Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

Rappi vive un buen 2020: sus planes de crecimiento se aceleraron con la pandemia

Rappi comenzó su recorrido por Latam hace cinco años, tiempo en el cual no sólo se ha expandido por la región y levantado casi 1,400 millones de dólares en inversiones, sino que también ha construido un negocio diverso, que va más allá del delivery.

Publicado

on

Simón Borrero, cofundador y CEO de Rappi. Foto: Andrés Rodríguez/Forbes Latam.
Rappi

Por: Alejandro Medina y José Caparroso

Para concretar la inversión más importante que el poderoso ceo de SoftBank, Masayoshi Son, ha hecho en América Latina, se necesitó de una visa exprés y un viaje de casi 24 horas de duración entre Bogotá, Colombia, y Tokio, Japón.

Era a mediados de marzo del año pasado, cuando los colombianos Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín, fundadores de Rappi, luego de semanas enteras de conversaciones, finalmente habían sido citados por el magnate. Quería verlos “lo antes posible”, en Asia.

Sin embargo (los tres emprendedores así lo recuerdan), cruzar el mundo no les resultaba sencillo en aquel momento, en especial porque no contaban con la visa para ingresar al país nipón, trámite que podría demorar hasta 15 días. Era un tiempo que no podían darse el lujo de perder, pues también perderían aquella cita.

Los emprendedores, preocupados por la situación, avisaron a Marcelo Claure, hoy Chief Operating Officer (coo) de SoftBank, su principal contacto en la ecuación, sobre lo que les había impedido, hasta ese momento, subir a un avión rumbo a Japón.

Él, simplemente, les pidió que esperaran unos minutos. Así lo hicieron, pero estaban intranquilos. Apenas tres horas después, en sus pasaportes se podía ver el sello que les permitiría, finalmente, entrar al País del Sol Naciente.

Era claro que Masayoshi quería verlos y había movido rápidamente sus influencias para lograrlo. Cuarenta y ocho horas después, aún con el jet lag encima, los tres estaban sentados, desayunando a la mesa de Son, el ostentoso inversionista japonés que ha financiado el ascenso de grandes globales, como Alibaba, Uber, Didi o, inclusive, el problemático coworking WeWork, escuchándolo hablar en su majestuosa casa y cerrando la transacción más importante de sus vidas: una inversión de 1,000 millones de dólares (mdd), acuerdo que valuó a Rappi en 3,500 mdd, según personas familiarizadas con la transacción.

“En ese momento teníamos otras propuestas de inversionistas, pero llegó la de SoftBank y ahí nos quedamos”, dice el cofundador y ceo de Rappi, Simón Borrero, en entrevista con Forbes México. Del otro lado de la acera, la confianza en el modelo de negocio de Rappi está más que presente; así lo expresa Marcelo Claure, coo del banco japonés y cocreador del Innovation Fund de 5,000 mdd que la entidad japonesa creó para Latinoamérica.

“Creemos firmemente en las tendencias seculares que impulsan el negocio de Rappi: la digitalización de la vida cotidiana, desde los alimentos hasta los supermercados y los servicios financieros. También creemos firmemente en el modelo comercial de Rappi, [que consiste en] agrupar múltiples ofertas dentro del mismo producto y convertirse realmente en parte de la vida de sus clientes”, expone.

CRECIMIENTO

La inversión del banco japonés acaparó la mirada del mundo, que presenció, así, la coronación del desarrollo que la compañía de origen colombiano había comenzado desde finales de 2015.

Cuando echaron a andar la firma Rappi, los tres emprendedores eran aún bastante jóvenes; ninguno había superado los 30 años de edad. Sin embargo, ya contaban con experiencia abriendo empresas y, más aun, la tenían en temas relacionados con innovación.

El antecedente fue Grability, un estudio de software con el que desarrollaron una tecnología que licenciaron a grandes supermercados del mundo, como Walmart, en Estados Unidos, y Reliance, en la India; pero la lentitud con la que se activaban los procesos con este tipo de empresas los animó a aventurarse a trabajar en nuevas propuestas.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Nos creíamos capaces de ser la nueva revolución en logística, pero el proyecto inicial de Rappi, en el fondo, se trataba de ser una tiendita de barrio, con 500 productos”, evoca Villamarín.

“Estábamos entre dos proyectos, así que nos fuimos a una finca, mes y medio, con 15 desarrolladores, a sacar el código, para no perder el tiempo”, agrega.

Fue de ese “cónclave” de programadores de software que resultó un desarrollo logístico para tres cosas: un supermercado, restaurantes y un botón de antojo. Justo con esta idea es que comezaron en Colombia y, posteriormente, apenas alrededor de cuatro meses después, saltaron a México, un país que consideraban esencial para concretar su crecimiento de cara al futuro.

“México siempre fue un país prioritario para Rappi. Desde que llegamos allá y comenzamos, siempre tuvimos esto en la cabeza. Nos decían que nos enfocáramos, primero, sólo en el mercado local colombiano, pero nunca fuimos buenos escuchando ese tipo de consejos”, afirma Sebastián Mejía, cofundador y presidente de la plataforma.

Incluso, hay una anécdota de sus primeros días por nuestro país. Cuando todavía no tenían tantas alianzas con restaurantes, a través de su botón Rappi Favor (que permite pedir cualquier cosa a domicilio), veían que surgía un pico de pedidos desde una esquina muy particular en la colonia Condesa: La Esquina del Chilaquil.

“Esto pasaba mucho orgánicamente, así que fuimos a visitarlos y les dijimos: ‘Ésta es su oportunidad de digitalizarse’. Luego de mucho platicar, integramos oficialmente [esta firma] a Rappi y empezaron a tener un crecimiento impresionante”, recuerda Mejía.

Pero, mientras todo este crecimiento en ambos países se gestaba, y muchísimo antes de que apareciera SoftBank en su horizonte, la compañía empezaba a visualizar también la posibilidad de levantar capital. Entrados en 2016, en su etapa más temprana, se propusieron entrar a Y Combinator, la aceleradora de startups más relevante del mundo, ubicada en Silicon Valley.

Las cosas salieron bien y, tras encontrarse cara a cara, en una entrevista de 10 minutos, con Paul Buchheit, el creador de Gmail, y otro grupo de especialistas, finalmente los aceptaron en su programa. Tras ese hecho, el fondo Andreessen Horowitz invirtió, en una ronda semilla, 9 millones de dólares en la empresa.

Sigue la información sobre la economía y los negocios del Sudamérica en Forbes Colombia

“Volvimos a Latinoamérica creyendo que teníamos dinero para cuatro años, pero, como seguimos creciendo súper rápido, el dinero se consumió”, expresa el ceo de Rappi.

Después de esta primera inversión, y tras ser “bateados” por otros 42 fondos que les cerraron las puertas cuando buscaban una nueva ronda ya de serie A, la compañía consiguió una cita en Sequoia Capital, el legendario fondo que ha respaldado a Apple, Google, Youtube, Zoom y más.

El hecho culminó en una nueva inversión de 52.8 mdd del fondo, misma que les permitió saltar a los mercados brasileño y argentino. Fue este respaldo el que los llevó a convertirse en un imán para nuevos inversionistas.

Esto porque, posteriormente, la empresa concretó otras dos inversiones importantes: una de Delivery Hero, de 130 mdd, y otra de 200 mdd de DST Global. De esta manera, en total, la firma suma hoy 1,391.8 mdd en capital, ya incluida también la ronda de SoftBank.

Pero no sólo fue el aval de los inversionistas hacia la compañía, hoy con presencia en nueve países y 205 ciudades de la región, lo que hizo que las miradas voltearan hacia ellos, sino también el cómo la compañía fue acrecentando su negocio paulatinamente, el cual, de acuerdo con los emprendedores, cada año registra un crecimiento de 3x.

Y es que, si bien en un inicio la compañía llegaba, principalmente, a la mente de sus consumidores porque podía llevarles a cualquier lugar la comida de su restaurante favorito, a través del servicio de delivery proporcionado por sus Rappitenderos (nombre con el que se conoce a sus repartidores), a partir de la llegada del banco japonés la compañía pasó a hacer muchas otras cosas más.

Rappi apostó a la diversificación de su oferta, la cual hoy cuenta ya con una multivertical, desde la cual se ofrecen hasta 10 servicios… desde una misma aplicación. Así, la firma acabó por convertirse en una “Súper App”, como las que existen en Asia.

En ella conviven supermercados, farmacias, servicios financieros (RappiPay), tiendas de ropa (Rappi Mall), pedidos de dinero en efectivo (Rappi Cash), telemedicina y servicios como plomería (Rappi Care), videojuegos (Rappi Games), boletos de avión (Rappi Travel), eventos en vivo (Rappi Live), música (Rappi Music) y, en otros países, hasta juegos de azar (Rappi Apuestas).


Todo suena fácil, pero, detalla Simón Borrero, ceo de la compañía, esto ha sido un constante trabajo de comunicación y desarrollo entre diferentes partes de la compañía.

Por ejemplo, Rappi Cash se originó porque se dieron cuenta de que, a través de Rappi Favor, servicio con el cual se puede contratar a un Rappitendero durante un tiempo para una labor específica, mucha gente empezó a pedirles que les ayudaran a ir al cajero por dinero en efectivo.

“La base de todo es nuestra tecnología, la que desarrollamos desde un inicio, porque tiene la cualidad de adaptarse a lo que sea. Es también con ella que, silenciosamente, hemos contratado al mejor talento de Latinoamérica. Hoy, ya tenemos 700 desarrolladores con una cultura de clase mundial”, explica Felipe Villamarín, cofundador y director global de Producto y Tecnología.


Si queda duda de la capacidad innovadora de Rappi, cabe mencionar que, hace unos meses, le dio la vuelta al mundo un plan piloto que, junto a la startup KiwiBot, se implementó en la ciudad de Medellín, Colombia, con 15 robots que hicieron 120 entregas diarias de pizza.

“Creo que Rappi será, en un futuro, el Amazon de América Latina. En cuatro años se expandió a nueve mercados y creó un producto que los consumidores adoran profundamente; esto, en un mercado donde el ecosistema de venture capital y de startups aún se está desarrollando”, apunta Anu Hariharan, partner del Y Combinator Continuity Fund.

MÉXICO Y UNA INESPERADA PANDEMIA

Tal como lo mencionó al principio Sebastián Mejía, el primer integrante de Rappi en mudarse a nuestro país para iniciar operaciones, México ha sido uno de los objetivos primordiales para la compañía, lo cual hoy se refleja en que tiene presencia en un total de 31 ciudades del país, con 40,000 repartidores.

En nuestro país, el negocio es encabezado por Alejandro Solís, su Country Manager, quien relata que, además del desarrollo que ha tenido su rama tradicional de pedidos de alimentos (que ya cuenta hoy con 15,000 restaurantes registrados), también ha despegado notablemente en otras áreas donde ofrece sus servicios.

“México es muy relevante para Rappi. Tenemos aquí varias verticales que han crecido de manera importante, como lo es, por ejemplo, la parte de supermercados, que hoy la trabaja un 30% de nuestra flota de vehículos, principalmente autos, o la de farmacias, que cuenta con 2,000 puntos de venta. También estamos trabajando para brindar buena experiencia en Rappi Mall, tratando de generar entregas en menos de 60 minutos”, relata.

Es en medio de este crecimiento de los negocios adyacentes donde la compañía está empujando también el nacimiento de uno nuevo aquí en México: RappiBank, una solución fintech que nace tras una alianza con Banorte, con el objetivo de proveer servicios financieros.

rappi repartidor motocicleta
Foto: © Angélica Escobar/Forbes México.


“Lo que queremos es convertirnos en el banco digital más grande del país. Ellos [la gente de Banorte] tienen una gran experiencia; nosotros tenemos ese contacto con las nuevas generaciones. Entonces, hacemos un complemento muy bueno. Vamos a trabajar en la colocación de tarjetas de crédito, ofreciendo, inicialmente, una propuesta de valor y rompiendo con malos tratos administrativos”, dice Solís.

Sigue la información de Emprendedores en nuestra sección especializada

La nueva apuesta en México llega en un momento muy positivo para la compañía. La pandemia de Covid-19 ha hecho que, tanto en nuestro país como en toda América Latina, se registre un crecimiento en la demanda de sus servicios.


En un estudio reciente, la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) advirtió que los servicios de solicitud de comida a domicilio, productos de supermercado o de farmacias fueron los que más crecieron durante la pandemia, alcanzando entre un 40 y 60% más de interés.

Por otro lado, Sensor Towers, una firma dedicada a rastrear datos de aplicaciones móviles, advierte que Rappi ha contabilizado 3.5 millones de nuevas descargas en México en lo que va del año, acumulando 13.9 millones de instalaciones a nivel mundial en 2020.

Las descargas alcanzaron su punto máximo en abril, con 602,000, casi el doble que en enero, cuando la cuenta de descargas marcó 317,000.

“Nosotros tuvimos una ventaja muy importante, y es que, desde que la pandemia comenzó a crecer, nuestros inversionistas en Asia nos fueron dando información sobre lo que estaba pasando; fue así como pudimos anticiparnos [y tomar las medidas pertinentes]”, menciona Borrero.

EL FUTURO

A partir de este notable crecimiento, fomentado en parte por el confinamiento de millones de personas en sus casa, ahora la pregunta ineludible es ésta: ¿Cómo se visualiza Rappi de cara a los próximos años? Simón, Sebastián y Felipe, quienes esperan que la compañía este año repita el crecimiento de 3x que históricamente ha tenido cada 12 meses (algo que cada año resulta más complicado, pero que siempre acaba lográndose), tienen varias ideas en mente. La primera es que seguirán trabajando para posicionarse como una empresa multivertical que permita a sus usuarios experimentar la compra de sus bienes y su recepción en un máximo de una hora.

Asimismo, comenta Simón Borrero, continuarán empujando sus verticales relacionadas con temáticas de entretenimiento, fomentando prácticas como live shopping, que permitan a las personas divertirse al realizar sus compras, apoyadas por la gama de servicios financieros que podrán tener en sus manos. Pero las cosas no se quedarán aquí.

Los fundadores del gigante colombiano ya han definido claramente que este crecimiento debe ir apoyado por una eventual salida al mercado de valores, con la mira puesta en Nasdaq.

“La idea es que el IPO sea para nosotros como una ronda adicional a las que ya hemos tenido. Nuestro plan es seguir construyendo valor; pero sí, Dios quiera que pronto podamos hacerlo”, dice Borrero, quien es secundado por Sebastián Mejía.

“Todavía no existen planes al 100%, pero es una acción natural por la que tendríamos que pasar. Lo tendríamos que hacer donde están presentes las mejores empresas de tecnología del mundo”, comenta a Forbes México.

Con todas estas acciones, la compañía está sólidamente apuntalada y ahora aspira a conseguir, en los próximos 24 meses, algo que la pondría en la cumbre: superar en Gross Merchandise Value (GMV, la métrica que mide el valor bruto transaccionado en las plataforma de comercio en línea) a Mercado Libre, con lo que pasaría a ser la empresa de tecnología más importante de la región.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, y es que la firma aún tendrá que demostrar rentabilidad. A principios de este año, en un movimiento que coincidió con una ola de despidos en varias empresas del portafolios de SoftBank, luego que Son las incitara públicamente a crecer con eficiencia, la empresa despidió al 6% de sus empleados.

También queda pendiente la discusión sobre su relación laboral con los Rappi-tenderos, que permea todas las plataformas de la economía colaborativa y que recientemente se ha agitado con protestas en diversos países.

Lo que es claro es que, a pesar de todo, la firma ya es un referente latinoamericano del emprendimiento, explica Santiago Zavala, partner de 500 Startups en la región.

“Lo que ha hecho Rappi, prácticamente desde que estuvo en el Demo Day de Y Combinator, es que abrió la mente de los inversionistas del mundo; los hizo voltear a ver qué es lo que está pasando al sur [del continente], ayudando a posicionar mucha atención en la región”, apunta.

.

Editors' Picks

Llegó a Colombia sin nada y fundó una compañía que vendió en US$550 millones

Brian Requarth es el cofundador de la aceleradora Latitud y de VivaReal, una compañía de la que fue CEO y presidente de la junta directiva hasta su venta, que empezó en Colombia, pero se volvió grande en Brasil. Hizo de su historia un libro, que llegó a ocupar el puesto del más vendido en Amazon.

Publicado

on

Brian Requarth, cofundador de Latitud y VivaReal. Foto: Screenshot.

Con un español enredado y de traje negro, Brian Requarth se parqueó una vez en la entrada del edificio Los Venados de Bogotá, que queda al frente de la Bolsa de Valores, insinuando que tenía una cita, hasta que los porteros lo dejaron ingresar.  Acto seguido, pasó de oficina en oficina ofreciendo clases de inglés que había preparado con un libro que había conseguido en una feria.

Casualmente una directora de recursos humanos estaba buscando un profesor y lo contrató para que ofreciera clases de inglés de negocios a varios ejecutivos de una firma comisionista de bolsa, lo cual hizo por un año para poder mantenerse en la ciudad.

Él, californiano, había aterrizado en Colombia luego de manejar hasta Costa Rica, donde vendió su carro para comprar el tiquete aéreo que lo llevaría a reencontrarse con una colombiana que había conocido en San Diego (Estados Unidos) y que hoy es su esposa y madre de sus hijos. “En esa época decían el riesgo es que te quieras quedar”, recuerda Brian. “Así pagué las cuentas”.

Como en Estados Unidos un motel es un hotel barato característico de carretera, el primer lugar en el que se alojó fue un motel en la Avenida Caracas de Bogotá. “Los papás de mi esposa la regañaron por dejarme quedar en ese sitio, pero era lo que podía pagar”, dice.

Más adelante, estando más ubicado, tuvo una mala experiencia buscando un apartamento. “No había casi información en línea, así que cuadramos una visita con un agente inmobiliario, le expliqué lo que quería, sacó una lista de propiedades y me cobró por ver esa información. Pagué el dinero y visité todos los inmuebles, gastando mucha energía en eso”, apunta.

Sentado en un café internet, buscando ideas de negocio, se encontró un caso de negocio de la Universidad de Stanford que mostraba lo que estaba pasando con Mercado Libre. Retomando lo de aquella experiencia con el agente inmobiliario, se le ocurrió crear en 2009 VivaReal, un portal de clasificados para la compra, venta y renta de inmuebles.

La cofundó junto al alemán Thomas Floracks, a quien conoció en la fila para pagar la multa por haber permanecido en Colombia más tiempo del que les habían permitido y a quién quería conectar con unos ejecutivos que querían aprender alemán. Pero con Floracks empezó a desarrollar varios sitios web, siendo uno de esos VivaReal.

Sin embargo, con un respaldo limitado de inversionistas y la apertura de mercado, tuvieron que tomar la difícil decisión de concentrarse solo en el mercado de Brasil y cerrar la operación de Colombia, donde todo comenzó. “Todo estaba hecho en Colombia, pero lanzamos en varios países para probar y Brasil fue un cohete”, explica Requarth. “Cuando decidimos cerrar la oficina de Bogotá, nos dio mucha pena. Aunque el tiempo demostró que fue la decisión comercial correcta, tuvimos que despedir a parte del equipo que era de 20 personas, de los cuales cuatro aceptaron mudarse a Brasil con nosotros. A todos los demás los vimos saltar a buenos trabajos en los que ganaban mucho más dinero, fuimos una plataforma para ellos. Hoy tienen carreras tecnológicas brillantes”.

Brian como CEO de VivaReal en los inicios de la compañía en Colombia. Foto: Archivo.

Toda la travesía que vino después, Requarth la expone en el libro Viva the Entrepreneur, un título en que, con base a su historia, presenta una guía para emprendedores que quieran escalar negocios en América Latina y a aprender a interactuar con el capital de riesgo para conseguir un crecimiento exponencial. Esta pieza de 209 páginas consiguió ubicarse por varias semanas como el libro más vendido en Amazon en el segmento de emprendedores.

Las entrevistas a los nuevos empleados en Brasil las hacían en un café de Starbucks e inicialmente vivían apiñados en el apartamento del que habían contratado como gerente para el país.

Para 2019, no solo habían acaparado el 25% del mercado inmobiliario de Brasil, sino que habían recaudado US$74 millones de fondos de capital de riesgo en un camino que los indujo a fusionarse con Zap Imóveis para crear el Grupo ZAP, que, en últimas, fue vendido a OLX en una transacción de US$550 millones.

“Me siento en un gran deber en reinvertir en América Latina porque en los mejores ecosistemas tienen a personas exitosas reinvirtiendo en otra generación”, confiesa Brian quien como ángel inversionista ha puesto no solo de sus recursos, sino su mentoría en varias prometedoras startups que se han originado en Colombia como La Haus, Liftit, Chiper, Ontop, Neivor y Aptuno -de la cual es cofundador-. “Siempre he sentido una gran gratitud por todo lo que he podido lograr”.

Ese es el propósito que lo mueve y que ha materializado en Latitud, una aceleradora que cofundó en 2020 con Yuri Danilchenko y Gina Gotthilf, que ofrece a los emprendedores tutorías prácticas con expertos de la región y de Silicon Valley. “Formamos un grupo con nuestra red de contactos para elevar el ecosistema”, sostiene. Ya tuvieron la primera cohorte y están próximos a iniciar la segunda. Con esto, Brian ahora tiene mucho trabajo por delante.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Seguir Leyendo

Emprendedores

Hermanos colombianos desarrollan una caja para convertir “cualquier televisor en un computador”

Sebastián y Aura María Salazar, cofundadores de Qinaya, levantaron US$200.000 en una ronda de inversión semilla para aportar una nueva solución a la brecha digital.

Publicado

on

Aura y Sebastián Salazar, cofundadores de Qinaya.

Usar el poder de la nube para poner en los hogares una especie de computador de bajo costo es lo que pretende hacer Qinaya, una startup basada en Bogotá que acaba de recaudar US$200.000 en una ronda de inversión semilla.

La inyección de capital ha sido liderada por Breakthrough Capital, firma que ha venido incubando la idea, para intentar masificar Qinaya 3 Play, una caja inteligente que según dicen, puede conectarse hasta en los televisores más viejos, convirtiéndose en un computador cuyo servicio cuesta menos de US$5 al mes.

“Sobre todo para mantener nuestros servidores, el desarrollo inicial del producto y el equipo de desarrollo”, explicó a Forbes Sebastián Salazar, el CGO de Qinaya, quien cofundó la firma junto a su hermana melliza Aura María Salazar, la COO. “Hacia adelante vamos a invertir cada vez más en adquisición de usuarios, en la segunda versión del dispositivo, así como en hacer de Qinaya una plataforma cada vez más potente, confiable y asequible. Tenemos por ejemplo que invertir cada vez más en nuestra tecnología de compresión”.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Señalan que el dispositivo fue desarrollado en Colombia y se fabrica en China, con la capacidad de conectarse a internet vía inalámbrica o con cable ethernet, como se conectaría cualquier otro computador. La caja inteligente funciona con Qinaya Compu, un servicio de computador que permite navegar, reproducir formatos multimedia y crear documentos, conectándose al sistema operativo Android y a internet.

Dicen haber vendido más de 5.000 dispositivos principalmente a través de Mercado Libre y otros proveedores independientes, aunque están incursionando en un canal institucional para entidades de educación superior y compañías de telecomunicaciones.

“Más del 50% de las ventas han sido por fuera de las grandes ciudades, demostrando que se está abriendo el mercado y masificando”, comenta Aura, una exRappi y exUber convencida que este hardware podría cambiarle la vida a muchas personas. “Estamos creciendo aceleradamente, nos gusta movernos rápido, y estamos trabajando tras ese gran propósito de servir a más familias colombianas”.

Qinaya, que significa nube en quechua, contrasta que mientras que solo el 35% de los hogares latinoamericanos tiene acceso a internet, al menos el 90% tiene un televisor. Al vincularse a Android, la caja inteligente funciona como Android TV con funciones de televisor inteligente y como decodificador de la televisión digital.

Seguir Leyendo

Emprendedores

Neivor recauda US$600.000 para su plataforma para edificios y conjuntos residenciales

Tienen la meta de llegar a 10.000 conjuntos residenciales, contó a Forbes la CEO de Neivor Caterine Castillo.

Publicado

on

Caterine Castillo, Oscar Garzón y Paola Fuertes, cofundadores de Neivor. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Digitalizar las administraciones de los condominios residenciales, sean edificios o conjuntos. Esa es la propuesta de Neivor, una ‘fintech’ y ‘proptech’ nacida en Bogotá, que acaba de conseguir una inyección de capital de US$600.000 para empezar en firme sus operaciones.

La ronda de inversión semilla ha sido liderada por Magma Partners, complementada por una valerosa cuadrilla de ángeles inversionistas de la que hacen parte el fundador de Viva Real Brian Requarth; el cofundador y CEO de Merqueo, Miguel McCallister, el cofundador y CEO de Truora, Daniel Bilbao; el presidente de La Haus, Rodrigo Sánchez-Ríos; el fundador de Digital Bank Latam Ramón Heredia y entre otros, Kai Schmitz.

En los conjuntos que usan la plataforma, los residentes tienen acceso a una variedad de medios de pago para pagar las tarifas de administración y los administradores cuentan con una herramienta en la que reciben pagos, pueden crear reportes contables y administrar cobros de forma remota, para dejar a un lado las reconciliaciones manuales y las transacciones en efectivo.

“Vamos a consolidar nuestra operación en Colombia y nos expandiremos a México, donde vemos una oportunidad de mercado enorme”, indicó a Forbes Caterine Castillo, cofundadora y CEO de Neivor, quien pasó por compañías como Movii y Novopayment antes de lanzarse a emprender. “Para 2021 esperamos multiplicar por tres nuestra operación, llegando a 10.000 conjuntos y a 1.5 millones de hogares en América Latina”.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Cofundada también por los ingenieros Paola Fuertes y Oscar Garzón, que dirigen al equipo de tecnología, Neivor también se está volviendo una comunidad virtual, en la que los residentes pueden interactuar entre sí y los administradores pueden hacer encuestas y enviar notificaciones.

“Están solucionando un problema grande en la industria proptech en América Latina con un enfoque único al adicionar un componente de pagos a su negocio SaaaS, lo cual hace la vida más fácil a sus usuarios”, refirió a Forbes Nathan Lustig, managing partner de Magma Partners. “Tienen un equipo extraordinario con posibilidad de crear una empresa regional desde su base en Colombia”.

El ecosistema de vivienda que han desarrollado intenta abordar la limitada infraestructura de pagos, la desconexión entre vecinos y la falta de herramientas para la administración de los conjuntos, integrando también alianzas con bancos y aseguradoras

Seguir Leyendo

Emprendedores

Backstartup consigue US$1,2 millones para su “súper despacho” de contadores en línea

Este software corporativo creado en Colombia está buscando nuevos mercados y según contó a Forbes su CEO, Juana Barco, aspiran a triplicar este año sus ventas mensuales recurrentes en un 300%.

Publicado

on

De izquierda a derecha: Diego Peñuela, CTO; Juana Barco, CEO; Adriana Villamizar, COO y Cristian Villamizar, CFO de Bakcstartup.

Juana Barco sabe que probablemente estés cansado de escuchar que los ‘bots’ son la gran innovación corporativa y que quizás conoces muchos softwares contables. Pero Backstartup, la plataforma de la que es CEO, está proponiendo una novedosa forma con la  que pequeñas y medianas empresas están gestionando su backoffice.

“Las pymes están muy solas a la hora de administrar sus empresas, la contabilidad es altamente complicada, la Dian da terror y los honorarios legales son muy costosos”, le dijo Barco a Forbes. “Tenemos un súper despacho de contadores en línea que combina asesoría personalizada de parte de nuestro equipo de contadores y tecnología que hemos desarrollado para ser más eficientes y escalables”.

Basada en Bogotá, Backstartup acaba de recaudar US$1,2 millones en una ronda de inversión Semilla y Pre-Serie A, liderada por Alaya Capital Partners, en su primera inversión en Colombia y en una startup liderada por una mujer, con la participación de otros fondos de México y Chile, como Life is Too Short Capital, LabCap y 0B, entre otros. De esta manera se eleva a US$2 millones el capital conseguido por la compañía desde sus orígenes.

Invertirán en tecnología para incrementar la automatización de procesos manuales para aumentar la eficiencia, en marketing y en la apertura de Chile, su tercer mercado después de Colombia y México, buscando triplicar sus ingresos mensuales recurrentes este año.

Siga toda la información de emprendedores en nuestra sección especializada

Cofundada en 2014 por Juana, junto a sus socios, el CTO Diego Peñuela, la COO Adriana Villamizar y el CFO Cristian Villamizar, ha ido evolucionando para ofrecer lo que llaman una gestión contable integral porque, según cuentan, un software contable no resuelve todo el problema contable de las empresas porque siempre se necesita para un experto para sortear la complejidad normativa. “No somos un software contable”, aclara la CEO.

Integrar en un solo punto cuentas bancarias, softwares de facturación o de contabilidad, subir fotos de recibos y facturas digitales, son algunas de las funciones de la plataforma, que procesa la información a través de ‘bots’ automatizados, que acompañan a contadores certificados para calcular impuestos, retenciones, generar estados financieros y verificar el cumplimiento de obligaciones tributarias, con soporte vía Whatsapp, videollamadas y correo electrónico.

“La mayoría de los softwares de contabilidad están hechos para contadores, Backstartup digitaliza los procesos e involucra a la empresa en su propia contabilidad”, refiere el managing partner de Alaya Capital Claudio Barahona. “Es un proceso de software como servicio que automatiza procesos repetitivos, pero mantiene el contacto humano en el asesoramiento de un contador”.

Al trabajar directamente de las pymes, Juana cuenta que el año pasado con el golpe de la pandemia, vieron cerrar a 108 de sus clientes que tuvieron que llevar sus empresas a liquidación o suspender sus actividades. Aún con este nublado panorama, Backstartup adquirió cerca de 300 clientes nuevos y alcanzó ingresos por encima de US$1 millón, con ritmos de crecimiento de 250% en 2019 y 15% mes contra mes en 2020.

“El valor que le damos a nuestros clientes es simple: Paz mental”, concreta la CEO de Backstartup. “Simplificamos la gestión contable al darles toda la información que necesitan a través de nuestra plataforma y adicionalmente les damos asesoría personalizada en idioma emprendedor”.

Seguir Leyendo

Emprendedores

La startup Valoreo levanta US$50 millones, una de las rondas ‘seed’ más altas de Latam

La startup especializada en comercio electrónico Valoreo relató a Forbes que esta inversión estará destinada a concretar la adquisición de marcas sobresalientes, además de que buscarán también crecer su equipo y seguir avanzando en sus planes de expansión.

Publicado

on

Foto: Valoreo.

La startup especializada en comercio electrónico Valoreo, fundada por los emprendedores Stefan Florea, Martín Florea, Alexander Grüll, Cedrik Hoffmann y Miguel Oehling, reveló a Forbes que consiguió levantar una ronda de inversión seed por un total de 50 millones de dólares (mdd).

Se trata de un levantamiento que pone a la compañía, enfocada en adquirir, operar y hacer crecer plataformas de eCommerce, dentro de las empresas que mayor capital han conseguido recibir dentro de este nivel en América Latina.

“En Valoreo estamos construyendo el holding de comercio electrónico del siglo XXI en Latinoamérica. Adquirimos comerciantes que operan sus propias marcas y venden principalmente en mercados en línea como Mercado Libre, Amazon y Linio, además de que también tenemos la capacidad de desarrollar marcas propias para ofrecer una selección más amplia de productos a nuestro cliente final”, explicó Stefan Florea en entrevista.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especialziada

La idea, dice Florea, es aportar valor a todos los participantes del ecosistema, proporcionando liquidez a los vendedores y haciendo que sus marcas alcancen su siguiente fase de crecimiento.

Este levantamiento de capital que consiguió la startup mexicana fue liderado por inversionistas internacionales y regionales como son Upper99, Fabrice Grinda de FJ Labs, Angel Ventures y Presight Capital, además de inversionistas ángeles como David Geisen, director de Mercado Libre en México, y Ricardo Weder, fundador de Jüsto.

“A estas alturas podemos decir que el apoyo que ofrecen estos inversionistas no es sólo desde el banquillo, sino que los consideramos parte de nuestro equipo ampliado”, explicó Alexander Grüll.

Crecimiento

Es con apoyo de este capital, que la startup hoy pretende trabajar en dos temas que consideran importantes para potenciar su crecimiento. El primero de ellos tiene que ver con la adquisición de más marcas para incrementar su portafolios.

“La primera área, donde se utilizará la mayor parte de nuestra financiación, es en la adquisición de marcas de vendedores sobresalientes, y los recursos necesarios para su crecimiento dentro de nuestro portafolio”, comenta Martín Florea.

Asimismo, la compañía también tiene previsto aprovechar este ronda seed para fortalecer la composición de su equipo de colaboradores, materia prima que consideran esencial para el desarrollo a futuro.

“Otra área clave para nosotros es la creación del equipo de Valoreo, dada nuestra trayectoria de crecimiento estamos constantemente buscando superestrellas en distintas áreas, como administración de marcas, tecnología, M&A, legal y cadena de suministro. Estamos entusiasmados por conocer candidatos que estén tan apasionados como nosotros por el comercio electrónico en Latinoamérica”, dice Florea.

Finalmente, es importante señalar que la compañía también vislumbra el potenciar su crecimiento regional, algo buscarán hacerlo lo más rápido posible.

“Actualmente nuestra inversión está enfocada en México y Brasil, sin embargo, nos estamos moviendo increíblemente rápido y ya estamos planeando nuestra expansión en otros mercados latinoamericanos donde tenemos fuertes sistemas de apoyo local, como Colombia”, menciona Florea.

Entorno propicio

La startup Valoreo emprenderá este camino en un momento que, desde su perspectiva, resulta muy propicio para hacerlo, principalmente por el desarrollo que ha tenido en últimos tiempos el comercio electrónico en la región.

“Estamos en el lugar adecuado en el momento adecuado, ya que el comercio electrónico en Latinoamérica se encuentra actualmente en un punto de inflexión”, advierte Stefan Florea.

Y es que, desde su perspectiva, desde antes incluso de la pandemia, el eCommerce en la zona se encontraba creciendo a una velocidad considerable, siendo México de los países que mejor ritmo estaba teniendo.

“En la actualidad, Latinoamérica es el mercado de comercio electrónico de más rápido crecimiento en el mundo, y creemos que aún hay mucho más por venir. Consideramos firmemente que no pasará mucho tiempo para que el consumidor final en México descubra todas las ventajas que ofrece”, concluye Alexander Grüll.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado