Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Los caminos de Sebastián Yatra, todo un emprendedor

A sus 25 años, este paisa avanza en la música latina. Habló con Forbes en México sobre cómo es ser jefe. De su propia marca personal, los negocios que tiene y sus reflexiones acerca de la pandemia.

Publicado

on

Sebastián Yatra, fotografiado por Forbes en Ciudad de México. Foto: Angélica Escobar / Forbes.

Un imponente recinto. En el escenario del Auditorio Nacional, con capacidad para 10.000 personas, en pleno corazón artístico de la Ciudad de México, se hace una prueba de sonido que retumba en todo el lugar. Equipo, cables y personal van y vienen tras bambalinas. La música se detiene. Se abre una puerta emergencia. El barullo se cuela a la escena. Entra un joven, de 1.80 de estatura y con un despeinado consciente. Porta un suéter negro con blanco, unos jeans desgastados y tenis deportivos. Lo escolta su comitiva de 10 personas. Sebastián está listo para cerrar su gira, Yatra Tour, con dos fechas agotadas la capital mexicana.

Hace unos meses, este sería el día a día de Sebastián Yatra, pero el coronavirus ha llegado a poner en pausa su agenda copada de conciertos, multitudes de fanáticos, entrevistas, firmas de autógrafos y grabaciones. ¿Qué le dejaran estos meses de aislamiento social?

***

Mientras el Covid-19 se propaga por el planeta, a su paso, ha golpeado distintos sectores de la economía. Entre ellos, la industria musical, que se estima perdería alrededor de 8,900 millones de dólares, a causa de la cancelación de conciertos, giras y festivales a nivel internacional, según Pollstar.

Desde “su lugar favorito del mundo”, la finca de sus papás en Medellín, Colombia, Sebastián Yatra se prepara para regresar con fuerza a la escena musical. Con casi dos meses de encierro acumulados, desde que las autoridades implementaron las medidas de confinamiento obligatorio en el país, el artista aprovecha el tiempo para “trabajar un poco”, componiendo, creando y buscando nuevos sonidos. “Me duele el mundo, me preocupan las medidas adoptadas de algunos gobiernos que, tal vez, por subestimar la situación o por no tomar decisiones pronto se han perdido muchas vidas, esta claro que este virus no viene con un manual, pero no podemos bajar la guardia ni ignorar el poder destructivo que tiene”, comenta Yatra.

***

Sebastián Obando Giraldo, quien nació hace un cuarto de siglo en Medellín, habla de su familia y recuerda cuando comenzó hace 12 años a cantar en la intimidad de su hogar. Ya hoy, más de una década después, Yatra ganó el premio Lo Nuestro a canción del año, en Miami; ha tenido seis nominaciones a los Latin Grammy y una al Grammy anglo por sus canciones, y se ha convertido en uno de los artistas jóvenes promesa no solo en la música sino en los negocios.

Su target: los jóvenes latinos, y los 50 millones de likes que tiene su contenido en TikTok, lo reafirma. Esta popular red social cuenta con más de 800 millones de usarios activos mensuales, de los que 41% tienen entre 16 y 24 años. Además, su música la escuchan de Bogotá a Buenos Aires y de México a Madrid, según reportes de Spotify y Apple Music. 

¿De dónde vino el Yatra? Es una palabra en hindi que traduce: camino sagrado y divino -dice con su sonrisa inocente de siempre-. “Hace seis años lancé la primera canción. Desde un inicio no lo vi como un negocio o como una empresa. Era mi pasión. Si ganaba dinero o no, no importaba tanto”.

Sebastián Yatra, fotografiado por Forbes en Ciudad de México. Foto: Angélica Escobar / Forbes.

Sin duda, ya le importa porque nació en cuna de empresarios. Su abuelo, Don Aníbal Obando, fundador de la Coordinadora Mercantil, fue el pionero de la entrega de paquetes en Colombia, misma visión que siguió su padre, un destacado empresario colombiano, homónimo al patriarca familiar. “Los paisas somos emprendedores por naturaleza. Mi familia es una en la que cada cual siempre está buscando en qué otro proyecto o inversión meterse, para seguir creciendo de una manera bonita e inteligente”, cuenta.

Por eso el camino de Yatra no solo ha sido cantar. Su imagen y canciones sedujeron a Pepsi el año pasado para un comercial y ya ha dado sus primeros pasos como emprendedor. Precisamente en ese punto es donde ha sido clave su familia. “Mis papás y mi mánager son quienes poco a poco me han ido enseñando a manejar la plata y en dónde invertirla”, asegura. Gracias a ellos, es que el interprete de ‘Traicionera’ sabe que hay que cuidar el dinero y “no hacer locuras”, dice.

En un principio, fue un proceso complicado cambiar de mentalidad, pues monetizar un proyecto o darle estructura con fechas de entrega, protocolos y áreas específicas, no significa sacrificar la música por dinero. Le tomó dos años comprender que estos temas pueden trabajarse en armonía y que son la base para que un equipo sea organizado y vaya en la misma dirección.

“Los paisas somos emprendedores por naturaleza”

SEBASTIÁN YATRA

También ha fungido como diseñador, con el debut en el mercado de su marca de ropa, Yatra Merch, que consta de unos 25 artículos, entre gorras, camisetas y buzos, con diseños que abarcan desde su nombre artístico y títulos de sus canciones. “Siempre trabajo con marcas con las que tenga afinidad. Cuido mucho las letras de mi música y busco ser honesto a la hora de salir a vender un producto, porque si es algo que no encaja con mi esencia, a largo plazo eso no va a funcionar”, afirma.

¿Y cómo es Sebastián Yatra como jefe? La sala se queda en silencio. Los miembros de su personal comparten miradas. Yatra voltea hacia ellos y repite la pregunta en voz alta. El cuarto se llena de risas: “Cansón. Fastidioso. Muy jodón”, responden, siguiéndole la broma. El artista se sonroja por un momento. Toma aire. Y con tono serio agrega: “Me gusta escuchar. Ser un líder que tiene muchos copilotos y a la hora de tomar las decisiones, me toca hacerlo a mí, pero recibo opiniones. No soy mucho de imponerme. Tomo riesgos, si nos va mal, es mi culpa, pero vamos pa’ allá”, cuenta.

Para este joven es muy importante que haya respeto en todos los proyectos en los que trabaja, y más si es uno tan importante como el que ha logrado con su marca. “Si yo no funciono, tampoco lo van a poder hacer los demás. Si una persona falla, el proceso deja de fluir”.

Su nuevo objetivo es incursionar en el mundo de la televisión vía streaming, en un drama musical que será transmitido en Disney+; una de las plataformas más importantes del mundo, que, con apenas cuatro meses de lanzamiento, ya cuenta con 30 millones de suscriptores. Se espera que la serie vea la luz en el último trimestre del año, coincidiendo con el lanzamiento del servicio en Latinoamérica.

“Uno es cantante, pero hoy uno tiene que ser entretainer, conducir diferentes cosas y diversificar el talento. Ahí vamos a seguir, subiendo y que sea una marca que emane respeto, amor y valores”, comenta.

  • 20 millones de oyentes mensuales en Spotify
  • 23 millones de seguidores en Instagram y 3 millones en Facebook.
  • 5.500 millones de reproducciones en YouTube

Para Yatra el éxito se define de forma muy simple: “Es dormirse tranquilo cada noche y despertarse en paz”. Parte de esto es buscar equilibrios.  “Trato de encontrar los tiempos y espacios para compartir con la familia y mis amigos. Intento compartir con ellos lo más posible. Lo bueno es que ellos me entienden”.

Luego de haber colaborado con artistas de la talla de Carlos Vives, Reik, OneRepublic y The Jonas Brothers, el colombiano está listo para dar el crossover al mercado americano, pues ya prepara el lanzamiento este año de su primer sencillo complemente en inglés. “Mi consejo para los jóvenes es que trabajen todos los días y no se rindan. Las cosas funcionan con disciplina. Nada llega por coincidencia, es muy raro que las oportunidades te caigan del cielo. Así sea un paso a la vez, pero construyan”, dice.

¿Falta amor? No, en la vida de Yatra hay de sobra, pero en su último sencillo junto a Ricky Martin, hace un llamado a la unidad y a “no dejarnos llevar por un espíritu derrotista”. Para el paisa, la prioridad en estos tiempos de crisis es reflexionar y estrechar esos vínculos que nos forjan como sociedad, porque así “estaremos listos para subirnos a la ola cuando sea el momento oportuno”.

Al cuestionarlo sobre el futuro, el cantante es claro con que es ahora y no mañana, que tenemos que ser generosos y afrontar que el problema es de todos. “Cuando pienso en el mundo poscoronavirus, traigo a mi mente palabras como: construir, crear y crecer”, concluyó.

Editors' Picks

El Rolls Royce de los panes: nació en Bogotá y vende US$250 millones

Un producto de Bimbo que le ha dado la vuelta al mundo, con ventas de más de US$250 millones en 20 países, fue originado en la capital colombiana.

Publicado

on

Pan Bimbo
Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

En los estantes de un supermercado de Estados Unidos aparece con la marca Sara Lee y en los de Brasil lo hace con Pullman, pero en esos y en un total de 20 mercados, unas rebanadas gruesas, suaves y con restos de harina, conservan una palabra que ha conquistado a millones de consumidores: ‘Artesano’.

De acuerdo con Javier González Franco, director general adjunto de Bimbo, en diálogo con Forbes, este concepto ya figura entre las marcas que más se venden, contribuyendo con más de 250 millones de dólares a la facturación anual del grupo. González exalta un atributo: que se trata de un invento originado en la capital de Colombia.

Descargue la revista de Forbes de junio

La ‘comoditización’ del pan blanco con la fuerza que tomaron las marcas propias en el mercado colombiano hizo que compañías como el Grupo Bimbo entraran a pelear por precio, que los hizo entrar en un desgastante juego de guerrilla con marcas locales como Guadalupe y Lalo. Con una inversión mínima, un grupo de colaboradores de las oficinas en Bogotá se lanzaron a crear un concepto premium del que no esperaban mucho, porque pensaban que el mercado no estaba preparado y que se iba a vender poco.

Sin un modelo exacto de investigación y con una mezcla de intuición, entre 2012 y 2014, a manera de experimentar, hacían recorridos por las panaderías más prestigiosas de Bogotá para llevarse muestras y discutir sus texturas y sabores.

“Eran atractivos y espectaculares. Nos gustaba el aspecto pero el sabor no era el de la preferencia de la mayoría de los colombianos”, recuerda Marcela España, quien en esa época era gerente de mercadeo de Bimbo en Colombia y hoy es la vicepresidente de mercadeo para la región latincentro, de la que hacen parte nueve países.

Marcela España, vicepresidente de Mercadeo de Grupo Bimbo Latincentro. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.


El siguiente recorrido fue por panaderías de barrio, donde se concentra el consumo de pan y el 70 % de las ventas en el país. “Vimos que nos gusta un pan blando y con una textura suave, así que dijimos, ‘hagamos un híbrido de estos dos mundos que comunique lo que queremos transmitir’, y así fue”.

En ese momento, el equipo de investigación y desarrollo se puso en la tarea de elaborar las primeras pruebas, en las que sin mucha expectativa, usaron unos moldes que tenían sin usar y así fueron agregando elementos.

Bimbo invertirá US $6,8 millones para fortalecer su operación en Colombia ante crisis del Covid-19

“Ahí nació la idea de hacerle el corte, el suaje o troquel que uno ve en la parte superior de los panes, el topping de harina y el ancho de la rebanada, todo eso fue construyendo un concepto potente”, refiere España.

Las ventas anuales de Bimbo Artesano en el mundo superan los US$250 millones.

El desafío era cómo la panificadora más grande del mundo, completamente industrializada, sería capaz de hacer un producto artesanal. “No había un capital aprobado para esto, no era un lanzamiento al que le fuéramos a dedicar una campaña de televisión. Era un intento y no teníamos nada que perder”, agrega.

Así fue como nació Bimbo Artesano, “sin tanta complejidad”, emulando la textura de un costal y con íconos de espigas. De hecho por el comportamiento de las ventas, no hacía sentido lanzar un producto más costoso.

En 2014 salió a la venta con una aceptación inmediata de los minoristas pero con un precio 40 % por encima del pan tradicional, lo que lo convertía en el más caro del mercado, dando origen al segmento premium.

“Fuimos cautelosos con las proyecciones. A las tres semanas habíamos acabado lo que habíamos proyectado vender en tres meses, sin necesidad de publicidad pero con degustaciones en algunos puntos. En menos de un año habíamos logrado 11 puntos de participación en el mercado y nueve puntos de penetración de hogares”, cuenta España.

Se convirtió en un caso de éxito inmediato que empezó a vociferar Daniel Servitje, director general de la empresa. Estados Unidos fue el primer país en integrar el producto a su portafolio.

A 2016 había tenido un crecimiento de 150 % y desde que lo lanzaron ha recibido tres premios en ese mercado, incluyendo uno de Nielsen que lo distingue como una de las principales innovaciones que reformaron el panorama del consumidor.

Fue así como las demás organizaciones del grupo empresarial empezaron a posicionar la marca
replicando las prácticas originadas desde Colombia.

Desde una perspectiva académica, Rafael Vesga, profesor de la Facultad de Administración de la Universidad de Los Andes, señala que en casos como este se están dando unas disciplinas de innovación modernas, basadas en la observación de rutinas de los consumidores y el análisis sistemático de su experiencia, como fuente de nuevas formas de aproximarse al mercado.

“Los elementos parecen sencillos, pero están lejos de serlo. Por ejemplo, para que un proceso de observación como este rinda frutos es necesario tener equipos de trabajo abiertos al debate, donde la calidad de las ideas se evalúa de acuerdo con algún criterio de mérito y no según el cargo de quien las propone”, le dijo Vesga a Forbes, quien considera que es necesario que haya una interacción fluida entre las distintas unidades organizacionales, pues quienes generan la idea tienen que trabajar en equipo con otros actores que son fundamentales para llevarla a la realidad.

Además, este profesor de Los Andes, que cuenta con una maestría y doctorado en Management de la Universidad de Tulane, resalta que tiene que haber mecanismos conocidos y aceptados por todos los involucrados para evaluar si la idea funciona o no, con rapidez.

“La idea en este caso fue un éxito, pero con toda seguridad se han dado muchas otras instancias de fracaso, que no han detenido a la empresa en su empeño por experimentar e innovar. Este ejemplo es la punta de un iceberg que valdría la pena conocer más a fondo”, añade Vesga.

Los panes a granel que se encuentran en panaderías y supermercados, que deben ser pesado antes de pagarlos, tienen el 77 % del mercado del pan en Colombia, pero con 12,4 % de participación, Grupo Bimbo se consolida como la compañía que se mantiene en primer lugar por encima de Comapán y Don Maíz, según los datos y cálculos de Euromonitor.

En el país también surgió Vital, que entró a acaparar el mercado de los panes integrales que ahora es el 35 % del total, pero en 2012 apenas era del 22 %. En ese caso se trató de una metodología más sofisticada que se conectó con el objetivo del grupo en buscar una insignia de salud y bienestar en panes, por lo que ahora se vende en 12 países.

Seguir Leyendo

Actualidad

Los secretos para sobrevivir a la incertidumbre

Reportaje con Amy Webb, CEO Future Today Institute, quien habla sobre cómo sobrevivir a la incertidumbre y qué le esperan las empresas en los próximos meses.

Publicado

on

Amy Webb, CEO Future Today Institue

El coronavirus puso a todas las organizaciones, pequeñas, medianas y grandes, a pensar cómo se ven a finalizar el 2020, en el 2021 y dentro 10 años, en un escenario en el que todos quieren sobrevivir. Los modelos de negocios y las estrategias se rompieron en mil pedazos.

Amy Webb, CEO del Future Today Institute, una firma de consultoría de gestión basada en datos y tecnología, profesora de la NYU Stern School of Business y que escribe sobre el futuro en publicaciones como en el Harvard Business Review, habla con Forbes sobre cuáles son los escenarios que tienen y van a andar las organizaciones de ahora en adelante tras la propagación del virus.

Descargue la edición de junio de Forbes Colombia

¿Que cosas cambiaron en la manera de hacer negocios con el coronavirus?

Todo cambió. Cada organización debe dejar a un lado su plan estratégico y crear uno nuevo que considere el corto plazo y el futuro más lejano. Hay dos preguntas que cada una de las organizaciones se debe preguntar en este momento. Si no lo hace, a mi parecer, son irresponsables con sus stakeholders: 1. ¿Cómo debemos cambiar ahora nuestro plan estratégico, dados todos los cambios inmediatos y sus implicaciones de siguiente orden? 2. ¿Cómo tendrá que cambiar nuestro modelo de negocio para avanzar? La respuesta a estas dos preguntas no puede ser: “Nosotros realmente no necesitamos hacer ajustes”. Ante esta gran incertidumbre, las compañías que no se estén confrontando profundamente no van a sobrevivir.

¿Cómo los empresarios pueden manejar la incertidumbre del futuro?

Los empresarios deben hacer tres cosas. Primero, deben estar de acuerdo con que el objetivo no es predecir, sino estar preparados. Deben comprometerse a crear un estado de preparación dentro de sus organizaciones en todo momento. Por ejemplo, una empresa puede construir conocimiento sobre las proteínas de origen vegetal. Todavía no necesitan comenzar a fabricar nada, pero si llega el día en el que el mercado exija bebidas a base de plantas en lugar de leche de vaca, la compañía no cederá ante la interrupción de una fuerza externa. En segundo lugar, los empresarios deben aceptar la incertidumbre, pero aceptar la incertidumbre en términos comerciales significa cambiar su enfoque de la planificación estratégica y la ejecución de la misma. Puede hacer proyecciones financieras de 18 meses o de hasta cinco años en algunas industrias, pero nada es certero. La aparición de Covid-19 ciertamente demostró ese punto. Las empresas que se organizan alrededor del principio de aceptar la incertidumbre tienden a sobrevivir a cualquier interrupción que se presente. El tercero es ser flexible. La mejor manera de prepararse para el futuro es realizar ingeniería inversa al mundo futuro en el que desea vivir. Tenga una visión sólida de lo que quiere que sea el futuro, pero sea flexible en su enfoque para lograrlo.

“La mejor manera de dar forma al futuro es desarrollar el hábito de escuchar siempre las señales. Si no desea experimentar un shock futuro, entonces debe ser bueno para mapear las implicaciones de lo que haga”

¿Qué necesitan y deben tener los líderes para trabajar en escenarios complejos y de incertidumbre?

Las empresas que prosperan en la profunda incertidumbre tienden a inculcar una cultura de curiosidad. Las empresas que premian el aprendizaje continuo, no la capacitación en temas internos, sino el enriquecimiento en campos adyacentes, tienden a prosperar. Los líderes que comunican un propósito y una visión clara, pero permiten a los empleados trazar su propio camino, les va bien. Conozco a alguien, la llamaré Sarah, que trabaja como gerente de finanzas para una empresa que asesoramos. Sarah resulta ser una pensadora excepcionalmente creativa y alguien que siempre está a la vanguardia de las nuevas tecnologías. En otras compañías, es posible que no tuviera la credibilidad de compartir sus ideas con los ejecutivos porque no está en el grupo de tecnología o en un equipo de I + D. Pero la compañía de Sarah fomenta la investigación en equipos que incluyan miembros de diversas áreas y las conversaciones sobre tendencias. Como resultado, ella tiene un conducto para compartir lo que está viendo, y existe un proceso para tomar decisiones. Sarah también se siente escuchada y apreciada, lo que la motiva a seguir buscando nuevas tendencias. Es un ciclo virtuoso de previsión, innovación y evolución.

¿Qué debe tener el líder del futuro?

Como futurista cuantitativa, mi trabajo es investigar el futuro utilizando modelos basados en datos. Mi observación es que los equipos de liderazgo quedan atrapados en un ciclo de abordar el riesgo a largo plazo con soluciones rígidas a corto plazo, y en el proceso invitan a la entropía. Los equipos inmersos en líneas de tiempo lineales tradicionales quedan atrapados en un ciclo de respuestas tácticas, quienes se sienten abocados a un cambio constante que les es impuesto por fuerzas externas. Cuando miro a compañías exitosas que han resistido muchas crisis, compañías como IBM en los Estados Unidos; ARaymond en Francia, o Nintendo, en Japón, creo que una característica común es su capacidad para equilibrar el futuro a corto y largo plazo de sus compañías simultáneamente. La gente no se da cuenta, pero Nintendo es una de las compañías de operación continua más antiguas del mundo. Equilibrar la planificación a corto y largo plazo es difícil de hacer, porque requiere confrontar continuamente las creencias de una empresa, hacer pequeñas apuestas todo el tiempo y estar dispuesto a recalibrar la estrategia según sea necesario.

¿Qué cosas debe considerar un empresario al reestructurar su negocio que ha sido frenado por el coronavirus?

La catástrofe es un gran catalizador para la innovación. Para los empresarios que están considerando reestructurar su negocio, su objetivo ahora es anticipar lo que vendrá después. ¿Cómo cambiará el coronavirus a los diferentes segmentos del mercado? ¿Cuáles son las implicaciones de siguiente orden? Antes de pivotar, o hacer un cambio en su negocio, piense en cómo su mercado futuro estará determinado por los innumerables factores externos que influyen en el negocio. Animo a todas las compañías a las que aconsejo para que usen lo que llamo la “teoría de las fuerzas futuras”, que dice que todo cambio tiende a provenir de once fuentes macro de disrupción. Estos son factores externos a las empresas sobre los cuales tienen poco control. Hay 11 fuentes de cambio macro que toda empresa debe monitorear: distribución de riqueza, educación, infraestructura, gobierno, geopolítica, economía, salud pública, demografía, medio ambiente, medios y telecomunicaciones. La undécima fuente es la tecnología, que está conectada con todos ellos y con todas las partes de la sociedad. Esto puede parecer una lista irrazonablemente amplia de señales a monitorear para prepararse para el futuro, pero en mi experiencia ignorar estas posibles fuentes de cambio deja a las organizaciones vulnerables a la disrupción.

“Últimamente, a raíz del coronavirus, escucho llamados a que las organizaciones deben ser “a prueba de futuro” [mecanismos para anticiparse al futuro para evitar eventos de estrés], una frase que realmente no me gusta porque es una falacia absoluta. No hay forma para una organización de ser “a prueba de futuro”

Empresarios hablan de transformación digital y están buscando nuevos canales para conectar con consumidores. ¿Cómo hacer una transformación digital eficiente?

Los humanos son por naturaleza colaborativos. Aprendemos unos de otros. En el contexto tecnológico que ahora impulsa la vida laboral remota bajo el Covid-19, hay una capa de colaboración que incluye alguna combinación de Slack, Keybase, Microsoft Teams, Zoom, Skype y Hangouts. Antes del virus, ya estábamos escuchando historias sobre cómo la capa de colaboración se ha vuelto opresiva, con gerentes, colegas y clientes tintineando a todas horas del día y de la noche. Algunas compañías ahora están pidiendo a los trabajadores remotos que dejen Zoom activado durante su jornada laboral para que puedan ser monitoreados, lo que honestamente suena como lo que un escritor distópico de ciencia ficción en la década de 1960 habría imaginado para el año 2000. El objetivo es lograr el equilibrio adecuado para empleados y clientes, pero no puede esperar a que termine el coronavirus para comenzar su transformación digital. En realidad, en este momento debería duplicar los esfuerzos en la transformación digital. En el Future Today Institute, ya habíamos comenzado a adoptar tecnologías de trabajo remotas y a desarrollar pautas y políticas para usarlas. Como organización, llevamos 15 años probando y optimizando nuestro contexto de tecnología remota para el trabajo.

También hablan de reinvención y disrupción. ¿Cuáles son los verdaderos caminos para llegar a ser disruptivos?

Tengo una relación de amor y odio con la palabra “disrupción” porque creo que de alguna manera absuelve a las organizaciones por su falta de planificación y, en otros casos, hace que los empresarios piensen que el éxito equivale a una ligera repetición en otro producto o servicio. Netflix es un éxito porque resolvió desafíos en los modelos anteriores de alquiler de videos. Fue significativamente disruptivo frente a Blockbuster y otras cadenas fuera del negocio. Los modelos de precios, distribución, sistema de inventario cambiaron del ladrillo a lo digital. Todavía era un servicio pago para el alquiler de películas, pero en todos los demás aspectos era un tipo de negocio totalmente diferente. Cuando escucho a la gente hablar de ser disruptivo en un segmento de cualquier industria, generalmente no piensan lo suficientemente radical, especialmente cuando las mejores oportunidades para reinventarse están atrás, en los datos y la logística.

Últimamente, a raíz del coronavirus, escucho llamados a que las organizaciones deben ser “a prueba de futuro” [mecanismos para anticiparse al futuro para evitar eventos de estrés], una frase que realmente no me gusta porque es una falacia absoluta. No hay forma para una organización de ser “a prueba de futuro”. Una pregunta que hago constantemente es: ¿qué se necesitaría realmente para que una organización sea “a prueba del futuro”? Detente y piensa en eso antes de darte la respuesta. Es matemáticamente imposible construir un futuro preciso y predecible. Hay demasiadas variables externas sobre las cuales no tenemos control. Si no podemos articular una narrativa precisa y completa del futuro, entonces debemos estar de acuerdo en que la incertidumbre es un hecho. Si hay incertidumbre, entonces no hay forma de construir un modelo predictivo integral. Y si no podemos hacer eso, no podemos hacer ingeniería inversa de cada cosa posible que resulte en una organización verdaderamente “a prueba del futuro”.

La respuesta lógica sería reconocer la incertidumbre y hacer que el objetivo principal de la organización sea reducirla tanto como sea posible todo el tiempo. El futuro siempre viene. Está simultáneamente a cinco segundos, cinco minutos, cinco años, cinco décadas de distancia. La mejor manera de dar forma al futuro es desarrollar el hábito de escuchar siempre las señales. Si no desea experimentar un shock futuro, entonces debe ser bueno para mapear las implicaciones de lo que haga.

“Pronto, las empresas podrán aprovechar la robótica basada en la nube para una variedad de usos, incluida la selección de bodegas estratégicas en previsión de picos estacionales de venta minorista, seguridad en grandes edificios y automatización de fábricas. También podría ser un catalizador para alejar la fabricación de países donde los costos de mano de obra humana son baratos”

¿En qué sentido cree que la pandemia cambió la manera de trabajar en las organizaciones?

Depende de la organización. Hay algo común que estoy viendo entre los equipos de liderazgo: una mayor disposición a acoger una modalidad de trabajo distribuido y virtual. De hecho, creo que esto podría ser algo bueno en el futuro. Muchos equipos dentro de las empresas están aislados y, a veces, eso es el resultado de separaciones físicas. Por ejemplo, el departamento de finanzas de una empresa podría estar en el piso 10 de un edificio, mientras que su departamento de recursos humanos está en el piso 8. Puede haber grandes oportunidades para que esos dos equipos aprendan unos de otros, o para colaborar, pero solo si no hay momentos fortuitos para toparse entre sí. A medida que las empresas cambian al trabajo remoto utilizando herramientas como Slack, Keybase y otros sistemas, el personal que normalmente no se hablaría entre sí ahora se está reuniendo en salas de chat. Un resultado positivo del virus sería un mayor énfasis en equipos multifuncionales.

¿Por qué considera que las Big Nine van a determinar el futuro de los negocios (y de la humanidad)? ¿Qué riesgos hay?

La tecnología segura y beneficiosa no es el resultado de la esperanza y la casualidad. Es el producto de un liderazgo valiente y de colaboraciones dedicadas y continuas. Pero en este momento, la comunidad de inteligencia artificial (IA) es competitiva y, a menudo, trabaja con propósitos cruzados. El futuro de la IA, y por extensión, el futuro de la humanidad, ya está controlado por solo nueve grandes titanes tecnológicos, que están desarrollando los marcos, los conjuntos de chips y las redes, financiando la mayoría de la investigación, obteniendo la mayor parte de las patentes, y en el proceso extrae nuestros datos de formas que no son transparentes u observables para nosotros.
Seis están en los EEUU, y los llamo G-MAFIA: Google, Microsoft, Amazon, Facebook, IBM y Apple. Tres están en China, y son el BAT: Baidu, Alibaba y Tencent. Las Big Nine están bajo una intensa presión, desde Wall Street en Estados Unidos y Beijing en China, para cumplir con las expectativas miopes, incluso a un gran costo para nuestro futuro. Desde la puntuación algorítmica, hasta la automatización de procesos robóticos, el diseño autónomo, los fondos cuantitativos y los fondos negociados electrónicamente, hasta los sistemas automáticos de armas, los sistemas de IA son poderosos y se vuelven más poderosos cada día. Necesitamos estos sistemas para acelerar el proceso de descubrimiento científico, eso es especialmente cierto con respecto a Covid-19. Pero los sistemas de IA también están haciendo determinaciones sobre nosotros y nuestros negocios, e incluso nuestra geopolítica. La IA debe ser tratada como un bien público. Deberíamos tener una mejor comprensión de cómo se utilizan nuestros datos, si hay sesgos en el sistema y transparencia sobre cómo se toman las decisiones. En última instancia, esto también ayudará a las empresas. Si una empresa quiere hacer un mejor uso de sus datos, debe tener una comprensión clara de cómo se procesan.

¿La privacidad está muerta?

La privacidad está muerta. Todos los que viven hoy están bajo vigilancia persistente de una gran cantidad de tecnologías, y de lo que la mayoría de la gente no se da cuenta es que las compañías tecnológicas no necesitan cámaras para verte. Todas las empresas deben centrarse en la gobernanza y la higiene de los datos, es decir, ¿cómo recopilará, refinará, optimizará, almacenará y venderá la información que genere su organización? ¿Cómo puede estar seguro de que los datos que está generando están limpios y libres de sesgos? ¿Cómo sabes que puedes confiar en tus datos? El riesgo y el cumplimiento son primordiales, por lo que comprender cómo su empresa utiliza los datos y los sistemas de puntuación de terceros debería ser una prioridad. Los sistemas de puntuación y seguimiento no son necesariamente malos. Las herramientas de reconocimiento de objetos impulsadas por IA ayudarán a los agricultores a ver plagas y enfermedades antes de que den lugar a cultivos deteriorados.

¿Cómo las empresas pueden avanzar en inteligencia artificial?

La IA ya está siendo utilizada por las empresas. La IA no es una tecnología única, es un término general para la tercera era de la informática. Todos usamos IA todo el tiempo. Este año, las empresas tendrán un mayor acceso a los sistemas de inteligencia artificial basados en la nube que ofrecen automatización de procesos robóticos y plataformas de código o sin código que les permitirán crear aplicaciones comerciales utilizando los datos de su empresa. El verdadero problema para la mayoría de las empresas no es encontrar programadores que puedan construir sistemas de inteligencia artificial, sino encontrar científicos de datos que tengan suficiente experiencia y comprensión para saber qué hacer con las plataformas. Cada negocio es diferente. Si tiene datos de microclima, datos biométricos y datos de ubicación, puede automatizar y optimizar una granja lechera para asegurarse de que cada vaca obtenga la nutrición adecuada que necesita en cada alimentación. Si tiene datos estructurados de interacciones de servicio al cliente, puede aprender dónde está causando frustración y, con suerte, hacer ajustes. Si está en finanzas, puede entrenar y utilizar el aprendizaje profundo para seleccionar y optimizar los factores que se utilizan para los fondos negociados algorítmicamente. Hay muchas posibilidades en todas las industrias.

Le hago la misma pregunta para el uso de la robótica y el blockchain…

Los robots son solo contenedores para códigos. Muy pronto, las compañías tendrán acceso a equipos de robots que pueden usar para una variedad de propósitos. Por ejemplo, AWS RoboMaker de Amazon se creó para ayudar a las empresas a probar e implementar aplicaciones de robótica inteligente a escala utilizando la nube. La robótica en la nube y la automatización es un campo en el que los robots físicos comparten datos y códigos y realizan cálculos de forma remota a través de redes, en lugar de hacerlo solo en sus contenedores. Pronto, las empresas podrán aprovechar la robótica basada en la nube para una variedad de usos, incluida la selección de bodegas estratégicas en previsión de picos estacionales de venta minorista, seguridad en grandes edificios y automatización de fábricas. También podría ayudar a fabricar en países donde los costos de mano de obra sean más baratos.
En cuanto a blockchain, sé que los gobiernos están profundamente interesados en la tecnología de contabilidad distribuida para una variedad de propósitos. China ha propuesto su propia moneda digital nacional, y Singapur hizo un estudio similar hace un tiempo. Estuve en media docena de reuniones sobre el futuro de blockchain en el Foro Económico Mundial en Davos este año. Hubo discusiones sobre la propiedad de datos, monedas digitales, nacionalizar blockchains y nuevas aplicaciones comerciales. Creo que las empresas todavía están esperando ver casos de uso claros. Fuera de las actividades transaccionales, como los contratos o la verificación de identidad, todavía no hemos visto pruebas de concepto de productos o servicios de blockchain que puedan escalar y obtener ingresos. Hay muchas oportunidades de negocios, pero la tecnología necesita madurar un poco más.

¿Quien maneja la data tiene el poder de decisión?

A menudo, más datos no es mejor, es solo sobrecarga de información. Si no tiene las herramientas para analizarlo, esos datos no solo no son útiles, sino que también pueden generar ‘miedo a perderse algo’ o FOMO, por sus siglas en inglés (the ‘fear of missing out’ on business insights and intelligence). De hecho, me preocupa que en nuestro clima actual, hayamos cambiado FOMO por miedo absoluto. Eso era cierto antes del brote de Covid-19, y ciertamente es verdadero ahora. El big data se convirtió en algo importante a principios de la década de 2010. El bid date se convirtió en una especie de forma abreviada para hablar acerca de llegar a niveles más profundos de conocimientos y comprensión con los clientes, los procesos de la cadena de suministro, la eficiencia de la fuerza laboral, los deseos de los electores y los votantes en el sector público y similares. En conclusión: veo a muchas personas que solicitan dashboards. Es decir, un lugar para toda la información, con un algoritmo que analiza y prioriza las cosas importantes, y tal vez otro algoritmo que analiza y refina las ideas más importantes. Un tablero no resolverá el problema. Ser más selectivo acerca de las fuentes de información y establecer expectativas realistas sobre cómo administrar el flujo de datos es lo que aliviará la ansiedad organizacional.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

El colombiano que vendió una multinacional de ciberseguridad y creó una nueva que está volando

Ricardo Villadiego está introduciendo en el mercado su segunda compañía de ciberseguridad que está creciendo a toda velocidad al optimizar los sistemas de las empresas.

Publicado

on

Ricardo Villadiego
Ricardo Villadiego, fundador y CEO de LUMU Technologies.

Antes de convertirse en uno de los colombianos más respetados en asuntos de ciberseguridad, Ricardo Villadiego ha sido desde siempre un caminante. Caminaba de niño por las calles de Cartagena, su ciudad natal. Caminaba en su juventud, cuando salía muy temprano desde la casa de un tío en Ciudad Tunal en Bogotá hasta la Universidad Distrital, para asistir a sus clases de Ingeniería Electrónica.

Descarga la edición de junio de la revista Forbes

Más recientemente, cualquier día podría estar caminando por el aeropuerto de San Francisco, el de Tokio, el de Londres o el de Nueva York.

Con Easy Solutions, la compañía que cofundó, estaba velando por la protección de las operaciones en línea de 125 millones de usuarios, hasta venderla.

La firma estadounidense Cyxtera Technologies se interesó en la empresa basada en un software para el sector financiero que combate el fraude electrónico, en una transacción valuada en US$2.800 millones, que incluía también otras adquisiciones, como un portafolio de centro de datos de CenturyLink.

En ese momento, Villadiego pasó a ser vicepresidente de seguridad de Cyxtera, pero en su alma de emprendedor permanecía la intención de sacar adelante una nueva solución que tenía en mente desde tiempo atrás. Unos meses después renunció a esa labor que había asumido y le dio vida a una nueva empresa que crece a toda velocidad, que no lleva ni un año en el mercado y ya tiene equipos esparcidos por Nueva York, Bogotá y Buenos Aires.

¿Cómo combatir la ciberseguridad en este 2020?

“Al iniciar Easy Solutions dependíamos de la capacidad de tener inversión. Ahora contamos con capital propio”, cuenta Villadiego al anunciar que desde junio de 2019 viene trabajando en su nueva apuesta: Lumu.

Mientras muchas industrias se enfocan en evitar los adversarios del mañana y la reducción de las brechas, en ciberseguridad se ha vuelto necesaria la capacidad de detectar cuando un adversario está dentro de los sistemas. “Lo que creamos es la evaluación continua del compromiso para parar los ciberataques y proteger los entornos, sin importar el tipo de dispositivo”, asegura.

Para empezar este nuevo proyecto, enumeró en un documento todo lo que quería y lo compartió con su equipo cercano, del cual una buena parte —investigación y desarrollo— está en la capital de Colombia.

“Reclutar talento apasionado por resolver problemas de ciberseguridad no resulta difícil en Colombia porque hay muy pocas oportunidades para que una persona con ímpetu pueda construir un producto desde cero”, dice.

La idea de Ricardo, que en el pasado involucró a Bogotá y a Medellín con Easy Solutions, es poder vincular personas de otras ciudades como Barranquilla, Cali y Pereira. “Yo creo firmemente en el talento colombiano y ya hemos demostrado que se puede construir software de clase mundial desde este país”, reitera.

Ricardo enfatiza que quiere “iluminar” las estructuras de defensa y los puntos ciegos que están dejando progresar ataques que terminarán en la pérdida de datos al implementar una ruta de retroalimentación en las arquitecturas de ciberdefensa, para identificar si una organización está o no comprometida.

El mercado global de la ciberseguridad estará valorado en US$260.000 millones para 2024, de acuerdo con Reportlink, que resalta que crecerá al ritmo del internet de las cosas y la inteligencia artificial.

Siga historias de Emprendedores en nuestra sección especializada

Pero desde la perspectiva de Villadiego, cuando se invierten millones de dólares se tiende a pensar que ese dinero deriva en una conversión, pero la forma como se prueba la ciberseguridad alimenta la falsa sensación de que se está seguro. “Comprometerse cada vez es más fácil. Todavía sigue pasando al hacer clic en el enlace equivocado sin las capacidades de detección”.

A la medida que se desarrollen las capacidades para ayudar a una organización a evaluar su estado continuo de compromiso, se logrará lo que se denomina “ciberresiliencia”.

Los fondos de capital de riesgo desplegaron US$17.100 millones entre 2014 para permitir el crecimiento de proveedores existentes y financiar nuevos actores de ciberseguridad, no obstante, que en ese período las vulneraciones de seguridad aumentaron exponencialmente.

La mayor evidencia son los titulares que semanalmente aparecen en los medios de comunicación acerca de compañías que invierten muchos recursos y cumplen con las certificaciones regulatorias al momento de quedar expuestas.

En casos recientes, se ha demostrado que los adversarios pueden permanecer dentro de las redes empresariales en extensos periodos de tiempo y pasar de forma desapercibida, incluso después de superar evaluaciones de vulnerabilidad.

En marzo del año pasado, el FBI contactó a Citrix para informarle a la firma que criminales habían tenido acceso a su red interna. La firma Resecurity descubrió que el grupo iraní Iridium había tenido acceso a las redes de la compañía durante una década sin que lo detectaran.

Así mismo, la cadena de hoteles Marriot tuvo criminales en sus redes por cuatro años, tiempo en el que los hackers tuvieron acceso a los datos de 500 millones de clientes.

“Sufrir una violación de datos a gran escala puede ser devastador para una empresa, pero una vez que se produce, el antídoto para reparar el daño es la rapidez con la que se actúe”, señala Jake Moore, experto en seguridad cibernética de ESET.

Según Moore, la clave para restablecer la confianza es ser “sincero, abierto y honesto” desde el principio: “Esto genera confianza en una empresa”.

De cualquier forma, la herramienta desarrollada por Villadiego y su equipo desde Lumu llega en el momento justo y seguramente contará con altísimo protagonismo en el segmento.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

‘No es el momento para pensar en reformas tributarias’: nuevo vicepresidente para Latam del Banco Mundial

Forbes habló en exclusiva con Carlos Felipe Jaramillo, recién posesionado vicepresidente del Banco Mundial para Latam y el Caribe sobre los desafíos de la región.

Publicado

on

El destacado economista colombiano, Carlos Felipe Jaramillo, se posesionó esta semana como nuevo vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. El nuevo encargo lo inició formalmente este primero de julio desde Nairobi, capital de Kenia, donde vivió los últimos dos años y en donde se desempeñó como director del organismo para ese país, Ruanda, Somalia y Uganda.

Forbes habló en exclusiva con Jaramillo sobre la estrategia del Banco Mundial para distribuir “buena parte” del monto global de US$161.000 millones, que se autorizó para el nuevo año fiscal, y que llegará a países de América Latina y el Caribe en los próximos 15 meses para combatir los efectos nocivos del coronavirus.

De hecho, el pasado viernes se anunció que el multilateral le prestó a Colombia US$700 millones para programas sociales de impacto a población vulnerable. Los nuevos compromisos totales del Banco Mundial con Colombia en los primeros seis meses de 2020 alcanzaron un total de US$1.250 millones.

Descargue la revista de Forbes Colombia de la edición de junio

De igual manera, sobre lo que ha sido el impacto de la propagación del coronavirus para América Latina calificándolo de “catastrófico”. Jaramillo fue tajante en decir que en este primer semestre del 2020 “se perdieron 20 años de lucha contra la pobreza en América Latina” y agregó que nadie sabe cuánto tiempo demorará la región para recuperar la senda de como estaba antes, que incluso ya venía con fuertes dificultades, especialmente en países como Argentina y Ecuador.

Sobre los cálculos de la caída del PIB en la región, que proyectó el Banco Mundial para este año en un 7,2 % (4,9 % para Colombia), dice que siguen evaluando el desarrollo de la pandemia y su afectación. No obstante, aseguró que no descarta que sea mucho más grande la caída, siendo ya la cifra más alta desde 1901, explicó.

Jaramillo cree que es fundamental buscar de manera urgente las herramientas para generar empleo, y destacó el uso de nuevas tecnologías en la economía digital como uno de los apoyos para ello. También aseguró que la pandemia ha desnudado el problema de la informalidad regional.

Con el economista también se habló sobre las reformas que se avecinan que no solo impactan el desempleo, sino que garanticen manejar la deuda por lo altos gastos que han tenido que hacer por cuenta de la pandemia. Sobre este último punto, considera que el nivel de respuesta ha sido desigual, y destaca a países como Chile o Colombia que han tenido un ‘colchón’ para amortiguar las dificultades, pero no en todos los casos lo tienen.

Vientos de una nueva reforma tributaria

Jaramillo también dio su lectura sobre la necesidad de discutir en este momento una reforma tributaria para amortiguar el alto endeudamiento. Por ejemplo, en Colombia se espera un hueco fiscal de $83 billones, el más profundo desde que se implementa la regla fiscal (2012).

“Sobre las reformas tributarias. No cabe duda de que la situación fiscal de todos los países de la región en seis meses y un año va a ser peor a la que teníamos a la entrada de esta crisis. Pero esto es apropiado y es natural. Cuando viene una gran crisis, sabemos que la mejor respuesta es ayudarle a la gente con programas y estímulos fiscales. Lo importante es que ese dinero esté bien gastado para proteger y poder salir de la crisis con menores cicatrices. Pero, indudablemente, la tarea gorda no para ahora, sino para el futuro… ya hay países que nos están diciendo que quieren empezar a hacer reformas tributarias y yo creo que no es el momento más conveniente”, explicó Jaramillo.

Para el directivo, “primero hay que salir del peor momento de la pandemia, empezar la recuperación y ya cuando estemos al otro lado, cuando ya las economías estén renaciendo y el empleo volviendo a niveles buenos, yo creo que ahí hay que volver a fortalecer la parte fiscal”, señaló.

Sobre este mismo punto, agregó que la receta para recuperar las finanzas de los estados es bien sabida: “Para fortalecer la parte fiscal hay que recortar gastos, creo que todavía hay márgenes en muchos países, hay ineficiencia en el gasto, hay proyectos que no fueron bien seleccionados. Es necesario el muy buen manejo del endeudamiento”, dijo.

Sobre el el tema tributario, Jaramillo resalta dos aspectos: “Recaudar lo que haya que recaudar, porque todavía hay espacio sin hacer grandes cambios. Y aumentar impuestos y hacer cambios tributarios. Esta es una tarea gorda ya después entrada la recuperación, que va a depender mucho de la situación de cada país”. Y agregó: “No me cabe la menor duda de que es una tarea muy grande, de la cual hay que aprender de cada lección para siempre tener ahorros y la capacidad de endeudamiento para afrontar las siguientes crisis”.

Lea la entrevista completa con Carlos Felipe Jaramillo en la próxima edición de Forbes Colombia, que circulará el mes de julio, en la que hablará sobre cómo distribuirá los recursos a los países para combatir lo que ha dejado el covid, detalles de la reunión que tuvo con presidentes de la región, los ejes de la reactivación y las palancas para que América Latina y el Caribe pueda salir adelante.

Seguir Leyendo

Actualidad

¿Colombia, preparada para la digitalización?

Forbes entrevista a la MinTic, Karen Abudinen, sobre los retos que tiene en la cartera.

Publicado

on

Mientras revisaba unas resoluciones en una oficina del Ministerio de Salud en la mañana del miércoles 29 de abril, Karen Abudinen Abuchaibe se da cuenta que, mientras estaba ocupada atendiendo asuntos, tenía varias llamadas perdidas de Presidencia. Llamó y le dijeron que se fuera inmediatamente a la Casa de Nariño.

Unas horas después, estaba siendo presentada en la sala de prensa como la nueva ministra de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), en relevo de Sylvia Constaín —quien se retiró para ser vicepresidente de la procesadora de pagos Visa—, tras estar como alta consejera para las Regiones desde que inició el Gobierno.

Descargue la revista Forbes, edición de junio


Momentos antes del anuncio, el presidente Duque le había manifestado que quería que fuera jefe de la cartera de las TIC, a la que quiere darle un sentido de equidad ante los desafíos sociales.

Abudinen llega a liderar la transformación digital de un país que, en medio de la pandemia del Covid-19 que encerró a los ciudadanos en sus casas, vio aumentar su tráfico de internet 38,8 por ciento en marzo, según la Comisión de Regulación de Comunicaciones, que también informó que en abril el incremento fue de 11,5 %.

Pero esta misma situación dejó al descubierto que, entre los colombianos —que se tuvieron que volcar al trabajo remoto y a las clases virtuales— hay 20 millones que no tienen acceso a internet de banda ancha, servicio cuya suscripción representa el 12 % del salario promedio para el 40 % de la población más pobre; casi el doble que Chile o México y cuatro veces mayor que el promedio de la OCDE. Y en las zonas rurales, solo el 17 % de los estudiantes rurales tiene internet y computador, como lo calcula el Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana.

La ministra entrante cree que en materia de conectividad hay una hoja de ruta clara, con hechos concretos. “Estos proyectos son los más ambiciosos que ha tenido Colombia en su reciente historia. Ningún municipio o centro poblado se quedará por fuera de los beneficios que ofrece la era digital, pero especialmente en aquellos que están en la Colombia profunda, allá donde no llegan las oportunidades por tratarse de zonas muy alejadas o de escasos recursos”, dijo a Forbes Abudinen.

Se refiere a varios planes que vienen andando, como la ampliación de la cobertura de banda ancha móvil en 3.658 localidades, compromiso pactado en la más reciente subasta del espectro que quedó repartido entre los operadores Claro, Tigo y Partners, que este año deben dar inicio al despliegue de infraestructura. Muchas de esas poblaciones empezarán a ver cómo sus redes de comunicaciones móviles pasarán de 2G y 3G hacia 4G.

El Ministerio de las TIC tiene previsto adjudicar en el segundo semestre de este año el servicio de internet gratuito a 10.000 comunidades rurales y 840 zonas digitales con conexión inalámbrica gratuita, con operación garantizada hasta 2030. La entidad espera cerrar este año con 342.000 hogares de estratos 1 y 2 pagando tarifas asequibles a internet fijo ($8.613 mensuales para estrato 1 y $19.074 para estrato 2, que más adelante deberían llegar en total a 500.000 casas).

Gobierno entrega espectro a Claro para pruebas 5G

Karen, la abogada de 43 años graduada de la Universidad del Norte, con un máster en leyes de la Georgetown University, luego de ser consultora del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial, estaba hace una década encabezando una cruzada por la nutrición desde la Fundación Nu3, pero de ahí su salto a la gestión pública fue en ascenso.

Como una escalera, fue primero secretaria de Gestión Social de Barranquilla, de ahí pasó a ser directora nacional de primera infancia de ICBF, se devolvió a Barranquilla a ser Secretaria de Educación; para el cierre del gobierno de Juan Manuel Santos era directora del ICBF y desde el primer día del gobierno de Iván Duque, es una de las voces que le habla al oído al mandatario.

“Mi vocación de servicio, a darlo todo por hacer posible lo que a veces parece imposible, con un trabajo comprometido e incansable, sin importar el lugar en el que me encuentre”, expresa Abudinen al comentar que le gusta salir de la oficina e ir a las regiones porque “yendo al territorio es que se conocen las necesidades y realidades del país. Es así como siempre he procurado realizar proyectos que transformen vidas, haciéndolo con el corazón, pero, sobre todo, pensando en el beneficio de los demás”.

La han criticado desde distintos sectores por llegar a una entidad tan técnica sin experiencia en el sector, pero ella dice que es una mujer ejecutora, de resultados y de hechos. “Para mí es esencial conocer y entender las necesidades de la gente en el territorio, porque a través de las TIC podemos mejorar calidad de vida de las personas y ver cómo las sociedades se transforman a partir de las oportunidades que trae el sector. Mi experiencia es con la gente, con su desarrollo y su progreso. Vamos a estar conectados como nunca en todas las regiones de Colombia. Entiendo de cerca las necesidades digitales del país más allá del centralismo. A este campo hay que ponerle rostro regional y social”, rescata.

Al posesionarse, en seguida se encontró con casos particulares que contrastan entre innovadores apuestas y embrollos. Por un lado, presentó con Movistar y Huawei un piloto de 5G, que, usando temporalmente el espectro en la banda de 3.500 MHz, instala una cámara térmica que permite medir la temperatura corporal de las personas, registrando la temperatura de hasta 30 personas al mismo tiempo para generar alertas visuales o informáticas en tiempo real y de manera remota.

Por el otro, la delicada firma del contrato con la empresa adjudicataria del preciado dominio .CO, que fue aplazada en tres ocasiones ante cuestionamientos del proceso licitatorio —tanto de la Procuraduría como de una de las empresas perdedoras—, que finalmente se dio el pasado 22 de mayo. Entre tanto, la ministra ha decidido mantener la meta de su antecesora para formar a más de 100.000 niños, niñas y jóvenes en habilidades para la cuarta revolución industrial, como pensamiento computacional y programación.

“Mi experiencia es con la gente y el componente social es esencial sin importar el sector, porque el objetivo siempre debe ser el bienestar de la gente, y precisamente esa experiencia me va a permitir hacer de las TIC un elemento de oportunidades para todos, donde la conectividad sea mucho más que llevar antenas o cables, donde pueda brindarle a los colombianos la posibilidad de soñar con un país de oportunidades, llevando conectividad a las regiones, dándoles la posibilidad de acceder a la educación, al emprendimiento, a servicios de telemedicina, a comunicarse, entre otras ventajas que mejorarán la calidad de vida”, concreta la funcionaria.

Tres desafíos de la Ministra

Por: Alberto Samuel Yohai
Presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones

El primer desafío que tiene la ministra Abudinen es seguir incrementando la cantidad de gente que está conectada a lo largo y ancho de país, definitivamente, la conectividad hoy más que nunca está determinando la calidad de vida y la posibilidad tanto de estudio como del trabajo de la gente.

El segundo gran desafío está en generar una real transformación digital por parte del estado colombiano, que puede hacerse desde el Ministerio TIC hacia afuera, para que cada vez los procesos del sector público sean mas eficientes y por supuesto en medio de una pandemia puedan trabajar de manera segura sin perder el impulso de cada una de las actividades del estado.

Sin duda, el tercer desafío está en mantener un ambiente regulatorio dentro del cual se permita la actividad empresarial relacionada con las tecnologías de la información y las comunicaciones, esto teniendo en cuenta el despliegue de infraestructura que eso es uno de los grandes obstáculos para la industria. Pero también por ejemplo poder generar todo tipo de facilidades para que la economía colaborativa siga demostrando todas sus capacidades de atender al público ante una circunstancia atípica como la que estamos viviendo.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado