Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Coronavirus: así luchan las cuatro mayores economías del mundo para que sus empresas no vayan a quiebra

A medida que el coronavirus golpea a empresas y hogares, los gobiernos han adoptado políticas que incluyen tanto el apoyo financiero como cambios legales .

Publicado

on

El alcance total de la destrucción causada por la pandemia de coronavirus en las economías de todo el mundo se evidenció de manera contundente cuando varios países publicaron sus cifras de crecimiento para el segundo trimestre de 2020, el período en el que los bloqueos nacionales hicieron que industrias enteras cerraran.

En Europa, España registró la mayor caída del rendimiento económico, un 18,5 % en comparación con el trimestre anterior, mientras que Francia e Italia se contrajeron un 14 % y un 12 % respectivamente. Incluso la locomotora de Europa, Alemania, cayó un histórico 10,1 %.

Lea también: Brasil busca tratar Covid-19 con aplicación de ozono

En otras partes del mundo, la situación económica entre abril y junio no fue mejor, ya que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos se desplomó un 9,5 % desde el primer trimestre, y se prevé que el de Japón caerá en más del 11 %, de acuerdo con una estimación preliminar.

China fue la excepción, subiendo un modesto 3,2 % en el período bajo revisión y revirtiendo una disminución del 6,8 % en el primer trimestre.

A medida que la caída mundial masiva está golpeando a las empresas y a los hogares, los gobiernos han adoptado políticas de lucha contra la crisis, que incluyen tanto el apoyo financiero como cambios legales destinados a evitar que tanto personas privadas como empresas vayan a la quiebra.

Esta es una lista de medidas que los gobiernos de las cuatro economías más grandes del mundo, Estados Unidos, China, Japón y Alemania, han tomado para detener una inminente ola de insolvencias comerciales.

En Alemania, Volkswagen sufrió grandes pérdidas económicas en 2020.

Alemania

En vista de las 29.000 bancarrotas corporativas estimadas para este año, si no se logra mitigar la caída económica provocada por la crisis del coronavirus, Alemania adoptó cambios drásticos en su ley de insolvencia, incluyendo la suspensión de la obligación de declararse en quiebra.

Lea también: Uber reporta pérdidas en transporte pero Eats duplica demanda por Covid-19

Previamente, una compañía que era incapaz de pagar sus deudas cuando estas vencieran (insolvencia de flujo en efectivo), o que llegase a una situación en la cual los pasivos totales superaran a los activos totales (insolvencia del balance), estaba obligada a declararse en quiebra en un lapso máximo de tres semanas.

Según las nuevas regulaciones, aprobadas a fines de marzo de este año, esta obligación se ha suspendido retroactivamente desde el 1 de marzo hasta el 30 de septiembre de 2020. Pero hay dos excepciones a la regla, una de las cuales es que las razones de una insolvencia no sean el resultado de la pandemia. Y, la segunda, que la empresa no cuente con un plan al respecto, es decir, que no haya perspectivas de subsanar la incapacidad de pago de la compañía.

A eso se suma que las disposiciones legales que prohíben ciertos pagos en medio de procedimientos de quiebra se han relajado durante el período de suspensión, dando a los gerentes más margen para mantener las operaciones comerciales, o implementar una reestructuración, sin que eso genere responsabilidades personales.

Además, los nuevos préstamos bancarios otorgados durante el período de suspensión, así como la garantía asegurada de la que gozan, están mejor protegidos, ya que no pueden ser cuestionados en una insolvencia posterior. Esto tiene la intención de motivar a los bancos a prestar dinero.

La nueva ley también reduce el riesgo para las contrapartes contractuales de una empresa en dificultades, como proveedores, propietarios y arrendadores, a quienes se les debe pagar incluso si fracasan los esfuerzos de reestructuración.

Lea también: Mercado Libre alcanza otro récord: ya se convirtió en la firma más valiosa de Sudamérica

Finalmente, todas esas disposiciones no son válidas si el motivo de la insolvencia ya existía antes del 1 de marzo de 2020.

En los atestados trenes metropolitanos de Japón es difícil mantener distancias seguras. Pero a las personas se les pide que eviten tres cosas: los espacios cerrados, los lugares abarrotados y los contactos cercanos.

Japón

A diferencia de otros países, Japón no cuenta con una ley específica para la insolvencia. Pero el gobierno japonés y, en cierta medida, la industria privada, han tomado otras precauciones a fin de aliviar las dificultades derivadas de la pandemia del coronavirus.

Las autoridades fiscales han concedido una moratoria de un año para el pago de impuestos nacionales y locales si la pandemia hizo que se redujera el ingreso de un contribuyente en alrededor de un 20 % o más, en comparación con el mismo período del año anterior. 

Asimismo, se solicitó a las empresas abastecedoras de agua, saneamiento y gas un período de gracia para los pagos de usuarios y compañías que hayan caído en desgracia.

Bajo su Programa de Subsidio para Negocios Sostenibles, el gobierno japonés ha puesto a disposición un máximo de 2 millones de yenes (unos 18.885 dólares) para ayudar a las pequeñas y medianas empresas (Pymes), y 1 millón de yenes para los operadores privados cuyas ganancias caigan en más del 50 %.

Según la ley japonesa, si una compañía despide empleados debido al freno en sus negocios por una “razón atribuible al empleador”, se le exige compensar al empleado por el tiempo que estará ausente del trabajo. Un programa llamado “Subsidio de Ajuste de Empleo” otorga ahora subvenciones a empresas que otorgan dicha compensación.

Lea también: Los servicios de asistencia al viajero en la era poscoronavirus

Las reglas de la bolsa de valores también se han modificado, extendiendo un período de gracia de exclusión para compañías insolventes de un año a dos años.

Además, varias compañías de seguros han otorgado una extensión en el pago de las primas por un máximo de seis meses, mientras que algunos bancos han ofrecido a sus clientes negociar las condiciones de pago y anularon tarifas, en combinación con dicha modificación. 

Largas filas en una tienda Apple recién abierta en Sanlitun, en julio, lo que sugiere que la economía de China está en camino a la recuperación. Pero los temores de una segunda ola están aumentando.

China

En China no hubo cambios en las leyes de insolvencia, pero las autoridades emitieron una nueva guía para casos de quiebra. Ahora, los tribunales de quiebra impulsarán reestructuraciones y procedimientos de pago antes de liquidar una compañía. Se supone que estos guiarán activamente las negociaciones entre acreedores y deudores por medio de pagos a plazos, extensiones del período de cumplimiento de pagos y cambios en el precio de los contratos.

En caso de una reestructuración por bancarrota, si no se encuentran nuevos inversores, los tribunales pueden extender el lapso para una propuesta de reestructuración hasta seis meses. Si una empresa demuestra su compromiso con la prevención y el control de la pandemia, la corte incluso tiene el permiso de frenar los procesos de quiebra.

Estados Unidos

EE. UU. no ha implementado cambios directos en el capítulo 11 sobre leyes de quiebra. Sin embargo, la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés), creada en marzo de 2020, ofrece apoyo a las empresas que luchan en la crisis del coronavirus. Incluye un paquete de estímulo de aproximadamente 2 billones de dólares, el mayor estímulo económico de la historia de ese país.

Lea también: Exclusivo: Joseba Grajales, dueño de Keralty, habla sobra la vacuna y el futuro de la salud

Además, se puso a disposición un fondo de 500.000 millones de dólares controlado por la Reserva Federal (Fed) para un programa de préstamos de gobierno dirigido a empresas en dificultades.

En todo EE. UU., la gente esperaba ansiosamente en junio para solicitar asistencia por desempleo, incluido un cheque de pago mensual de $ 600. Pero el Congreso está en desacuerdo sobre la extensión de las ayudas.

La ayuda para las Pymes se ha ampliado a través del programa de préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) y del Programa de Protección de Pagos Salariales (PPP). El límite del valor de las compañías para que estas puedan beneficiarse de ese programa se extendió de cerca de 2,7 millones de dólares a 7,5 millones. 

Sin embargo, para que una empresa pueda aprovechar esos programas, no debe haber caído ya en la insolvencia. También debe contar con un plan sobre cómo integrará el estímulo económico a una estrategia de largo plazo que ayudará a transitar esta crisis.

Al borde del abismo financiero

En los próximos meses, muchos de los programas de emergencia expirarán, generándose así el riesgo de que en caso de que una segunda ola de coronavirus golpee a las economías del mundo, eso provoque un aumento de las quiebras empresariales.

Especialmente para las pequeñas empresas, que poseen reservas limitadas de efectivo y márgenes financieros ajustados, cualquier reducción de los programas de apoyo podría marcar la diferencia entre la supervivencia y el colapso.

Así es que los expertos prevén el surgimiento de los denominados “bordes de acantilado” financieros. Economistas alemanes señalan que el 30 de septiembre será una fecha en la que las ayudas se vuelvan escasas, y en que las normas que rigen las insolvencias expirarán. Pero el gobierno de Berlín dijo que podría extender la suspensión de quiebras por medio de instrumentos estatutarios hasta el 31 de marzo de 2021

Actualidad

Medellín vivirá otro pico de contagios de Covid-19 en diciembre: estudio

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud en alianza con nueve instituciones más determinó que en Medellín hay poca inmunidad al virus.

Publicado

on

De acuerdo con el reporte preliminar del estudio “Seroprevalencia de SARS-CoV-2 durante la epidemia en Colombia: estudio país”, adelantado por el Instituto Nacional de Salud (INS) en alianza con nueve instituciones, en diciembre la capital antioqueña viviría otro pico de contagios de Covid-19.

Con toma de muestras de sangre en 10 ciudades representativas de las cinco regiones del país, las instituciones estudian la respuesta inmune de los colombianos al Covid-19, lo que permite obtener una comprensión detallada de la evolución de la prevalencia en el país y estimar la respuesta inmune de los colombianos.

Lea también: Mayor fabricante de guantes cierra sus plantas tras contagio de 2.500 trabajadores con coronavirus

La doctora Martha Lucía Ospina, directora del INS, presentó los resultados del primer reporte preliminar del estudio en tres ciudades: “Leticia alcanzó un nivel de infección del 60 %, lo que quiere decir que ese porcentaje de personas ya tuvo la enfermedad y tienen una inmunidad medible en la sangre, es 60 % con un intervalo de confianza entre 55 y 65 %. Barranquilla tuvo un comportamiento similar, con una seroprevalencia de 55 % con un intervalo de confianza que va entre 51 y 60 %”.

“Con 27 %, Medellín tiene la seroprevalencia más baja hasta ahora, con un intervalo de confianza entre 24 y 30 %, cifra que recuerda que todavía hay muchas personas susceptibles de infectarse, por lo que es muy importante mantener las medidas locales y los cuidados individuales, pues de lo contrario se podría producir un pico ascendente con una mortalidad que no queremos”.

El profesor Juan Pablo Hernández Ortiz, director del Laboratorio Genómico One Health de la UNAL Sede Medellín y coinvestigador del proyecto, explicó que “tener 27 o 30 % de seroconversión significa que todavía tenemos un 70 % de susceptibles; no queremos ser como otras ciudades del mundo que lograron alta seroconversión a costa de tener un número alto de fallecidos”.

Agregó que “dado que el virus sigue con nosotros y tenemos alto porcentaje de personas susceptibles al contagio, el llamado es a extremar medidas de autocuidado en diciembre: el virus no se va el 31 de diciembre, tenemos que cuidar a los adultos mayores, hacer novenas y fiestas decembrinas con responsabilidad, evitar aglomeraciones y evitar estar cerca, usar tapabocas, hacer fiestas familiares con protocolos de bioseguridad para que la gente se cuide”.

Insiste además en tener mucho cuidado durante las actividades de Navidad, para evitar que se dispare un nuevo pico de contagio en diciembre: “queremos mantener la epidemia estable, para ir disminuyendo susceptibles poco a poco mientras esperamos la llegada de la vacuna en el segundo semestre del 2021”.

Lea también: Tras la pandemia de coronavirus, viene la del endeudamiento

La directora del INS reiteró que “es sumamente importante seguir con detalle el comportamiento real de la epidemia, para entender qué está pasando y dónde, entendiendo que la epidemia es asincrónica y presenta momentos epidémicos distintos en las diferentes ciudades del país”.

Así, al introducir datos cada vez más cercanos a los modelos, se busca predecir cuáles son los posibles escenarios en el futuro: “el estudio de seroprevalencia es una muestra representativa hecha por el DANE, alrededor de 16.000 personas. Y se tiene además un estudio anidado complementario dentro del estudio de seroprevalencia de 5.000 personas del sector salud, lo que reúne unos 20.000 colombianos en el estudio”, señala la doctora Ospina.

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, señaló que “el 20 de diciembre termina la recolección de muestras en diferentes ciudades del país y en 2021 se realizarán nuevos estudios para profundizar en el análisis de seroprevalencia. Es una información muy importante para establecer qué proporción de afectación nos podría llegar y cuál es el nivel de vacunación que podríamos tener”.

Seguir Leyendo

Actualidad

Contraloría alerta por ayudas que entregó el Icbf a 15.000 beneficiarios fallecidos

De acuerdo con el ente de control, se entregaron 28.000 raciones de alimentos a personas que al cruzar la base de datos con la Registraduría Nacional, indica que están muertos. Agrega que si el valor de cada ración fuera de $80.000, la suma de los recursos comprometidos superarían los $2.240 millones.

Publicado

on

Foto: Icbf

Según informó la Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata (Diari) de la Contraloría General de la Nación, se identificaron 69 alertas en la entrega de raciones de alimentos, llevada a cabo por contratistas, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) a supuestos beneficiarios durante la pandemia del coronavirus.

Así las cosas, el ente de control alertó que 28.018 raciones se entregaron a 15.580 acudientes registrados, pero que al hacer el cruce con las bases de datos de la Registraduría Nacional, aparecen reportados como fallecidos.

“Si se multiplica el número de raciones que se entregaron a estas personas fallecidas por el valor más bajo de una ración ($80.000), la suma de esta alerta de la Diari es de $2.241 millones aproximadamente. Los valores de cada ración aumentan según el tipo de Centro Zonal desde donde se entregan y si son para mujeres gestantes y madres en periodos de lactancia”, explicó la Diari de la Contraloría.

Lea también: Contraloría pide que Gobierno dé detalles de las empresas que venderá

Del total de las 28.018 de raciones entregadas, 4.548 se realizaron en La Guajira durante mayo, junio y julio. Además, se detectó también que en el país se hicieron 48 entregas de raciones a 21 menores de edad que, según la base de datos de la Registraduría, fallecieron en fechas anteriores a dicho suministro.

En línea con lo anterior, se explicó que en varios departamentos, tutores de menores que recibieron raciones, tienen múltiples beneficiarios, lo que llevó a generar seis alertas a 1.970 beneficiarios. Por ejemplo, “en Chimichagua (Cesar) una mujer aseguró ser la madre de 172 niños y niñas en ese municipio, lo mismo que de un menor en Fundación (Magdalena), recibiendo raciones por todos”.

Además, en los municipios de Teorama, Hacarí, San Calixto, La Playa, Ábrego y El Carmen, en Norte de Santander, se identificó un adulto que reclamó 195 beneficios al mismo número de menores de edad de los que aseguró ser el acudiente, resaltó la Diari.

Seguir Leyendo

Actualidad

Maduro publica número de teléfono para que los ciudadanos lo contacten

El mandatario venezolano dijo que cualquier usuario podrá contactarlo a través de Whatsapp y Telegram. Su estrategia hace parte del movimiento político de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Publicado

on

Nicolás Maduro

A pocos días de las elecciones parlamentarias en Venezuela, el presidente del vecino país Nicolás Maduro lanzó una estrategia con la que promete “mantener el contacto con el pueblo venezolano” y “lanzar los mensajes de la batalla por Venezuela”. Se trata de una línea de Whatsapp y Telegram que el mandatario hizo pública a través de su espacio televisivo al que dijo que cualquier usuario puede escribirle.

En su primera interacción con la plataforma, en vivo y en directo, Maduro grabó el siguiente mensaje para compartirlo de manera masiva con sus seguidores: “Buenas Noches, vecinos. Buenas noches, vecina. Le envío mi afectuoso abrazo a todos, hoy estoy arrancando este canal de comunicación por WhatsApp y Telegram. Te pido que me apoyes, que nos apoyemos mutuamente, por esta vía vamos a poder comunicarnos y saber uno del otro. Te envío mis saludos, sabes que puedes contar conmigo siempre. Yo soy un hombre de a pie, soy un hombre de verdad, soy un hombre de la calle. Y con amor hago todo lo que hago por ti, por tu familia. Sabes que puedes contar conmigo y yo sé que puedo contar contigo”.

Lea también: Maduro acusa al presidente Duque de robar recursos para atender a migrantes venezolanos

La línea 0426- 216-88-71, publicada este domingo en medio del balance diario que el presidente hace sobre la pandemia, ya ha recibido miles de mensajes que el propio Maduro ha compartido a través de su cuenta de Twitter.

“¡Na’ Guará Venezuela! La receptividad ha sido masiva, me han incorporado a miles de grupos en los que les estaré enviando información y material de primera mano sobre la campaña y las elecciones del #6Dic. ¡Atentos!”, escribió Maduro en su Twitter.

Seguir Leyendo

Actualidad

Soy voluntario de una de las vacunas de COVID-19: esta ha sido mi experiencia

Uno de los voluntarios de las pruebas de la vacuna de Janssen, el brazo farmacéutico de Johnson & Johnson, relata en Forbes Colombia lo que ha vivido durante la experiencia.

Publicado

on

Foto: EFE.

“Doctora, ¿puedo salir a la calle sin tapabocas?”, fue lo primero que le pregunte a la médica que me asignaron para acompañarme en el estudio de la vacuna que Janssen, el brazo farmacéutico de Johnson & Johnson, desarrolló para combatir a la vacuna del COVID-19.

La repuesta fue no. “Aunque la idea es revisar la eficacia de la vacuna, tampoco se quiere exponer a los voluntarios al contagio”, me respondió en su consultorio en el Centro de Investigaciones Bluecare Salud, ubicado en Medplus de Chicó Norte en Bogotá. Una enfermera recién me había inyectado la vacuna o el placebo. El pinchazo lo sentí como cualquier otro.

Minutos antes me tomaron la temperatura, me sacaron sangre para hacer una prueba de anticuerpos para comprobar que no haya tenido coronavirus en ningún momento, me hicieron una prueba PCR y me pusieron a leer un documento de 26 páginas, que posteriormente firmé en el que reafirmaba que la participación en el estudio de investigación es voluntaria.

También me pidieron instalar una aplicación móvil en la que tengo que reportar todos los lunes y jueves durante los próximos meses si presento algún síntoma de COVID-19 o cualquier evento adverso. Sin embargo, había eventos adversos previstos como fiebre, escalofríos y dolor de cabeza como efecto de la inyección y que efectivamente tuve por dos días. Me vacunaron un viernes y todo el fin de semana estuve en cama tomando acetaminofén para que se me pasarán los dolores.

Encendería las alarmas y haría un reporte urgente solo si el dolor de cabeza se tornaba intenso o si la visión se me ponía borrosa, pero afortunadamente ninguna de esas cosas pasó.

Familiares y amigos me habían pedido días antes que no participara del estudio porque me iba a arrepentir si me llegaba a ocurrir alguno de esos efectos adversos en corto, mediano o largo plazo. No obstante, tenía la convicción de participar porque si todo el mundo pensara igual, nadie sería voluntario y las vacunas tardarían mucho más.

De hecho, fuentes me cuentan que hasta 2.000 personas se inscribieron en Colombia luego de que el presidente Iván Duque anunciara a finales de agosto que Janssen haría pruebas en Colombia, pero gran parte de los registrados se echó para atrás luego de que el pasado 13 de octubre, Johnson & Johnson decidiera suspender la investigación a nivel mundial cuando uno de los voluntarios falleció al presentar una “enfermedad inexplicable”.

Lo que no tuvo tanta difusión fue que Janssen logró descartar la relación de la inyección con el fallecimiento y que unas semanas después reanudó el estudio. “Un participante desarrolló una afección grave, un coágulo sanguíneo en el cerebro que luego resultó en sangrado en el cerebro. Los síntomas incluían dolor de cabeza intenso y persistente confusión, visión borrosa y convulsiones”, explicaba Janssen en el documento que firmé. “Después de una evaluación exhaustiva, no se ha identificado una causa clara para esta afección. Se desconoce si la vacuna causó esta condición, sin embargo, no se puede excluir la posibilidad de que la vacuna haya contribuido a este evento”.

El documento, que relataba minuciosamente lo que había venido ocurriendo en las distintas fases, explicaba que 60.000 voluntarios estaban participando del estudio a nivel mundial y que en las fases anteriores se había demostrado que era para humanos, incluyendo estudios en tubos de ensayos y en animales sin que “se hayan observados efectos adversos relacionados con la vacuna” la cual se identifica como Ad26.COV2.S.

También había una advertencia: de los 60.000 voluntarios, de los cuales 20.000 son de América Latina, están divididos de manera aleatoria dos grupos: la mitad que recibió la vacuna y la otra mitad que recibe el placebo. Yo aún no se si me inyectaron la vacuna o el placebo, pero si se que sentí los efectos adversos inmediatos y que no he presentado ningún síntoma de Covid-19. Desde que me inyectaron he estado más abierto en asistir con mayor frecuencia al gimnasio, a restaurantes e incluso viajar en avión, cumpliendo todos los protocolos.

Janssen contrató a la aseguradora Chub en Colombia con una póliza de seguros que atenderá la atención integral de posibles lesiones y eventos adversos y desconocidos relacionados con la molécula de investigación, incluyendo el costo de tratamiento médico, siempre “que sean razonables” y que el voluntario “no haya sido el causante de la lesión”.

A mí y a todos los voluntarios, nos entregan un kit que contiene un pequeño dispositivo para medir los niveles de oxígeno en la sangre, elementos para hacer pruebas de hisopado nasal y elementos de muestra de saliva, que debo usar si llego a experimentar algún síntoma de COVID-19 para hacer, de manera inmediata, los reportes al equipo científico.

Recientemente ha habido anuncios esperanzadores por parte de Pfizer, Moderna y Astrazeneca-Oxford sobre la eficacia de sus vacunas. Espero que pronto llegue un anuncio positivo por parte de Janssen y sean más los caminos posibles hacia el acceso a la vacuna.

Tengo pendiente un par de citas más de control.

Y esperar que me confirmen en los próximos meses si me pusieron la vacuna o el placebo.

Nota del editor: Por la confidencialidad que sugiere algunos aspectos del estudio, el autor de este texto decidió compartir su experiencia pero pidió reservar su nombre para evitar inconvenientes futuros.

Seguir Leyendo

Actualidad

Supertransporte sanciona a Velotax por infringir derechos de los usuarios

La compañía de transporte tendrá que pagar 170 millones de pesos por no estar ofreciendo servicios de calidad e idoneidad a sus usuarios.

Publicado

on

La Superintendencia de Transporte sancionó por más de 170 millones de pesos a la Cooperativa de Transportes Velotax por “infringir el Estatuto del Consumidor, al verificar que los usuarios no estaban recibiendo servicios de calidad e idoneidad, ni estaban siendo informados de manera veraz y oportuna y a los que tienen derecho”, indicó la entidad.

La sanción también se enmarca en que Velotax no habría realizado la devolución de hasta el 85 % del dinero “recaudado en fondos de reposición” y no habría suministrado la información requerida por la Supertransporte en su momento.

Lea también: SIC sanciona a Panamericana por “poner en riesgo” la seguridad de bebés con un producto

Tras dos meses de investigación, informó la Supertransporte, también se determinó que los vehículos de Velotax constantemente recogían pasajeros en la vía, y estacionaban en lugares estratégicos en donde esperan por varios minutos hasta lograr llenar el cupo del bus o alcanzar una gran capacidad, “lo cual pone en riesgo la seguridad de los usuarios que contrataron el servicio con todas las formalidades legales, exponiéndolos a posibles hurtos y retrasando su llegada a los lugares de destino”, dijo la entidad.

Lo anterior, llevó a la Superintendencia de Transporte, a imponer una sanción mediante la Resolución 8337 del 29 de octubre de 2020, la cual corresponde a una multa de 87 SMLMV (2.102,31 UVT), equivalente a $72.046.092.

Finalmente, la compañía también incumplió la medida del Gobierno que establece que “durante el término de la emergencia sanitaria (…) los propietarios de los vehículos están habilitados para retirar hasta el ochenta y cinco por ciento (85 %) de los recursos aportados a los programas periódicos de reposición con el fin de garantizar un ingreso mínimo”.

Se recibieron reiteradas quejas de propietarios de vehículos de servicio público, manifestando que varias empresas, entre ellas la Cooperativa de Transportes Velotax Limitada, hacía caso omiso a sus solicitudes de devolución de dineros del fondo de reposición. En dichas quejas se manifestó que presuntamente se estaban haciendo descuentos o cruce de cuentas para poder acceder a la devolución de estos dineros, situación que está intrínsecamente ligada a la no devolución del 85 % de los dineros correspondientes al fondo de reposición”, concluyó la Supertransporte.

Por lo anterior, la Dirección de Investigación de Tránsito y Transporte decidió sancionar a la compañía bajo la Resolución 10764 del 17 de noviembre de 2020 con multa de 84,29 SMLMV (1.986 UVTs), correspondientes a $65.848.000. Además, se impuso una multa de 50,97 SMLMV (1201 UVTs), ($39.820.000), por el no suministro de información solicitada por la Super.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado