Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Lecciones de estrategia: lo que Pac-Man me enseñó

“Pocas compañías desarrollan un trabajo estratégico en frentes que son neurálgicos de su negocio y dejan que la táctica reemplace y lidere el proceso de toma de decisiones”, dice Andrés Gómez senior managing director de FTI en Colombia.

Publicado

on

Foto: Getty Images.

Pac-Man tenía un objetivo claro: limpiar el tablero sin que el rival lo venciera a uno en el intento. En el juego había dos rivales definidos: el tiempo y los fantasmas. Y si bien los superpoderes del jugador eran limitados y finitos, le daban una ventaja competitiva momentánea para atacar por segundos a su rival y dejarlo indefenso. 

Había varias formas de enfrentar el reto. Caminos y recorridos. Muchas formas de enfrentar y afrontar, de jugar. A veces se era perseguidor y otras veces -la mayoría- perseguido. En Pac-Man se podía escoger acabar primero todas las galletas, sin usar los superpoderes; se podía elegir más bien agotar primero los superpoderes sin perseguir a los fantasmas; se podía optar acabar primero las galletas y usar los superpoderes en casos extremos… En el fondo, existía siempre la necesidad de pensar una estrategia (un plan para ganar la guerra) y ejecutarla tácticamente (a través de cada batalla).

Pero existía una premisa inalterable del juego: no todos los caminos resultaban viables al tiempo. Había que priorizar, fijar metas, tomar decisiones, hacer renuncias y recalcular o redefinir la estrategia según se avanzaba. Con la información disponible y sin perder el objetivo. 

Pac-Man fue, junto con Space Invaders, uno de los mejores videojuegos de los años 80. Desde su lanzamiento, el 21 de mayo de 1980, fue un éxito. Marcó la infancia de muchos. Hizo historia. Pero, sobre todo, para varios que crecimos con él, implicó una de las primeras aproximaciones a la estrategia, a entenderla y aplicarla. Un concepto del que todos hablan, pero pocos realmente usan. Uno que, sin lugar a duda, es necesario y esencial. 

Hablar de estrategia es hablar de supervivencia. Tanto en Pac-Man como en el entorno empresarial actual resulta imposible sobrevivir sin estrategia. Todas las compañías la necesitan para apalancar sus objetivos de negocio, para crear una posición única y valiosa en el mercado que permita enfrentarse a competidores, conquistar consumidores, construir una red de aliados o embajadores, potencializar sus canales, atraer el mejor talento humano, entre muchos otros factores. 

Sun Tzu, el gran filósofo y estratega chino lo decía de una manera clara: “Conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo. Conoce el terreno y el clima”. 

En un entorno en el que el cambio es una constante, los riesgos son latentes, y en el que las disputas financieras y legales suceden a cada momento, es importante construir estrategias desde la integralidad y, a partir de ellas, abordar los distintos ángulos que impactan a las compañías: financieros, legales, reputacionales y operativos. 

Los mercados funcionan como campos de batalla en los que se debe trabajar por consolidar unos activos. Esto va desde los intangibles, como la reputación, hasta los tangibles como los financieros. Hay que conquistar territorios a punta de hacer mejor las acciones que los rivales. Se trata de una lucha que, además, implica administrar recursos que son siempre finitos y donde la ley imperante es la de la dinámica, porque, aunque uno no cambie, el entorno, la competencia y el consumidor, sí lo hacen. La realidad es que ningún mercado es estático y, por tanto, ninguna compañía lo puede ser. El COVID-19 nos lo enseñó a la fuerza. La pandemia reforzó la premisa de que no son los más inteligentes los que sobreviven, sino los que mejor se adaptan al cambio. 

Pocas compañías desarrollan un trabajo estratégico en frentes que son neurálgicos de su negocio y dejan que la táctica reemplace y lidere el proceso de toma de decisiones. Hay mucha táctica en el camino y pocas veces existe una estrategia que se encargue de definir el rumbo. 

Hay mucho en juego y pocos que la juegan.

Una definición básica de estrategia dice que consiste en una serie de acciones encaminadas a un fin. Carl Von Clausewitz, el mayor estratega militar moderno, la definía como “el empleo de las batallas para conseguir el fin de la guerra”. Michael Porter, uno de los gurús de la competitividad, la definió sobre todo como una renuncia (lo que no haré sobre lo que haré) y una forma de diferenciación. Otros autores como John Lewis Gaddis, reconocido profesor de estrategia en Yale, la han ejemplificado en metáforas como la del Zorro y el Erizo en donde señala que la estrategia es, en el fondo, la alineación de los fines con los medios. 

Es claro que si uno no sabe para dónde va, y no tiene un plan para llegar a ese lugar, cualquier camino será válido. O, en su defecto, será un fracaso. 

Las compañías tienen recursos limitados y muchas veces necesidades indeterminadas. El gran plus de la estrategia es que prioriza inversiones, define caminos basados en el análisis de riesgos y oportunidades, permite focalizarse en lo importante y no en lo urgente, permite planear, medir, gestionar y traza una ruta para llegar a un objetivo. El escenario contrario y, más en contextos tan críticos como el actual, podría llegar a ser desafortunado. Las compañías sin estrategia gastan recursos, se confunden y dejan que sus rivales, que sí tienen estrategia, la hagan menos competitiva en un mercado que es, cada vez, más dinámico y exigente. 

Como consultor en estrategia de negocios, especializado en temas de reputación, he visto cómo muchas organizaciones toman decisiones tácticas ante problemas estratégicos. Cómo muchas, solo ante las crisis, valoran una estrategia de contención cuando ya es tarde. Cómo muchas pierden valor porque actúan y se concentran en pequeñas batallas sin mirar las grandes guerras y, en el camino, desgastan a sus equipos y a sus activos. He padecido cómo se enfocan en enemigos que no lo son, y olvidan a los aliados. He visto cómo, por solucionar un problema, abren otro y cómo, por tomar una decisión táctica de la que están convencidos, pierden la guerra, gastan muchos recursos y, al final, descubren que les faltó estrategia. 

El problema es que, a diferencia del mundo de los videojuegos, cada mala decisión en el mundo empresarial genera costos humanos, económicos, reputacionales, operativos, que no se superan reiniciando el arcade.

En estrategia no hay recetas mágicas, ni respuestas únicas. Esto, es tal vez, lo más apasionante de su ejercicio. Lo que sí hay es la creación de distintos escenarios, análisis basado en el conocimiento y no en la intuición, cálculo de riesgos y oportunidades, planeación, identificación de audiencias, decisiones, renuncias (lo reitero), pero, sobre todo, hay un trabajo pensado en alcanzar un objetivo definido. Un trabajo lo suficientemente flexible como para recalcular el camino en medio del juego que nos permita alcanzar la meta trazada. Al final, una estrategia clara permitirá encontrar las mejores tácticas. Tenemos aquí la dupla infalible. Estrategia sin táctica no sirve. Táctica sin estrategia, menos.

Antiguamente, en el campo militar, se decía que la estrategia llegaba hasta el choque de las fuerzas militares antagonistas. Luego, lo que quedaba, era la táctica que consistía en la ejecución de los planes militares y las maniobras de las fuerzas en la batalla. 

El mundo actual no es como los videojuegos de los años ochenta donde, con práctica y con tiempo, se podía derrotar a los enemigos, y pasar a nuevos niveles. Hoy tenemos poco margen de error. Hoy los fantasmas son las insolvencias. Hoy los fantasmas son canales de venta no conquistados o saturados. Son consumidores empoderados, con voz y con acceso, que castigan errores. Hoy los fantasmas son una competencia fuerte que se encuentra en cada esquina y que espera cobrar errores o ausencias de estrategia para apoderarse de un terreno entero del mercado.

Pac-Man nos enseñó mucho. Nos obligó a pensar estratégicamente. El COVID-19 también lo ha hecho y, además, nos ha llevado a replantear cada uno de los negocios y a revisar la estrategia, o a construirla, por fin, para lograr nuevos objetivos. Hoy, es claro, que los retos del mercado y el entorno son más complejos que nunca, y que la única manera de sobrevivir en el juego, es moviéndonos estratégicamente.

Contacto:
LinkedIn: Andrés Gómez Villamizar*
Twitter: @andresgomezv

*El autor es senior managing director de FTI en Colombia y un apasionado por la estrategia en temas de negocios y reputación. 44 años. Profesor y conferencista.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Negocios

Rolls Royce prueba con éxito su primer avión totalmente eléctrico

La automotriz de lujo Rolls Royce concretó el exitoso vuelo de prueba de su avión ‘Spirit of Innovation’, que surcó los aires durante 15 minutos.

Publicado

on

El nuevo y totalmente eléctrico avión de Rolls Royce, denominado ‘Spirit of Innovation’ (o Espíritu de la Innovación), acaba de realizar su primer y exitoso vuelo de prueba, impulsado por un tren motriz de 400kW o más de 500HP.

De acuerdo a Rolls Royce, su avión eléctrico de un tripulante, cuenta con el paquete de baterías con mayor densidad de potencia jamás ensamblado en una aeronave y se trata de un nuevo hito en el viaje de la industria de la aviación hacia la descarbonización.

Este proyecto de avión eléctrico, conocido como ACCELL (Aceleración de la electrificación del vuelo, es una colaboración entre la automotriz de lujo, YASA (un fabricante de motores y controladores eléctricos) y la startup de aviación Electroflight.

El vuelo de prueba del primer avión eléctrico de Rolls Royce tuvo lugar en Boscombe Down, el campo aéreo del Ministerio de Defensa del Reino Unido, donde el avión logró permanecer en el aire durante 15 minutos completos.

El sitio tiene una larga tradición de vuelos experimentales y ahora la del primer vuelo del avión eléctrico de Rolls Royce, que marca el comienzo de una intensa fase de pruebas en las que pretenden recopilar datos de rendimiento sobre la potencia eléctrica y el sistema de propulsión de la aeronave.

Además de YASA y Electroflight, la mitad de la financiación del proyecto es proporcionada por el Instituto de Tecnología Aeroespacial (ATI), en asociación con el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial e Innovate UK.

Avión eléctrico Rolls Royce
Fotos Rolls Royce.

Lea también: DHL ordena flota de aviones eléctricos de carga que pondrá a volar en 2024

Rolls Royce prueba su avión eléctrico

“El primer vuelo del Spirit of Innovation demuestra cómo la tecnología innovadora puede proporcionar soluciones a algunos de los mayores desafíos del mundo“, dijo Gary Elliott, director ejecutivo del Instituto de Tecnología Aeroespacial.

En la misma línea, Elliott añadió que “la ATI está financiando proyectos como ACCEL para ayudar al Reino Unido a desarrollar nuevas capacidades y asegurar un liderazgo en las tecnologías que descarbonizarán la aviación”.

Respecto del test iniciático, Warren East, CEO de Rolls-Royce, sostuvo que “el primer vuelo del Spirit of Innovation es un gran logro para el equipo de ACCEL y Rolls-Royce, enfocados en producir los avances tecnológicos que la sociedad necesita para descarbonizar el transporte por aire, tierra y mar”.

Con esta nueva tecnología ACCELL, Rolls Royce y sus asociados están desarrollando una solución definitiva en cuanto a propulsión eléctrica, ya sea para naves de despegue y aterrizaje vertical eléctrico (eVTOL) o bien un avión de cercanías, como el Spirit of Innovation.

Uno de los retos de Rolls Royce es llegar a ser protagonista de los nuevos mercados de taxis aéreos que se encuentra en pleno desarrollo, y sus características requieren baterías muy potentes para que los impulsores puedan alcanzar velocidades de más 480Km/h, dijo la marca en un comunicado.

Además, Rolls-Royce y el fabricante de aviones Tecnam están trabajando actualmente con Widerøe, la aerolínea regional más grande de Escandinavia, para entregar un avión de pasajeros totalmente eléctrico para el mercado de la aviación comercial, que está previsto que esté listo para el servicio en 2026.

Seguir Leyendo

Negocios

Alquería compra la marca Quesos Del Vecchio

Con esta transacción, Alquería continuará la trayectoria de una marca con más de nueve décadas de historia en el país.

Publicado

on

Alquería anunció este viernes el ingreso de Quesos del Vecchio a su portafolio, con el fin de mantener la tradición de una marca que ha estado presente en los hogares de Colombia durante casi 100 años.

El ingreso de la marca a la familia Alquería se da luego de la aprobación de la transacción por parte de la Superintendencia de Sociedades, en el marco del proceso de Ley 116 en el que Quesos del Vecchio se encontraba como consecuencia de los estragos que la pandemia.

Con esta transacción, la empresa dará continuidad a la trayectoria de una marca que cuenta con más de nueve décadas de historia en el país, rescatando decenas de empleos que hoy en día genera Queso Del Vecchio.

“Quesos del Vecchio es una marca representativa y muy querida en el país que, al igual que Alquería, se ha ganado el corazón de los colombianos gracias a su compromiso con la nutrición de las personas, siempre bajo un enfoque de innovación y calidad en cada uno de sus productos”, dijo Rafael Álvarez, gerente general de Alquería. “Entendiendo la difícil situación por la que pasaba la empresa como resultado del impacto de la pandemia, decidimos dar un paso adelante e integrar la marca a nuestra familia”.

El ingreso de Quesos Del Vecchio a Alquería permite a la compañía añadir a su portafolio más de 35 productos en quesos frescos y madurados, al tiempo que impulsará el posicionamiento de esta marca con gran potencial en el mercado nacional. 

Por ahora se confirmó que tras la aprobación de la transacción por parte de la Superintendencia de Sociedades, Alquería avanzará con los procesos finales para el cierre del negocio.

Seguir Leyendo

Negocios

El talento local de Bazzarbog y la Feria de Jóvenes se da cita en La Feria del Hogar

El Pabellón del Emprendimiento de la Cámara de Comercio de Bogotá, ubicado en el pabellón 6 piso 2 de Corferias, es el epicentro del talento local con 210 emprendedores y empresarios apoyados en su proceso de reactivación por la CCB para impulsar las ventas a través de diversas iniciativas.

Publicado

on

Más de 200 emprendedores de Bogotá y la región estarán presentes hasta el 19 de septiembre en el Pabellón del Emprendimiento y Talento Local que la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) tiene en la Feria del Hogar, con stands financiados 100% por la entidad, esto con el propósito de que los emprendedores y empresarios continúen con su proceso de reactivación económica.

Los visitantes encontrarán lo mejor de la gastronomía, prendas de vestir, salud y belleza, hogar y decoración, tecnología, construcción, mascotas, transporte, joyería, entre otros. 

La CCB seleccionó a un grupo de empresarios, que ya venden sus productos en la plataforma virtual de la Cámara, Bazzarbog, y jóvenes elegidos en el marco de la Feria de Jóvenes Empresarios, así como de la iniciativa Migración Productiva, que ayuda a emprendedores retornados colombianos y venezolanos que forman parte de la iniciativa, a través del acompañamiento personalizado de expertos se hará la creación de una ruta de servicios para las necesidades de esta población.

Nicolás Uribe Rueda, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, afirmó que “esta Feria ratifica una vez más el compromiso que tenemos con los emprendedores en la que participan de manera gratuita en uno de los eventos feriales más destacados del país. Con ello, contribuimos al impulso de sus ventas, a la generación de empleo y a los ingresos de cientos de familias”.

Algunos de los emprendimientos

Uno de los emprendimientos es Sublime. Según Nicolas Gómez, su representante, la firma empezó hace años como una empresa enfocada a muebles de diseño industrial a manos de su hermano, que tiene esta profesión.

“Un día él vio un bolso que mezclaba cuero y madera en su fabricación y quiso hacer algo con esa inspiración. En ese proceso me involucré y nos enamoramos de los bolsos y la marroquinería. Gracias a esto entré a estudiar en la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo. Como iniciamos sin mucho conocimiento nos propusimos mejorarlo al punto en que estamos actualmente”, cuenta Gómez, y explica que gracias a la pasión de su hermano por la madera y de él por el oficio del cuero nació Sublime Wood & Leather.

La empresa, registrada como Sublime Art & Design hace unos seis años en la Cámara de Comercio de Bogotá, dio su giro hace tres hacia estos nuevos productos en cuero y madera. Actualmente su modelo de negocio se centra en venta por redes sociales como Instagram con envíos a todas las ciudades de Colombia

“La CCB ha estado en todo el proceso. Nos vinculamos a Bazzarbog, allí conocimos la convocatoria para la Feria del Hogar, aplicamos y logramos el stand. Sin duda la marca es una antes y otra después de la Feria, el producto ha gustado e incluso debimos acelerar la producción para alcanzar la demanda. Sin duda seguiremos de la mano con la Cámara en la oferta de cursos y asesorías”, cuenta.

La empresa está en planes de abrir su página web para comercio digital y se puede conocer más de ellos en Instagram en @sublimeleather

Otro de los emprendimientos en este pabellón es Le Lierre Joyas. en palabras de Dorys Guaje González, su representante, esta empresa, fundada en 2013, se dedica al diseño y elaboración de toda clase de joyas. Su principal diferenciador es que las piezas son exclusivas y únicas.

Lea también: Arranca campaña para impulsar el consumo de productos colombianos

Guaje cuenta que durante la feria han tenido una buena acogida, incluso teniendo en cuenta que dentro de este encuentro hay una amplia oferta de joyería.  Sobre el acompañamiento de la CCB, la representante explica que ha sido un gran apoyo para su empresa. “Estamos vinculados con ellos hace mucho tiempo gracias a los talleres, tutorías. Tuvimos la posibilidad de exponer nuestros productos en Bazzarbog, y ahora en este espacio que es clave para que nos conozcan”.

Actualmente se puede contactar a la marca en Facebook como Le Lierre Joyas, en Instagram como @lelierrejoyas, y esperan abrir un portal web en el mes de octubre.

Un ejemplo de empresa orientada a la alimentación saludable con productos de alta calidad es Oleaginosas Colombia SAS. Alberto Polanía Palencia, el ingeniero al frente del desarrollo, indica que la firma se dedica a la transformación de semillas oleaginosas en productos terminados con valor agregado, es decir convertir las oleaginosas, como sacha inchi y Cacao de cultivos orgánicos, en nuevos elementos.

“Como su nombre lo indica las oleaginosas se componen de aceite, por ejemplo, en el caso del sacha inchi tiene altos contenidos de omega 3 y 6, ácidos grasos esenciales que el cuerpo necesita. En el caso del cacao su composición de flavonoides, antioxidantes, vitaminas, minerales es importante, incluso logramos una mezcla de ambos”, explica el ingeniero Polanía.

Los productos que ofrecen van de semillas tostadas con aire caliente sin aditivos, conservantes o preservantes, la fabricación de harinas con alto nivel de proteínas con los restantes de descascarar las frutas, la extracción de cualquier aceite de semillas oleaginosas, como moringa, piñones, soya, pistacho, maíz, semillas de girasol, etc., hasta la fabricación de los equipos para este tipo de transformación de oleaginosas. “El apoyo de la Cámara de Comercio de Bogotá ha sido muy positivo en el sentido en que nos permite, por ejemplo, estar en espacios como este sin costo, ese tipo de ayudas es un gran apoyo, más la gran oferta en capacitación, que muchas veces por desconocerlos se desaprovecha. Hay una gran cantidad de ayudas que todos los emprendedores deberíamos aprovechar de la Cámara”, finaliza el ingeniero Polanía. Estos productos se pueden conseguir en www.oleaginosascolombia.com

Seguir Leyendo

Negocios

Almacenes La 14 empieza su liquidación judicial

En los últimos cuatro años las ventas de Almacenes La 14 se redujeron en la mitad, pasando de $1,64 billones en 2016 a $781.202 millones en 2020.

Publicado

on

La Superintendencia de Sociedades, a través de la Delegatura de Procedimientos de Insolvencia, decretó la apertura del proceso de liquidación judicial de Almacenes La 14 y Calima Desarrollos Inmobiliarios S.A., unos procedimientos regulados por la Ley 1116
de 2006.

De acuerdo con la entidad, estas sociedades habían sido admitidas al proceso de reorganización empresarial previsto en la misma Ley 1116 de 2006, el pasado 11 de febrero de 2021, bajo el supuesto de incapacidad de pago inminente. No obstante, el 23 de julio de 2021, las sociedades solicitaron la terminación del proceso de reorganización y la apertura del proceso de liquidación judicial.

Lea también: El emprendedor que le lanza un salvavidas a Almacenes La 14

Dentro de los procesos fue designado como liquidador el abogado Felipe Negret, quién será el
encargado de adelantarlos de manera coordinada, según las órdenes del Juez del Concurso.
La liquidación judicial de la Ley 1116 de 2006, persigue la pronta y ordenada liquidación, buscando el mejor aprovechamiento del patrimonio del deudor.

En ese momento, fuentes cercanas al proceso le confirmaron a Forbes que “la situación es difícil”. De hecho, confirmó que el representante legal puso de manifiesto ante “la Supersociedades la iliquidez de la sociedad ante la falta de apoyo del sector financiero, la indecisión de fondeo de los inversionistas y el acompañamiento de proveedores”.

Almacenes La 14 logró en 2020 ingresos operacionales por $781.202 millones, que se tradujo en una caída de -19,57% en comparación con 2019. Asimismo, sus ventas cayeron más de 52%, desde 2016, pues en ese año alcanzó $1,64 billones.

Seguir Leyendo

Negocios

Colombia sí tiene cura y está en el Valle del Cauca

La empresa Leukoplast produce, desde Yumbo en el Valle del Cauca, cerca de 450 millones de curas al año. La fábrica es la segunda más importante del mundo para la multinacional Essity y sus productos se exportan a 25 países.

Publicado

on

Estados Unidos y Europa han vacunado contra el Covid-19, en promedio, al 52% y al 24% de su población respectivamente, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde que la vacunación inició, en los medios de comunicación y redes sociales quedó en evidencia un detalle que en Colombia no se replica, y es que en ambas regiones se usan curitas para cubrir la zona en la que se inyecta el fármaco.

Curiosamente un gran porcentaje de esas curitas provienen de Yumbo, en el Valle del Cauca, y son producidas por la empresa Leukoplast, filial de la multinacional Essity. En los últimos cinco meses, de acuerdo con cifras de la compañía, se han exportado desde Colombia más de 100 millones de curas; Alemania, España e Italia han sido sus principales receptores.

El hecho marca un hito para la empresa, pues su catálogo de curas fue relanzado hace apenas seis meses y la calidad de la producción local ya fue destacada por la multinacional sueca, que nombró recientemente a la planta de nuestro país como su ‘Centro de excelencia en producción’.

Esta distinción consolida a la planta de Yumbo como uno de los principales puntos de manufactura de Essity en el mundo y a Colombia como su segundo mercado más importante en Latinoamérica, después de México. Al año la planta produce 3,2 millones de metros cuadrados de dispositivos médicos (esparadrapos, cinta microporosa, vendas) y 450 millones de curitas; el 85% de ellas se exportan para abastecer la demanda mundial. Filipinas, por ejemplo, recibe las curitas colombianas aún cuando China está geográficamente más cerca.

Para Bernardo Tello, director del Centro de Producción de Yumbo, el éxito de la producción colombiana tiene como base la calidad. “El volumen que producimos nos ha hecho entrar en un ‘círculo virtuoso’ de absorción de costos fijos que nos permite tener precios más bajos que en otros países sin poner en riesgo el producto”, explica.

Durante el paro nacional del 2021, que tuvo su momento más álgido entre abril y mayo, la producción cayó como consecuencia de las protestas, que se agudizaron en esa región. Uno de los puntos de concentración de los manifestantes estaba a menos de un kilómetro de la planta, lo que derivó en que ahora tenga que trabajar en turnos extra para suplir la alta demanda que proviene de 25 países.

Una historia de 120 años

La marca alemana Leukoplast nació hace 120 años y es conocida a nivel mundial por ser pionera en productos para el cuidado hospitalario y doméstico de las heridas. En 1901 su fundador Oscar Troplowitz desarrolló el primer esparadrapo autoadhesivo del mundo. A Colombia llegó en 1974 con la apertura de su planta de 11 millones de metros cuadrados en Yumbo y en 2017 fue adquirida por Essity.

Actualmente la planta genera 125 empleos directos y tiene cerca de 200 proveedores de insumos, de los cuales 140 son locales. Allí se integran todas las áreas de producción de los dispositivos adhesivos de Essity, lo que deriva en que de los siete días de la semana solo permanezca cerrada uno. El resto del tiempo el lugar no descansa.

Esto, explica Tello, porque a raíz de los bloqueos y la crisis sanitaria la demanda es más alta. También, se debe a que la marca decidió reinventarse durante la pandemia y apostar por nuevos canales de venta, especialmente al canal de consumo masivo pues actualmente el 65% de sus ingresos provienen de las ventas al sector hospitalario, en el que es número uno. “Durante el primer semestre de 2021 las ventas crecieron 53% respecto al año anterior en consumo masivo. Estamos en 20.000 puntos de venta en todo el país y solo las curas pesan 26% en las ventas de ese canal”, explicó Paola Cantor, directora general para Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela de Essity.

Essity fue noticia este año porque adquirió otra porción importante de acciones (44%) en el Grupo Familia, quedando como el accionista mayoritario de esta multilatina colombiana. Esto muestra el compromiso de la firma con la inversión en el país.

¿Puede el mercado de las curitas mover tantos números? Lo cierto es que sí. Su importancia es tal que Essity, que tiene marcas globales como Nosotras y Tena, invierte en su planta de curitas en Colombia cerca de 4.500 millones de pesos anuales en tecnología, infraestructura y seguridad.

Esa inversión, entre otras cosas, se destina en un gran porcentaje a desarrollar innovaciones alrededor de las tradicionales curas. Este año, por ejemplo, la marca lanzó en septiembre su ‘Hero edition’, con Batman y la Mujer Maravilla como protagonistas, en un esfuerzo por conquistar a los usuarios más jóvenes. También para enero preparan el lanzamiento de curas transparentes ultrarresistentes al agua.

“La gente no lo sabe, porque en el canal masivo suele haber menos información, pero producimos curas en forma de estrella, que se adaptan a los codos y rodillas, otras que son una especie de triángulo, para los dedos, redondas, cuadradas, etc. De acuerdo con el comportamiento actual y las perspectivas en el mercado local, esperamos crecer un 93% en nuestro portafolio de curas este año”, puntualiza la directora para la región, Paola Cantor.

Calidad Global

Aún con una pandemia de por medio, el de Colombia es un caso de éxito que desde la casa matriz de Essity se ve con gran potencial, explican los directivos. En los meses de aislamiento la planta contó con una estrategia de funcionamiento que permitió que a la fecha ninguno de sus empleados esté aislado o en cuarentena. “De base siempre hemos tenido protocolos estrictos de desinfección para entrar a las zonas de producción, por lo que en realidad no cambió mucho a situación con el Covid”, dice el director de la planta.

Y es cierto. En una visita que Forbes realizó al lugar se evidenció cómo por ejemplo es necesario usar gorros, tapabocas, guantes, batas, protectores para los oídos, entre otros elementos.

Sumado a esto, muchos procesos están automatizados y algunos puestos de trabajo requieren de poco personal. En las áreas de mayor flujo de empleados, como las áreas de control de calidad, sellado y empaque, la compañía optó por modelos de distanciamiento y turnos rotativos que evitan el contagio del virus al máximo. Además, dispositivos como celulares y otros contaminantes, y distractores, están prohibidos en los puestos de trabajo.

Con este panorama, los precios competitivos, la mano de obra y la calidad que han convertido a las curas colombianas en las favoritas del mundo centran la atención del corporativo, por eso se espera que este año la planta adquiera nuevas y mejores máquinas. La meta, indica Tello, es que la demanda continúe creciendo y que más países se sumen a la lista de naciones que reciben los productos ‘made in Colombia’.

“En este momento estamos en un proyecto de relanzamiento que estamos enviando a Estados Unidos. Van a llegar nuevos equipos que ya están en proceso de importación y seguimos con el proceso de ganar nuevos mercados. Iniciamos exportaciones a Brasil y estamos intentando penetrar el mercado argentino. Esto nos abrirá a mayores volúmenes, mayores puestos de trabajo y mejor reconocimiento para la planta de Cali”, menciona.
“Como marca tenemos la expectativa de ser líderes del mercado en los próximos cinco años en el segmento de curas, y conservar el liderazgo que ya tenemos en los segmentos de esparadrapo y fijación”, agregó la CEO.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado