Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Primer envío de astronautas de Elon Musk: un salto gigante para el ‘negocio espacial’

SpaceX enviará a una tripulación de la Nasa al espacio este miércoles, marcando un hito importante en la intención de los empresarios para de acaparar la galaxia de la que se ha encargado el gran gobierno.

Publicado

on

Foto: SpaceX.

Si todo sigue según lo planeado, los veteranos astronautas de la Nasa Bob Behnken y Doug Hurley despegarán desde el Centro Espacial Kennedy en Florida (Estados Unidos) en la mañana de este miércoles. Menos de un día después, llegarán a la Estación Espacial Internacional. Será el primer vuelo orbital tripulado que sale desde suelo estadounidense desde 2011.

Aún más significativo: es la primera vez que astronautas viajarán para orbitar en una nave espacial de propiedad privada (las acrobacias anteriores de turismo espacial han sido decididamente suborbitales o provistas por el gobierno ruso). Behnken y Hurley viajarán en una cápsula Dragon, lanzada por un cohete Falcon 9, ambos diseñados y fabricados por SpaceX, fundada por Elon Musk. Esta pareja de astronautas será transportada a la plataforma de lanzamiento en autos eléctricos fabricados por Tesla.

Es un momento triunfante para Musk y su compañía con sede en Hawthrone, California (Estados Unidos). Pero esto no es solo una victoria para un multimillonario y una compañía. Es la culminación de un esfuerzo de décadas para transformar el espacio en una nueva frontera del emprendimiento.

“Esta es la misma emoción que sentí cuando era niño durante el aterrizaje en la luna Apolo”, dice Tom Zelibor, almirante retirado y CEO de la Fundación Espacial, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración espacial. “Son oportunidades inspiradoras para las personas que tal vez no lo hayan pensado antes”.

Durante el programa Apollo, poner a Neil Armstrong en la Luna no se trataba solo de tecnología o ciencia. Se trataba del triunfo del capitalismo sobre el comunismo. O al menos así fue la retórica. La realidad era diferente. Sí, el programa Apollo fue construido por cientos de empresas privadas. Pero su desarrollo y dirección fueron centralizados por el gobierno federal, que gastó aproximadamente US$152.000 millones en los términos de hoy para poner a un hombre en la luna. El espacio sería el dominio exclusivo del gran gobierno a través del programa del transbordador espacial en la década de 1980.

Falcon-9
La cápsula Dragon de SpaceX está en la cima de un cohete Falcon 9, en posición vertical y lista para ser lanzada con dos astronautas desde el Centro Espacial Kennedy este miércoles. Foto: Nasa / Bill Ingalls.

Esto fue irritante para muchos entusiastas del espacio, cuya pasión se nutrió de las historias de ciencia ficción de personas como Robert Heinlein, quien retrató un futuro en el espacio impulsado por los capitalistas. Cuando la Guerra Fría finalmente terminó en 1991, las oportunidades empresariales en la frontera final finalmente comenzaron a abrirse, irónicamente, dentro de la antigua Unión Soviética.

“Fueron los rusos los que dieron los primeros pasos en los servicios comerciales en el espacio”, dice Jeffrey Manber, un emprendedor espacial desde hace mucho tiempo y CEO de Nanoracks. “Debido a su colapso económico, tomaron la decisión de que el suyo fuera un mercado de clase mundial, ya fueran aviones con Aeroflot, el Ballet Bolshoi o el espacio, tenían que ser independientes”.

astronauts-and-capsules-NASA
La Nasa seleccionó a Boeing y SpaceX para transportar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional. El valor combinado de ambos contratos supera los $6.000 millones. Foto: Nasa.

Manber trabajó en el Gobierno de Reagan en la década de 1980, donde había ayudado a establecer la Oficina de Comercio Espacial. En ese cargo, ayudó a asegurar el primer contrato comercial entre la agencia espacial soviética y una compañía estadounidense. Su trabajo en Rusia continuó después de la caída de la Unión Soviética, primero trabajando con la compañía espacial rusa Energia a partir de 1992.

Siga toda la información de economía y negocios en Forbes Colombia

La aparición de compañías espaciales rusas, que estaban construyendo cohetes duraderos a precios razonables, ayudó a dinamizar el mercado. Las empresas europeas y americanas, rodeadas por el complejo militar-industrial, retrocedieron presionando a sus gobiernos para limitar el número de lanzamientos rusos. Un artículo de Forbes de 1993 que describe esta respuesta a la naciente industria rusa de cohetes comentó irónicamente: “¿No es buena la competencia? No para los miembros del cartel no lo es”.

En 2000, Manber se convirtió en el primer CEO de MirCorp, una empresa con sede en los Países Bajos que se hizo cargo de las operaciones de la estación espacial rusa Mir. Aunque su permanencia fue corta (la estación espacial fue desorbitada por el gobierno ruso en marzo de 2001), todavía tuvo varias novedades: el primer reabastecimiento de carga con fondos privados, la primera misión tripulada con fondos privados y el primer contrato de turismo espacial.

Mientras tanto, Estados Unidos vio un mini boom de empresarios espaciales que fundaron compañías de cohetes. Sin embargo, estos esfuerzos con frecuencia se encontraron con la resistencia de quienes formulan políticas y la industria heredada. La mayoría terminó en fracaso. “Había muchas barreras políticas y culturales” para aceptar el emprendimiento espacial en los Estados Unidos en ese momento, dice Manber.

Un ejemplo notable de estos esfuerzos provino del banquero y multimillonario Andrew Beal, quien fundó una compañía aeroespacial en 1996 con el objetivo de producir cohetes reutilizables de bajo costo. “Es un gran lanzamiento de dados”, le dijo a Forbes en abril de 2000. Tenía razón. La suerte se acabó seis meses después cuando Beal cerró la compañía, citando la imposibilidad de competir con la industria aeroespacial subsidiada por el gobierno.

Fue en este entorno que Elon Musk fundó SpaceX en 2003, con la ayuda del dinero de la venta de US$307 millones de Zip2, la primera compañía que confundió y la venta de US$1.500 millones de su segunda compañía, PayPal. “Estaba claro que había una necesidad de un método confiable y de bajo costo para llegar al espacio “, dijo Musk a Forbes en ese momento.

Una parte clave de la estrategia inicial de Musk fue lograr que el gobierno estuviera de su lado, dice Chad Anderson, cuya firma de riesgo con sede en Nueva York Space Angels ha invertido en SpaceX: “Antes de SpaceX, el gobierno era el principal cliente. Necesitabas a ese cliente para que las cosas funcionen. Así que Elon Musk y SpaceX hicieron todo lo posible para que el gobierno los tomara en serio”.

Elon Musk, fundador de SpaceX. Foto: Loren Elliott/Getty Images.

Musk dio a conocer una combinación de espectáculo y ejecución que recuerda a Howard Hughes. A fines de 2003, por ejemplo, Musk “dio a conocer” el primer cohete Falcon 1 de su compañía al enviarlo por todo el país en camión, para parquearlo frente al Museo Nacional del Aire y el Espacio. Pero eso fue después de que ya había probado con éxito sus motores.

Otro hito para la industria se logró en 2004 cuando SpaceShipOne, una nave espacial creada por el pionero ingeniero aeroespacial Burt Rutan y su compañía Scaled Composites realizó dos vuelos suborbitales exitosos. Eso permitió a Rutan reclamar el Ansari XPRIZE de US$10 millones, un incentivo ofrecido para estimular el desarrollo de vehículos espaciales privados. La tecnología fue posteriormente licenciada por Richard Branson para Virgin Galactic, cuyo objetivo es llevar a los turistas al espacio a finales de este año.

El entusiasmo por los esfuerzos espaciales privados comenzó a burbujear incluso en Washington D.C. En 2004, el Congreso aprobó una legislación que ayudó a despejar un camino regulatorio para las empresas de lanzamiento comercial. Shelli Brunswick, director de operaciones de Space Foundation, que aboga por la exploración espacial, reconoce esto como una base clave para el lanzamiento orbital de SpaceX esta semana. “Se basa en la legislación correcta, la financiación correcta, las políticas correctas en los últimos 20 años”, dice.

En 2005, la Nasa comenzó a cambiar la forma de hacer negocios con la llegada de su programa de Servicios de Transporte Orbital Comercial. Defendido por el entonces Administrador de la Nasa, Mike Griffin, esto cambió la forma en que la agencia hizo negocios. En lugar de tomar la iniciativa en ingeniería y diseño, la agencia espacial simplemente identificó las capacidades de transporte e invitó a las empresas a ofrecer ofertas para cumplirlas.

Desde 2009, han sido invertidos US$30.000 millones en más de 530 compañías espaciales separadas.

SpaceX aprovechó la oportunidad, ganando un contrato con la NASA en 2006 que le proporcionó US$278 millones para desarrollar su cohete Falcon 9, que se lanzó con éxito por primera vez en 2010. Firmó un contrato por separado de US$1.600 millones con la agencia espacial en 2008 para enviar carga a la Estación Espacial Internacional, que comenzó a cumplir en 2012 cuando su cápsula Dragon se convirtió en la primera nave espacial privada en conectarse con la estación.

Una razón para este éxito, dice Anderson de Space Angels, es que las compañías de naves espaciales heredadas no prestaron mucha atención a la oportunidad. “Los grandes contratistas de defensa no pensaron que valiera la pena porque las cantidades eran muy pequeñas”, dice. “Pero para SpaceX, una empresa joven y prometedora, respaldada por firmas de capital de riesgo, fue una gran cantidad de dinero”.

El cambio cultural provocado por el programa de carga comercial de la Nasa ayudó a reducir otras barreras para los empresarios espaciales. Jeffrey Manber, por ejemplo, regresó a la escena con una nueva compañía, Nanoracks, que en 2010 instaló una plataforma de investigación en la Estación Espacial Internacional, permitiendo a los clientes realizar experimentos en el espacio. En 2014, instaló un sistema de despliegue en la estación que podría usarse para poner en órbita pequeños satélites.

A medida que avanzaba la década, SpaceX comenzó a ofrecer servicios de lanzamiento a otros clientes comerciales, como compañías de telecomunicaciones, a precios drásticamente más bajos que su competencia (incluidas las empresas rusas de cohetes). Entre SpaceX y Nanoracks, el costo del espacio rápidamente se redujo drásticamente, abriendo nuevas oportunidades de negocio.

“El sector privado ahora es un socio completo en la apertura de la frontera del espacio”

Jeffrey Manber, CEO de Nanoracks

Uno de los beneficiarios de estas oportunidades fue Planet, que desplegó su primera constelación de pequeños satélites para tomar imágenes de la superficie de la Tierra para explorar petróleo y gas en 2014. Los satélites se lanzaron a la Estación Espacial Internacional en un cohete bajo un contrato de carga comercial de la NASA e impulsado a orbitar desde el sistema de despliegue Nanoracks. La compañía con sede en San Francisco ahora cuenta con una valoración de más de US$2.200 millones, según Pitchbook.

Estimulados por este éxito y otros similares, los inversionistas han comenzado a acudir al sector espacial comercial. Según un informe de Space Angels, desde 2009 se han invertido más de US$30.000 millones en más de 530 compañías espaciales separadas. Hay varios unicornios espaciales respaldados por empresas, incluidos Planet, SpaceX y el fabricante de cohetes Rocket Lab con sede en Los Ángeles.

El éxito con la carga convenció a la Nasa de adoptar un enfoque impulsado por el mercado para regresar a los vuelos espaciales humanos desde el suelo estadounidense. “El sector espacial comercial realmente había ganado excelencia en capacidad comercial y técnica”, dice Phil McAlister, director de vuelo espacial comercial de la Nasa.

En 2014, la Nasa otorgó contratos para vuelos espaciales comerciales tripulados a dos compañías: Boeing, el incondicional aeroespacial que ha estado trabajando con la Nasa desde la década de 1960 y SpaceX. Combinados, los dos contratos tienen un valor de hasta US$6.800 millones. “Fue un gran cambio en la rendición de cuentas y la responsabilidad hacia el sector privado, que se orienta hacia la velocidad y la rentabilidad. Estas son cosas de las que la Nasa es consciente, pero no están realmente en nuestras competencias básicas “, dice riéndose McAlister.

McAlister expresa que esto no significa que la Nasa esté totalmente libre en el desarrollo de la nave espacial de cualquiera de las compañías. Pero lo ve como una colaboración que combina la mejor experiencia del gobierno con la del sector privado. Él reconoce que no siempre ha sido fácil.

“Este fue un gran cambio cultural para nosotros dar un paso atrás y decir que vamos a dar algo de este control al sector privado”, dice. “Y eso fue muy, muy difícil para la Nasa porque nos sentimos expertos en esto. Creo que ese fue el mayor desafío desde el principio “.

Para Jeffrey Manber, el envío de astronautas al espacio por parte de SpaceX “es el signo de exclamación” en las últimas décadas de emprendimiento. “Eso es lo que esta misión realmente traerá a casa al público estadounidense y al mundo”, dice. “Que el sector privado ahora es un socio completo en la apertura de la frontera del espacio”.

Por: Alex Knapp | Forbes Staff.

Editors' Picks

‘Dejar los extremos y buscar la unidad de los colombianos’: Camila Escobar, presidenta Procafecol

La empresaria participó del especial de Forbes en el que diez líderes de empresas colombianas hablaron sobre las que creen que son las salidas a la dura crisis económica y social que vive el país.

Publicado

on

Camila Escobar
Foto: Diana Rey Melo / Forbes Colombia

Desde el sector cafetero, uno de los más afectados por los efectos del paro nacional, la presidenta de la marca insignia Juan Valdez, Camila Escobar, enfatiza en que es necesario trabajar desde lo privado y lo público en soluciones que permitan priorizar las necesidades que la ciudadanía está poniendo sobre la mesa, como el desempleo y la inequidad. “Es momento de tender puentes entre todos los sectores de la sociedad para reconocer sus diferencias y construir una agenda más incluyente, partiendo del diálogo y la conciliación”, menciona en conversación con Forbes.

Vea aquí el listado de empresas colombianas que envían un mensaje de optismo

“El llamado a la esperanza es un llamado a dejar los extremos y buscar la unidad. Es muy importante que desde todas las regiones del país, multipliquemos los llamados al diálogo. Debemos detener la confrontación y evitar que se causen más daños a la estructura económica del país y al sistema de salud, para garantizar la tranquilidad de la ciudadanía y retomar el camino de la reactivación”.

Sobre el papel de los empresarios en este contexto, Escobar dice que están en la “obligación de trabajar en el fortalecimiento de la confianza”. “Según datos de Edelman, el 68 % de los colombianos espera que los líderes empresariales tomen acciones sobre los problemas sociales que no puede solucionar el gobierno. Desde las empresas debemos seguir trabajando en la generación de empleos, pero también enfocar esfuerzos a estrategias que abarquen un propósito social, ya que los clientes, consumidores y demás grupos de interés, están interesados en el bienestar que se genere tanto a nivel personal como colectivo”.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

‘Debemos contribuir a que el rumbo del país deje de estar marcado por las diferencias’: Carlos Arturo Calle

El empresario participó del especial de Forbes en el que diez líderes de empresas colombianas hablaron sobre las que creen que son las salidas a la dura crisis económica y social que vive el país.

Publicado

on

Para el empresario, presidente de una de las marcas más queridas por los colombianos, ante los retos que han llegado desde el 2020 la mejor decisión es no detenerse sino adaptarse y seguir construyendo. “Como país estamos viviendo un momento histórico que se presenta como una oportunidad para construir la Colombia que soñamos. El diálogo y el saber escucharnos son las más grandes lecciones que quedan”, dijo en entrevista con Forbes.

Vea aquí el listado de empresas colombianas que envían un mensaje de optismo

“Soy un convencido que todos, sin distinción, podemos y debemos contribuir desde nuestras acciones diarias a que el rumbo del país deje de estar marcado por las diferencias. Para construir debemos pararnos todos en la misma orilla”, agregó. Además, enfatizó en que la atención debe ponerse en los jóvenes, que son quienes liderarán los cambios en el futuro.

“Todos como colombianos tenemos una gran responsabilidad y es hacer de este rico territorio, un país donde las oportunidades se dan por igual. Como Grupo Empresarial, tenemos esta posición muy clara, y por ello hemos decidido poner al servicio del país nuestra experiencia como empresa manufacturera y comercializadora de textiles, esto nos ha permitido en el último año forjar alianzas, crear nuevas marcas, mantener el empleo, y a su vez seguir acompañando a los colombianos con una propuesta en moda que se acomoda a distintos momentos”, puntualizó.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

‘Tenemos que escuchar y entender’: Juan Carlos Mora, presidente de Bancolombia

El empresario se remonta a las dificultades que ha tenido el país en el pasado para recalcar que siempre ha habido salidas.

Publicado

on

En Bancolombia recién le habían mostrado al mundo su cambio de imagen cuando varias de sus oficinas y cajeros en distintas ciudades del país fueron objeto de vandalismo en medio de disturbios del Paro Nacional.

Con un tono calmado, su presidente, Juan Carlos Mora, sostiene que hay que reconocer el momento actual y que destruir bienes públicos y privados no le agrega valor a nada. “Veníamos con retos de división de país, pero llegaron unas circunstancias que nos golpean duro, tenemos que escuchar y entender, ser empáticos”, dijo en entrevista con Forbes.

Vea aquí el listado de empresas colombianas que envían un mensaje de optismo

“A veces no nos escuchamos. Nos hemos estancado en ver quién tiene más fuerza, pero no vemos qué vamos a hacer para resolver los problemas. Hay una situación de pobreza, hay que ver qué hacemos con estos colombianos, cómo vamos a avanzar para que puedan tener oportunidades”.

El empresario se remonta a las dificultades que ha tenido el país en el pasado para recalcar que siempre ha habido salidas. “Se nos olvida que tuvimos momentos en que pensábamos que como sociedad no teníamos alternativa. Pero hemos avanzado, hemos salido adelante y hemos crecido”.

En su concepto, las empresas tienen que entender qué tienen que hacer distinto para generar oportunidades y generar bienestar. “Si la población no está entendiendo eso, algo no estamos haciendo bien”. Reitera que los bancos han sido movilizadores de recursos que han promovido que haya liquidez en la economía. En el primer trimestre, la entidad desembolsó 18 billones en créditos.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

‘Se debe trabajar en la generación de confianza’: Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol

Para el empresario, es importante incrementar el apoyo de manera articulada con la institucionalidad a iniciativas encaminadas a disminuir las brechas sociales.

Publicado

on

Desde Ecopetrol, el llamado para resolver las diferencias que hoy dividen al país es al diálogo y la concertación, teniendo como base el respeto. Para su presidente, Felipe Bayón “esta será siempre la mejor forma para construir entre todos las soluciones que requerimos para avanzar como país y superar la conflictividad social por la que estamos atravesando que a todos nos duele”.

El directivo explicó en conversación con Forbes que en el caso de empresas como la que dirige, “es importante incrementar el apoyo de manera articulada con la institucionalidad, e incluso entre el mismo sector privado, a iniciativas encaminadas a disminuir las brechas sociales”, esto, menciona, “especialmente en los temas de educación con programas enfocados a impulsar a los jóvenes de menores recursos para acompañarlos a lograr sus metas”.

Vea aquí el listado de empresas colombianas que envían un mensaje de optismo

“También podemos aprovechar mucho más iniciativas como el mecanismo de obras por impuestos que permiten llegar con infraestructura en servicios públicos, salud y dotación escolar a aquellas poblaciones que más lo necesitan contribuyendo al mejoramiento de su calidad de vida”, explica.

Sobre ¿qué ejes se deben trabajar para reactivar la actividad económica?, considera que principalmente se debe trabajar la generación de confianza, la construcción colectiva, “fijándonos como sociedad unos objetivos concretos, alcanzables y medibles en el tiempo, en los frentes económico y social para cimentar la reactivación”.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Colombia, unidos somos capaces

Forbes recoge los testimonios de líderes empresariales con propuestas para salir de la crisis que vive el país por cuenta del paro nacional.

Publicado

on

Vea aquí completo el especial Colombia, unidos somos capaces

La nueva edición de Forbes Colombia, que circula en junio, tiene en portada el especial ‘Colombia, unidos somos capaces’, que recoge voces de empresarios y emprendedores con propuestas y salidas a la crisis económica, política y social que vive Colombia, la más grave en el último siglo. Se hace un llamado a la unidad para recuperar la senda de crecimiento, el optimismo y la esperanza.

Entre los empresarios consultados estuvieron el presidente de Bancolombia, Juan Carlos Mora; el presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón; el gerente general del grupo empresarial Arturo Calle, Arturo Calle; así como la presidenta de Procafecol (Juan Valdez), Camila Escobar.

En sus intervenciones, los directivos se refirieron a los efectos que ha tenido el paro nacional en el grueso empresarial del país desde el pasado 28 de abril, momento en que iniciaron las manifestaciones a nivel nacional, e hicieron llamados para resolver las diferencias que dividen al país mediante el diálogo y la concertación.

Además, en esta edición

SEGUROS DE VIAJE POSCOVID

En algunos países la asistencia médica internacional ya es una obligación. ¿Qué debe cubrir y cuáles son sus derechos como usuario? Carlos Stefani, CEO global de Assist Card, lo explica.

TLC MERCOSUR

Análisis: el acuerdo de asociación entre Mercosur y la Unión Europea lleva un año sin ratificarse tras el visto bueno de ambas partes. Deforestación en Brasil, el principal obstáculo.

SOLUCIONES

EL FUROR DE LOS DOMICILIOS RÁPIDOS

En entrevista exclusiva, Ralf Wenzel, el cofundador y CEO de Jokr, una plataforma de domicilios de supermercado que hace entrega en 15 minutos, entrega detalles sobre esta nueva tendencia.

NEGOCIOS

LA EMPRESARIA CHINA DEL VAPEO

Kate Wan se hizo multimillonaria en tres años con su compañía de vapeo RLX que ahora cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York. La empresaria enfrenta amenazas inminentes de reguladores chinos e inversores escépticos.

CRIPTO

¿CÓMO SALIR DE COMPRAS CON CRIPTO EN COLOMBIA?

Mauro Peretti, localization manager de Bitrefill en América Latina, habló con Forbes sobre el negocio de las giftcard que se compran con cripto y ya permite pagar productos y servicios en Colombia.

LIFE

MARÍA JOSÉ URIBE, DECIDIDA A GANAR

La golfista santandereana ganó un cupo para representar al país en los Juegos Olímpicos de Tokio. En conversación con Forbes Life detalla sus esfuerzos en la búsqueda de lo alto del podio.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado