Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Exclusivo: Masayoshi Son habla de WeWork y del asedio de SoftBank

Entre la debacle de WeWork y la pandemia del COVID-19, los mercados han desvalorizado en gran medida su Vision Fund de 100.000 millones de dólares. Pero el legendario inversor tiene otros activos de Softbank, un historial y un plan.

Publicado

on

Masayoshi Son, CEO de SoftBank. Foto: Getty Images.

Tras pasar una ráfaga de puertas negras cerradas de SUV, el fundador de SoftBank, Masayoshi Son, y su séquito ingresan al espacio privado y silencioso, dentro del restaurante de mariscos más importante de Estados Unidos, Le Bernardin. Sobresale el multimillonario japonés por una chaqueta gris de marca Uniqlo que porta sobre su traje.

Durante un día de marzo, el hombre, conocido como Masa, ha reunido a cerca de veinte de los administradores de activos más grandes del mundo en el centro de Manhattan. Mientras entrega una bolsa de colores que está usando en lugar de un maletín, se sienta en la silla vacía en el centro de una gran mesa.

Lea también: Líderes de SoftBank y Rappi crean nueva organización para mitigar impacto del coronavirus

El día anterior había conversado con un grupo más grande de inversionistas. Pero esta mañana habla en la ‘Cumbre previa a su IPO —salida a bolsa—’ que ha atraído a una audiencia multimillonaria, incluido a Larry Fink, de BlackRock, que se sienta a su lado. “A pesar de la opinión de la gente de que SoftBank podría estar luchando por seguir a flote, seguimos creciendo”, dice Son. “No pienses en el pasado”.

Es más fácil decirlo que hacerlo. El vision fund (fondo de inversión) de SoftBank, con una valoración de 100.000 millones de dólares es, seguramente, el más analizado en el mundo y por una buena razón. En los últimos tres años, Masa ha realizado una cantidad vertiginosa de apuestas enormes y audaces, 88, para ser precisos, a grandes prospectos, entre estos a la colombiana Rappi.

Sin embargo, las cosas no han salido exactamente según lo planeado. Primero, fue Uber, que su fondo respaldó de forma tardía, dejando cientos de millones bajo el agua. Y luego WeWork, en el que SoftBank ha inyectado más de 10.000 millones de dólares desde 2017 y que colapsó desde que retiró su muy difamado plan de IPO.

Fue un “momento difícil”, expresa Masa al grupo. El día anterior, le había dado una explicación más larga a Forbes en privado: “Pagamos demasiado dinero por ellos y creíamos mucho en esta compañía emprendedora. Ahora incluso con WeWork, estamos seguros de que crearemos una nueva administración, un nuevo plan y le daremos la vuelta para lograr un retorno decente”.

Para intentar pivotar, Masa invoca el pasado. Específicamente, su acuerdo de carrera profesional y la joya de la corona de SoftBank: un cheque de 20 millones de dólares que firmó para el gigante chico de comercio electrónico Alibaba —valorado actualmente en más de 120.000 millones de dólares—. “Los primeros diez años de Alibaba tuvieron casi cero ingresos” , comenta Son a los inversionistas. “Pero una vez que comenzó a generar dinero, la fortuna apareció dramáticamente”.

Con el objetivo de reforzar ese punto, Masa, le muestra a nueve de sus compañías de cartera una presentación de 20 minutos cada una. “Las empresas de hoy tienen un movimiento inicial por delante de todos los demás”, dice Son. “Es el comienzo. Quiero que vean y sientan lo que va a suceder”. Sin embargo, hay algunos peligros allí, incluido ByteDanc, propietario de TikTok y el líder del e-commerce coreano Coupang.

Es claro que el elefante en la habitación no está realmente ahí. A causa del brote de coronavirus en Asia, la mesa de poder, incluyendo a Masa, parece ingenuamente no preparada para una pandemia a punto de atacar. La predicción de Son sobre WeWork parece absurdamente equivocada: a juzgar por los precios de la deuda del coworking, la participación de SoftBank parece ir hacia cero, o a centavos por dólar en el mejor de los casos.

El vision fund en conjunto, con sus inversiones de mayor valor en la etapa posterior en la economía compartida, el transporte, los viajes y los bienes raíces, se ve igualmente angustiado. Unas dos semanas después de esa reunión, las acciones de SoftBank se negocian con un descuento del 73 % sobre el valor empresarial de sus partes.

Las cosas han cambiado tan rápido que las acciones de SoftBank podrían saltar si vision fund se cerrara por completo. Cuando Son cedió recientemente, a pesar de la insistencia de que no lo haría y acordó deshacerse de una parte de los activos públicos de SoftBank (se espera que incluya parte de su participación en Alibaba) como parte de un plan de 41.000 millones de dólares para recomprar acciones y pagar la deuda, los inversionistas se regocijaron.

Esa acción mostró soporte para el precio de la acción. Sin embargo, la compañía también anunció (principalmente en aplausos) que sería más cautelosa al hacer nuevas inversiones de su segundo vision fund. “Entendemos lo que necesitamos hacer en tales circunstancias”, dice Yoshimitsu Goto, director financiero de SoftBank y confidente de Son desde hace mucho tiempo, quien habla con los medios incluso con menos frecuencia que su jefe. “Creo que Masa también entiende el mercado”.

Además de ser uno de los vehículos de inversión más extremos de la historia, vision fund también fue un ejercicio de cambio de marca de alta velocidad. El frenesí del acuerdo borrado de la conciencia pública perdida en el fabricante de chips, Kingston Technology. Son ha afirmado que durante tres días, en el pico de la burbuja, fue el hombre más rico del mundo. Sin embargo, todo llegó a su fin: para cuando esta estalló por completo, en 2002, SoftBank había perdido el 99 % de su capitalización de mercado, pasando de 180.000 millones de dólares a solo 2.000 millones de dólares.

CEO de Softbank dice que inversiones se recuperaron a niveles de prepandemia

No solo Son perdió una fortuna; al igual que con su vision fund, muchos altos ejecutivos habían invertido gran parte de su patrimonio neto en las acciones de SoftBank. “Nos sentamos alrededor de una mesa con él y le dijimos: ¿qué hacemos ahora?”, dice Ron Fisher, quien administró las inversiones de SoftBank en Estados Unidos y ahora es su vicepresidente. Sin embargo, de acuerdo con Fisher “casi todos los directivos se quedaron para resistir un par de años de verdadero dolor. Aunque Masa tiene una capacidad única para conectarse con las personas”, dice. “Puede ser increíblemente modesto y humilde en términos de comprender sus propias deficiencias”.

Una historia de advertencia en este punto, Son gastó la próxima década llevando a SoftBank todo el camino de regreso. El primer paso: paciencia. Masa se aferró obstinadamente a una inversión particularmente querida. “Yo era el tipo más optimista sobre el futuro de Alibaba, más que su propia gerencia y creo la situación se repetirá de nuevo”, dice. A partir de ahí, las transacciones altamente complejas y apalancadas le permitieron adquirir las operaciones de Vodafone en Japón y Sprint Nextel, además de Arm Holdings, fabricante británico de chips.

SoftBank también invirtió con éxito una participación en Supercell (fabricante de juegos móviles). La compañía también siguió apostando en nuevas empresas, con un promedio de aproximadamente 4.000 millones de dólares al año, cuando, en 2017, Son decidió volver a lo grande. “En los últimos 20 años, la Internet ha interrumpido la industria publicitaria y minorista; pareciendo que son los dos únicos “, dice.

“Seguir adelante con el poder de la inteligencia artificial (IA) afectará a todas las demás industrias”. Rajeev Misra, un aliado de toda la vida, tuvo la tarea de liderar el fondo más grande del mundo para inversiones privadas en tecnología, el vision fund. Un banquero controversial pero brillante, Misra, ayudó a rescatar y elaborar las complejas transacciones financieras de Son en la década de 2000, en el Deutsche Bank. Recientemente ha sido acusado de espiar y orquestar campañas de difamación contra sus propios colegas. (Misra niega esto: “No, no, soy un libro abierto, amigo. No existe tal cosa. Estamos hablando de la palabra de Dios, la gracia de estar donde estamos… Es el tamaño —de vision fund—. Si estuviera en la calle, sin invertir en este fondo, nadie diría eso”.)

Misra firmó con los inversionistas, liderados por el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita, por un fondo récord de 100.000 millones de dólares, y con ordenes de gastar no menos de 100 millones de dólares para acumular grandes participaciones en los mercados emergentes del nuevo orden impulsado por la inteligencia artificial de Son. Algunos, como la compañía de investigación oncológica, Guardant Health, tenían conexiones claras con esta tecnología. Además de Flipkart, empresa de comercio india, Uber, aplicación de transporte y Slack, el negocio de software de trabajo, que fueron las herramientas que Son imaginó que serían más necesarias en un mundo dominado por interfaces de automatizadas y carros autónomos.

“Hace veinte años, la gente decía: ¿por qué Amazon es una empresa que opera en internet? Se trata solamente de una empresa minorista, ¿verdad?”, explica Son. “Hoy en día, la gente dice, oh, es solo transporte, son solo bienes raíces u otras cosas obvias, sin embargo, con la IA aplicada puede ser buen negocio. Pero se debe entender que esto es solo el comienzo”.

Tiene sentido a largo plazo, en este momento, parece bastante espumoso. Entonces, incluso previo al anuncio de que volvería a iniciar las inversiones poniendo a la IA en el centro, SoftBank comenzó a anunciarle a las compañías que se concentraran más en las ganancias que en el hipercrecimiento y que consideraran los despidos tras la debacle de WeWork.

“No hay paquete de rescate”, dijo Son en su presentación de ganancias en febrero, pero Misra dice que vision fund ha reservado 20.000 millones de dólares para invertir en sus prometedoras compañías de cartera y, de acuerdo con los informes, ha buscado otros 10.000 más para ayudar a aquellos que se están quedando sin fondos. “Podemos invertir en los próximos dos años a un costo muy bajo”, agrega Son. “Esto nos dará la mejor oportunidad”.

En ese momento un amor complicado comenzó de inmediato. Se retiró de un compromiso de 3.000 millones de dólares para comprar las de Neumann y otras acciones de WeWork de los inversionistas y empleados del coworking, argumentando que no se cumplieron las condiciones del acuerdo. Retuvo una cuota en efectivo del minorista directo al consumidor Brandless, que posteriormente cerró.

Empresas como el unicornio inmobiliario Compass y Kabbage, proveedor de préstamos para pequeñas empresas han recurrido recientemente a permisos y despidos. SoftBank permitió que la startup satelital de internet, OneWeb, se declarara en bancarrota incluso después de invertir previamente alrededor de 2.000 millones de dólares. Advirtiendo que otras más se irán abajo rápidamente. “Yo diría que 15 de ellos van directo a la bancarrota”, dice Son.

Está bien, agrega, siempre y cuando un número similar de 15 o más empresas exploten. Los expertos de SoftBank afirman que si el fondo puede devolver 150,000 millones de dólares, aún puede pagar a sus socios limitados su capital y garantizar un rendimiento anual del 7 % e incluso así obtener ganancias. Por lo tanto, los recursos se desplegarán hacia ganadores claros. La socia de vision fund, Lydia Jett, explica que ella y sus colegas tienen un nuevo enfoque: ayudar a las compañías de su portafolio a renegociar con prestamistas y arrendadores, reequilibrar presupuestos y balances, así como aprender de sus empresas asiáticas que enfrentan lo peor del Covid-19. “Están sucediendo muchas cosas para ayudar a estas compañías a avanzar en lo que será un largo viaje”, dice Jett.

Fuera de SoftBank, gran parte de Silicon Valley se burla de la autenticidad de tales movimientos, o se cuestiona si son demasiado pequeños o tardíos. “Creo que SoftBank tiene un desafío”, dice Ilya Strebulaev, profesor de la Stanford Graduate School of Business que estudió unicornios de inicio. “Sus desafíos son enormes”. Con el perfil de inversión de vision fund —su primer cheque promedio vale más de 400 millones de dólares y las posiciones pueden llegar a miles de millones, como con WeWork y Uber— el fondo se empuja hacia categorías ruidosas y abiertas dentro de la tecnología. Los cheques grandes en sí mismos pueden alentar la falta de disciplina, ya que las startups creen que siempre hay más dinero disponible. Y cuando a las compañías de alto crecimiento y gasto se les dice que disminuyan la velocidad y acumulen efectivo, pueden encontrar que sus equipos de gestión no son adecuados para el cambio.

“SoftBank se considera una plaga en el ecosistema, no un salvador”, dice Duncan Davidson, socio de Bullpen Cápita (uno de los primeros inversores en Wag, aplicación para pasear perros a domicilio) en la que SoftBank invirtió 300 millones de dólares y vendida eventualmente a la compañía con pérdidas. “Toda la industria sería más feliz si nunca hubieran aparecido”.

Mientras que el vision fund es posiblemente la mayor jugada de “crecimiento” de la historia, la ironía es que actualmente SoftBank en sí es una acción de valor. Durante varios años, Son ha discutido con los analistas las llamadas de ganancias sobre los descuentos que los inversores aplican a las acciones de SoftBank en relación con sus activos, lo que implica que los inversionistas de los mercados públicos valúan el fondo en menos de cero dólares. La participación en la empresa de Alibaba por sí sola, vale más que la capitalización de mercado de SoftBank. Como obsequio, obtienes retenciones en Arm, su proveedor inalámbrico japonés y Sprint. Más lo que se pueda rescatar del fondo de inversión.

“La gente sigue hablando sobre el vision fund, pero hay que analizar su tamaño”, dice Marcelo Claure, exdirector ejecutivo de Sprint, que actualmente es el Director de Operaciones de SoftBank. “Alibaba puede beneficiarnos más en una semana que toda la inversión de WeWork”.

Sí, WeWork nuevamente. El precio final es más que la pérdida multimillonaria. Paralizó la concepción de Masa como un genio incomprendido, en lugar de alguien que fue engañado por un vendedor de tiempo compartido que fumaba marihuana y desafiaba el gobierno. Masa dice: “Siempre es difícil. No es ciencia, es arte. Te entusiasmas con un emprendedor que parece genial pero que no necesariamente entrega un gran rendimiento”.

Los inversores de los mercados públicos no son irracionales por naturaleza y pueden hacer los cálculos, argumenta Pierre Ferragu, analista de New Street Research. Actualmente, SoftBank no tiene la plena confianza del mercado. “El mercado teme que WeWork y Uber sean solo el comienzo de un problema más grande y general”, dice Ferragu, quien es optimista sobre las acciones de la compañía.

“Les preocupa que el Grupo esté dirigido por un loco, Masa, quien seguirá a la cabeza hasta que no le quede ni un centavo”. En marzo, Ferragu y otros analistas se sintieron alentados por el anuncio de SoftBank de recomprar acciones. Sin embargo, Moody’s rebajó su calificación en dos niveles más, situándolo prácticamente en la basura. (En tanto SoftBank ha solicitado que Moody’s deje de calificar su deuda).

Al hacer estos cálculos, Son ha mantenido conversaciones recientes con inversionistas, incluido Elliott Management, el fondo activista dirigido por Paul Singer que ha acumulado una posición multimillonaria en SoftBank y exigió dicha recompra, entre otras reformas. Una de las opciones incluía la privacidad de todo el Grupo, aunque una fuente con conocimiento de esas reuniones dice que, dadas las complicaciones regulatorias y estructurales masivamente complejas, no se considera viable.

Lo que no está en disputa: dentro de SoftBank e incluso del vision fund, es que Masa está tomando las decisiones. Como el mayor accionista, controla la compañía y se sienta como uno de los tres miembros del comité de inversión, con la última palabra sobre los acuerdos. Este es su juego para ganar o perder y la historia juzgará en consecuencia: ¿Es él el mejor artista de escape preparando su tercer acto? ¿O un cazador de burbujas que merece el descuento que el mercado le atribuye?

Últimamente a Son le ha gustado presentar a las personas imágenes parecidas a Rorschach para llevar a casa el punto de vista. “Mira una sombra”, dice. “Incluso dentro de las 24 horas, la duración de su sombra difiere dramáticamente, a pesar de que su altura en un día no ha cambiado. La gente se asusta o confía demasiado mirando la longitud de la sombra”. En los próximos meses, Son descubrirá si es el atardecer o el amanecer.

Por: Alex Konrad | Forbes Staff

Lea también:Avalan inversión de Softbank de US$100 millones en AlphaCredit

Editors' Picks

Salida a bolsa de Coinbase produce miles de millones de dólares para sus fundadores: ahora enfrenta cinco grandes amenazas

Las acciones de la mayor plataforma de criptomonedas de Estados Unidos, Coinbase, subieron un 30% en su OPI, lo que hizo que la compañía valiera US$86.000 millones. Pero ahora que es pública y está bajo un mayor foco de atención, enfrenta crecientes amenazas para su negocio.

Publicado

on

El cofundador y director ejecutivo de Coinbase, Brian Armstrong, tiene un valor de US$11.800 millones después del primer día de operaciones de la compañía; su patrimonio neto ha aumentado más de US$10.000 millones durante el año pasado. Foto: Jamel Toppin / Forbes.

Para los fundadores e inversores de Coinbase, el momento de su oferta pública inicial esta semana no podría haber sido mejor. Bitcoin se ha estado negociando a un máximo histórico, por encima de US$ 60,000. Hace solo ocho días, Coinbase anunció que los ingresos del primer trimestre en 2021 se triplicaron con respecto al trimestre anterior, alcanzando los US$1.800 millones, mientras que la ganancia neta alcanzó casi los US$ 800 millones.

En el primer día de cotización de la acción, casi se duplicó y luego volvió a estabilizarse con una ganancia del 30%, cerrando a un valor de mercado de US$86.000 millones. El patrimonio neto del CEO Brian Armstrong alcanzó los US$11.800 millones, el del cofundador y miembro de la junta Fred Ehrsam, US$3.800 millones y la del Surojit Chatterjee, director de productos, US$660 millones.

Como la plataforma de intercambio de activos digitales más popular en Estados Unidos, las ventajas competitivas clave de Coinbase son su marca y su mercado comercial profundo. Cuantos más clientes tenga, más fácil será para cada uno comprar y vender a precios atractivos cuando quiera. Hoy tiene 56 millones de usuarios verificados. Pero ahora que la empresa de San Francisco, que tiene nueve años, es pública y está bajo un mayor foco de atención, enfrenta crecientes amenazas a sus enormes ganancias.

Una avalancha de nuevos competidores

Avichal Garg, socio gerente de Electric Capital, una de las firmas de inversión en criptomonedas más grandes de Estados Unidos, dice que Coinbase comenzará a ver mucha más competencia. “Será una gran llamada de atención para los bancos y las instituciones financieras”, dice. Él cree que Fidelity está unos años por delante de otros titulares en la construcción de un negocio de comercio de criptomonedas gracias a la directora ejecutiva Abby Johnson. Lideró la empresa para comenzar a extraer bitcoins en 2017 y creó un equipo de 150 personas dedicado a ayudar a los grandes inversores a comprar, vender y mantener bitcoins.

Fidelity aún no permite que los estadounidenses promedio compren bitcoins directamente, pero Garg cree que eso cambiará. “Tienen su negocio principal de corretaje minorista: imagínese poner productos criptográficos de la marca Fidelity en esa cosa. Ahora no tienes que dejar Fidelity para tener acceso a bitcoin o ethereum “. (Fidelity se negó a comentar si está construyendo un producto de este tipo).

Interactive Brokers, la plataforma de comercio de US$30.000 millones con sede en Greenwich que atiende a comerciantes profesionales e inversores sofisticados, planea ofrecer comercio de bitcoins a los clientes a fines de este verano, dice un portavoz.

A fines de 2019, la corredora Charles Schwab publicó un informe que mostraba que el producto de inversión de seguimiento de bitcoins GBTC era uno de los cinco principales tenedores de cuentas de clientes millenial. Schwab probablemente no se quedará al margen si existe tal demanda reprimida entre sus clientes, dice Garg. Un portavoz de Schwab se negó a comentar sobre planes específicos, pero señaló que permite a los clientes negociar valores derivados de bitcoin y agregó: “Continuaremos escuchando los comentarios de nuestros clientes para asegurarnos de que nuestra oferta satisfaga sus necesidades”.

Binance, el intercambio de criptomonedas más grande del mundo, lanzó un brazo de estadounidense en septiembre de 2019, y sus volúmenes de operaciones siguen alcanzando máximos históricos, recientemente transacciones de US$1.300 millones por día a US$5.000 millones de Coinbase, según CoinGecko.

Los fondos cotizados en bolsa (ETF) de criptomonedas también están a punto de ser aprobados por primera vez en Estados Unidos, lo que facilitará que los inversores minoristas y los administradores de patrimonio se expongan a bitcoin a través de casi cualquier corretaje. Empresas que van desde Fidelity hasta Wisdom Tree tienen aplicaciones de ETF criptográficas en el escritorio de la Comisión de Bolsa y Valores. Rich Repetto, director gerente del banco de inversión Piper Sandler que cubre corretaje en línea, espera que se apruebe el primer ETF criptográfico de EE. UU. Este año. La confirmación de Gary Gensler como presidente de la SEC hace que esto sea aún más probable: el exbanquero de Goldman Sachs solía impartir una clase sobre tecnología blockchain en el MIT.

Reducción de tarifas

Toda esta competencia adicional para Coinbase significa que es casi inevitable que bajen sus altas tarifas. Para comprar criptomonedas por valor de US$ 100 en Coinbase hoy, cuesta US$ 2.99, o 2.9%. Para comprar US$ 1,000, pagará US$ 14.68 o 1.5%. Los precios disminuyen porcentualmente si está gastando más: las tarifas promedio en todas las transacciones con intermediación de Coinbase fueron del 0.57% en 2020, indican las divulgaciones financieras. Eso es un marcado contraste con lo que cuesta comprar una acción hoy, que es de $ 0 gracias en gran parte a Robinhood. (Coinbase se negó a comentar para este artículo debido al “período de silencio” regulatorio en el que se encuentra durante su oferta pública inicial).

Casi todo el mundo piensa que las tarifas de comercio de cifrado caerán, pero muchos piensan que no sucederá rápidamente. Cuando salieron las casas de bolsa en línea como Etrade a fines de la década de 1990, cobraron US$ 30 para comprar una acción. “Fueron necesarias dos décadas para que esas tarifas se redujeran a cero”, dice Repetto, quien ha estado estudiando corretaje en línea desde 1999.

Según Garg de Electric Capital, la gente ha estado hablando de la reducción de las tarifas de Coinbase durante los últimos cinco años, por lo que es difícil decir cuándo sucederá finalmente. “Creo que necesitamos algún tipo de catalizador para ello. Y no sé qué es eso. Tal vez sea Fidelity, Schwab o alguien así entrando en el mercado “.

Kraken, con sede en San Francisco, es el segundo intercambio de criptomonedas más grande de Estados Unidos y sus tarifas son aproximadamente la mitad de las de Coinbase. Para que un inversor minorista compre US$ 100 en criptomonedas, cuesta entre 1% y 1,5%, dice un portavoz. ¿Cuándo Kraken cree que bajarán las tarifas? “Nadie sabe con seguridad. Creemos que las tarifas se mantendrán estables, dados los difíciles desafíos técnicos que conlleva la operación de un intercambio”, dice Jeremy Welch, director de productos de Kraken.

Fiel a su estilo, Robinhood está tratando de acelerar la compresión de tarifas. Recientemente anunció que 9.5 millones de sus usuarios comerciaron con criptomonedas en el primer trimestre de este año, en comparación con solo 1.7 millones en el último trimestre de 2020. En un evento virtual de conferencias en marzo, el CEO Vlad Tenev criticó las altas tarifas de Coinbase. “Mucha gente dirá, no queremos competir en precio”, dijo Tenev. “Robinhood competirá en precio”.

No hay tarifas comerciales para comprar criptomonedas en Robinhood: la compañía gana dinero al obtener reembolsos de las empresas comerciales que ejecutan las órdenes de los usuarios de Robinhood, utilizando el mismo modelo comercial que emplea para el comercio de acciones. Irónicamente, muchas de esas operaciones criptográficas probablemente se ejecuten en el intercambio de Coinbase, ya que Coinbase tiene el 41% del mercado de comercio de bitcoins de Estados Unidos, según la investigación de Piper Sandler (Kraken tiene una participación del 19%). Eso significa que Coinbase se está beneficiando incluso de los intercambios que realizan los usuarios de Robinhood. La posición de Coinbase como corretaje que le vende criptomonedas y como intercambio que liquida su comercio es inusual en los mercados financieros y le da aún más dominio en la industria.

Volatilidad del volumen de operaciones

Otro gran desafío al que se enfrenta Coinbase es la volatilidad empresarial. Los grandes movimientos en los precios de las criptomonedas generalmente significan un comercio más activo (y más tarifas para Coinbase), pero si los precios comienzan a estabilizarse, los clientes pueden perder interés. Por ejemplo, en junio de 2019, 800.000 bitcoins se intercambiaron en Coinbase, según el sitio de investigación Bitcoinity. Seis meses después, en enero de 2020, se negociaron menos de 400.000, una caída de más del 50%, mientras que el precio de bitcoin cayó solo un 10% durante ese período. Tal volatilidad es rara para una empresa del tamaño de Coinbase y se enfocará más ahora que es pública. Esa volatilidad podría causar cambios bruscos en el precio de las acciones de Coinbase y dificultar la planificación estratégica a largo plazo, especialmente a medida que la empresa crece y los márgenes de beneficio se reducen potencialmente. Los giros de la acción también pueden ser una gran distracción para ejecutivos y empleados.

Problemas de servicio al cliente

Al igual que Robinhood, Coinbase sufre problemas de servicio al cliente, y algunos usuarios dicen que les han robado sus criptomonedas y que Coinbase no les ha brindado un soporte amplio. El usuario con sede en Brooklyn Michael Pierre supuestamente perdió US$100,000 en activos digitales liquidados de su cuenta de Coinbase por un estafador, según el New York Times. Ahora está demandando a la empresa. Un portavoz de Coinbase le dijo al Times que una “economía criptográfica 24 horas al día, 7 días a la semana, que, combinada con un aumento sustancial en la demanda, ha creado un conjunto único de desafíos en la experiencia del cliente” y que .004% de sus usuarios tenían sus cuentas asumidas de manera fraudulenta en el año pasado.

Regulación

La regulación es la mayor amenaza existencial para el negocio de Coinbase, dice Garg. Si el gobierno de Estados Unidos repente comenzara a gravar las ganancias de criptomonedas a tasas más altas que las ganancias de capital en otros activos o decidiera que todos los demás activos digitales, excepto bitcoin, eran ilegales para comerciar, podría causar un daño importante a su negocio. “Pero creo que es muy poco probable”, dice. “Creo que el gobierno de los Estados Unidos e ha dado cuenta de la inevitabilidad de las criptomonedas. La posición ha cambiado a cómo nos aseguramos de que toda la innovación que está sucediendo aquí suceda en los Estados Unidos, en lugar de suceder en otro lugar”.

Por: Jeff Kauflin | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Estas son las 10 universidades con más egresados multimillonarios

Las universidades estadounidenses dominan, pero no todas la ‘Ivy League’ están en la lista de multimillonarios del mundo 2021.

Publicado

on

Las 2.755 personas en la lista de multimillonarios del mundo 2021 de Forbes recibieron sus títulos universitarios en diferentes continentes, desde la Universidad Al-Azhar en Egipto hasta la Universidad Tecnológica de Zhejiang en China. Cientos de personas no asistieron a la universidad o se fueron antes de obtener un diploma, incluidos un par de estudiantes que abandonaron la Universidad de Harvard y que se encuentran entre las cinco personas más ricas del mundo: Bill Gates y Mark Zuckerberg.

Pero entre los multimillonarios que completaron su educación universitaria, se destacan algunas escuelas. Harvard lidera el camino, con al menos 29 exalumnos multimillonarios en la lista de Forbes. (Encontramos información sobre la educación universitaria de la mayoría, pero no de todos los miembros de la lista). Otras cuatro universidades de la Ivy League se encuentran entre las diez mejores. Nueve de estas diez escuelas están ubicadas en los Estados Unidos (el MIT y un trío de escuelas de California completan las universidades estadounidenses), aunque sus alumnos tienen ciudadanía diversa, desde Colombia hasta Irlanda y Filipinas. ¿La única escuela no estadounidense? La Universidad de Mumbai, una universidad pública en la India que es una de las universidades más grandes del mundo por número de estudiantes.

Aquí están las diez universidades con los egresados de pregrado más multimillonarios, según los datos educativos recopilados por Forbes; los patrimonios netos son al 5 de marzo de 2021.

#1 | Universidad de Harvard


29 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: CAMBRIDGE, MASSACHUSETTS (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$207.000 MILLONES

Harvard University
Universidad de Harvard.

Harvard sirvió como campo de batalla para el mayor número de graduados multimillonarios de cualquier escuela. De sus 29 multimillonarios, 17 amasaron sus fortunas en la industria de las finanzas y la inversión, incluidos los tres recién llegados de la universidad a la lista de multimillonarios del mundo: los gemelos de Bitcoin Cameron y Tyler Winklevoss y el ex director ejecutivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein. Pero los dos alumnos de pregrado más ricos de Harvard provienen de otros sectores. La fortuna de 68.700 millones de dólares del propietario de Los Angeles Clippers, Steve Ballmer, proviene de su tiempo al frente de Microsoft, mientras que el banquero de inversiones brasileño Jorge Paulo Lemann debe su patrimonio neto de 16.900 millones de dólares a acuerdos inteligentes en la industria de alimentos y bebidas, su portafolio incluye participaciones en Anheuser Busch InBev y Kraft Heinz.

#2 (empate) | Universidad de Pensilvania


28 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: FILADELFIA (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$284.800 MILLONES

Más de la mitad de los alumnos multimillonarios de Penn recibieron sus títulos universitarios de la famosa escuela de negocios de Wharton. La institución de Filadelfia fue una plataforma de lanzamiento para dos de los multimillonarios más ruidosos de la actualidad: el ex presidente Donald Trump y Elon Musk, cuyas participaciones en Tesla y SpaceX lo ayudaron a ascender al segundo lugar en la lista de multimillonarios del mundo. Los dos nuevos multimillonarios de la universidad este año son Lance Gokongwei, director ejecutivo del conglomerado filipino JG Summit, y el inversionista Gary Lauder, cuya fortuna proviene del imperio de cosméticos Estée Lauder, que fundó su abuela. La filántropa Laurene Powell Jobs, que se graduó en 1985, hablará en la ceremonia de graduación de la universidad en mayo.

#2 (empate) | Universidad de Stanford


28 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: STANFORD, CALIFORNIA (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$124.400 MILLONES

Un caldo de cultivo para las nuevas empresas, Stanford es el alma mater de más multimillonarios recién acuñados este año que cualquier otra escuela. Los ocho recién llegados a la escuela son los fundadores de Carvana, DoorDash, Nubank, Robinhood y Zillow, todas tecnologías o empresas adyacentes a la tecnología. Incluyen al colombiano David Velez, quien convirtió a Nubank en el banco digital más valioso del mundo, así como a Baiju Bhatt y Vlad Tenev, nacido en Bulgaria, cuya plataforma de comercio sin comisiones Robinhood estuvo en el centro de la controversia de GameStop en enero y Febrero. Otro graduado de Stanford, el cofundador de Yahoo, Jerry Yang, fue elegido para presidir el consejo de administración de la universidad y comenzará su mandato a finales de este año.

#4 | Universidad de Yale


21 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: NEW HAVEN, CONNECTICUT (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$140.800 MILLONES

Los alumnos de pregrado de Yale incluyen a los herederos de dulces John, Valerie y Victoria Mars, así como a los herederos del petróleo Lee, Edward, Robert y Sid Bass. En 2018, Edward Bass hizo una donación de US$ 160 millones a la universidad para renovar su Museo Peabody. Otros multimillonarios notables que se graduaron de la universidad de New Haven, Connecticut incluyen al cofundador de Alibaba y propietario de los Brooklyn Nets, Joe Tsai, y Stephen Schwarzman, director ejecutivo de la firma de inversiones Blackstone. El multimillonario más nuevo de Yale es Paul Sciarra, quien cruzó la marca de las 10 cifras después de que las acciones en Pinterest, la aplicación para compartir imágenes que cofundó en 2010, se dispararon durante el año pasado.

#5 | Universidad de Mumbai


20 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: MUMBAI (INDIA)

FORTUNAS SUMADAS: US$162.800 MILLONES

Una de las universidades más grandes del mundo por número de estudiantes, la Universidad de Mumbai, es la única institución fuera de los Estados Unidos que se encuentra entre las diez primeras. Todos menos cuatro de sus ex alumnos multimillonarios heredaron su fortuna, incluido el multimillonario más rico de Asia, Mukesh Ambani, que dirige Reliance Industries, un conglomerado con intereses en petróleo y gas, petroquímicos y telecomunicaciones. Mukesh Ambani y su hermano Anil heredaron bienes de su padre, pero Mukesh ha ampliado enormemente la fortuna; ocupa el puesto número 10 en la lista global de 2021. Las excepciones incluyen al siguiente alumno más rico de Mumbai, Uday Kotak, quien fundó y dirige uno de los bancos más grandes de la India en el sector privado.

#6 | Universidad de Cornell


18 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: ITHACA, NUEVA YORK (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$65.100 MILLONES

Los diversos alumnos multimillonarios de Cornell incluyen al ex director de Citigroup Sandy Weill, el homónimo de la facultad de medicina de la universidad, el titán de capital privado Robert F. Smith, que se ha visto envuelto en el esquema de evasión fiscal más grande en la historia de Estados Unidos, y el empresario de software David Duffield, quien donó US$ 5 millones el año pasado para establecer un fondo de becas para estudiantes de ingeniería que luchan durante la pandemia de Covid-19. Un graduado notable que no se encuentra entre los multimillonarios del mundo: Chuck Feeney, el ex multimillonario que donó la totalidad de su fortuna de US$8.000 millones, incluidos casi US$1.000 millones en regalos a su alma mater. El único recién llegado de Cornell a la lista de este año es Robert Langer, un científico famoso que se hizo rico gracias a una participación del 3% en la empresa de biotecnología Moderna.

#7 | Universidad del Sur de California


15 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: LOS ÁNGELES (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$58.500 MILLONES

Los multimillonarios de la universidad de Los Ángeles incluyen a dos cineastas que se graduaron de su Escuela de Artes Cinematográficas: el creador de Star Wars, George Lucas, y el director brasileño Walter Salles, heredero de una de las familias bancarias más antiguas de su país de origen. El alumno más rico de la USC es Marc Benioff, director ejecutivo del gigante de la nube Salesforce, con un valor de 8.400 millones de dólares, aunque su patrimonio neto se ve superado por la fortuna combinada de 10.500 millones de dólares de la familia Public Storage: B. Wayne Hughes, cofundador de la empresa en 1972, y sus hijos Tamara Gustavon y B. Wayne Hughes, Jr. En 2019, se reveló que el mayor Hughes había sido la fuente de casi US$400 millones en donaciones anónimas a la universidad, según se informa, entre 2010 y 2015.

#8 | Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)


14 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: CAMBRIDGE, MASSACHUSETTS

FORTUNAS SUMADAS: US$104.000 MILLONES

La mitad de los multimillonarios del MIT heredaron sus fortunas, incluido el director ejecutivo de Koch Industries, Charles Koch, y su hermano William Koch, quien vendió su participación en la empresa en 1983 a Charles y su difunto hermano David. Charles y David Koch expandieron enormemente Koch Industries, el conglomerado de petróleo y carbón que heredaron de su padre Fred Koch. Los multimillonarios que se hicieron a sí mismos incluyen al matemático Jim Simons, cuya fortuna de 24.600 millones de dólares proviene de la fundación del fondo de cobertura Renaissance Technologies, así como al cofundador y director ejecutivo de Dropbox, Drew Houston. Las tecnologías EMERGENTES han agregado tres multimillonarios al recuento del MIT: biotecnología, en el caso del CEO de BeiGene, John Oyler, y criptomonedas para Sam Bankman-Fried, quien fundó las firmas de cifrado Alameda Research y FTX, y el multimillonario de la era de la burbuja de Internet Michael Saylor, quien recuperó su estatus de multimillonario después de dos décadas gracias a las lucrativas inversiones en bitcoin.

#9 (empate) | Universidad de Princeton


11 MULTIMILLONARIOS

LUGAR: PRINCETON, NEW JERSEY (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$288.400 MILLONES

Princeton completa el dominio de la Ivy League entre los diez primeros. A pesar de tener 18 exalumnos multimillonarios menos que Harvard, el primer lugar en Harvard, el patrimonio neto combinado de US$ 288.400 millones de los graduados súper ricos de Princeton eclipsa al de cualquier otra universidad. Eso se debe en gran parte a que los dos asistentes más ricos de Harvard (Bill Gates y Mark Zuckerberg) se retiraron, mientras que los dos más ricos de Princeton, el fundador de Amazon Jeff Bezos y su ex esposa MacKenzie Scott, se quedaron para obtener sus títulos. Bezos y Scott tienen un valor combinado de US$230.000 millones, lo que significa que representan el 80% de la riqueza total de los ex alumnos multimillonarios de Princeton. Otros multimillonarios que se graduaron de Princeton incluyen a los herederos minoristas de Gap, John, Robert y William Fisher, y al ex director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, quien dio una cantidad no revelada a la universidad hace dos años para construir un nuevo edificio de ciencias de la computación que se completará en 2026.

#9 (EMPATA) | Universidad de California, Berkeley


11 MULTIMILLONARIOS

LOCATION: BERKELEY, CALIFORNIA (ESTADOS UNIDOS)

FORTUNAS SUMADAS: US$82.600 MILLONES

La emblemática universidad pública de California ganó dos nuevos multimillonarios en relación con la pandemia Covid-19. El profesor de biología de Harvard, Timothy Springer, al igual que el ex alumno de Cornell, Robert Langer, se hizo rico gracias a su participación en el fabricante de vacunas Moderna. Mientras tanto, el CEO de DoorDash, Tony Xu, hizo pública su puesta en marcha de entrega de alimentos a fines de 2020 después de que la pandemia y sus pedidos para quedarse en casa aumentaron la demanda de comida para llevar. Al igual que Springer y Xu, la mayoría de los multimillonarios de Berkeley amasaron sus fortunas gracias a la tecnología y la biotecnología, incluido el financiador de Silicon Valley Masayoshi Son, que tiene un valor de 45.400 millones de dólares, y el cofundador de Intel, Gordon Moore, 12.100 millones de dólares.

Por: Kenrick Cai | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Tiene 19 años y está democratizando el acceso a las grandes universidades del mundo

Este joven colombiano ingresó a la Universidad de Standford en 2020. Desde allí creó Dream Uni, un emprendimiento que ya acapara la atención de estudiantes latinoamericanos y apuesta por democratizar el ingreso a las mejores universidades del mundo. Esta es su historia.

Publicado

on

Inspirado por crear una red global de jóvenes que quieran estudiar en las mejores universidades del mundo, un joven colombiano creó hace tan solo un año Dream Uni, un emprendimiento que apuesta a democratizar el acceso a las mejores instituciones de educación superior y el cual ya llega a por lo menos 20 países.

Con tan solo 19 años, Santiago Bustamante conformó un equipo élite en Estados Unidos con el objetivo de ayudar a estudiantes latinoamericanos a acceder a universidades como Harvard, Stanford, Yale, MIT y Princeton, entre otras. Así, desarrolló una plataforma con la que ya ha ayudado a por lo menos 300 estudiantes, con mentores oriundos de México, Perú, Colombia y otros países de Latinoamérica.

“He estado muy metido en la economía y el emprendimiento. Siempre he querido hacer algo grande para ayudar a las personas. Escogí el área en el que soy mejor y fue precisamente eso lo que me llevó a preparar a los chicos a que ingresen a las mejores universidades del mundo”, cuenta Bustamante, en diálogo con Forbes. “Lo que hacemos es abrir la visión de que sí es posible estudiar en las mejores universidades del mundo y tener una educación de alto calibre”.

Ya sea con becas académicas o deportivas, Dream Uni le otorga a los estudiantes herramientas y capacidades necesarias para acceder a las 100 mejores universidades del mundo, según cuenta su fundador. Su modelo de negocio se centra en conectar una red de mentores con jóvenes en varios países para así fortalecer sus habilidades para el ingreso a estas instituciones ‘Top’.

Cuenta Bustamante que solo en 2020 trabajaron con 256 estudiantes de manera personalizada, de los cuales 127 de ellos ingresaron a las mejores 100 universidades del mundo, mientras que 45 a las mejores 20. “Hay varios chicos que han obtenido becas por encima de los US$$300.000 para 4 años. Hemos logrado que el 100% de los jóvenes accedan a una educación superior de alta calidad, que quizás nunca se imaginaron”.

Aunque su idea se materializó en medio de la pandemia, Bustamante le dice a Forbes que desde muy joven desarrolló habilidades de liderazgo que le permitieron postularse a las grandes instituciones del mundo. Dice que antes de fundar Dream Uni fue aceptado en 15 universidades de Estados Unidos, Canadá y Europa, pero terminó en Stanford.

“Le dedicaba cinco horas al proceso para entrar a Stanford. Me pregunté cómo podía trasmitir mi historia en Latinoamérica, y fue ahí donde nació la empresa. Tenía bastantes contactos en Harvard, MIT y poco a poco se creó una red que le apostaron al tema”, sostiene.

Antes de mudarse a California, Estados Unidos, Bustamante estudió en Colombia y Perú, y compitió en campeonatos internacionales de Golf representando al país. Fue allí, en medio de la práctica deportiva, donde conoció a quienes hoy son sus socios.

Se trata de jóvenes que también hacen parte de las mejores universidades del mundo, y los cuales también decidieron apostarle al proyecto. “Armé una red de contactos y pude reclutar unos colombianos que están estudiando en Harvard, Stanford y Columbia. También personas de México y Perú, que creyeron en la idea”, explica.

Con tan solo un año en el mercado, Bustamante añade que para finales de julio estarán lanzando la aplicación, que será un software/videojuego para revolucionar de una manera divertida el proceso de postulación hacia las universidades. “Vamos a incrementar exponencialmente las chances de ingreso de nuestros alumnos y los vamos a ayudar a que luchen por ser extraordinarios”.

Para lograrlo, hoy trabaja un equipo de seis desarrolladores, junto a unos profesores de Stanford, la misma universidad en la que estudiaron Larry Page y Sergey Brin, los cofundadores de Google. “Queremos demostrar que sí se puede democratizar el acceso a estas universidades de alto nivel. Esa es nuestra misión, porque queremos ser un catalizador para formar nuevos líderes en América Latina”, concluye.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Apple trabaja en nuevas innovaciones para casas inteligentes

Se tratarían de dos productos que se encuentran en etapa inicial y aún no está confirmado cómo ni cuándo saldrían al mercado. Qué se sabe de los nuevos chiches de la tecnológica.

Publicado

on

Apple nunca se queda atrás. A veces puede dar la falsa sensación de que descuida algunos segmentos, pero no. La realidad es que la compañía de la manzana sólo se agazapa para terminar saliendo a lo grande. Y eso es lo que intentará hacer en el mundo lleno de posibilidades que ofrece las smart houses.

¿Cómo planea hacerlo? Mediante un nuevo dispositivo versátil que busca combinar un decodificador de Apple TV con un altavoz HomePod, incluiría una cámara para videoconferencia a través de un televisor conectado y otras funciones de hogar inteligente, reveló agencia Bloomberg.

Entre las capacidades destacadas que incluiría el dispositivo se incluyen funciones estándar de la caja de Apple TV, como ver videos y juegos, además de usos de altavoces inteligentes, como reproducir música y usar el asistente digital Siri de Apple. Si se lanza, representaría la oferta de hardware para el hogar inteligente más ambiciosa de Apple hasta la fecha.

Lea también: CEO de Apple da indicios que viene un automóvil autónomo

Apple también está considerando el lanzamiento de un altavoz de alta gama con una pantalla táctil para competir mejor con los líderes del mercado Google y Amazon, contó Bloomberg. Tal dispositivo combinaría un iPad con un altavoz HomePod y también incluiría una cámara para video chat. Apple exploró conectar el iPad al altavoz con un brazo robótico que puede moverse para seguir a un usuario por una habitación, similar al último dispositivo Echo Show de Amazon.MIRA TAMBIÉN

El desarrollo de ambos productos de Apple aún se encuentra en las primeras etapas y la empresa podría decidir no lanzar ninguno de los dos o cambiar las características clave. Las nuevas ofertas pueden ayudar a revivir la fortuna de Apple en la categoría de hogares inteligentes.

La compañía tenía el 2% del mercado de dispositivos de transmisión de TV en 2020, segúnStrategy Analytics, mientras que HomePod tuvo menos del 10% del mercado de altavoces inteligentes durante la mayor parte de su existencia.

En marzo, Apple descontinuó su HomePod de gama alta, mientras que la caja de Apple TV no se ha actualizado durante más de tres años. El año pasado, la compañía lanzó el HomePod mini, al que le fue mejor debido a su precio más bajo.

Siga toda la información de actualidad en Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Coinbase, Nubank y Zoom, las apuestas de los tres primeros inversionistas latinos en la lista de Midas de Forbes

Nicolás Szekasy, cofundador y socio de Kaszek Ventures; Meyer “Micky” Malka, socio de Ribbit Capital, y Santi Subotovsky, socio general de Emergence Capital, se convierten en los primeros tres inversionistas latinoamericanos en unirse a la lista Midas de Forbes.

Publicado

on

Nicolás Szeka y Santi Subotovsky, dos de los primeros tres latinos que aparecen en la lista Forbes Midas. Foto: Cortesía.

Cuando Santi Subotovsky crecía en Argentina, nunca pensó que se mudaría a los Estados Unidos, y mucho menos se convertiría en un inversionista de capital de riesgo. Sus padres no hablaban inglés y él imaginó que seguiría los pasos de su padre y se convertiría en mecánico de automóviles. Tres décadas después, lideró la financiación que le dio al mundo una empresa que se convirtió en un nombre familiar y ayudó a crear el movimiento de videoconferencia global impulsado por una pandemia que ahora se describe con una palabra: Zoom.

El viaje de Subotovsky hacia la financiación de empresas comenzó después de que su padre falleciera cuando él era un niño. Decidió ampliar sus horizontes profesionales, obtuvo una licenciatura en economía y, después de años de trabajo, se encontró en Silicon Valley con su startup de tecnología educativa, AXG Tecnonexo, en un viaje organizado por la organización sin fines de lucro Endeavor que apoya a emprendedores con potencial de promover el cambio económico en sus regiones. Subotovsky no podía creer que los empresarios pudieran obtener capital sin renunciar a sus empresas, dice. Sabía que quería ser parte de ese mundo.

Headshot of Santi Subotovsky, a general partner at Emergence Capital.
Santi Subotovsky es socio general de Emergence Capital y uno de los primeros inversores de LatAm en formar parte de la Lista Midas. Foto: Cortesía.

Se mudó a los Estados Unidos con su esposa en 2010 y comenzó a solicitar puestos de trabajo en firmas de capital de riesgo, solo para enfrentar una realidad desafortunada de la industria. “Incluso en ese entonces, algunas firmas decían que [la empresa] no era para latinos”, dice Subotovsky. “Fue bastante sorprendente para mí. No sabía que mi ADN genético no me permitía aventurarme. Por eso seguí tratando de demostrarle a la gente que estaba equivocada”. Subotovsky hizo precisamente eso. Ahora socio general de Emergence Capital, se une a Nicolás Szekasy, cofundador y socio gerente de Kaszek Ventures, con sede en Buenos Aires, y a Meyer “Micky” Malka, socio gerente de Ribbit Capital como los primeros tres inversionistas nacidos en América Latina que hacen parte de la Lista Midas de Forbes, que presenta a los mejores inversionistas de capital de riesgo del mundo.

Subotovsky lideró la Serie C de US$30 millones a la empresa de videoconferencia Zoom en 2015, cuatro años antes de que saliera a bolsa con una valoración de US$9.200 millones en abril de 2019. El año siguiente, por supuesto, Zoom irrumpió en la conciencia popular como un método principal para conectarse en medio de la pandemia de Covid-19, tanto a nivel profesional como social. Mientras tanto, Szekasy lideró la ronda semilla de US$2 millones del banco digital brasileño Nubank en 2013; Nubank valía US$24.600 millones en su última valoración en enero de 2021. Malka lideró la inversión de Ribbit Capital en la plataforma de comercio de cifrado Coinbase en su ronda Serie A de US$6.100 millones en 2013; la compañía fue valorada por última vez en US$7.700 millones y se prevé que salga a bolsa en abril de 2021. No se pudo contactar a Malka para una solicitud de comentarios.

Headshot of Nicolás Szekasy a cofounder and managing partner at Kaszek Ventures.
Nicolás Szekasy es cofundador y socio gerente de Kaszek Ventures y uno de los primeros inversionistas de América Latina en formar parte de la Lista Midas. Foto: Cortesía.

Si bien Subotovsky y Szekasy llegaron al capital de riesgo de diferentes maneras, Szekasy como ex director financiero del mercado en línea MercadoLibre, se apoyan en una narrativa cada vez mayor de que el perfil de los ejecutivos que pueden tener éxito en el capital de riesgo está evolucionando, y eso es bueno para losa negocios.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Las raíces argentinas de Subotovsky, dice, son las que lo impulsaron a invertir en Zoom para empezar. Si bien Zoom no fue la primera plataforma de videoconferencia, invirtió en ella porque se convenció de que era la primera con una mentalidad global. Por ejemplo, dice, descubrió que Zoom funcionaba mejor con las plataformas de video cuando lo probó para chatear con amigos y familiares en Argentina. Tener inversionistas con diferentes antecedentes es vital para construir grandes negocios escalables, agrega Subotovsky, porque sabe, al hablar con su hermana en Argentina, que muchos puntos débiles son globales, y las empresas deberán dominar esos desafíos para tener verdadero éxito.

Así como el lugar de Subotovsky en la Lista de Midas muestra que el mercado de riesgo de Estados Unidos es un lugar donde los inversionistas de América Latina pueden prosperar, la entrada de Szekasy en la lista demuestra cuánto ha madurado el ecosistema de capital de riesgo de América Latina y la probabilidad de que la representación de la región en la lista seguirá creciendo en los próximos años. “Éramos optimistas en 2011, pero ahora somos aún más optimistas de los próximos 10 años”, dice Szekasy. “Es asombroso ver la calidad, la visión y las oportunidades que [los emprendedores] están persiguiendo”. La región tiene 16 empresas unicornio, y todas menos una alcanzaron una valoración de mil millones de dólares en los últimos tres años. Solo Brasil cuenta con 12 unicornios, incluido a la proptech local Loft, actualmente valorada en 2.200 millones de dólares, y las fintech Creditas, valoradas en 1.750 millones de dólares, ambos con sede en São Paulo con inversores locales en Latinoamérica en sus tablas de financiación.

“No siento que estemos donde deberíamos estar, pero siento que vamos en la dirección correcta”, dice Subotovsky. Subotovsky y Szekasy dicen que ambos saben que no serán los últimos inversionistas de LatAm en hacer la lista de Midas; habrá más inversionistas de LatAm en la lista el próximo año, bromea Szekasy, aunque solo sea de su propia firma.

Los latinos en el listado

#23 Santi Subotovsky

General Partner, Emergence Capital Partners

País: Argentina / Lugar de residencia: Los Altos, California (Estados Unidos)

El recién llegado de Midas List, Subotovsky, apuesta por la plataforma de comunicaciones por video Zoom en 2015; se hizo pública en 2019 y aumentó de valor durante la pandemia. Subotovsky ha sido socio general de Emergence Capital desde 2010 y actualmente forma parte de las juntas directivas de Zoom, Openpath Security, Clearbanc y CrunchBase. También es inversor en High Alpha, con sede en Indianápolis. Subotovsky, quien es originario de Argentina, es uno de los primeros inversionistas de América Latina en debutar en la lista.

#58 Meyer Malka

Managing Partner, Ribbit Capital

País: Venezuela / Lugar de residencia: Menlo Park, California (Estados Unidos)

Malka, uno de los tres inversionistas latinoamericanos que debutaron en la Lista de Midas en 2021, fundó la firma de capital de riesgo Ribbit Capital en 2012. Oriundo de Venezuela, fundó inicialmente una firma de corretaje financiero cuando era adolescente y la vendió, entre otros negocios, Malka se mudó a San Francisco en 2007 para lanzar Bling Nation, una startup de pagos que finalmente fracasó. Con Ribbit, se propuso invertir en otras nuevas empresas de tecnología financiera y tuvo mucho más éxito. La cartera de Malka incluye unicornios Brex, Nubank, Robinhood y Credit Karma, adquirida por Intuit por US$8.100 millones en diciembre de 2020. Como partidario temprano de las criptomonedas, aseguró una participación temprana en la plataforma de intercambio Coinbase en 2013.

#63 Nicolas Szekasy

Cofundador y managing partner, Kaszek Ventures

País: Argentina / Lugar de residencia: Montevideo (Uruguay)

El recién llegado a la Midas List, Nicolas Szekasy, cofundó Kaszek Ventures en 2011. Desde entonces, ha recaudado más de US$1.000 millones e invertido en más de 90 nuevas empresas, lo suficiente para convertirse en la firma de capital de riesgo más grande de América Latina. Szekasy forma parte del consejo de varias empresas de tecnología, incluidas Bitso, QuintoAndar, Credits, NotCo, NovemShop, Alice y NuBank. Antes de Kaszek Ventures, Szekasy pasó 10 años como CFO en MercadoLibre, la plataforma de pagos y comercio en línea más grande de América Latina, liderando su OPI de US$ 333 millones en 2007. Originario de Argentina, Szekasy recibió un MBA de la Universidad de Stanford y se graduó de la Universidad de Buenos Aires con licenciatura en Economía. En 2008, fue invitado a regresar a Stanford como el Conferencista Distinguido.

Vea aquí el listado completo de la Forbes Midas List 2021

Por: Rebecca Szkutak | Forbes Staff

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado