Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

El multimillonario que construyó un conjunto de datos covid-19 que usan miles de investigadores

A medida que la pandemia golpeó el negocio en el que trabajaba, Tom Siebel, pasó semanas inmerso en cómo usar los datos para ayudar a los investigadores de coronavirus y creó un lago de datos que usan hoy en día para ver el curso de la enfermedad y cómo mitigarla.

Publicado

on

Ethan Pines /The Forbes Collection

El empresario multimillonario de tecnología, Tom Siebel, logró el oro con Siebel Systems que vendió a Oracle en 2006, y lo está intentando nuevamente con la empresa de inteligencia artificial C3.ai, valorada en US$3.300 millones. Pero a medida que la pandemia golpeó, el negocio se desaceleró y pasó semanas inmerso en cómo usar los datos para ayudar a los investigadores de covid-19. 

Creó el llamado “lago de datos” de información Covid-19, obtenidos de Johns Hopkins, la Organización Mundial de la Salud, el Instituto de Evaluación y Métrica de Salud, el Proyecto de Seguimiento Covid y docenas de otras organizaciones a las que los investigadores pueden acceder en un mismo lugar gratis.

En total, dice, unos 2.000 usuarios activos de todo el mundo ahora están trabajando con este compendio de conjuntos de datos para investigar el curso de la enfermedad y las formas de mitigarla. Entre los usuarios, dice, se encuentran investigadores de los Institutos Nacionales de Salud, MIT y varias compañías farmacéuticas.

“Lo difícil de estos conjuntos de datos es hacer todas las conexiones. Todos estos conjuntos de datos son extraordinariamente grandes, con decenas de miles de campos y cientos de millones de registros. Para que sean útiles para el análisis, debe conectar problemas como la comorbilidad y las tasas de infección ”, resalta. “La cantidad de cosas que hemos conectado es asombrosa”.

Lea también: EE.UU. acusa a hackers chinos de robar datos de la vacuna de covid-19

Siebel, de 67 años, está en una posición única para crear un compendio de conjuntos de datos. Pasó más de una década y, dice, casi US$1.000 millones construyendo la tecnología subyacente a C3.ai, que ofrece análisis predictivos a clientes que incluyen 3M, Royal Dutch Shell y la Fuerza Aérea de los EE. UU. 

Su negocio con sede en Redwood City, California, ha crecido rápidamente, pasando a US$160 millones en ingresos para el año fiscal que terminó en abril. Sin embargo, a medida que la pandemia golpeó a los Estados Unidos, Siebel, que espera tanto una recesión como una sacudida masiva entre las compañías de inteligencia artificial, se convirtió en uno de los más de una docena de multimillonarios en pedir prestado dinero del Programa federal de protección de cheques de pago, accediendo a un rango entre US$5 millones y US$10 millones, según datos de la Administración de Pequeñas Empresas.

C3.ai limpió los conjuntos de datos utilizando las herramientas automatizadas que desarrolló para ayudar a sus clientes corporativos a fin de que los investigadores pudieran acceder a datos estructurados, legibles por máquina y libres de anomalías. El esfuerzo comenzó con 11 conjuntos de datos, publicados en abril, y se expandió con el tiempo para incluir 32 en junio. Siebel dice que tiene la intención de continuar agregando nuevos conjuntos de datos al lago de datos con el tiempo, que está alojado en AWS.

Lea también: China prestará US$1.000 millones a A. Latina para comprar vacuna contra covid-19

“Esta es una aplicación natural de la IA”, dice Siebel. “Hay muchas aplicaciones de IA que ambos sabemos que son un poco aterradoras y onerosas, y esta es una que es potencialmente enormemente beneficiosa para la sociedad”, añade.

El lago de datos es uno de los dos proyectos de Covid-19 que Siebel lanzó recientemente. El otro, llamado el Instituto de Transformación Digital C3.ai, está regalando más de US$300 millones en subvenciones y recursos en especie a proyectos de investigación covid-19 basados ​​en datos en asociación con Microsoft. La Universidad de California, Berkeley y la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign están administrando ese consorcio, que ha financiado 26 proyectos hasta la fecha.

“Estamos haciendo todo lo posible para ayudar a avanzar la ciencia subyacente que hará que este problema desaparezca”, dice Siebel. “Hasta que solucionemos este problema, no creo que recuperemos esta economía”.

Amy Feldman | Forbes Staff

Articulos relacionados

Articulos relacionados

Publicidad
Publicidad