigor que llaman coloquialmente “996”, que quiere decir que se trabaja desde a las 9 a.m. hasta las 9 p.m. por 6 días a la semana.  Sólo descansan el domingo.

Curiosamente, nosotros terminamos nuestro Fintech Tour en China el viernes de esa semana.  Con algo de angustia por pensar en el 996, me tomé el sábado para descansar e ir al museo de desarrollo urbano de Shanghai.  Me quedó claro que tienen un plan detallado para que, en los próximos 30 años, Shanghai y otras ciudades chinas se mantengan a la vanguardia del modernismo y el desarrollo.  Me temo que no solo es en Fintech en donde los chinos nos mostrarán el camino hacia el futuro.

¿Qué significa este viaje para un CEO de una Fintech Latinoamericana?

La compañía que hoy lidero (Referencia.co) es una fintech especializada en financiación en punto de venta.  Hemos construido una solución digital para que un consumidor pueda diferir el precio inmediatamente, y pagar a plazos las compras que hace en el comercio.  Durante los últimos años hemos logrado tracción y visibilidad en nuestro mercado.  Pensamos que tenemos un gran potencial.

El viaje a China con Endeavor me confirmó (y sobre-dimensionó) las inmensas oportunidades que se presentan hoy para una compañía como la nuestra.  Tanto así que en el avión de regreso me sentí obligado a plantear un proyecto de mayor envergadura al que había soñado originalmente, buscando seguir el ejemplo chino.

Sin embargo, cuando llegué al aeropuerto de mi ciudad y me subí al carro para recorrer las vías que me llevan a mi casa, noté nuestra infraestructura, nuestros edificios, nuestro entorno.  “¿Pero, será posible ejecutar al nivel chino en este lado del mundo, cuando observamos que nuestra idiosincrasia latinoamericana obviamente no es la misma que la de ellos?”, me pregunté.  

Pensé que en nuestros países tenemos menos disciplina, menos escala, y menos programadores entrenados y disponibles para las empresas.  Además, recordé que nuestros gobiernos no han sido tan explícitos en apoyar estas iniciativas, y los bancos están aún entendiendo si son, o no, amigables con las Fintechs de la región.  Unos días después de llegar también vi como muchos de nuestros jóvenes latinoamericanos estaban ocupados marchando en las calles pidiendo reformas (esto no lo hacen en la China, sólo en Hong Kong!)… me dio la impresión que el “996” puede ser muy difícil por acá.

Es nuestra responsabilidad, como emprendedores del sector, atender el llamado que nos ofrece esta gran oportunidad Fintech en nuestro lado del mundo… pero tendremos que entender cómo nos apalancamos en nuestros propios hábitos y en nuestra propia realidad para crear soluciones a nuestra medida.  Tendremos que crear nuestro propio futuro… será que para esto tendremos que trabajar todos los fines de semana?  Ojalá que no.

*Es fundador de Refinancia / Referencia – Grupo REF y es miembro de la red de emprendimiento de alto impacto Endeavor. Instagram: @Kennethmendiwelson.

Economía y Finanzas

Economía colombiana cayó -3,4% anual en noviembre: Dane

Según la entidad, durante los primeros 11 meses de 2020 la actividad económica acumuló una caída de -7,25%, frente al mismo lapso de 2019. La cifra de noviembre es la mejor desde que llegó la pandemia al país.

Publicado

on

Juan Daniel Oviedo, director del Dane. Foto: Dane

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) informó este lunes que la actividad económica colombiana presentó una caída de -3,4% anual en noviembre de 2020, según el Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE). Esta cifra es la mejor de 2020 desde que llegó la pandemia del coronavirus al país.

Noticia en desarrollo…

Seguir Leyendo

Actualidad

Gobierno busca llenar más de 4.700 vacantes en zonas apartadas del país

Hasta el 20 de febrero estarán habilitadas las inscripciones al proceso meritocrático en los municipios que hacen parte del Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdef), afectados por el conflicto armado.

Publicado

on

Foto vía Unsplash

Según informó Función Pública, hasta el 20 de febrero la Comisión Nacional del Servicio Civil (Cnsc) habilitará las inscripciones al proceso meritocrático de más de 4.700 vacantes en 161 municipios Pdet, territorios priorizados por el Gobierno al ser los más afectados por el conflicto armado.

La Cnsc informó que se ofertan un total de 4.723 empleos, de los cuales 1.192 son para el nivel profesional, 1.553 para técnicos, 1.976 para nivel asistencial, 1 para asesor y 1 para directivo.

A su vez, la entidad resaltó que este proceso de selección cuenta con requisitos especiales, entre los cuales deberán cumplir al menos uno de los siguientes: haber nacido en alguno de los 170 municipios Pdet, estar inscrito en el registro único de población desplazada o el de víctimas, hacer parte del Sistema de Información de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, entre otros.

Lea también: La Dian abre 1.500 vacantes, pero hay que pagar para participar

“En virtud a lo establecido en el Decreto 1038 de 2018, los aspirantes a esta convocatoria no pagarán derechos de participación. Sin embargo, deberán realizar todo el proceso de registro en el Sistema de Apoyo para la Igualdad, el Mérito y la Oportunidad (SIMO) para tener acceso a la convocatoria, y así efectuar el proceso de inscripción en el empleo de su preferencia”, detalló la Comisión.

Para el director de Función Pública, Fernando Grillo, “el 2021 será un año para nuevas oportunidades y vinculaciones de los mejores perfiles profesionales en el Estado, para fortalecer la gestión de la administración pública y mejorar la institucionalidad en la Colombia profunda”, razón por la que destacó la importancia de la convocatoria actual.

Aquí puede encontrar mayor información de la convocatoria.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

China, la única potencia mundial que pudo crecer su PIB en 2020

Las autoridades hablan de una “recuperación sostenida” a lo largo de un año que comenzó con un desplome económico en el primer trimestee.

Publicado

on

Foto: Reuters.

En un 2020 marcado por la recesión global provocada por la covid, la economía china fue de las pocas en resistir al crecer un 2,3 % gracias al control de los contagios, la demanda internacional de productos relativos a la pandemia o las políticas de estímulo impulsadas por las autoridades.

A pesar de suponer la evolución del producto interior bruto (PIB) más baja desde 1976, la cifra publicada hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE) es “mejor de lo esperado”, y también lo es para los analistas e instituciones internacionales, que pronosticaban un avance de en torno al 2 %.

De cumplirse las previsiones a nivel mundial, los datos confirmarían a China como una de las pocas economías globales en registrar expansión económica en 2020 y, especialmente, como la única de las potencias en conseguirlo.

Siga la información de economía y negocios en Forbes Colombia

En términos nominales, la riqueza total de China ascendió el año pasado a 101,6 billones de yuanes (15,68 billones de dólares, 12,98 billones de euros), una cifra muy celebrada por la prensa oficial debido a que es la primera ocasión en la que el indicador supera el centenar de billones.

“En los últimos 20 años, nuestro PIB se ha multiplicado por diez, y esperamos que (el PIB de China) suponga el 17 % del total mundial en 2020 por segundo año consecutivo”, explicó el director de la ONE, Ning Jizhe, en una rueda de prensa celebrada en Pekín.

Recuperación ‘sostenida’

Las autoridades hablan de una “recuperación sostenida” a lo largo de un año que comenzó con un desplome económico del 6,8 % interanual entre enero y marzo, los meses más duros de la pandemia en China, que vinieron acompañados de semanas de parálisis económica tras el Año Nuevo lunar.

No obstante, la reactivación de la actividad a partir de abril supuso aumentos del 3,2 % en el segundo trimestre, del 4,9 % en el tercero y, finalmente, del 6,5 % interanual en el cuarto, cifra que no solo supone un regreso a las tasas de crecimiento previas a la pandemia sino el mayor avance trimestral en dos años.

Cabe recordar que, por primera vez desde 2002, China no se marcó un objetivo específico de crecimiento para 2020 debido a la pandemia.

En 2020 las rentas disponibles per cápita se elevaron un 2,1 % ajustado interanual hasta situarse por encima de los 32.000 yuanes (4.960 dólares, 4.110 euros), muy por debajo del avance del 5,8 % de 2019.

“El crecimiento de los ingresos todavía está por alcanzar los niveles anteriores a la pandemia. (…) Como el sector privado supone más del 85 % del empleo urbano, se necesita una recuperación sostenida que impulse las rentas para una recuperación económica completa”, advierte Jingyang Chen, economista de HSBC.

Conseguidos estos hitos, ahora el debate en Pekín parece centrarse en la manera y el momento de ir retirando las políticas de estímulo introducidas a lo largo de 2020 para reducir los riesgos financieros y de apalancamiento.

¿Recuperación desequilibrada?

También se hicieron hoy públicos otros datos como las ventas minoristas, que cayeron un 3,9 % interanual, y la producción industrial, que avanzó un 2,8 % en el global del año.

Algunos analistas apuntan que la recuperación en China ha venido dada por el lado de la oferta más que por el de la demanda, poniendo como ejemplo el hecho de que en diciembre las ventas minoristas crecieron menos de lo esperado (+4,6 %) mientras que la producción industrial batió los pronósticos (+7,3 %).

“Hay un margen tremendo de crecimiento en el consumo doméstico (…), tenemos que mejorar el poder adquisitivo de los residentes y mejorar nuestras políticas de consumo”, reconoció hoy Ning, quien prefirió centrarse en la diversidad de industrias y la “fluidez” de la logística china, que permitieron satisfacer la demanda internacional de productos médicos o electrónicos, muy requeridos en la pandemia.

El consumo crecerá a corto plazo debido a que los hogares gastarán los ahorros extra acumulados durante un 2020 en el que los ciudadanos optaron por la prudencia ante la incertidumbre de la evolución económica, prevé Julian Evans-Pritchard, analista de la consultora Capital Economics.

Por otra parte, la inversión en activos fijos creció un 2,9 %, y la tasa oficial de desempleo urbano se mantuvo en los mismos niveles que en 2019 al situarse en un 5,2 %.

De más a menos en 2021

De cara a 2021, las autoridades saben que la pandemia sigue siendo un peligro, máxime cuando en China se están registrando rebrotes no vistos desde hacía meses, algo que pone en peligro el transcurso normal de las celebraciones del Año Nuevo lunar, tradicional época de consumo al tratarse de la festividad más importante del año en el país asiático.

“Las bases de la recuperación económica en China todavía no son estables”, indicó Ning, quien reconoció las “incertidumbres” que estos últimos rebrotes han supuesto a nivel económico pero aseguró que los riesgos son “controlables” gracias a la “experiencia acumulada” en la lucha contra la pandemia y a las campañas de vacunación recientemente iniciadas en el país.

Para Tommy Wu, analista de Oxford Economics, los temores a los rebrotes y el descenso de los viajes por el Año Nuevo con respecto a las previsiones podrían afectar a la evolución del primer trimestre, aunque descarta un “gran impacto económico” debido a la gestión que China ha hecho de anteriores rebrotes.

Para el global del año, el experto cree que el crecimiento irá gravitando hacia áreas como el consumo y la inversión corporativa, alejándose así de la infraestructura y la inversión inmobiliaria.

Evans-Pritchard prevé que la fuerza del último trimestre de 2020 se traslade a la primera mitad de 2021 gracias al efecto que todavía tienen los estímulos sobre la industria o la construcción, así como al efecto de las reducidas bases comparativas de los dos primeros cuartos del año pasado.

Sin embargo, el analista cree que, a medida que se extiendan las vacunaciones a nivel mundial, la demanda de productos chinos caerá, y que Pekín retirará parcialmente sus políticas de ayuda a lo largo del año, por lo que espera tasas de crecimiento menos espectaculares en la segunda mitad de 2021.

EFE

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Trabajadores en Colombia retiraron $6,2 billones en cesantías durante 2020

La cifra, equivalente a los afiliados en fondos privados, aumentó en 4,2% si se tiene en cuenta que en 2019 se retiraron $5,95 billones, según Asofondos. Entre caída de ingresos y terminación de contrato, los recursos utilizados fueron más de $2,5 billones.

Publicado

on

Foto: Diana Rey/Forbes Colombia

Según información de Asofondos -gremio que reúne a los fondos privados de pensiones y cesantías-, durante el año pasado los trabajadores afiliados a las AFP utilizaron de su ahorro en cesantías $6,2 billones cuyo uso en más de una tercera parte (más de $2,5 billones) se explicó por terminación de contrato y caída de ingresos.

Asofondos explicó que más de 1,5 millones de personas usaron las cesantías por los dos fines mencionados previamente, así mismo, aseguró que el único rubro que creció con respecto a 2019 fue el de terminación de contrario. Este pasó de $2,05 billones en 2019 a $2,2 billones en 2020.

Lea también: Casi la mitad del retiro de cesantías en la pandemia ha sido por la crisis laboral

Por otro lado, el reporte de Asofondos dice que los retiros asociados a vivienda y educación alcanzaron los $3 billones y $489.000 millones, respectivamente. “Al observar lo ocurrido en 2020 frente a 2019, vemos una caída del 5,6% en todos los usos relacionados con vivienda; en tanto que en educación el monto se contrajo en 18%”, aseveró Santiago Montenegro, presidente de la Asociación al resaltar que otros usos permitidos y menos relevantes sumaron el restante ($139.000 millones).

La agremiación también dijo que en el país más de 10 millones de trabajadores, en su mayoría con ingresos entre 1 y 2 salarios mínimos, cuentan con un ahorro en cesantías que alcanza los $20 billones. “Estos recursos están disponibles para que, especialmente, el trabajador se proteja, por ello insistimos en que ese ahorro debe preservarse y fortalecerse”, enfatizó Montenegro.

Por último, el líder gremial destacó que “lo que nos muestra el balance es que las cesantías efectivamente han cumplido con su función primordial: proteger al trabajador frente a contingencias laborales. En el año que acaba de pasar vimos, por ejemplo, que entre terminación de contrato y caída de ingresos, los trabajadores usaron más de $2,5 billones, de los cuales más de $355.800 millones permitieron compensar la caída de ingresos de miles de personas afectadas”.

Hay que recordar que el 15 de febrero los trabajadores dependientes recibirán por parte de sus empleadores esta prestación salarial (cesantías) que equivale a un salario dentro del último año laborado (o su equivalente si el periodo trabajado es inferior).

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Inversión extranjera directa en Colombia cayó US$3.677 millones en 2020

El año pasado el país recibió US$6.788 millones por dicho concepto, lo que significó un descenso de 35,1% frente a los US$10.465 millones de 2019, según cifras preliminares del Banco de la República.

Publicado

on

Foto vía Unsplash

El Banco de la República publicó su más reciente informe de ‘Estadísticas monetarias y cambiarias’, en el que reveló que al 31 de diciembre de 2020 la inversión extranjera directa que entró a Colombia se redujo en 3.677 millones de dólares, según cifras preliminares.

Mientras que al 31 de diciembre de 2019 la inversión que entró al país totalizó US$10.465 millones, al mismo periodo de 2020 Colombia tan solo logró US$6.788 millones por dicho concepto, cifra que se traduce en una caída de 35,1% anual.

Lea también: A noviembre la inversión extranjera directa se redujo en US$3.463 millones

En el acumulado del último mes de 2020, las cifras preliminares del Emisor detallaron que la inversión que llegó a Colombia fue US$634,4 millones, dato inferior en 25,3% frente a los US$849,7 millones recibidos en diciembre de 2019.

En términos generales, tanto el sector de industrias extractivas como el que no pertenece a este presentaron caídas en la inversión atraída al país durante el año pasado, uno de los más difíciles para la economía colombiana en su historia reciente por la crisis derivada del coronavirus.

Siga toda la información de la economía y las finanzas en Forbes Colombia

Así las cosas, el renglón de petróleo, hidrocarburos y minería dejó de recibir US$2.935,1 millones por dicho concepto si se compara con la cifra obtenida entre 2019 (US$6.858,4 millones) y 2020 (US$3.923,3 millones), un descenso de 42,8%.

Respecto al sector no minero-energético la inversión extranjera directa pasó de ser US$3.606,6 millones en diciembre de 2019 a US$2.864,7 millones en el último mes de 2020. La diferencia es de US$741,9 millones, lo que representó una caída de 20,6%.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado