Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

¿Qué emprender en el 2020?

Analistas hablan de desgaste en el mercado de billeteras virtuales, pero ven un apetito por el sector fintech y el proptech: análisis de datos y de iniciativas que tengan un gran componente social e, incluso, educativo.

Publicado

on

Foto: Getty Images.

A pesar del fantasma de la desaceleración global que se asoma cada vez que se agudizan tensiones como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el auge para crear empresa se mantiene vivo.

La inversión de capital de riesgo en América Latina es una señal de lo que está sucediendo: nada más en la primera mitad del 2019, el capital levantado entre startups de la región fue de 2.600 millones de dólares en cerca de 160 transacciones, de las cuales 1.000 millones fueron para el unicornio colombiano Rappi, con la inyección que le hizo Softbank.

De hecho, como consecuencia de ese acuerdo, Colombia fue el principal destino en la región en ese tiempo, al recibir 1.006 millones de dólares de los fondos en 13 transacciones, por encima de los 989 millones que obtuvieron las empresas emergentes de Brasil en 88 acuerdos. 

Vea también: Acerca del acoso en el mundo de startups

El salto es indiscutible porque en 2018, las inversiones de este tipo en toda América Latina estuvieron por debajo de los 2.000 millones de dólares, mientras que en 2017 fueron de 1.100 millones de dólares y en 2016, de 500 millones de dólares, de acuerdo con la Asociación para la Inversión de Capital Privado en América Latina. Es decir, apenas iba la mitad del 2019 cuando los emprendedores latinoamericanos habían recaudado cinco veces lo de todo el 2016. 

En cuanto al entorno colombiano, el país habría crecido 3,2 % en 2019, según las proyecciones del Banco de la República, mientras que la región solo llegaría al 0,1 %, según la Cepal, que también indica que Colombia se salvó de la desaceleración que se produjo en 18 de las 20 economías de América Latina. Este año, el Banco Mundial espera un crecimiento de 3,6 % para la economía colombiana.

Ahora, las ideas de crear empresas pululan. Mensualmente, los fondos de inversión escuchan decenas de ideas de emprendedores que buscan entrar al juego, crecer y mover la registradora con la idea que cambiará el mundo de los negocios. Al preguntarles a los inversionistas se escuchan varias conclusiones para el 2020. “No más billeteras virtuales”, coinciden varios de ellos, aunque otros consideren que ese tipo de productos deben evolucionar.

Hay un común denominador, además, entre los fondos de capital: ya no solo revisan los datos de rendimiento de los futuros negocios, un tema fundamental, sino el impacto tanto social como ambiental que tienen los negocios, por lo que caben temas de educación y tecnología. De hecho, en América Latina ya se han creado fondos de capital con foco en ideas de mujeres y con la finalidad de impulsar la equidad de género.

Si bien los mercados de Estados Unidos y Canadá son muy diferentes al de Colombia, las tendencias que se mencionan se ven reflejadas en el listado de Forbes de los 30 negocios de menores de 30 en estos dos países del 2020. Hay emprendimientos en el sector educativo como ApplyBoard, una plataforma que ayuda a escoger el mejor posgrado para sus necesidades en Estados Unidos, o Clara Foods, que quiere convertir huevo en azúcar; Cold Gensys, que modifica los virus para atacar el cáncer, o Misfits market, que combate el desperdicio de comida.

Mejorar la calidad de vida

“El boom del emprendimiento es una realidad en Latinoamérica, y podría decirse que es un sector caliente, o una época dorada tanto para los emprendedores como para quienes quieren hacerlo, pues hoy las posibilidades de los emprendedores para encontrar apoyo, inversión y clientes son mucho mayores que las de hace apenas unos años”, señala Felipe Santamaría, director de la aceleradora Rockstart en Colombia. 

Desde su perspectiva, Santamaría ve oportunidades en tres sectores. En fintech, porque este mercado financiero estuvo “sin mayores cambios por varias décadas” y está experimentando un proceso de reinvención. En bienestar, con distintos modelos de negocio para brindar mejor calidad de vida desde lo físico, lo espiritual, lo mental, como los que se enfocan en ofrecer beneficios a empleados como estrategia de retención. Y, por último, los relacionados con la búsqueda, evaluación y selección de talento tecnológico.

“El talento tecnológico es una necesidad latente para la mayoría de las industrias. Las soluciones y modelos de negocio que exploten esta situación es posible que puedan encontrar una alta demanda rápidamente”, comenta Santamaría.

Oportunidad en el agro

Camila Salamanca, directora de Endeavor Colombia, señala que desde esa red ven oportunidades en agritech por los retos de Colombia en el sector de la agricultura, mejorando, con tecnologías, procesos que beneficien tanto a consumidores como a productores, y en foodtech, en el sentido de que las grandes cadenas de restaurantes encuentren mecanismos para conseguir alimentos de formas más eficientes, además de apoyar iniciativas sostenibles en asuntos como el consumo de agua, huella de carbono y empaques.

“Vemos oportunidades este año en agritech”: Camila Salamanca, directora de Endeavor.

Así mismo, en logística y última milla, por los problemas de movilidad en la mayoría de ciudades en las que se necesitan soluciones que permitan a las empresas ser más eficientes, ágiles y ahorrar recursos.

Salamanca también resalta la industria fintech, que a su parecer “estuvo bien movida” en 2019, pero este año necesita evolucionar en “billeteras” que permitan transacciones más eficientes y sin costos asociados a los clientes. “Hoy en día, los bancos todavía no han logrado ofrecer una solución que beneficie ambas partes”, detalla.

Para este año, el cofundador de la fintech Sempli y del fondo Velum Ventures Inverlink, Esteban Velasco, prevé que el mayor volumen de inversión en venture capital será en aquellas actividades que consoliden una oferta de valor sólida en sus mercados y logren disrupción en la industria, siendo los principales sectores fintech, proptech, data analytics, soluciones empresariales as a service (o como servicios) y soluciones de ciudades inteligentes. 

“Se valorará la construcción de negocios sostenibles rápidamente”: Esteban Velasco, cofundador de Sempli y de Velum Ventures Inverlink.

Entre tanto, Velasco considera que las super-apps, las startups de domicilios, así como las soluciones de convivencia y comercio, consolidarán nuevas rondas de inversión aun con mayor cuantía individual, dados sus volúmenes operacionales, o serán foco de adquisiciones por parte de jugadores estratégicos.

“Tanto emprendedores como inversionistas valorarán aún más la construcción de modelos de negocios sostenibles rápidamente, basados en un propósito empresarial y de impacto en su comunidad, así como de disrupción de industria y ética empresarial”, expresó Velasco en una columna para Forbes.co.

Proptech dará de qué hablar

Federico Antoni, socio del fondo de inversión ALLVP, señaló que 2020 será un gran año para emprender en Latinoamérica, en particular en Colombia y México. “Seguirá el gran momentum que arrancó a inicios de 2019 por la cantidad de talento innovandor y la disponibilidad de venture capital regional e internacional interesado en apostar en la región”, dijo.

“Se empieza a sentir saturación en fintech”: Federico Antoni, socio de ALLVP.

Sobre en qué temas emprender, señaló que las fintech seguirán siendo la industria que atraiga más capital, “pero se comienza a sentir saturación en algunos segmentos”. También dijo que algunas verticales como billeteras y préstamos se sentirán saturadas. “Aunque sigue habiendo espacios para crear empresas grandes, se tienen que escoger bien las verticales”.

menos atendidas. Veo mucho potencial en modelos omnicanal que combinan puntos de venta y comercio electrónico en moda, comida y muebles”.

El sector de proptech, agregó, tendrá otro gran año, y “las plataformas colombianas Slang o Truora son startups que darán de qué hablar en 2020”.

Edutech y Fintech con tasas razonables

Paula Arango, principal de Ewa Capital, dice que ve una perspectiva positiva para negocios “que se están apalancando en tecnología a fin de resolver problemas como educación, soluciones para pequeñas y medianas empresas, así como soluciones para facilitar el acceso a crédito con tasas razonables”.

“Vemos oportunidades en educación”: Paula Arango, principal de EWA Capital.

Arango asegura que en edutech, el modelo B2B seguirá siendo atractivo en la medida en que las empresas continúen invirtiendo en la capacitación y evaluación de sus equipos.

En el renglón de fintech, sostiene que “existe una inmensa oportunidad de ofrecer crédito con modelos de scoring no tradicionales que puedan determinar la capacidad de pago de pequeñas empresas prediciendo sus obligaciones futuras a partir de cuentas por pagar, cuentas por cobrar e información referente de la industria en la que participan.

Desde su punto de vista, “el reto seguirá siendo tener fuentes de fondeo que permitan a estas fintech ofrecer tasas razonables que no vayan en contra de la capacidad de pago de sus propios clientes”.

Sobre este mismo sector, Arango asegura que las fintech “siguen enfrentado retos a la hora de formalizar la contratación de su personal, tener sistemas de información robustos que les permitan tomar decisiones, fortalecer su gobierno corporativo, liquidar sus impuestos, tener un control de sus cuentas por pagar y, así mismo, tener acceso a financiación”.

Dejar la timidez

Para Andrés Chavarro, director del Centro de Innovación y Emprendimiento del Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa), Colombia tiene una oportunidad para integrar ciencia, tecnología y herramientas digitales que permitan llevar los negocios a escala mundial. “Aún somos muy tímidos al considerar el mundo como nuestro mercado”.

En su opinión, todo negocio que genere impacto medible tiene una gran oportunidad. “Grandes fondos de inversión están buscando negocios que crezcan, además de tener un impacto positivo medible. Hay dinero que aún se queda en la mesa, y muy pocos emprendedores generando un impacto que vaya más allá de ventas y empleos creados”.

Lea además: ¿Cómo construir cultura corporativa en una startup o pequeña empresa?

Editors' Picks

La fórmula de Michel Olmi, el hombre detrás de Justo y Bueno, Tostao y Deliz

El matemático detrás del éxito de D1, Justo y Bueno, Tostao y Deliz, le contó por primera vez a un medio de comunicación sus secretos, el significado de lo que él llama “democratización del consumo”.

Publicado

on

Michel Olmi es un empresario, más que discreto, misterioso. De su vida no se sabe mucho, y tampoco desea que se sepa. Es chileno pero creció en Venezuela. Ronda los 50 años.

Es ingeniero mecánico de la Auburn University, en Alabama (EE. UU.), y candidato a doctor en matemáticas y finanzas de la Imperial College, de Londres. Poco más se conoce de él. No permite que le tomen fotos, normalmente no va a eventos públicos y poco o nada ha hablado con los medios de comunicación desde que llegó a Medellín y abrió la primera tienda D1 en esa ciudad en el 2009.

Lea también: Cómo salió Ramo de su peor año

Seis años después vendió el negocio al Grupo Santodomingo y fundó la que sería la competencia de su propio invento: la primera tienda Justo y Bueno en el sur de Bogotá. Cuatro años después, ya tiene mil locales en Colombia y 100 en Panamá, y ya armó maletas para Chile, donde comprará la cadena de tiendas Erbi, fundada en 2007, que cuenta con 32 locales en ese país.

Olmi, ceo del Reve Group, ha sido el cerebro detrás de los mejores negocios de retail del mundo en la última década, comparables a los gigantes Amazon, Alibaba, Ikea y Wallmart. Por lo menos así lo escribió a finales del año pasado Jean-Marc Francois, experto en consumo masivo de Forbes en Estados Unidos.

“En más de 30 visitas diferentes al mercado en la última década, ninguna me impresionó más que estas dos pequeñas cadenas de descuentos duros (D1 y Justo y Bueno). Colombia es uno de los mercados minoristas más competitivos del mundo”, señaló.

Sobre Olmi, el experto dijo que “al igual que esas películas independientes de bajo presupuesto que asaltan periódicamente los Óscar, este emprendedor discreto merece una ovación de pie”.

“Es clave que todo el mundo, todos los estratos económicos tengan acceso a una canasta mucho más amplia, más inclusiva, que antes el consumidor no podía comprar”.

Michell Olmi, fundador de justo y bueno.

Actualmente, el mercado de las tiendas de hard discount en el país mueve casi 9 billones de pesos al año. Si hoy Olmi y Reve fueran dueños de D1 y Justo y Bueno, tendrían el 60 % del mercado del retail (la primera cadena de tiendas de hard discount tiene el 50,3 % y la segunda, 10,7 % del mercado. En la mitad está Ara con el 23 %).

Se prevé que este renglón llegue a los 25 billones en el 2023.

Lea también: Samsung detiene fábrica de smartphones por trabajador con coronavirus

En el sector, a los modelos de negocios que ha creado Olmi se le admira, pero algunos lo ven como una amenaza a las grandes superficies, pero también a las tiendas de barrio.

Forbes habló con dos altos ejecutivos de multinacionales de consumo masivo que operan en el país, quienes si bien no quisieron aparecer en esta publicación, sí coincidieron en que empresas de descuentos duros como D1 y Justo y Bueno son novedosas, pero consideran “injusto” que no dejen entrar sus productos a estas tiendas. “Deberían poder dejarnos entrar a competir, es injusto porque golpea a la gran industria, a la economía y, por ende, a los empleos”, dijo uno de ellos.

Forbes lo considera uno de los mejores negocios de ‘retail’ en la última década… ¿cuáles son las claves?

Tenemos claro que el trabajo que hemos hecho en Colombia da la posibilidad al consumidor de poder tener muchos más productos a los que no tenía acceso anteriormente, y a precios mucho más bajos. Hemos podido penetrar en el mercado a una velocidad que no se ha visto en otros países, algo que es digno de reconocer. En esencia, son negocios muy disruptivos, y la gente no estaba acostumbrada. Para mí, esos son los criterios claros y claves. Primero nos enfocamos en D1 y después lo repetimos en Justo y Bueno.

¿A qué se refiere cuando habla de “democratizar el consumo en Colombia”?

Es clave que todo el mundo, todos los estratos económicos tengan acceso a una canasta mucho más amplia, más inclusiva, que antes el consumidor no podía comprar. Cuando entramos a Colombia, nosotros llegamos con un portafolio de productos que normalmente no podían comprar los ciudadanos de este país. Esto es lo que yo llamo la democratización del consumo.

Cómo lograr la disrupción en mercados en que pareciera que todo ya está escrito?

Nosotros no podemos decir que tenemos una fórmula. Lo que sí tenemos es una forma de trabajar que nos ha servido. Entendemos que muchas cosas se dan después del intento y error. La perfección no es parte de nuestra filosofía. No tratamos de hacer todo perfecto, pero lo que sí hacemos es minimizar riesgos.

¿Qué quiero decir con esto? En vez de tener unos procesos que sean bastante estrictos, nos concentramos en cumplir objetivos. El riesgo de cualquier acción, las pérdidas, es lo que calculamos. Eso es lo único que calculamos, de resto tratamos de no controlarlo sino de ir aprendiendo con ensayo y error.

Lea también: Viva Air planea oferta de acciones a más tardar 2022

Ejemplo de esto son los locales comerciales: sabemos que si nos equivocamos, no tenemos mucho que perder porque son contratos de arriendo; las remodelaciones no son tan caras, los locales normalmente no son tan grandes, los equipos se pueden pasar a otra tienda en caso de que no funcione. Tomamos riesgos, por lo que tenemos que ser ágiles en tomar decisiones. Entonces, todos esos procesos en los que no hay miedo de equivocarse son los procesos que nos han permitido ir a la velocidad que vamos.

En proceso de contratación de personas, por ejemplo, hay empresas que tienen muchísimos mecanismos para seleccionar una persona que se pueden demorar tres o cuatro semanas.

Nosotros no, nosotros simplemente hacemos una entrevista y hacemos el trámite. Hay varias entidades haciendo entrevistas al mismo tiempo, y eso nos permite contratar personas muchísimo más rápido; si no, no podríamos abrir 30 tiendas al mes que necesitarían unos 200 empleados para atenderlas. Para todo esto debes tener procesos bastantes ligeros en tu estructura. Y eso es la nueva forma de hacer empresa. Yo creo que, en parte, ese es el secreto de nosotros.

¿Cuáles son las claves detrás de D1 y Justo y Bueno?

Estaba buscando países en los que hubiese una diferencia significativa entre el costo de una canasta básica y un salario mínimo.

Cuando llegamos a Colombia, el salario estaba en unos 500.000 pesos y una canasta por encima de los 90 mil pesos, incluso hasta más. Hicimos el análisis en casi todos los países de América Latina y vimos que, en esa época, Colombia tenía la diferencia más alta. El peso del portafolio de una canasta básica estaba por encima del 35 por ciento, y si le añadías lo del aseo personal, subía al 40 % de su ingreso.

Lo otro que hicimos fue comprar en ciertos supermercados en Colombia y nos llevamos la tirilla para Alemania. Allá comparamos lo mismo, en Alemania era incluso más barato que en Colombia. ¿Cómo era posible que una canasta básica fuera más barata en Alemania que en Colombia?

Entonces, eso nos daba un mercado bastante atractivo. Y así, preferimos empezar con Colombia. Hoy, por temas como la devaluación, la lista se ha ampliado a ocho o nueve países que tienen ese mismo GAP entre el costo de la canasta básica y el promedio del salario.

Participación en el sector retail en Colombia.

Lea también: Gigantes creativos con el lente puesto en Colombia

Cuando vendió su participación en D1 al Grupo Santodomingo, ¿tenía en la cabeza que le iba a competir a su propio invento?

No. Cuando vendimos nuestra participación en D1, estábamos en el negocio de Tostao; era el negocio en el que estábamos contratando gente y haciendo pilotos en el mercado.

Una vez se finalizó la venta de D1, la mayoría de la gente que empezó con nosotros el emprendimiento en Medellín tenía una motivación distinta solamente a un tema económico. Teníamos muchos proyectos de impacto social que queríamos tener en el país. Entonces, los fundadores y los socios dijimos que no queríamos que esos mismos objetivos y el impacto que queríamos tener en el país se perdieran.

Pues, nada, nos juntamos, lo discutimos e incluso consultamos con dos oficinas de abogados muy importantes en el país para ver si podía tener un problema de competencia o algo así. Ambas dieron la misma opinión de que no había problema, que no se iba en contra con el derecho de competencia. Entonces tomamos la decisión de que cabía otra cadena en el país y que tuviera el mismo interés con el que habíamos comenzado.

Y así se concretó. Tomamos un riesgo bastante grande de ubicarnos en el sur de Bogotá con el objetivo de no estar cerca de D1 o Ara. Decidimos estar en regiones del país donde no estuviera ninguna de las dos. Era un gran riesgo porque no las conocíamos, pero preferimos asumir ese riesgo que estar compitiendo con una tienda que nosotros mismos habíamos fundado. Ya después, ellos lo que hicieron fue irse detrás de nosotros adonde estuviéramos. Y ahí comenzó la competencia.

¿Cómo hacerse espacio entre las grandes cadenas de café en Colombia con Tostao?

Había dos motivaciones. Una: sentíamos que estas cadenas que están en el país tienen un precio alto. Eso quiere decir que un producto insignia de Colombia que es el café se convirtió en un producto prémium para casi un 2 por ciento de la población que puede pagar casi 5 o 6 mil pesos por un late.

“Entendemos que muchas cosas se dan después del intento y error. La perfección no es parte de nuestra filosofía. No tratamos de hacer todo perfecto, pero lo que sí hacemos es minimizar riesgos”.

Michell Olmi.

Lea también: Nubank, del colombiano David Vélez, aterriza del todo en México

Entonces nosotros pensamos que no había derecho a que en Colombia, prácticamente se debía ser de estrato alto para poder comprar el producto que es natural del país. Esa parte no nos parecía justa.

De otro lado, había un tema de lo que se le paga al caficultor en Colombia. La federación lo compra a precio stock. Entonces, ¿cómo hacer para que el caficultor gane 20 o 30 por ciento por encima del precio del mercado para que por primera vez le den los números y que el negocio de la caficultura sea productivo y puedan vivir de eso? Entonces, para lograrlo había que vender la taza de café.

De esta manera construimos un negocio en donde pudiéramos pagar por encima de lo que paga el mercado al caficultor, y nos dimos a la tarea de hacer un negocio muy parecido a D1 y Justo y Bueno que pudiera escalar rápidamente y así generar los volúmenes suficientes de venta de tazas de café.

Teníamos esos dos objetivos: tener impacto en un país donde aún se vive del café, que se estaba perdiendo por los precios internacionales de la bolsa. Y, por otro lado, que sea un buen producto accesible desde la persona del estrato bajo hasta el alto.

Hicimos el cálculo y sí, nos daban los números, pero teníamos que crecer muy rápido para poder llegar a los volúmenes que nos dieran unos costos con los que pudiéramos sobrevivir como empresa y tener una rentabilidad. Hoy lo estamos cumpliendo. Nosotros les pagamos a las cooperativas entre el 25 y 30 por ciento por encima de mercado porque vendemos más tazas de café, mucho más que café empacado. También, en un Tostao usted puede ver desde un celador hasta un alto ejecutivo.

¿Qué viene para el Grupo Reve y su llegada a Chile?

Para nosotros es importante la internacionalización. Esperemos que lleguen más consumidores y otros proveedores. Colombia se ha convertido hoy en un país muy importante en maquila. Los productos son de muy buena calidad, y la internacionalización nos permite llevar productos colombianos a otros países.

Lea también: Made in China: ¿hasta dónde llegará la expansión en Colombia?

Algunos analistas han dicho que usted es una amenaza tanto para las grandes superficies como para las tiendas de barrio…

Estamos tan concentrados en el cumplimiento de nuestros objetivos que no vemos a quién le quitamos cuota de mercado. Nosotros no tenemos una estrategia dirigida a las grandes superficies, ni a los supermercados independientes ni a las tiendas de barrio. Nuestra estrategia es global. Es tratar de seguir creciendo para generar más volumen para tener mejores costos de producción y poder estar más cerca del consumidor.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

El Covid-19 desafía al imperio chino

La expansión del virus pone a prueba al sistema político chino.

Publicado

on

El coronavirus hasta ahora ha cobrado más de 3.000 vidas en su mayoría en China. La expansión del virus es de tal magnitud en China que en 13 ciudades de la provincia industrial de Hubei, sus 41 millones de habitantes están aislados en cuarentena de salud pública hace casi un mes.

Desde que se conocieron las primeras noticias sobre el coronavirus, las bolsas de valores empezaron a temblar en todo el mundo. Se evidenciaron los riesgos de las cadenas de suministro globalmente integradas y altamente interdependientes de la China. Hyundai tuvo que suspender producción en Corea del Sur por falta de autopartes provenientes de la China. La evidente disminución en el consumo doméstico tiene un efecto domino en una amplia gama de sectores que van desde el comercio hasta el turismo, educación y transporte.

Como lo reporta Reuters, según el Instituto Nacional de Finanzas y Desarrollo – think tank del gobierno chino -, el brote de coronavirus podría reducir la tasa de crecimiento económico anual de China hasta en 1% en 2020. Por su parte S&P Global Rating estima una contracción del PIB entre 0.1-0.2% en el Reino Unido y en la eurozona. Según reporte de The Guardian, Alemania será la más afectada, por una demanda más débil de China, especialmente en la producción de computadores, equipos eléctricos, maquinaria y automóviles.

Según The Economist Intelligence Unit, los efectos negativos de la crisis del coronavirus en Latinoamérica se manifestarán mayoritariamente a través de la menor demanda de materias primas – principalmente petróleo y cobre-, situación alarmante en la medida en que China es el mayor consumidor de petróleo del mundo.

En enero de 2020 el precio del petróleo cayó en un 15%. Esta situación afecta especialmente a Colombia en dónde el petróleo representa el 40% de sus exportaciones. Chile y Perú por su parte, también se han visto afectados por la reciente caída de 10% en el precio del cobre. En Chile, el cobre representa el 48% de los ingresos por exportaciones, mientras que en Perú ascienden a un 30%. Según Bloomberg, Brasil podría ser uno los mayores potenciales perdedores por el impacto del coronavirus en el mundo (después de Hong Kong y Corea del Sur). Se resalta el hecho de que China es el mayor comprador de soja, mineral de hierro, carne y aceite brasileños.

Es claro que hay grandes diferencias entre los niveles de exposición de estos países al mercado chino. Mientras que para Chile el 33% de sus exportaciones se destina a China, en Perú y Brasil dicho mercado representa el 25%, mientras que para México únicamente es el 2%. Por otro lado, las relaciones transpacíficas son mucho más que comercio. Desde 2005, China ha concedido préstamos en Latinoamérica por más de 140.000 millones de dólares, y las inversiones extranjeras en los países de la zona han crecido exponencialmente.

Sin embargo, lo realmente impredecible de la crisis del coronavirus es su efecto desestabilizador en el sistema político de la China. El modelo estado-capitalista con un sistema político unipartidista comunista muestra varias grietas. Las protestas políticas en Hong Kong, los escándalos de corrupción, los altos niveles de contaminación, los sobrepoblados centros urbanos, las fallas en el sector salud (evidente en la crisis del coronavirus) son algunos de los problemas sin resolver. Una desaceleración económica, con una posible crisis en el sector financiero y un creciente desempleo pueden llevar al borde de abismo el sistema político-económico actual del nuevo imperio chino.

Ildikó Szegedy-Maszák, PhD
Investigadora y profesora de Derecho Económico Internacional de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Pontificia Universidad Javeriana Bogotá.

Seguir Leyendo

Actualidad

Las 30 promesas de los negocios 2020

Forbes revela un listado de las 30 compañías innovadoras que están teniendo un asombroso crecimiento e impacto en el país.

Publicado

on

Las 30 de Forbes
Foto: Andrés Rodríguez

Por primera vez en Colombia, Forbes presenta este viernes 6 de marzo su edición especial con el listado de las 30 promesas de los negocios de Colombia, que revela las compañías que están tomando el riesgo y cambiando el juego en sus industrias, redefiniendo lo que significa innovar y liderar con el ejemplo del 2020.

La lista incluye empresas tecnológicas, de productos y/o servicios físicos, empresas sociales y empresas de reciente creación con menos de dos años de operaciones.

Cada una de estas compañías recibió una evaluación en profundidad durante el proceso de investigación de antecedentes de Forbes, aprovechando la amplia comunidad de reporteros expertos y mentores de confianza de la organización. Ser parte de este listado que tiene ediciones locales en México, Centroamérica y Argentina tiene una reputación de encarnar el espíritu revolucionario, innovador y emprendedor que representa la organización.

Esta incluye una clase diversa y única de empresarios, de los cuales el 30% de los postulados fueron menores de 30 años y el 53% aseguraron trabajar más de 50 horas a la semana en sus negocios. La mayor parte de empresas seleccionadas están concentradas en Bogotá, pero también aparecen en el listado compañías de Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Neiva.

Se recibieron más de 300 postulaciones en línea para solo 30 espacio, lo que otorga una tasa de aceptación cercana al 10%. Forbes recibió comentarios de mentores como Felipe Santamaría, managing director de Rockstart; Carolina Durán, exdirectora de Corporación Ventures y secretaria de Desarrollo Económico de Bogotá; Camila Salamanca, directora de Endeavor Colombia; Juan David Aristizábal, cofundador de Los Zuper (Forbes 30 Under 30, class of 2013); Javier Arroyo, creador del método Smartick y Chris Daube, COO de Torrenegra Accelerator.

Entre los criterios que se tuvieron en cuenta se encuentran la creación en Colombia, la facturación, el año en que se haya creado, su crecimiento en relación con la fundación, impacto positivo en la sociedad, innovación en el sector en que opera, la escalabilidad y la proyección que tengan hacia el exterior.

Otros temas relevantes de esta edición

CÓMO LLEGAR A LA ALTA GERENCIA
Los caminos que llevan a ser un alto directivo hoy no está solo en la formación académica de los candidatos, sino en las habilidades blandas.

EL ADIÓS DE BOJANINI
El CEO del Grupo Sura, uno de los conglomerados más importantes del país, deja este mes su cargo. Habla con Forbes sobre las lecciones que le dejó su paso de cuatro décadas en la organización, así como el malestar social, el futuro del país y su propuesta de reforma pensional. “Satanizan al sistema financiero”, dice.

VIENEN SACRIFICIOS
El exministro Mauricio Santamaria, presidente de Anif, afirma que el país debe tomar decisiones dolorosas, pero necesarias para el futuro económico.

CAPITALISMO, SEGÚN STIGLITZ
En entrevista con Forbes, el Premio Nobel de Economía dice que plataformas como Uber van en contra del trabajador. Dice, además, que los gobierno no han hecho lo suficiente para apagar de raíz el malestar social en el mundo.

LOS DESAFÍOS DE LA REGIÓN
Luis Alberto Moreno, quien deja este año la presidencia del BID, habla sobre los desafíos que tiene América Latina y el multilateral en los próximos años. Migración, pobreza, desigualdad y medio ambiente, algunos temas clave.

LA RESURECCIÓN DE ALQUERÍA
Una de las empresas tradicionales colombianas cuenta cómo fue lidiar con una de sus crisis más difíciles de su historia y cómo se fortaleció para el futuro. Lecciones que deja la familia Cavelier.

LOS CAMINOS DE LA REFORMA PENSIONAL
El presidente Iván Duque quiere presentarla este año al Congreso. Todas las aristas de la discusión que hay en el país, así como recomendaciones de los expertos.

EL PLAN PARA REACTIVAR LA VIVIENDA
El ministro Jonathan Malagón revela cuál es la estrategia del Gobierno para reactivar el sector de la construcción, el más golpeado del 2019. Además, dónde están los metros cuadrados más caros del país.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Gigantes creativos con el lente puesto en Colombia

Amazon Prime, Disney, Netflix, HBO son algunos de los nombres que esperan conocer el plan de incentivos para entrar con fuerza al país. Este año hay recursos por 75 millones de dólares para la industria audiovisual.

Publicado

on

Las compañías más grandes del mundo en producción audiovisual tienen la expectativa de que Colombia se convierta en un país muy interesante para invertir. En ese listado están firmas de reconocimiento mundial como Disney, HBO, Netflix, NBC Universal y Amazon Prime que han manifestado el interés de invertir en el país.

Sobre este interés, Felipe Buitrago, viceministro de Creatividad y Economía Naranja, le dijo a Forbes que para 2020, el Gobierno Nacional aprobó un cupo de inversiones del orden de 75 millones de dólares para la realización de producciones audiovisuales internacionales que se lleven a cabo en locaciones del país y vinculen talento local.

“En el marco de la economía naranja se fortalece la política de apoyo a la industria audiovisual. La reglamentación para hacer operativos los artículos 177 y 178 del Plan Nacional de Desarrollo permite extender los beneficios de la Ley Filmación Colombia (Ley 1556) a otros formatos audiovisuales como las series de televisión o las series web, videojuegos y videos musicales, entre otros”.

La espera se debe al desarrollo de los beneficios que ha prometido el gobierno de Iván Duque. Son decretos que pretenden atraer a estas grandes firmas para que le apuesten al país. “El Gobierno Nacional reglamentó un nuevo mecanismo de descuento tributario del 35 % en renta para las inversiones en producciones audiovisuales internacionales que se realicen en Colombia, contraten talento local y hagan inversiones en el país. Creemos que es un muy buen camino para crecer rápidamente, generando empleo y fortaleciendo la industria local. También se fortalece la imagen del país a nivel internacional y se genera confianza inversionista”, señaló Buitrago.

Lo que plantea el Gobierno es que para poder recibir ese beneficio tributario, que contará con el visto bueno de un comité fílmico colombiano, se debe demostrar la inversión hecha en el país con sociedades o personas colombianas a fin de llevar a cabo la preproducción, producción o posproducción, así como los servicios de hotelería, alimentación y transporte.

Esta y otras decisiones esperan darle un impulso a esta industria, con jugadores importantes en este renglón como la empresa Stargate, que hizo los efectos especiales de The Walking Dead y abrió sede en Colombia en 2019.

Explosión de efectos

La primera operación en la región de la multinacional Stargate −la misma casa que ha sido artífice de The Walking Dead, Grey’s Anatomy y Ray Donovan, de Stargate Studios, estrena desde este año su primera filial de América Latina en Bogotá.

Lo hace de la mano de la compañía colombiana Valencia Producciones FX, que viene trabajando en efectos visuales por ocho años en Colombia, México y Miami para más de 65 producciones.

El mismo Sam Nicholson, CEO de Stargate Studios, visitó Colombia dos años atrás para conocer el trabajo que venían desarrollando y proponerles alianzas. Ya había llevado material hasta la meca del cine en Los Ángeles para explorar las posibilidades.

“Lo invitamos al festival SmartFilms y cuando llegó, el saludo fue ‘hola socio’, con el que nos daba la luz verde para iniciar todo este proceso, que es posible luego de un año de trabajo administrativo, de adecuaciones para estar a la altura y de la firma de la alianza”, le contó a Forbes Andrés Valencia, director de Stargate Studios Colombia.

Desde territorio colombiano harán efectos visuales para las producciones que se desarrollen en el país con misma tecnología que usan en el resto del mundo y apoyarán a las demás filiales en el mismo proceso.

Andrés Valencia, director de Stargate Studios Colombia. La compañía aterrizó en el país en 2019. Estuvo encargada de los efectos especiales de la serie The Walking Dead. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Inicialmente será un equipo de 20 personas, pero Valencia Producciones, su base, ha vendido más de un millón de dólares y generado más de 50 empleos. En esta nueva etapa esperan aumentar las ventas en un 30 % anualmente.

Enlazados a la red global de Stargate operarán con equipo local y, dependiendo de la complejidad del proyecto, decidirán si será realizado localmente o en colaboración con productores en otras locaciones.

Cada semana tienen reunión con el equipo de Los Ángeles y seguimiento de control por parte de la junta directiva. De esta manera, Stargate Colombia pretende ser la productora de efectos visuales más grande de Latinomérica debido a que en la región, la operación de Bogotá será la primera en trabajar con la tecnología patentada por la compañía, que beneficiará las producciones en tiempo de producción y costos.

Esa tecnología, denominada virtual backlot, ha sido incluida por los principales estudios de cine y televisión de Estados Unidos, Europa y Medio Oriente. Por mencionar algunos, Universa, nbc, Disney, abc, hbo y mbc de Dubái hacen parte del listado.

De acuerdo con Stargate, esa es la mejor alternativa de bajo costo para grabar en el lugar, ya que ofrece entornos totalmente inmersivos para rodar, establecer tomas, cobertura de ángulos múltiples, caminar y hablar y conducir.

“Proporciona a los directores la libertad de cubrir a los actores como si realmente estuvieran filmando en el lugar, ahorrando gastos significativos de ubicación y tiempo de producción”, explica la empresa.

Stargate también implementará su último desarrollo tecnológico avanzado, ThruView, un sistema de visualización patentado en tiempo real que elimina la necesidad de una pantalla verde, o croma. Se anticipa que esta tecnología innovadora se utilizará ampliamente en todas las producciones que se trabajen desde esta filial.

Expertos en diversión

Jam City es un jugador mundial que compró una empresa de videojuegos en Colombia, desde donde se lanzó un juego de estrategia World War Doh.

Hace dos años, Colombia entró en el radar mundial de los videojuegos cuando el estudio local Brainz fue adquirido por el gigante Jam City, a cuyo cargo están títulos como Cookie Jam, Harry Potter, Disney Frozen Adventures y, entre muchos otros, Family Guy.

Ese equipo en Bogotá, hoy de 26 personas, pasó a ser parte de una suma de desarrolladores basados en Los Ángeles, San Diego, San Francisco, Toronto, Buenos Aires y Berlín.

Con millones de descargas alrededor del mundo, desde los cinco países en los que opera, esta empresa ha duplicado su tamaño en los últimos tres años.

“La adquisición por parte de Jam City ha marcado un hito en la creciente industria colombiana de videojuegos. Brainz fue el primer desarrollador local respaldado por capital de riesgo y el primero en ser adquirido por un jugador global”, le comentó a Forbes Alejandro González, uno de los cofundadores de Brainz y, ahora, director general de Jam City en Colombia. “El hecho de que uno de los desarrolladores de juegos móviles más importantes del mundo haya considerado a Brainz y a World War Doh como adiciones valiosas a su portafolio de franquicias habla mucho del potencial del equipo”.

Jam City considera que en los últimos años, Colombia se ha convertido en un semillero de artistas internacionales y ha tomado gran relevancia en industrias como la música, la televisión y el cine.

Alejandro González, director de Jam City Colombia. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

“Yo creo que esto se debe a nuestra combinación de cultura occidental y sabor latinoamericano. Nuestra herencia colorida y a veces caótica produce una visión viva y divertida del mundo a nuestro alrededor, algo que imprimimos en nuestros juegos”, señala González.

Además del talento artístico y creativo del país, han crecido en áreas como ingeniería, trabajando de cerca con las universidades locales y el gobierno para resolver sus retos con el talento.

El Banco Interamericano de Desarrollo destacó recientemente a Jam City como uno de los dos gigantes que se han aventurado en Latinoamérica. La de los videojuegos móviles es una industria completamente nueva en Colombia porque diez años atrás no había estudios locales publicando videojuegos propios para audiencias globales; pero, ahora, varios estudios componen una industria similar a la de Argentina o México, que llevan más años.

“La producción de videojuegos es una industria que genera muchos empleos de calidad, dado que se requiere un alto número de profesionales en grupos multidisciplinarios para crear cada producto. La mezcla de creatividad, arte e ingeniería es perfecta para el talento colombiano”, concluye Alejandro González.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Made in China: ¿hasta dónde llegará la expansión en Colombia?

Traen sus propios chefs y tienen batallones de traductores para sus compañías en Colombia. Los altos directivos son generalmente hombres, cuyas familias se quedan en ese país. Las empresas chinas empiezan a copar todos los renglones de la economía colombiana, desde las megaobras de infraestructura hasta la maquila en zonas francas y fondos de inversión para emprendedores.

Publicado

on

Dos grandes proyetos de la capital del país quedaron en manos de empresas chinas. La construcción del metro de Bogotá, que tendrá una inversión de 12,9 billones de pesos. Y el Regiotram de Occidente, que conectará a la ciudad con la Sabana. Foto: Alcaldía de Bogotá.

En una sala del servicio consular de la embajada en Bogotá, un edificio de cinco pisos en el norte de Bogotá que más parece un búnker, de vidrios opacos y con una bandera de China ondeando, la señora Dong Wei le dice sin ambages a esta revista que “después de años de no tener tanto éxito, las más grandes empresas chinas ya llegaron al país y están para acelerar el crecimiento de inversiones”.

La consejera económica y comercial de la embajada, quien es el puente entre los inversionistas chinos con el todo el contexto colombiano, señala que ya han pasado años de aprendizaje, superaron dificultades para entrar al mercado y el país ha cambiado.

“Las empresas chinas no conocían muy bien cómo funcionaban los proyectos ni las licitaciones. Como se necesitaban muchos documentos, a las compañías les resultaba muy difícil organizarlos. Además, el idioma afectaba mucho”, explica Dong. Otra de las razones es que, según dice ella, las empresas chinas “creían que el país tenía dificultades por el conflicto armado, por lo que no les interesaba conocer a profundidad este mercado. El acuerdo de paz ayudó a esa apertura”.

Al final, las razones de que en el 2019 se haya disparado la inversión china tienen que ver con que “el país tiene un gran potencial”, es un “mercado grande” y un “punto estratégico en la región”, además de que el país ha cambiado.

Históricamente, los chinos no tenían inversiones directas más allá de los 32 millones de dólares al año, según datos del Banco de la República. Sin embargo, al cierre del 2019, la cifra se escalará de manera significativa. Además, su participación en el mercado era de unas 20 empresas hace un lustro y hoy se pueden contar más de 70 compañías.

El proceso licitatorio de la primera línea del metro de Bogotá que ganó en noviembre pasado China Harbour Engineering Company Limited -fundada hace 30 años y filial del poderoso grupo China Communications Construction Company (CCCC)-, obra tasada en 13 billones de pesos, le dio a la inversión china otro nivel. Además, la compra de los nuevos buses eléctricos que adquirió la capital del país en la administración Peñalosa, de igual manera son de los chinos ByD, al igual que los que ha comprado la administración de Medellín.

El año 2019 remató con la adjudicación, por parte de la Gobernación de Cundinamarca, del RegioTram de Occidente, obra que cuesta 3 billones de pesos y que unirá en menos de una hora promedio a Facatativá y Bogotá. Esta obra fue entregada a la China Civil Construction Corporation (CCECC) en medio de una polémica porque dicha empresa está en la lista negra del Banco Mundial.

Solamente con la adjudicación de estas dos megaobras, el gobierno chino tiene a sus dos grandes conglomerados de obras civiles, con más de un centenar de negocios en el mundo, rodando en el país.

Trabajar con chinos

Mientras en las calles de Bogotá se pueden ver ya ciudadanos chinos de sombrero blanco revisando los lugares de las futuras obras junto con funcionarios de la Alcaldía, poco a poco la fuerza de trabajo colombiana empieza a incorporarse a estas empresas.

Forbes tuvo la oportunidad de hablar con ejecutivos colombianos que trabajan en empresas chinas que ya operan en el país. De lo que contaron se puede entender aún más lo que hablaba la señora Dong al principio de este reportaje.

“Los jefes chinos no son de muchos papeles, pero cuando se necesita tomar decisiones como, por ejemplo, unas vacaciones, son la firma de la firma. No te hacen evaluaciones de desempeño ni te piden llenar formatos. Diariamente te preguntan cómo van los procesos y qué avances se tienen. Están encima y son muy estrictos con los tiempos a los que se comprometen con sus actividades. Todo te lo dicen, pues la palabra vale mucho para ellos, y son radicales al tomar las decisiones cuando no se cumplen los objetivos”, cuenta uno de los ejecutivos.

No les llama atención aprender a hablar español o inglés. Por eso es común que las empresas chinas contraten a traductores chinos para cada una de las unidades de negocio. Al igual que los traductores, es común que lleven cocineros chinos a las empresas para que les preparen sus alimentos.

“Son muy dedicados y disciplinados. La puntualidad es muy importante. Puede pasar cualquier cosa, pero no se puede llegar tarde a ninguna reunión”, cuenta otro ejecutivo.

En estructura son jerárquicos, dijeron los colombianos, y generalmente en el gobierno corporativo son todos chinos y estudiados solo en ese país. “Son reservados con sus vidas privadas. Normalmente sus esposas e hijos están en China, a quienes los ven dos veces al año. Trabajan cinco meses y se van a su país un mes”, explican.

La maquila

Esta forma de trabajar ya se está viendo en diferentes regiones. Solo para citar otro ejemplo, Zijin Mining Group, la gigante china que explota oro, cobre y zinc en una decena de países, se quedó en diciembre pasado con la mina de oro de Buriticá, Antioquia, la cual estaba en manos de Continental Gold. Allí, los chinos pueden hacer una masiva producción de oro que se calcula entre 280.000 y 300.000 onzas de ese mineral al año.

En otra región son conocidos los proyectos de energía renovables como el de Trina Solar, uno de los mayores productores de paneles solares del mundo que funciona en varios departamentos como Valle, Tolima y en el norte del país, y de hace al menos una década, Sinopec en el sector petrolero. También cabe hablar de Power China, que ha querido quedarse con el proyecto de la navegabilidad del río Magdalena.

Con esos dos ejemplos se desmontan además algunas percepciones de las grandes compañías de ese país. “Reducir a las empresas chinas que son solo exportadores de productos de bajo costo es un concepto errado. Son grandes compañías de infraestructura que exportan también conocimiento”, dice Jaime Suárez, director ejecutivo de la Cámara Colombia-China.

Insiste en que mientras haya más proyectos de infraestructura, muy seguramente las chinas estarán participando en esos proyectos, al igual que en otros como la maquila.

“Se abren espacios para que empiecen a producir en zonas francas del país y que Colombia se convierta en un escenario de maquila importante. Por ejemplo, ya hay dos empresas chinas: una es Fotón, que ensambla vehículos en Cundinamarca, y Express Luck, que arma televisores en la zona franca de Gachancipá”, dijo Suárez.

Presidente de Huawei en Colombia
Quin Hua, presidente de Huawei en Colombia, destaca la inversión extranjera en el país.

La tecnología también ha estado presente. Huawei, que ya tiene el 20 por ciento del mercado de las telecomunicaciones, ha invertido 100 millones de dólares anuales en proyectos y desarrollos tecnológicos, según le dijo a Forbes Qin Hua, presidente de la multinacional en Colombia.

“El país cuenta con un ambiente propicio para la inversión extranjera, particularmente para las empresas de tecnología. En dos años nos proyectamos como los líderes en tecnología 5G a nivel nacional. Por este motivo, nos encontramos muy interesados en participar en los proyectos piloto de este tipo de redes en Colombia”, agregó el alto directivo chino.

Vea también: Huawei presenta su nuevo smartphone plegable, pese a cancelación del MWC

Por su parte, el director ejecutivo de Invest in Bogotá, Juan Gabriel Pérez, llama la atención de la llegada de las empresas chinas a renglones como los de retail de electrodoméstivos, manufacturas de equipos de comunicación y editores de software. Entre ellos, están Didi, Latin Internet Technologies y CAMC.

“Bogotá tiene gran potencial para recibir inversiones chinas en los sectores farmacéuticos y cosméticos, manufacturas de valor agregado y tecnología”, dice Pérez.

¿Y hasta dónde llegará la expansión china? Según las observaciones de la señora Dong, las empresas chinas quieren explorar a corto y mediano plazo el sector agricultor. “Este año y en el futuro seguiremos trabajando para elevar a un nivel muy alto nuestra participación en el país”, concluyó.

¿Blindaje para la economía colombiana?

A finales del año pasado, Forbes habló sobre este la creciente inversión china en Colombia y la importación de productos desde ese con el ministro de Industria y Comercio, José Manuel Restrepo.

Si bien en su respuesta señaló que no se referiría a ese país en particular, el alto funcionario dijo que “uno de los pilares de comercio exterior es que se debe garantizar un comercio leal, en el que existe equilibrio en la cancha, donde no haya abuso o situaciones de dumping que afecten la producción nacional”.

Restrepo agregó: “Hemos tomado cerca de siete medidas de defensa comercial, de las cerca de 20 que hay en el país. Lo hemos hecho con la eficiencia y el rigor técnico que se necesitan para esos casos. Ahí se han beneficiado sectores como el de confecciones. ¿Qué buscamos con eso? Enviar un mensaje de que nosotros estamos abiertos al multilateralismo de libre comercio, pero garantizando que haya unas condiciones de equilibrio”.

Seguir Leyendo

Destacado