Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

Rappi vive un buen 2020: sus planes de crecimiento se aceleraron con la pandemia

Rappi comenzó su recorrido por Latam hace cinco años, tiempo en el cual no sólo se ha expandido por la región y levantado casi 1,400 millones de dólares en inversiones, sino que también ha construido un negocio diverso, que va más allá del delivery.

Publicado

on

Simón Borrero, cofundador y CEO de Rappi. Foto: Andrés Rodríguez/Forbes Latam.
Rappi

Por: Alejandro Medina y José Caparroso

Para concretar la inversión más importante que el poderoso ceo de SoftBank, Masayoshi Son, ha hecho en América Latina, se necesitó de una visa exprés y un viaje de casi 24 horas de duración entre Bogotá, Colombia, y Tokio, Japón.

Era a mediados de marzo del año pasado, cuando los colombianos Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín, fundadores de Rappi, luego de semanas enteras de conversaciones, finalmente habían sido citados por el magnate. Quería verlos “lo antes posible”, en Asia.

Sin embargo (los tres emprendedores así lo recuerdan), cruzar el mundo no les resultaba sencillo en aquel momento, en especial porque no contaban con la visa para ingresar al país nipón, trámite que podría demorar hasta 15 días. Era un tiempo que no podían darse el lujo de perder, pues también perderían aquella cita.

Los emprendedores, preocupados por la situación, avisaron a Marcelo Claure, hoy Chief Operating Officer (coo) de SoftBank, su principal contacto en la ecuación, sobre lo que les había impedido, hasta ese momento, subir a un avión rumbo a Japón.

Él, simplemente, les pidió que esperaran unos minutos. Así lo hicieron, pero estaban intranquilos. Apenas tres horas después, en sus pasaportes se podía ver el sello que les permitiría, finalmente, entrar al País del Sol Naciente.

Era claro que Masayoshi quería verlos y había movido rápidamente sus influencias para lograrlo. Cuarenta y ocho horas después, aún con el jet lag encima, los tres estaban sentados, desayunando a la mesa de Son, el ostentoso inversionista japonés que ha financiado el ascenso de grandes globales, como Alibaba, Uber, Didi o, inclusive, el problemático coworking WeWork, escuchándolo hablar en su majestuosa casa y cerrando la transacción más importante de sus vidas: una inversión de 1,000 millones de dólares (mdd), acuerdo que valuó a Rappi en 3,500 mdd, según personas familiarizadas con la transacción.

“En ese momento teníamos otras propuestas de inversionistas, pero llegó la de SoftBank y ahí nos quedamos”, dice el cofundador y ceo de Rappi, Simón Borrero, en entrevista con Forbes México. Del otro lado de la acera, la confianza en el modelo de negocio de Rappi está más que presente; así lo expresa Marcelo Claure, coo del banco japonés y cocreador del Innovation Fund de 5,000 mdd que la entidad japonesa creó para Latinoamérica.

“Creemos firmemente en las tendencias seculares que impulsan el negocio de Rappi: la digitalización de la vida cotidiana, desde los alimentos hasta los supermercados y los servicios financieros. También creemos firmemente en el modelo comercial de Rappi, [que consiste en] agrupar múltiples ofertas dentro del mismo producto y convertirse realmente en parte de la vida de sus clientes”, expone.

CRECIMIENTO

La inversión del banco japonés acaparó la mirada del mundo, que presenció, así, la coronación del desarrollo que la compañía de origen colombiano había comenzado desde finales de 2015.

Cuando echaron a andar la firma Rappi, los tres emprendedores eran aún bastante jóvenes; ninguno había superado los 30 años de edad. Sin embargo, ya contaban con experiencia abriendo empresas y, más aun, la tenían en temas relacionados con innovación.

El antecedente fue Grability, un estudio de software con el que desarrollaron una tecnología que licenciaron a grandes supermercados del mundo, como Walmart, en Estados Unidos, y Reliance, en la India; pero la lentitud con la que se activaban los procesos con este tipo de empresas los animó a aventurarse a trabajar en nuevas propuestas.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Nos creíamos capaces de ser la nueva revolución en logística, pero el proyecto inicial de Rappi, en el fondo, se trataba de ser una tiendita de barrio, con 500 productos”, evoca Villamarín.

“Estábamos entre dos proyectos, así que nos fuimos a una finca, mes y medio, con 15 desarrolladores, a sacar el código, para no perder el tiempo”, agrega.

Fue de ese “cónclave” de programadores de software que resultó un desarrollo logístico para tres cosas: un supermercado, restaurantes y un botón de antojo. Justo con esta idea es que comezaron en Colombia y, posteriormente, apenas alrededor de cuatro meses después, saltaron a México, un país que consideraban esencial para concretar su crecimiento de cara al futuro.

“México siempre fue un país prioritario para Rappi. Desde que llegamos allá y comenzamos, siempre tuvimos esto en la cabeza. Nos decían que nos enfocáramos, primero, sólo en el mercado local colombiano, pero nunca fuimos buenos escuchando ese tipo de consejos”, afirma Sebastián Mejía, cofundador y presidente de la plataforma.

Incluso, hay una anécdota de sus primeros días por nuestro país. Cuando todavía no tenían tantas alianzas con restaurantes, a través de su botón Rappi Favor (que permite pedir cualquier cosa a domicilio), veían que surgía un pico de pedidos desde una esquina muy particular en la colonia Condesa: La Esquina del Chilaquil.

“Esto pasaba mucho orgánicamente, así que fuimos a visitarlos y les dijimos: ‘Ésta es su oportunidad de digitalizarse’. Luego de mucho platicar, integramos oficialmente [esta firma] a Rappi y empezaron a tener un crecimiento impresionante”, recuerda Mejía.

Pero, mientras todo este crecimiento en ambos países se gestaba, y muchísimo antes de que apareciera SoftBank en su horizonte, la compañía empezaba a visualizar también la posibilidad de levantar capital. Entrados en 2016, en su etapa más temprana, se propusieron entrar a Y Combinator, la aceleradora de startups más relevante del mundo, ubicada en Silicon Valley.

Las cosas salieron bien y, tras encontrarse cara a cara, en una entrevista de 10 minutos, con Paul Buchheit, el creador de Gmail, y otro grupo de especialistas, finalmente los aceptaron en su programa. Tras ese hecho, el fondo Andreessen Horowitz invirtió, en una ronda semilla, 9 millones de dólares en la empresa.

Sigue la información sobre la economía y los negocios del Sudamérica en Forbes Colombia

“Volvimos a Latinoamérica creyendo que teníamos dinero para cuatro años, pero, como seguimos creciendo súper rápido, el dinero se consumió”, expresa el ceo de Rappi.

Después de esta primera inversión, y tras ser “bateados” por otros 42 fondos que les cerraron las puertas cuando buscaban una nueva ronda ya de serie A, la compañía consiguió una cita en Sequoia Capital, el legendario fondo que ha respaldado a Apple, Google, Youtube, Zoom y más.

El hecho culminó en una nueva inversión de 52.8 mdd del fondo, misma que les permitió saltar a los mercados brasileño y argentino. Fue este respaldo el que los llevó a convertirse en un imán para nuevos inversionistas.

Esto porque, posteriormente, la empresa concretó otras dos inversiones importantes: una de Delivery Hero, de 130 mdd, y otra de 200 mdd de DST Global. De esta manera, en total, la firma suma hoy 1,391.8 mdd en capital, ya incluida también la ronda de SoftBank.

Pero no sólo fue el aval de los inversionistas hacia la compañía, hoy con presencia en nueve países y 205 ciudades de la región, lo que hizo que las miradas voltearan hacia ellos, sino también el cómo la compañía fue acrecentando su negocio paulatinamente, el cual, de acuerdo con los emprendedores, cada año registra un crecimiento de 3x.

Y es que, si bien en un inicio la compañía llegaba, principalmente, a la mente de sus consumidores porque podía llevarles a cualquier lugar la comida de su restaurante favorito, a través del servicio de delivery proporcionado por sus Rappitenderos (nombre con el que se conoce a sus repartidores), a partir de la llegada del banco japonés la compañía pasó a hacer muchas otras cosas más.

Rappi apostó a la diversificación de su oferta, la cual hoy cuenta ya con una multivertical, desde la cual se ofrecen hasta 10 servicios… desde una misma aplicación. Así, la firma acabó por convertirse en una “Súper App”, como las que existen en Asia.

En ella conviven supermercados, farmacias, servicios financieros (RappiPay), tiendas de ropa (Rappi Mall), pedidos de dinero en efectivo (Rappi Cash), telemedicina y servicios como plomería (Rappi Care), videojuegos (Rappi Games), boletos de avión (Rappi Travel), eventos en vivo (Rappi Live), música (Rappi Music) y, en otros países, hasta juegos de azar (Rappi Apuestas).


Todo suena fácil, pero, detalla Simón Borrero, ceo de la compañía, esto ha sido un constante trabajo de comunicación y desarrollo entre diferentes partes de la compañía.

Por ejemplo, Rappi Cash se originó porque se dieron cuenta de que, a través de Rappi Favor, servicio con el cual se puede contratar a un Rappitendero durante un tiempo para una labor específica, mucha gente empezó a pedirles que les ayudaran a ir al cajero por dinero en efectivo.

“La base de todo es nuestra tecnología, la que desarrollamos desde un inicio, porque tiene la cualidad de adaptarse a lo que sea. Es también con ella que, silenciosamente, hemos contratado al mejor talento de Latinoamérica. Hoy, ya tenemos 700 desarrolladores con una cultura de clase mundial”, explica Felipe Villamarín, cofundador y director global de Producto y Tecnología.


Si queda duda de la capacidad innovadora de Rappi, cabe mencionar que, hace unos meses, le dio la vuelta al mundo un plan piloto que, junto a la startup KiwiBot, se implementó en la ciudad de Medellín, Colombia, con 15 robots que hicieron 120 entregas diarias de pizza.

“Creo que Rappi será, en un futuro, el Amazon de América Latina. En cuatro años se expandió a nueve mercados y creó un producto que los consumidores adoran profundamente; esto, en un mercado donde el ecosistema de venture capital y de startups aún se está desarrollando”, apunta Anu Hariharan, partner del Y Combinator Continuity Fund.

MÉXICO Y UNA INESPERADA PANDEMIA

Tal como lo mencionó al principio Sebastián Mejía, el primer integrante de Rappi en mudarse a nuestro país para iniciar operaciones, México ha sido uno de los objetivos primordiales para la compañía, lo cual hoy se refleja en que tiene presencia en un total de 31 ciudades del país, con 40,000 repartidores.

En nuestro país, el negocio es encabezado por Alejandro Solís, su Country Manager, quien relata que, además del desarrollo que ha tenido su rama tradicional de pedidos de alimentos (que ya cuenta hoy con 15,000 restaurantes registrados), también ha despegado notablemente en otras áreas donde ofrece sus servicios.

“México es muy relevante para Rappi. Tenemos aquí varias verticales que han crecido de manera importante, como lo es, por ejemplo, la parte de supermercados, que hoy la trabaja un 30% de nuestra flota de vehículos, principalmente autos, o la de farmacias, que cuenta con 2,000 puntos de venta. También estamos trabajando para brindar buena experiencia en Rappi Mall, tratando de generar entregas en menos de 60 minutos”, relata.

Es en medio de este crecimiento de los negocios adyacentes donde la compañía está empujando también el nacimiento de uno nuevo aquí en México: RappiBank, una solución fintech que nace tras una alianza con Banorte, con el objetivo de proveer servicios financieros.

rappi repartidor motocicleta
Foto: © Angélica Escobar/Forbes México.


“Lo que queremos es convertirnos en el banco digital más grande del país. Ellos [la gente de Banorte] tienen una gran experiencia; nosotros tenemos ese contacto con las nuevas generaciones. Entonces, hacemos un complemento muy bueno. Vamos a trabajar en la colocación de tarjetas de crédito, ofreciendo, inicialmente, una propuesta de valor y rompiendo con malos tratos administrativos”, dice Solís.

Sigue la información de Emprendedores en nuestra sección especializada

La nueva apuesta en México llega en un momento muy positivo para la compañía. La pandemia de Covid-19 ha hecho que, tanto en nuestro país como en toda América Latina, se registre un crecimiento en la demanda de sus servicios.


En un estudio reciente, la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) advirtió que los servicios de solicitud de comida a domicilio, productos de supermercado o de farmacias fueron los que más crecieron durante la pandemia, alcanzando entre un 40 y 60% más de interés.

Por otro lado, Sensor Towers, una firma dedicada a rastrear datos de aplicaciones móviles, advierte que Rappi ha contabilizado 3.5 millones de nuevas descargas en México en lo que va del año, acumulando 13.9 millones de instalaciones a nivel mundial en 2020.

Las descargas alcanzaron su punto máximo en abril, con 602,000, casi el doble que en enero, cuando la cuenta de descargas marcó 317,000.

“Nosotros tuvimos una ventaja muy importante, y es que, desde que la pandemia comenzó a crecer, nuestros inversionistas en Asia nos fueron dando información sobre lo que estaba pasando; fue así como pudimos anticiparnos [y tomar las medidas pertinentes]”, menciona Borrero.

EL FUTURO

A partir de este notable crecimiento, fomentado en parte por el confinamiento de millones de personas en sus casa, ahora la pregunta ineludible es ésta: ¿Cómo se visualiza Rappi de cara a los próximos años? Simón, Sebastián y Felipe, quienes esperan que la compañía este año repita el crecimiento de 3x que históricamente ha tenido cada 12 meses (algo que cada año resulta más complicado, pero que siempre acaba lográndose), tienen varias ideas en mente. La primera es que seguirán trabajando para posicionarse como una empresa multivertical que permita a sus usuarios experimentar la compra de sus bienes y su recepción en un máximo de una hora.

Asimismo, comenta Simón Borrero, continuarán empujando sus verticales relacionadas con temáticas de entretenimiento, fomentando prácticas como live shopping, que permitan a las personas divertirse al realizar sus compras, apoyadas por la gama de servicios financieros que podrán tener en sus manos. Pero las cosas no se quedarán aquí.

Los fundadores del gigante colombiano ya han definido claramente que este crecimiento debe ir apoyado por una eventual salida al mercado de valores, con la mira puesta en Nasdaq.

“La idea es que el IPO sea para nosotros como una ronda adicional a las que ya hemos tenido. Nuestro plan es seguir construyendo valor; pero sí, Dios quiera que pronto podamos hacerlo”, dice Borrero, quien es secundado por Sebastián Mejía.

“Todavía no existen planes al 100%, pero es una acción natural por la que tendríamos que pasar. Lo tendríamos que hacer donde están presentes las mejores empresas de tecnología del mundo”, comenta a Forbes México.

Con todas estas acciones, la compañía está sólidamente apuntalada y ahora aspira a conseguir, en los próximos 24 meses, algo que la pondría en la cumbre: superar en Gross Merchandise Value (GMV, la métrica que mide el valor bruto transaccionado en las plataforma de comercio en línea) a Mercado Libre, con lo que pasaría a ser la empresa de tecnología más importante de la región.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, y es que la firma aún tendrá que demostrar rentabilidad. A principios de este año, en un movimiento que coincidió con una ola de despidos en varias empresas del portafolios de SoftBank, luego que Son las incitara públicamente a crecer con eficiencia, la empresa despidió al 6% de sus empleados.

También queda pendiente la discusión sobre su relación laboral con los Rappi-tenderos, que permea todas las plataformas de la economía colaborativa y que recientemente se ha agitado con protestas en diversos países.

Lo que es claro es que, a pesar de todo, la firma ya es un referente latinoamericano del emprendimiento, explica Santiago Zavala, partner de 500 Startups en la región.

“Lo que ha hecho Rappi, prácticamente desde que estuvo en el Demo Day de Y Combinator, es que abrió la mente de los inversionistas del mundo; los hizo voltear a ver qué es lo que está pasando al sur [del continente], ayudando a posicionar mucha atención en la región”, apunta.

.

Emprendedores

La fintech de esta latina salió con la mayor valuación de la última cohorte de Y Combinator

Daniela Conejo cofundó Sivo, fintech que ofrece un servicio para cubrir deudas; tiene fondos para iniciar su propuesta de financiación.

Publicado

on

Daniela Conejo, cofundadora de Sivo / Foto: Sivo.

Está demostrado lo que las empresas de tecnología financiera (fintech) son capaces de hacer en materia de inclusión, pero ahora se necesitan soluciones para que todas esas iniciativas sean más escalables y lleguen a más personas.

Buscando ser esa gasolina que otras fintech necesitan, Sivo, una compañía fundada por la mexicana Daniela Conejo y la británica Kate Hiscox, acaba de salir con la valoración más alta −por encima de 100 mdd (millones de dólares)− de la última cohorte de la aceleradora de startups más relevante del mundo, Y Combinator.

Paralelamente, recaudaron una ronda de inversión semilla de 8 mdd en la que participaron YCombinator, Maple VC y Dash Funda, así como ejecutivos de firmas tecnológicas de la talla de Stripe, Airbnb, Hubspot y Uber. Como si ese apalancamiento fuera poco, también adelantaron un acuerdo de deuda por hasta 100 mdd.

“Estos fondos se utilizarán para lanzar el producto, hacer crecer el equipo y poner en marcha la lista de espera de más de 200 clientes de Sivo”, dijo Conejo a Forbes.

“Nuestro producto de deuda como servicio proporciona financiamiento de deuda a empresas fintech, neobancos y plataformas de economía colaborativa sin que haya que anticipar un trato de deuda”.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Sivo se conecta con las otras plataformas digitales tan fácil como lo hace Stripe, para indicarles a otros cuándo deben prestarles a sus usuarios con un cálculo propio de puntaje crediticio y financia la deuda transfiriendo los fondos en tiempo real para que los créditos que otras plataformas están otorgando puedan efectuarse de manera automática.

Daniela, que creció en Tlahuac un barrio de clase media en la Ciudad de México, vio cómo en su comunidad eran comunes los préstamos “depredadores”. Sus amigos y familiares se la pasaban en ciclos de deuda interminables por las ofertas de crédito que “ocultan la realidad de las tasas de interés que superan el 100% de tasa efectiva anual”.

En la Universidad del Valle se graduó como diseñadora gráfica y empezó su carrera en una agencia, pero al poco tiempo se animó a evolucionar al diseño de interfaz de usuario (UI), al diseño de experiencia de usuario (UX) y ahora se ha enfocado en producto B2B.

A Kate, que es una emprendedora serial que durante más de 15 años ha construido empresas que han logrado salidas a ser vendidas y una a cotizar en bolsa, la conoció como compañera de trabajo con la que coincidió en dos compañías. Juntas, lideran un equipo de 20 personas que han trabajado en empresas como Revolut, Goldman Sachs, McKinsey, Google, NASA y Citi Group.

“Fue increíble, agotador, increíble y una vez más ¡agotador”, describen ambas sobre la experiencia de pasar por Y Combinator. Sivo, que deriva de la palabra “inclusivo”, cree que puede ser el detrás de cámaras de la inclusión financiera de millones de personas. Con ese empujón que recibieron, están listas para empujar a otros y ya tienen una lista de espera de más de 200 compañías en todos los continentes que quieren usar su servicio.

Seguir Leyendo

Emprendedores

El ‘Tinder’ que Startupeable busca crear para unir empresas e inversionistas

Enzo Cavalie, fundador de Startupeable, tiene como objetivo impulsar que cada vez más compañías de Latam reciban esas inversiones que necesitan para poder seguir creciendo, es por eso que hoy su objetivo es uno: hacer que ambos lados de la película hagan ‘match’.

Publicado

on

Foto: Startupeable.

Durante los últimos años, el ecosistema emprendedor de Latinoamérica ha venido desarrollándose cada vez de manera más satisfactoria, con sonoros casos de éxito que están llegando a más y más a oídos del mundo.

Y ejemplos hay suficientes. Nubank corrió en Brasil un maratón que lo llevó a convertirse en el neobanco más grande del mundo, Rappi, nacida en Colombia, despliega hoy su brazo de delivery por toda Latinoamérica y la mexicana Kavak apunta a convertirse en la principal solución de compra-venta de autos en la región.

Sin embargo, a pesar de todos estos hitos, aún existen muchísimos emprendimientos, principalmente en early stage, de América Latina que no están consiguiendo obtener ese capital inicial que les permita empezar a soñar con replicar el camino que han tenido las empresas antes mencionadas.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Y es justo este problema el que hoy está buscando resolver Enzo Cavalie, especialista en temas de venture capital y fundador de la plataforma Startupeable, espacio que pretende, a través de contenido, impulsar que exista en la región un mayor entendimiento sobre el ecosistema emprendedor y todo lo que está a su alrededor.

“Comencé en su momento a escribir porque me invitaron a participar en Perú en un blog de startups importante, y fue justo ahí donde me di cuenta de que había poco contenido en español sobre lo que es emprender, con todas sus variantes”, explica Cavalie a Forbes México.

Fue justo este precepto el que lo llevo a apostar por crear Startupeable, “una plataforma que pretende ser un journey que sirva para que cualquier persona pueda comprender todo esto, especialmente aquellas que no están hoy precisamente dentro del ecosistema”.

Un paso más

La idea comenzó a caminar a mediados del 2020 y hoy dentro de la plataforma, expone el que fuera colaborador de fondos como Winnipeg Capital y Dalus Capital, existen ya cosas que van desde un glosario, que explica a las personas cada palabra de este universo, hasta un podcast y un directorio de compañías y inversionistas de la región.

Sin embargo, conforme iba avanzando, Enzo Cavalie se dio cuenta de que para acabar con el problema de financiamiento que tienen las startups que van empezando debía hacer aún más.

Y fue así como se decidió a construir Semillas, un espacio creado para que tanto como compañías que están buscando levantar capital como fondos de inversión puedan hacer “match” al estilo Tinder.

“Después de que desarrollamos el directorio de compañías e inversionistas nos dimos cuenta de que había la posibilidad de crear un concepto que nos permitiera conectarlos a ambos, ya que nos pasaba mucho que startups nos buscaban para preguntarnos si creíamos que pudieran existir inversionistas interesados en ellos y, por otro lado, también había fondos y personas que estaban buscando oportunidades”, menciona.

Entonces el paso natural, comenta Cavalie, fue tratar de construir una herramienta que pudiera automatizar este proceso, tomando siempre en cuenta lo que buscan ambos lados de la moneda para poder establecer conexiones.

“Básicamente como funciona es que tanto compañías como inversionistas y fondos al registrarse colocan qué es lo que hoy están buscando, nosotros hacemos un filtrado inicial y, posteriormente, enviamos un correo para que puedan, aquellos que cumplen con las mismas características, conectar directamente e iniciar una conversación”, menciona.

De acuerdo con el fundador de Startupeable, este proyecto está pensado con miras a generar rondas de inversión por debajo del millón de dólares y en las que puedan participar tanto inversores como fondos ya involucrados en el ecosistema, además de ángeles que estén buscando dar sus primeros pasos con tickets pequeños.

“Pensamos justo en inversiones de capital semilla porque consideramos que aquí es donde menos acceso existe, fondos metidos en series A y más ya hay, pero aquí tenemos un espacio que queremos cubrir”, apunta.

De acuerdo con Enzo Cavalie, dentro del proyecto de Semillas hay ya poco más de 100 inversionistas presentes. “Hemos visto que existe mucha gente que está buscando hoy diversificar sus inversiones, empresarios y más, queremos que vengan, queremos atraerlos a ellos”, concluye.

Seguir Leyendo

Emprendedores

Emprendedores recompran compañía que habían vendido para proteger a sus empleados

El colombiano Diego Caicedo y el chileno Andrés Abumohor vuelven a tener el control de Omnilatam, firma que habían vendido a una fintech británica que se declaró en bancarrota.

Publicado

on

Andrés Abumohor y Diego Caicedo, cofundadores de Omni Latam. Foto: Forbes.

Cuando quieres que algo que construiste con tus manos no se desmorone, vuelves y tomas el control. Es lo que han hecho los cofundadores de Omnilatam, el colombiano Diego Caicedo y el chileno Andrés Abumohor, firma que en junio del año pasado había sido adquirida por la fintech británica Greensill Capital por un monto no revelado.

Ambos habían quedado a cargo de los activos de Greensill en América Latina, combinando la propuesta de las compañías de factoring digital para ayudar a pequeñas y medianas empresas que logren liquidez. Pero a finales de de marzo, Greensill colapsó y se declaró en bancarrota ante la imposibilidad de hacer frente a sus deudas.

La recompra, en una transacción de US$11.3 millones, se hizo a los activos de Greensill en Colombia y Chile con el respaldo del fondo 777 Partners con sede en Miami, reportó primero Bloomberg.

Caicedo señaló que quedaron sorprendidos con todo lo que ocurrió con Greensill, que son responsables por 200 empleados y su prioridad “es preservar” todo lo que construyeron. La compra no incluye los activos en México y Brasil, mientras que OmniLatam empezará desde cero en Brasil y está abierta a hacer adquisiciones.

Omnilatam informó que luego de la adquisición que había hecho Greensill, habían escalado en 2020 a US$800 millones los préstamos que habían otorgado, frente a los US$150 millones de 2019.

La fintech, que en 2020 fue considerada por Forbes como una de las 30 promesas de los negocios de 2020, monetiza anticipadamente las facturas que las empresas tienen por cobrar a 30, 60 o más días, otorgando desembolsos por medio de su plataforma financiera que, además de visualizar y realizar operaciones de factoring online y confimirng, permite monitorear el flujo de caja de la empresa para que se tomen decisiones,

Seguir Leyendo

Emprendedores

Con la bandera del trabajo remoto, Ontop capta US$4.5 millones en nueva ronda de inversión

Santiago Aparicio, Julián Torres y Jaime Abella siguen dando pasos largos con su firma tecnológica que está facilitando a las compañías latinoamericanos contratar talento en cualquier lugar.

Publicado

on

Santiago Aparicio, Jaime Abella y Julián Torres, cofundadores de Ontop. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Haber creado una plataforma para contratación y pago a talento remoto en la mitad de la pandemia ha sido para los cofundadores de Ontop un golazo que apenas están empezando a asimilar.

La compañía que se enfoca en América Latina y el Caribe ha recaudado US$4.5 millones en una ronda de inversión semilla, que eleva a US$6 millones sus fondos captados desde sus orígenes en rondas de inversión pre-semilla principalmente con ángeles inversionistas.

La nueva inyección de capital ha sido liderada por Point72 Ventures, con la participación de Funders Club, ClockTower Technology Ventures, H20 Capital, Magma Partners, SOMA Capital, Supernode y otros ángeles inversionistas.

“Estamos construyendo los rieles para el tren del trabajo remoto que está en rápida evolución”, indicó el CEO y cofundador de Ontop Santiago Aparicio. “Estamos entusiasmados de contar con el apoyo de Point72 Venture a medida que desarrollamos soluciones financieras innovadoras para esta próxima generación de trabajadores y empresas emergentes en regiones en desarrollo del mundo como América”, añadió Julián Torres.

Originada en Colombia, esta firma tecnológica estuvo en la última cohorte de la aceleradora de startups YCombinator y fue catalogada por Forbes como una de las 30 promesas de los negocios de Colombia en el 2021.

La plataforma agiliza la creación de contratos, digitaliza las firmas, la recopilación de documentos legales y provee soluciones de pago. Con ella, empresas de cualquier tamaño pueden acceder a empleados sin importar en qué lugar del mundo estén.

Los fundadores dijeron que el capital que acaban de obtener lo usarán para implementar pagos adicionales y soluciones bancarias para contratistas en la región, incluida la opción de mantener los saldos de las cuentas en diferentes monedas.

 “Creemos que Ontop está utilizando la tecnología para ayudar a las empresas de todos los tamaños a aprovechar el impresionante mercado de talentos en América Latina y al mismo tiempo abrir un nuevo conjunto de oportunidades para los empleados en la región”, indicó Pete Casella, socio de Point72 Ventures. “La plataforma de contratación remota ayuda a las empresas a gestionar la compleja combinación de documentación, requisitos fiscales y normativos, y soluciones de pago necesarias para contratar talento remoto “.

A medida que el trabajo flexible y remoto se vuelve cada vez más común, es más fácil para las empresas comenzar a buscar empleados sin limitaciones geográficas, en regiones donde el talento y la economía son atractivos.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Seguir Leyendo

Emprendedores

Cómo Bimbau está formando el mayor ‘marketplace’ de construcción en Colombia

El fundador y CEO de Bimbau Juan Alejandro Saldarriaga indicó a Forbes en qué consiste la librería BIM que han creado y como superaron $1 billón en las transacciones de sus plataformas.

Publicado

on

En Medellín han creado una plataforma que se ha propuesto digitalizar el sector de la construcción no solo por medio del comercio electrónico para conectar con proveedores, sino también que la planeación de compras se haga desde mucho tiempo atrás.

“La negociación no se está dando en la construcción, se está dando en el diseño”, explicó a Forbes Juan Alejandro Saldarriaga, fundador y CEO de Bimbau. “El diseñador requiere del conocimiento del proveedor y el proveedor se involucra en el diseño”.

Lo hacen a través de la que dicen, es la primera librería BIM en Colombia. Un catálogo digital que permita descargar objetos en 3D como mesas o ascensores para hacer la simulación de las construcciones en el computador.

“Antes todo se modelaba con materiales gringos o alemanes de plataformas internacionales”, argumenta Saldarriaga. “Nadie había hecho la tarea de montar los proveedores locales en 3D para que el diseño se haga en Colombia”.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

La plataforma de comercio electrónico es B2B orientada a grandes constructores, pero tiene planes en incursionar B2C inicialmente en Estados Unidos. “Es anticipar nuevas formas de construir”, apunta Saldarriaga.

Aún no tienen un escuadrón de inversionistas institucionales detrás pero Conconcreto fue el primer socio en creer en la propuesta y también el primer cliente. Ahora en la plataforma, en la que ya se han hecho más de 1 billón de pesos colombianos en transacciones, tienen más de 2.500 proveedores que varían en tamaño y zonas geográficas. “Hemos ido ganando credibilidad”, concreta el CEO de Bimbau. “Vemos cómo podemos ser productivos y competitivos”.

El equipo de Bimbau calcula que pueden hacer una reducción de más de 50% en inventarios de materiales en las obras y una disminución del 60% del peso de operación de los proyectos.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado