Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Después del cacerolazo nacional, ¿qué caminos tiene Colombia?

El gobierno Duque está pasando sus peores horas. Los paros nacionales, que viven una nueva jornada este miércoles, lo han acorralado. Expertos llaman a llegar a acuerdos con los sectores.

Publicado

on

“Nosotros convocamos a una manifestación de 24 horas y todo se desbordó”. Jorge Roberto Gómez, líder sindical de trabajadores, resume así lo que pasó el 21 de noviembre pasado, cuando al menos un millón de personas salieron a las calles del país a protestar en el paro nacional.

“El problema no es si hay o no un proyecto de reforma laboral o pensional. El tema de fondo es de carácter político y económico: hay una deuda social acumulada”, agregó Gómez en un foro sobre pensiones de Fedesarrollo en Bogotá.

El 21N fue un día histórico. Más allá de la gran participación pacífica, los vándalos llevaron a que se declarara un toque de queda general que no se había visto en Bogotá desde finales de los años 70, amenizado con un cacerolazo nacional nunca escuchado; varios centenares de heridos, tanto civiles como de la Fuerza Pública, y el luto por la muerte del joven Dilan Cruz, de 18 años, en pleno centro de Bogotá, tras recibir el impacto con un objeto lanzado por un policía antidisturbios.

Lea también: Artistas rechazan el Simón Bolívar, cantarán sobre la séptima en Bogotá

Después se han vivido días tensos en el país, lo que obligó al presidente Iván Duque a llamar en una alocución presidencial a “conversar para fortalecer el diálogo social”. Al parecer ese es el único camino que le quedaba al mandatario.

“La salida del Gobierno es negociar y cumplir con lo que se va a acordar. Se llamó a una mesa multisectorial, con presión en la calle, algo que no se había visto”, explica Catalina Jiménez, docente e investigadora de la Facultad de Gobierno de la Universidad Externado.

A pesar de que el Gobierno Duque ha desmentido de todas las formas que esté planeando unas reformas pensional y laboral y que, incluso, apoya una ley para que los jóvenes devenguen menos de un salario mínimo mensual con el fin de promover el empleo, y hasta creó un espacio televisivo para contar los logros de su Gobierno, Conéctate con Duque, no logró apaciguar los ánimos y hoy se encuentra sentado con los diversos sectores, entre ellos los promotores del paro, para buscar acuerdos con el fin de salir de la crisis.

La ola de manifestaciones ya deja a cientos de heridos tanto civiles como miembros de la Fuerza Pública. Foto: AFP

Coctel explosivo:

En medio de toda la tensión que existe, en lo que hay coincidencia es que no hay una sola razón para la protesta, sino un coctel de justificaciones que llevaron a una explosión de indignación, comparable, pero con hondas diferencias, a lo sucedido primero en Ecuador y después en Chile este año.

“Tiene que ver con varios elementos estructurales: el nivel de polarización que mantienen los políticos y sus partidos; hay una sensación de crisis, de zozobra económica, de inseguridad, de no poder tener la calidad de vida acorde al esfuerzo que se hace, y la no implementación de los acuerdos de paz”, dice Jiménez.

De igual manera, sin duda al gobierno de Iván Duque, elegido con el 54 % de la votación en julio del año pasado, no le ha sido fácil tramitar sus proyectos de ley, debido a que su partido, el Centro Democrático, no tiene mayorías en el Congreso. Además, le han golpeado hechos como el bombardeo a un campamento de disidencias de las Farc en febrero de este año en el que murieron al menos ocho menores de edad.

A esto se suma el protagonismo que han tenido los estudiantes universitarios, quienes han organizado solo este año al menos 15 grandes marchas en el país. Reclaman, desde más recursos para la educación superior hasta mayor acceso a puestos de trabajo (el 18 % de los jóvenes están desempleados y entre ellos, el 23 % son mujeres).

Los retos de Duque

Al unísono, el grueso de los gremios ha estado en el bando del rechazo a la violencia en las protestas, del apoyo a Duque y han llamado a que se llegue a un diálogo pronto con las partes para llegar a acuerdos. “El año pasado llegamos a un acuerdo con el aumento del salario mínimo para los colombianos, el más alto de los últimos 15 años. Este año damos la bienvenida al diálogo y a las conversaciones para construir un país”, dijo Jorge Bedoya, presidente del Consejo Gremial.

Por la misma línea, Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, le manifestó a Forbes Colombia que “hay una insatisfacción social clara y hay que atenderla, además de canalizar las propuestas para que lleguen al Congreso”, y Bruce Mac Master, presidente del gremio de los industriales, manifestó en un comunicado que acompaña el diálogo, debido a que “hay mucho trabajo para superar las grandes necesidades del país”.

Lea también: Hacienda quiere que trabajadores con ingresos de $5 millones paguen renta

Precisamente, las necesidades de un país como Colombia son muchas.

Colombia se mueve entre los primeros puestos de los países más desiguales del mundo, según el Banco Mundial. En el 2018, el porcentaje de personas en situación de pobreza multidimensional fue del 19,6 %, según el Dane.

Un estudio de la Organización para la Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE) en 20 países, conocido en el 2018, determinó que una familia de bajos recursos en Colombia debe esperar 11 generaciones para salir de la pobreza, cuando en el primer mundo, como Dinamarca, solo se tardaría dos.

“Desde el año 2015, Colombia viene teniendo un deterioro estructural y para mí tiene una razón: la altísima desaceleración de la economía colombiana en los últimos años. Esto tiene un impacto en la generación de empleo”

José Manuel Restrepo, ministro de industria y comercio.

Otra de las paradojas que vive el país es que en el tercer trimestre del 2019, Colombia tuvo un crecimiento del PIB del 3,3 %, por encima de sus países vecinos, pero el empleo no avanza a la misma velocidad y se ubica en dos dígitos, por encima del 10 % de desocupados.
Entonces, cómo explicarle al ciudadano que la economía crece, pero no la creación de empleos. ¿No debería ir esto de la mano?

José Manuel Restrepo, ministro de Industria y Comercio, le dijo en entrevista a Forbes Colombia, horas antes del paro nacional del 21 de noviembre, que el crecimiento que ha tenido el país “es muy destacable” y muy por encima de lo que se preveía el Fondo Monetario Internacional (FMI) para América Latina.

No obstante, el ministro Restrepo señaló que uno de los factores por los que no repunta es que hay una herencia de bajos crecimientos de la economía desde el 2015.

“Desde el año 2015, Colombia viene teniendo un deterioro estructural y para mí tiene una razón: la altísima desaceleración de la economía colombiana en los últimos años. Esto tiene un impacto en la generación de empleo. Y ese impacto muchas veces no es inmediato. Entonces, estamos recogiendo esos años en los que Colombia creció 1,4 % en el 2016”, explicó Restrepo.

Para él, hay otros puntos sobre la mesa, como “el impacto en el choque migratorio porque presiona la creación de más empleo y, eventualmente, puede haber la algo de la reconversión tecnológica”.
En criterio de Restrepo el único camino es seguir creciendo, teniendo en cuenta que algunos gremios han dicho que el país debe estar por encima del 4 % para generar empleo. Además, de fortalecer las zonas económicas especiales sociales e iniciativas como el centro para la cuarta revolución industrial, y reactivar el sector de la construcción, un empleador por excelencia.

El presidente Duque convocó a una ‘conversación nacional’ que irá hasta el 15 de marzo del 2020 e incluirá visitas a las regiones del país. Foto: Presidencia

El diálogo social

Al día siguiente del paro nacional, el presidente Duque llamó a “conversar” sobre el diálogo social. El martes 26 de noviembre, de hecho, se reunió con los promotores del paro, quienes le manifestaron los 13 puntos en los que se deben cimentar los acuerdos de estas mesas, que pueden estar andando hasta el primer trimestre del 2020.

Entre ellos están que haya el compromiso de que no habrá reformas pensional y tributaria, más recursos para la educación y que se derogue el decreto que da vida a un holding financiero en el que se quiere agrupar las empresas del sector estatal.

Pero al salir de la reunión, las dos partes tomaron diversas decisiones: por un lado, los que promueven las marchas anunciaron al día siguiente un nuevo paro nacional, mientras que el presidente Duque señaló que incluirá en la nueva reforma tributaria que se presentará al Congreso tres temas: tres días sin IVA, la reducción de aportes de pensionados con un salario mínimo al sistema de salud y la devolución del IVA  a familias vulnerables.

Ya las tres medidas han generado inquietudes en el mercado. La misma Dian ya habla de que se dejará de recaudar 2,8 billones de pesos, y el eliminar por tres días el IVA se generaría cambios drásticos en el consumo de los hogares. Sobre la devolución del impuesto a familias necesitadas, mejoraría la capacidad de gasto, pero su costo fiscal está calculado entre 1,7 billones y 2,2 billones de pesos.

Mientras el gobierno Duque busca negociar y llegar a acuerdos, lo que queda claro es que las protestas se han desarrollado sin estigmatización, como sucedía antes de la firma del acuerdo de paz, dice Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (Cerac).

El experto señala que sobre las salidas que tiene el Ejecutivo, además de que llegó la hora de sentarse a concertar también está la de cambiar un estilo de liderazgo. “Que abandone el radicalismo de su partido, incluso que esto se refleje en un cambio del gabinete ministerial. También, debe dejar a un lado una agenda de reformas, tema que, obvio, traerá sus costos”, señaló Restrepo.

Actualidad

Hunter Biden, hijo de Joe Biden, cuenta su trágica historia en “Cosas Bonitas”

El segundo hijo de Joe Biden escribió un libro con su trágica historia: la pérdida de su madre y su hermana en la infancia, la enfermedad y la muerte de su hermano Beau, sus años de adicciones al alcohol y el crack, los ataques del antecesor de su padre, Donald Trump. Vea aquí parte del prólogo.

Publicado

on

Cuando, en noviembre de 2019, empecé a escribir este libro desde la calma relativa de mi despacho, me hallaba en medio de una tormenta política cuyas consecuencias alterarían el rumbo de la historia.

El presidente de Estados Unidos me calumniaba casi a diario desde el jardín sur de la Casa Blanca. Invocaba mi nombre en los mítines para arengar a sus bases. «¿Dónde está Hunter?» sustituyó a «¡Enciérrala!» como su lema publicitario predilecto. Si querías, incluso podías comprar una camiseta de ¿dónde está hunter?directamente en su página de campaña: veinticinco dólares, tallas de la S a la 3XL.

Poco después de que esa llamada a las armas se convirtiera en parte de su repertorio habitual, aparecieron simpatizantes con gorras rojas de MAGA* a la entrada de la casa que tenía alquilada en Los Ángeles con mi mujer, Melissa, en aquel momento embarazada de cinco meses. Gritaban con megáfonos y blandían carteles en los que yo aparecía como el protagonista de los libros ¿Dónde está Wally? Las gorras de color rojo sangre y los fotógrafos nos seguían en coche. Para ahuyentarlos, nosotros y algunos vecinos llamamos a la policía. Sin embargo, las amenazas —entre ellas un mensaje anónimo enviado a mi hija cuando estaba en la escuela para advertirle que sabían dónde vivía— nos obligaron a buscar un lugar más seguro. Melissa estaba aterrada, por ella, por nosotros y por nuestro bebé.

Me convertí en la encarnación del temor de Donald Trump a no ser reelegido. Este difundió teorías conspiratorias ya desmentidas sobre mi trabajo en Ucrania y China, a pesar de que sus hijos se habían embolsado varios millones en China y Rusia y de que su director de campaña estaba en la cárcel por blanquear millones de dólares desde Ucrania. Hizo todo esto mientras su política exterior en la sombra, encabezada por su abogado personal,

Rudy Giuliani, se desarrollaba a la vista de todos. Era una táctica bastante predecible, salida directamente del manual de estrategia de Roy Cohn, su mentor en las malas artes y gran mago del macartismo. Yo esperaba que el presidente ahondara mucho antes en lo personal para sacar provecho de los demonios y adicciones con los que he batallado durante años. Al principio, cuando menos, dejó esa táctica en manos de sus secuaces. Una mañana, mientras trabajaba en el libro, vi en la televisión a Matt Gaetz, un congresista de Florida y esbirro de Trump, leyendo un extracto de una revista que detallaba mi adicción y citando el informe del Comité de la Cámara de Representantes sobre el Poder Judicial relativo a la normativa sobre procesos de destitución.

—No quiero menospreciar los problemas de nadie con el consumo de drogas… —dijo Gaetz, sonriendo ante las cámaras mientras menospreciaba mis problemas con el consumo de drogas—. Repito, no estoy… juzgando las dificultades por las que pasa nadie en su vida personal —insistió mientras juzgaba mi vida personal.

Estamos hablando de una persona que fue arrestada por conducir el BMW de su papá bajo los efectos del alcohol y que más tarde logró que se retiraran los cargos misteriosamente. Lo que haga falta para mantener viva la narrativa de la telerrealidad.

Tampoco es que nada de eso importe en un clima político orwelliano en el que todo está patas arriba. Trump pensaba que si podía destruirme a mí, y por extensión a mi padre, lograría acabar con cualquier candidato decente de ambos partidos a la vez que desviaba la atención de su conducta corrupta.

¿Dónde está Hunter? Aquí estoy. Me he enfrentado a cosas peores y he sobrevivido. He conocido los extremos del éxito y la ruina.

Teniendo en cuenta que mi madre y mi hermana pequeña murieron en un accidente de tráfico cuando yo tenía dos años, que mi padre sufrió un aneurisma cerebral y una embolia que pusieron su vida en peligro cuando no había cumplido aún los cincuenta y que mi hermano falleció demasiado joven de un horrible cáncer cerebral, provengo de una familia forjada por la tragedia y unida por un amor extraordinario e inquebrantable.

No me voy a ningún sitio. No soy un souvenir ni una atracción secundaria de un momento de la historia, que es como intentan pintarme los caricaturescos ataques. No soy Billy Carter ni Roger Clinton, que Dios los bendiga. No soy Eric Trump ni Donald Trump Jr. Yo he trabajado para personas que no eran mi padre, he ascendido y caído solo. Este libro lo dejará bien claro.

Para que quede constancia: Soy un padre de cincuenta y un años que ayudó a criar a tres hermosas niñas, dos de las cuales están en la universidad y una se licenció el año pasado en Derecho, y ahora tengo un niño de un año. Estoy graduado por la facultad de Derecho de Yale y por Georgetown, donde también he trabajado como docente en el máster de la Escuela de Relaciones Internacionales.

He sido directivo de una de las instituciones financieras más importantes del país (desde entonces adquirida por Bank of America), he fundado multinacionales y he sido asesor de Boies Schiller Flexner, que representa a muchas de las organizaciones más grandes y sofisticadas del mundo.

He formado parte del consejo de administración de Amtrak (nombrado por el presidente republicano George W. Bush) y he presidido la junta directiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Estados Unidos, una organización sin ánimo de lucro que participa en la misión más importante del planeta en la lucha contra el hambre. En mi condición de voluntario del PMA, he viajado a campos de refugiados y zonas devastadas por desastres naturales en diferentes lugares del mundo: Siria, Kenia y Filipinas. He estado con familias traumatizadas en casas hechas con contenedores de aluminio y después he infor-
mado a miembros del Congreso, o directamente a jefes de Estado, sobre la mejor manera de ofrecer una ayuda rápida para salvar vidas.

Antes de eso representé a universidades jesuitas. Contribuí a obtener financiación para clínicas dentales móviles en Detroit, una ciudad carente de servicios sanitarios, para programas de formación extraescolar en barrios de Filadelfia con pocos recursos y para un centro de salud mental destinado a veteranos necesitados y discapacitados de Cincinnati.

Adonde quiero llegar es a que he desempeñado trabajos serios para personas serias. No cabe duda de que mi apellido me ha abierto puertas, pero mis cualificaciones y logros hablan por sí solos. Era imposible que esos logros no se solaparan en ocasiones con las esferas de influencia de mi padre durante sus dos legislaturas como vicepresidente. Sin embargo, lo que sí juzgué erróneamente fue la idea de que Trump llegaría a presidente y, una vez en el cargo, actuaría con impunidad y sed de venganza paraconseguir réditos políticos.

Eso es responsabilidad mía. Eso es responsabilidad de todos nosotros.Y aún hay más: También soy alcohólico y drogadicto. He comprado crack en las calles de Washington D.C. y lo he cocina do yo mismo en el bungalow de un hotel de Los Ángeles. He estado tan desesperado por beber que no podía recorrer la manzana que había entre la licorería y mi apartamento sin abrir la botella para echar un trago. En solo cinco años se rompió mi matrimonio, que había durado dos décadas, me apuntaron a la cara con armas de fuego y, en un momento dado, desaparecí del mapa para vivir en moteles Super 8 de cincuenta y nueve dólares la noche junto a la I-95, con lo que asusté a mi familia incluso más que a
mí mismo.

Esta gran caída llegó poco después de que abrazara a mi hermano, Beau, el mejor amigo que he tenido nunca y la persona a la que más quería en el mundo, cuando dio su último aliento. Beau y yo hablamos prácticamente to- dos los días de nuestra vida. Aunque de adultos discutíamos casi tanto como teíamos, nunca acabábamos una conversación sin que uno de los dos dijera «te quiero» y el otro respondiera «yo a ti también».

Nunca me he sentido más solo que tras la muerte de Beau. Perdí la esperanza. Desde entonces he salido de ese agujero oscuro y desolador. Tal desenlace era impensable a principios de 2019. Mi recuperación no habría sido posible sin el amor incondicional de mi padre y el perpetuo cariño de mi hermano,que ha persistido después de su muerte.

El amor que nos profesamos mi padre, Beau y yo, el amor más profundo que he conocido nunca, es la esencia de estas memorias. Es un amor que me permitió salir adelante estos cinco años rodeado de demonios personales y de las grandes presiones del mundo exterior, sin olvidar la furia desatada de un presidente.

Este fragmento que publica Forbes cuenta con la autorización de cortesía de Penguin Random House en Colombia.

Seguir Leyendo

Actualidad

Andina saca a la venta una cerveza rosada para celebrar a Egan Bernal

Se trata de una edición limitada bautizada como ‘Egandina’ que se venderá desde este fin de semana en miles de puntos de venta de Colombia.

Publicado

on

Catalina Zuñiga, gerente de marca de Central Cervecera de Colombia y Egan Bernal, ciclista colombiano. Foto: Central Cervecera de Colombia.

Han pasado tres semanas desde que el ciclista colombiano Egan Bernal se hizo campeón del Giro de Italia, tan solo dos años después de haber ganado el Tour de Francia y los homenajes no cesan. Así como Grupo Éxito y otros patrocinadores, Andina, la marca de cerveza insignia de Central Cervecera de Colombia, está lanzando una edición limitada de color rosado para celebrar la carrera del ciclista.

Mientras que Bernal se prepara para competir en la Vuelta España, Cerveza Andina, que lo tiene contratado como embajador de marca, pone a la venta por tan solo unos días esta edición especial y conmemorativa, la cual ha bautizado como ‘Egandina’.

Foto: Central Cervecera de Colombia.

“La Egandina nació como un homenaje digital para celebrar el triunfo del pasado 30 de mayo, pero fue tanta la aceptación que desde hoy estará disponible en miles de puntos de venta a nivel nacional para que nuestros consumidores, y los fanáticos de Egan, puedan adquirirla y brindar en su nombre”, indicó Andrés Victoria, vicepresidente de mercadeo de Central Cervecera de Colombia.

Lea también: Egan Bernal regaló una bicicleta al Papa Francisco

Fiel a su esencia, los colores de la lata se integran, conversan y emocionan en el diseño de esta edición memorable que resalta la inspiración y entereza de Egan Bernal. El amarillo en la lata simboliza la victoria en Francia, el rosa hace lo propio en Italia y el rojo evoca el sueño a perseguir en España.

“Este es un homenaje a la grandeza de Egan y a un futuro que promete darnos muchas más alegrías. La edición rosa es una muestra de que vivimos y compartimos la pasión de todo un país por el ciclismo colombiano”, dijo Catalina Zúñiga, gerente de marca de Cerveza Andina.

Cabe señalar que Cerveza Andina es patrocinador oficial del Ciclismo en Colombia, apoyando y patrocinando a la Federación Colombiana de ciclismo. La marca ha hecho presencia en importantes competiciones como Tour Colombia UCI 2.1, la Vuelta Colombia Femenina de ciclismo élite, la Vuelta a la Juventud de ciclismo y la Vuelta Colombia Masculina de ciclismo élite.

Seguir Leyendo

Actualidad

Variante Delta de Covid-19 está dominando en el mundo: OMS

Los casos de Covid-19 relacionados a la variante Delta, identificada por primera vez en la India, están aumentando de tal forma que dominará a nivel mundial, señaló una experta de la OMS.

Publicado

on

La pandemia en la India Foto: EFE.

La variante Delta de Covid-19, identificada por primera vez en la India, se está convirtiendo en la dominante de la enfermedad en el mundo, dijo el viernes la científica jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Soumya Swaminathan también expresó su decepción por el hecho de que la vacuna 5CV.DE, la candidata de la empresa CureVac, no haya cumplido con la norma de eficacia de la OMS, en particular porque las variantes altamente transmisibles aumentan la necesidad de nuevas dosis útiles.

Gran Bretaña ha informado de un fuerte aumento de las infecciones por la variante Delta, mientras que el principal funcionario de salud pública de Alemania predijo que se convertiría rápidamente en la variante dominante en ese país a pesar del aumento de las tasas de vacunación.

El Kremlin achacó el aumento de los casos de Covid-19 a la reticencia a vacunarse y al “nihilismo”, después de que nuevas infecciones récord en Moscú, en su mayoría con la nueva variante Delta, avivaron el temor a una tercera ola de la enfermedad.

“La variante Delta va camino de convertirse en la variante dominante en el mundo debido a su mayor transmisibilidad”, comentó Swaminathan en una conferencia de prensa.

Las variantes del coronavirus fueron citadas por CureVac cuando la empresa alemana informó esta semana de que su vacuna sólo tenía una eficacia del 47% en la prevención de la enfermedad, por debajo del 50% establecido por la OMS.

La empresa dijo que había documentado al menos 13 variantes que circulaban en su población de estudio.

Dado que las vacunas de ARNm similares de Pfizer y BioNTech y Moderna registraron tasas de eficacia superiores al 90%, Swaminathan dijo que el mundo había esperado más de la aspirante de CureVac.

“No podemos dar por sentado que todas las vacunas de ARNm sean iguales, porque cada una tiene una tecnología ligeramente diferente”, dijo Swaminathan, quien añadió que el sorprendente fracaso subrayó el valor de las pruebas clínicas sólidas para probar nuevos productos.

Funcionarios de la OMS señalaron que África sigue siendo un área de preocupación, a pesar de que sólo representa alrededor del 5% de las nuevas infecciones mundiales y el 2% de las muertes.

Los nuevos casos en Namibia, Sierra Leona, Liberia y Ruanda se han duplicado en la última semana, dijo el jefe del programa de emergencias de la OMS, Mike Ryan, mientras que el acceso a las vacunas sigue siendo minúsculo.

“Es una trayectoria que es muy, muy preocupante”, dijo Ryan. “La brutal realidad es que en una era de múltiples variantes, con una mayor transmisibilidad, hemos dejado a vastas franjas de la población, la vulnerable población de África, desprotegida por las vacunas”.

Reuters

Seguir Leyendo

Actualidad

FMI urge a mayores países contaminadores a pactar precio mínimo al carbono

El FMI plantea tres precios mínimos para el final de la década de 75 dólares, 50 dólares y 25 dólares por tonelada para los países avanzados, los de ingresos medios y los de bajos ingresos, respectivamente.

Publicado

on

Foto: Unplash.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó este viernes a las economías con mayores emisiones de efecto invernadero (Estados Unidos, la Unión Europea, China e India) a establecer un precio mínimo internacional al carbono, al considerarlo como una “opción viable” para evitar que la “crisis climática se convierta en una catástrofe”.

La propuesta del Fondo, aún en discusión interna, plantea tres precios mínimos para el final de la década de 75 dólares, 50 dólares y 25 dólares por tonelada para los países avanzados, los de ingresos medios y los de bajos ingresos, respectivamente.

Actualmente, el precio de la tonelada de carbono es apenas de 3 de dólares.

En su intervención para presentar el reporte, la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, señaló que este precio básico internacional sería “una opción viable” y permitiría una reducción de las emisiones del 23% para 2030.

Siga toda la información de economía y negocios en Forbes Colombia

“Para salvar el planeta debemos trabajar juntos y evitar que una crisis climática se convierta en una catástrofe”, agregó.

La iniciativa, según el FMI, debería comenzar con los países del G20, el grupo de las principales economías avanzadas y en desarrollo, para ir extendiéndose gradualmente al resto.

En este sentido, el reporte presentado este viernes subraya que los precios mínimos del carbono son “la herramienta política más importante para un recorte drástico” de las emisiones.

La institución financiera internacional ha reforzado en los últimos años sus mensajes sobre calentamiento global, e incorporado a sus estudios económicos sus efectos. 

EFE

Seguir Leyendo

Actualidad

En fotos | Entregan nuevas casas en San Andrés y Providencia tras millonaria inversión

La Organización Ardila Lülle, junto a Postobón, anunció una inversión de US$1.1 millones ($4.500 millones) para el desarrollo de 50 casas. Ya entregaron 17 y en 120 días estarán las demás.

Publicado

on

La Organización Ardilla Lülle, uno de los conglomerados empresariales más importantes del país, junto a Postobón, entregaron las primeras casas en San Andrés y Providencia tras el impacto del Huracán Iota en noviembre del año pasado. La empresa donó las primeras 17 viviendas, de un total de 50 que espera proporcionar antes de finalizar el año.

De acuerdo con Postobón, son dos en Providencia y 15 en San Andrés. Actualmente, se construyen nueve adicionales, dos de ellas en Providencia y las restantes en San Andrés. Se espera que en los próximos días se de inicio a la construcción de otras 11 viviendas, con el objetivo de completar 37 viviendas.

Lea también: San Andrés fue el destino más visitado del país durante Semana Santa

En la entrega de las viviendas, Miguel Fernando Escobar, presidente de Postobón, explicó que buscan demostrar el papel que tiene la empresa privada en el desarrollo de la región. “Hoy, con la entrega de las primeras viviendas de la donación de 50 casas a familias de San Andrés y Providencia estamos demostrando y ratificando que nuestro compromiso es con el país. Con este paso le devolvemos la esperanza a estas familias que lo perdieron todo con el huracán”.

Escobar reconoció que hubo un esfuerzo logístico para la construcción de las viviendas, pero destacó que en menos de 120 días podrían estar listas las unidades faltantes. De hecho, advirtió que en medio de la pandemia la empresa ha destinado más de $25.000 millones (US$6.65 millones) para ayudar a las comunidades en medio de la expansión del virus.

Al evento asistió el presidente Iván Duque, quien agregó que se continúa la reconstrucción del archipiélago de la mano de la empresa privada. “En junio vamos a entregar el 100% de las viviendas reparadas en Providencia,

Forbes conoció en detalle las viviendas entregadas en San Andrés, que son ecosostenibles y cuentan con 50 metros cuadrados, tres habitaciones, sala comedor, cocina, baño y una pequeña terraza de entrada, además de las instalaciones sanitarias y eléctricas necesarias para conectarse a los servicios públicos. Según compartió la empresa, para las 50 viviendas se invertirán en total $4.500 millones (US$1.1 millones)

Siga toda la información de negocios en Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado