Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Forbes Life

Silvia Tcherassi anunció el cierre de sus dos hoteles en Cartagena

La diseñadora anunció que desde abril se terminó la vinculación de las dos propiedades con la marca en Cartagena.

Publicado

on

A través de su cuenta de Twitter, la diseñadora de modas Silvia Tcherassi anunció este viernes el cierre de sus dos hoteles de lujo que operaba bajo la marca Tcherassi Hotels en Cartagena.

La marca operaba en esa ciudad desde 2009, cuando ocurrió la apertura del primero de ellos, que, explicó, “fue exaltado por medios internacionales como ForbesVogue, Financial Times, The New York Times y Architectural Digest.

Lea también: Nominan show de Shakira y J.Lo en el Super Bowl a cuatro premios Emmy

“Ahora anunciamos que la vinculación de la marca Tcherassi Hotels + Spa a las dos propiedades de Cartagena culminó el 30 de abril de este año”, indicó la diseñadora, quien agregó que esta continúa siendo una línea de negocio de la marca que esperan sea reactivada en el futuro.

Forbes Life

Apple TV + presenta un armamento de grandes celebridades para agarrar suscriptores

El gigante tecnológico de Cupertino sigue apostando por el poder de las estrellas y los proyectos de prestigio para construir su servicio de streaming que lleva dos años, ya que busca convertir en suscriptores a quienes han estado recibiendo Apple TV + gratis con la compra de un dispositivo.

Publicado

on

Foto: AppleTV+.

Apple usó la plataforma de alto perfil de su evento de lanzamiento de productos iPhone el martes para mostrar los programas y películas que llegarán al servicio de transmisión Apple TV + este otoño, una alineación que incluye el regreso de su serie principal, The Morning Show, y presenta nombres tan importantes como Jon Stewart, Tom Hanks, Kevin Durant y Mahershala Ali.

El gigante tecnológico de Cupertino sigue apostando por el poder de las estrellas y los proyectos de prestigio para construir su servicio de streaming que lleva dos años, ya que busca convertir en suscriptores a quienes han estado recibiendo Apple TV + gratis con la compra de un dispositivo.

“Ese sigue siendo su modus operandi”, dijo un informante de Hollywood, que solicitó el anonimato para mantener una relación comercial con Apple, y señaló que al evaluar si comprar un proyecto, “le dirán al productor o showrunner: ‘Aquí hay una lista de cinco actores para liderar un programa de Apple. Si encuentra uno, lo haremos “.

El CEO de Apple, Tim Cook, abrió la presentación promocionando las 35 nominaciones al Emmy en horario estelar de Apple TV +, incluidas 20 para la aclamada serie de comedia, Ted Lasso, y proyectando un video destacado que promociona la próxima alineación. Los programas incluyen una segunda temporada del drama ganador del premio Emmy The Morning Show, protagonizado por Jennifer Aniston y Reese Witherspoon, que se estrena este viernes, seguido el 24 de septiembre por el estreno de Foundation, una adaptación serializada de las novelas de ciencia ficción de Isaac Asimov que supuestamente costó 5 millones de dólares producir un episodio.

Los veteranos ejecutivos de estudio que dirigen Apple TV +, Jamie Erlich y Zack Van Amburg, han tenido cuidado de seleccionar proyectos y socios que sean compatibles con la imagen que Apple tiene de sí misma: como una marca premium. No ha incursionado en los reality shows desde que adquirió Carpool Karaoke de James Corden en 2016.

Los espectáculos de lanzamiento tuvieron una recepción crítica desigual en 2019, aunque The Morning Show y Dickinson, una versión moderna de la adolescencia rebelde de la poeta Emily Dickinson, obtuvieron elogios y premios.

La serie destacada del servicio de transmisión es Ted Lasso, un cuento optimista y cálido de un pez fuera del agua protagonizado por Jason Sudeikis como un entrenador de fútbol americano universitario que se encuentra dirigiendo un equipo de fútbol de la Premier League. El programa, que debutó en agosto de 2020 con gran éxito, parece encarnar las aspiraciones de Apple para el servicio.

Siga la información de economía y negocios en Forbes Colombia

No está claro si la inversión de Apple en contenido original está dando sus frutos. Nielsen realiza un seguimiento de la visualización de los programas de Apple, pero no informa los datos a la prensa. Apple tampoco publica números de suscriptores. Agrupa Apple TV + junto con los 700 millones de suscriptores a sus diversos servicios, que incluyen música y juegos, oscureciendo su desempeño.

“Nos sentimos muy bien acerca de dónde estamos”, dijo Cook durante la llamada de resultados del segundo trimestre de la compañía. “No publicaremos números de suscriptores”.

La nueva alineación será una prueba de la capacidad del servicio para competir en las guerras del streaming. Apple extendió repetidamente un período de prueba gratuito para los consumidores que compraron un dispositivo Apple. Los obsequios terminaron el 1 de julio, lo que significa que aquellos que elijan quedarse pagarán una tarifa mensual de US$5. Un estudio de Deloitte encontró que Apple TV + ha visto más deserciones de suscriptores que sus pares Netflix, Disney + o HBO Max.

Esa podría ser la razón por la que Apple está lanzando grandes armas para mantener a la gente merodeando. Los aspectos más destacados de la nueva programación incluyen The Problem with Jon Stewart, un programa de actualidad que marca el regreso del presentador nocturno a la televisión después de que dejó The Daily Show en 2015; y Finch, un drama de ciencia ficción protagonizado por Hanks como un ingeniero en robótica que crea un cuidador sintético para su perro, que se estrena en el servicio el 5 de noviembre.

Swagger, un drama inspirado en las experiencias de la estrella de la NBA Kevin Durant en el baloncesto juvenil, se estrena el 20 de octubre. Ali interpreta a un esposo y un padre diagnosticados con una enfermedad terminal en Swan Song, una película que se estrena en los cines y en todo el mundo en el servicio Apple TV + el dic. 17.

Seguir Leyendo

Forbes Life

Curiosidades sobre cómo celebran los colombianos el día del amor y la amistad

Una encuesta de GiveMeFi revela que las personas entre 19 y 35 años son quienes más festejan esta fecha. Mujeres prefieren pagar en efectivo, mientras hombres con tarjeta de crédito.

Publicado

on

El más reciente estudio realizado por GiveMeFi dio a conocer algunas curiosidades sobre cómo celebran los colombianos el día del amor y la amistad. En concreto, el informe revela que 67% de las personas declaran celebrar esta fecha, pero son las personas entre 19 y 35 años quienes más la festejan.

La tecnología y la comida son los regalos preferidos por los colombianos, seguido de moda, viajes y electrodomésticos. Según el estudio, las plataformas prefieridas para hacer compras durante esta temporada son Mercado libre, con una participación de 43,48%; Falabella, con 30,04%, Alkosto, con 18,97% y Éxito, con 7,51%.

El efectivo reina en los medios de pago más utilizados, seguido por tarjeta débito y crédito. Un dato que revela la encuesta es que las mujeres prefieren pagar en efectivo y hay una tendencia mayor por parte de los hombres de pagar con tarjeta de crédito.50% De las personas consideran que es fácil comprar por internet durante estas fechas y 21% lo hacen para evitar filas“, dicen.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

A la hora de hacer una compra hay diferentes factores que tienen en cuenta para comprar por internet:

  • Que la marca este en promoción:  Hombre 22,67%   / Mujeres 22,67%-Que la marca sea recomendada por un familiar o un amigo:  Hombre 5,67% / Mujeres 14,17%
  • Que haya probado anteriormente el producto: Hombre 7,29%    / Mujeres 10,53%
  • Que haya visto la marca previamente en internet: Hombre 9,31%    / Mujeres 7,69%

Los resultados de esta encuesta se suman al más reciente balance de Fenalco, en el que se explica que de los colombianos que tienen la intención de celebrar, 37% gastará entre 50.000 y 100.000 pesos; un 35% invertirá hasta 50.000 pesos y un significativo 28% aumentará su presupuesto a más de 100.000 pesos. De acuerdo con los resultados de la encuesta, el aumento en el valor de las compras sugiere que este año ha habido un mejoramiento de los
ingresos de los consumidores.

Dice Fenalco que la mayoría de regalos son para la pareja (43%); amigo secreto, que continúa perdiendo protagonismo (13%); amigos (11%); padres (13%) y otros familiares (20%)

Seguir Leyendo

Forbes Life

¿Por qué Paramount no pudo competir con Disney y Netflix?

Con la salida de DreamWorks y Marvel, Netflix birlando la audiencia general de las películas que no son grandes eventos y Disney usurpando su dominio cultural, Paramount ha estado luchando durante años.

Publicado

on

¿Es este el fin de Paramount como distribuidora importante de películas de cine? Esa fue la pregunta al conocerse la noticia de que Jim Gianopulous dejaba de dirigir el estudio (función que asumió de manos de Brad Grey en 2017) en favor de Brian Robbins. Robbins ha estado dirigiendo Nickelodeon desde 2018 y es visto como más amigable con el supuesto deseo de la propietaria de ViacomCBS, Shari Redstone, de enfatizar Paramount+ como el centro del universo Viacom.

Además, Borys Kit, de The Hollywood Reporter, afirmó que, según “personas con información privilegiada”, el movimiento señala que (en parte porque Robbins no tiene relaciones de trabajo con gente como Tom Cruise o John Krasinski) Paramount reducirá su producción de salas de cine, centrándose en menos éxitos de ventas y más IP de streaming. Si esto es cierto, es algo que se veía venir desde hace tiempo, y no sólo por culpa de Covid o la guerra del streaming. Paramount ha estado luchando en la oscuridad durante los últimos seis años.

Paramount era el líder de la cuota de mercado global de las salas de cine hace una década, gracias a las grandes películas de DreamWorks Animation (Kung Fu Panda 2, El Gato con Botas), Marvel (Thor, Capitán América) y Hasbro (Transformers: La Oscuridad de la Luna). Tuvieron tantas películas “grandes” ese verano que también ofrecieron Super 8, de J.J. Abrams, un original homenaje a Amblin ambientado en los años 80 que se vendió como la opción de contraprogramación “¡Es una película de verdad!” a sus propios éxitos de taquilla veraniegos de franquicias.

Los expertos se burlaron de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal en el verano de 2008 por ganar menos en el mercado nacional (317 millones de dólares) que Iron Man (318 millones de dólares), casi ignorando que ambas eran de Paramount Pictures. Paramount era tan buena lanzando franquicias o títulos tentpole (Transformers, Iron Man, Star Trek, Paranormal Activity, Thor, Teenage Mutant Ninja Turtles, etc.) que me pregunté en voz alta en 2012 si Marvel iba a sufrir al tener que ser comercializada por el equipo de promoción de Disney.

Ríete ahora, pero esto fue justo después de ‘Marte necesita mamás’ y ‘John Carter’. Lo que ocurrió fue doble. Primero, obviamente, Paramount perdió dos de sus mayores marcas. DreamWorks Animation se marchó de Paramount en 2012 (tras Rise of the Guardians) a 20th Century Fox. Disney compró Marvel en 2009, un acuerdo por el que Paramount vendió los derechos de las películas anteriores a Los Vengadores (Thor, Iron Man, Capitán América) por unos 115 millones de dólares, una cantidad tan insignificante que en su momento me pregunté si eso significaba que Thor no era muy bueno. Disney compró Lucasfilm en 2012, y luego cambió esencialmente a Indiana Jones por Jerry Bruckheimer en 2013.

En segundo lugar, e igualmente importante, el fondo de las películas que no son grandes eventos cayó a finales de 2015 y principios de 2016. El público que antes veía las películas de eventos y (relativamente) los programadores de los estudios de la vieja escuela, ahora veía las películas de eventos en los cines y se ponía al día con el resto a través de VOD y streaming o simplemente se ponía al día con la última “obsesión de Netflix.”

Aunque Disney tuvo problemas con las películas de acción real durante gran parte de la década de 2000 (salvo Piratas del Caribe), todavía podía ganar mucho dinero con “películas normales” como La propuesta (317 millones de dólares con un presupuesto de 40 millones de dólares en 2009), Rebeldes con causa (253 millones de dólares con 60 millones de dólares en 2007) y Una intrusa en la familia (165 millones de dólares con 33 millones de dólares en 2003). Se trata, por supuesto, de películas con estrellas, de alto concepto, para adultos (aunque en su mayoría para niños), que a menudo son más rentables que todos los grandes éxitos de taquilla o las películas de éxito.

Del mismo modo, mientras Paramount se esforzaba por conseguir éxitos de taquilla a mediados y finales de la década de 2000, también podía conseguir que “Failure to Launch” alcanzara los 130 millones de dólares con un presupuesto de 50 millones, o que “Cloverfield” alcanzara los 173 millones de dólares con un presupuesto de 25 millones. Pero una vez que la gente dejó de asistir a las “películas normales”, bueno, han sido cinco años muy largos. No ayudó el hecho de que el Universo Cinematográfico Marvel de Kevin Feige se basara esencialmente en el estereotipo de la película de Paramount.

Iron Man se vendió y se aceptó como una película de cómic para gente a la que le gustaban los Transformers, mientras que Capitán América: El Soldado de Invierno (y, finalmente, Capitán América: Civil War) se presentó como una película de acción de Jack Ryan o un thriller convencional de acción y conspiración de Samuel L. Jackson, Tommy Lee Jones y Ashley Judd. El clímax de acción de Los Vengadores “el ejército de Loki destroza Nueva York” podría haber sido mejor, pero Transformers: Dark of the Moon, con su final de acción “Los Decepticons destruyen Chicago”, fue el primero.

Incluso la infravalorada G.I. Joe: El ascenso de Cobra (300 millones de dólares con un presupuesto de 150 millones de dólares en 2009) fue una película del MCU anterior a su tiempo, que ofrecía una sinceridad sin paliativos, héroes y villanos coloridos y unos ritmos de acción fantásticos más grandes que la vida de una IP para niños antes de que Thor y el Capitán América lo hicieran socialmente aceptable.

Ah, y el éxito de Guardianes de la Galaxia en 2014 y el regreso de Star Wars en 2015 (junto con la supercargada saga Fast que comienza en 2015) hicieron que el prometedor reboot de Star Trek de Paramount (385 millones de dólares) fuera irrelevante y redundante.

Star Trek Beyond (338 millones de dólares) y Teenage Mutant Ninja Turtles (234 millones de dólares) bombardearon en 2016, mientras que incluso Transformers: El último caballero obtuvo 605 millones de dólares (frente a los 1.100 millones de Age of Extinction) en 2017. En el verano de 2017, la única franquicia viable de gran escala que le quedaba a Paramount era la Misión de Tom Cruise: Imposible de Tom Cruise.

Pero que las grandes marcas de Paramount desertaran a estudios rivales o se encontraran culturalmente irrelevantes (una vez que las películas de Marvel se convirtieron en masivas de forma habitual, incluso Transformers cayó en desgracia) habría sido solo un problema si no fuera por la “nueva” tendencia por la que nadie se presentó a ver “películas normales” en los cines. Películas como Gemini Man, Whiskey Tango Foxtrot, mother!, Annihilation, 13 Hours: Los soldados secretos de Bengasi, Overlord, Downsizing, Suburbicon, Baywatch y/o Office Christmas Party fracasaron rotundamente a la hora de atraer al público mundial, lo cual no significa tanto “¡Paramount es mala!” como “Ya nadie va a ver películas de adultos con estrellas de cine adultas en los cines”.

Para ser justos, La llegada de Amy Adams aprovechó la expectación de los Oscar para ganar 206 millones de dólares con un presupuesto de 50 millones de dólares en 2016, y xXx: Return of Xander Cage fracasó en Norteamérica (45 millones de dólares), pero obtuvo un gran éxito en China (164 millones de dólares), con una recaudación de 385 millones de dólares. Películas como Book Club e Instant Family lo hicieron lo suficientemente bien como para justificar el gasto, mientras que Rocketman obtuvo 195 millones de dólares (no está mal para una película biográfica de Elton John con calificación R, de 40 millones de dólares).

Un lugar tranquilo (341 millones de dólares con un presupuesto de 17 millones) lanzó una nueva serie de terror original, mientras que (justo antes de Covid) Sonic the Hedgehog (306 millones de dólares) estuvo a punto de ser la primera franquicia de adaptación de IP “nueva” de éxito de Paramount en una generación. En la medida en que la pandemia puso a Disney y Warner Bros. a la defensiva contra Netflix y Amazon, fue absolutamente paralizante para Paramount y Sony. Se suponía que 2020 sería el año en el que “contraatacarían” después de la venta de fuego de Disney en 2019.

Paramount perdió un posible año de regreso (Sonic, Un lugar tranquilo 2, Top Gun: Maverick, La película de Bob Esponja: Esponja en fuga, etc.). Covid les “obligó” a vender varios títulos prometedores (El juicio de los 7 de Chicago, La guerra del mañana, Coming 2 America, etc.) a sus rivales de streaming. El streaming es ahora el sabor del mes aprobado por Wall Street, incluso si se ve con poca visión de futuro como un sustituto de las salas de cine y no como un sustituto potencial de la televisión por cable.

Después de todo, películas como Un lugar tranquilo parte II y Top Gun: Maverick sólo habrían tenido valor para Paramount+ porque eran continuaciones de franquicias teatrales de gran éxito. Lo mismo ocurre con las series de Star Wars y MCU de Disney+ y las secuelas de Knives Out, que se estrenarán en Netflix. No obstante, mientras que (antes de Covid) la taquilla general aumentaba constantemente y la venta de entradas solo disminuía nominalmente, la gran mayoría de la taquilla nacional se gastaba en una parte más pequeña de los estrenos en salas.

En 2011, las seis primeras películas ganaron el 16,9% de la taquilla nacional total. En 2018, fue el 25,5%. Eso no es fatal para los cines (una palomita comprada durante Aladdin cuesta lo mismo que una para Rocketman), pero ha sido desastroso para los estudios que no tienen IP de “ticket dorado”. En un mundo en el que las estrellas de cine apenas importan, a menos que interpreten a personajes de primera fila, Paramount no puede arreglárselas tratando de revivir sus antes gloriosas franquicias (Transformers, TMNT, Star Trek, etc.).

En un mundo en el que el público no acude a los actores, el mercado para el tipo de programador de pan y mantequilla de los estudios se ha desmoronado, dejando en la estacada a los estudios de la vieja escuela cuyas anteriores franquicias eran “una fantasía de Will Smith” o “una comedia de Adam Sandler”. Incluso Disney ha tenido problemas para hacer nuevas franquicias de acción real (veremos si Jungle Cruise 2 es un farol e irónicamente Free Guy estaba pensada como una película de Fox) desde National Treasure en 2004 y Piratas del Caribe en 2003.

Así que, si este es el fin de Paramount como potencia teatral, A) se veía venir desde hace mucho tiempo, B) no se debe enteramente a la envidia del streaming y a Covid y C) es, al menos en parte, culpa del público que dice querer Viudas, Overlord y Un simple favor pero luego acude en masa a Venom, Halloween y Fantastic Beasts: Los crímenes de Grindelwald. Sin embargo, hay una pequeña razón para el optimismo.

El entonces director general de Warner Bros., Kevin Tsujihara, dijo que, como reacción a los “meros” 873 millones de dólares de recaudación global de Batman v Superman (aunque con un debut global de 424 millones de dólares), Warner Bros. iba a redoblar sus esfuerzos en IP y franquicias seguras (DC Films, LEGO, películas del Mundo Mágico de J.K. Rowling, etc.) a expensas de otras películas que no son de franquicia. En su momento escribí que A) esto era una mala idea, pero B) era una buena idea si simplemente significaba menos películas como Pan y más como The Intern o Creed.

New Line pateó el trasero en el verano de 2016 (The Conjuring 2, Me Before You y Central Intelligence ganaron 745 millones de dólares con un presupuesto combinado de 110 millones de dólares) y Toby Emmerich fue ascendido para dirigir la división de cine de WB. En los años siguientes, vimos una mezcla de tentpoles obvios (Wonder Woman), tentpoles condenados (King Arthur), tentpoles sorpresa (The Meg) y películas de la vieja escuela (Crazy Rich Asians, A Star Is Born, Dunkirk, It, Ready Player One, Ocean’s 8, The Mule, Rampage, etc.) de todas las formas y tamaños.

Desgraciadamente, estrenaron una serie de programadores de estudio a finales de 2019 en cines mayormente vacíos mientras el público acudía casi exclusivamente a las dos películas de payasos asesinos con calificación R. WB no reaccionó a la complicada recepción de Dawn of Justice dejando de hacer/liberar programadores de estudio, al menos no hasta que AT&T se hizo cargo y Covid puso una mayor carga en HBO Max. Sin embargo, puedes votar con tu cartera por Reminiscencia, Maligno, Cry Macho y Rey Ricardo.

Cabe destacar que incluso la teoría de que Paramount está disminuyendo su producción de películas (en términos de cantidad y escala) se atribuye a la insinuación (el nuevo tipo no es el mejor amigo de Tom Cruise) que puede ser sólo “evidencia de la evidencia”. Pero después de haber seguido el declive de las fortunas de lo que solía ser el estudio definitivo de Hollywood mientras gobernaban la colina de los éxitos de taquilla a finales de la década de 2000, perdieron sus marcas más importantes y vieron cómo Disney usurpaba su dominio cultural a principios de la década de 2010, y luego siguieron luchando mientras la película sin eventos perdía su brillo en las salas de cine a mediados de la década de 2010, soy mucho más pesimista para Paramount en 2021 de lo que era para Warner Bros. en 2016.

Pero la falta de franquicias viables y la incapacidad de conseguir que el público se presente a los programadores de los estudios impulsados por las estrellas era una combinación tóxica incluso antes de que la pandemia diezmara la industria del cine en salas. Paramount sobrevivirá, pero veremos si intenta siquiera prosperar.

Por: Scott Mendelson

Seguir Leyendo

Actualidad

El joyero hispano que ‘hace brillar’ a los famosos con sus diseños

Su tienda Tajia Diamonds es la más requerida en el ámbito artístico, entre sus clientes destacan: Farruko, Byrant Myers y hasta 50 Cent.

Publicado

on

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Desde tiempos ancestrales el ser humano busca ornamentos que mejoren su apariencia, haciéndole sentir bien y actualmente las joyas ocupan un gran lugar en ese territorio. Muchas personas prósperas económicamente buscan esos artículos para brillar más y en ese aspecto Víctor Rodríguez es el número uno, ya que es uno de los principales empresarios joyeros hispanos de Estados Unidos.

Tajia Diamonds se estableció oficialmente el 13 de abril de 2015 y tiene su sede en un área de Manhattan, Nueva York, conocida como “distrito de los diamantes”. Allí Víctor lidera a una veintena de empleados que producen y venden cadenas, pulseras, sortijas y anillos de diamantes, platino y oro, en un sector de su establecimiento está la “fábrica”, como el empresario la llama, donde se realizan las piezas, y en la otra parte, la tienda o showroom.

Le recomendamos: De inmigrante a dueña del gigante de cosméticos al por mayor en EE.UU.

“Tenemos joyas creativas, con diseños personalizados”, afirma Víctor. Una de sus prendas estelares es la cadena de 14 kilates con diamante de VS. Entre sus clientes célebres se encuentran cantantes como El Alfa, Farruko y Bryant Myers, y boxeadores como Robert Easter Jr. y Danny García. Las prendas de su compañía, Tajia Diamonds, son requeridas por estrellas de la música y el deporte. “He podido salir adelante gracias al esfuerzo, la perseverancia y el apoyo de mi familia”, asegura Víctor.

Víctor Rodríguez con el cantante Farruko. Foto: Tajia Diamonds

Nacido en New Jersey, de padres puertorriqueños, ha sabido levantarse de pesares financieros -su hija mayor, Tajia, sufre de una enfermedad neurológica- que ha sido una de sus principales motivaciones para triunfar en los negocios. Pese al éxito empresarial, el mayor orgullo de Víctor es su familia, basada en su esposa Marisol y sus hijos: Tajia de 22 años, Víctor de 16 y Matthew de 12. Tajia nació con parálisis cerebral (Palsey) y se moviliza en silla de ruedas, pero no se ha replegado ante las dificultades.

Con el empuje heredado de sus padres, Tajia se ha graduado del colegio secundario con honores e inclusive ha escrito un libro, “Rodando hacia el kindergarten”, definido como “una historia de aceptación, inclusión, y superación”.

“Siempre le digo que siga adelante, que nunca se rinda”, cuenta Víctor. El dueño de Tajia Diamonds es una persona de origen humilde que fundó su empresa desde la nada, prácticamente. No olvida los malos tiempos y actualmente hace donaciones a personas necesitadas. “Debo devolver de alguna manera las bendiciones que he recibido”, manifiesta.

Víctor Rodríguez con el cantante 50 Cent. Foto: Tajia Diamonds

Síganos en Google News para la mejor información de negocios, de Colombia y el mundo.

Seguir Leyendo

Forbes Life

Se acabó el idilio: Nolan abandona Warner y ficha por Universal para su próximo proyecto

El quiebre entre Nolan y Warner se dio a finales de 2020, cuando el estudio decidió estrenar sus películas a la vez en las salas y en HBO Max, como medida de emergencia por el coronavirus.

Publicado

on

El divorcio entre Christopher Nolan y Warner Studios llegó a su final. Según reveló el portal Deadline, las negociaciones del director con diferentes estudios para abordar su próxima película, que girará en torno a Robert Oppenheimer, conocido popularmente como “el padre” de la bomba atómica, dieron como elegido a Universal Pictures.

Esta cinta, sin título por ahora y todavía en una fase muy prematura de su desarrollo, seguirá los pasos del físico estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial hasta la creación de la bomba atómica.

El cineasta ya había viajado a la Segunda Guerra Mundial en la aplaudida y exitosa cinta bélica “Dunkirk” (2017).

Nolan es uno de los cineastas más prestigiosos e influyentes del siglo XXI, gracias a películas como “Inception” (2010), “Interstellar” (2014) o la alabada trilogía de Batman compuesta por “Batman Begins” (2005), “The Dark Knight” (2008) y “The Dark Knight Rises” (2012).

Su última película fue “Tenet”, que se estrenó en el verano de 2020 pese a que la situación por el coronavirus era muy complicada en muchas partes del planeta y que los cines se encontraban o cerrados o con un aforo muy limitado.

“Tenet”, un complejo thriller de espionaje que se cruzaba con juegos temporales, recaudó 364 millones de dólares, una cifra escasa para una superproducción de este calibre.

La obsesión de Nolan por estrenar “Tenet” en la gran pantalla y por defender la supervivencia de los cines quizá esté detrás de una de las novedades respecto al proyecto sobre Robert Oppenheimer.

El británico ha trabajado desde hace muchos años con Warner Bros., pero este estudio decidió a finales de 2020 que a partir de entonces estrenaría sus películas a la vez en las salas y en HBO Max, como medida de emergencia por el coronavirus.

Esta decisión fue muy criticada por Nolan.

“Lo que hay ahora en nuestro negocio es un gran uso de la pandemia como excusa para sacar ventajas a corto plazo. Y es realmente lamentable”, declaró.

“Algunos de los cineastas más importantes de nuestra industria y las estrellas de cine se fueron a la cama la noche anterior pensando que estaban trabajando para el mejor estudio de cine y se despertaron para descubrir que estaban trabajando para el peor servicio de transmisión en directo”, añadió.

Esta situación ha llevado a Nolan a mantener conversaciones con diferentes estudios de Hollywood -entre los que se encuentra también Warner Bros., pero en igualdad de condiciones que el resto- para llevar a cabo su proyecto sobre la creación de la bomba atómica.

EFE

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado