Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Exclusivo: Amazon, al ataque para conquistar Colombia en la nube

Teresa Carlson, vicepresidente del negocio mundial del sector público de Amazon Web Services, habla en exclusiva con Forbes sobre por qué cree que Colombia resulta clave en la carrera por predominar en la nube.

Publicado

on

Teresa Carlson, vicepresidente de AWS. Foto: Amazon.

Amazon no sería Amazon y Jeff Bezos no sería Jeff Bezos sin Amazon Web Services (AWS). Sus servicios de computación en la nube son casi desapercibidos, pero lo más probable es que desde bancos, hasta plataformas como Netflix, Rappi y fabricantes de alimentos gasten millones de dólares para poder mantener a flote sus redes, procesar la interacción con los clientes y almacenar datos de manera remota.

Los ingresos de este negocio aumentaron un 246 % en la década anterior, según una estimación de 2020 de la firma de investigación Gartner Inc.

Pero esto va más allá. La unidad que le vende a gobiernos es de las más importantes de la compañía. “Podemos ayudar a educar a los estudiantes y volver a capacitar a los ciudadanos para nuevos empleos, los trabajos digitales en la nube aportan un mayor valor económico”, dijo a Forbes en entrevista exclusiva Teresa Carlson, vicepresidente mundial para el sector público de AWS. “La capacidad de los gobiernos de experimentar con la tecnología sin tener que pasar una nueva ley o realizar grandes adquisiciones es muy importante para nosotros”.

Siga toda la información de tecnología en nuestra sección especializada

Esa capacidad se traduce en poder aumentar las herramientas que permitan al Estado conectarse con sus ciudadanos, quienes esperan la misma experiencia que tienen cuando usan una plataforma como Uber o un dispositivo como un iPhone. Es un ecosistema que escala en el nivel educativo, en las habilidades del talento, en las políticas públicas y en el nivel cultural de la sociedad, para que un gobierno pueda moverse al ritmo cambiante que lo está haciendo el mundo.

“En Colombia el presidente Iván Duque ha demostrado un liderazgo increíble que importa en cualquier país. Cuando las entidades y la empresa ven que el presidente tiene una visión sólida y políticas en torno a la reforma y la innovación digital, hace una gran diferencia. Él ha sido una voz tremenda para eso”, comenta Carlson para referirse al liderazgo en estos temas del mandatario de los colombianos.“Ha estado en el lugar donde quiere que sus líderes se entrenen en innovación digital y en la nube, creo que es una de las cosas más sorprendentes porque muchas veces en gobiernos verás que los principales líderes no entienden realmente la dirección a la que deben ir y por qué es importante; él ha podido evangelizar y ponerlo en práctica”.

Lo que ve, por un lado, es la modernización de las aplicaciones para permitir que el gobierno y sus ciudadanos se muevan más rápido, con los análisis correctos y sin la deuda técnica que se ha tenido y, por el otro, la formación a estudiantes y ciudadanos en un nuevo enfoque. Colombia fue uno de los dos primeros países de América Latina en los que AWS decidió invertir.

Carlson aplaude el plan del gobierno colombiano para formar 100.000 niños, niñas y jóvenes en programación. “Creo que es increíble, deberían asegurarse de que el plan de estudios esté basado en la nube, que es el más nuevo que se basa en resultados y las habilidades”. En AWS tienen un programa que enseña a estudiantes habilidades en aprendizaje automático, inteligencia artificial y entre otras, realidad virtual, por medio de insignias que se van ganando. La Universidad Nacional, la Universidad de los Andes, la Universidad de Antioquia y el Sena, son algunas de las instituciones que hacen parte en el país.

Con la pandemia del Covid-19, en AWS notaron desde enero lo que estaba sucediendo y lo convirtieron en un asunto de máxima importancia con llamadas diarias. Pusieron a disposición herramientas para que los gobiernos puedan comunicarse con sus ciudadanos, facilitarles servicios, pero además analizar los datos económicos y datos médicos. “Ahí es donde el aprendizaje automático y la Inteligencia Artificial se unieron desde la nube, para poder rastrear donde están los suministros de atención, médica, qué negocios están cerrados, cuántas personas están solicitando empleo”.

“En Colombia AWS ayudó a dos millones de estudiantes para el aprendizaje en línea y la Superintendencia de Sociedades utilizó inteligencia artificial y aprendizaje automático para armar un tablero sobre la estabilidad de las pequeñas y medianas empresas”, agrega Carlson, al resaltar que la nube permitió identificar donde estaban los suministros, donde estaban los puntos calientes de coronavirus, donde se establecieron las tomas de prueba, como se podría hacer un mapeo geoespacial. “Diría que se trataba de velocidad”.

Entre tanto, AWS, que es el líder mundial de la nube, con el 32 % del mercado, según datos de Canalys, no está sola en esta carrera. Microsoft, transformó Azure en un fuerte competidor (17 % del mercado global) con herramientas para empresas; Google (6 %) ha creado un nicho con herramientas de aprendizaje automático e inteligencia artificial. Se trata de una guerra, en la que por ejemplo Oracle (con el 2 % del mercado) se ha enfocado en atacar AWS e incluso anotarse goles de clientes, como Zoom en pleno auge de la pandemia.

“Netflix y Amazon Prime Video compiten entre sí, y Netflix es uno de nuestros principales clientes, son increíbles, tienen grandes ideas. Hasta la fecha hemos visto una asociación muy fuerte, a veces hay competidores en ciertas áreas, pero eso no significa que no puedes ser un buen socio. Yo lo llamo cooperación”

teresa carlson, vicepresidente de amazon web services


“Todavía somos bastante jóvenes en lo que estamos haciendo y siento que apenas estamos comenzando”, dice Carlson sobre AWS, iniciada en 2006, que incursionó en el sector público desde 2010. “Durante el Covid-19 fuimos los únicos proveedores de la nube que no tuvo fallas técnicas”, recalca.

Una ‘joya de la corona’ que perdió AWS fue el contrato del Departamento de Defensa de los Estados Unidos ‘JEDI’ a una década por US$10.000 millones, licitación en la que parecía clara ganadora, pero este fue otorgado a Microsoft. AWS protesta que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump los obstaculizó a pesar de tener la ‘mejor’ tecnología, pero Microsoft dice que ganó de manera justa.

Carlson, quien lleva once años en AWS, estuvo antes casi una década en Microsoft, pero considera este un “sueño”. “La tecnología es un punto de partida, puede ser un agente de cambio, puede ser un gran ecualizador para muchos, cuando tienen acceso”.

Recientemente el crecimiento de AWS se ha ralentizado y a raíz de que Amazon se ha estado involucrando en muchas verticales (retail, supermercados, videos, música, servicios financieros, entre muchos otros), existe una desconfianza de muchos rivales de entregar sus datos a Amazon, los cuales podría usar para dar originar ideas en sus otros negocios, algo que Carlson demerita.

“Netflix y Amazon Prime Video compiten entre sí, y Netflix es uno de nuestros principales clientes, son increíbles, tienen grandes ideas. Hasta la fecha hemos visto una asociación muy fuerte, a veces hay competidores en ciertas áreas, eso no significa que no puedes ser un buen socio, yo lo llamo cooperación”, expresó a Forbes, al comentar que pronto la herramienta de videollamadas Amazon Chime se integrará a la plataforma de chat corporativo Slack.

No fueron pocos los negocios que se vieron obligados a transferir su infraestructura a la nube durante la pandemia del Covid-19, por lo que se podría decir, que esta es una carrera que apenas comienza.

Editors' Picks

20 años de Wikipedia: las 7 preguntas más frecuentes sobre la enciclopedia virtual

Desde hace dos décadas, usuarios de todo el mundo consultan esta enciclopedia virtual, que a su vez es editada por millones de personas. Le contamos su historia.

Publicado

on

Foto vía Unsplash

Jimmy Wales probablemente nunca imaginó que hoy en día existirían más de 50 millones de artículos cuando fundó la enciclopedia virtual Wikipedia de libre acceso, junto con Larry Sanger, el 15 de enero de 2001. En ese momento, Wales escribió la primera entrada y saludó a los lectores con un “Hello World” (“Hola Mundo”), típico entre programadores. Actualmente, la plataforma está entre los 20 sitios web más populares del mundo y no tiene objetivos comerciales.

Solo la Wikipedia en alemán abarca actualmente más de 2.5 millones de artículos y ocupa el cuarto lugar entre todas las ediciones de idiomas. Las versión alemana fue la primera en salir, y se lanzó dos meses después de la Wikipedia en inglés, en marzo de 2001. Las páginas en alemán son accedidas en un promedio de 15 millones de veces al día.

Por cierto, la entrada más antigua que se conserva de un artículo de la Wikipedia en alemán trata de un tema muy actual debido a la pandemia del coronavirus: la “reacción en cadena de la polimerasa”, un procedimiento de biología molecular también conocido por la abreviatura PCR.

Lea también: WT: Social, la nueva red social creada por el fundador de Wikipedia

Aquí les ofrecemos algunos detalles sobre esta enciclopedia virtual :

1. ¿Qué significa “Wikipedia”?

Se trata de una contracción de las palabras “wiki”, que significa “rápido” en hawaiano, y “enciclopedia”. De acuerdo con el nombre, el usuario debería encontrar en la Wikipedia rápidamente la información deseada.

Hoy en día, un “wiki” se entiende como una oferta web cuyo contenido no solo puede ser leído, sino que también puede ser editado por los usuarios y modificados directamente en el navegador. El objetivo es reunir la experiencia y los conocimientos de manera colectiva y documentarlos en una forma que sea comprensible para el lector.

Jimmy Wales inicialmente solo quería usar un Wiki para juntar ideas para una enciclopedia online.

Siga la información de Tecnología en nuestra sección especializada

2. ¿Cómo se crea la enciclopedia virtual de libre acceso?

Todos pueden participar en la Wikipedia. Por regla general, los “wikipedistas” voluntarios escriben las contribuciones. Solo para la edición alemana ya hay unas 3.6 millones de personas registradas, pero solo un poco menos de 20.000 se consideran activas. Sin embargo, el número de editores no determina la calidad. Por lo tanto, el procedimiento para comprobar los artículos se ha venido desarrollando continuamente. Las reglas de la comunidad de habla alemana se consideran particularmente estrictas.

Detrás de Wikipedia está la Fundación Wikimedia, a la que Wales donó la enciclopedia. La fundación financia la infraestructura de la enciclopedia virtual y paga a los programadores únicamente con los ingresos por donaciones y sin la venta de publicidad. La fundación recauda unos 120 millones de dólares anuales.

3. ¿En qué idiomas hay el mayor número de artículos?

La lista de idiomas con mayor volumen de artículos es encabezada por el inglés (61 millones). En segundo y tercer lugar se encuentran los idiomas menos esperados: el cebuano, un idioma hablado por unos 18 millones de personas en Filipinas, y el sueco. En cuarto lugar les sigue el alemán.

El hecho de que haya tantas entradas en sueco y cebuano se debe probablemente a que ambos idiomas también tienen artículos creados de forma automática y semiautomática. Si solo se cuentan  los artículos de los autores reales, la Wikipedia en alemán se encuentra en segundo lugar.

Lea también: Google introduce a Baby Yoda en realidad aumentada y te decimos cómo verlo

4. Hay estados que censuran la Wikipedia?

La Wikipedia ya ha sido bloqueada en varios países. Por ejemplo, en China y Turquíadurante varios años.  En Irán no estuvieron accesibles durante un tiempo las versiones kurda y uzbeka.

Rusia está trabajando actualmente en la creación de su propia alternativa a la enciclopedia virtual fundada por los estadounidenses Wales y Sanger. Según los informes de los medios de comunicación rusos, ya hay un presupuesto para el proyecto.

5. ¿Qué tan extenso es el conocimiento documentado por la Wikipedia alemana?

Según los propios datos de Wikipedia, la versión en alemán abarcaría 1471 volúmenes en forma impresa y sin fotos. Así que se necesitarían ocho estantes para libros. Con 200 libros en cada estante, el último estante quedaría medio lleno.

Lea también: Con 25 años se volvió el multimillonario más joven por una empresa que fundó a los 17

6. ¿Reemplaza la Wikipedia a los libros?

Las enciclopedias impresas están desapareciendo gradualmente. En 2012, la “Enciclopedia Británica” anunció que en adelante solo se publicaría en formato digital, y la “Brockhaus”, que es importante en los países de habla alemana, también pasó a ser digital en 2014. Wales dice que la Britannica no sólo ha experimentado problemas debido a la Wikipedia, sino también debido a la enciclopedia de Microsoft “Encarta”, y no se ha adecuado a estos cambios. Sin embargo, lamenta que esas instituciones estén desapareciendo, dijo en entrevista con DW en 2017.

La renombrada enciclopedia alemana Brockhaus pasó a ser digital en 2014.

Wales no cree “que Wikipedia sustituya a los libros o a los textos a fondo. Los complementa. Así como la Britannica o la Brockhaus nunca pudieron reemplazar a Shakespeare. También subraya que los libros y la Wikipedia comparten un objetivo común: la iluminación.

7. ¿Qué tan “neutral” es la Wikipedia?

La Wikipedia se autodefine como “la enciclopedia libre”. Pero, ¿cuán libre en el sentido de “independiente” es la enciclopedia participativa, y cuán neutrales pueden ser los artículos? Martin Rulsch, miembro de la Fundación Wikimedia en Alemania, que también ha trabajado para la enciclopedia online de forma voluntaria durante muchos años, dice en entrevista con DW: “No creo que haya una verdad o neutralidad absoluta. Pero el objetivo de Wikipedia es acercarse lo más posible y esforzarse por ello. Y si no existe un punto de vista neutral, entonces hay que presentar varios puntos de vista”.

DW

Seguir Leyendo

Editors' Picks

La increíble vida de Sheldon Adelson, el magnate detrás de Las Vegas

Comenzó vendiendo diarios a los 12 años y luego comprando máquinas expendedoras para colocarlas en estaciones de servicio. Sin saberlo, se convertiría en uno de los multimillonarios más grandes en la historia norteamericana.

Publicado

on

Sheldon Adelson solo apostó en grande. Ya sea que estuviera apostando por una nueva ubicación de casino, un modelo de negocio controvertido o un candidato político conservador, haría su elección y arrojaría cientos de millones de dólares, a menudo miles de millones. Más que nadie, apostó por sí mismo, ignorando a los críticos, rivales y, a menudo, a sus ejecutivos.

“Algunas personas me llaman optimista”, dijo Adelson en la revista Forbes en 2012. “El hecho es que mi apetito por el riesgo era mucho mayor que el de otras personas”.

Con sus ganancias comerciales, Adelson, quien murió el 11 de enero por complicaciones relacionadas con el tratamiento del linfoma no Hodgkin, se convirtió en un jugador poderoso en casinos, hoteles, medios de comunicación y política.

En el momento de su muerte, Forbes estima que tenía un patrimonio neto de US$ 35.000 millones, lo que lo convierte en la 19° persona más rica del mundo. La fortuna le dio a Adelson una influencia descomunal que se extendió más allá de su reino amurallado en la franja de Las Vegas hasta los imperios del entretenimiento en Macau y Singapur, los periódicos en Israel y Nevada y, más recientemente, en los pasillos de Washington DC, donde desempeñó el papel de hacedor de reyes republicano: sus donaciones ilimitadas podían impulsar o frustrar las carreras políticas.

Sheldon Adelson

Camino hacia los tragamonedas

El destino de Adelson como capo conservador estaba lejos de estar predeterminado. Creció en el entonces rudo vecindario de Dorchester en Boston. Sus padres eran inmigrantes judíos, su padre de Lituania, su madre de Gales. La familia vivía en una habitación donde los padres tomaban el colchón y los niños dormían en el suelo. Las calles le enseñaron a Adelson, quien nunca rehuyó una disputa pública, cómo pelear.

Se refugió en los negocios, vendiendo diarios a los 12 años y luego comprando máquinas expendedoras para colocarlas en las concurridas estaciones de servicios donde los taxistas (su padre conducía un taxi) se abastecían de combustible las 24 horas del día.

Lea también: El multimillonario Elon Musk quiere que le paguen en bitcoin

Después de la secundaria se unió al Ejército, vendió publicidad en publicaciones financieras y luego comenzó a negociar acuerdos entre pequeños bancos y empresas emergentes que necesitaban financiación. Pronto estaba organizando sindicatos de bancos suburbanos para respaldar bienes raíces comerciales y luego saltó a los florecientes mercados de condominios. Como le dijo a Forbes: “Fue en la década de 1970 cuando la mayoría de la gente pensaba que un condominio era una forma de control de la natalidad”. 

Luego vinieron los hoteles y luego Interface, su compañía de ferias comerciales que eventualmente iniciaría Comdex, la cumbre tecnológica esencial en los albores de la revolución informática de la década de 1980. Con sede en Las Vegas, Comdex atraía a más de 100.000 invitados al año. En 1989, tenía suficientes ingresos para pasar de inquilino a propietario, comprando el casino Sands por US$ 129 millones.

En 1995 vendió la conferencia de Comdex a Softbank por US$ 890 millones e invirtió las ganancias en el Venetian, un casino de Las Vegas de US$ 1.500 millones que ayudó a dar forma al futuro de Sin City con habitaciones solo para suites, tiendas y restaurantes de alta gama y un evento masivo espacios.

El rey mundial del casino

La estrategia veneciana fue un éxito, y Adelson exploró el mundo en busca de otras ciudades para repetir la receta. Primero vino Macau, una ciudad portuaria que alguna vez fue sórdida a pocas horas de Hong Kong, que se estaba transformando rápidamente en Vegas Strip de China. The Sands Macau, un casino básico con un pequeño hotel adjunto, llegó en 2004. El veneciano Macau, mucho más grande y opulento, abrió sus puertas en 2007. Ese mismo año, Adelson contrajo una deuda de US$ 10.000 millones para financiar un boom de la construcción total que ahora incluía una expansión de US$ 1.900 millones en Las Vegas, un proyecto masivo de US$ 12.000 millones en Cotai Strip de Macau y US$ 5.500 millones en el Marina Bay Sands de Singapur. Luego llegó la crisis crediticia de 2008.

Lea también: Conozca a la madre de tres hijos que hizo casi US$200 millones horneando pan de McDonald’s

Para Adelson, la recesión dio dos golpes. Los ingresos de los casinos y hoteles se evaporaron cuando las convenciones comerciales y el gasto en turismo desaparecieron de la noche a la mañana. Mientras tanto, los bancos, enfrentando sus propios desastres financieros y luchando por mantenerse con vida, comenzaron a solicitar sus préstamos. 

Las acciones de Las Vegas Sands cayeron un 50% y luego un 80%. El equipo financiero de Adelson se apresuró a refinanciar la deuda y vender nuevos bonos, pero el jefe rechazó cada oferta, apostando (como siempre) a que los mercados se recuperarían y que podría ceder menos capital si esperaba.

La medida parecía fatal: Lehman Brothers estalló pronto, provocando un pánico total en los mercados crediticios. Las acciones de Las Vegas Sands cayeron un 99% desde su pico. La empresa estaba al borde de la quiebra. Para mantener la compañía a flote, comprometió los US$ 3.000 millones restantes para mantener vivo el Sands. Adelson invirtió US$ 1.000 millones de su propio efectivo para apuntalar la empresa. 

Lea también: Las celebridades muertas mejor pagadas de 2020

La inversión le dio a la empresa el tiempo que necesitaba. La economía se recuperó. Los viajes regresaron y la construcción que se negó a frenar creó una serie de casinos en Macau y Singapur que resultaron ser minas de oro. Durante los siguientes cuatro años, las acciones de Sands (de las cuales Adelson poseía el 50%) aumentaron un 3.700%, lo que llevó la fortuna de Adelson de US$ 3.000 millones a US$ 27.000 millones. “Soy demasiado mayor para ser un niño”, dijo Adelson a Forbes en 2012. “Así que puedes llamarme el adolescente del regreso”.

Ningún estadounidense, ni siquiera Mark Zuckerberg, había ganado más dinero durante la primera administración de Obama. Pronto, Adelson gastaría su fortuna recuperada tratando de sacar a Obama ya los demócratas del poder.

Nota publicada en Forbes US.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Bill Gates, el terratiente: es el principal dueño de tierra para cultivo de EE. UU.

El multimillonario tiene tierra para cultivar en 18 estados de los Estados Unidos, revela reporte de The Land Report.

Publicado

on

Bill Gates, el cuarto hombre más rico en el mundo y que se describe a sí mismo como nerd, quien ha sido conocido más por sus habilidades para la programación que por interesarse por el exterior, ha reunido de manera silenciosa más de 242.000 acres (unas 90.000 hectáreas) de tierra para cultivo por todo Estados Unidos, terreno suficiente para ser considerado el principal dueño privado de este tipo de tierra en ese país.

Bill Gates a punto de ser más rico tras un nuevo negocio de aviones

Después de algunos reportes de qué Gates estaba comprando tierra para cultivar en lugares como La Florida y Washington, The Land Report reveló que Gates, quien tiene una fortuna tasada en 121 mil millones de dólares, según Forbes, ha construido una masivo portafolio de fincas para cultivo en 18 estados de ese país.

Sus más grandes pertenencias en este campo están en Louisiana (69.071 acres), Arkansas (47.927 acres) y Nebraska (20,588 acres). A esto se suma, tierra en Phoenix (25.750 acres de tierra) y Arizona, donde se desarrolló un suburbio.

De acuerdo con The Land Report, la tierra la tiene directamente él y por intermedio de organizaciones como Cascade Investments, que es el principal vehículo de inversión de Gates, que también incluye una empresa de seguridad alimentaria llamada Ecolab, de venta de carros usados denominada Vroom y la Canadian National Railway.

No deja de sorprender que un multimillonario de la tecnología también sea el principal dueño privado de tierras en el país. En 2008, Bill y Melinda Gates Foundation anunciaron la donación de 306 millones de dólares para promover la agricultura sostenible en pequeños agricultores de la África Subsahariana y en el sur de Asia. Después, la fundación después invirtió en el desarrollo y la proliferación de “supercultivos” resistentes al cambio climático.

No es claro cómo la tierra de Gates es usada o si se está dejando para conservación. De todos modos, hay alguna evidencia de que la tierra puede ser usada alineada a los valores de la fundación de los esposos. Por ejemplo, Cottonwood Ag Management, filial de Cascade, es miembro de Leading Harvest, una organización sin ánimo de lucro que promueve la agricultura sostenible.

Gates es el principal dueño de tierra para cultivo, pero no es el que más tierra tiene en el país. El reporte pone en el foco en John Malone, de Liberty Media Chair, quien tiene 2,2 millones de acres; Ted Turner, fundador de CNN y el tercer hombre con más tierra en ese país, tiene 2 millones de acres en ocho estados. Incluso, Jeff Bezzos, el más rico del mundo, tiene 425.000 acres en Texas.

Por Ariel Shapiro
Forbes US

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Los multimillonarios detrás de Signal y Telegram, los nuevos hogares de los que se van de Whatsapp

Tanto Signal como Telegram ofrecen mensajes individuales y grupales, y su tecnología de cifrado ofrece ‘anonimato total’ a las conversaciones.

Publicado

on

Los multimillonarios Brian Acton (izquierda) y Pavel Durov han visto cómo sus aplicaciones de mensajes cifrados aumentaron en popularidad a medida que los conservadores exploran alternativas a los principales sitios de redes sociales y miles de usuarios huyen de Whatsapp. Fotos: Archivos.

En 2018, Brian Acton, el cofundador multimillonario de WhatsApp, cometió varias acciones fatídicas. Había abandonado Facebook unos meses antes y, en marzo, se liberó de la opinión pública de la empresa al lanzar un tuit enojado: “Es hora. #deleteFacebook (elimina Facebook, en español)”, a medida que la empresa que había comprado su aplicación se convirtió en un escándalo por sus prácticas de intercambio de datos y su condición de semillero de desinformación conservadora. Casi al mismo tiempo, Acton estaba canalizando US$ 50 millones hacia una nueva organización sin fines de lucro, la Signal Foundation, nombrándose a sí mismo su presidente ejecutivo. El objetivo principal del grupo: financiar una aplicación de tres años llamada Signal, que permitía a los usuarios enviar mensajes encriptados de un extremo a otro.

Signal ofrecía una comunicación sencilla y un anonimato total y seguro. Con la nueva financiación, no tendría que ceder a los intereses comerciales y vender anuncios, algo que Acton odiaba de Facebook. Grandiosamente, imaginó que Signal haría que la “comunicación privada fuera accesible y ubicua”, le dijo a Forbes en 2018 y la aplicación ha estado a la altura de sus expectativas. Es especialmente valorada entre periodistas y activistas como los que planearon las protestas Black Lives Matter. Pero en un giro irónico, la aplicación está lista para convertirse en un nuevo refugio digital para los conservadores, al igual que Facebook antes. Estos usuarios de derecha se sienten atraídos por ella por las mismas razones por las que les gustó a los organizadores de Black Lives Matter: ofrece la capacidad de planificar y comunicarse en masa sin preocuparse de que la aplicación ejerza políticas de moderación de contenido o de ayudar a las autoridades a presentar cargos en su contra. Signal no parece tener ninguna de esas políticas y no tiene acceso a los mensajes de los usuarios, lo que teóricamente hace imposible cooperar con una investigación policial.

“El uso de Signal y Telegram es realmente peligroso. En este momento, parecen estar dando la bienvenida a los usuarios que odian y que han sido expulsados de otras plataformas o que se han hecho sentir incómodos en otras plataformas”, dice Harry Fernandez, director de Change the Terms, una organización sin fines de lucro que rastrea el discurso de odio en línea. “Y es peligroso que no parezcan tener ninguna infraestructura para vigilar estas plataformas”. Sus capacidades de cifrado hacen que sea difícil saber con precisión qué se está discutiendo activamente allí, y Acton no atendería las solicitudes de comentarios para esta historia. Pero el New York Times informa que el grupo extremista Boogaloo Boys, por ejemplo, ya se instaló allí.

“El uso de Signal y Telegram es realmente peligroso. En este momento, parecen estar dando la bienvenida a los usuarios que odian y que han sido expulsados ​​de otras plataformas o que se han hecho sentir incómodos en otras plataformas ”, dice Harry Fernandez, director de Change the Terms, una organización sin fines de lucro que rastrea el discurso de odio en línea. “Y es peligroso que no parezcan tener ninguna infraestructura para vigilar estas plataformas”. Sus capacidades de cifrado hacen que sea difícil saber con precisión qué se está discutiendo activamente allí, y Acton no devolvería las solicitudes de comentarios para esta historia. Pero el New York Times informa que el grupo extremista Boogaloo Boys, por ejemplo, ya se instaló allí.

La huida a Signal se produce cuando muchos conservadores se sienten atacados online. Twitter y Facebook han bloqueado al presidente Trump después de que usara esos sitios para ayudar a incitar a los disturbios del 6 de enero, y los sitios han tomado otras medidas para reprimir la información errónea de la derecha. Parler, una aplicación de redes sociales conservadora más pequeña pero popular, tuvo sus servidores cerrados por Amazon el domingo por la noche después de que también sirviera como lugar para los extremistas detrás de la violencia del Capitolio. A raíz de esta conmoción, Signal está emergiendo como una nueva alternativa popular, al igual que Telegram, otra aplicación de mensajería cifrada respaldada por multimillonarios.

Tampoco es un verdadero reemplazo para Twitter o Facebook. Dependen de mensajes privados, no de las redes abiertas masivas de los principales sitios de redes sociales más grandes. Sin embargo, ofrecen algo que Facebook y Twitter no ofrecen: anonimato encriptado y sin vigilancia de contenido, características útiles para decir, planear una manifestación disruptiva a gran escala lejos de los ojos de las autoridades.

Las dos aplicaciones han encabezado las listas de descargas de Apple en la última semana, acumulando un número récord de descargas. Desde el 6 de enero hasta el 10 de enero, Signal fue descargada un promedio de 251.000 veces al día, mientras que Telegram hizo un promedio de 1,1 millones. Esas cifras, respectivamente, representan un aumento del 409% y el 61% de sus descargas diarias promedio en 2020, según Apptopia, que monitorea las descargas de aplicaciones. Junto con su inmensa popularidad recién descubierta, Telegram y Signal comparten un rasgo adicional en común: son los productos bien financiados de dos titanes de la tecnología jóvenes, ricos e idealistas. En el caso de Signal, ese es Acton, de 48 años. Y en el de Telegram, es Pavel Durov, un ruso de 36 años.

Tanto Signal como Telegram atribuyeron el reciente aumento de descargas a los nuevos usuarios que huyen de WhatsApp, un competidor principal que recientemente realizó cambios en su configuración de privacidad. Esto sin duda atrajo a algunos usuarios pero es, como mucho, solo una parte de la historia. “Soy realmente escéptico”, dice Will Partin, analista de Data & Society, un equipo de investigación en Internet que monitorea el discurso de odio de la derecha en línea. Él ve una “crisis de relaciones públicas” gestando para las dos aplicaciones a medida que los grupos conservadores se afiancen allí y las compañías no dicen nada públicamente sobre la afluencia. O sobre intenciones de rechazar a los nuevos usuarios.

“Telegram se ha convertido en el mayor refugiado para quienes buscan una plataforma de comunicación comprometida con la privacidad y la seguridad”, escribió Durov en una publicación de Telegram pregonando la afluencia de usuarios. “Nos tomamos esta responsabilidad muy en serio. No te defraudaremos”.

Signal se lanzó por primera vez en 2014, creadapor un investigador de seguridad llamado Moxie Marlinspike. (Ese es un seudónimo; su nombre real es desconocido). Su tecnología de encriptación casi impenetrable rápidamente ganó elogios de un grupo variado, desde personas como el multimillonario Jack Dorsey, quien incorporó una parte de su software de encriptación a Twitter, hasta Edward Snowden, quien ha dijo que usa Signal todos los días.

Acton era un ex ingeniero de software de Yahoo que se fue enfadado por el incesante enfoque de la empresa en hacer dinero. (“Tratar con anuncios es deprimente”, le dijo a Forbes en 2014. “No se mejora la vida de nadie haciendo que los anuncios funcionen mejor”). Él y su compañero de trabajo de Yahoo, Jan Koum, dejaron la empresa en 2008 y se tomaron un año libre, en parte para unas vacaciones en América del Sur, en parte para jugar mucho al frisbee. Posteriormente solicitaron y fueron rechazados de trabajos en Facebook antes de que la pareja fundara WhatsApp en 2009. Tres años después, vendieron la aplicación a la compañía que una vez los había rechazado, firmando un acuerdo de US$22.000 millones con Facebook. Mientras estaba en Facebook, un amigo en común presentó a Marlinspike y Acton. Los dos se conocieron, se cayeron bien y trabajaron para agregar parte del software de encriptación de Signal a WhatsApp.

Cuando Acton anunció su decisión de formar la Signal Foundation, escribió una publicación de blog efusiva, describiendo con altivez el objetivo de Signal como “actuar en el interés público y hacer una contribución significativa a la sociedad mediante la construcción de tecnología sostenible que respete a los usuarios”. En la mente de Acton, la aplicación se usaría como estaba este verano, firmemente en manos de los manifestantes de Black Lives Matter, quienes la encontraron como una herramienta de organización útil. “Cada vez que hay algún tipo de malestar o una elección contenciosa, parece que hay una oportunidad para que construyamos nuestra audiencia”, dijo Acton a Time en septiembre. “Es un poco agridulce, porque muchas veces nuestros picos provienen de eventos malos. Es como, vaya, lo estamos haciendo muy bien, pero el mundo está en llamas “.

De otra parte del mundo, a menudo sumida en la confusión, llegaron Durov y Telegram. Como suele suceder en los mundos oscuros y superpuestos de la política y los negocios rusos, la historia del origen de Durov es algo confusa. Su primera empresa fue VKontakte, una red social similar a Facebook que comenzó en 2006. Unos cinco años después, se enfrentó por primera vez con el gobierno ruso cuando se negó a silenciar a los políticos de la oposición en VKontakte, según The Washington Post. Poco después, huyó de Rusia cuando la policía lo investigó por un accidente de atropello y fuga, un evento que describió como motivado políticamente.

Durov visualizó Telegram como la herramienta perfecta para personas como los políticos de la oposición, que querían fomentar el cambio y evitar que los atraparan haciéndolo. Casi inmediatamente después del lanzamiento de Telegram en 2013, los grupos menos nobles también reconocieron su potencial, y Durov pasó parte de la década tratando de desalojar a ISIS de la plataforma. (Un portavoz de Durov no respondió a una solicitud de comentarios para esta historia).

Tanto Signal como Telegram ofrecen mensajes individuales y grupales, y su tecnología de cifrado dificulta el seguimiento del verdadero alcance de las conversaciones extremistas. Y ambos hacen posible unirse a un grupo a través de una URL, pero las invitaciones de URL de Telegram se distribuyen mucho más comúnmente en la web que las de Signal, que agregó la función el año pasado.

Desde que la conservadora aplicación de redes sociales Parler cayó durante el fin de semana, ha surgido un grupo de Telegram ampliamente compartido llamado Parler Lifeboat. Tiene 16.000 miembros y se ha establecido como un espacio para venerar al presidente Trump y el intento de golpe del 6 de enero. “Un evento asombroso”, como lo describió un usuario anónimo el lunes por la noche. Los Parler Lifeboaters intercambian teorías de conspiración, se quejan de Antifa y han celebrado su éxodo de Twitter, al que les gusta referirse como “Twatter”. Junto a Parler Lifeboat hay un grupo de Telegram dirigido por Proud Boys de extrema derecha (casi 31.000 seguidores), y su contenido es muy similar.

El presidente Trump ha mantenido durante mucho tiempo una presencia pública en Telegram a través de una página grupal de acceso abierto y ha continuado publicando en Telegram después de sus expulsiones de Facebook y Twitter. Si bien Telegram ofrece al presidente algunos medios de comunicación sin restricciones, se encuentra hablando solo con una audiencia diminuta, unos 500,000 seguidores. En Twitter y Facebook colectivamente, tenía más de 100 millones.

No obstante, Trump sigue siendo Trump. Publicó nuevos comentarios en Telegram el martes por la noche, usando esos comentarios para condenar a empresas como Facebook y Twitter. “Creo que la gran tecnología está haciendo algo horrible … en nuestro país”, escribió. “Pero siempre hay un movimiento contrario”.

Por: Abram Brown | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Rappi aparece junto a Airbnb y Dropbox entre las 10 empresas más grandes de Y Combinator

Gigantes de Silicon Valley como Stripe, DoorDash y Coinbase también hacen parte del listado.

Publicado

on

Foto: Forbes.

Entre las 134 empresas con mayor valoración de todas las que han pasado por las prestigiosa aceleradora de empresas emergentes Y Combinator, solo hay una fundada en América Latina. Y entre las 10 que encabezan el listado, solo una es originaria por fuera de Estados Unidos. Desde su superapp ofrece pedidos a domicilio y servicios financieros, su nombre: Rappi.

Y Combinator dio a conocer las compañías que, a inicios de 2021, por valoración privada son las de tamaño superior. El compilado lo lidera Airbnb, la plataforma de reservas de hospedajes, que tan solo unas semanas atrás salió a la bolsa y que goza de una capitalización bursátil de US$96.000 millones.

El segundo lugar lo ocupa la plataforma de domicilios de comida DoorDash, que también se hizo pública hace poco y que cuenta con valoración de US$60.900 millones. Stripe, la fintech norteamericana de pagos, que tiene una valoración privada superior a los US$60.000 millones, se encasilla en el tercer lugar.

La firma de carros autónomos Cruise, la plataforma de supermercados Instacart, el servicio de almacenamiento en la nube Dropbox, la plataforma de criptomonedas Coinbase, el software empresarial Zapier y la biotecnológica Ginkgo Bioworks son las otras que anteceden a Rappi.

Esta referencia, según explicó Y Combinator, tiene como propósito contribuir al proceso de reclutamiento de talento o de recaudación de fondos de estas empresas. No obstante, aclaró que la valoración es “una forma deficiente de medir el valor de una empresa a corto plazo”, pero que es la métrica más comúnmente disponible para comparar empresas en el mundo de las startups, debido a que otras métricas como los ingresos, se mantienen privadas. ´

Y Combinator, que tiene una tasa de aceptación de 1,5% para quienes aplican, ha dado acceso a 16 empresas de origen o fundadores colombianos a su programa de aceleración e inversión.

De su récord general, tiene más de 25 empresas que valen más de US$1.000 millones y más de 125 empresas valoradas en US$150 millones.

Rappi, que tiene una valoración de más de US$3.500 millones, fue cofundada por los colombianos Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín en 2016. Por su rápido ascenso, ahora tiene repartidas sus oficinas principales entre Bogotá, Sao Paulo y Ciudad de México. Con su superapp inspirada en plataformas asiáticas, los usuarios acceden a domicilios de restaurantes, de supermercados o de tiendas de moda, pero también a servicios financieros, como pagos y de entretenimiento, como videojuegos o conciertos en vivo.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado