Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Larry Ellison revela su plan de big data para combatir al Covid-19

La quinta persona más rica del mundo ha ido silenciosamente convirtiendo una isla hawaiana en un experimento de bienestar. Ahora, el fundador de Oracle, Larry Ellison, ha sido reclutado en la lucha contra el coronavirus, una
prueba crítica de si los datos realmente pueden salvarnos.

Publicado

on

Larry Ellison es el quinto hombre más rico del mundo. Foto: Jamel Toppin, para Forbes.

Mientras Larry Ellison se sienta en una de sus varias burbujas idílicas que creó para sí mismo, dentro de su exuberante propiedad de más de un kilómetro en Rancho Mirage, California, (el patio de recreo cerca de Palm Springs) el mundo comienza a desmoronarse.

Es jueves negro, 12 de marzo de 2020: el mercado de valores de Estados Unidos ha sufrido su mayor caída porcentual en un solo día desde el colapso de 1987, el presidente Trump ordenó la prohibición de los turistas que viajan desde Europa, se suspendió la temporada de la NBA, Disney decidió cerrar su parque temático y el padre de Estados Unidos, Tom Hanks, anunció que dio positivo en Covid-19, el flagelo que ocasionó todas estas cosas y más.

Ni siquiera un oasis en el desierto puede ofrecer una protección contra el diluvio. El fundador de Oracle ya ha experimentado la caída del 11% de las acciones de su empresa y actualmente caen torrentes de lluvia como si se tratara de una señal.

Ellison, de 75 años se había preparado para albergar a 450,000 fanáticos de tenis para un torneo que ya no se podrá hacer realidad.

Ellison ha construido una fortuna de 59,000 millones de dólares (mdd), la quinta más grande del mundo, a través de saber aprovechar los datos. Por lo que no es extraordinario que haya tomado medidas preventivas contra el coronavirus. Mientras tanto, sus trabajadores reciben con un termómetro a los invitados que ingresan en su finca, manteniendo cero contacto desde las puertas.

Los que se consideran suficientemente templados pasan por las botellas de gel antibacterial, cuidadosamente acomodadas en una mesa de café. En tanto, los limpiadores se encuentran en todas partes. Mientras hablamos en el pabellón de tenis de la finca, con superficies de tierra firme y arcilla, adyacentes a su campo de golf personal de 18 hoyos, los trabajadores caracterizados con atuendo negro y resistente al agua limpian los cristales de manera intermitente.

Desde una perspectiva corporativa, Ellison había intentado introducir a Oracle en la convocatoria trimestral de ganancias de la compañía. A pesar de que renunció como CEO en 2014, sigue siendo el director de tecnología. “Realmente es uno de los mejores ingenieros que he conocido. Cuando nos ocupamos de un tema técnico, él lo comprende rápidamente, incluso si está fuera de su ámbito normal”, declara Elon Musk, quien es su amigo cercano.

Ante la emergencia, Ellison reportó junto al CEO Safra Catz durante una llamada, unas cifras que superaron las estimaciones de Wall Street, como resultado de los esfuerzos de la base de datos autónoma de la compañía. “No hay trabajo humano, por lo tanto no hay error humano”, dijo Ellison a los analistas”. Horas después las acciones de Oracle comenzaron a recuperarse.

A pesar de dominar el mundo de los números, Ellison dirige sus pensamientos a uno más grande. En los últimos ocho años, ha gastado al menos medio billón de dólares en una isla hawaiana llamada Lanai, que ha convertido en su laboratorio de salud y bienestar basado en los datos. “El bienestar es nuestro producto”, dice Ellison, hablando como si el secreto de la buena salud se lograra mediante el procesamiento de bytes de datos sin procesar. Nombró a la compañía de bienestar Sensei, una palabra japonesa que significa “maestro”, que en este caso son los datos.

Los planes para Lanai y Sensei originalmente habían girado en torno a la creación de una utopía de salud basada en datos, impulsada por la energía limpia que podría servir como un prototipo global. Sin embargo, como en con el resto del mundo, el coronavirus ya estaba provocando un cambio dramático en tiempo real. En cuestión de días, Ellison y el presidente Trump se encontraron hablando por teléfono.

Si bien Ellison se negó a profundizar en los detalles de la llamada, su equipo confirmó los detalles generales. Trump y Ellison habían sido vinculados públicamente en febrero, para una recaudación de fondos en el complejo Rancho Mirage que causó que los empleados del generalmente apolítico Oracle se retiraran en protesta. “Le anuncié al presidente Trump que podía usar la propiedad, solo tenemos un presidente a la vez y no creo que él sea el demonio, lo apoyo y quiero que le vaya bien”, declaró Ellison.

Sin una vacuna, los médicos del mundo están experimentando con medicamentos para tratar al Covid-19, utilizan desde fármacos antipalúdicos, hasta un antiviral utilizado para combatir el Ébola. Ante esto, Ellison le cuestionó a Trump si existía un centro de intercambio de información en tiempo real sobre la eficacia del tratamiento y los resultados, a lo que el presidente le respondió que no. (La Casa Blanca se negó a discutir la asociación entre Ellison y Trump).

“Ellison le dijo al presidente: Te construiré un sistema para que los médicos y pacientes puedan ingresar información, con el fin de saber en tiempo real qué está pasando. Ante esto, Trump le cuestionó, ¿cuánto me cobrarías? Y Larry le dijo: será gratis”, explica David Agus, un médico especialista en cáncer, cofundador de Sensei y que dirige el Instituto Lawrence J. Ellison de Medicina Transformativa de la Universidad del Sur de California.

En cuestión de una semana, Ellison reclutó un número no revelado de ingenieros de Oracle para trabajar junto con Agus, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), los Institutos Nacionales de Salud y otras agencias federales, con el objetivo de crear una base de datos para los casos de coronavirus del país.

Los médicos registrarán cada caso de Covid-19 que se esté tratando con un medicamento, en el sitio web creado por Oracle. Posteriormente, el sistema enviará correos electrónicos diarios dirigidos al médico o al paciente, para solicitar un informe de progreso sobre los síntomas. Al cierre de esta edición, el equipo trabajaba para superar los obstáculos legales, con la esperanza de que el proyecto se lanzara inminentemente.

El protegido más conocido de Ellison, Marc Benioff, ejecutivo de Oracle antes de fundar Salesforce (la firma de software en la nube) anunció que no está sorprendido por esta iniciativa, dado que Ellison “ha asesorado a muchos presidentes de Estados Unidos en los últimos 39 años para impulsar una dirección estratégica del país.”

De acuerdo con Benioff, si quieres tener una idea clara de la presencia de Ellison y vislumbrar cómo puede desarrollarse esta iniciativa para atacar al coronavirus, necesitarías echarle un vistacio hacia el oeste, hasta llegar a Lanai.

Sin embargo, Ellison nació lo más alejado posible de Lanai o Rancho Mirage, es hijo de una madre soltera, originaria de el Bronx. Ellison asistió a la Universidad de Illinois y también por un corto periodo a la Universidad de Chicago, sin embargo, no se graduó de ninguno. Su disgusto por la autoridad probablemente tuvo algo que ver. “Una maestra de latín me dijo una vez que la nota reprobatoria que me dio arruinaría mi vida. Yo no le creí y se lo dije”, declaró Ellison a Forbes en 2006.

Cuando tenía 21 años se mudó a Berkeley, California, en medio de los movimientos de contracultura y derechos civiles que caracterizaron 1960. En ese momento, su pasión eran las montañas de Sierra Nevada, donde pasaría días trabajando como guía e instructor. Fue entonces cuando escuchó por primera vez sobre Lanai, luego de que Dole Corp desarrollara una plantación de piña. “Busqué cuánto costaría comprar Dole y fue mucho más que los 1,200 dólares que tenía en el banco, pero pensé que poseer Lanai, sería tener el paraíso”, dijo Ellison.

Con el fin de hacer crecer sus 1,200 dólares, Ellison, quien había aprendido a programar durante sus breves períodos en la universidad, comenzó a trabajar en compañías de tecnología y durante 11 años apoyó en la escala de programación de startups tecnológicas.

Para 1977, dos años después de que Bill Gates cofundara Microsoft y un año después de que Steve Jobs lanzara Apple, Ellison, junto con sus programadores Robert Miner y Edward Oates, lanzaron Oracle, llamado así por un proyecto de base de datos en el que Ellison trabajó para la Agencia Central de Inteligencia.

Oracle comenzó a vender su software de administración de bases de datos, revolucionando la forma en que las corporaciones almacenaban y analizaban los conocimientos comerciales, desde los datos del personal hasta los balances. Sin embargo, en la década de 1980, Ellison se ganó la reputación de ser agresivo y engreído, construyendo una compañía que siguió su personalidad.

En 1990, Oracle se enfrentó a un escándalo contable cuando Wall Street se dio cuenta de que la compañía inflaba sus números, al informar sobre las ventas de productos sin terminar en sus reportes. Su capitalización de mercado cayó de 3.7 mil mdd a 700 mdd. Los clientes y banqueros le pidieron a Ellison que renunciara, sin embargo, se negó y Oracle se recuperó cuando comenzó a engullir competidores para consolidar la industria del software y expandir sus ofertas de administración de bases de datos.

Hasta la fecha, la compañía ha gastado más de 80,000 mdd en 140 compras, incluidas dos adquisiciones hostiles masivas: En 2015, PeopleSoft por 10.3 mil mdd y en 2008 con BEA Systems por 8.5 mil mdd. “Es un competidor feroz”, declara Thomas Siebel.

Como lo muestra la escala de su propiedad de Rancho Mirage, Ellison compite de manera similar con sus juguetes. En 2010 gastó 100 mdd reportados para capturar a la prestigiosa America’s Cup (trofeo otorgado al ganador de las carreras de la entre dos yates de vela) el trofeo más antiguo en deportes internacionales. Posteriormente en 2012, apareció Lanai, la isla que había soñado comprar cuando tenía solo 22 años y que de pronto se puso en venta. “¿Te imaginas a alguien que apreció un cuadro de Monet, justo cuando Claude lo acababa de terminar y luego lo puso a la venta, por un costo de 400 dólares? Sin duda valía mucho más que esa cantidad”, explicó Ellison, quien felizmente perdió 300 mdd y fue cuando comenzó a planear su nueva utopía.

Hay dos formas de llegar a Lanai: un viaje en ferry de una hora desde Maui o a través de un avión pequeño desde otra isla hawaiana. El puerto de Manele y el aeropuerto de Lanai son parte del 2% de la isla que Ellison no posee, un grupo que incluye el puerto donde ingresa la comida y otros bienes esenciales para la isla y las casas privadas de las 3,000 personas que viven en la isla.

El resto de los más de 220 kilómetros cuadrados de Lanai (los acantilados barridos por el mar, el paisaje de tierra roja donde los lugareños salen a cazar, los pinos a lo largo de la carretera pavimentada pública que conduce a la plaza de la ciudad) le pertenecen a Ellison.

Casi todos en la isla parecen estar en la nómina de Ellison. “Creo que el hombre se llama Don Ellison. Escuché que es bastante sensato y está construyendo un montón de granjas que necesitan cableado eléctrico”, declara el electricista Nathan Sparks, quien trabaja para Larry.

Desde que compró Lanai, se ha convertido en una zona de experimentación sobre la salud, bienestar y sostenibilidad, con la recopilación de datos y circuitos de retroalimentación que sustentan toda la operación. “Es un laboratorio de tecnología avanzada”, declara Ellison.

“Le construiré un sistema para que los médicos y pacientes puedan ingresar información con el objetivo de que podamos saber qué está pasando”.

En 2018, fue cofundador de Sensei junto con su amigo Agus y actualmente aborda tres conjuntos de problemas complejos en la isla: la cadena mundial de suministro de alimentos, la nutrición y la transición de los combustibles fósiles a fuentes de energía sostenibles. Hasta ahora, Sensei cuenta con Sensei Retreat (un spa de 3,000 dólares por noche) y con Sensei Farms (invernaderos hidropónicos de energía solar). Si bien suenan decadentemente anacrónicos en un período de escasez de ventiladores y aumentos de desempleo, es fundamental observar los datos que sustentan a ambos proyectos.

Los huéspedes al llegar al retiro que comenzó en diciembre (y que se encuentra cerrado temporalmente en medio de la crisis del coronavirus) reciben un “cuestionario de evaluación personal” para establecer los objetivos mentales y físicos para su estadía. A partir de ese momento, el personal del spa de lujo rastrea su calidad del sueño, la nutrición y el flujo sanguíneo de los visitantes.

Mientras tanto, Sensei Farms cuenta con dos invernaderos activos y cuatro más en camino. Cada uno de seis kilómetros cuadrados, ocupan mucho menos espacio que una granja tradicional. Están equipados con sensores y cámaras para recopilar datos sobre el uso del agua, las tasas de flujo de aire con el objetivo de calcular el entorno óptimo para diferentes cultivos.

Los invernaderos que utilizarán un 90% menos de agua que las técnicas agrícolas normales, funcionan con 1,600 paneles solares fabricados por Tesla. Actualmente cosechan tomates tradicionales y pepinos artesanales. A escala, estos seis invernaderos están programados para producir más de 400,000 kilos de alimentos al año, gracias a un entorno controlado que se espera replicar en todo el mundo.

Ellison se ha unido con Agus para discutir sobre el Covid-19 y su mortalidad. Los dos se conocieron en 2006 cuando Agus le daba tratamiento al sobrino de Ellison, quien padecía cáncer de próstata. Se acercaron aún más cuando Agus entabló una amistad con Steve Jobs, durante el mismo mismo año. “Larry era el mejor amigo de Jobs, por lo que los tres teníamos conexiones cercanas”, dice Agus.

Desde entonces, Ellison y Agus han participado juntos en varios proyectos, incluidas empresas de diseño de medicamentos y datos médicos. Sin embargo, Sensei, es diferente. “Queríamos trabajar juntos en algo que no se tratara del  cáncer”, dice Agus.

bertie-Lania-vista
Antes de que Ellison comprara Lanai en 2012, la isla era propiedad del multimillonario de California David Murdock, quien la obtuvo en 1985 cuando se hizo cargo de Dole Food Products. Foto: Four Seasons.

Como parte de su enfoque holístico para construir una especie de utopía, Ellison planea comprar la planta de energía y la red eléctrica de la isla para hacer que Lanai (que actualmente funciona con combustible diesel) sea sostenible y autosuficiente a través de energía solar y baterías. Ya ha comenzado la transición: sus granjas no requieren red eléctrica ya que son totalmente alimentadas por energía solar. “Es genial; se trata de un microcosmos para el mundo “, declara Ellison.

Sin embargo, pasar de un spa de lujo y producción tomates a abordar algunos de los problemas sistémicos más difíciles del mundo suena pretencioso y elevado. Ellison anunció que la procedencia de su granja, basada en datos proviene del estudio de la agricultura en África Oriental, a través de una asociación con la fundación del ex primer ministro del Reino Unido, Tony Blair. “La filantropía es la definición de lo no sostenible, el negocio es la definición de sostenibilidad”, dice Ellison. Su objetivo es perfeccionar un sistema de invernadero que pueda producir alimentos en cualquier clima.

“Nos gustaría alimentar a las personas en Estocolmo y también hasta Nairobi. Creemos que la tecnología puede hacer ambas cosas y podemos adaptar los invernaderos a las diferentes necesidades económicas de esos dos entornos completamente diferentes”, explica Ellison. Además tiene la esperanza de colocar las granjas cerca de centros urbanos para acortar la distancia desde la cosecha hasta los pasillos de supermercados, reducir las emisiones de transporte y extender la vida útil. Con el tiempo, pretende hacer una realidad la creación de los productos de marca Sensei, en las tiendas de alimentos en todo el mundo.

“La mayoría de personas se enfoca en la tecnología para resolver un pequeño problema, porque es honestamente la mejor manera de recaudar fondos. Si en tu currículum pusieras: Quiero cambiar todo nuestro sistema alimenticio, seguramente te mirarían como si estuvieras loco”, dice Molly Stanek, vicepresidenta senior de Sensei Farms.

Stanek ha trabajado arduamente en el cultivo hidropónico respaldado por SoftBank, antes de unirse a Sensei Granjas en 2018. “Ser capaz de sentarse con David y Larry y conversar de sostenibilidad y no solo sobre paneles solares o huella de carbono, sino también sobre la creación de un sistema alimentario que pueda sostenerse a sí mismo y a una población dentro de nuestra economía, ese es el tipo de conversación que debería trascender”.

bertie-spa-road-ellison-sensei-spa-Lanai-Hawaii3-no-credit
Sala de datos: Se realiza un seguimiento de los huéspedes en el spa de Ellison en Lanai por la calidad del sueño y la nutrición. Es dueño de la tierra y de los altos pinos Cook a ambos lados de la carretera principal de Lanai. Fotos: Four Seasons.

Si bien la base de datos de tratamiento Covid-19 de Ellison no podría entregarse lo suficientemente pronto para los funcionarios de salud, hambrientos de información, también ha suscitado una gran cantidad de preocupación, la mayor parte relacionada con el propio presidente. Trump, quien antes de su elección era propenso a promover la peligrosa mentira sobre las vacunas y el autismo, ha incumplido en las últimas semanas la posición de curandero en jefe, promocionando al público soluciones no comprobadas o a medias. ¿Cuál es el temor? Que Trump podría usar cierta información para eludir ensayos clínicos aleatorios.

“No sé cómo podrías estar en contra. Se trata solo de obtener evidencia del mundo real de las cosas y creo que eso es poderoso e importante, declaró Agus. Él y Ellison respaldan los ensayos clínicos, además de utilizar datos en tiempo real junto con ellos. “No estamos trabajando para el presidente Trump, lo hacemos por la gente”, agregó Agus.

Si tiene razón y la salud pública lo exige, entonces este ejercicio podría ser otro conjunto de datos para la misión de utopía de Ellison a través de la información. Para Ellison, un fanático de la salud que juega tenis diariamente y ha donado alrededor de 1,000 mdd a la investigación médica sobre el cáncer y el envejecimiento, este sería la aplicación final de su estudio de caso.

“No creo que se trate de vivir para siempre, pero si llegas a 60 quieres estar en forma y saludable para poder disfrutar de tu vida y ser capaz de seguir haciendo cosas. Conozco personas que tienen 40 años y ya no se pueden cuidar a sí mismo porque no están en forma y por lo tanto se deprimen”.

“Todas estas cosas suceden y estoy seguro de que no tiene por qué ser así”, finaliza Ellison.

Por: Angel Au-Yeung | Forbes Staff

Editors' Picks

Los otros colombianos que están detrás de los robots de Rappi

La historia detrás de los robots domiciliarios que están rodando en Medellín desde hace unas semanas.

Publicado

on

Foto: Rappi.

Con completo asombro, los transeúntes del barrio El Poblado de Medellín empezaron ver rodar por las calles unos 15 robots en los que Rappi puso a repartir comida a mediados de abril, en medio de la cuarentena por el COVID-19.

Los aparatos son de los mismos que gozan de popularidad entre los estudiantes de la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos) desde hace varios años. Pero pocos saben que los kiwibots son colombianos y han hecho ya más de 100.000 entregas en el mundo, donde son muy pocas, quizás dos o tres, las compañías que los tienen rodando.

Siga toda la información de tecnología en nuestra sección especializada

“Muchos los usan para hacer golpes de opinión, pero somos unas dos compañías en el mundo las que ponemos a andar nuestros robots todos los días, haciendo cientos de entregas”, comentó el bogotano Felipe Chávez, CEO de Kiwi Campus, la tercera compañía que cofundó, después de vender Lulo Domicilos a Merqueo.

El énfasis en asuntos de logística que había tenido fue el complemento perfecto cuando este administrador de empresas le mostró un robot a un exprofesor que estaba trabajando en la Nasa. Fue así como en diciembre de 2016 visionó que la automatización logística tarde o temprano iba a llegar.

La búsqueda para definir dónde estaría basada la nueva empresa lo llevó a una travesía con una idea muy ambiciosa por Tijuana, Sao Paulo, Ciudad de México, Santiago de Chile, pero la escogida fue Medellín, por el ecosistema que se estaba armando en la ciudad y el acceso al talento. “Muchos ingenieros de México se van a Estados Unidos, pero en Colombia permanecen”, explicó. En la capital de Antioquia están las operaciones principales, con 48 ingenieros.

La complicidad de sus cofundadores, Sergio Pachón (director de operaciones) y Jeison Oviedo (director de tecnología), fue clave tras el sueño de emprender en Silicon Valley. Un avión hasta San Francisco sin conocer a nadie fue la ruta para levantar un poco de inversión y sacar adelante los primeros prototipos.

“Me sentaba con graduados de Stanford, UC Berkeley, así como con ingenieros recién graduados de la Universidad Nacional o de Los Andes. Incluso veía más hambre en los ingenieros colombianos por el software y la inteligencia artificial”, recordó Chávez.

A UC Berkeley llegaron porque allá el Airbnb era más barato y en un campus cerrado veían más opciones de poner a andar sus robots: iban a la cafetería, reclutaron practicantes y llamaron la atención de la universidad, que los invitó a ser parte de su programa de emprendimiento y se convirtió en su primer inversionista institucional. “Kiwibot es una sensación en Berkeley”, acotó.

La nube negra del coronavirus, que decretó el distanciamiento social, volvió a Kiwi Campus un imán para gobiernos y multinacionales para contratarlos. Además de la reciente alianza con Rappi, están ajustando otras más en California y en Taipei.

Cuando Chávez apareció hace dos años en el programa sobre emprendimiento Shark Tank, de Sony, sumó a Alexander Torrenegra y Frank Kayanet. También le han sumado capital Socialatom Ventures, de Andrés Barreto; la Familia Vásquez, de Auteco, Infinity Ventures y Urban US. Entre las más de 100 mil entregas que han hecho no se han robado el primer robot. “El GPS es muy difícil de desconectar, así que robárselo es llevarse la Policía a casa”, explicó.

Felipe es claro con el tema más sensible que los toca: “No se van a reemplazar a las Persona. Esta es una tecnología complementaria a los trabajos humanos. Los domicilios van a crecer, seguro se van a necesitar más humanos, esta tecnología llega a complementar”. Visionando el futuro del internet de las cosas, Chávez cree que a futuro Kiwi Campus podrá mover cosas gratis en un radio de cuatro kilómetros. “Hace seis meses nadie entendía lo que hacemos, ahora la gente le ve sentido”.

La carrera apenas comienza. En Estados Unidos las compañías Starship Technologies y Nuro han estado haciendo entregas locales con sus pequeños robots. La pandemia ha despertado el apetito en empresas y gobiernos, lo que se ha convertido en un reto. Hace unos meses iFood, que hace poco se volvió el mayor accionista de Domicilios.com, reveló que pronto estaría haciendo pilotos de entregas en Colombia con robots y drones, pero para poder hacerlo, tendrá que aliarse con una firma como Kiwi Campus.

Seguir Leyendo

Actualidad

Los 25 millonarios de Forbes ganaron 255 mil millones de dólares en dos meses

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, ha sido el que más ganó entre el 23 de marzo y el 23 de mayo.

Publicado

on

Los 25 más millonarios del mundo del listado de Forbes han recuperado su riqueza en los últimos dos meses después de que la bolsa de Estados Unidos cayó a la mitad en marzo por culpa de la pandemia. Si se suman, estos ricos ganaron 255 mil millones de dólares desde el 23 de marzo pasado.

En total, las fortunas de estos 25 millonarios de Forbes suman 1.5 billones de dólares, que es el 16 % del total de lo que tienen todo el listado de millonarios en el mundo.

Facebook lanza Facebook Shops, plataforma para dueños de pequeños

El el mayor ganador en los últimos dos mese fue el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg. Las acciones de Facebook crecieron cerca de 60 % en los últimos dos meses, marcando un récord este viernes 22 de mayo. Inversionistas respondieron positivamente al estreno que se dio el miércoles de Facebook Shops, un esfuerzo de Facebook para apoyar a los dueños de pequeños negocios con el fin de que vendan por esa plataforma. Zuckerberg ahora ganó 86 mil millones de dólares, y se convirtió en la cuarta persona más rica en el mundo. Antes estaba en el puesto séptimo y ahora el joven de 36 años está por encima de Warren Buffett, Amancio Ortega, fundador de Inditex, y Larry Ellison, fundador de Oracle.

Larry Ellison revela su plan de big data para combatir al Covid-19

El segundo que más ganó es el hombre más rico del mundo, el fundador de Amazon Jeff Bezos. Las acciones del gigante del comercio electrónico ha aumentado considerablemente su demanda debido al coronavirus. La acción de Amazon subió 29 % desde marzo 23. Al final del viernes 22, Bezos tenía una fortuna de 146 mil millones de dólares.

En términos del mayor incremento en porcentaje es Colin Zheng Huang, fundador del segundo más grande marketplace de China, después de Alibaba, Pinduoduo. Lo que lo impulsó la firma fue su modelo de compras, en el que los usuarios comparten con amigos y familias lo que compran, y una agresiva campaña en la que ofrece subsidiar acuerdos con los consumidores. El valor de las acciones de Pinduoduo se han duplicado desde el pasado 23 de marzo, y Huang, de 40 años y CEO de la compañía, ha aumentado 17.9 mil millones de dólares a su fortuna, siendo ahora la tercera persona más rica de China, con 35.6 mil millones de dólares.

Los multimillonarios con un patrimonio neto vinculado a las participaciones en las empresas de tecnología han liderado el camino hacia las ganancias en medio de la pandemia. El índice compuesto Nasdaq se volvió positivo para el año a principios de este mes, y ha subido un 37% desde el 23 de marzo. El S&P 500 y Dow Jones, mientras tanto, han subido aproximadamente un 31% cada uno, todavía bajan aproximadamente un 10% y un 15% para el año, respectivamente.

Así les ha ido a los multimillonarios (desde el 23 de marzo)

  • Jeff Bezos, CEO de Amazon: $146.9 mil millones de dólares, subió $29.9 mil millones de dólares
  • Bill Gates: $106.5 mil millones de dólares, subió $11.9 miles de millones de dólares
  • Bernard Arnault, LVMH: $94.1 miles de millones de dólares, subió $12.8 miles de millones de dólares
  • Mark Zuckerberg, CEO de Facebook: $86.5 mil millones de dólares, subió 31.4 mil millones de dólares.
  • Warren Buffett: $69.2 mil millones de dólares, subió $6 mil millones de dólares

Por: Jonathan Ponciano
Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

El James Bond del vino: así construyó un imperio en California y Francia

El enólogo Jean-Charles Boisset ha construido sigilosamente un imperio enológico de 450 mdd en Francia y California. Un viñedo que atravesó dificultades y descorchó a un agente secreto que le ha hecho honor a su personaje.

Publicado

on

Jean-Charles Boisset, en la Sala Roja de los Viñedos de Raymond, tiene una boutique que vende sus joyas, y un muñeco de sí mismo. Foto: Tim Pannel para Forbes.

Jean-Charles Boisset (JCB) impone silencio a una larga mesa de más de 50 invitados en el Meatpacking District de Nueva York, mientras tintinean en el fondo las copas de champagne de oro. Es una comida inspirada en la Última Cena para el enólogo nacido en Francia, como parte de su gran gira para promocionar el libro The Alchemy of the Senses, con un valor de 395 dólares. Al llegar a la mesa el saumon á lóiselle acompañado del vino Pinot Noir, Boisset comienza a explicar su selección, una mezcla inusual de uvas de Borgoña y California llamada JCB N.3.

Después de inhalar profundamente de una copa de cristal particularmente ancha, parte de su nueva colaboración con Baccarat, Boisset admite que esa cena le hizo perder el décimo aniversario de su matrimonio con Gina Gallo, la cara de la familia de tercera generación; detrás del mayor productor de vino del mundo por volumen, E. & J. Gallo. Durante su compromiso, hicieron un vino de los mismos orígenes juntos, mezclando, embotellando y taponando a mano, luego lo sirvieron en su boda como un símbolo de que sus raíces históricas de California se entrelazaron con la herencia borgoñesa de su familia.

“La mitad está hecha en Borgoña, lo equivalente al 49% de la mezcla”, dice Boisset con un fuerte acento francés antes de detenerse dramáticamente. “Necesito confesar. Les diré algo muy personal. A mi amor le gusta estar ‘encima’, entonces el 51% de la mezcla es de California”.

El sexo es claramente el tema de esta velada y Boisset comienza con bromas llenas de insinuaciones que fluyen tan libremente como el vino. Las servilletas de seda con estampado de leopardo se adhieren sobre un mantel de terciopelo rojo y un espejo ha reemplazado el techo (“¡Damas, tengan cuidado, porque puedo verlo todo!). Las parejas nunca se sientan juntas y Boisset las anima a tocarse: “Puedes acariciar a la persona que está a tu lado. ¡Veo que ya está sucediendo mucho y estoy encantado de verlo!”.

Boisset, de 50 años, es ajeno a la era #MeToo y sus invitados parecen apreciar su lenguaje directo. Unos meses antes, Rob McMillan, fundador de la división de vinos de Silicon Valley Bank, describió a Boisset como “el vino equivalente a los hermanos Ringling: Es un empresario con estilo y destello. También es un gran hombre de negocios, capaz de poseer un centavo manchado y hacerlo brillar”.

Acompañado de su hermana mayor, Nathalie, Boisset presenta cerca de 30 bodegas de todo el mundo, incluida una buena parte de los viñedos de Borgoña. Las ventas anuales son de aproximadamente 200 mdd, sin embargo, Forbes estima que la compañía tiene un valor de 450 mdd. Si la colección se dividiera en la subasta, muchos activos probablemente se venderían por más dinero, que como parte de la bodega. “Los compradores están buscando una compra de trofeos”, dice Michael Baynes, socio ejecutivo de Vineyards-Bordeaux Christie’s International Real Estate. “Hay una falta de suministro, por lo que la Colección Boisset obtendría un precio muy superior “.

De vuelta a la Última Cena de Boisset, presenta su JCB No. 81, un chardonnay inspirado en 1981, año en el que se obsesionó con los vinos de California. Según cuenta la historia, fue durante un viaje a Sonoma con sus abuelos, cuando él tenía 11 años. Luego de visitar la fábrica de Buena Vista, fundada en 1857, Boisset se acercó a su hermana y profetizó: “Un día haremos juntos vinos en California”.

Casi una década después, los padres de Boisset adquirieron un mosaico de propiedades en algunas de las partes más valiosas de Borgoña, a través de una combinación de préstamos bancarios locales y mucha suerte. Al ser tan complicado mezclar los paquetes, muy pocos intentaron lo que ellos.

Boisset llevó una filosofía de inconformidad a Estados Unidos, en 1991 comenzó a liderar su negocio de importación familiar en San Francisco y buscó bodegas para adquirirlas. Después de retirarse de la distribución nacional, la ciudad de Buena Vista parecía prometedora, sin embargo, los propietarios reprendieron la oferta de Boisset. “Fue muy innovador en ese momento, muy iconoclasta desde un punto de vista estratégico. En ese entonces nadie le prestaba atención a California como él”.

The elegant tasting rooms at two of Boisset’s vineyards, Buena Vista (left) and Yountville
Las elegantes salas de degustación en dos de los viñedos de Boisset, Buena Vista (izquierda) y Yountville.

En 2003, cerró los viñedos DeLoach ubicados en Sonoma y comenzó a pasar más tiempo en California a medida que DeLoach empleaba la transición de la agricultura biodinámica basada en el ciclo lunar. Para 2007 ya tenía 50 viñedos y adquirió la propiedad de 121 acres de Raymond Vineyards en St. Helena. En 2011, Boisset finalmente aseguró Buena Vista después de intentarlo al menos cuatro veces.

Después de una adquisición, Boisset sigue tres estrategias principales: en primer lugar, cada viñedo prepara la transición a la agricultura ecológica, posteriormente aumenta el precio de los vinos, generalmente alrededor del 30% al 40%. (En el caso de Raymond, el valor minorista de varias botellas se duplicó con creces a 45 dólares, cada una.) Finalmente, los vinos se comercializan con el resto de la colección a más de 600 socios en todo el mundo. Por ejemplo, Buena Vista, De-Loach y Raymond se venden actualmente en más de 20 países. Gracias a que los vinos de Boisset varían de entre 15 a 2,600 dólares, este sistema simplifica el proceso de compra para los distribuidores, quienes pueden mezclar y combinar los vinos para diferentes cuentas.

“En Europa, si vienes de Borgoña, te posicionas en una escala superior. “Sin embargo, es grande la estratificación de la sociedad, el valor percibido y la historia basada en el patrimonio, en lugar de ser quien eres. En los Estados Unidos puedes venir de donde sea o ser quien sea. Todo se trata de ti. Eso es lo que realmente valoro y  lo que me permitió convertirme en quien soy”, asegura Boisset.

Eso incluye su identidad no tan secreta, el Agente 69, un James Bond que prepara sus espadas y rescata a las mujeres (y produce vinos), durante fiestas lujosas. A veces es difícil saber dónde termina el enólogo serio y comienza el alter ego peculiar. En la sala de degustación de Raymond, los visitantes pasan junto a los tanques industriales y maniquíes colgados boca abajo en columpios rojos difusos, vestidos con sostenes transparentes y leggings adornados con estampado de leopardo.

Boisset también ha comercializado su libido hiperactiva, JCB produce junto con Swarovski líneas de joyería, una de ellas, Confession, ofrece esposas para las manos. También hay un vino tinto llamado Restrained, que presenta a una botella que se cierra con un arnés de cuero y una junta tórica.

Boisset has a longstanding collaboration with Swarovski—the collection includes a brooch of his wife Gina Gallo’s lips.
Boisset tiene una larga colaboración con Swarovski, la colección incluye un broche de los labios de su esposa Gina Gallo. Foto: Tim Pannel para Forbes.

Los socios comerciales de Boisset dicen apoyarlo. “Boisset no oculta quién es. Es realmente genuino y tiene buenas intenciones”, dice Dina Opici, presidenta de la compañía de distribución de vinos y licores con sede en Nueva Jersey, quien conoce a Boisset desde hace 15 años. 

Con 10 bodegas en los Estados Unidos y un negocio de etiqueta privada en crecimiento, actualmente, Boisset, debe lidiar con un mercado de vinos abarrotado en medio de categorías de rápido crecimiento como el seltzer duro y el cannabis legalizado. El año pasado, el consumo de vino de los estadounidenses disminuyó por primera vez en 25 años, según el grupo comercial IWSR [El proveedor líder de datos e inteligencia de mercado en los mercados mundiales de bebidas alcohólicas].

Sin embargo, las oportunidades abundan más allá de las bodegas. El año pasado Boisset estuvo particularmente ocupado: Adquirió la tienda de comestibles, Oakville Grocery, de casi 140 años de antigüedad y fundó el primer museo de historia del vino en Napa. También abrió un centro comercial llamado JCB Village ubicado en Yountville, que cuenta con una sala de degustación, un spa de día y una boutique que vende velas y calcetines de etiqueta JCB, junto con decantadores de Baccarat; inspirados en la propia colección de Boisset, la más grande del mundo. En medio del declive del turismo de Napa, ha abierto salones fuera del valle en el Ritz-Carlton en San Francisco, Wattle Creek en la plaza Ghirardelli y el Hotel Rosewood en Palo Alto.

Boisset insiste en que su imperio de lujo tardará años en construirse y resistirá las amenazas, ya sean la aplicación de aranceles al vino, el cambio climático o el surgimiento de competidores. “No se construye un negocio de lujo en cinco minutos. Además de LVMH y Pernod Ri- card, los dos gigantes, nadie ha recorrido nuestro viaje. El estilo de vida estadounidense me trajo aquí ”, dijo Boisset.

Por: Chloe Sorvino | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

El ángel guardián del bitcoin: Brian Armstrong y su plan para reforzar la seguridad de criptomonedas

Por ahora, Coinbase parece un casino, pero su billonario fundador Brian Armstrong lo ve como el comienzo de una liberación financiera del planeta.

Publicado

on

Brian Armstrong en la nueva sede de Coinbase en el distrito financiero de San Francisco. Foto: Jamel Toppin, para Forbes.

En una de las calles de San Francisco se encuentran grandes pilares de piedra de un banco que data del siglo XIX.

A unos pasos de distancia de ahí, están las oficinas de Coinbase, la mayor empresa de intercambio de bitcoins y criptomonedas en Estados Unidos. La compañía es una colmena de ingenieros de software y jóvenes ejecutivos de marketing. Allí, los mundos de la banca convencional y el criptoanarquismo se fusionan.

El estilo y filosofía de Brian Armstrong, el multimillonario cofundador de 37 años y CEO de Coinbase, está en el campo de los anarquistas financieros. Se acomoda en su asiento junto a varios empleados, dentro de una fila de pequeños escritorios que se asemejan a los carriles de la biblioteca. Es un hombre sencillo, porta camiseta y pantalones negros que contrastan con sus zapatillas blancas brillantes.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes México

Armstrong habla de un mundo nuevo y valiente en el que estemos liberados de las cadenas de los bancos gigantes y los suministros de dinero, controlados por el gobierno. Durante una entrevista, este empresario generalmente reservado y tímido de la prensa declara por qué se metió en este negocio: “Quería que el mundo tuviera un sistema financiero global y abierto que impulsara la innovación y la libertad”.

Sin embargo, al seguir un modelo de negocio, Armstrong encaja con los financieros formales que trabajan en su sector. Ocho años después de su inicio, su empresa ha abierto 35 millones de cuentas, preside más de 21,000 millones de dólares (mdd) en activos y planea superar los 800 mdd en ingresos para 2020.

El éxito de Coinbase proviene de actuar como un banco, la compañía extrae fondos de clientes a través de transferencias bancarias y almacena sus activos en bóvedas (desbloqueadas por números). Además se jacta de contar con la cobertura de seguro de Lloyd’s en Londres. Tiene un personal de seguridad de 41 personas, incluyendo a un veterano de la Guerra de Irak que evalúa los riesgos del perímetro y un doctor en criptografía que estima constantemente los posibles asaltos matemáticos de las criptomonedas.

La propuesta de venta es la seguridad, sin embargo, Coinbase ha competido sin tener esto claro. En 2014, la compañía japonesa Mt. Gox quebró luego de que piratas informáticos robaran sus monedas, por un valor total de 480 mdd. Otro ejemplo son los clientes de QuadrigaCX (uno de los operadores de intercambios más grandes de Canadá) quienes no han podido recuperar 150 mdd en criptografía, desde que el fundador supuestamente murió repentinamente en diciembre de 2018 con el único conjunto de claves para desbloquear el dinero. Ante esto, los clientes piden que el cuerpo sea exhumado.

coinbase-Emilie-Choi-by-Ethan-Pines-0068
La directora de operaciones, Emilie Choi, ha llevado a Coinbase Ventures a invertir en 60 startups de blockchain y criptomonedas. Foto: Ethan Pines, para Forbes.

Sin embargo, para seguir en el negocio, Armstrong ha tenido que alejarse del espíritu autoritario que puso en marcha Bitcoin. Por ejemplo, él juega deportes y mantiene una relación cercana con los inspectores del gobierno.

Se espera que el personal de Coinbase que ya asciende a 55 crezca a 70 al final del trimestre. Su objetivo es buscar en las transacciones de criptomonedas el posible lavado de dinero entre sus clientes y ajustarán una nueva regla que exige seguir el rastro de los clientes cuando mueven monedas durante los intercambios. Coinbase envía estritamente los informes 1099-K al Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos sobre los usuarios que en un año realizan 200 o más operaciones que involucran 20,000 dólares o más en ganancias.

A pesar de este control, ¿cómo atrae Coinbase a los fanáticos de las criptomonedas? Una forma es tener un menú que incluye las 26 monedas más recientes, algunas de las cuales están diseñadas explícitamente para ofrecer más privacidad que Bitcoin. Otra de las funciones fue introducida en agosto de 2018 y le permite a los clientes mover bitcoin a una billetera personal, exenta de las regulaciones contra el lavado de dinero.

“Si usted es un individuo y desea almacenar sus propias criptomonedas, no es un negocio de servicios financieros”, dice Armstrong, consciente de los policías de la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN) que podrían estar al tanto. “Hay compañías, incluidos nosotros, que proporcionan herramientas para que las personas almacenen su propia moneda y la usen”.

Nacido cerca de San José, de padres ingenieros, Armstrong mostró una racha emprendedora desde la escuela primaria. Recuerda haber visitado la oficina del director en algunas ocasiones,  bajo la acusación de operar una empresa de reventa de dulces en el patio de recreo.

Los negocios continuaron con un plan para revender computadoras usadas y luego de obtener una maestría en 2006 por la Universidad de Rice, creó una startup que vinculaba tutores con estudiantes y trabajó en esta empresa educativa mientras vivía en Buenos Aires. “Me di cuenta que nunca había estado en Sudamérica y decidí viajar durante un año e intentar trabajar en la startup de forma remota, como si fuera una aventura. Gracias a eso descubrí qué quería hacer en mi vida. Fue una experiencia interesante ver el sistema financiero de un país como Argentina, que había pasado por la hiperinflación”, dijo Armstrong.

Más tarde se desarrolló como codificador en Airbnb y fue cuando tuvo su cripto epifanía: Su empleador estaba enviando dinero a los propietarios en América Latina cuando descubrió que el envío monetario tardaba demasiado en llegar al otro lado.

“Quería que el mundo tuviera un sistema financiero global y abierto que impulsara la innovación y la libertad”.

BRIAN ARMSTRONG

En 2010, leyó “El Manifiesto”, publicado por una persona bajo el alias Satoshi Nakamoto, que proponía al bitcoin como moneda subterránea. Las transacciones de criptomonedas se registran en un libro mayor llamado blockchain y son guardadas en archivos de computadora duplicados por una serie de “ángeles guardianes”, denominados nodos. Por otro lado, las disputas sobre transacciones y reglas básicas se resuelven por mayoría de votos. Los nodos mantienen la transparencia y evitan los problemas, al requerir que un participante en la red colabore en el trabajo aritmético, antes de certificar un lote de transacciones. Además un nodo que completa la tarea aritmética recibe una compensación monetaria.

El sector minero no le interesaba a Armstrong. Sin embargo, detectó una oportunidad en el negocio de proteger las llaves de las criptomonedas y establecer transacciones. Cualquiera podría hacer su trabajo con algún software, pero si hay un mal manejo en el protocolo, las monedas podrían ser robadas o se perderían.

Armstrong vivió momento difíciles al invertir 1,000 dólares en monedas con un precio de 9 dólares cada una, sin embargo, el valor se hundió a 2 dólares y él continúo teniendo fé en el negocio. Durante los fines de semana y hasta altas horas de la noche, Armstrong escribió un código en Ruby y JavaScript para comprar y almacenar criptomonedas. Estructuró la red bitcoin como lo hizo una generación anterior de programadores con el internet al crear navegadores.

¿Valió la pena el esfuerzo constante de Armstrong? Una inversión de 150.000 dólares proveniente de Y Combinator (la compañía de startups más exitosas de Estados Unidos), fuente de financiación inicial para Airbnb y muchas otras empresas, respondió esa pregunta en 2012. Fred Ehrsam, alumno de Goldman Sachs (la banca de inversión y de valores más grande del mundo) se unió a la empresa y le dio credibilidad a Coinbase con los bancos que estarían invirtiendo dinero a la compañía.

Los capitalistas de riesgo, liderados por Andreessen Horowitz, han derramado 500 mdd en Coinbase. “Es como si Google creara Gmail para bitcoin.”, dijo Chris Dixon, socio de Andreessen que trabaja en Coinbase.

La última ronda de financiación valoró a Coinbase en 8.100 mdd. Ehrsam, de 31 años, abandonó Coinbase, sin embargo, retiene su participación; se mantiene ocupado organizando el capital de riesgo para startups con el objetivo de utilizar criptomonedas y blockchain para construir las redes de transacciones para las corporaciones.

Chief Financial Officer Alesia Haas admits that Coinbase's monthly profitability swings with price of bitcoin.
La directora financiera, Alesia Haas, admite que la rentabilidad mensual de Coinbase oscila con el precio de bitcoin. Foto: Ethan Pines para Forbes.

La esencia de lo que Armstrong tiene en mente se puede capturar en la palabra “defi”, que en inglés significa finanzas descentralizadas o desafío a la autoridad. Se supone que “defi” debe llegar a todos los aspectos de la riqueza; algún día, supuestamente, los blockchains respaldarán el comercio, la garantía de los préstamos entre pares, sin las instituciones financieras habituales como intermediarias. Curiosamente, Coinbase tiene una licencia de corredor y concesionario. ¿Podría algún día terminar con las bolsas de valores? Tal vez sí.

Si la gran visión de Coinbase consiste en ser la puerta de entrada a las finanzas descentralizadas de todo tipo, los ingresos provienen de cosas más mundanas como las comisiones comerciales.

Coinbase permite a los aficionados entrar y salir de la criptografía, o cambiar una criptografía por otra, con varias tarifas y extensiones que llegan aproximadamente al 2%. En comparación con Binance (empresa de intercambio de criptomonedas), los especuladores pagarían un 90% menos, pero estarían lidiando con una compañía que habita principalmente en el oscuro mundo de las finanzas. Binance, con sede en Malta, solo tiene una pequeña presencia en los Estados Unidos.

Los comerciantes serios obtienen un mejor trato y beneficios, utilizan Coinbase Pro, una plataforma diferente que replica el libro de pedidos de compra y venta de una bolsa de valores; aquí, la comisión combinada de comprador y vendedor varía del 1% para pequeñas operaciones hasta el 0.07 % para un nivel de 100 mdd.

Más de la mitad del volumen comercial de Coinbase Pro proviene del comercio algorítmico. La variación de oferta/demanda en bitcoins, actualmente valorados en 9,300 dólares, cada uno, se miden en monedas de diez centavos. En términos porcentuales, la propagación criptográfica compite con la extensión del fondo ETF SPDR S&P 500 que es muy inestable.

El problema con los ingresos por comisiones es que es extremadamente sensible a los precios criptográficos. Cuando Bitcoin colapsa, como sucedió en 2018, el volumen de negociación se reduce y los ingresos en dólares de cada moneda disminuyen.

Por lo tanto, Coinbase está tratando de crear flujos de ingresos estables para equilibrar las comisiones.

Un elemento importante proviene de una operación de custodia para clientes institucionales, asegura Alesia Haas, directora financiera de la compañía. El almacén digital, ampliado en gran medida por la adquisición de negocio institucional de Xapo parte de Coinbase desde agosto pasado, posee 8,000 mdd en bitcoins y otras criptomonedas.

“Recuerdo cuando intentamos enviar dinero a Uruguay y no sabíamos cuánto se reflejaría en el otro lado”.

BRIAN ARMSTRONG

Una nueva fuente de ingresos es la participación. El titular de ciertas monedas, como tezos y EOS, cobra tarifas por confirmar transacciones en la red. No hay un cálculo de trabajo ocupado que consuma electricidad como con bitcoin, sin embargo, se necesita cierta delicadeza, porque estropear el procedimiento provocaría que la apuesta del jugador se confisque. Coinbase maneja los detalles y divide los ingresos de la participación con sus clientes. Tiene el papel de un corredor de bolsa que presta sus valores con margen a los vendedores, a excepción de que es poco probable que se reduzcan los ingresos.

Otro producto de Coinbase, llamado USD Coin, desarrollado en asociación con el círculo de intercambio de criptomonedas, permite a los clientes cambiar dólares estadounidenses a cambio de una criptomoneda con el mismo valor pero que se puede comercializar más rápidamente. Los dólares en cuestión generan intereses que Coinbase comparte con sus clientes.

Coinbase anunció que manejó 80.000 mdd en transacciones el año pasado. (Binance se jacta de tener un volumen diario que se anualiza en 1 bdd (billón de dólares). ¿Es eso suficiente para obtener ganancias? El Oficial Principal de Finanzas, Haas, permite que el resultado final entre y salga de la columna cada mes. Sin embargo, confirma que sí se excluyen elementos no monetarios, como los cargos por amortización del crédito mercantil y el valor hipotético de las opciones de los empleados, Coinbase ha sido sólidamente en el negocio durante años.

En una empresa obsesionada con el crecimiento, el dinero sale casi tan rápido como entra. Coinbase ha cuadruplicado su personal a 1.000 empleados, desde la contratación de la directora de operaciones, Emilie Choi, hace dos años. En la sede, los trabajadores de construcción apenas pueden mantenerse al día con las nuevas contrataciones. Sus oficinas se encuentran en Nueva York, Dublín y Tokio. Y hay más planes para el futuro.

Choi, que llegó a Coinbase tras desarrollar negocios en LinkedIn, ha llevado la cartera de capital de riesgo de 0 a 60 empresas. Incluyendo a Bison Trails en la ciudad de Nueva York y Alchemy, en San Francisco, ambos con el objetivo de ayudar a las corporaciones a usar blockchains. Además de Amber Group ubicado en Shenzhen, China, que aplica inteligencia artificial al comercio de criptomonedas. Choi dice: “Mucho de lo que estamos haciendo en el lado de riesgo en Coinbase, son cosas que probablemente no haría como director, pero creemos que son realmente interesantes”.

Armstrong agrega: “Estas apuestas de riesgo podrían ser enormes, no sabemos si van a funcionar ya que realmente pueden tener una tasa de fracaso bastante alta, sin embargo, si no lo hacemos, no estamos pensando lo suficientemente en grande”.

coinbase-Brian-Armstrong-by-Jamel-Toppin_4237_RET
Brian Armstrong en la nueva sede de Coinbase en el distrito financiero de San Francisco. Foto: Jamel Toppin, para Forbes.

Crypto (la plataforma pionera de pagos y criptomonedas) ha sido calificada como “veneno para ratas” por Warren Buffett; como “fraude” por Jamie Dimon y como “la madre de todas las estafas”, según el economista Nouriel Roubini. Todos unidos por una misma interrogante, ¿en dónde está la recompensa para la economía?

Armstrong plantea un futuro en el que miles de nuevas empresas usan criptografía para recaudar capital, dentro de un mercado global que ya no está controlado por las firmas de Wall Street. Predice que en una década, el número de personas que participan en la economía blockchain explotará de 50 millones a 1,000 millones. Armstrong explica que estamos destinados a disfrutar de un sistema financiero “más global, más justo y más libre”.

Hay un componente emocional en la búsqueda de la liberación financiera. Surojit Chatterjee, director de producto de Coinbase, recuerda lo que sucedió cuando India casi destruyó las tenencias de divisas en un ataque sorpresa a la oferta monetaria. Su padre de 80 años pasó cinco horas en la fila para recuperar el equivalente de 30 dólares.

Muchos países, incluidos México, Argentina, Rusia y Chipre, han perpetrado confiscaciones de riqueza de este tipo, en las que se congela o se convierte obligatoriamente en algo menos valioso, Estados Unidos también ha presentado casos así. En 1933, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt incautó el oro, reemplazándolo con trozos de papel que perdieron su valor en un 95 %.

Al igual que el oro, bitcoin es demasiado complicado para ser utilizado como medio de intercambio. El mecanismo para agregar transacciones al libro mayor significa que toma 10 minutos confirmar un pago y que solo se pueden realizar cuatro transferencias por segundo. Esto no se puede ejecutar una economía global.

Sin embargo, Armstrong, asegura que las soluciones están en camino. Una de ellas es considerar el bitcoin como una reserva de valor y agregar una capa encima para las transacciones, de la misma manera que una base inactiva de depósitos en efectivo y depósitos de la Reserva Federal, respalda un torrente de cheques y pagos electrónicos en el sistema bancario. La otra opción es crear nuevas monedas digitales teniendo en cuenta la velocidad de las transacciones. Entre los que admite Coinbase están litecoin y bitcoin cash.

Coinbase cuenta con una licencia de corredor y concesionario. ¿Algún día podría terminar las bolsas de valores?

En diciembre, Coinbase obtuvo la primera autorización de su tipo de Visa para emitir tarjetas de débito que permiten a los titulares realizar compras en los 46 millones de ubicaciones (incluidos los cajeros automáticos) que aceptan Visa, y obtener el dinero de una cuenta de Coinbase con criptomonedas.

Inicialmente, estas tarjetas de débito estarán disponibles para residentes de 29 países, pero no para Estados Unidos. Sin embargo, Coinbase podría desarrollar su autorización de Visa en otra línea comercial: la emisión de tarjetas de crédito en nombre de otros intercambios de cifrado.

Mientras tanto, los bancos no pierden la oportunidad de rediseñar las redes de pago utilizando dólares a la antigua. Zelle (un sistema de pago instantáneo administrado por un consorcio de grandes bancos) administró 187,000 mdd, de tráfico el año pasado, lo que lo posicionó muy por delante del Venmo de PayPal. Zelle está principalmente dirigido a clientes minoristas que hacen cosas como dividir los gastos de las cenas, sin embargo, ha manejado transacciones de hasta 3.2 mdd.

No hay duda, la tecnología disruptiva está llegando al sistema bancario y Coinbase formará parte de él. Es el único conjunto que aparece en las listas Forbes Fintech 50 y Blockchain 50. Sin embargo, Armstrong, tendrá mucha competencia comenzando con los bancos centrales, que están tramando sus propias monedas digitales. Facebook no ha renunciado a Libra, que pretende ser una moneda digital accesible a nivel mundial, respaldada por activos como dólares y euros.

“Que florezcan mil flores, cuando comencé Coinbase, la mayoría de la gente pensaba que el blockchain era una locura. Sin embargo, actualmente los gobiernos están invirtiendo en blue chips (sociedades cuyos valores bursátiles son estables) y eso es un indicador muy alentador”, asegura Armstrong.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Tras la caza del nuevo CEO de TikTok y lo que sigue para la aplicación del momento en el mundo

Kevin Mayer, de Disney, fue perseguido arduamente y es visto como el hombre que puede hacer que la aplicación de propiedad china sea un éxito global aún mayor.

Publicado

on

Kevin Mayern, nuevo CEO de TikTok. Foto: Disney.

Hace dos días, TikTok, la ascendente red social que salió de China y llamó la atención de la cultura digital estadounidense en los últimos dos años, reveló su movimiento más audaz hasta el momento. Atrajo al alto ejecutivo de Walt Disney, Kevin Mayer, que se alejó del equipo directivo de la compañía de entretenimiento más grande del mundo para ser su nuevo CEO.

Y tan pronto como salieron esas noticias, la bandeja de entrada de Jacob Pace sonó. Pace, de 21 años, dirige @flighthouse, una de las cuentas más populares de TikTok con 24,7 millones de seguidores que podría describirse mejor como un MTV del siglo XXI. Ese correo electrónico entrante era de un consultor de la industria que le decía a Pace que se abrochara su cinturón para lo que podría ser un viaje rápido: Mayer probablemente tomará a TikTok en una fiesta de creación de contenido y con una larga historia de liderar los acuerdos de adquisición de Disney, probablemente buscará objetivos jugosos como @flighthouse.

Siga toda la información de Negocios en nuestra sección especializada

En el primer trimestre, TikTok fue descargada 315 millones de veces en teléfonos Apple y Android, la mayor cantidad de instalaciones en un trimestre para una aplicación, según SensorTower, que monitorea las descargas de aplicaciones. Y con el mundo encerrado, el uso en el aislamiento ha aumentado, con descargas totales que ahora alcanzan más más de 2.000 millones. Aún más amenazante para sus competidores: el 40% de sus usuarios tienen entre 16 y 24 años, son adictos, y pasan casi una hora en la aplicación cada día en promedio.

Y si Mayer ejecuta para ByteDance, la empresa matriz de TikTok, lo que hizo por Disney durante más de dos décadas, la recompensa podría ser aún mayor.

“Fue nuestro mayor enfoque en las redes sociales durante el primer trimestre y creo que seguirá siendo nuestro mayor enfoque durante el resto del año”, dice John Robinson, presidente de 100 Thieves, un popular equipo de E-sports que tradicionalmente canalizaba sus esfuerzos hacia YouTube y Twitch. “Estamos sacando nuestra mejor creatividad y algunos de nuestros mejores talentos, tomándonos el tiempo que normalmente se pasaría en YouTube y poniéndolo en TikTok. Es una oportunidad masiva, masiva”.

Zoom y TikTok tendrían que pagar millonarias multas a Colombia

Bytedance ya ha logrado una hazaña que otros gigantes chinos de Internet, como Alibaba y Tencent, no han podido hacer: crear una marca con muchos seguidores en occidente. Se las arregló para hacerlo con los videos tontos pero virales de TikTok de bailes desde el baño, bromas y tiernos videos de mascotas. Necesita un ejecutivo para avivar su crecimiento en todo el mundo.

Esto explica por qué el multimillonario CEO de ByteDance, Zhang Yiming, de 36 años, no perdió tiempo en cortejar a Mayer para reemplazar a la persona que había estado dirigiendo TikTok desde China, Alex Zhu. Incluso antes de la llegada de Mayer, se informó que TikTok estaba comprando una idea para un programa de televisión de estilo reality show en Hollywood, aunque los detalles de ese plan no están del todo claros.

Las primeras llamadas se hicieron hace tres meses después de que Mayer fuera ignorado ante el codiciado galardón del puesto de CEO, que ocupa el saliente Bob Iger a favor de los antiguos parques y el jefe de experiencias Bob Chapek. Zhang había estado buscando al candidato adecuado desde octubre, alguien con la combinación adecuada de experiencia digital y de liderazgo para gestionar el crecimiento de TikTok en los Estados Unidos, Europa, India y Brasil.

Mayer claramente cumplió con los requisitos, ya que el ejecutivo acreditó haber construido el único lugar brillante de Disney en un negocio aplastado por la pandemia: Disney +, el exitoso servicio de transmisión. Tenía las habilidades digitales y estratégicas que Zhang necesitaba para llevar a TikTok al siguiente nivel.

El ejecutivo de Disney tuvo reuniones en Nueva York y California mientras gestionaba el lanzamiento europeo de Disney + y luego cambió las conversaciones a Lark, la plataforma de videoconferencia de ByteDance, Zhang en Beijing, Mayer en Los Ángeles, mientras el mundo se cerraba.

“Al principio era un candidato reacio porque tenía un papel demasiado importante en Disney”, dice el miembro de la junta de ByteDance, Bill Ford, que participó en el esfuerzo de reclutamiento. El interés de Mayer creció a través de numerosas conversaciones con el empresario chino de internet, a quien Ford comparó con el fundador de Alibaba, Jack Ma, a través de una videollamada. “Es una especie de cortejo interesante. Supongo que ese es el mundo en el que estamos”.

Disney, que ha eliminado la biografía corporativa de Mayer de su sitio, no respondió a una solicitud de entrevistarlo para esta historia. Mayer se ha mantenido respetuosamente callado sobre sus planes para TikTok.

Pero su presencia hace que muchachos como Pace y otros proveedores de contenido como él, aparezcan en la escena. Sea lo que sea que TikTok no pueda crear, Mayer estará listo para comprar porque es un veterano de algunas de las adquisiciones más profundas de la compañía, incluidas Pixar, Lucasfilm, Marvel y su último gran ‘sorbo’, Fox.

“Cuando tienes una plataforma tan grande con tantos usuarios, habrá muchas oportunidades para ofrecer otros servicios, otros productos y otras compañías”, dice Rob Fishman, fundador de BratTV. Al igual que @fligthouse, BratTV es un socio obvio para TikTokm o potencial objetivo de adquisición. El estudio nativo de la web presentó esta semana un nuevo programa de YouTube, Attaway General, protagonizado por uno de los TikTokers más populares, Dixie D’Amelio.

Con su alcance masivo y su fluído de contenido, TikTok medirá el éxito en miles de millones. ByteDance se mantiene de cerca y no revela detalles financieros, pero los observadores de TikTok pueden encontrar una hoja de ruta útil en YouTube y su transición del vertedero generado por el usuario a una fuerza dominante en los medios. YouTube, propiedad de Alphabet (casa matriz de Google), generó US$15.500 millones en ventas el año pasado, frente a los US$1.000 millones de hace una década. Entre las principales prioridades de Mayer está quitar algunos de esos dólares.

Zhang está buscando al egresado de Harvard Business School para mucho más, nombrándolo también el director de operaciones de ByteDance, lo que lo convierte en la mano derecha del multimillonario para administrar un ecosistema de aplicaciones que son ampliamente populares en Asia, incluyendo Lark (un poco como Slack plus video conferencia) y Helo (un poco como Facebook). También le da otra ventaja: un líder estadounidense en una empresa nacida de una nación secreta en un momento hostil. TikTok se lanzó por primera vez en China como una aplicación llamada Douyin en 2016 y se importó a Estados Unidos cuando se fusionó con otra aplicación, Music.ly, al año siguiente.

El estilo pulido de Mayer, su pedigrí de Disney y su buena figura de acción, su mandíbula linterna y su abundante confianza le valieron el apodo de Buzz Lightyear en el lote de Disney, lo convirtieron en una figura popular de Hollywood, y Zhang espera que pueda hacer lo mismo en Washington D.C.

Algunos políticos conservadores temen que las raíces de la aplicación en China puedan conducir a un mal uso de los datos del usuario y violar la privacidad. El senador Josh Hawley, de Missouri, en marzo introdujo una legislación para prohibir a TikTok de cualquier dispositivo del gobierno, y tan pronto como Mayer fue anunciado como el nuevo CEO, envió este tweet:

“Antes me decían que no podían asistir a las audiencias y testificar (ante el Congreso) porque los ejecutivos estaban ubicados en China. Pero este nuevo ejecutivo vive en los Estados Unidos. Espero escucharlo, bajo juramento”.

TikTok también enfrenta nuevas críticas de que no está cumpliendo los requisitos de un acuerdo de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) para proteger mejor a los usuarios jóvenes. Mayer es un ex ejecutivo de Disney que creó productos tecnológicos en parte destinados a los niños, que sería Disney +, el servicio de transmisión y como resultado, en teoría, debería estar familiarizado con el cumplimiento de las leyes del gobierno sobre la privacidad en línea de los niños.

“Esencialmente lo contrataron para ser el rostro estadounidense de una empresa china”, dice Rohit Kulkarni, un analista de MKM Partners que cubre empresas de Internet. “Y para ser un puente con los anunciantes”.

Bill Gates y TikTok donan US$20 millones para distribuir la vacuna que surja contra Covid-19

Por: Abram Brown y Dawn Chmielewski | Forbes Staff

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado