Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

La odisea continúa: los negocios que siguen en apuros

Este reportaje cuenta la historia de líderes de pequeños y medianos de negocios de distintas esferas de Colombia que revelan el impacto de la crisis económica por el Covid-19 y el temor a no poder sobrevivir.

Publicado

on

Foto: Pixabay.

El temor de no poder subsistir es lo que están viviendo muchos negocios en Colombia, que a pesar de las medidas que ha venido tomando el gobierno para mitigar el impacto de la crisis económica, ven muy nublado el panorama.

Es el caso de Gloria Basmagi, quien lleva 25 de sus 58 años como jefe de cocina de La Regatta, el restaurante que fundó junto a su esposo Guillo Basmagui en una superficie de madera frente al mar de siete colores de San Andrés Islas, al lado del Club Naútico.

Nunca en su vida había visto tan desolado el archipiélago que cada año visitan más de un millón de turistas, según los registros de la Oficina de Control, Circulación y Residencia, como lo ha estado desde que el mundo entró en aislamiento por cuenta del Covid-19.

Gloria está preocupada porque la economía del archipiélago depende principalmente del turismo. “El gobierno vive de los ingresos de las tarjetas de turismo pagadas por los turistas, también alimenta las arcas departamentales el impuesto a la mercancía que ingresa como puerto libre, pero obviamente al estar el comercio cerrado y cero turistas pues no hay ningún ingreso”, dijo a Forbes,.

La caja de La Regatta les dio para pagar dos nóminas, pero Gloria y su esposo no tienen la capacidad para seguirle pagando a sus 62 colaboradores y les preocupa la fragilidad económica de la isla hacia el futuro.

Como La Regatta hay miles de restaurantes en toda Colombia que generan cerca de 1 millón de empleos y representan casi el 4 por ciento del Producto Interno Bruto.

En la cuarentena, con domicilios los restaurantes están generando en promedio solo el 22% de los ingresos habituales, según la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), aunque hay picos como el día de la madre en el que la alta demanda desbordó la capacidad de los establecimientos.

Pero esta posibilidad excluye a esos que, como Gloria, tienen en su base de clientes a más foráneos que locales. Pasa en San Andrés, en Providencia, en Cartagena, en Santa Marta, en Nuquí (Chocó), Salento (Quindío) y tantos otros lugares que viven del paquete tres días, dos noches.

La eterna espera

Con el dilema entre la salud y la economía, los gobiernos del mundo la han tenido difícil para definir las fases de reapertura de la economía. Como la mayoría de los países, Colombia entró en cuarentena nacional desde el 24 de marzo, aunque la capital, Bogotá estaba en aislamiento desde tres días atrás.

Para mitigar ese impacto, el Gobierno dispuso unos recursos para que los pequeños empresarios accedan a créditos a través de Bancóldex, que es un banco de segundo piso. Esto significa que no otorga directamente los créditos, sino que lo hace a través de otras instituciones financieras.

Es decir, para poder acceder a algo de los $600.000 millones que dispuso el Gobierno, hay que hacerlo a través de un banco tradicional, que, si ve que un negocio como un restaurante, un pequeño hotel o una empresa tan grande como una aerolínea tiene mucho riesgo, no aprueban los préstamos. Es la preocupación que transmite Rosmery Quintero, la presidente de Acopi, el gremio que reúne a los micro, pequeños y medianos empresarios.

“Esos esfuerzos que el Gobierno está realizando son muy importantes pero esa oferta de esos productos y soluciones no tienen una plataforma más expedita para llegar de una forma más ágil como la situación lo requiere. Además no contamos con una estructura que pueda tender una amplia cobertura empresarial como es el caso de las mipymes, que son más de un millón seiscientas”, expresó a Forbes Quintero.

La presidente de Acopi cree que entre las tareas para mejorar la institucionalidad es proyectar cómo llegar “de una manera más eficiente”, para que los empresarios en las regiones sientan el respaldo del gobierno central.

Esa angustia la ha vivido en carne propia Patricia Vélez en Medellín, la fundadora y gerente de las tiendas Ambiente Gourmet, Ambiente Living y Club House, que comercializan productos de hogar en 50 tiendas en las principales ciudades del país.

Cada año desde hace 15 años han duplicado el tamaño de la empresa, pero el 2020 se convirtió en un abismo cuyo fondo aún todavía no conoce.

“El gobierno ha prometido unos créditos, créditos que han llegado pero unos créditos costosísimos por encima de las tasas normales, con seguros, llenos de codeudores, son créditos que no sirven para nada porque no representan un alivio”, comenta Vélez, cuya mayor preocupación son los pagos de nómina y los arriendos.

“Creo que a mediano plazo los dueños de los locales porque obviamente los comerciantes estamos devolviendo los locales, todos los que se terminan los contratos por el plazo”, agrega Vélez.

Esta niebla invadió también a los locales de Walter Molano Peluquerías, que son tres en Barranquilla, una marca insignia por la que en la regularidad pasan muchas novias cada fin de semana, así como lo hacen anualmente reinas de belleza y del Carnaval.

“Sabíamos que iba a ser duro, pero no tanto, fue una sensación de impotencia saber todo lo que esto podría a conllevarnos. Empecé a imaginar cómo sería esto, los arriendos, las nóminas, no sé a donde iría a parar todo esto”, dice Molano.

Para Walter el panorama es más difícil porque recientemente pidió créditos para hacer remodelaciones en las peluquerías, por lo que no podría, si quisiera, aguantar un crédito más.

En ese sector en particular, cree que necesitan acompañamiento con los proveedores, algún respaldo con los arriendos y prevé que reabrir con una capacidad de 35% no alcanzará para cubrir los costos fijos de la operación. Por ello sugiere auxilios económicos para los trabajadores independientes que prestan servicios en el sector y determinar líneas de apoyo institucionales con créditos flexibles con tasas preferenciales para las peluquerías.

Un fuerte golpe

Si por un lado llueve, por el otro no escampa. Un reporte de Moody’s Investors Services alertó desde febrero que las aerolíneas y empresas hoteleras son las más expuestas a la coyuntura de la propagación del coronavirus. Avianca, la aerolínea insignia y más grande del país, tuvo que parquear todos sus aviones y ofrecerles licencia no remunerada a sus empleados para tratar de salvarse.

Mientras Colombia discutía la opción de un rescate del gobierno, Avianca Holdings se declaró en bancarrota al acogerse voluntariamente al capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos.

En Estados Unidos, el gobierno aprobó un paquete de ayudas de 25.000 millones de dólares a las compañías aéreas locales y el Alemania, se destinaron 9.000 millones de euros para Lufthansa.

Si de ayudas se trata cabe contar que Estados Unidos hizo llegar un cheque con 1.200 dólares a cada uno de sus ciudadanos, Rusia asumió por un mes el pago de vacaciones de todos los empleados y en Canadá se comprometieron a pagar el 75% de las nóminas de los empleados.

En Colombia, finalmente el Gobierno anunció que subsidiará nóminas a empresas que tengan disminución mínima de 20% en su facturación y el valor subsidiado será del 40% de un salario mínimo.

¿Pero por qué en Colombia, donde según el Dane más del 47% de los trabajadores son informales, no se pueden tomar medidas más contundentes?

Lo explica el doctor en economía Javier Mejía, quien es colombiano y profesor de la sede de la Universidad de Nueva York en Abu Dabi, en Emiratos Árabes Unidos: Colombia no puede financiar ese tipo de ayudas al sector privado porque tiene muchos menos recursos. “Es un gobierno con un nivel de recaudo muy bajito y está con una presión fiscal gigante. Su capacidad es bastante limitada, donde sea que ponga un peso significa dejar de poner ese peso en otro lugar”.

Los lugares que representen aglomeración de personas como bares, cines y gimnasios fueron los primeros en cerrar y previsiblemente, serán los últimos en volver a abrir. El presidente Duque lo dejó claro recientemente.

“No podemos pretender que después del aislamiento vamos a volver a conciertos, vamos a volver a teatros, vamos a volver al estadio, vamos a volver a fiestas, vamos a volver a misa. Vamos a tener seguir manteniendo muchas restricciones a estos espacios que son de alto contagio”, dijo el mandatario en una reciente declaración.

La preocupación también embarga a David Raya y los 800 colaboradores que tiene a su cargo como gerente de Smarfit, una cadena de gimnasios con 300.000 afiliados en el territorio nacional. En el sector se pusieron de acuerdo para cerrar al mismo tiempo, pero nunca imaginaron que fuera por tanto tiempo.

“Fue una sensación de seguridad de que era el paso indicado que había que seguir por el bien de cada uno de nosotros, pero la principal preocupación que se generó fue el cuidado para la reapertura”, afirma Raya, quien, junto a otros gerentes de gimnasios, estuvo en conversaciones con las directivas de Bancóldex, pero eso no fue suficiente para que pudieran acceder a los créditos que no les otorgan los bancos por el riesgo del sector.

Los gimnasios están pidiendo urgente una fecha de reapertura y enviaron al presidente Duque una propuesta de protocolos a seguir para cuidar a los usuarios. Raya participó junto a Nicolás Loaiza, gerente de Bodytech, en un episodio de #CharlasForbes en el que expusieron que para salvar la operación de ese sector requieren de alivios tributarios y financieros, así como acuerdos para el pago de arriendos.

Todavía no tenemos la fotografía completa de cuantos despidos ha habido en esta crisis del Covid-19, pero sabemos que en marzo, cuando inició todo, el desempleo en Colombia llegó a 12,6%, la tasa más alta de la última década. Y el panorama es desolador.

El cálculo más optimista de Fedesarollo, uno de los tanques de pensamiento más respetados de América Latina, dice que en 2020 la economía Colombiana va a decrecer 2,7%, presentando un escenario más grave de que la caída del Producto Interno Bruto podría ser de 7,9%

En la historia de Colombia solo ha habido crecimiento negativo en 1999, cuando el PIB cayó 4,5 por ciento. Es decir, que hay toda una generación de colombianos que por primera vez experimentará una recesión, en la que está ocurriendo toda una carrera por sobrevivir.

Para los negocios esto es como estar andando en una montaña rusa y quedarse sin energía en el punto más bajo, sin el impulso suficiente para subir lo que sigue. O como lo expresa Patricia Vélez: “Definitivamente los que logren sobrevivir van a volver a sus comercios muy debilitados y muchísimas empresas, sobre todo las pequeñas y las medianas, van a desaparecer”.

Economía y Finanzas

Otorgan calificación AAA al FNG, la más alta a una institución financiera

Fitch Rating le otorgó al Fondo Nacional de Garantías la calificación AAA con perspectiva estable, la más alta que tiene una institución financiera a largo plazo. La calificadora destaca su aporte a las políticas públicas del Gobierno, y su aporte a las pequeñas y medianas empresas.

Publicado

on

Raúl Buitrago Arias, presidente del Fondo Nacional de Garantías

La calificadora de riesgo Fitch Rating le otorgó al Fondo Nacional de Garantías la calificación AAA con perspectiva estable, la más alta que tiene una institución financiera a largo plazo. La nota le brinda capacidad para cumplir con sus compromisos a la entidad.

“La calificación se sustenta en el compromiso que ha demostrado el Gobierno de Colombia de otorgar soporte al Fondo Nacional de Garantías por la importancia estratégica de este último para las políticas públicas de la Nación”, explica Fitch Rating al otorgar la nota.

Así mismo, destacan el modelo comercial del Fondo como el proveedor más grande de garantías para las pequeñas y medianas empresas (Pyme) en el país.

Raúl Buitrago Arias, presidente del Fondo Nacional de Garantías, explicó que es la primera vez que el FNG es evalúado. “Por ello, este resultado representa no solo confianza ante la ciudadanía, las financieras e inversionistas sino la solidez de los indicadores de solvencia que tiene la entidad para seguir apoyando la consolidación de la reactivación del país”.

La liquidez, solvencia, capacidad operativa, respaldo patrimonial fueron otros de los aspectos que evaluó la calificadora. En ese análisis, incluso, se destacó el modelo de negocio del FNG, sus niveles de apalancamiento, rentabilidad, y la relevancia de su participación con los programas que han sido creados para atender los efectos de la pandemia.

“El perfil de negocio se sustenta en el tamaño de su operación, así como el reconocimiento de su franquicia en Colombia por ser un vehículo de fomento del Gobierno Nacional para impulsar el crecimiento económico del país”, dijo Fitch.

En el último año, el Fondo Nacional de Garantías ha sido la entidad transversal que logrado soportar la movilización de créditos que ha otorgado el Gobierno y los bancos a las personas naturales y jurídicas.

Según Buitrago, “el país cuenta con un fondo que tiene el respaldo patrimonial del Gobierno Nacional y un equipo altamente calificado que sigue rigurosamente en su objetivo de acompañar al país en su camino a la reactivación”.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Monedas de A. Latina cierran al alza, esperan estímulo fiscal en EE.UU.

Un reporte del New York Times dijo que Biden planea revelar mas tarde un paquete de 1,9 billones de dólares para combatir el coronavirus y su impacto en la economía estadounidense.

Publicado

on

La mayoría de las monedas de América Latina cerraron el jueves con ganancias, ante crecientes esperanzas de un paquete de estímulo fiscal mayor al esperado por parte del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

Al borde del cierre de los mercados de la región, un reporte del diario New York Times dijo que Biden planea revelar mas tarde un paquete de 1,9 billones de dólares para combatir el coronavirus y su impacto en la economía estadounidense. En Brasil, el real fue una de las monedas que lideraron las ganancias de la región con un alza de 1,89%; y el índice de acciones Bovespa subió un 1,27%.

El peso mexicano cotizaba en 19,6720 por dólar cerca del cierre de la sesión, con una ganancia del 0,84% frente la jornada anterior. El referencial índice accionario mexicano S&P/BMV IPC subió un 0,72% a 46.070,91 puntos, con un volumen de 194,1 millones de títulos operados.

Lea también: Biden ya tiene un plan de 1,5 billones de dólares para reactivar la economía

El peso chileno fue otra de las monedas que avanzó fuerte el jueves. El peso rebotó desde mínimos de un mes y cerró con un alza del 1,79%, a 728,20/728,50 unidades por dólar, impulsado por toma de ganancias ante la venta de divisas. En la víspera, el Banco Central lanzó un programa de compra de dólares en busca de reponer sus reservas internacionales, lo que provocó una baja del 1,98% en la moneda chilena. En tanto, el índice IPSA de la Bolsa de Comercio de Santiago cerró con una baja de un 0,38%, en 4.640,84 puntos.

En Argentina, el peso finalizó con un descenso del 0,12%, a un nivel mínimo récord de 85,64/85,66 por dólar, con el constante control de liquidez del banco central. Y el índice bursátil S&P Merval avanzó un 0,24%, a 51.084,99 puntos.

Por su parte el peso colombiano subió un 0,87% a 3.446,43 unidades por dólar, al tiempo que el referencial de la bolsa, el COLCAP, ganó un 0,76% a 1.467,12 puntos. * El sol peruano ascendió un 0,14%, a 3,609/3,611 unidades por dólar. Por su parte, el referencial de la Bolsa de Lima ganó un 0,8%.

Reuters

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Aumenta la informalidad laboral en Colombia y llega a un 48,7 %

Cúcuta, Sincelejo y Santa Marta son las ciudades que registraron las mayores cifras de informalidad en el trimestre móvil septiembre – noviembre.

Publicado

on

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló que la proporción de ocupados informales en 23 ciudades y áreas metropolitanas del país llegó a un 48,7 % entre septiembre y noviembre de 2020, lo que significó un aumento de 1,5 puntos porcentuales. En las 13 ciudades, la proporción de informalidad fue de 47,7 %.

En cuanto a la medición por sexo, se vio un aumento en la informalidad de los hombres, pues se registró un incremento de 3,2 puntos porcentuales entre el mismo periodo de análisis. En las mujeres se vieron mejores resultados, ya que mientras entre septiembre y noviembre de 2019 la cifra de informalidad llegó a 48,2 %, en 2020 fue de 47,8 %.

Lea también: Colombia tocó máximo de más de cuatro años en informalidad laboral

Cúcuta A.M. (72,2 %), Sincelejo (64,4 %) y Santa Marta (63,5 %) registraron las mayores cifras de informalidad. Por su parte, Manizales (38,2 %), Bogotá D.C. (41,9 %) y Medellín (43,4 %), donde menos se registraron trabajadores en esta condición.

El Dane también reveló que el 90,2 % de los ocupados informales está afiliada al sistema de seguridad social en salud. En cuanto a pensiones, la proporción de ocupados cotizantes fue 49,9% para el trimestre móvil septiembre – noviembre.

“Para las 13 ciudades y áreas metropolitanas, en el trimestre móvil septiembre – noviembre 2020, el 56,8 % del total de la población ocupada pertenecía al régimen contributivo o especial como aportante”, explicó la entidad, que agregó: “El 9,2% del total de la población ocupada pertenecía al régimen contributivo o especial como beneficiario, lo que significó una disminución de 0,9 puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo de 2019 (10,1%)”.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Biden ya tiene un plan de 1,5 billones de dólares para reactivar la economía

El presidente electo Joe Biden planea presentar su plan de reactivación económica en un discurso en horario estelar la noche de este jueves.

Publicado

on

El presidente electo Joe Biden dará a conocer este jueves una propuesta de paquete de estímulo diseñada para reactivar la economía de Estados Unidos durante la pandemia de Covid-19 con un salvavidas financiero que podría superar los 1.5 billones de dólares y ayudar a las comunidades minoritarias.

Biden hizo campaña el año pasado con la promesa de tomar la pandemia más en serio que el presidente Donald Trump, y el paquete apunta a poner esa promesa en acción con una afluencia de recursos para administrar más rápido la vacuna contra el coronavirus y afianzar la recuperación económica.

El gobierno entrante trabajará con el Congreso para agilizar la aprobación del paquete de estímulo después de que Biden asuma el cargo el 20 de enero, aunque el juicio político a Trump amenaza con consumir a los legisladores en las primeras semanas.

Lea también: Google apoyará y financiará planes de Joe Biden sobre inmigración

El paquete de estímulo tiene un valor superior a 1.5 billones de dólares e incluye un compromiso de cheques de estímulo de 1,400 dólares, según una fuente familiarizada con el asunto. Se espera que Biden se comprometa a asociarse con empresas privadas para aumentar la cantidad de estadounidenses que se vacunen.

Una parte importante de los recursos financieros adicionales se dedicará a las comunidades minoritarias. “Creo que se verá un énfasis real en estas comunidades desatendidas, donde hay mucho trabajo por hacer”, dijo otro funcionario de la transición.

Biden planea presentar su paquete durante un discurso en horario estelar el jueves por la noche, subrayando la seriedad del tema, pero tendrá que competir por la atención con el drama político en Washington.

Lea también: Google lanza fondo de US$3 millones para combatir la desinformación sobre la vacuna

La Cámara de Representantes liderada por los demócratas votó para acusar a Trump el miércoles, convirtiéndolo en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en ser acusado dos veces. Diez de sus compañeros republicanos se unieron a los demócratas para acusarlo de incitar a una insurrección en el asalto de la semana pasada en el Capitolio.

Los procedimientos de juicio político amenazan con demorar el comienzo del mandato de Biden.

En un comunicado el miércoles por la noche, Biden dijo: “Espero que el liderazgo del Senado encuentre una manera de lidiar con sus responsabilidades constitucionales en el juicio político mientras también trabaja en otros asuntos urgentes de esta nación”.

Reuters

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Dólar perdió fuerza este miércoles, cerró en $3.476

El mercado estaba atento a señales sobre un paquete fiscal y el progreso de un posible juicio político contra Donald Trump. Los precios del crudo caían levemente.

Publicado

on

Dólar

Este miércoles el dólar cerró a $3.476,94 lo que representó una caída de $10,71 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM) vigente para hoy que se ubica en $3.487,65. Sin embargo, su precio promedio durante el día fue: 3.477,60.

Las monedas y bolsas de valores de América Latina operaban con tendencias mixtas esta mañana con el mercado atento a señales sobre un paquete fiscal y el progreso de un posible proceso de juicio político contra el presidente de Estados Unidos.

“La expectativa de un próximo anuncio de aumento en los estímulos fiscales en Estados Unidos y mejoras en la velocidad de vacunación compensa las preocupaciones de los muy altos niveles de contagio por el covid-19 y algunas nuevas medidas de confinamiento“, dijo CI Banco en un reporte.

Lea también: Trump le pide a Biden a mantener sus medidas migratorias y el muro con México

Por su parte, frente a otras monedas el dólar avanzaba en general el miércoles, sacudiéndose la debilidad de la sesión previa, mientras prolongaba su reciente rebote desde los mínimos de casi tres años tocados la semana pasada.

El billete verde hallaba respaldo también en las expectativas de una recuperación económica continuada en Estados Unidos, incluso a pesar de que los países europeos están recurriendo a los confinamientos para frenar una segunda ola de infecciones por COVID-19.

De otro lado, los precios del petróleo caían después de un alza inicial el miércoles, debido a que datos de la industria mostraron una caída mayor que la esperada en los inventarios de crudo de Estados Unidos, pero las crecientes infecciones de covid-19 a nivel global limitaron las alzas de los precios.

Hacia la 1:30 de la tarde el Brent, referencia internacional para Colombia, perdía 0,80% a US$56,13 el barril, mientras que el WTI caía 0,34% a US$53,03.

Con información de Reuters

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado