Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Deportes

Cancelan torneo de tenis Wimbledon por coronavirus

Esta es la primera vez en 75 años que el Grand Slam de césped no se llevará a cabo. El torneo estaba programado para mediados de junio.

Publicado

on

El torneo de Wimbledon, programado para realizarse desde el 29 de junio al 12 de julio, fue cancelado este año debido a la pandemia del coronavirus, dijo el miércoles el All England Lawn Tennis Club (AELTC, por sus siglas en inglés).

“Es con un gran pesar que la junta principal del All England Club y el comité de gestión de los campeonatos han decidido hoy que el campeonato 2020 se cancele debido a problemas de salud pública relacionados con la epidemia de coronavirus”, señaló el AELTC en un comunicado.

Lea también: Roger Federer se suma al apoyo de los afectados por coronavirus

Esta es la primera vez en 75 años que el Grand Slam de césped no se llevará a cabo, después de que la Segunda Guerra Mundial impidió a los organizadores celebrar el torneo entre 1940-1945.

Los circuitos de la ATP y la WTA también fueron suspendidos al menos hasta el 7 de junio, pero parece extremadamente improbable que se pueda volver a la actividad en el verano boreal debido al empeoramiento de la pandemia en Europa y Estados Unidos.

La cifra de muertos por el virus en Gran Bretaña llegó a 2.352 el miércoles.

Por su parte, el Abierto de Francia, que originalmente se celebraría del 24 de mayo al 7 de junio, fue pospuesto y reprogramado por la federación francesa de tenis para el periodo del 20 de septiembre al 4 de octubre, poco después del eventual final del Abierto de Estados Unidos.

A diferencia del Abierto de Francia, que se juega en tierra batida, las opciones de Wimbledon para reubicarse en el calendario son extremadamente limitadas.

Lea también: Messi y jugadores del Barcelona se rebajan más el sueldo para ayudar a empleados

Deportes

Mariana Pajón clasifica liderando a las semifinales del BMX de los Juegos Olímpicos

La ciclista colombiana está en Tokio buscando su tercer oro olímpico. La semifinal se disputará este jueves a las 8:15 p.m. hora de Colombia y si pasa a la final, competiría a las 9:50 p.m. hora de Colombia.

Publicado

on

Foto: Instagram / Mariana Pajón.

La consagrada ciclista colombiana Mariana Pajón se clasificó a las semifinales de BMX Racing de Tokio-2020 y buscará un histórico triplete olímpico de oro, tras sus triunfos dorados de Londres-2012 y Rio-2016.

En el cuadro de BMX femenino, todas las miradas estarán puestas en la colombiana
Pajón, una estrella de la disciplina con 1,9 millones de fanáticos que la siguen en Instagram.

A sus 29 años, la séxtuple campeona mundial sigue sin perder su apetito de triunfo. De hecho, la ‘Reina del BMX’ se impuso a fines de mayo pasado en la prueba de Bogotá del calendario de Copa del Mundo, último cara a cara del calendario contra las aspirantes a amargarla en los Juegos.

Este jueves en la noche se llevará a cabo la semifinal de esta competencia. Si logran avanzar, los deportistas disputarán inmediatamente la final. La semifinal se disputará este jueves a las 8:15 p.m. hora de Colombia y si pasa a la final, competiría a las 9:50 p.m. hora de Colombia.

Entre los hombres, el estadounidense Connor Fields intentará retener la corona olímpica lograda hace cinco años en tierra brasileña. Después de las carreras que tendrán lugar el 29 y 30 de julio, el mundo olímpico descubrirá el 31 de julio y el 1 de agosto una disciplina inédita: el BMX freestyle o estilo libre, en la que apenas nueve corredores masculinos y otras nueve ciclistas tirarán las piruetas más alocadas para colgarse el oro en el parque de deportes urbanos de Ariake, de la capital japonesa.

Seguir Leyendo

Deportes

Simone Biles se retira de la final individual para centrarse en su salud mental

Aún estará por definirse si la gimnasta estadounidense participará o no en las competiciones individuales de la próxima semana de Tokio 2020

Publicado

on

La gimnasta estadounidense Simone Biles no disputará este jueves la final individual de los Juegos Olímpicos de Tokio, en la que iba a defender el título, con el objetivo de “centrarse en su salud mental”.

La federación estadounidense, US Gymnastics, anunció la baja de Biles en la víspera de la disputa del concurso completo y un día después de que Biles se retirase de la final por equipos.

“Tras una posterior evaluación médica, Simone se retira de la final del concurso completo de los Juegos de Tokio para centrarse en su salud mental”, señala el comunicado.

“Continuará siendo evaluada a diario para determinar si participa o no en las competiciones individuales de la próxima semana”, añade US Gymnnastics, en referencia a las finales por aparatos que comenzarán el día 1. 

Jade Carey entrará en su lugar en el concurso completo; logró en la ronda clasificatoria la novena mejor nota, pero la norma que impide participar en una final a más de dos gimnastas por país la dejó fuera.

“Apoyamos de todo corazón la decisión de Simone y aplaudimos su valentía al dar prioridad a su bienestar. Su coraje nos enseña, una vez más, por qué es un referente para tantos”, concluye la nota federativa.

Biles, ganadora en Río 2016 de cinco medallas olímpicas, se retiró de la final por equipos del martes tras hacer solo el ejercicio de salto, en el que obtuvo una puntuación baja.

Tras la competición, en la que Estados Unidos ganó la medalla de plata por detrás de Rusia -primera derrota del equipo norteamericano desde 2010-, Biles admitió que se sentía presionada, recordó que los deportistas son personas por cuya salud mental hay que velar y señaló que no había podido hacer el salto que tenía preparado debido a su estado emocional.

La final del concurso completo reúne a las 24 mejores gimnastas en los cuatro aparatos. La baja de Biles deja a la brasileña Rebeca Andrade, la estadounidense Sunisa Lee y la rusa Angelina Melnikova como favoritas al título. Fueron, por detrás de la texana, las mejores en la ronda previa.

Además de para esta, que ya no disputará, Biles está clasificada para las cuatro finales de salto y barras asimétricas, el día 1, suelo el día 2, y barra el día 3 de agosto

EFE

Seguir Leyendo

Deportes

Tokio registra nuevo récord de contagios en medio de Juegos Olímpicos

Las autoridades de Tokio anunciaron 2,848 casos nuevos, una cifra récord nunca antes vista en la capital desde los inicios de la pandemia

Publicado

on

Foto: EFE.

La capital japonesa, anfitriona de los Juegos Olímpicos, anunció este martes 2,848 nuevos casos de Covid-19, la cifra más alta de contagios diarios registrada hasta la fecha.

Las autoridades de Tokio anunciaron 2,848 casos nuevos, una cifra récord nunca antes vista en la capital desde los inicios de la pandemia y que se da en pleno transcurso de los Juegos Olímpicos, que se inauguraron el pasado día 23.

Este número supera el récord anterior, registrado el 7 de enero, cuando se contabilizaron 2,520 casos, y se produce en medio de un cuarto estado de emergencia, vigente en la capital nipona hasta el 22 de agosto y a lo largo de toda la competición deportiva.

“Estamos preocupados porque está aumentando el número de personas en estado grave. Los mayores de 65 años contagiados son el 2% de los positivos. Lo importante es que los jóvenes se vacunen lo antes posible”afirmó hoy la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, en declaraciones recogidas por la cadena pública NHK.

En Japón tan solo un 25.5% de la población ha recibido las dos dosis de la vacuna, en su gran mayoría mayores de 65 años, según los datos gubernamentales más recientes.

El gobierno nipón declaró el estado de emergencia el pasado 12 de julio debido al repunte de casos en la capital y la preocupación por la incidencia de la variante delta.

EFE

Seguir Leyendo

Deportes

Messi: la historia detrás de su liderazgo

Con una fortuna estimada en US$500 millones, Lionel Messi sigue los pasos de Diego Armando Maradona. Ganó con su equipo la Copa América y se consagró en Argentina. Esta es la historia detrás de su liderazgo.

Publicado

on

Pocas veces se lo vio a Lionel Messi tan exultante como en la noche del sábado 10 de julio en el estadio Maracaná, luego de que la Selección argentina de fútbol se consagrara con el máximo galardón de la Copa América 2021, tras vencer en la final a Brasil. Una hazaña que pareció épica: ganar de visitante al principal rival del país y cortar la racha de 28 años sin títulos internacionales

Nacido en Rosario en 1987, el ¿ahora exjugador del Barcelona?, que encontró un refugio en España luego de que a los 11 años le diagnosticaran una deficiencia de la hormona de crecimiento que pretendía limitar su afán por jugar al fútbol, finalmente alzó la copa. Esta vez, la que cosechó con la celeste y blanca. 

Messi es hombre de récords y varios se detallan en el libro Guinness: 151 partidos jugados con la Selección argentina, 1.163 goles concretados a lo largo de su carrera y el único en ser elegido cuatro veces consecutivas Jugador del Partido en una Copa Mundial (2014), entre otros. Merecedor de seis Balones  de Oro, seis Botas de Oro, Premio Laureus y FIFA World Player, con el Barcelona, donde fue capitán y donde ganó 35 títulos. 

También es el segundo deportista mejor pago del mundo, según el ranking de Forbes (US$ 130 millones a junio de este año). Tenía una fortuna estimada en US$500 millones a 2020, que podría alcanzar los US$700 millones al finalizar este año.

Lea también: Máximo goleador, líder en asistencias, el que no descansa: Messi rompe marcas

La Argentina arrastraba casi tres décadas sin poder quedarse con un trofeo internacional, luego de seis derrotas consecutivas en finales (cuatro en Copa América, una en el Mundial Brasil 2014 y la Copa Confederaciones) y, con la llegada al plantel de Lionel Scaloni como entrenador, la historia pareció revertirse y Messi saldó la deuda que se le reclamaba. Con todo, términos como resiliencia y liderazgo, tan utilizados en el mundo corporativo, ganaron nuevamente la escena. 

Messi alza la copa, tras el partido contra Brasil.

¿Qué cambió en Messi? ¿Se convirtió en un nuevo tipo de líder? No creo que haya habido un cambio respecto de su estilo de liderazgo, sino que ocurrió algo superador: se armó un sistema de liderazgo. Muchas empresas cometen el error de buscar hacer de un líder un héroe. Con Messi pasaba algo así: había una expectativa de “Mesías”, de salvador. Pero, en esta ocasión, se vio un sistema distribuido en el equipo, incluida la conducción y el cuerpo técnico. 

Scaloni logró bajar el nivel de exigencia sobre una sola persona, para distribuirlo en un sistema con diferentes roles. Ninguno de los jugadores salió sobredestacado. Ni siquiera el director técnico, muy bien secundado también por otros líderes. Hubo muchas piezas que se fueron intercambiando y todas tuvieron la posibilidad de destacarse en algún momento. 

El equipo, que no jugaba en función de Messi, tuvo autonomía. No todo estaba, como ocurre en muchas organizaciones, radial con el jefe. Ahora bien, esta es una conexión necesaria pero no suficiente. Hubo otros factores que lo hicieron posible: un tema que siempre estuvo presente en Messi, pero que ahora se visualizó de otra manera, que es la humildad. En el libro Liderar con humildad. 12 lecciones de liderazgo del Papa Francisco, el autor Jeffrey Krames explica el modelo de liderazgo del Sumo Sacerdote, y una de sus enseñanzas es “huele como tu rebaño”. Para este estadounidense, cuyos libros fueron traducidos a 36 idiomas, no hay una diferencia entre el líder y el resto. 

Con la Selección no se percibían niveles jerárquicos, sino que existía una distribución de esa responsabilidad con claros roles y con intercambiabilidad. Lo que se jugaba, en otras palabras, era una especie de liderazgo ágil y dinámico. La humildad y la interdependencia de todos los integrantes del equipo contribuyeron a que sintieran que conseguir la victoria era difícil, pero no imposible; que tenían que proponérselo, pero sin obsesionarse. 

Lea también: Cuáles son las marcas de lujo favoritas de Lionel Messi

El escritor y coach en liderazgo ejecutivo Marshall Goldsmith se refiere a los 21 errores que suelen cometer los líderes, y el último de ellos es, justamente, la obsesión por alcanzar las metas. 

Acá, en todo caso, la obsesión era más por respetar el proceso que por la meta en sí misma. Y esta fue más una consecuencia que una obsesión. 

Messi y Neymar.

Los jugadores tuvieron la capacidad de sobreponerse a las dificultades con el compromiso, con la colaboración, con el estar todos en la misma sintonía, independientemente del lugar de donde viniera cada uno. Se vio la celebración colectiva por sobre la celebración individual.  No podría decir que Messi tuvo un liderazgo llamativo, y eso es lo llamativo, valga la redundancia. De hecho, ¿alguien lo vio dar órdenes? Quizás esta distribución de responsabilidades fue lo que permitió democratizar más el sistema para que todos se sintiesen protagonistas. 

El hecho de que muchos no estuvieran viciados de gestiones anteriores y que vieran que a alguien como Ángel Di María (el equivalente en una empresa a un gerente de determinada área con muchos años en la compañía) le dijeran “vas al banco de suplentes y vas a entrar en algún momento” habla muy bien de este sistema de liderazgo que integraba Messi, pero no era el único líder. 

Tal vez, pasó de ser el Mesías a ser uno más de este sistema de liderazgo, donde también hubo un culto al bajo perfil. En oportunidades anteriores había una sobreestimación, algo que en el mundo corporativo se conoce como “overpromise- underdeliver“: en los planes de negocios se promete mucho  y después no se alcanzan los resultados.

Sería un error creer que ya llegaron. Este es el momento para ejercer la humildad porque, cuando te va mal, implica reconocer la oportunidad de  aprendizaje y, cuando te va bien, también, para plantearte cómo podés crecer a partir de ahora. Si bien fue un triunfo épico, porque ocurrió en el Maracaná y fue una final contra el Brasil de Neymar, no se ganó la final del mundo. Lo peor que podemos hacer es considerar que este es el modelo de liderazgo ideal. Es momento de ver qué podemos aprender de esto, qué tenemos para potenciar y qué no vamos a repetir. 

Pocas veces en el liderazgo es todo perfecto. Parte de lo que hay que entender es que esto fue fruto de un sistema donde se preservó muy poco de lo tradicional y mucho de lo nuevo. Para hablar en términos empresarios, hubo muy buena diversidad e inclusión en este grupo. Una de las cualidades claves para los equipos de alto desempeño es, justamente, la diversidad con auténtica inclusión. 

Las sombras del pasado

En 2014 la Argentina podría haber ganado la final contra Alemania. Pero no ocurrió. Javier Mascherano, que en la previa a los penales contra Holanda  alentó al arquero argentino Sergio Romero diciéndole “hoy te convertís en héroe“, se alzó como un excelente líder. Era el capitán sin banda, que respondía a los atributos clásicos del liderazgo, con un Messi habilidoso en lo motriz pero más bien de carácter introvertido. 

Una de las distinciones más grandes entre un líder introvertido y uno extravertido es que el extravertido habla, piensa, habla, y el introvertido  piensa, habla y piensa. Messi tuvo que crecer como líder del grupo, aun con sus limitaciones. Es una pieza dentro de algo más grande, con un rol protagónico, reconociendo que no iba a tener la capacidad de ser extravertido. Y en esta oportunidad pudo transitar su lugar donde sentía confort. Esta selección no le pidió lo que no podía dar. 

Messi no fue formado para ser líder, pero es un excelente futbolista. Lo que el sistema hizo fue tomar algunas de sus cualidades para contribuir al logro grupal. Pero el aporte viene desde muchos lugares, no solo desde el plano futbolístico, sino también desde lo emocional. Hubo un trabajo muy fuerte de contención y de manejo saludable de los conflictos. 

Lionel Messi junto con Diego Maradona, años atrás.

Con esta última Selección se vio mucho compromiso y disfrute. Podemos trazar una distinción entre el perfeccionismo y la excelencia: el perfeccionismo es, exclusivamente, obsesionarse con lograr el máximo resultado. La excelencia es esa búsqueda de tu mejor versión, sabiendo que siempre vas a poder mejorar. Hay goce. Y acá se vio cómo disfrutaban del proceso, no como en otras  ocasiones en las que parecían esos líderes que sufren por trabajar en determinado lugar solo por lograr un resultado. 

Un factor que no fue menor: un compromiso incondicional,  mucho foco y alineamiento entre los integrantes del cuerpo técnico y los jugadores. En las empresas esto también se ve muchas veces cuando los líderes tienen la posibilidad de mostrarse como son, de abrirse de corazón, entendiendo al otro y empatizando con él. Como concepto, lo veo más como las organizaciones que son sociocracias u holocracias. Sería como una pirámide mucho más achatada. Vi un liderazgo no jerárquico, plano, más horizontal. 

El peso del legado

Hace unos días, Andy Jassy se convirtió en el CEO de Amazon, luego de que Jeff Bezos, fundador de este gigante del e-commerce, decidiera dar un paso al costado en la función ejecutiva. Las comparaciones, probablemente, no tardarán en llegar. 

Como le ocurrió a Messi cuando comenzó a calzarse la 10 y, gracias a su habilidosa zurda y baja estatura, no escapó a las analogías que lo bautizaban el “Messías”, en clara referencia al hijo de Dios, Diego Armando Maradona

En general, luego de estos líderes, que son tan omnipresentes y omnipotentes, y que logran cosas fantásticas, viene un período de decadencia porque es muy difícil ocupar el lugar que dejan. Y, a veces, lo que se les critica, justamente, es que no fueron tan buenos líderes porque, en definitiva, no dejaron  un sistema que los trascendiera. 

Cuando ese líder se aleja de la compañía, las organizaciones tienen que transitar el duelo por la pérdida, tratando de conformar un nuevo liderazgo: pasa en los países, pasa en las empresas, pasa en las familias y pasa en el fútbol. Es más, creo que podríamos pensarlo de otra manera: ese estilo unipersonal de liderazgo está en extinción y empieza a emerger el sistema de liderazgo. No es la persona, sino el modelo que los propios líderes se proponen generar en la organización. 

La Selección argentina con la copa América.

Muchas veces se habla de los componentes del estilo de conducción. En la Selección, tanto desde el cuerpo técnico como desde el plantel de jugadores, se generó un entramado de liderazgo. Esto debería ser, más que el final, el principio de algo. Ojalá que el éxito no obnubile a los líderes, y que no piensen que ya saben todo lo que tienen que saber. Es lo que pasa en las empresas: lo que te trajo hasta acá no te llevará hasta el siguiente nivel. Pero lo que trajo a la Selección hasta acá sí es una buena base para avanzar. Hay que trabajar en tratar de optimizar este modelo. 

En el fútbol existe un axioma que es erróneo: equipo que gana, equipo que no cambia. Este cuerpo técnico demostró que, aunque ganara, cambiaba. Así tuvieron la capacidad de repentización, de no repetir fórmulas mientras están jugando. 

Lo exitoso de este modelo es que no es perfecto. Acá también hubo lo que Alex Rovira llama la buena suerte. Suerte es el azar; la buena suerte es lo que hacés para que eso suceda. La Selección hizo mucho para que las cosas ocurrieran, pero hay mucho más para hacer de cara al futuro. 

En el mundo empresario muchas veces se aprende haciendo. Con la pandemia de Covid-19 se vio que muchas personas tuvieron un rol clave en el business continuity (es decir, la posibilidad de que el negocio continúe) sin ocupar posiciones clave; personas con capacidades críticas que no ocupaban roles críticos y personas con roles críticos que no tenían las capacidades críticas para este momento. Por eso se habla cada vez más de los equipos y de los sistemas. Se terminó la época de los héroes que resolvían todo

Parte de esto es lo que se visualiza en Scaloni: estuvo en el momento correcto en el lugar adecuado. Estando en el rol, vas aprendiendo más y no necesariamente la preparación teórica es la que te permite desplegar tu potencial. 

¿Es Scaloni el mejor director técnico? Tal vez le faltan un montón de cosas, pero fue funcional a este proceso, y lo peor que le podría pasar es pensar que ya es el mejor director técnico del mundo. Sí se ve que es un técnico joven que tiene ganas, pasión, compromiso y que, como dice Claudio Fernández Aráoz en su libro Rodéate de los mejores, se rodeó de buena gente. Parte del talento de un líder es transformar un buen plantel en un buen equipo. 

Lo que trajo a la Selección hasta acá fue el futuro, el propósito que los guiaba. Los líderes que trabajan en función del futuro pueden construir un presente  que sea mucho más valioso y funcional para eso que viene.  

Fred Kofman habla del éxito más allá del éxito, y dice que cuando uno trabaja en función de ciertos valores, independientemente del resultado final, el éxito está asegurado. El sábado 10 de julio, en el Maracaná, confluyó un sistema de liderazgo con un objetivo claro, un manejo adecuado del conflicto, clara distribución de roles y responsabilidades, buena suerte y la capacidad individual complementada desde la diversidad. 

El deseo sería que el equipo no se enceguezca pensando que ya llegó al éxito. Parecería ser que sus límites son mucho más altos de lo que lograron, con  lo cual, nuevamente, humildad. Aquí se puede aplicar la ley de las 24 horas: 24 horas celebramos, y a la hora 25 empezamos a pensar el próximo objetivo.

Publicado en Forbes Argentina | Sobre el autor: Alejandro Melamed es doctor en Ciencias Económicas (UBA), speaker internacional y consultor disruptivo. Tiene más de 25 años  de experiencia en cargos ejecutivos en multinacionales. Es director de Humanize Consulting y autor de varios libros, entre ellos, Tiempo para valientes, en coautoría con Fabián Jalife (2020), El futuro del trabajo y el trabajo del futuro (2017), Historias y mitos de la oficina (2015), ¿Por qué no? (2012) y Empresas (+) humanas (2010).

Seguir Leyendo

Deportes

Simone Biles abandona prueba de gimnasia por equipos en Tokio

Tras su primer salto, Simone Biles abandonó el escenario con el médico del equipo y regresó, pero fue sustituida por una compañera.

Publicado

on

Foto: EFE.

La búsqueda de Simone Biles para convertirse en la mejor atleta olímpica en los Juegos de Tokio 2020 dio un giro extraño este martes, cuando abandonó la prueba por equipos por un problema médico.

La gimnasta estadounidense quedó fuera de la final por equipos tras hacer sólo el primer ejercicio, el de salto.

Después de obtener con su salto, un Amanar con giro y medio, una nota de 13,766, la peor entre las integrantes su selección, la vigente campeona olímpica abandonó el escenario con el médico del equipo y regresó unos minutos después.

Después del decepcionante salto en la primera rotación de la prueba femenina por equipos, Biles fue señalada con una “R” en la lista de competidoras antes de que comenzaran las barras, lo que indicaba que no continuaría en la competición.

En las asimétricas, en las que iba a ser titular (lo son tres por país en cada aparato), fue reemplazada por Jordan Chiles.

La Federación Internacional de Gimnasia confirmó que Biles no seguiría participando en la prueba por equipos, en la que finalmente Estados Unidos se quedó con la presea de plata tras ser superado por el equipo del Comité Olímpico Ruso.

Biles aspiraba a un récord de seis medallas de oro en Tokio, pero USA Gymnastics dijo que la participación de la joven de 24 años en los Juegos era incierta.

“Simone se ha retirado de la competencia final por equipos debido a un problema médico”, dijo USA Gymnastics. “Será evaluada diariamente para determinar la autorización médica para futuras competiciones”.

Biles venía liderando la defensa del título por equipos de gimnasia femenina de Estados Unidos, que buscaba ampliar su marca de cuatro medallas de oro conseguidas en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Decepcionante

Su presentación no tuvo un gran comienzo, con una decepcionante puntuación de 13,766 en salto en la primera rotación. Las tres rusas que saltaron obtuvieron un puntaje mayor, al igual que sus compañeras de equipo de Estados Unidos.

Biles abandonó entonces el escenario en medio de una gran confusión.

Estados Unidos había dominado la prueba por equipos en los últimos grandes campeonatos.

Liderados por Biles, la actual campeona mundial y olímpica, se esperaba que Estados Unidos se llevara el título por equipos por tercera vez consecutiva.

Rusia, que compite en los Juegos de Tokio como representante del Comité Olímpico Ruso (ROC) porque el país fue despojado de su bandera e himno por infracciones de dopaje, no ganaba el título femenino por equipos desde que compitió en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

EFE

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado