Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Desafiando a los bancos, David Vélez podría ser el próximo magnate colombiano

En siete años, el colombiano David Vélez logró estar entre los banqueros con más clientes en Brasil y en el mundo. Nubank es el neobanco más grande del planeta y a donde ha viajado, hasta ahora México y Colombia, desafía a la banca tradicional. Forbes reconstruye la historia del posible próximo millonario colombiano con las voces de sus socios y de los que comenzaron esta historia de este ‘unicornio’.

Publicado

on

David Vélez, cofundador y CEO de Nubank.

Son cosas que solo pasan (o dicen) en Brasil. Afirman tener el jugador de fútbol más grande de la historia o el carnaval y la selva más grande del mundo. Allí mismo, en Sao Paulo, un antioqueño fundó hace tan solo siete años el banco sin sucursales físicas que hoy es valorado como el neobanco más grande del planeta. Finalmente, una imagen grandilocuente, muy propia de ese país, hecha con manos colombianas.

David Vélez, de tan solo 39 años y criado en la casa Vélez, un linaje centenario de emprendedores exitosos antioqueños y estudiado en Estados Unidos, es hoy el cofundador de Nu o de Nubank, como se le conoce en Brasil, que ya desafió a la banca tradicional en ese país, así como lo ha hecho en México, a donde llegó en marzo pasado, y ahora va por la colombiana. No lo dice esta revista, más adelante lo dice él en sus propias palabras. Precisamente, sin haber empezado formalmente su operación en el país, ya hay 100.000 colombianos en lista de espera para adquirir su tarjeta de crédito morada sin cuota de manejo, su producto estrella.

Tarjetas como esas y una aplicación móvil han hecho algo inédito: convertirlo en una especie de estrella de rock en la industria financiera mundial. Forbes califica al suyo como el mejor banco de Brasil, The Economist lo detalla como “la esperanza que erosionó el oligopolio bancario brasilero”, Fast Company no la baja de “una de las empresas más innovadoras del mundo” y CNN describió en vivo como “increíble” su crecimiento. Para el presidente de Colombia, Iván Duque, es “titánico encontrarse con un compatriota como él”.

Con todos esos atributos, Vélez, CEO y mayor accionista de Nubank (cuya razón social en Brasil es Nu Pagamentos SA) podría caminar dentro de poco por esa alfombra roja para ingresar pronto al ‘club’ de las personas más ricas de Colombia. Su creación tiene una valuación de 10.000 millones de dólares, constatada en una ronda de inversión a mediados de 2019. Le siguen los neobancos Chime, de Estados Unidos (US$5.800 millones), N26 de Alemania (US$3.500 millones), OakNorth, de Reino Unido (US$1.000 millones).

Sin embargo, esa idea de volverse magnate no es la que pasa por su cabeza. “Me tiene sin cuidado. Recibo mi energía y mi motivación de ver que estamos construyendo algo que soluciona un problema, la vida de las personas, que está teniendo un impacto en la sociedad”, dijo David Vélez a Forbes en una reciente visita exprés a Bogotá de 24 horas. “No tardo tiempo pensando en eso, sino enfocado en cuál es el próximo mercado, cuál es el próximo producto, el próximo gran paso en nuestro proceso de crecimiento. El valor de la compañía no es el fin, es una consecuencia al buscar solucionar un problema a gran escala”.

Por medio de más de 7 rondas de inversión, la compañía ha conseguido 1.400 millones de dólares de la mano de poderosos fondos como TCV, Sequoia Capital, Kaszek Ventures, Tiger Global Management, QED, Founders Fund, DST Global, Redpoint Ventures, Ribbit Capital, Dragoneer Investment Group, Thrive Capital y Tencent.

100.000 colombianos están en lista de espera para recibir la tarjeta de crédito de Nu.

A principios de este año, recibió una llamada desde una de las oficinas del Sequoia Capital en China, en la que le advertían que era importante estar bien capitalizados desde el punto de vista defensivo y ofensivo para la pandemia que se venía. Así que llamó a sus inversionistas existentes para levantar una deuda convertible de 300 millones de dólares, la más reciente inyección de capital, en la que no hubo valuación. “No fuimos a hablar con nadie más”, revela Vélez.

Por ahora aprovechan las ventajas de ser una empresa privada, pero ven una salida a bolsa en el horizonte. “Es algo que pasará en nuestra historia, que podría pasar en los próximos años, pero no es nuestra prioridad”, aclara David. “El IPO sería más un movimiento de marketing y de levantamiento de capital, pero no necesariamente un momento para vender o salir”.

Empezó con una vaca

Su primera inversión la hizo cuando tenía 12 años al comprar una vaca con ahorros que había acumulado de regalos de cumpleaños y trabajos en las vacaciones, que luego se convirtieron en seis y en un respaldo para financiar parte de sus estudios en la Universidad de Stanford, donde estudio administración e ingeniería y a la que volvió un tiempo después a hacer un MBA.

De niño, su primer trabajo fue hacer control de calidad en la fábrica de ropa de su papá, separando los botones buenos de los malos. De esa forma, cuenta, fue creando una ética de trabajo aprendiendo a construir. Emprender ha sido un mantra en su familia; sus tíos y primos han gestado la marca de calzado Bosi, la industria marroquinera Vélez, los herrajes industriales Creatum, las marcas de ropa deportiva Enjoy y Saffeti y las carteras Malletier. “Toda esa cultura familiar fue muy importante en mi propia educación y en la propia construcción de mi carrera, por eso siempre incentivo a la gente a que vea el emprendimiento como una gran oportunidad de construir algo”.

Nubank lo creó después de hacer carrera en banca de inversión y de vivir algunas experiencias frustrantes con bancos en Brasil. Todo el mundo le decía que estaba loco, pero encontró dos socios: la brasilera Cristina Junqueira y el estadounidense Edward Wilbe, este último era el arrendatario de la pequeña y modesta casa de dos pisos en Sao Paulo, que fue la primera sede de Nubank. Casi una década después, la compañía queda en un enorme y colorido edificio que acoge a la mayoría de sus 2.700 empleados.

La característica estrella es que la tarjeta de crédito no cobra cuota de manejo, se pide a través de la plataforma y llega a domicilio. Al ser un neobanco, no tiene sucursales físicas, todo funciona de manera digital, lo que, dice, les permite ser eficientes y cobrar menos que competidores.

“Desde el primer día, Nubank enamoró a sus usuarios. A través de una propuesta absolutamente disruptiva, Nubank logró niveles inéditos de fidelidad. Todas las nuevas cuentas que se iban abriendo llegaban referenciadas de clientes encantados que le recomendaban Nubank a sus amigos”, expresó a Forbes el inversionista argentino Nicolás Szekasy, socio de Kaszek Ventures, quien fue uno de los primeros en creer en esta propuesta y por lo tanto hace parte de su junta directiva desde el principio. “Esto fue una clarísima validación de la visión de Nubank de ofrecer un servicio transparente, amigable y único en el mercado. A través de la ejecución excepcional de esta visión, logró consolidarse como el mayor banco digital del mundo”.

Cálculos de la compañía señalan que han ayudado a sus clientes a ahorrar más de 2.000 millones de dólares evitando “tarifas abusivas”, permitiendo a personas en lugares remotos como el Amazonas abrir cuentas e incluirse financieramente.

Desde la visión de la cofundadora Cristina Junqueira, lo más sorprendente de haber fundado esta ascendente firma tecnológica es poder ver el impacto positivo en la vida de las personas y la transformación en la industria. “Hemos demostrado a clientes, competidores y a toda la industria que la banca no tiene por qué ser una experiencia dolorosa, confusa y molesta”, aseguró a Forbes. “Hemos podido probar que hay otra forma de hacer banca que puede ser inclusiva y estar completamente enfocada en lo que el cliente necesita”.

Los tres fundadores se presentaron una tarde en la oficina de João Pedro Paro Neto, presidente para el Cono Sur de MasterCard, la franquicia que usa la tarjeta de Nubank. “Empezaron de la nada, vinieron diciendo que querían brindar una nueva experiencia. Nos preguntamos por qué no, vimos que uno era más orientado a negocios, una orientada a servicio al cliente y otro hacia la tecnología, y que podrían armar esto, los firmamos y seguimos juntos”, señala. “Ellos no se rinden a nada. Dicen yo quiero, yo quiero, yo quiero. Son una empresa brillante, nosotros aprendemos mucho de ellos y ellos aprenden de nosotros”.

Esta compañía, que recién se lanzó en Colombia y que también tiene presencia en México, vio disparar sus clientes de 6 a 26 millones en los últimos dos años, volviéndose el segundo mayor emisor de tarjetas de crédito de Brasil, solo por debajo del principal del país, Itau Unibanco Holding. En 2020, la escalada de usuarios ha rebasado los 30 millones.

“Se han acelerado segmentos que antes nos resistían diciendo que no tenían interés en productos digitales. Más de 600.000 personas de más de 65 años han abierto cuentas digitales, muchas de ellas son personas que necesitaban recibir los subsidios del Gobierno de Brasil”, explica Vélez. “Sorpresivamente hemos recibido una avalancha de depósitos de 3.000 millones de dólares de clientes que antiguamente, escuchábamos, no confiaban en el banco digital porque no tenía sucursales”.

Con esa obsesión de foco en los clientes, en el máximo punto de incertidumbre por la llegada del COVID-19, Nubank creó un fondo de 3.8 millones de dólares para los clientes que necesitaran ayudas durante la cuarentena. “Fue difícil escuchar en las primeras semanas a clientes que se quedaban sin trabajo, con problemas de salud y en momento de crisis vimos una oportunidad de crear un vínculo más fuerte”, dice Vélez. “Podían pedir cualquier cosa que necesitaran independientemente de que fueran servicios financieros o no. Llegamos a dar miles de atenciones gratis de telemedicina, pañales para los hijos, leche en polvo, almuerzos. Nos llamaban y tratábamos de ayudar”.

La inversión en Colombia

Los 500.000 millones de pesos que invertirá en Nubank en Colombia se destinarán principalmente para atraer “a los mejores” programadores, científicos de datos, matemáticos y estadísticos del país a su equipo, que lidera la exgerente de Wingo Catalina Bretón, quien fue reclutada desde el año pasado como gerente de Nu Colombia.

La firma digital se da un plazo de 10 años para consolidarse como una de las instituciones financieras más grandes del país, pero a diferencia de la banca obsoleta a la que le ganaron ventaja hace siete años en Brasil, en Colombia existe una banca digitalizada con la que la competencia será más fuerte.

“El mercado está controlado por cinco bancos y ha habido poca competencia. Muchos bancos ven la tecnología como una forma de mejorar su aplicación móvil, pero uno va y los llama, intenta hablar con ellos y es la misma atención haciendo esperar 30 minutos, cobros por acá, cobros por allá con montos de comisiones y productos muy complejos”, argumenta Vélez. “Es bueno que haya habido tantos bancos en esa dirección porque han hecho el trabajo que nos costó tanto en Brasil, donde nadie entendía de productos digitales y tuvimos que invertir mucho tiempo en que la gente ganara confianza”.

Nubank designó a Catalina Bretón como gerente de Nu Colombia. Venía de Wingo.

Es una realidad que los neobancos están emergiendo rápidamente como una gran amenaza para los bancos tradicionales. McKinsey estima que para 2025 hasta el 40% de los ingresos colectivos de los bancos podrían estar en riesgo debido a la nueva competencia digital. Hace unas semanas Rappi, a través de su brazo fintech Rappipay, presentó en Colombia su primera tarjeta de crédito con Visa sin cuota de manejo, que se solicita desde la aplicación y es enviada a domicilio.

Ahí la competencia es quién consiga tener la mejor plataforma tecnológica. Nubank, que nunca había hecho alguna adquisición, este año ha hecho tres. La primera fue la consultora de tecnología Plataformatec, en la que consideran que está “el mejor equipo de desarrolladores de Brasil”; luego vino la compra de Cognitec, una empresa norteamericana de ingeniería de software que desarrolló un programa y una base de datos que usa Nubank, vinculando a los creadores de esas tecnologías a su equipo y, más recientemente, compraron Easyinvest, una plataforma del segmento de bolsa con 1.5 millones de clientes.

“Nuestra preferencia es construir todo orgánicamente”, confiesa el CEO de Nubank. “Las adquisiciones son algo más reactivo cuando vemos una gran oportunidad de unir fuerzas y acelerar productos. Puede que sigamos viendo y que aparezcan nuevas oportunidades”.

Nubank logró generar una caja operacional al cuarto año de haber sido fundada, aunque todavía presenta pérdidas contables. En el primer semestre de este año, estas ascendieron a 17 millones de dólares. “Es muy relacionado en la forma cómo hacemos la contabilidad de nuestro portafolio de crédito, donde recibimos las pérdidas de hoy, pero recibimos todas las ventas en el futuro”, explica Vélez. “Nos sentimos muy cómodos con el modelo de negocio”.

A los últimos siete años de su vida los resume como “una maratón que no para”, porque con el crecimiento exponencial, también llegan desafíos exponenciales. De hecho, no tiene claro si sea necesariamente la persona adecuada para seguir piloteando en el futuro. “En el momento que yo no sea la persona adecuada para liderar Nubank, me haré a un lado”, asevera. “Siendo el mayor accionista estoy muy incentivado a que si yo no tengo la capacidad y la experiencia en cierto momento, habrá otra gente que la tendrá”.

El antioqueño describe como un desafío personal gigantesco poder crecer personalmente a la misma velocidad de la empresa. Cuando tiene mucho estrés y presión él cree que ejecuta mejor, aunque paralelamente dice experimentar un malabarismo continúo tratando de encontrar el balance adecuado para poder tener tiempo con su esposa y sus tres hijos.

“Tiene una combinación de cualidades muy positivas que son difíciles de encontrar en un fundador de una compañía. Por un lado, la visión estratégica de ver algo que otros no ven y por el otro, liderazgo y capacidad de ejecución para concretar objetivos ambiciosos”, apunta Nicolas Szekasy, quien antes de ser inversionista fue CFO de MercadoLibre por nueve años. “Esta capacidad para moverse con comodidad tanto con los proyectos de largo plazo como con las iniciativas del día a día le han permitido conducir Nubank con excelencia desde el día cero”.

Su primera inversión fue a los 12 años al comprar, con ahorros, una vaca. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Su socia Cristina Junqueira recuerda que cuando empezaron estaba claro que David tenía un gran espíritu emprendedor, con una gran pasión, sin temor a aceptar nuevos desafíos y con la necesidad de conformar un equipo fuerte. “Nos complementamos muy bien”, relata Junqueira. “Una de las cosas que más le apasiona es construir una gran cultura para la empresa, asegurándose de que nuestros valores permanezcan con el ejemplo. Él conoce la importancia de escuchar a los demás y delegar”.

Lecciones a emprendedores

Como ángel inversionista, el colombiano ha apoyado a varias empresas emergentes. Ha invertido en la fintech brasilera Xerpa, en la startup de cocinas ocultas Mimic, en la proptech Loft, en la fintech mexicana Belvo, en la plataforma de recursos humanos Pipio, en la plataforma de salud Sofía, en la fintech Empower Fince, en el fondo de capital de riesgo Canary y en la proptech colombiana La Haus.

“Mis inversiones son más excepciones a la regla porque desde que empecé Nubank me he negado a todas las oportunidades de juntas directivas para tratar de enfocarme en una cosa bien hecha y no estar dividiendo esfuerzos”, cuenta David Vélez. “No recomendaría mi estrategia de inversión ángel para nadie porque lo hago usualmente cuando es gente que conozco y que veo que está alcanzando grandes proyectos. Depende del momento que esté. A veces llegan en momentos que estoy tan ocupado que no hago la inversión, pero si hay una semana que tengo más tiempo libre, termino invirtiendo”.

“Creo que en América Latina hemos pasado el puente en la creación de un ecosistema, pero todavía falta mucho, falta capital, faltan emprendedores, faltan programadores, pero ya se va abriendo camino”, complementa. “En los próximos cinco o diez años estaremos viendo cientos de unicornios, saliendo de todas las partes de América Latina”.

A los fundadores de compañías tecnológicas les recomienda que piensen en grande, porque solucionar un problema grande requiere casi la misma energía de uno pequeño, y rodearse de gente diferente para poder complementar equipos. “Un equipo de solo arqueros no tiene valor”. Para él, el arma secreta de cualquier compañía es preocuparse por la cultura desde el principio. “Piensen cuál es el propósito, cuáles son esos valores”.

De la misma manera, invita a perder el miedo a expandirse a otros mercados, como Brasil, que representa el 60% del producto interno bruto de América del Sur. “Si uno siente que tiene producto, equipo, cultura y tracción en el mercado, hay que ir directamente a Brasil. Hay una intimidación por el idioma, la cultura y el tamaño del país, pero, al contrario, es mucho más manejable con más capital y más talento”. Y advierte: “Si alguien tarda en llegar a Brasil y alguien más crea esa empresa allá, va a ser muy difícil ubicarse en el liderazgo de cualquier industria”.

Al menos en Nubank, que consiguió en dos años el primer millón de clientes que esperaba encontrar en cinco años, las turbinas se concentran en alcanzar 100 millones de clientes en los próximos años. Y si esto sigue multiplicándose a este ritmo, el emprendedor David Vélez será pronto el más joven multimillonario colombiano.

Editors' Picks

‘Si el bitcoin tiene demasiado éxito, los gobiernos lo matarán’: Ray Dalio

“El dinero en efectivo es una basura”: Ray Dalio advirtió que los inversores no deberían depender demasiado del dinero en efectivo y admitió, a pesar del peligro existente, que posee algo de bitcoin.

Publicado

on

Foto: DW.

El mayor gestor de fondos de cobertura del mundo, Ray Dalio, cree que los reguladores acabarán tomando el control del bitcóin si la criptodivisa obtiene un éxito generalizado.

“Si tiene éxito, los Gobiernos no querrán tenerlo. Al final, si tiene mucho éxito, lo matarán y tienen formas de matarlo”, dijo Dalio al canal de negocios estadounidense CNBC. 

“El dinero en efectivo es una basura”

Del mismo modo, Dalio advirtió que los inversores no deberían depender demasiado del dinero en efectivo y admitió, a pesar del peligro existente, que posee algo de bitcóin. Pero aseguró que su inversión en la criptomoneda es solo un pequeño porcentaje de su inversión en oro. 

“Eso no significa que no tenga valor. Por supuesto, no tiene valor intrínseco”, dijo Dalio.

Respecto al dinero en efectivo afirmó: “El dinero en efectivo es una basura, así que no lo guarde en efectivo”.

Lea también: Tras adoptar Bitcoin, El Salvador quiere ser un paraíso fiscal

Dalio: el valor del bitcoin está en la percepción y en la diversificación

El fundador de Bridgewater Associates, con una fortuna de 15.600 millones de dólares, sostiene que el valor de bitcóin puede residir en la percepción y en la diversificación. 

“Tienes a El Salvador asumiéndola y tienes a India y China deshaciéndose de ella. Y tienes a Estados Unidos hablando de cómo regularlo y todavía podría ser controlado”, dijo Dalio a la CNBC.

En junio, El Salvador se convirtió en el primer país en adoptar el bitcóin como moneda de curso legal. India, entretanto, pretende prohibir todas las formas de criptomonedas privadas. Recientemente, los medios de comunicación han sugerido que el Gobierno podría suavizar su dura postura y notificar las criptodivisas como productos básicos. Por su parte, China ha empezado a tomar medidas enérgicas contra los mercados de criptomonedas, ordenando a los mineros que cierren sus operaciones.

Dalio, de 72 años, se convirtió en uno de los inversores de más alto perfil en la criptomoneda durante su carrera desde los mínimos de marzo de 2020 hasta los máximos históricos alcanzados en abril de este año, cuando alcanzó un máximo histórico de casi 64.000 dólares. El bitcóin se negocia hoy en torno a los 45.000 dólares.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Listado Forbes | Los famosos que más cobran por publicación en Instagram

Los famosos cuentan con millones de seguidores y las marcas buscan llegar a ese público a través de ellos.

Publicado

on

Las redes sociales han revolucionado el mundo del famoseo y cada vez más marcas se interesan por las celebrities para que promocionen sus productos en ellas. Instagram es una de las más populares del mundo: cuenta con unos 1.386 millones de anunciantes (julio 2021), según datos publicados por Data Reportal.

Deportistas, cantantes, actores y actrices, modelos… no importa cuál sea el motivo de su popularidad, pero sí los seguidores que tienen para que las prestigiosas firmas lleguen la mayor parte de consumidores posible. Cuantos más, mejor para las compañías, y también para los famosos, que se embolsan cantidades millonarias gracias a sus publicaciones promocionando los productos y sus marcas, según el análisis realizado por Hopper HQ, la aplicación líder en gestión de redes sociales en el mundo, el pasado mes de julio.

Estos son los diez famosos más seguidos en Instagram y cuáles son sus beneficios por las publicaciones patrocinadas:

1. Cristiano Ronaldo

El primer puesto lo ostenta el futbolista Cristiano Ronaldo. Tan impresionantes son sus cifras dentro del campo de juego como en las redes sociales. El portugués tiene 343 millones de seguidores en Instagram. Gracias a ellos, el delantero del Manchester United obtiene un beneficio medio por publicación patrocinada en la red social que asciende a 1,6 millones de dólares (1,36 millones de euros).

2. Dwayne Johnson

Lo que toca Dwayne Johnson, actor y luchador profesional conocido como The Rock (la roca), se convierte en oro. Con un patrimonio estimado en 87,5 millones de dólares (74,38 millones de euros), es el mejor pagado en el mundo de la interpretación, según la lista FORBES de Los actores mejor pagados en 2020. En esta clasificación, no consigue el oro, pero sí, la plata con 269 millones de fans en la red social y unos ingresos medios por post en 2021 de 1,52 millones de dólares (1,29 millones de euros).

3. Kylie Jenner

Más allá de la espiral de mentiras sobre su fortuna que hicieron que Kylie Jenner se cayera de la lista FORBES de Las mujeres hechas a sí mismas, lo que es un hecho es que la pequeña del clan Kardashian es una máquina de hacer seguidores. De ahí, que con sus 268 millones de followers en Instagram ocupe el tercer puesto de esa lista. Sus publicaciones en la red social le reportan de media en torno a 1,49 millones de dólares (1,26 millones de euros). Poca cosa para tener una fortuna estimada en 620 millones de dólares (527,05 millones de euros).

4. Ariana Grande

La cantante Ariana Grande suma 266 millones de fans en la red social, lo que la sitúa en el cuarto puesto. Este año, Instagram le reporta por publicación una media de 1,51 millones de dólares (1,28 millones de euros). Su fortuna total está estimada en 72 millones de dólares (61,21 millones de euros).

5. Leo Messi

Leo Messi cierra el top 5 de la lista con 265 millones de seguidores. El futbolista argentino, que acaba de fichar por el PSG por un salario de 40 millones de euros netos, registra unos ingresos medios por post de 1,17 millones de dólares (algo menos de un millón de euros). El delantero es el futbolista mejor pagado del mundo y el segundo deportista mejor pagado con una fortuna estimada en 130 millones de dólares (110,51 millones de euros), según las listas de Forbes.

6. Selena Gomez

La cantante y actriz Selena Gomez suma 262 millones de followers en Instagram. La que en 2017 fue la reina de la red social obtiene un beneficio por publicación patrocinada de 1,48 millones de dólares (1,26 millones de euros) de media.

7. Kim Kardashian

La modelo y empresaria Kim Kardashian tiene 253 millones de fans en Instagram y su beneficio medio es de 1,42 millones de dólares (1,2 millones de euros) por publicación patrocinada. Este año, la empresaria ha entrado por primera vez en la lista de las personas más multimillonarias del mundo de FORBES, con un patrimonio que asciende a los 1.000 millones de dólares (850,48 millones de euros), que gana —en parte— gracias a su firma de moda Skims.

8. Beyoncé

Beyoncé es otra de las cantantes con más seguidores y que más beneficio obtiene de Instagram. La celebrity suma 207 millones de seguidores en la red social que le reporta de media 1,15 millones de dólares (casi un millón de euros) por post patrocinado. La cantante, que está obsesionada con el número 4, tiene un patrimonio de 440 millones de dólares (374,21 millones de euros).

9. Justin Bieber

Los fans del también cantante Justin Bieber son 196 millones en la red social, que le reporta 1,11 millones de dólares (cerca del millón de euros) de media por publicación patrocinada. Bieber tiene una fortuna estimada de 83,5 millones de dólares (71,02 millones de euros) que ha amasado gracias a su música y a acuerdos con marcas como Calvin Klein.

10. Kendall Jenner

La última de la lista también pertenece al clan Kardashian. Se trata de Kendall Jenner. La hermana de Kylie Jenner y Kim Kardashian suma 189 millones de followers y sus ingresos por post patrocinado ascienden a 1,05 millones de dólares (unos 900.000 euros) de media. La modelo fue también la mejor pagada de su gremio en 2018 y tiene una fortuna estimada en 45 millones de dólares (38,27 millones de euros).

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cómo piensa el CEO que bajó su sueldo para repartirlo entre sus empleados

Dan Price, CEO de la firma norteamericana Gravity Payments, redujo en un 93% su salario para mejorar la calidad de vida de sus colaboradores. Ahora insta a grandes empresas a que hagan lo mismo.

Publicado

on

Hace seis años, el fundador y director ejecutivo de la compañía estadounidense Gravity Payments, Dan Price, hizo una movida que el mundo empresarial consideró cuanto menos riesgosa: redujo su propio salario para aumentar el de sus empleados.

Lo cierto es que el tiempo le dio la razón: obtuvo excelentes resultados y ahora insta a que otros hagan lo mismo. Allá por 2015, Price redujo su salario anual en un 93%, que ascendía a un millón de dólares. Con ese dinero incrementó el de sus trabajadores para que ganaran no menos de 70.000 dólares al año.

En una entrevista que le concedió a CBS News, reveló que su política no cambió y sus empleados siguen teniendo los mismos beneficios. En contraposición con muchas de las críticas que recibió, la firma de procesamiento de pagos prosperó e incluso triplicó su fuerza laboral, mientras que la tasa de rotación de personal se redujo a la mitad.

Si bien al comienzo Price tuvo que adaptar su estilo de vida, e incluso vender una segunda casa que tenía y recurrir a sus ahorros, ahora afirma que no necesita de tanto dinero para vivir y comprobó los beneficios que esto trajo para su empresa, como por ejemplo tener empleados muy leales.

Price recuerda que, cuando comenzó la pandemia, la empresa, con sede en Seattle, pasó por un momento difícil al perder un 55% de sus ingresos. Sin embargo, su equipo aceptó voluntariamente un recorte salarial temporal, lo que les permitió seguir adelante y al mejorar la situación fueron compensados. 

Ante los buenos resultados, Price insta a que otras compañías hagan lo mismo, aunque lamenta que ninguna gran corporación haya tomado esa iniciativa.

Los trabajadores están tan a gusto en Gravity Payments que, a modo de agradecimiento le regalaron a Price un auto Tesla modelo S. “Mis empleados hicieron por mí mucho más de lo que yo podría hacer por ellos”, concluyó el empresario.

Un modelo que funciona

CBS News contó que entre los empleados que se ofrecieron como voluntarios a bajarse el sueldo durante el período de pandemia se encentran los nuevos padres y compañeros de trabajo Carrie Chen y Alex Franklin. “Redujimos nuestro salario a 40.000 dólares”, dijo Chen.

“Sí, creo que tomamos cada uno alrededor del 60%”, dijo Franklin. Después de la crisis, los salarios de Chen y Franklin volvieron a la normalidad, y Gravity les reembolsó los salarios perdidos que habían renunciado voluntariamente.

Chen y Franklin acaban de tener un bebé llamado Thomas. Dijeron que la política de Price les permitió comenzar y pagar una familia. “Estamos bien encaminados hacia el sueño americano: tenemos un bebé hermoso, un hogar maravilloso, una vida hermosa. No solo estamos viviendo, podemos prosperar”, dijo Chen a CBS.

Baby Thomas es una de las 60 nuevas incorporaciones a la familia de la empresa durante los últimos seis años. Dan Price afirma también que aumentó el número de empleados que compran viviendas.

Gravity Payments team surprises CEO with a Tesla! · Gravity Payments

Y el empresario lo volvió a hacer

Según informó ABC, Gravity Payments adquirió recientemente la firma ChargetItPro, con sede en Idaho. Tras completar la operación, el CEO compró un pasaje de avión y voló al estado vecino para conocer a su nuevo equipo y darles una gran noticia.

“Esta mañana cortamos la cinta en la nueva oficina de @GravityPymts, en Boise, y anunciamos que todos nuestros empleados acá comenzarán a ganar nuestro salario mínimo de US$ 70.000”, escribió Dan Price en Twitter. “Estoy muy agradecido de trabajar con este increíble equipo y poder compensarlos por el valor que aportan a nuestra comunidad”.

Los trabajadores no cobrarán los USD 70.000 de inmediato, pero toda la plantilla de Idaho cobrará este 2019 US$ 10.000 más que el año anterior. Además, Dan Price ya se comprometió a incrementar gradualmente esa cantidad hasta que alcance los US$ 70.000 que ya cobran los compañeros de la oficina de Seattle.

Dan Price

Según informó la cadena de televisión estadounidense ABC, los empleados que trabajaban para ChargetItPro cobraban de media menos de US$ 30.000. Esto significa que en los próximos años, muchos pasarán a ingresar más del doble de lo que percibían.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Así es April Koh, la mujer más joven en dirigir un unicornio

Su compañía, Spring Health, una plataforma que se especializa en la “atención de salud mental de precisión”, conectando pacientes con terapeutas, acaba de anunciar una ronda de financiación Serie C de US$ 190 millones, con una valoración de US$ 2 mil millones.

Publicado

on

Foto: Forbes Staff US.

Durante sus años de licenciatura en la Universidad de Yale, April Koh aprendió de primera mano lo frustrante y costoso que puede ser encontrar ayuda para las enfermedades mentales. Su mejor amiga y compañera de cuarto averiguó con varios médicos y medicamentos para un trastorno alimentarios. Finalmente, necesitó una licencia para recibir tratamiento. Mientras tanto, Koh estaba lidiando con sus propios problemas de salud mental y luchando por encontrar el tratamiento correcto.

“El problema más costoso en el espacio de la salud mental es el ensayo y error”, dice Koh. “Hubo una especie de proliferación de  todas estas aplicaciones y soluciones que pretendían ayudar a las personas con su salud mental. Y no había ninguna orientación sobre qué recurso, qué aplicación o qué terapeuta sería mejor para usted “.

Convencida de que tenía que haber una mejor manera de hacer coincidir a los pacientes con los mejores tratamientos, Koh se asoció con Adam Chekroud, un Ph.D. candidato en Yale que en 2016 publicó una investigación revisada por pares sobre las formas en que el aprendizaje automático podría ayudar a conectar a los pacientes con los mejores proveedores de atención para sus necesidades. Ese mismo año, Koh y Chekroud fundaron Spring Health, una plataforma que utilizaría la “atención médica mental de precisión” para resolver el problema que Koh y su mejor amiga habían enfrentado.

Spring Health Notches A $190 Million Series C At A $2 Billion Valuation,  Making CEO April Koh The Youngest Woman To Run A Unicorn

Cinco años después, Koh (CEO de Spring) y Chekroud (presidente de Spring) han guiado a Spring al estatus de unicornio: la compañía anunció el jueves que ha asegurado una ronda de financiación Serie C de US$ 190 millones con una valoración de US$ 2 mil millones. La ronda fue dirigida por el inversor en salud Kinnevik; la aseguradora Guardian Life se unió como nuevo inversor, mientras que los inversores existentes, incluidos Tiger Global, Rethink Impact y Work-Bench, también participaron.

El aumento también significa que Koh, de 29 años, es ahora la directora ejecutiva más joven de una startup multimillonaria. (Para lograr esta distinción, Koh supera a la directora ejecutiva de Shippo, Laura Behrens Wu, una exalumna de Forbes Under 30, que tiene seis meses más).

“Fue una ronda increíblemente competitiva”, dijo Koh a Forbes, y señaló que tenía ofertas de valoración más altas de algunos de los fondos más grandes del mundo, pero las rechazó porque prefería la experiencia en atención médica de Kinnevik. “Eso refleja nuestro increíble crecimiento durante el año pasado, especialmente, pero también durante los últimos años”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

El crecimiento al que se refiere Koh había sido lento y constante durante la mayor parte de la existencia de la empresa: después de fundar Spring en 2016, Koh y Chekroud pasaron dos años trabajando en la ciencia y desarrollando el plan de negocios. Para 2018, el equipo de Spring había publicado 15 artículos revisados ??por pares sobre su ciencia y estaba comenzando a implementar sus servicios para grandes empleadores. La teoría de Koh era que ofrecer los algoritmos de Spring y los servicios de emparejamiento como un beneficio para los empleados sería la mejor manera de llegar a la mayoría de las personas que necesitaban ayuda con su salud mental. Más tarde, ese año, Koh, Chekroud y su tercer cofundador, Abhishek Chandra, aterrizaron en la lista Forbes 30 Under 30.

How three first-generation immigrants are using machine learning to improve  mental health care

Entre 2018 y 2020, la hipótesis de Koh de que Spring sería un beneficio atractivo para los empleados resultó correcta, con empresas como Whole Foods, Equinox y The Gap que se incorporaron como clientes. En 2020, la pandemia de coronavirus y la epidemia de salud mental asociada impulsaron el negocio: a principios de 2020, Spring recaudó una ronda de financiación de la Serie A de US$ 22 millones, que siguió con una Serie B de $ 76 millones en noviembre. Y ahora, una Serie C de $ 190 millones.

Koh le dijo a Forbes que sus intenciones para la nueva ronda de capital son dos: tomar Spring global y ofrecer sus servicios a toda la familia de un empleado. “Tenemos consejería de relaciones, tenemos atención de salud mental pediátrica, tenemos entrenamiento para, para la crianza de los hijos. Ya tenemos todas estas piezas diferentes en su lugar, por lo que ahora estamos en el proceso de construir una plataforma donde las familias puedan experimentar Spring Health juntas”, explicó.

Si bien Spring no divulga públicamente su modelo de precios completo, Koh dice que los empleadores generalmente pueden esperar pagar de US$ 100 a US$ 150 por empleado por año. Lo que los empleados individuales terminen pagando por el tratamiento depende un poco de cuál sea ese tratamiento: los algoritmos de Spring pueden hacer coincidir a las personas con cualquier cosa, desde meditación y terapia cognitivo-conductual (TCC) autoguiada, hasta terapeutas con licencia, administración de medicamentos y la cobertura de sus planes de atención médica. 

Yale innovators build tool to treat depression - Yale Daily News

Spring trabaja con los empleadores para comprender esos planes de seguro, de modo que cuando un empleado esté buscando un tratamiento, las opciones que ve estén en gran parte dentro de la red y no de su bolsillo. Este es un paso crucial hacia la expansión del acceso a la atención de la salud mental, ya que unos 112 millones de estadounidenses viven en áreas donde la salud mental ya es escasa y solo el 56% de los psiquiatras aceptan seguros comerciales.

“La tecnología para el 99% es un gran negocio. Y en este caso, a los empleadores les importa porque es importante para sus resultados finales ”, dice Jenny Abramson, fundadora y socia gerente de ReThink Impact, que invirtió en las rondas de financiación semilla, Series A, B y C de Spring. “Hemos visto que el 7% de los empleados fueron hospitalizados debido al estrés en el lugar de trabajo; ese número puede cambiar de un año a otro, pero más o menos, y el 50% de los empleados pierden tiempo en el trabajo debido al estrés. Ese es un problema enorme”.

Listen to your gut and run your gut by the experts.” with April Koh and  Akemi Sue Fisher

Chris Brunson, vicepresidente de recompensas totales en General Mills, también ha visto esas estadísticas y sabe que los programas tradicionales de asistencia a los empleados tienen un uso muy bajo en la fuerza laboral (en algunos casos, solo del 1% al 5%). Es por eso que en enero, él y su equipo presentaron Spring a los 35,000 empleados de la compañía. Brunson dijo que el interés de los empleados en Spring era “inmediato” y generalizado en todos los tipos de trabajos de General Mills.

Koh se está permitiendo un breve momento de reflexión después de completar la Serie C: “Es un privilegio extraordinario y estoy orgullosa de ello”, dice sobre su nueva distinción como la directora ejecutiva unicornio más joven, pero también está enfocada en el láser. en el futuro. A corto plazo, dice, su objetivo es una OPI.

“Se trata menos de realizar una oferta pública inicial”, dijo, “y más de establecer Spring Health como una empresa duradera de importancia que tiene el mayor impacto posible en la salud mental”.

Nota publicada en Forbes US. | Autor: Maggie McGrath

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cómo William Shaw se convirtió en el rey de las aerolíneas de bajo costo

William Shaw cofundó la primera aerolínea de bajo costo en Colombia y llevó su modelo a Argentina, Nigeria y República Dominicana. Ahora ha vuelto de nuevo a la escena local para irrumpir el mercado con Ultra Air, una nueva empresa que promete tarifas irrisorias, 20 % por debajo de sus competidores.

Publicado

on

Es finales de julio de 2020 y William Shaw encuentra en su bicicleta una razón para salir del encierro y darles vuelo a sus ideas. Justo se acaban de flexibilizar los permisos de la cuarentena obligatoria que sufre Colombia a causa del covid-19, por lo que ya no hay excusa para no emprender un viaje con su socio y amigo, Óscar Herrera. Y no solo uno, varios. Dos viejos amigos que se reencuentran en las frías carreteras de Rionegro, Antioquia, para hablar de negocios al ritmo de sus caballitos de acero.

“Discutíamos lo mal que está siendo atendido el mercado aéreo colombiano”, recuerda Shaw, un mexicano con alma de colombiano, que por su habilidad en los negocios y una intrépida personalidad ha cofundado varias aerolíneas de bajo costo en el mundo y ahora va por más. Junto a Herrera, que fue su director financiero en VivaColombia –hoy Viva–, ya no solo montan ‘bici’, como lo dice, sino además planean lo que será su próxima aerolínea en el país.

Con la exención de IVA para tiquetes aéreos, un precio 30 % inferior en la renta de aviones y un puñado de colombianos ansiosos por viajar barato, Shaw encuentra una oportunidad para regresar a la escena local tras bajar el telón con su anterior aerolínea VivaColombia. En plena crisis y reestructuración del negocio, ve oportunidades para pedir pista de nuevo y aterrizar con su nuevo proyecto Ultra Air, una empresa que promete precios irrisorios con tarifas 20 % por debajo del mercado.

“Es curioso porque entras al Excel, empiezas a hacer los numeritos y ¡Wow! Uno piensa que eso no puede dar una rentabilidad tan buena, y sí wey, sí se puede. Empiezas a darle para abajo en la tarifa y te das cuenta de que puedes estar 20 % por debajo del promedio”, dice con irreverencia Shaw, un hombre alto, rubio, de 47 años, que, junto a su equipo de trabajo y su hija Emma, habla con Forbes.

William Shaw nació en Ciudad de México en 1974. Gran parte de su carrera la ha desarrollado en Colombia | Foto: Diana Rey Melo / Forbes Colombia.

Un año después de montar el logo, contratar una banca de inversión y establecer una robusta propuesta inicial, la idea se ha materializado a tal punto que ya recibió la certificación de operador aéreo de la Aeronáutica Civil, uno de los cinco pasos que deben surtir quienes se unen a esta fiesta. Sin embargo, Shaw ya no es un invitado nuevo, pues busca replicar lo que hizo hace 13 años cuando, junto a tres socios, fundó la primera aerolínea de bajo costo en Colombia, que años después se convertiría en tan solo uno de los varios ambiciosos proyectos que ha piloteado en su vida.

Lea también: Nuestra revista | Cómo William Shaw se convirtió en el rey de las aerolíneas de bajo costo

En los últimos cinco años, de hecho, acompañó al exbanquero de inversión Babawande Afolabi ‘10 a fundar Green África Airways, una aerolínea ‘low cost’ de Lagos, Nigeria, que tuvo un exitoso despegue el 13 de agosto. Shaw es uno de los inversionistas y parte de los miembros fundadores de la Junta Directiva. Algo similar hizo con Flycana, en República Dominicana, o con Flybondi, en Argentina, dos empresas a las que llegó a ajustarles el rumbo. Sin duda, algunos éxitos que nunca se imaginó cuando vendía aspiradoras de casa en casa.

*****

En el viaje de su vida, Shaw sí ha experimentado duras turbulencias. Nació en 1974 en la Ciudad de México en una familia de clase media. Sus abuelos eran norteamericanos, pero su madre mexicana: mientras crecía, vio cómo ella enseñaba inglés en un programa de televisión en los años 70’s. “Mi mamá siempre fue educadora. Fue reina en el 63, pero lo que le gustaba era la educación”, recuerda. “Luego se volvió rectora de un colegio, hasta que falleció muy temprano por cáncer de mama”.

El deceso se produjo cuando William tenía a penas 19 años, un momento muy difícil en su vida, según recuerda. Su padre dedicó la vida a sus negocios, lo que llevó a Shaw a entrar a la empresa familiar ante la complicada situación de su casa. “No hay fortuna que aguante un cáncer”, dice con tristeza el mexicano, que con su voz entrecortada admite que siempre se mantuvo “haciendo cosas” desde muy joven.

A sus 13 años puso una miniteca y a los 17 ya vendía aspiradoras de casa en casa. Entró a trabajar con su padre y luego tuvo su primera sorpresa en los negocios: su jefe, es decir su papá, meses después de contratarlo, lo despidió. Recuerda, con gracia, que ha sido el único trabajo en el que lo han corrido, algo que lo marcaría para toda su vida. Y es que para entonces Shaw ya estudiaba en la Universidad de Anáhuac en Ciudad de México, pero tuvo que aplazar sus estudios para encontrar un trabajo.

Lea también: La millonaria estrategia de Viva para irrumpir el negocio aéreo con bajos precios

“Alguien me dijo que las aerolíneas les daban boletos a sus empleados, lo que me llamó la atención”. British Airways acaba de introducir el Boeing 747 en la ruta a México, lo que lo motivó a entrar a ese lugar con un empleo de tiempo parcial. Aunque inicialmente solo quería dinero para financiar un viaje de mochilero por el mundo, pensó, al final, en ayudar a su padre ante las dificultades financieras por las que atravesaba. “Puedo decir que a los 20 años me tocó cuidarlo más a él, que a mí”.

En 1993, ingresó a la aerolínea British Airways como agente de ‘check in’. Trabajó en el mostrador, en la ventana, en el pasillo y preguntaba, curiosamente, quiénes deseaban fumar. Se encantó del negocio aéreo, lo que lo llevó a ascender rápidamente en la organización por cuanta posición le ofrecieron. “Puedo decir con claridad que he hecho todos los puestos de una aerolínea”.

Con una carrera en ascenso y sin terminar los estudios, llegó a Colombia en 1998 tras ser nombrado gerente de ventas de British Airways. Meses después le propusieron la gerencia en el país y no bastó otra Navidad para alcanzar la dirección de la región Andina de la aerolínea británica. En una época muy difícil para Colombia, permeada de atentados e incluso un secuestro de un avión, Shaw se quedó en el país y se graduó en 2004 de administrador de empresas del Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa). Habían pasado 10 años desde que se retiró de Anáhuac, en México.

Llegó a Estados Unidos para cumplir un nuevo cargo comercial para la División de Carga de la empresa. Un puesto soñado en la organización, pero que no lo llenaba por completo ante los ambiciosos proyectos que años después materializaría. Meses más tarde renunció para empezar a estudiar una maestría en la Universidad de Stanford, el santo grial de las instituciones educativas en las que han surgido brillantes ideas como Google y Hewlett-Packard.

Su basta experiencia en el sector aéreo latinoamericano la llevó a las discusiones en Stanford. Se acababa de divorciar y pensaba en apostarle a algo nuevo. Para entonces, ya conocía a los grandes titanes de la industria, con los que compartió una serie de espacios en Colombia.

Los cuatro fundadores de Viva Colombia: William Shaw, Gabriel Migowski, Juan Emilo Posada y Fred Jacobsen.| Foto: Acervo / William Shaw.

En un viaje a Bogotá, de hecho, cuenta Ruppert Stebbings, en su libro ‘El Efecto Viva’, Shaw se reunió con Juan Emilio Posada, expresidente de Avianca, para discutir una idea de negocio. Posada, quien para ese momento tenía una amplia red de contactos y había comandado el equipo que sacó a la compañía de su primera gran crisis, reestructurándola, le presentó una idea preliminar, que el mexicano justamente llevó a California.

Shaw presentó su proyecto de grado para el MBA en Stanford llamado ‘South American Lowcost Airline Project’, una tesis que marcó el nacimiento de la primera aerolínea de bajo costo en Colombia. Allí también conoció al hoy director general de RappiPay, Gabriel Migowski, un duro en estructuración financiera, con amplios contactos no solo en América Latina, sino en Estados Unidos.

Fue así como el 24 de mayo de 2008, Shaw se reunió con Migowski, Posada y Fred Jacobsen, expresidente de Tampa Cargo, para poner en marcha La Nueva Aerolínea, nombre inicial que tuvo VivaColombia. Una mezcla de personalidades con habilidades distintas, que años más tarde les serviría para conseguir financiación y poner en marcha los primeros vuelos.

“William fue uno de los cuatro fundadores de Viva y su trabajo junto a Gabriel en Stanford fue complementado por la experiencia de Fred y Juan Emilio, una vez se estableció la empresa”, dice a Forbes Stebbings, quien reconstruyó en un libro la historia de cómo se fundó Viva.

“Su verdadera fortaleza estaba en el lado comercial, trabajando casi sin presupuesto de marketing o comunicaciones, pues fue un pionero, especialmente en Colombia, en ganar el último peso con lo poco que tenía”.

Ruppert Stebbings

Shaw cofundó Viva en 2008, pero fue hasta el 25 de mayo de 2012 cuando empezó operaciones en el Aeropuerto Internacional José María Córdova, de Rionegro. A lo largo de esos cuatro años se presentaron baches en el camino, que supieron sortear los fundadores.

Uno de los más difíciles, sin duda, fue el levantamiento de capital para desarrollar su modelo de negocio. En 2011, de hecho, encontraron una oportunidad con el Grupo Bolívar, los mexicanos e irlandeses, que se materializó con la entrada del multimillonario Declan Ryan, dueño de Irelandia Aviation, a Colombia. La participación accionaria quedó dividida en cuatro con 25 % para cada una de las partes, incluidos, claro, los fundadores.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica y de negocios.

Pero sacar adelante este proyecto fue un paso más para Shaw y sus socios, quienes se fueron diluyendo con el pasar de los años. El mexicano fue el último en salir de Viva y tras el retiro de Posada y Jacobsen, se convirtió en el CEO de la aerolínea, con el compromiso de hacer despegar el modelo ‘low cost’ en Colombia.

El 25 de mayo de 2012 VivaColombia empezó operaciones en el Aeropuerto Internacional José María Córdova, de Rionegro. | Foto: Diana Rey Melo / Forbes Colombia.

Asumió la presidencia de Viva en julio de 2016, y un año más tarde se las ingenió para sacar adelante Viva Air en Perú. La familia detrás del grupo irlandés, que alcanza una fortuna superior a los US$1.000 millones, según Forbes, se quedó con toda la empresa, una noticia que impuso una transición en la organización dejando a Declan Ryan en la presidencia y a Shaw como miembro principal de la Junta Directiva. Cabe destacar que la compañía, justo en el año previo a la pandemia, facturó casi $800.000 millones (casi 250 millones de dólares) y se había convertido en una de las protagonistas del mercado aeronáutico nacional.

Cifras de la Aeronáutica Civil, con corte al 2020, muestran que el desarrollo del modelo de negocio de Viva acrecentó el transporte de pasajeros en el mercado aéreo colombiano, al mismo tiempo que dinamizó las actividades turísticas en el país. Mientras que en 2012 se registraron 24,7 millones de personas transitando en los aeropuertos del país, al cierre de 2019 se alcanzaron 41,3 millones. El año pasado, la cifra llegó a 13,08 millones, una caída por la grave crisis que vivió el sector.

Tras la venta de Viva en 2016, Shaw emprendió otros proyectos a la par mientras estaba en la presidencia y junta de Viva: se juntó con un exbanquero de inversión de Morgan Stanley para desarrollar una nueva aerolínea en Nigeria; acompañó al equipo fundador en la travesía y ayudó a cerrar una ronda de financiación de Serie A de Kuramo Capital y Par Capital Ventures. Hace un mes, Green África Airways empezó a volar.

Un nuevo despegue

“A finales de 2018, la familia Alemán me ofreció la oportunidad de unirme a Interjet. Vi a mi papá un poco viejo, viviendo solo en México y decidí irme a trabajar allá. Me fui para estar con mi papá y poder ayudar a unos amigos”, recuerda Shaw. “Llegué el 28 de enero a trabajar y mi papá falleció el 29 de enero, una situación muy complicada para mí”.

Los medios de comunicación en México anunciaron con bombos y platillos la llegada de Shaw a la presidencia de Interjet, que asumió el cargo de José Luis Garza quien había sido director desde la fundación de su compañía. Shaw llegó en un momento crítico para la aerolínea, que no pudo sobrevivir a la turbulencia generada por las malas decisiones administrativas del pasado.

“La aviación es un negocio muy complicado y no todos la conocemos. Durante mi época en Interjet mejoramos los resultados operaciones en un 87 %, pero requería un capital necesario que no se puso”, admite el mexicano, quien sostiene que la decisión de la familia Alemán fue venderla, una situación que lo llevó a salir de la empresa un año después de su nombramiento.

El 9 de mayo de 2017 fue el primer vuelo de Viva Air Perú, otra de las aerolíneas que ayudó a gestar Shaw. | Foto: Acervo / William Shaw.

“Durante mi época en Interjet mejoramos los resultados operaciones en un 87 %, pero requería un capital necesario que no se puso”

William SHAW

Pero aún con tantos aciertos y errores, Shaw regresó a Colombia en búsqueda de más. Viajó en plena pandemia y fue unas semanas más adelante cuando el presidente, Iván Duque, dio la orden de flexibilizar la cuarentena. El encierro total terminó y quizás el momento para empezar algo nuevo comenzó: montando ‘bici’ con su amigo Herrera nació la idea de Ultra Air.

“Hay que tener cuidado con los amigos inteligentes y brillantes. Pero claro, nunca quieres ser la persona más inteligente en el cuarto. Si tu eres la persona más inteligente en el cuarto estás en el cuarto equivocado”, explica Shaw para resumir cómo sus viejos amigos creen que es ahora el mejor momento para una nueva aerolínea. Y bueno, el resto es historia.

La Aeronáutica Civil ya aprobó 29 rutas domésticas y 15 internacionales de Ultra Air, así como le otorgó la certificación como operador aéreo. Con estas dos premisas, Shaw entonces está listo para salir a revolucionar de nuevo el mercado, tan pronto cumpla las fases que le hacen falta ante la autoridad nacional. Dice que, tal y como están los tiempos, planea prender motores a finales de 2021 o a más tardar en el primer trimestre de 2022.

Ya culminó la primera ronda de inversión de Serie A por casi US$10 millones de dólares, una capitalización que ratifica la confianza del ambicioso proyecto de Shaw. Todo apunta a que en septiembre saldrán a Serie B, cuenta, al mismo tiempo que afinan su gobierno corporativo con la recién nombrada junta directiva.

Lea también: Nueva aerolínea Ultra Air nombró a su Junta Directiva

Los nombres elegidos para esta tarea fueron el exviceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño; el exCEO de Latam Airlines Sudamérica y El Caribe, Juan Carlos Altmann; el expresidente del Grupo Sura, David Bojanin; la vicepresidenta de recursos humanos del Grupo Familia, Claudia Múnera; y la exjefe de transporte aéreo de la Aerocivil, Ilva Restrepo.

“Es un proyecto estructurado con calidad, con profesionalismo en la información y conocimiento. El proyecto de Ultra Air entra en un momento espectacular. Un momento no solo en el que los costos de funcionamiento y del negocio son buenos, sino que además entra en una fase de reactivación, en el que se necesitan ofertas de calidad para mejorar el acceso a las aerolíneas”, explica a Forbes Restrepo, quien paradójicamente estuvo en la Aeronáutica Civil cuando Shaw avanzaba en el proceso para certificar VivaColombia.

Múnera detalla que Ultra aterriza en Colombia con la promesa de empleo y reactivación. Lo mismo opina el exviceministro Londoño, quien advierte que una aerolínea de bajo costo motivará al consumidor colombiano y agitará la competencia. Aunque Shaw destaca que van lento, advierte que proyectan crear alrededor de 2.500 empleos indirectos, y alrededor de 20.000 empleos indirectos o inducidos. Todo, por el encadenamiento productivo que generaría en las actividades turísticas.

La nueva aerolínea de ultra bajo costo ya cerró negociaciones con Airbus. Ultra Air tendrá una flota de 40 aeronaves de última tecnología (A320ceo y A320neo) durante los próximos cinco años. Empezará a volar con cinco y paulatinamente irá incorporando a medida que su demanda crezca. “Vemos una capacidad del mercado colombiano de responder y crecer mucho”, sostiene Shaw, quien admite que siempre será mejor rentar que comprar aviones. “Nada de capex, todo de opex. (…) Muy similar a los aviones con los que empezamos la aerolínea anterior”.

Shaw busca movilizar hasta 3 millones de colombianos en el primer año de operación de Ultra Air. | Foto: Diana Rey Melo / Forbes Colombia.

Arturo Barreira, presidente de Airbus para América Latina y Caribe, sostiene que en situaciones complicadas, hay emprendedores que encuentran oportunidades para lanzar compañías. No habla en detalle de Ultra Air, pero sí advierte que eso refuerza la idea de que sus productos son muy bien recibidos en el mercado colombiano.

Hoy Colombia exige un capital mínimo de 10.000 salarios mínimos legales vigentes para constituir una aerolínea. A grandes rasgos, son alrededor de 2,5 millones de dólares, cifra que Shaw ya sobrepasó con creces en su Serie A. De acuerdo con la Aerocivil, con esta nueva aerolínea Colombia llega a siete operadores regulares de pasajeros, consolidando al mercado nacional como uno de los más competitivos y con mayores opciones para los usuarios del transporte aéreo en la región.

“Ya se ha evidenciado que es posible construir una aerolínea con una estructura sencilla a unos costos regulados. Shaw apunta a que Avianca se reduzca para abrir mayor mercado e ir por esas rutas”, añade Claudia Velásquez, consultora aeronáutica. “Dentro de un análisis robusto, veo que sí hay buenas oportunidades. Es un proyecto que, sin duda, va”.

La oportunidad

La propuesta de Shaw llega a seguir democratizando los cielos colombianos, tal y como lo han hecho las grandes aerolíneas de bajo costo en el mundo. Southwest Airlines nació en 1967 con la promesa de precios bajos y sin categoría en los asientos. Hoy es una de las más grandes en Estados Unidos. Ryanair replicó el modelo y absorbió a lo largo de los años la demanda europea. Hoy es el rey en ese continente.

En Latinoamérica, Viva Aerobus lo hizo en México, Gol en Brasil y Viva en Colombia. De ahí a que esa es la misma fórmula que quiere replicar Shaw con Ultra Air, y está confiado en lograrlo. Proyecta que para 2022 movilizarán de dos a tres millones de usuarios, en 2023 más de seis millones, en 2024 casi 10 millones y en 2025 casi 15 millones de pasajeros.

Las cifras son bastante optimistas, pero van en línea con las proyecciones que ya tiene la investigadora de mercados, Euromonitor, que estima que en América Latina el nicho de las ‘low cost’ se expandirá 168 % a 2026, con más de 13.000 millones de dólares en ventas. En Colombia, por su parte, los cálculos llegan a 629,8 millones de dólares, casi doblando el crecimiento en los próximos cinco años.

Lea también: La guerra de los tiquetes: cómo la llegada de Ultra Air le da más vuelo al negocio aéreo

El mexicano sabe en qué cancha juega, pese a que la competencia no promete dar mayor ventaja. Félix Antelo, CEO de Viva, advierte que por ahora enfocan sus esfuerzos en cómo pueden mejorar y bajar costos en la aerolínea. “Ese es mi foco, mi obsesión y mi vida”, admite, a lo que añade: “No es fácil porque hay mucha competencia, pero estoy ahora preocupado porque Viva siga mejorando”.

El director ejecutivo de Latam Colombia, Santiago Álvarez, ha dicho que siempre será bienvenida la competencia. Sin embargo, aclara que es necesario que el ingreso de nuevos actores vaya de la mano con políticas públicas que refuercen la inversión en la infraestructura aérea colombiana.

En concreto, Shaw no llega tarde a la fiesta, pero sin duda mantiene la expectativa sobre lo que será su proyecto y sus tarifas, algo clave para el consumidor colombiano. Paula Goñi, analista senior en Euromonitor, explica que esperan que las aerolíneas de bajo costo sean un importante elemento de recuperación para el sector durante los próximos cinco años.

“El creciente estatus de Colombia como un destino ideal para los aventureros que buscan recorridos con temas de la naturaleza y respetuosos con el medio ambiente será uno de los principales atractivos”, destaca. “Viajeros de todas partes del mundo regresarán al país, aprovechando el amplio alcance de las aerolíneas de bajo costo”.

Por ahora no es claro quiénes están detrás de toda la inversión. Shaw admite que son empresarios colombianos, pero da mayor información. “La idea es poder avanzar de una manera cautelosa, pues, como dicen los paisas, es sin prisa, pero sin pausa”, concluye el mexicano, un personaje que podría asimilarse a un rock start y que promete un nuevo gran espectáculo.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado