Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Tata Harper, la colombiana que conquista el mundo con sus cremas verdes

La barranquillera cuenta a Forbes cómo ha fundado un emporio de más de US$65 millones basado en productos naturales que han conquistado los tocadores de Hollywood y ya recorren 48 países.

Publicado

on

Por motivos de trabajo, la empresaria visita París entre cinco y seis veces al año. En uno de sus viajes posó para Forbes en el hotel Le Bristol, a pocas calles de los Campos Eliseos. Foto: Andrés Sandoval / Para Forbes.

En el fondo de la imagen se ve un baño de un lujoso hotel en Londres. Impecable. Brillante. En primer plano, una rubia, de pelo perfectamente liso y ojos verdes expresivos, explica en 12 minutos a sus más de 200.000 seguidores en Instagram, con un perfecto inglés y ante una cámara, cómo limpiar su cara con una crema Tata Harper después de un largo viaje y tras padecer el agobiante jet lag.

Los productos de belleza de Tata Harper están en los tocadores de Kim Kardashian, Emma Watson y Jessica Alba tal como ellas mismas lo han confesado en entrevistas. También han logrado conquistar los camerinos de la serie The Morning Show, que protagonizan Jennifer Aniston y Reese Witherspoon. “Tata Harper es una de mis líneas de belleza favoritas”, le contó a Forbes la actriz Lake Bell, al referirse a los productos de la empresaria colombiana más exitosa en la industria de la belleza.

Graciela Guzmán es la rubia de ojos verdes expresivos en el baño de Londres. Nació hace 45 años en Barranquilla y es la dueña y artífice de ese catálogo de 45 productos exfoliantes, aceites, cosméticos y tratamientos de origen natural que ataca el envejecimiento y que ya llega a 48 países.

Los cimientos de lo que hoy es un imperio empezaron con 250.000 dólares, de algunos ahorros que tenía de un pasado negocio y hoy factura más de 65 millones de dólares anuales, según Future Market Insights.

Un emporio que siguió el año pasado con su tendencia de crecimiento de dos dígitos, con más de 2 millones de unidades vendidas. En París se luce en los estantes de Le Bon Marche; en Londres, en los de Harrods, Selfridges y Net-a-Porter, y en Hong Kong, en los de Joyce Beauty.

Sus productos están en la nómina de poderosos minoristas de Norteamérica como Sephora, Neiman Marcus y Space NK. De hecho, para Maortimer Singer, socio de Traub Capital, Tata Harper es una compañía atractiva para compradores en el 2020, en una industria de la belleza que recientemente se ha copado de fusiones y adquisiciones.

La marca se ha extendido además a vender experiencias del ‘cuidado verde’ en los spas y salas de spa de lujo Tata Harper’s Signature, que tiene más de 50 propiedades alrededor del mundo. El equipo de Forbes Travel Guide incluyó el tratamiento de masaje facial de oro líquido orgánico que Tata Harper ofrece en el spa del hotel Le Bristol, como uno de los 5 más lujosos de París.

Tata Harper, nombre con el que fue bautizada en la industria, se empezó a gestar en su niñez, al lado del mar Caribe y del Río Magdalena. Como es usual en la costa colombiana, a las personas se les llama con apodos cortos y sonoros. En este caso, desde pequeña le dijeron en su casa Tata. Lo de Harper vino después, cuando asumió como suyo el apellido de su entonces esposo Henry, también socio en la empresa.

En la familia Guzmán recuerdan que, de niña, Tata siempre ha convivido con un espíritu emprendedor. De pequeña decía que iba a ser diseñadora de modas y se mandaba a hacer la ropa y los zapatos que quería lucir. Cuando tenía 18 años creó una empresa de ropa con su mejor amiga y las prendas eran vendidas en los almacenes Trendy de Barranquilla. “Siempre he admirado la forma práctica en la que Tata ve la vida. No se complica ante ningún obstáculo. Es una persona determinada, fuerte, descomplicada y buena amiga”, le dijo a Forbes una persona cercana a su círculo familiar.

Ambos trabajaban en industrias diferentes a la de la belleza, pero la idea fue concebida luego de que al padrastro de Tata le diagnosticaran cáncer de piel. De repente, una profunda reflexión sobre las cargas tóxicas y el contacto de los productos con químicos en la vida diaria provocaron toda una línea de productos de belleza que recorren los comercios físicos y virtuales de medio planeta. Con lupa en mano se dio cuenta de que en su armario había “una bomba atómica de productos químicos”.

Los productos de Tata empezaron a venderse hace 10 años, cuando poco se hablaba de ‘cosméticos verdes’. Ahora se espera que en el mundo pase de US $34.000 millones a US $54.500 millones en el 2024.

¿Qué recuerda de su vida en Colombia?
Barranquilla es una maravillosa ciudad. No es el lugar más grande, pero tampoco es el más pequeño. Para mí, fue un lugar muy feliz y colorido para crecer. Fue mágico. Me encanta y tuve allí la mejor infancia.

¿Qué costumbres conserva?
Trato de hablar español en mi casa en todo momento. Si pierdes el español, pierdes la cultura, así que trato de mantenerlo vivo hablando casi exclusivamente español con mis hijos y mi familia. La comida también es una gran parte de nuestra cultura, al menos en mi experiencia, por lo que todas nuestras comidas caseras son colombianas y cosas que crecí comiendo. Otra cosa es que no ha cambiado mi amor por la música y el baile latino.

¿Cómo nace una emprendedora?
He trabajado casi toda mi vida y siempre he sido emprendedora, incluso cuando era adolescente. En la escuela secundaria tenía pequeños negocios, pero fue entonces cuando me di cuenta en un nivel súper básico de que si haces cosas interesantes y únicas, la gente lo comprará y me enganché. Cuando me mudé a Estados Unidos, por primera vez después de la universidad estaba trabajando en el desarrollo y construcción de bienes raíces en Miami. Luego, Henry y yo comenzamos nuestra propia compañía de bienes raíces, también con sede en Miami. Sin embargo, cuando me mudé a Nueva York obtuve nuestra granja en Vermont y estaba buscando algo que me apasionara. Fue entonces cuando la idea de Tata Harper Skincare comenzó a tomar forma y pasé varios años viajando por el mundo para conocer y aprender de expertos en diferentes campos, como formuladores, químicos, esteticistas y herbolarios. Ahora, cuando han pasado casi diez años desde que lanzamos nuestro primer producto, todavía me apasiona lo que hacemos y lo que representamos.

“El mundo de la belleza de lujo nunca aceptaba las cosas naturales, lo natural era cosa de hippies, de farmacias pequeñas. Todo el mundo pensaba que lo que estaba haciendo era una locura porque no tenía experiencia y pocos sabían quién era yo”.

TATA HARPER – CEO Y FUNDADORA DE TATA HARPER SKINCARE

¿Cómo llega a la industria cosmética?
Mi empresa empezó como una idea después que a mi padrastro Mauricio le dio cáncer de piel. Estuve con él en la recuperación, y los médicos hacían mucho énfasis en la manera como él vivía, con qué estaba en contacto a diario y cómo comía. Debía cambiar sus productos a cosas más naturales. Siempre he sido superentusiasta con todo el cuento de la salud, y para mí era muy importante cambiar mis cremas por cosas naturales porque lo natural era básico. No había nada que me ayudara a mantener la piel saludable. No encontré algo 100 % natural con tecnología de punta. Me daba cuenta de que estas empresas que llevan haciendo cremas de lujo por mucho tiempo siempre hablaban de las algas, flores, orquídeas, caviar, pero leía la etiqueta y veía las flores mezcladas con una cantidad de ingredientes sintéticos.

Y cómo llegó a las fórmulas…
Con científicos de todo el mundo me dediqué durante muchos años a llegar a este know how que tenemos. Supe cómo cambiar todas estas cosas sintéticas por elementos naturales y decidimos crear nuestro propio laboratorio, donde desarrollamos todo. En mi granja producimos todos los productos. Así comencé el negocio.

¿En qué se inspira?
Me inspiro al viajar, al ver cómo viven otras personas, aprender sobre otras culturas y experimentar cosas nuevas. Mis fuentes de inspiración pueden ser desde la arquitectura hasta la moda y la naturaleza.

En la cresta de la ola verde

Graciela estudió en el Colegio Karl C. Parrish y se graduó de ingeniería industrial en la Universidad del Norte. Después adelantó estudios en universidades de México y París. Vivió por varios años en Miami tras mudarse a Estados Unidos, pero su esposo quería regresar a Nueva York, de donde era. En ese proceso pensaron que querían estar cerca de la naturaleza y visitaron Vermont, en el norte del país, en la frontera con Canadá.

“En ese momento me enamoré. Era la primera área verdaderamente rural y agrícola en la que había estado en Estados Unidos y pensé que era muy especial. Obtuvimos nuestra granja en 2003 y estábamos dividiendo el tiempo entre Vermont y Nueva York”, recuerda.

Precisamente en ese lugar, de 1.200 acres, los Harper erigieron con sus tres hijos el imperio de las cremas verdes. Allí hicieron un centro de producción de una marca que ha conquistado un segmento prémium de consumidores en todos los continentes. Con el tiempo, la vida urbana se volvió cada vez menos atractiva y se mudaron a la granja de tiempo completo.

A partir de ahí, buena parte de su vida se hace en un avión. “Viajo a tantos lugares para trabajar durante todo el año, pero definitivamente hay algunos sitios que frecuento más. Intento ir a Colombia unas cuatro veces al año para estar con mi familia y amigos. Termino en París y Londres alrededor de cinco o seis veces al año, y estoy en Nueva York al menos una vez a la semana”.

Harper logró catapultar en su propuesta las expectativas de un movimiento verde cuando en la industria cosmética poco se hablaba del tema. En el proceso congregó a un equipo de científicos que se atrevió a experimentar con ingredientes tan exóticos como la uva silvestre africana, nopal de las islas Galápagos, hidrosferas de granada, bambú fermentado, todos con una sensación de la “belleza botánica” propuesta por Tata.

Mes a mes, las revistas especializadas le reseñan sus productos. Su marca de productos naturales está entre los 20 jugadores del mercado del mundo, junto a las grandes multinacionales como Loreal, Avon, Unilever o Henkel. Estas últimas han estado en la obligación de migrar algunas de sus líneas a los productos naturales.

Así se lee en el informe ‘Natural Cosmetic Market’, de la consultora Future Market Insights, dado a conocer el año pasado. En ese reporte se señala que existe una demanda creciente de “consumidores que quieren adquirir productos verdes, sea cosméticos naturales u orgánicos”.

Según el estudio, esto ha hecho “que los fabricantes estén cambiando a los principales y grandes cadenas de minoristas, por canales de nicho”.

La industria de cosméticos naturales en el mundo viene creciendo de manera importante. Este año representará cerca de 34,5 mil millones de dólares, y se espera que esa suma ascienda a 54,5 mil millones en el 2027, según Future Market Insights.

Allí, en esa tendencia de querer consumir lo natural y lo amigable con el medioambiente, está subida Tata, al igual que otras empresas que se han abierto paso con productos para la piel como Primally Pure, que aprovecha el sebo del ganado en California (Estados Unidos), o de Bamford, de Daylesford Organic Farmshops en el Reino Unido, que hace productos de belleza con frutas.

¿Cómo liderar un negocio que nace en una granja y se reproduce por el mundo?
Para mí, el liderazgo se trata de inspirar y motivar. Quiero que mi equipo esté tan entusiasmado con lo que hacemos como yo, eso significa establecer una visión y una dirección que generen creatividad, pasión y compromiso. Las mejores ideas provienen de una colección de mentes, no de un individuo, por lo que he tratado de crear una cultura donde todos puedan sentirse inspirados.

¿Cuántos son en su equipo?
Tenemos unos 200 empleados. Nuestros equipos de investigación y de producción y desarrollo de productos están en nuestra granja en Vermont (Estados Unidos). En Shelburne, Vermont, tenemos nuestros equipos de comercio electrónico y finanzas. El de marketing tiene su sede en Nueva York, y el equipo de ventas está repartido por todo el mundo.

¿Cómo organizar una agenda con un negocio que exige estar encima de todos los procesos?
Yo crecí en una casa en la que mi mamá estaba divorciada y trabajaba desde que estábamos muy chiquitas. Yo siempre tenía el ejemplo de cómo lo hacía. Ella era muy organizada con su tiempo. Mientras estaba en la oficina trabajaba full duro, pero mientras estaba en la casa no se hablaba de negocios ni andaba distraída en el teléfono. Hacía la diferencia de cuando llegaba a otras casas en donde las mamás también trabajaban y daban la impresión de que siempre estaban trabajando.

En estos momentos, yo sé qué voy a hacer hasta mayo de este año porque así tengo en cuenta los cumpleaños de mis hijos, sus fechas importantes, y después también tengo todos mis deberes en la compañía, viajes y sitios en donde tengo que estar. Siempre tengo que planear con mucha anticipación para poder estar balanceada porque si no fuera así, yo estaría 24 horas viajando y trabajando porque el trabajo no se acaba y todo el mundo me necesita por todos lados. Hay que ser muy disciplinado pa’ poder uno dedicarle tiempo al negocio, a sus hijos y también a uno. Uno tiene amigas, familia, uno quiere ir al spa, al gimnasio.

El negocio de la colombiana, que comenzó con 250.000 dólares, ya está aterrizando a mercados como China y Medio Oriente. Foto: Andrés Sandoval / Para Forbes.

¿Cómo maneja su rol en la empresa?
Mi rol como ceo de la compañía cambia cada año o año y medio porque depende de qué equipo me necesite más. Cada vez que crece el equipo, algunas partes de la compañía se vuelven más importantes que otras. Toda la parte de innovación y de productos nuevos es un grupo que está siempre bajo mi cuidado, y esta es una de las partes del negocio que más me gusta. Le dedico mucho más tiempo a mercadeo, ventas y lo visual de las tiendas.
Mi vida ahora son muchas reuniones; debo mirar presupuestos, y a mí me encanta darle autonomía a la gente que maneja cada uno de los departamentos. Hay vicepresidencias para cada uno de los departamentos. Siempre estamos hablando. Ahora nos estamos expandiendo por todo el mundo, especialmente en la China y en el Medio Oriente. También reviso la estrategia, viajo por el mundo para hacer lanzamientos de productos y de la empresa en nuevos mercados. Era algo a lo que no me dedicaba tanto antes.

¿Cómo hacer para que haya más emprendedoras y empresarias en Colombia?
Creo que lo que hace falta es creer un poco más en uno mismo, en que uno lo puede lograr y en sus capacidades. Eso es algo que la mujer colombiana debería trabajar más. Cuando empecé esta empresa no sabía qué iba a pasar. No tenía ni idea de si esto iba a ser un éxito rotundo o si simplemente iba a tener unas cuantas clientas a las que les encantaba la filosofía de lo que proponía. El mundo de la belleza de lujo nunca aceptaba las cosas naturales, lo natural era cosa de hippies, de farmacias pequeñas con productos naturales, pero nadie iba a cambiar un producto suizo. Todo el mundo pensaba que lo que estaba haciendo era una locura porque no tenía experiencia, y pocos sabían quién era. La seguridad en mi idea y en el proyecto fue clave.

¿Qué consejos daría a quienes quieren emprender?
Que no piensen en copiarse de otras. Cuando hay una compañía que es exitosa, enseguida le sale todo tipo de competencia haciendo lo mismo. Hace falta más originalidad, desarrollar conceptos nuevos. Lo otro que me parece importante es asegurarse de que ese producto o servicio vaya a mejorar la vida de las otras personas. Hacen falta más empresas que les mejoren la calidad de vida a sus clientes, que no dañen el planeta, hay que pensar en sostenibilidad, que es la única manera de hacer negocios en el futuro.

Vea también: La historia de la joven que se hizo millonaria con la startup de diseño Canva

Deportes

Djokovic perdió la batalla judicial en Australia y tuvo que salir del país

Djokovic dijo después de la decisión que estaba extremadamente decepcionado porque significaba que no podía participar en el Australia Open que comienza oficialmente el lunes.

Publicado

on

Foto: Reuters.

El número uno del tenis mundial, Novak Djokovic, abordó el domingo un avión para salir de Australia después de que el Tribunal Federal confirmara la decisión del gobierno de cancelar su visa, debido a que su decisión de no vacunarse contra el COVID-19 representaba un riesgo para el país.

El fallo unánime de tres jueces asestó un golpe final a las esperanzas del serbio de perseguir un récord de ganar 21 de Grand Slam en el Abierto de Australia, tras intensos días.

El tenista abordó un vuelo de Emirates de Melbourne con destino a Dubái el domingo por la noche pocas horas después del fallo, dijo un testigo de Reuters. El vuelo debía despegar a las 22.30 hora local (1130 GMT).

El vuelo culminaba un viaje que comenzó cuando Djokovic fue detenido por primera vez por las autoridades de inmigración el 6 de enero, un tribunal ordenó su liberación el 10 de enero y luego fue detenido nuevamente el sábado.

Djokovic dijo después de la decisión que estaba extremadamente decepcionado porque significaba que no podía participar en el torneo, que comienza oficialmente el lunes.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

“Respeto el fallo de la Corte y cooperaré con las autoridades pertinentes en relación con mi salida del país”, dijo en un comunicado, deseando además lo mejor para el torneo.

Djokovic, de 34 años, había apelado contra el uso discrecional de poderes del ministro de Inmigración, Alex Hawke, para cancelar su visa. El funcionario había dicho que el serbio podría ser una amenaza para el orden público porque su presencia alentaría el sentimiento contra la vacunación en medio del peor brote del virus en Australia.

El presidente del Tribunal Federal, James Allsop, dijo que el fallo se basó en la legalidad de la decisión del ministro en el contexto de los tres motivos de apelación presentados por el equipo legal de Djokovic.

Reuters

Seguir Leyendo

Deportes

Un partido de Novak Djokovic fuera de la cancha del deporte

Para Serbia, Djokovic es un “chivo expiatorio” en un asunto que los políticos australianos tratan de aprovechar para recuperar el apoyo perdido por los largos confinamientos contra la covid que han frustrado a la población.

Publicado

on

Foto: EFE.

 Novak Djokovic, el mejor tenista del momento y uno de los mejores de todos los tiempos, está jugando un “partido político” contra el Estado australiano, que le niega la entrada para defender su título en el Abierto de Australia.

Así es el relato de los políticos y de gran parte de la sociedad de Serbia, que sin embargo dejan de lado que el tenista se niega a vacunarse contra el coronavirus y que no se toma en serio las reglas contra la pandemia.

La decisión final del Tribunal Federal de Australia sobre si Djokovic será deportado o no se conocerá este domingo, un día antes del inicio del primer Gran Slam del año.

El tenista se encuentra nuevamente en un hotel de Melbourne para solicitantes de asilo, a la espera de la vista judicial.

¿Víctima de circunstancias políticas?

Para Serbia, Djokovic es un “chivo expiatorio” en un asunto que los políticos australianos tratan de aprovechar para recuperar el apoyo perdido por los largos confinamientos contra la covid que han frustrado a la población.

Muchos en Serbia acusan al gobierno de Australia de “maltratar y humillar” al tenista de 34 años y hablan de una conspiración occidental en contra del país balcánico.

El propio presidente serbio, el nacionalista populista Aleksandar Vucic, se pregunta si los políticos australianos sólo quieren “halagar a la opinión pública” para ganar puntos ante las elecciones previstas este año en Australia.

Eso sí, el propio mandatario serbio, criticado por la oposición por su autoritarismo, se presenta esta primavera en unas elecciones presidenciales donde busca la reelección.

También el Comité Olímpico de Serbia acusa a las autoridades australianas de “racismo” y “discriminación”.

Para muchos en Serbia, Djokovic es un héroe nacional y sus duelos en los grandes torneos suelen pegar al país balcánico a las pantallas de la televisión.

Los hinchas lo admiran como un campeón que ha batido casi todos los récords en el tenis, al estar 355 semanas al frente del ránking ATP, habiendo ganado 20 títulos de Gran Slam (empatado con Roger Federer y Rafa Nadal) y 37 títulos de Másters 1.000.

Un partido diferente

En medio de la indignación nacional, los que critican a Djokovic, lo hacen de una manera moderada.

“No tenía que haber viajado a Australia sin haberse vacunado. Fue un riesgo del que tenía que ser consciente. No puede pensar que a él se le permite todo”, asegura Branislav Ilic, un residente de Belgrado, de 53 años.

“Creo que en otros torneos le exigirán la vacunación y tal vez debería cambiar de opinión”, advierte a Efe.

Otros están convencidos de que su ídolo al final podrá imponerse también en esta disputa fuera de las canchas.

“Novak ha aprendido a luchar en la vida, espero que gane este partido extraño”, señala otro vecino de Belgrado, Goran Milovanovic, de 40 años.

Recuerda los inicios del tenista en el seno de una familia modesta y sus batallas “contra el público”, que en algunos países occidentales suelen volverse contra él.

No a la vacunación

El tenista levantó polémica nada más empezar la pandemia en 2020 al declarar que no le gustaría que le obligaran a vacunarse contra el virus para poder viajar por el mundo.

Más tarde defendió la libertad de elección, aunque no llegó a abogar activamente contra la vacuna.

“Guardaré para mí la decisión sobre si me vacuno. Creo que es una decisión privada e íntima. No quiero entrar en el juego de estar a favor o en contra de las vacunas”, dijo Djokovic.

Eso sí, en verano de 2020 el tenista organizó un torneo de exhibición en Belgrado, con estrellas como Dominic Thiem, Sascha Zverev y otros.

Al no cumplirse allí apenas reglas contra la pandemia, varios jugadores acabaron contagiándose con el virus.

Mientras los políticos serbios defienden a Djokovic, los médicos lamentan que el tenista no se haya vacunado, ya que sería un buen ejemplo para muchos en un país donde apenas la mitad de la población se ha inmunizado. 

Seguir Leyendo

Negocios

Los Gilinski van por todo: lanzan nueva OPA por 6,25% de Sura

En su ajedrez para hacerse al control del Grupo Empresarial Antioqueño, los Gilinski van por la mayoría de Sura. No se descartan otras movidas en las próximas jornadas.

Publicado

on

En una movida sorpresa, el viernes en la noche se conoció que el Grupo Gilinski lanzó una nueva OPA por entre el 5% y el 6,25% de las acciones del Grupo Sura.

El precio por acción es de US$9,88, cerca de $40.000 y casi el doble al precio que se encontraba vigente antes de las OPAs de los Gilinski.

La movida apunta a consolidar la mayoría accionaria en la holding financiera y de seguros del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA).

El viernes se cerró la primera OPA por Sura, en la que los Gilinski se lograron hacer al 25,25% de las acciones de este Grupo. Si logran hacerse al 6,25% quedarán con el 31,5%.

Cabe recordar que el lunes se cierra la OPA por Nutresa donde los Gilinski lograron el 27,69% de las acciones. Nutresa, por cuenta del enroque del GEA tiene 13,04%, lo que significa que hasta el momento por esta vía controlan otros 3 puntos de participación accionaria.

Cabe esperar que además en el propio mercado de valores se lancen a comprar lo máximo permitido que son otros 5 puntos en la propiedad. Al acercarse a una participación del 44% podrían hacerse al control total de la compañía.

El equipo de investigaciones de Scotiabank emitió esta semana una análisis donde ponía en evidencia que se venían nuevas movidas por parte de los Gilinski. Tampoco se descarta una segunda OPA por Nutres o, inclusive, una primera por Grupo Argos, compañía que hasta el momento no ha sido objeto de oferta.

En Nutresa, la asamblea de accionistas tomó la decisión de reducir de 8 a 7 miembros su junta directiva. Esta movida buscaba generar un cambio en la composición de esta instancia de poder, con el objetivo de consolidar la posición de miembros independientes. Según Scotiabank, “bajo la estructura actual (es decir, con cuatro miembros independientes), Gilinski necesitaría tres de esos cuatro miembros para controlar el lado independiente de el tablero. Bajo una estructura de ocho miembros, ese umbral mínimo implicaba el 37,5% del total de acciones en circulación. Después del cambio en el tablero composición, ese mínimo se sitúa ahora en el 42,9%”.

Con esta nueva movida es claro que los Gilinski van por el control total del GEA y que en los planes debería estar incluido hasta el Bancolombia, activo que cuyo principal accionista es Sura. Todo indica que en este ajedrez por la mayoría del principal conglomerado de empresas de origen paisa los Gilinski apenas están empezando.

Siga a Forbes desde Google News

Seguir Leyendo

Negocios

Ómicron vacía las estanterías de los supermercados en Estados Unidos

A ómicron se ha sumado, aparte de las tormentas invernales, lo que se ha venido a llamar “la gran dimisión”, el abandono voluntario por parte de muchos trabajadores de sus puestos de trabajo durante la pandemia.

Publicado

on

Foto: EFE.

Ni fruta ni carne ni productos de limpieza: las estanterías vuelven a estar vacías en algunos supermercados de Estados Unidos por culpa de ómicron, que está causando numerosas bajas de personal, que coincide con nuevos problemas en la cadena de suministros.

“No he encontrado todo lo que he venido a comprar; algunas estanterías estaban vacías, quería ‘kleenex’ y algunas cosas para limpiar, pero no había”, lamentaba este viernes Anne, una vecina de 50 años de Washington DC, en declaraciones a Efe en la puerta de un supermercado.

Dentro del local parecía que había pasado un huracán por la sección de fruta y verdura, y encontrar carne de ternera o pollo era una quimera, aunque sí que había papel higiénico, que brilló por su ausencia al inicio de la pandemia.

A unos pocos kilómetros, en otro supermercado del centro de la capital estadounidense las estanterías estaban repletas de productos.

Problemas que vienen de antes

Desde la Asociación de Marcas de Consumo (Consumer Brands Association), que representa a nivel nacional a compañías de alimentos embalados, bebidas y de productos para el hogar y de cuidado personal, la vicepresidenta de Investigación y Comunicación, Katie Denis, explicó a que estos problemas vienen de antes.

En ese sentido, recordó que la industria de los bienes empaquetados ha afrontado a lo largo de la pandemia dificultades en la cadena de suministros, lo que ha hecho que esta se debilite y “no ha dejado margen para que el sistema maneje disrupciones, como las tormentas invernales o la variante ómicron”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte informado

“Eso ahora se muestra en estantes escasamente abastecidos para los consumidores”, indicó Denis, quien puntualizó que lo que ocurre en la actualidad es “una escasez de mano de obra, no una escasez de comida”.

En sus contactos con ejecutivos de la industria, su asociación ha podido saber que las compañías se están resintiendo de un alto absentismo laboral debido a ómicron, lo que coincide con los esfuerzos para hacer nuevas contrataciones y cubrir 118.000 vacantes en el sector de los productos de consumo empaquetados.

“Desafortunadamente, solo hemos añadido 1.600 trabajos el mes pasado”, señaló Denis.

Y es que a ómicron se ha sumado, aparte de las tormentas invernales, lo que se ha venido a llamar “la gran dimisión”, el abandono voluntario por parte de muchos trabajadores de sus puestos de trabajo durante la pandemia.

Tan solo en noviembre, según datos del Departamento de Trabajo de EE.UU., el número de personas que dejaron sus empleos de forma voluntaria subió a 4,5 millones, lo que medios especializados indican que es una señal de que los estadounidenses cada vez tienen más confianza en que pueden encontrar mejores oportunidades laborales.

No es la primera vez que se han visto las estanterías vacías en los supermercados de EE.UU. durante la pandemia: al principio de la misma, en marzo de 2020, hubo la escasez de papel higiénico, pasta, harina y otros productos, mientras que en octubre y noviembre pasado se produjo un gran embotellamiento en la cadena de suministros.

El profesor de Práctica de la Cadena de Suministros de la Universidad de Siracusa Patrick Penfield detalló a Efe que en EE.UU. las tiendas de alimentos compran en el mercado local sus productos porque muchos son perecederos y así recortan el tiempo necesario para que un artículo esté en su stock.

En olas anteriores de la pandemia, el virus se esparció de forma diferente, ya que afectaba más a unas partes que a otras del país y era a un ritmo diferente, por lo que era más sencillo adaptarse y conseguir productos de otras zonas.

Algo que no se ha visto antes

Penfield destacó que ómicron es algo que no se ha visto antes, debido a lo contagiosa que es: “Está atacando a todo EE.UU. al mismo tiempo, por lo que las tiendas de comestibles y los productores de alimentos están lidiando con empleados que se están enfermando o que piden hacer cuarentena”.

En paralelo, la falta de personal afecta a la cadena de suministros porque EE.UU. no está siendo capaz de producir tantos alimentos como necesita y, además, no hay gente suficiente para repartirlos y reponerlos en las estanterías, debido a ómicron.

Pese a estos problemas, el experto auguró que la situación actual no van a durar mucho, “probablemente un par de meses”.

“Vamos a ver situaciones en que algunas áreas del país tendrán las estanterías llenas y en otras faltarán cosas, pero creo que hacia finales de febrero podremos ver que se vuelve a la normalidad, siempre y cuando no haya otra variante (del virus) o no tengamos eventos climatológicos catastróficos”, dijo Penfield.

Para poner punto final a este panorama, Denis consideró que es necesario que “los líderes de Washington” se centren en acciones de gran impacto.

“Los problemas de la cadena de suministro no se pueden desviar como un problema vacacional y no terminan en los puertos”, apuntó la experta, en referencia a las medidas adoptadas por el Gobierno.

En el corto plazo, afirmó que es “esencial” que se apoye a los trabajadores para que la cadena de suministros siga funcionando, como facilitarles el acceso a tests de covid-19 y con recomendaciones claras sobre la cuarentena si se contagian.

En la última semana la confusión ha cundido entre los estadounidenses por las directrices, en algunas ocasiones poco claras, ofrecidas por las autoridades sanitarias sobre cuánto tiempo hay que recluirse en casa si se da positivo, después de que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades aconsejaran reducir la cuarentena a cinco días.

Denis agregó que a largo plazo habría que aumentar la capacidad del transporte por carretera y la visilibilidad de la propia cadena de suministros para identificar los puntos débiles, antes de que haya escasez, “y aquí el Gobierno federal tiene un papel crítico”.

EFE

Seguir Leyendo

Negocios

Confimado: Gilinski se queda con 25,25% de Sura tras OPA

La tasa representativa del mercado (TRM) para las acciones de Grupo Sura fue de $3.950,40.

Publicado

on

La Bolsa de Valores de Colombia (BVC) confirmó hoy la adjudicación de la OPA por Grupo Sura, en la que la familia Gilinski se quedó con 25,25% de la compañía, logrando así su meta mínima de aceptaciones, que lo posicionan como el segundo mayor accionista de la compañía financiera.

En total, hubo 3.979 aceptaciones válidas adjudicadas, que se tradujeron en 118,16 millones de acciones ordinarias, donde el porcentaje máximo a comprar fue de 79,72%, agregó la información.

El precio de cada acción ordinaria llegó a $31.642 (unos US$8,01) con una tasa representativa de mercado (TRM) de cumplimiento equivalente a $3.950,40. Asimismo, la fecha de cumplimiento establecida quedó fijada para el 19 de enero.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado