Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Orlando Bravo: el mejor negociador de Wall Street

Publicado

on

Foto: Jamel Toppin para Forbes
Negociador-Wall-Street

Por Antoine Gara

En 1985, a los 15 años, Orlando Bravo viajó, desde su casa en Mayagüez, Puerto Rico (una ciudad en la costa occidental de la isla), a Bradenton, Florida, para inscribirse en la agotadora academia del legendario gurú del tenis, Nick Bollettieri.

Bravo se despertaba al amanecer, se dirigía a clase en la Escuela Episcopal de San Esteban y, luego, regresaba a las canchas de tenis de Bollettieri al mediodía. Pasó horas luchando contra compañeros como Andre Agassi y Jim Courier bajo el sol abrasador.

Al anochecer, después de una hora para ducharse y comer, estudiaba y, más tarde, se retiraba a un condominio “sudoroso” de dos habitaciones, en el que se metían cuatro jugadores por habitación, como cuarteles del ejército. Así lo haría diario, seis días a la semana, durante un año completo.

“Era la versión de tenis de El señor de las moscas”, dice su antiguo compañero de habitación, Courier. Ese ambiente brutalmente competitivo ayudó a Bravo a ascender en el ranking y estar entre los 40 mejores a nivel junior en Estados Unidos. Luego alcanzó su punto máximo.

“Fue bastante humillante”, recuerda Bravo, quien se mantiene en forma con sus juegos semanales de tenis. “Fue trabajo duro de un nivel diferente por completo. Se hizo evidente que podía operar con estos niveles súper altos de dolor”.

Esa determinación y perseverancia eventualmente lo impulsaron a llegar a lo más alto del mundo del capital privado. Poca gente ajena al mundo de las finanzas ha oído hablar de Bravo, ahora de 49 años, pero él es la fuerza impulsora detrás de la firma más valiosa de Wall Street, con 39,000 millones de dólares (mdd) en activos, Thoma Bravo.

En febrero, la escuela de negocios francesa HEC Paris, junto con el Dow Jones, nombró a Thomas Bravo como la firma inversionista de compras con mejor desempeño en el mundo, después de estudiar 898 fondos recaudados entre 2005 y 2014. Según los datos públicos analizados por Forbes, sus fondos devolvieron 30% neto anualmente, mucho mejor que firmas de compra famosas, como KKR, Blackstone y Apollo Global Management.

Eso es, incluso, mejor que los retornos de la firma de compra de software Vista Equity Partners, su rival más cercano, dirigido por Robert F. Smith, el multimillonario afroamericano que recientemente fue noticia al pagar la deuda universitaria de toda la clase de graduados de Morehouse College.

Desde principios de 2015, Bravo ha vendido o cotizado 25 inversiones por un valor total de 20,000 mdd, cuatro veces su costo. ¿Cuál es su secreto?

Vea también: El enorme legado que Kobe Bryant dejó

Invierte sólo en compañías de software bien establecidas, especialmente aquellas con fosos claramente discernibles. “La economía del software era tan poderosa… Era como ninguna otra industria a la que haya investigado nunca”, dice Bravo, sentado en su oficina en la Pirámide Transamérica de San Francisco.

Lleva una camisa de vestir morada (a la medida) y enuncia sus palabras con un ligero acento puertorriqueño. “Era muy obvio”.

La firma Bravo ha realizado 230 acuerdos de software por un valor de más de 68,000 mdd desde 2003, y actualmente supervisa una cartera de 38 compañías de software que generan unos 12,000 mdd en ingresos anuales y emplean a 40,000 personas.

Forbes estima el valor de la empresa, que pertenece en su totalidad a Bravo y a un puñado de socios, en 7,000 mdd. Basado en su participación en la empresa y su efectivo en sus fondos, Bravo tiene una fortuna de 3,000 mdd. Eso no sólo lo convierte en el primer multimillonario nacido en Puerto Rico, sino que fue suficiente para que Bravo debutara en el puesto 287 en el ranking Forbes 400 de los estadounidenses más ricos de este año.

Al igual que un buen jugador de tenis que ha trabajado incansablemente sus golpes, Bravo ha hecho que la inversión de capital privado parezca simple. No hay trucos complicados. Descubrió, hace casi dos décadas, que el software y el capital privado eran una combinación increíble.

Desde entonces, Bravo nunca ha invertido en otro lugar, sino que ha perfeccionado su estrategia y técnica trato tras trato.

Busca empresas con productos de software novedosos, como Veracode, un fabricante de características de seguridad para codificadores con sede en Burlington, Massachusetts, o Ellie Mae, con sede en Pleasanton, California, el sistema predeterminado entre los prestamistas hipotecarios en línea, que la empresa adquirió por 3,700 mdd en abril.

Sus inversiones generalmente tienen, al menos, 150 mdd en ventas de clientes habituales y se encuentran en mercados que están extremadamente especializados para atraer el interés de gigantes como Microsoft y Google.

Después de aproximadamente 100 llamadas, el currículum de Bravo llamó la atención de Carl Thoma, socio fundador de la firma de capital privado con sede en Chicago, llamada Golder, Thoma, Cressey, Rauner (ahora conocida como GTCR), y entonces se entendió algo:  “El error más grande que cometió Texas Pacific fue…que no le hicieron una oferta de trabajo”, dice Thoma, de 71 años, quien, según estima Forbes por un análisis de documentos públicos, también es multimillonario.

Uno de los pioneros de la industria de capital privado en los 1970, Thoma es oriundo de Oklahoma, es alto, de buenos modales y con padres ganaderos. Thoma y sus socios practicaron una versión más amigable de las compras popularizadas por Michael Milken, prefiriendo adquirir pequeñas empresas y expandirlas mediante adquisiciones.

Cuando Bravo subió a bordo, en 1998, Thoma y su socio Bryan Cressey se habían separado de Stanley Golder y Bruce Rauner (quien luego fue electo gobernador de Illinois), creando Thoma Cressey. Thoma envió a Bravo a San Francisco para buscar inversiones y, eventualmente, expandir la presencia de la empresa en el área de la bahía.

Los primeros acuerdos de Bravo, alcanzados antes de cumplir 30 años, fueron desastrosos. Respaldó dos nuevas empresas de diseño de sitios web, NerveWire y Eclipse Networks, justo cuando estalló la burbuja de las puntocom.

Orlando-Bravo

Las dos perdieron la mayor parte de los 100 mdd que Bravo invirtió. “Aprendí que no quería invertir en cosas riesgosas nunca más”, dice Bravo. “Fue demasiado doloroso vivir eso”. Thoma Cressey también estaba luchando en otros lugares, con inversiones de bajo rendimiento en petróleo, gas y telecomunicaciones.

Fue uno de los peores resultados en la industria de capital privado en ese momento. Pero el fracaso llevó a una epifanía que pronto hizo que Bravo y sus socios fueran por los miles de millones. Se dio cuenta de que su error había sido respaldar a los emprendedores de inicio, un movimiento inherentemente riesgoso, cuando por el mismo dinero podría comprar compañías establecidas que venden software de nicho a clientes leales.

Con la bendición de Thoma, Bravo cambió el giro y se convirtió en un experto en estas firmas arcanas.

Al salir del seno de las puntocom, halló un mercado lleno de compañías fundadoras que se habían hecho públicas durante la burbuja y tenían pocos compradores interesados. Bravo se puso a trabajar. Su primer gran movimiento, en 2002, fue comprar Prophet 21, un proveedor de software con sede en Yardley, Pensilvania, a distribuidores en los sectores de la salud y la manufactura que se cotizaba sólo por ventas.

En lugar de limpiar la casa, Bravo mantuvo al ceo de la compañía, Chuck Boyle, y trabajó junto a él para aumentar las ganancias, principalmente mediante la acumulación de competidores. Cuando Boyle quiso comprar una compañía llamada Faspac, Bravo voló a San Diego para trabajar fuera del garaje del propietario de ésta durante cinco días, analizando . gran cantidad de contratos, para ver si el acuerdo funcionaría.

“Orlando ayudaría no sólo al más alto nivel con la estrategia, sino también cuando hiciéramos un trabajo duro”, recuerda Boyle.

Lea además: Bill Gates aboga (otra vez) para que se aumenten los impuestos a los más ricos

Después de siete adquisiciones, Bravo vendió el negocio por 215 mdd, ganando cinco veces más sobre su inversión.

El software se convirtió rápidamente en el único enfoque de Bravo, y Thoma Cressey comenzó a prosperar. Para 2005, Bravo y Thoma habían reclutado a tres empleados, Scott Crabill, Holden Spaht y Seth Boro, para centrarse en aplicaciones de software, ciberseguridad e infraestructura web. Todos permanecen con la firma hoy como socios gerentes.

La gran oportunidad de Bravo se produjo durante la crisis financiera, cuando Thoma puso el nombre de Bravo en la puerta y se separó de su socio Bryan Cressey, un inversor en atención médica, creando Thoma Bravo.

A partir de ese momento, la empresa invirtió únicamente en software, con Bravo a la cabeza. Siguió una serie de adquisiciones de miles de millones de dólares: la empresa de seguridad de redes con sede en Sunnyvale, California, Blue Coat, el equipo de software financiero, Digital Insight de Westlake Village, California, y Herndon Deltek de Virginia, que vende software de gestión de proyectos, todo lo cual se duplicó en valor bajo la vigilancia de Bravo.

El fondo inaugural de software de 2009 de la firma registró un rendimiento anual de 44% para el momento en que se vendieron sus inversiones, lo que hizo que los inversionistas cuadruplicaran su dinero. Todo ello demuestra la sabiduría de la disciplina y la especialización.

Termina mayo, y las oficinas de Orlando Bravo en el piso 20 con vista a la Bahía de San Francisco están llenas de docenas de ejecutivos de Tecnología de sus compañías de cartera. Gente del Quorum Software de  Houston, que fabrica sistemas tecnológicos para firmas de petróleo y gas, se mezcla con expertos en ciberseguridad de Redwood Shores, Imperva, de California.

Te puede interesar: ‘Invocación inteligente’, lo nuevo del software de Tesla

Hacen juegos de malabares con sus maletas de cartón y sus gruesos libros financieros, mientras los socios de Thoma Bravo trazan estrategias corporativas en pizarras blancas. Los que están de descanso golpean los teclados en pequeñas salas de trabajo o devoran sándwiches de pollo en una cocina sin lujos.

Éste es uno de los campamentos de entrenamiento mensuales de Thoma Bravo para nuevas adquisiciones, extenuantes sesiones de un día que son críticas para su éxito. Los socios visitan regularmente las espartanas oficinas con paredes de vidrio de Bravo, mientras que, en el fondo, la perforación y el martilleo de los trabajadores de la construcción (que dejan espacio para 13 nuevos asociados) perturban la paz.

Después de dos décadas estudiando software, Bravo reconoce patrones claros. Por ejemplo, cuando una empresa es pionera en un producto, sus ventas explotan y, luego, inevitablemente disminuyen a medida que surgen competidores.

Wall-Street

A menudo, un ceo utilizará esta señal para desviarse a nuevos mercados o gastar de más para aumentar las ventas. Bravo llama a esto “perseguir demasiados conejos”. Para solucionarlo, sus 10 socios y él trabajan junto a 22 ejecutivos de software actuales y anteriores que sirven como consultores.

Comienzan a rastrear las declaraciones de pérdidas y ganancias de cada línea de productos y analizan
los contratos en busca de ofertas malas o productos con precios bajos. Críticamente, para cuando se despeje un cheque de adquisición de Thoma Bravo, la gerencia existente ha acordado que este enfoque riguroso ayudará. Bravo lo llama “hacer las paces con el pasado”.

También hay despidos. Ésos pueden sumar hasta 10% de la fuerza laboral, por lo que Bravo no se disculpa. “Para realinear el negocio y configurarlo para un gran crecimiento, primero se debe dar un paso atrás antes de dar un paso adelante. Es como el boxeo”, dice.

“Éstos son activos increíbles, con grandes innovadores y, por lo general, están mal administrados”.

Mark Bishof, el ex ceo de Flexera Software, una compañía de administración de aplicaciones fuera de Chicago, que Bravo compró en 2008 por 200 mdd y vendió por una ganancia de casi 1,000 mdd tres años después, tiene una breve descripción de este gran éxito.

“Simplemente, corta toda la paja”, dice Bishof. “Es refrescante”. Las ganancias de Flexera aumentaron 70% durante la propiedad de Bravo, en gran parte gracias a cuatro adquisiciones importantes. “Orlando es como el general en la trinchera con su sargento. Sabes que él está hasta las rodillas contigo”, dice Bishof.

Software

Bajo la supervisión de Thoma Bravo, las compañías, en promedio, vieron un aumento en el flujo de efectivo, ya que los márgenes alcanzaron 35% a partir de 2018, casi el triple que los de la compañía de software pública promedió en ese momento.

“Es como entrenar para los Juegos Olímpicos… Tienes un objetivo con fecha límite para lograrlo [en el cuarto año], y lo dejas muy, muy claro”, dice Bravo.

El creciente mercado de hoy agrega potencia al libro de jugadas. Los prestamistas ahora están atiborrados de deuda de software, y los múltiplos del mercado de valores para estas empresas están aumentando.

Un ejemplo reciente es Compuware, de Detroit, un pionero con decenas de aplicaciones de software para administrar sistemas de computadoras centrales. En 2013, este gigante (que figura en el Nasdaq) fue dejado a la venta y dado por muerto. Hubo poco interés de Bravo y su socio Seth Boro, que estaban interesados en Dynatrace, un software que ayudó a las empresas a mover bases de datos a la nube, y que Compuware había adquirido en 2011.

Thoma Bravo usó 675 mdd en efectivo y recaudó 1,800 mdd en deuda para comprar Compuware y luego dividir Dynatrace como una firma separada. Movieron a Dynatrace de la venta de licencias de bases de datos (antes, la mayor parte de su negocio), a servicios de suscripción en la nube (ahora el 70% de las ventas).

En agosto pasado, Dynatrace se hizo pública, y la participación de 70% de Thoma Bravo ahora vale más de 4,000 mdd, y el resto de Compuware vale casi 1,000 millones más.

“Aprendí más sobre la construcción de una compañía de software eficiente en los últimos cuatro años y medio que en los primeros 30 años de mi carrera”, dice el ceo de Dynatrace, John Van Siclen.

Con un nuevo cofre de guerra de 12,600 millones de dólares para su 13o fondo recaudado en 2018, Bravo está considerando acuerdos de más de 10,000 mdd y espera comprar divisiones enteras de los gigantes tecnológicos de hoy.

Pero, gracias, en parte, al éxito de su empresa, ahora enfrenta más competencia. Los pesos pesados, como Blackstone y KKR, están rechazando cada vez más acuerdos de software, sin mencionar a su rival Vista Equity.

Y no es inmune a los errores. La adquisición en 3,600 mdd, en 2015, por parte de Bravo del rastreador de red digital con sede en San Francisco, Riverbed Technology, hoy lucha debido a la desaceleración de las ventas y al exceso de deuda. Pero él no está preocupado. “Hay empresas más grandes y mejores para arreglar que hace 10 años”, dice Bravo.

Es probable que su mayor desafío en estos días sea volver a casa en Puerto Rico, donde todo comenzó. Bravo anunció, en mayo, que está aportando 100 mdd a su Bravo Family Foundation, que se utilizará para promover el espíritu empresarial y el desarrollo económico en la isla.

Esta nueva fundación nació por el huracán María, que devastó el país hace dos años. Bravo estaba en Japón recaudando efectivo para otro fondo masivo y llamando frenéticamente a San Juan para localizar a sus padres, que vivían en la capital. Estaban bien, pero la isla, no.

Cinco días después, voló en su jet Gulfstream con 500 kilos de suministros (agua, barras de granola, kits de comida, teléfonos satelitales, pañales, tubos intravenosos y píldoras de hidratación) a Aguadilla, cerca de Mayagüez.

Cuando un trabajador del aeropuerto abrió la puerta de su avión, dice Bravo, la expresión de miedo en su rostro fue inolvidable. “Todo lo que podías decir era: ‘Lo siento por lo que te pasó’”.

Regresó dos semanas después en un avión más grande, con 3,500 kilos de suministros. Luego, llegó en un enorme avión de carga DC-10 antes de alquilar dos buques portacontenedores que transportaban 300,000 kilos.

“Fue como pedir ofertas en frío”, dice Bravo sobre el redondeo de todas las donaciones. Él, personalmente, invirtió 3 millones de dólares en los primeros 30 días y comprometió 10 mdd en total.

Cuando la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias entró en pleno funcionamiento allí, el nativo más rico de la isla dirigió su atención al futuro de Puerto Rico. Aunque 44% de los puertorriqueños vive por debajo del umbral de la pobreza, Bravo cree en el potencial para fomentar el espíritu empresarial, citando que una décima parte de la población ha intentado levantar un negocio.

Armada con su dinero, su fundación busca respaldar a los emprendedores tecnológicos puertorriqueños, incluso transportándolos a las oficinas de Thoma Bravo para capacitación. Bravo admite estar cansado del debate sobre el Estado de Puerto Rico y se calla cuando se le pregunta sobre el desempeño del presidente Trump ante el huracán María.

“Mi pasión, que es la misma que con las empresas, es ir más allá de la pontificación estratégica a largo plazo y hacia los movimientos operativos y tácticos que lo hacen avanzar hoy”, dice.

“Las economías caen, las compañías pierden sus números, las paradas comerciales, los problemas de productos ocurren y la gente renuncia. [La pregunta es] ¿[Se] tiene un enfoque creativo para resolver problemas?”, dice Bravo.

“Algunas personas están estancadas… y a algunas más les encanta juntar las piezas. Siento que todos los problemas operativos pueden resolverse. Siempre hay una solución”.

Editors' Picks

La clave del éxito: este millonario revela cómo triunfar

El emprendedor, millonario y profesor Scott Galloway dio una charla en la que detalló el paso a paso para alcanzar el éxito. Y cuál es el peor consejo que pueden recibir quienes aspiran a triunfar en el ámbito profesional

Publicado

on

Foto: Forbes US.

Scott Galloway, un exitoso profesor de la Universidad de Nueva York, quien también es un experimentado empresario y multimillonario, dio una charla en la misma universidad en la cual comentó ante cientos de estudiantes cómo alcanzar el éxito

Para comenzar, mencionó cuál es el peor consejo que pueden recibir quienes aspiran a triunfar en el ámbito profesional“Invitamos a dos tipos de personas a las universidades o escuelas de negocios para hablar: gente superinteresante y exitosa o multimillonarios. Por alguna razón, hemos decidido que los multimillonarios suelen tener una idea de la vida, y muchas veces terminan su conversación con lo que creo que es uno de los peores consejos dados a los jóvenes: sigue tu pasión”.

Scott Galloway

“Eso es una tontería”, expresó Galloway, quien perteneció a la junta directiva de The New York Times y escribió el bestseller El álgebra de la felicidad. “Si alguien te dice que sigas tu pasión, significa que ya es rico. Y, por lo general, el chico en el escenario diciéndote que sigas tu pasión hizo sus miles de millones de dólares en hierro o fundición”, agregó.

Lea también: El multimillonario Ray Dalio alertó que el efectivo no es seguro: en qué invertir los dólares

Posteriormente, el profesor estadounidense reveló, finalmente, cuál es la receta para alcanzar el éxito“Tu trabajo es encontrar algo en lo que seas bueno y luego dedicarle miles de horas y aplicar el coraje, la perseverancia, el sacrificio y la voluntad para superar las cosas difíciles y así volverte excelente en eso”.

“Porque, una vez que eres bueno en algo, la recompensa económica, el prestigio, la relevancia, la camaradería y la autoestima de ser genial te apasionará sea lo que sea a lo que te dediques”, añadió el millonario.

Para desarrollar su punto de vista, Scott Galloway bromeó: “Nadie crece pensando ‘Me apasiona el derecho fiscal’, pero los mejores abogados fiscales de esta nación vuelan en aviones privados y tienen una selección mucho más amplia de compañeros de la que se merecen”.

“Luego pueden hacer cosas interesantes, lo que, por cierto, los hace estar apasionados por el derecho tributario”, indicó.

Para finalizar, el emprendedor dio un mensaje de aliento que fue recibido con especial atención por su audiencia“El trabajo es duro, y cuando te encuentres con obstáculos y te enfrentes a la injusticia, que es común, empezarás a pensar: ‘No me encanta esto, esto es molesto y difícil, no debe ser mi pasión’. Esa no es la prueba de fuego adecuada”“Haz tus pasiones los fines de semana”, sentenció, finalmente, Scott Galloway.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Millonarios tecnológicos engordan sus fortunas con venta de acciones

El mayor vendedor de 2021 por valor de recaudación es Jeff Bezos, fundador de Amazon y ahora dedicado a su empresa de viajes espaciales Blue Origin.

Publicado

on

Jeff Bezos
Foto: EFE

Los grandes millonarios del siglo XXI, los gigantes de las tecnológicas Jeff Bezos, Elon Musk y Mark Zuckerberg, no solo se han enriquecido durante la pandemia, sino que en este 2021 siguen engordando sus fortunas al deshacerse de sus acciones, que están en máximos, ante la amenaza de cambios fiscales.

La venta de acciones de estos máximos ejecutivos o “insiders” (como se conoce a las personas con cargos en una empresa) de la América corporativa se ha disparado en 2021 hasta niveles nunca vistos, con una recaudación conjunta de casi 69.000 millones hasta la fecha, un 30 % más que en todo el ejercicio pasado.

La cifra, recopilada por InsiderScore/Verity, que analiza las operaciones de los “insiders” para generar ideas de inversión y tiene como clientes a gestores de dinero institucionales, se debe a “una combinación de factores” liderada por la fulgurante revalorización de las acciones, dijo a Efe su director de investigación, Ben Silverman.

Lea también: Elon Musk vende 11.000 millones de acciones en Tesla en menos de 1 mes

“La apreciación de los precios (bursátiles), como no es de extrañar, ha dado lugar a que algunos ‘insiders’ se comporten de manera oportunista”, agregó Silverman.

El mayor vendedor de 2021 por valor de recaudación es Jeff Bezos, fundador de Amazon y ahora dedicado a su empresa de viajes espaciales Blue Origin y a proyectos filantrópicos, que ha vendido acciones por valor de 9.970 millones a lo largo de todo 2021, atribuidas a un plan preconfigurado llamado “10b5-1”.

A grandes rasgos, los planes “10b5-1”, establecidos por la Comisión del Mercado de Valores (SEC, en inglés), permiten a los grandes tenedores de acciones configurar con antelación operaciones pasivas de compraventa para evitar que se les acuse del uso de información privilegiada.

Las ventas de Bezos en Amazon “no eran inusuales, y en 2020 vendió aún más acciones que este año”, pero las de otro de los hombres más ricos del mundo, Elon Musk, el fundador de Tesla, sí llaman la atención del experto: “No había vendido desde 2010, en la salida a bolsa de la empresa”.

Musk ha recaudado 5.400 millones de dólares en apenas un mes, desde que el 6 de noviembre sometió a votación en Twitter el destino de una parte de su accionariado, con la opción de vender como ganadora.

El fundador de Meta (nuevo nombre de Facebook), Mark Zuckerberg, se ha embolsado este año 4.470 millones con ventas prácticamente diarias, y los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, han obtenido unos 1.500 millones, todos ellos siguiendo este tipo de planes.

La familia Walton, la más rica de EE.UU. y heredera de la cadena de supermercados Walmart, por su parte, se ha embolsado 6.180 millones de dólares desde enero como parte de ventas habituales destinadas a su fundación sin ánimo de lucro.

Satya Nadella, el consejero delegado de Microsoft, saltaba esta semana a los titulares por su decisión de vender más de la mitad de sus títulos de la compañía, unos 840.000, por 285 millones de dólares debido a “razones personales de planificación y diversificación financiera”.

Lea también: Jeff Bezos donará casi US$ 100 millones para ayudar a las personas sin hogar

Hay sospechas de que otra razón implícita de estas ventas masivas de acciones tiene que ver con la fiscalidad, ya que la presión puede aumentar pronto: en el estado de Washington -donde se radica Microsoft- a partir de enero habrá un gravamen superior para los ingresos del capital a largo plazo, y a nivel federal, se debate en el Congreso una mayor tasa impositiva a los ingresos millonarios.

“Los cambios potenciales a los códigos fiscales a nivel federal y estatal también son un factor probable para algunos ‘insiders”, explicó Silverman, que también tomó en consideración el gran número de empresas que han salido al mercado en los últimos años. 

EFE.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Los empresarios tecnológicos de China no paran de perder millones: ¿Por qué?

Desde abril, los cuatro magnates más conocidos del país, Colin Huang, Jack Ma, Pony Ma y Wang Xing, perdieron en conjunto más de US$73.000 millones de su patrimonio neto. ¿Qué fue lo que pasó?

Publicado

on

Las fortunas de los multimillonarios tecnológicos más ricos de China siguen deslomándose, con cuatro de los magnates más conocidos del país, Colin Huang, Jack Ma, Pony Ma y Wang Xing, perdiendo más de US$ 73 mil millones de su patrimonio neto combinado desde abril. 

Los magnates enfrentan riesgos cada vez mayores por parte de los reguladores de China. El gigante de viajes compartidos, Didi Global, acaba de anunciar el viernes que se retirará de la Bolsa de Valores de Nueva York, que según se informa, se produjo a instancias de departamentos gubernamentales como la Administración del Ciberespacio de China. Y esto podría ser un presagio de situaciones similares en el futuro. 

La presión adicional de un mayor escrutinio está nublando las perspectivas. Las empresas, desde el gigante del comercio electrónico Alibaba hasta la plataforma de entrega de alimentos Meituan, ya están luchando contra una desaceleración prolongada del crecimiento de la economía china, y es probable que sus perspectivas comerciales sigan siendo pesimistas hasta al menos principios del próximo año, dicen los analistas.

Lea también: ‘Desaparecido’ millonario Jack Ma estaba de vacaciones… en Ibiza

Jack Ma, Alibaba.

Se espera que la economía china disminuya a un crecimiento del 5,5% el próximo año, en medio de brotes esporádicos de Covid-19 y una desaceleración del sector inmobiliario. Mientras tanto, China ahora tiene más de mil millones de usuarios de Internet, lo que significa que la mayoría de su población ya está en línea y es difícil encontrar nuevos usuarios.

En este entorno desafiante, Alibaba, cofundada por el multimillonario Jack Ma, redujo su pronóstico de crecimiento para el año fiscal 2022 de un 29,5% proyectado en mayo, a un 20% a 23%; lo que provocó que sus acciones cotizadas en Nueva York cayeran un 11% ese día. Dirigido por el multimillonario Wang, Meituan redujo las perspectivas para su negocio principal de entrega de alimentos y reportó pérdidas cada vez mayores después de tragarse una multa antimonopolio de 3440  millones de yuanes (US$ 532 millones) en octubre.

Tencent, cuyo presidente multimillonario Pony Ma Huateng es actualmente la tercera persona más rica del país, informó recientemente su crecimiento de ingresos más lento desde que la compañía salió a bolsa en Hong Kong en 2004. La compañía advirtió sobre un sector publicitario débil el próximo año, ya que la represión de Beijing contra las empresas de educación y bienes raíces continúa frenando los presupuestos publicitarios que alguna vez fueron generosos. 

Ma Huateng | Emprendedor chino
Pony Ma Huateng, presidente de Tencent

La mayor pérdida de riqueza, sin embargo, es para Colin Huang de Pinduoduo. El magnate de 41 años perdió casi US$ 35.000 millones de dólares en los ocho meses transcurridos desde abril, ya que las acciones de su plataforma de comercio electrónico de descuento, que cotizan en Nasdaq, se redujeron a más de la mitad. Anteriormente, los inversores estaban dispuestos a otorgar valuaciones valiosas a la empresa no rentable, pero de alto crecimiento, impulsada por aumentos rápidos en su base de usuarios que incluso superaron a la de Alibaba.

Ahora están reduciendo las expectativas en medio de una competencia cada vez más intensa y un crecimiento estancado. Pinduoduo no cumplió con  las expectativas de ingresos en el tercer trimestre y se cree que su base de usuarios alcanzó su punto máximo.

“Por otro lado, los competidores como Taobao Deals también son muy agresivos”, dice Shawn Yang, de la firma de investigación Blue Lotus Capital Advisors, en Shenzhen. “Los inversores pueden dejar atrás muchos problemas cuando hay un alto crecimiento, pero no tanto ahora”.

Colin Huang, el joven magnate chino que perdió miles de millones de dólares  en 2021 | MDZ Online

Pinduoduo no respondió a una solicitud de comentarios enviada por correo electrónico. La compañía planea aumentar la inversión en tecnología agrícola después de comprometerse a donar todas las ganancias futuras -hasta que la cantidad alcance los 10 mil millones de yuanes-, para apoyar la revitalización de la agricultura y las zonas rurales en China. Bajo la campaña de prosperidad común del presidente Xi Jinping, aumentar los ingresos en esas áreas es una prioridad.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Otros multimillonarios tecnológicos también están respondiendo al llamado del estado. A medida que el país impulsa la autosuficiencia tecnológica, Alibaba  lanzó  en octubre un chip “construido sobre tecnología de proceso avanzada de 5 nm”, que dice que se puede utilizar en centros de datos. El gigante del comercio electrónico también se está expandiendo agresivamente hacia las llamadas compras grupales comunitarias, un sector que implica el uso de grandes descuentos en comestibles y productos diarios para atraer a los compradores que viven cerca.

Pero los analistas han dado una nota de cautela. “Creemos que es poco probable que la acción vuelva a cotizar hasta que Alibaba demuestre que sus inversiones han generado una escala de usuarios líder en la industria, una rigidez del usuario o un nivel de monetización que servirá como fuertes barreras de entrada para disuadir a los competidores”, escribió la analista de Morningstar, Chelsey Tam, en una nota de investigación del 19 de noviembre. 

Nota publicada en Forbes US. | Autor: Yue Wang

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Recordando a Warren Buffett: “Sea codicioso cuando el mercado tiene miedo”

Analistas del mercado están a la expectativa sobre lo que puede pasar con la expansión de Ómicron. Sin embargo, recuerdan al gurú de las inversiones, Warren Buffet, quien argumenta que se debe ser codicioso cuando hay miedo.

Publicado

on

Warren Buffet

A pesar de la volatilidad en los mercados que ha provocado la nueva variante Ómicron, los expertos son optimistas de cara a la evolución de las Bolsas.

Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma de inversión en multiactivos eToro, analiza las visiones de los inversores del mercado. “Nuestro indicador de confianza de los inversores está ahora muy por debajo de la media, y la confianza de los inversores se desplomó durante la última semana” apunta y señala que esto “respalda su visión alcista”, apunta Laidler. 

Los primeros pasos de la Fed para un posible adelanto de la subida de los tipos “ya ha sido descontada por los futuros”, mientras que “las economías, consumidores y empresas cada vez son más resistentes a cada ola”, subraya este experto.

Lea también: Cuáles son los consejos para la vida y los negocios de Charlie Munger, socio de Warren Buffett

Laidler recuerda al magnate de la inversión Warren Buffett: “Dijo que ‘hay que ser codicioso cuando los demás tienen miedo’. La encuesta semanal de la Asociación Americana de Inversores Individuales muestra un colapso sobre las opiniones alcistas y un aumento en la tendencia bajista. Cuando todo el mundo es optimista, ¿quién queda para comprar?”.

“De manera similar, la volatilidad del VIX estuvo por encima de 30, un nivel no visto desde enero. Nuestro indicador de confianza de los inversores está ahora muy por debajo de la media, y la confianza de los inversores se desplomó durante la última semana. Esto respalda nuestra visión alcista en el plano fundamental”, añade el estratega de eToro.

Según este experto, “la Fed se mueve lentamente para subir los tipos de interés desde niveles muy bajos, con las presiones inflacionarias cerca de alcanzar su punto máximo. Los mercados de futuros ya han descontado gran parte de esta subida de tipos”. 

“El mundo espera indicaciones sobre la eficacia de la vacuna ante la nueva variante del virus frente a las infecciones y las hospitalizaciones. No obstante, observamos que las economías, consumidores y empresas cada vez son más resistentes a cada ola. Las expectativas de crecimiento son firmes. Las perspectivas de beneficios son demasiado bajas para el próximo año”, destaca.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

En este optimismo coinciden en Bank of America. “No vemos a Omicron cambiando las reglas del juego. Los gobiernos siguen confiando en las vacunas para reabrir las economías. En el corto plazo, creemos que es probable que el sentimiento del mercado sea más optimista hacia aquellos países que avanzan en términos de administrar dosis de refuerzo o ‘reconducir’ a aquellos que no han sido vacunados previamente”.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Elon Musk vende 11.000 millones de acciones en Tesla en menos de 1 mes

Elon Musk ejerció opciones para comprar 2,1 millones de acciones a 6,24 dólares cada una y vendió más de 934.000 de ellas a precios que oscilan entre los 1.058 y los 1.112 dólares, lo que genera alrededor de 1.010 millones de dólares.

Publicado

on

 El CEO de Tesla ha vuelto a ejercer su derecho de opciones y ha vendido otros 1.000 millones de dólares en acciones de la compañía.

Según los documentos presentados ante la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (SEC) ayer jueves, Elon Musk ejerció opciones para comprar 2,1 millones de acciones a 6,24 dólares cada una y vendió más de 934.000 de ellas a precios que oscilan entre los 1.058 y los 1.112 dólares, lo que genera alrededor de 1.010 millones de dólares.

La última vez que Musk vendió acciones fue el pasado 23 de noviembre, después de varias operaciones seguidas en las semanas anteriores.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

En total, Musk ya ha vendido casi 11.000 millones en acciones de Tesla desde el 8 de noviembre. Y se espera que esta venta continúe, según recoge MarketWatch.

Recordamos que hace un mes Musk lanzó una encuesta en su cuenta de Twitter preguntando a sus seguidores si debía vender el 10% de su participación en Tesla. Casi un 58% de los más de 3,5 millones de participantes dijo que sí.

Suponiendo que Musk tenga la intención de vender el 10% de sus acciones, está a más de la mitad del camino. Antes de que comenzaran las ventas, su participación del 10% ascendía a alrededor de 17 millones de acciones, por lo que después de las ventas del jueves, le quedan alrededor de 6,9 ​​millones de acciones, calcula MarketWatch.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado