Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

Rappi vive un buen 2020: sus planes de crecimiento se aceleraron con la pandemia

Rappi comenzó su recorrido por Latam hace cinco años, tiempo en el cual no sólo se ha expandido por la región y levantado casi 1,400 millones de dólares en inversiones, sino que también ha construido un negocio diverso, que va más allá del delivery.

Publicado

on

Simón Borrero, cofundador y CEO de Rappi. Foto: Andrés Rodríguez/Forbes Latam.
Rappi

Por: Alejandro Medina y José Caparroso

Para concretar la inversión más importante que el poderoso ceo de SoftBank, Masayoshi Son, ha hecho en América Latina, se necesitó de una visa exprés y un viaje de casi 24 horas de duración entre Bogotá, Colombia, y Tokio, Japón.

Era a mediados de marzo del año pasado, cuando los colombianos Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín, fundadores de Rappi, luego de semanas enteras de conversaciones, finalmente habían sido citados por el magnate. Quería verlos “lo antes posible”, en Asia.

Sin embargo (los tres emprendedores así lo recuerdan), cruzar el mundo no les resultaba sencillo en aquel momento, en especial porque no contaban con la visa para ingresar al país nipón, trámite que podría demorar hasta 15 días. Era un tiempo que no podían darse el lujo de perder, pues también perderían aquella cita.

Los emprendedores, preocupados por la situación, avisaron a Marcelo Claure, hoy Chief Operating Officer (coo) de SoftBank, su principal contacto en la ecuación, sobre lo que les había impedido, hasta ese momento, subir a un avión rumbo a Japón.

Él, simplemente, les pidió que esperaran unos minutos. Así lo hicieron, pero estaban intranquilos. Apenas tres horas después, en sus pasaportes se podía ver el sello que les permitiría, finalmente, entrar al País del Sol Naciente.

Era claro que Masayoshi quería verlos y había movido rápidamente sus influencias para lograrlo. Cuarenta y ocho horas después, aún con el jet lag encima, los tres estaban sentados, desayunando a la mesa de Son, el ostentoso inversionista japonés que ha financiado el ascenso de grandes globales, como Alibaba, Uber, Didi o, inclusive, el problemático coworking WeWork, escuchándolo hablar en su majestuosa casa y cerrando la transacción más importante de sus vidas: una inversión de 1,000 millones de dólares (mdd), acuerdo que valuó a Rappi en 3,500 mdd, según personas familiarizadas con la transacción.

“En ese momento teníamos otras propuestas de inversionistas, pero llegó la de SoftBank y ahí nos quedamos”, dice el cofundador y ceo de Rappi, Simón Borrero, en entrevista con Forbes México. Del otro lado de la acera, la confianza en el modelo de negocio de Rappi está más que presente; así lo expresa Marcelo Claure, coo del banco japonés y cocreador del Innovation Fund de 5,000 mdd que la entidad japonesa creó para Latinoamérica.

“Creemos firmemente en las tendencias seculares que impulsan el negocio de Rappi: la digitalización de la vida cotidiana, desde los alimentos hasta los supermercados y los servicios financieros. También creemos firmemente en el modelo comercial de Rappi, [que consiste en] agrupar múltiples ofertas dentro del mismo producto y convertirse realmente en parte de la vida de sus clientes”, expone.

CRECIMIENTO

La inversión del banco japonés acaparó la mirada del mundo, que presenció, así, la coronación del desarrollo que la compañía de origen colombiano había comenzado desde finales de 2015.

Cuando echaron a andar la firma Rappi, los tres emprendedores eran aún bastante jóvenes; ninguno había superado los 30 años de edad. Sin embargo, ya contaban con experiencia abriendo empresas y, más aun, la tenían en temas relacionados con innovación.

El antecedente fue Grability, un estudio de software con el que desarrollaron una tecnología que licenciaron a grandes supermercados del mundo, como Walmart, en Estados Unidos, y Reliance, en la India; pero la lentitud con la que se activaban los procesos con este tipo de empresas los animó a aventurarse a trabajar en nuevas propuestas.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Nos creíamos capaces de ser la nueva revolución en logística, pero el proyecto inicial de Rappi, en el fondo, se trataba de ser una tiendita de barrio, con 500 productos”, evoca Villamarín.

“Estábamos entre dos proyectos, así que nos fuimos a una finca, mes y medio, con 15 desarrolladores, a sacar el código, para no perder el tiempo”, agrega.

Fue de ese “cónclave” de programadores de software que resultó un desarrollo logístico para tres cosas: un supermercado, restaurantes y un botón de antojo. Justo con esta idea es que comezaron en Colombia y, posteriormente, apenas alrededor de cuatro meses después, saltaron a México, un país que consideraban esencial para concretar su crecimiento de cara al futuro.

“México siempre fue un país prioritario para Rappi. Desde que llegamos allá y comenzamos, siempre tuvimos esto en la cabeza. Nos decían que nos enfocáramos, primero, sólo en el mercado local colombiano, pero nunca fuimos buenos escuchando ese tipo de consejos”, afirma Sebastián Mejía, cofundador y presidente de la plataforma.

Incluso, hay una anécdota de sus primeros días por nuestro país. Cuando todavía no tenían tantas alianzas con restaurantes, a través de su botón Rappi Favor (que permite pedir cualquier cosa a domicilio), veían que surgía un pico de pedidos desde una esquina muy particular en la colonia Condesa: La Esquina del Chilaquil.

“Esto pasaba mucho orgánicamente, así que fuimos a visitarlos y les dijimos: ‘Ésta es su oportunidad de digitalizarse’. Luego de mucho platicar, integramos oficialmente [esta firma] a Rappi y empezaron a tener un crecimiento impresionante”, recuerda Mejía.

Pero, mientras todo este crecimiento en ambos países se gestaba, y muchísimo antes de que apareciera SoftBank en su horizonte, la compañía empezaba a visualizar también la posibilidad de levantar capital. Entrados en 2016, en su etapa más temprana, se propusieron entrar a Y Combinator, la aceleradora de startups más relevante del mundo, ubicada en Silicon Valley.

Las cosas salieron bien y, tras encontrarse cara a cara, en una entrevista de 10 minutos, con Paul Buchheit, el creador de Gmail, y otro grupo de especialistas, finalmente los aceptaron en su programa. Tras ese hecho, el fondo Andreessen Horowitz invirtió, en una ronda semilla, 9 millones de dólares en la empresa.

Sigue la información sobre la economía y los negocios del Sudamérica en Forbes Colombia

“Volvimos a Latinoamérica creyendo que teníamos dinero para cuatro años, pero, como seguimos creciendo súper rápido, el dinero se consumió”, expresa el ceo de Rappi.

Después de esta primera inversión, y tras ser “bateados” por otros 42 fondos que les cerraron las puertas cuando buscaban una nueva ronda ya de serie A, la compañía consiguió una cita en Sequoia Capital, el legendario fondo que ha respaldado a Apple, Google, Youtube, Zoom y más.

El hecho culminó en una nueva inversión de 52.8 mdd del fondo, misma que les permitió saltar a los mercados brasileño y argentino. Fue este respaldo el que los llevó a convertirse en un imán para nuevos inversionistas.

Esto porque, posteriormente, la empresa concretó otras dos inversiones importantes: una de Delivery Hero, de 130 mdd, y otra de 200 mdd de DST Global. De esta manera, en total, la firma suma hoy 1,391.8 mdd en capital, ya incluida también la ronda de SoftBank.

Pero no sólo fue el aval de los inversionistas hacia la compañía, hoy con presencia en nueve países y 205 ciudades de la región, lo que hizo que las miradas voltearan hacia ellos, sino también el cómo la compañía fue acrecentando su negocio paulatinamente, el cual, de acuerdo con los emprendedores, cada año registra un crecimiento de 3x.

Y es que, si bien en un inicio la compañía llegaba, principalmente, a la mente de sus consumidores porque podía llevarles a cualquier lugar la comida de su restaurante favorito, a través del servicio de delivery proporcionado por sus Rappitenderos (nombre con el que se conoce a sus repartidores), a partir de la llegada del banco japonés la compañía pasó a hacer muchas otras cosas más.

Rappi apostó a la diversificación de su oferta, la cual hoy cuenta ya con una multivertical, desde la cual se ofrecen hasta 10 servicios… desde una misma aplicación. Así, la firma acabó por convertirse en una “Súper App”, como las que existen en Asia.

En ella conviven supermercados, farmacias, servicios financieros (RappiPay), tiendas de ropa (Rappi Mall), pedidos de dinero en efectivo (Rappi Cash), telemedicina y servicios como plomería (Rappi Care), videojuegos (Rappi Games), boletos de avión (Rappi Travel), eventos en vivo (Rappi Live), música (Rappi Music) y, en otros países, hasta juegos de azar (Rappi Apuestas).


Todo suena fácil, pero, detalla Simón Borrero, ceo de la compañía, esto ha sido un constante trabajo de comunicación y desarrollo entre diferentes partes de la compañía.

Por ejemplo, Rappi Cash se originó porque se dieron cuenta de que, a través de Rappi Favor, servicio con el cual se puede contratar a un Rappitendero durante un tiempo para una labor específica, mucha gente empezó a pedirles que les ayudaran a ir al cajero por dinero en efectivo.

“La base de todo es nuestra tecnología, la que desarrollamos desde un inicio, porque tiene la cualidad de adaptarse a lo que sea. Es también con ella que, silenciosamente, hemos contratado al mejor talento de Latinoamérica. Hoy, ya tenemos 700 desarrolladores con una cultura de clase mundial”, explica Felipe Villamarín, cofundador y director global de Producto y Tecnología.


Si queda duda de la capacidad innovadora de Rappi, cabe mencionar que, hace unos meses, le dio la vuelta al mundo un plan piloto que, junto a la startup KiwiBot, se implementó en la ciudad de Medellín, Colombia, con 15 robots que hicieron 120 entregas diarias de pizza.

“Creo que Rappi será, en un futuro, el Amazon de América Latina. En cuatro años se expandió a nueve mercados y creó un producto que los consumidores adoran profundamente; esto, en un mercado donde el ecosistema de venture capital y de startups aún se está desarrollando”, apunta Anu Hariharan, partner del Y Combinator Continuity Fund.

MÉXICO Y UNA INESPERADA PANDEMIA

Tal como lo mencionó al principio Sebastián Mejía, el primer integrante de Rappi en mudarse a nuestro país para iniciar operaciones, México ha sido uno de los objetivos primordiales para la compañía, lo cual hoy se refleja en que tiene presencia en un total de 31 ciudades del país, con 40,000 repartidores.

En nuestro país, el negocio es encabezado por Alejandro Solís, su Country Manager, quien relata que, además del desarrollo que ha tenido su rama tradicional de pedidos de alimentos (que ya cuenta hoy con 15,000 restaurantes registrados), también ha despegado notablemente en otras áreas donde ofrece sus servicios.

“México es muy relevante para Rappi. Tenemos aquí varias verticales que han crecido de manera importante, como lo es, por ejemplo, la parte de supermercados, que hoy la trabaja un 30% de nuestra flota de vehículos, principalmente autos, o la de farmacias, que cuenta con 2,000 puntos de venta. También estamos trabajando para brindar buena experiencia en Rappi Mall, tratando de generar entregas en menos de 60 minutos”, relata.

Es en medio de este crecimiento de los negocios adyacentes donde la compañía está empujando también el nacimiento de uno nuevo aquí en México: RappiBank, una solución fintech que nace tras una alianza con Banorte, con el objetivo de proveer servicios financieros.

rappi repartidor motocicleta
Foto: © Angélica Escobar/Forbes México.


“Lo que queremos es convertirnos en el banco digital más grande del país. Ellos [la gente de Banorte] tienen una gran experiencia; nosotros tenemos ese contacto con las nuevas generaciones. Entonces, hacemos un complemento muy bueno. Vamos a trabajar en la colocación de tarjetas de crédito, ofreciendo, inicialmente, una propuesta de valor y rompiendo con malos tratos administrativos”, dice Solís.

Sigue la información de Emprendedores en nuestra sección especializada

La nueva apuesta en México llega en un momento muy positivo para la compañía. La pandemia de Covid-19 ha hecho que, tanto en nuestro país como en toda América Latina, se registre un crecimiento en la demanda de sus servicios.


En un estudio reciente, la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) advirtió que los servicios de solicitud de comida a domicilio, productos de supermercado o de farmacias fueron los que más crecieron durante la pandemia, alcanzando entre un 40 y 60% más de interés.

Por otro lado, Sensor Towers, una firma dedicada a rastrear datos de aplicaciones móviles, advierte que Rappi ha contabilizado 3.5 millones de nuevas descargas en México en lo que va del año, acumulando 13.9 millones de instalaciones a nivel mundial en 2020.

Las descargas alcanzaron su punto máximo en abril, con 602,000, casi el doble que en enero, cuando la cuenta de descargas marcó 317,000.

“Nosotros tuvimos una ventaja muy importante, y es que, desde que la pandemia comenzó a crecer, nuestros inversionistas en Asia nos fueron dando información sobre lo que estaba pasando; fue así como pudimos anticiparnos [y tomar las medidas pertinentes]”, menciona Borrero.

EL FUTURO

A partir de este notable crecimiento, fomentado en parte por el confinamiento de millones de personas en sus casa, ahora la pregunta ineludible es ésta: ¿Cómo se visualiza Rappi de cara a los próximos años? Simón, Sebastián y Felipe, quienes esperan que la compañía este año repita el crecimiento de 3x que históricamente ha tenido cada 12 meses (algo que cada año resulta más complicado, pero que siempre acaba lográndose), tienen varias ideas en mente. La primera es que seguirán trabajando para posicionarse como una empresa multivertical que permita a sus usuarios experimentar la compra de sus bienes y su recepción en un máximo de una hora.

Asimismo, comenta Simón Borrero, continuarán empujando sus verticales relacionadas con temáticas de entretenimiento, fomentando prácticas como live shopping, que permitan a las personas divertirse al realizar sus compras, apoyadas por la gama de servicios financieros que podrán tener en sus manos. Pero las cosas no se quedarán aquí.

Los fundadores del gigante colombiano ya han definido claramente que este crecimiento debe ir apoyado por una eventual salida al mercado de valores, con la mira puesta en Nasdaq.

“La idea es que el IPO sea para nosotros como una ronda adicional a las que ya hemos tenido. Nuestro plan es seguir construyendo valor; pero sí, Dios quiera que pronto podamos hacerlo”, dice Borrero, quien es secundado por Sebastián Mejía.

“Todavía no existen planes al 100%, pero es una acción natural por la que tendríamos que pasar. Lo tendríamos que hacer donde están presentes las mejores empresas de tecnología del mundo”, comenta a Forbes México.

Con todas estas acciones, la compañía está sólidamente apuntalada y ahora aspira a conseguir, en los próximos 24 meses, algo que la pondría en la cumbre: superar en Gross Merchandise Value (GMV, la métrica que mide el valor bruto transaccionado en las plataforma de comercio en línea) a Mercado Libre, con lo que pasaría a ser la empresa de tecnología más importante de la región.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, y es que la firma aún tendrá que demostrar rentabilidad. A principios de este año, en un movimiento que coincidió con una ola de despidos en varias empresas del portafolios de SoftBank, luego que Son las incitara públicamente a crecer con eficiencia, la empresa despidió al 6% de sus empleados.

También queda pendiente la discusión sobre su relación laboral con los Rappi-tenderos, que permea todas las plataformas de la economía colaborativa y que recientemente se ha agitado con protestas en diversos países.

Lo que es claro es que, a pesar de todo, la firma ya es un referente latinoamericano del emprendimiento, explica Santiago Zavala, partner de 500 Startups en la región.

“Lo que ha hecho Rappi, prácticamente desde que estuvo en el Demo Day de Y Combinator, es que abrió la mente de los inversionistas del mundo; los hizo voltear a ver qué es lo que está pasando al sur [del continente], ayudando a posicionar mucha atención en la región”, apunta.

.

Emprendedores

Lentesplus adquiere Newlentes de Brasil, tras cerrar US$8 millones en una ronda de inversión

Lentesplus eleva a US$23 millones el total conseguido en financiación desde 2014, cuando salieron al aire.

Publicado

on

Foto: Lentesplus.

Con el respaldo de fondos como DG Ventures, de Japón; Ignia, de México; Empire Group, de Hong Kong y Palm Drive, de Nueva York, lo primero que hizo Lentesplus al cerrar una ronda de inversión de US$8 millones, fue salir de compras.

La plataforma de comercio electrónico que vende lentes de contacto y gafas, adquirió NewLentes, una plataforma que tiene el mismo modelo de negocio en Brasil.

El cofundador y co-CEO de Lentesplus Jaime Oriol expresó que la compra de Newlentes los ayuda a consolidarse y a expandirse, para llegar a nuevos clientes y ofrecerles variedad de productos a través de diversos canales.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

“Brasil es el mercado más grande en América Latina y esto demuestra nuestra ambición de seguir creciendo de forma acelerada”, apuntó Oriol, por medio de un comunicado de prensa. “Es así, como esta adquisición tendrá un impacto adicional del 50% en nuestro crecimiento y nos permitirá posicionarnos como el jugador líder número uno en la región”.

Con la nueva inyección de capital, Lentesplus eleva a US$23 millones el total conseguido en financiación desde 2014, cuando salieron al aire.

Oriol y su socio Diego Mariño se conocieron estudiando el MBA la Universidad de Wharton, en Estados Unidos. Desde allá notaron que muchos de usuarios de lentes de contacto no llevaban la cuenta de cuántos lentes de contacto les quedaban y cuando se acababan, se encontraban con que en las ópticas no tenían y que tenían que salir a la calle sin ver.

Con Lentesplus, que envía a domicilio lentes de contacto, gotas y gafas, se han ganado un espacio en el mercado de la salud visual de, además de Colombia, también de Argentina, México y Chile.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Ahora llegan a Brasil con Newlentes, una firma radicada en Sao Paulo que vende lentes de contacto en línea desde 2010, un recorrido que les entrega una paltaforma con audiencia e infraestructura.

De esta manera, ahora Lentesplus.com contará con la audiencia e infraestructura de esta plataforma para desarrollar una estrategia de crecimiento enfocada en el marketing y las ventas dentro de este mercado.

“Brasil es un paso natural para continuar con nuestra misión. A su vez, la mayor escala nos permitirá desarrollar a mayor velocidad mejores productos para todos nuestros usuarios”, comentó Mariño, también co-CEO.

Recientemente, Lentesplus recogió $1.000 millones de pesos colombianos en deuda a través del programa Innpulsate en a2censo, creado entre Innpulsa Colombia y la Bolsa de Valores de Colombia en el que participaron más de 660 inversionistas, en su mayoría jóvenes entre 25 y 34 años, que decidieron apoyar este tipo de proyectos.

Lentesplus dijo que quiere seguir expandiendo su participación en toda la región “para democratizar la salud visual y permitir que todas las personas puedan acceder a lentes de contacto de forma fácil y segura”.

Seguir Leyendo

Emprendedores

La ropa se pondrá más cara para Navidad

Los empresarios de la confección advierten sobre bajo stock para Navidad y aumento de precios en materias primas.

Publicado

on

Los compradores de prendas de vestir van a sentir un alza generalizada de precios, tal y como lo vienen evidenciando muchos sectores. La razón: los problemas que registra la cadena de abastecimiento mundial que reduce la oferta y golpea los precios de las materias primas.

Así lo vienen evidenciando los empresarios del sector de confecciones que se quejan porque definitivamente traer materias primas de China y otros orígenes a nivel mundial está siendo muy difícil.

José Luis Villamil Gerente de Kott Risk, compañía que fabrica prendas de vestir para venta mayorista, explicó que el impacto hoy se siente en el costo de los fletes y la demora para que lleguen los insumos. “Está resultando muy costoso traer las cosas de importación. Un container se demoraba 45 días en agua ahora se demora de 80 a 90 días,eso es el doble del tiempo”, explicó.

Esto significa que los procesos de producción de prensa se atrasaron y el mercado interno, para reemplazar las importaciones, todavía no es suficiente para responder a una demanda mayor. 

“La compra se nos afectó. Ahora compras metro de tela que ha subido 70% frente a lo que comprábamos normalmente”, dijo el empresario.

Esto significa inevitablemente que los precios al usuario final deben subir.

Carlos  Martínez, gerente de Cannabis Jeans, también da testimonio de lo difícil que está resultando producir ropa ahora mismo en Colombia.

“La materia prima se nos subió -el algodón y el nylon- y también están más caros los fletes. Esto llevó a un aumento del 20% en los costos. Por ejemplo, la tela pasó de $11.000 a $15.000 el metro lo que significa que al final del día en una prenda el incremento se puede reflejar en casi 10%”, dijo.

Según él, las demoras logísticas son el problema, porque “los contenedores no llegaron a tiempo. Producir ropa es un ciclo de mes y medio y con estas demoras nos quedó muy difícil producir. Va a haber escasez de ropa al público en esta temporada”, explicó.

Martínez es reconocido por elaborar prendas de vestir con cáñamo, materia prima derivada de la planta de cannabis. Esta empresa fue pionera en la elaboración de esta clase de prendas y por eso el empresario explicó que es necesario que el país siga avanzando en su proceso de legalización del uso de esta materia prima en actividades industriales como la confección y los textiles.

Por su parte, Villamil de Kott Risk explicó que su compañía empezó hace 13 años con la idea de ofrecer ropa de buena calidad a bajos precios. 

“Entonces empezamos a diseñar y a fabricar desde cero en Colombia. Mi esposa se empapaba de la moda europea de todas las pasarelas y empezaba a traer esa información y plantarla acá”, comentó.

Esta compañía hoy es líder en la distribución mayorista y provee a comercios en todas partes del país.

Durante la pandemia, enfrentaron enormes dificultades y aunque accedieron a algunos beneficios estatales, tuvieron que acudir a la fabricación de tapabocas, para mantenerse en actividad y no despedir empleados.

Por su parte, Martínez de Cannabis Jeans explicó que sí tuvo que sacar personal y que la pandemia significó un duro golpe para su compañía. “Llevo haciendo ropa 33 años. Arrancamos con la marca hace 25 años. Sabíamos que la fibra del cáñamo del tallo de la marihuana servía para hacer textiles. Nos enamoramos de este producto”, explicó.

Martínez señaló que el país, con una devaluación tan alta y con la calidad de los productores colombianos podría convertirse en un exportador de ropa para la región, reemplazando los productos chinos.

“2022 es una oportunidad de oro para la industria de la moda. Estoy feliz. Ojalá el gobierno entienda que estamos en la mitad de una región muy grande en Latinoamérica: estamos entre Centro América y Suramérica. Colombia se puede convertir en una ‘China chiquita’ para empezar a exportar a la región. Colombia tiene una ventaja sobre China: sabemos hacer ropa de calidad y tenemos una tradición industrial muy fuerte. La devaluación nos hace ser más atractivos para la exportación”, finalizó.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente permanente de información

Seguir Leyendo

Emprendedores

Dos emprendedores colombianos le meten data e inteligencia artificial al negocio inmobiliario

Fernando Parra y Julián Vega crearon hace 9 años una firma tecnológica para ofrecer más data a quienes compran y venden inmuebles. Hoy operan en 20 países y tienen más de 30.000 usuarios en su plataforma.

Publicado

on

Fernando Parra y Julián Vega, socios de Wasi

Una de las dificultades centrales del mercado inmobiliario es la asimetría en la información: los datos son vitales para lograr cerrar negociaciones exitosas donde todos ganen, pero son muy pocos los que los consolidan y administran en buena forma.

Ese vacío es el que la plataforma inmobiliaria Wasi viene llenando desde hace 9 años. Hoy ya operan en 20 países tienen más de 3.200 clientes y su plataforma congrega a más de 30.000 usuarios.

“Estamos enfocados en cómo la inteligencia artificial puede cambiar a un sector tan tradicional como el de inmuebles”, explicó Julián Vega uno de los fundadores de la firma.

Según él, empezó a trabajar hace 20 años en tecnología ofreciendo software a la medida.

Empezaron a llegar inmobiliarias y consultoras y entonces empezamos a crear productos sencillos para tres inmobiliarias de la región”, comentó. En su opinión era evidente que había un dolor para los actores del sector inmobiliario y era la consecución y administración de la información sobre el mercado.

“Tenemos una plataforma producto de 9 años de perfeccionamiento de trabajarla a partir del ejercicio de escuchar al cliente y sus necesidades”, aseguró Vega.

Por su parte, Fernando Parra, encargado del área comercial de Wasi, explica que en general la industria inmobiliaria sufre porque la información está desorganizada y además había mucha desconfianza entre los actores, porque nadie quería que la competencia viera los datos.

“Entonces, ellos diseñaban páginas web, pero básicamente para que la competencia no viera la información. Eso es difícil de explicar, porque entonces las páginas no tenían ningún sentido. Además, eran poco tecnológicos y los procesos eran muy demorados y casi que la información se anotaba en libretas que generaban más desorden”, comentó Parra.

Hoy, gracias a Wasi, los actores pueden crear un sitio web en menos de 5 minutos para administrar de mejor forma su relación con los clientes.

“Fuera de eso, ofrecemos data suficiente para que puedan hacer más negocios. En Wasi tenemos un sistema con el que queremos aumentar la confianza entre los profesionales del sector inmobiliario: los usuarios pueden, por ejemplo, crear grupos cerrados con amigos que reciben una calificación dentro del sistema”.

Actualmente la Lonja de Cali y los agentes inmobiliarios del Eje Cafetero y de los Santanderes son actores importantes dentro de la plataforma.

“Tenemos data valiosa porque en nuestra base de información se sabe si registras un inmueble o si lo vendiste. Se han realizado más de 200.000 transacciones en Wasi, lo que sirve para cuantificar el negocio del real estate. Esto nos permite ofrecer analítica para la inteligencia de los negocios”, comentó.

Además de Colombia, la plataforma ya cuenta con usuarios en México, Costa Rica, Guatemala y República Dominicana, entre otros.

Acerca de las tendencias que se están evidenciando en este mercado, señalan que el mercado inmobiliario está mostrando una movida interesante, porque luego de la pandemia ha venido aumentando la demanda por casas más grandes, pues muchas personas han mantenido la opción de home office.

Destacaron que también hay una tendencia al alza en los precios de los inmuebles y los arriendos, no solo por la mayor demanda en ciertos sectores, sino porque también han subido los costos de construcción.

“Estamos evidenciando un boom de arrendamiento en zonas costeras y agroturísticas. El boom por casas, por ejemplo, queda en evidencia porque en Armenia hoy es muy difícil encontrar un inmueble desocupado”, comentó Parra.

Este año la compañía superará la barrera del millón de dólares en ventas, gracias a que vienen creciendo a una tasa cercana al 50%.

“Trabajamos con los datos y tenemos un sistema de análisis basado en machine learning para estimación de precios. Nuestro equipo de análisis de datos nos permite trabajar por la confiabilidad de la información que les estamos entregando a los clientes”, finalizó Parra.

Convierta a Forbes en su fuente diaria de información

Seguir Leyendo

Emprendedores

Platzi recauda US$62 millones fijándose como la mayor plataforma de educación en línea creada en Hispanoamérica

Freddy Vega, CEO de Platzi, detalló a Forbes el futuro de la plataforma, que tras atender a más de 3 millones de estudiantes, quiere fortalecer su oferta a empresas y gobiernos.

Publicado

on

Christian Van Der Henst y Freddy Vega, fundadores de Platzi. Foto: Platzi.

Platzi, la plataforma de educación en línea que ofrece una variedad de cursos que van desde desarrollo de software hasta habilidades blandas, ha captado US$62 millones en una ronda de inversión en Serie B, que multiplica por 10 el capital que obtuvo en su última ronda de inversión dos años atrás.

“Queremos expandir nuestro alcance en empresas y gobiernos”, dijo en entrevista con Forbes el cofundador y CEO de Platzi Freddy Vega, quien expone que así mismo ampliarán sus esfuerzos en el mercado brasilero, donde meses atrás habían puesto en marcha un piloto. “Hemos adquirido una fuerza grande en el mundo hispano, queremos hacer lo mismo en portugués”.

Haber atendido más de 3 millones de estudiantes hace a Platzi, de lejos, la mayor plataforma de aprendizaje virtual que se haya fundado en la América Latina hispanohablante.

Eso hace atractiva la compañía, cuya valuación no fue revelada, para esta inyección de capital, que ha sido liderada por Prosus, con aportes de inversionistas previos como Foundation Capital, Y Combinator y 500 Startups, junto con nuevos como FJ Labs, FundersClub, Hans Tung de GGV y Darian Shirazi de Gradient.

Aunque la educación en línea podría ser un mercado de US$3.000 millones hacia 2023 en América Latina, según un reporte de Research and Markets, a Platzi la miden también por su impacto en el mercado laboral.

Vega, colombiano y su cofundador guatemalteco Christian Van Der Henst, decidieron hacer una fusión esfuerzos de iniciativas tecnológicas que venían trabajando independientemente desde principios de este siglo, que en 2014 se formalizó como Platzi.

Desde entonces, América Latina ha visto emerger simultáneamente a otras firmas como Crehana y Henry, al tiempo que compañías globales como Coursera buscan ganarse espacio en el mundo hispano.

“Lo que hemos construido nosotros es un enfoque muy extremo en resultados, no todas las empresas están concentradas en medir resultados. En promedio, después de estudiar 12 meses nuestros estudiantes triplican su salario y algunos lo multiplican por 10”, comenta Vega.

La de Prosus es la primera de la firma en una plataforma de educación de Latinoamérica. Desde 2016, solo en formación profesional, ha creado un portafolio relevante que incluye a Stack Overflow, Skillsoft, Udemy, GoodHabitz y Codecademy.

“Existe un amplio déficit de profesionales enfocados en tecnología en la región, a pesar de la gran necesidad que tienen las compañías por incrementar el personal técnico de cara a la próxima década”, anotó en un pronunciamiento escrito Denis Pradeira, quien se encarga de las inversiones de Prosus en América Latina. “Las instituciones de educación tradicional no cuentan con las herramientas para atender esta demanda por estudiantes y empleados en tecnología, y Platzi está llenando este vacío en el mercado”.

Platzi estima que el 90% de las startups en América Latina que han recibido inversiones de al menos US$1 millón, tienen en sus equipos a estudiantes de la plataforma.

La empresa, que da libertad a sus más de 200 empleados de trabajar remotamente y que cuenta con oficinas en Ciudad de México (México), Bogotá (Colombia) y San Francisco (Estados Unidos), también se ha aliado con gobiernos para formar talento y ha desarrollado iniciativas en beneficio de poblaciones migrantes. Una de las alianzas más grandes es la que tienen en El Salvador, donde los computadores que entrega el Gobierno a jóvenes de las escuelas públicas incluyen cursos de Platzi y donde han entregado 1.000 becas adicionales.

“Hace algunos años lanzamos becas para 3.000 venezolanos y para 2.000 madres de familia. Cuando medimos el impacto de esas iniciativas, nos dimos cuenta que el 50% había conseguido un empleo que les paga remotamente en dólares”, expresa el Vega. “Esas son historias impresionantes, gente que creció en la pobreza extrema, tiene un trabajo en la industria de tecnología. Cuando una persona sale de la pobreza no sale sola, se lleva también a su familia”.

A propósito, Vega considera que la industria en América Latina “tiene una deuda con la gente venezolana”, a quienes describe como “un poder secreto”, ya que se han convertido en una de las bases más grandes de talento en las compañías desde quienes están construyendo infraestructura hasta quienes reparten domicilios con aplicaciones móviles.

Según la Organización Internacional del Trabajo, en América Latina hay 28 millones de personas que trabajan pero no ganan lo suficiente pero no ganan lo suficiente para mantenerse junto a sus familias por encima de la línea de la pobreza, pero con la gran demanda que existe, cuando obtienen un trabajo en la industria tecnológica les cambia la vida, porque los salarios son superiores a los de las demás industrias.

“El problema es que es difícil escalar porque se necesita pagar a muchos profesores y las carreras de 5 años es algo que viene desde el imperio inglés”, cuenta Vega. “Ahora tenemos plataformas, comunidades y ecosistemas que hacen las cosas más interesantes y que entregan la posibilidad de aprender habilidades en menos tiempo”.

Es precisamente por ese impacto, que además de contratar personal para desarrollo de producto, creación de contenido y ventas, Platzi considera en a futuro introducir “capas de planes” que permitan llegar a gente rezagada y “encontrar formas de financiar estudiantes”.

Con su oferta de desarrollo web, programación, marketing digital, inglés, criptomonedas, habilidades blandas, Platzi también está conquistando las empresas que quieren entrenar permanente a sus empleados, ubicándose como una de las opciones preferidas de los bancos de América Latina.

“Tenemos una oportunidad para hacer un cambio cultural, con una cultura corporativa superior a las que tienen las empresas hoy”, sostiene Vega. “Hoy los clientes son más grandes que las corporaciones. Las empresas son conscientes que el mercado es diverso que si la empresa no es diversa, no pueden atender a un mercado diverso, eso no lo hacen solo por sentido social, saben que con eso hacen plata”.

Vega ve el futuro de la educación en la realidad virtual y la realidad aumentada.

“Pasaremos del tablero virtual a los metaversos, los estudiantes podrían estar flotando en un agujero negro desarrollando un holograma”, apunta.

Seguir Leyendo

Charlas Forbes

Emprendedoras que están haciendo volar sus negocios en las redes sociales

Conoce a las fundadoras de Biabejas y Lifepack quienes en este episodio de Charlas Forbes cuentan cómo han digitalizado sus negocios con Facebook, Whatsapp e Instagram.

Publicado

on

En las fotos, Laura Trujillo y Claudia Barona, cofundadora de Biabejas y Lifepack, respectivamente.

Claudia Barona, cofundadora de Lifepack y Laura Trujillo, cofundadora de Biabejas, compartieron en Charlas Forbes su experiencia usando plataformas digitales para aumentar el alcance y las ventas de sus negocios.

Lifepack elabora empaques con residuos agrícolas como la corona de la piña, la cáscara de maíz, el cañamo y el plátano, transformándolos en celulosas, en cartón, que queda con semillas y cuando se deja de usar, se puede sembrar, para que crezca una planta.

Biabejas se dedica a explorar la apicultura desde una perspectiva de impacto social, comercializando miel y productos derivados de las abejas.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado