Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Las acciones de tres empresas populares que han traído grandes sorpresas en 2019

Publicado

on

Tras el desplome de los mercados de valores de Estados Unidos la víspera de Navidad de 2018, 2019 ha sido un año que ha demostrado que muchos pronosticadores estaban equivocados. La economía se mantuvo fuerte, los mercados subieron y las acciones continuaron su década de expansión.

Esto sucedió a pesar de las múltiples advertencias de los analistas de la inminente recesión después de que la curva de rendimiento se invirtiera durante el verano, ofreciendo una de las mayores señales de que el crecimiento estaba a punto de volverse negativo.

A continuación, hemos elaborado una lista de tres empresas populares cuyas acciones han mostrado resiliencia a pesar de la variedad de obstáculos a los que se enfrentaron sus negocios en 2019. Sus resultados de este año también muestran la voluntad de los inversores de asumir riesgos en un entorno en que el rendimiento de otras clases de activos se mantiene bajo y el banco central está listo para recortar los tipos de interés si la economía se tambalea.

1. Tesla (NASDAQ:TSLA)

Las acciones de Tesla (NASDAQ:TSLA) finalmente rompieron su hechizo bajista en octubre después de muchos pasos en falso por parte de su fundador y director ejecutivo, Elon Musk. Las acciones del fabricante de automóviles eléctricos registraron máximos históricos el viernes, cerrando en 405,59 dólares. Han subido más del 55% desde que la compañía anunciara un inesperado beneficio el 23 de octubre.

El flujo de noticias a final de año ha respaldado este repunte, a pesar de que durante 2019 los inversores presenciaron el intento de Musk de privatizar la compañía, su lucha con los reguladores y muchas promesas incumplidas. Musk, un hombre que a menudo ha sido alabado como uno de los directores tecnológicos más innovadores del país, se había convertido en un lastre casi autodestructivo para Tesla.

El actual repunte de sus acciones comenzó cuando la compañía obtuvo beneficios positivos en el tercer trimestre, cuando registró un beneficio por acción de 1,86 dólares, superando la previsión más optimista por un amplio margen y superando las previsiones que hablaban de unas pérdidas de 0,24 dólares.

El fabricante de automóviles impulsó aún más la confianza cuando dijo que tiene trabajo adelantado en la nueva fábrica en China y que su hibrido Model Y se lanzará mucho antes de lo anunciado anteriormente. Tesla probablemente cerrará el año muy por encima del objetivo de precio a 12 meses estimado en 293 dólares por acción y con la mayoría de los analistas asignándole todavía una calificación negativa a las acciones.

2. General Electric (NYSE:GE)

El gigante industrial General Electric (NYSE:GE) mantiene a los analistas divididos mientras la compañía busca un cambio tras un desastroso 2018 en el que cayó el precio de sus acciones y la demanda de sus productos se desplomó.

Tras mantenerse por debajo de 10 dólares la mayor parte del año, las acciones comenzaron un inesperado repunte a principios de octubre. En 11,03 dólares al cierre del viernes, sus acciones han subido más de un 50% en 2019, lo que indica que el plan de reestructuración de la nueva administración está funcionando.

El gran impulso de este año se produjo cuando GE publicó sus resultados del tercer trimestre en noviembre, lo que indica que su situación de flujo de efectivo está mejorando y algunas de sus unidades industriales han comenzado a mostrar signos vitales.

Este rendimiento es algo que el nuevo director ejecutivo de la compañía, Larry Culp, lleva prometiendo desde que asumiera el control hace más de un año. Lo que hizo que los inversores se entusiasmaran esta vez es la mejora de las previsiones de la compañía en cuanto a su flujo de caja de 2019 —el segundo trimestre consecutivo que GE pudo hacer eso, ayudado por cierto renacimiento dentro de algunos de sus negocios industriales.

A pesar de estas señales positivas, los analistas siguen divididos con respecto a GE y su futuro sigue siendo incierto. J.P. Morgan, el mayor bajista de GE que predijo con precisión su colapso bursátil hace tres años, actualmente ha fijado su objetivo de precio de sus acciones en 5 dólares. Sus analistas dijeron en una nota reciente que no creen que la “administración de GE haya establecido un fondo” para el desempeño de sus negocios, y añadió que “GE no está cumpliendo las expectativas sobre el EBIT de su negocio principal establecidas en marzo”.

3. Apple (NASDAQ:AAPL)

¿Quién habría pensado que 2019 sería uno de los mejores años para los inversores de Apple (NASDAQ:AAPL)? En el grupo de acciones tecnológicas de alto crecimiento que incluye Facebook (NASDAQ:FB), Amazon (NASDAQ:AMZN) y Netflix (NASDAQ:NFLX), Apple ha sido la que más ha subido, en torno a un 80% en lo que va de año. Las acciones cerraron en 279,44 dólares el viernes.

Para el fabricante de iPhone con sede en California, 2019 ha sido un año extremadamente inquietante, ya que se ha enfrentado a una continua disminución de la demanda de su producto estrella, mientras que el entorno macroeconómico se volvía hostil después de que Estados Unidos y China se vieran envueltos en una larga guerra comercial.

El 20% de las ventas de la compañía proviene de China, donde también ha desarrollado una enorme red de proveedores, de manera que Apple se enfrenta a una amenaza directa para su negocio ante la perspectiva de una subida de los aranceles y el rifirrafe de represalias.

Apple comenzó el año descendiendo el precio de sus acciones más de un 30% con respecto a los máximos históricos registrados en agosto de 2018. A medida que avanzaba 2019, sin embargo, quedó claro que el gigante de la tecnología de consumo tenía mucha munición para hacer frente a la difícil situación provocada por la disputa comercial.

El lanzamiento de la compañía del iPhone 11 tuvo una gran recepción, mientras que su negocio de servicios, que incluye Apple Music, alquiler de películas y descargas de aplicaciones, continuó expandiéndose. En la última parte del año, las acciones de Apple recibieron un fuerte apoyo de los analistas con su lanzamiento anticipado de los teléfonos de quinta generación, o 5G, en 2020. Los analistas de Wall Street esperan que la compañía vuelva a registrar un crecimiento de los ingresos procedentes de su iPhone en el año fiscal que concluye en septiembre de 2021.

En conclusión

Tesla, GE y Apple son tres ejemplos de cómo las acciones pueden sorprender e incluso deleitar a los mercados, con una innovación extraordinaria, o cambios conseguidos a duras penas o incluso, como en el caso de Apple (NASDAQ:AAPL), con el poder de una gran marca capaz de utilizar en su propio beneficio incluso los eventos negativos. Estas tres empresas van camino de cerrar 2019 en cotas que parecían imposibles a principios del año y ahora 2020 tiene mucha mejor pinta para todas ellas.

Publicidad
Publicidad