Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

La compra de Slack por parte Salesforce marcaría un nuevo rumbo para Benioff

Este año Marc Benioff insistió en que era un mal momento para que Salesforce comprara empresas, pero ha llegado el día de la excepción.

Publicado

on

Marc Benioff, CEO de Salesforce. Foto: Reuters.

Al final del segundo trimestre de este año, Marc Benioff insistió en que es un mal momento para que Salesforce comprara empresas.

“No estamos en un buen entorno de fusiones y adquisiciones”, dijo a los inversores el director ejecutivo y presidente de Salesforce durante una llamada de resultados en agosto. “Esto no es parte de nuestro plan en este momento. No vemos eso. Realmente vemos que nos enfocamos en nuestro negocio “.

Así que fue una sorpresa para los observadores que Salesforce esté en conversaciones avanzadas para comprar Slack, la empresa de mensajería instantánea para entornos de trabajo. Según los informes, Salesforce anunciará el acuerdo después del cierre del mercado este martes, cuando informe las ganancias del tercer trimestre. Se espera que fije el precio de Slack con una prima por encima de su capitalización de mercado actual de US$24.000 millones, en una oferta de mitad de efectivo y mitad de acciones.

El acuerdo, que sería la adquisición más grande de Salesforce hasta la fecha, marcaría un impulso agresivo por parte del gigante de la nube de San Francisco hacia el espacio de colaboración en el lugar de trabajo, un sector dominado por Microsoft que ha experimentado un auge en la era Covid-19 al verse obligados los trabajadores ha permanecer conectados mientras trabajan desde casa.

Al adquirir Slack, Salesforce iría cara a cara con el gigantesco negocio de colaboración de Microsoft, que generó más de US$25.000 millones en ingresos de clientes comerciales el año pasado, según Mark Moerdler, analista de Bernstein. Al ingresar a este espacio, dice Moerdler, Salesforce puede verse incitada a continuar realizando adquisiciones en el sector de colaboración para complementar Slack; por ejemplo, empresas de gestión de documentos como Box o Dropbox, y empresas de videoconferencia, como RingCentral.

Slack, que se lanzó en 2013, se había acreditado en gran medida con el comienzo de un sector de colaboración en el lugar de trabajo completamente nuevo con su aplicación de mensajería instantánea, y fue un éxito inmediato entre los clientes empresariales, llegando a más de 15 millones de usuarios. Pero en 2016, Microsoft presentó su plataforma Teams y la integró con Office 365, poniendo el producto a disposición de sus más de 115 millones de usuarios. La competencia se ha vuelto amarga y, a principios de este año, Slack presentó una demanda contra Microsoft en la Unión Europea, acusando a la empresa de prácticas antimonopolio.

Los inversores y analistas se han mostrado tibios con Slack este año, ya que la empresa no cumplió con las expectativas de ingresos. Antes de hablar de una adquisición, la opinión bajista de Slack era que permanecería en un “distante segundo lugar después de Microsoft, que no es un buen lugar para estar”, dice Moerdler.

Tanto Slack como Microsoft tienen lealtad entre diferentes usuarios. Microsoft es el favorito entre los CIO que dicen que los ejecutivos prefieren el precio y la integración de Teams con los productos de Office, dice Brad Zelnick, analista de Credit Suisse. Pero, agrega, “cuando habla con usuarios finales, personal técnico, nativos digitales, muy a menudo prefieren Slack sobre Teams”.

Comprar Slack también se convertiría en el segundo artículo de gran valor que Salesforce ha adquirido durante 18 meses cuando pagó US$15.000 millones por Tableau en agosto del año pasado. Aún así, los observadores tienen preguntas sobre el giro de Benioff. “Literalmente dijo que es poco probable que nos vean hacer grandes fusiones y adquisiciones en este entorno”, dice Alex Zukin, analista de RBC. “He aquí, es el día opuesto”.

Por: David Jeans | Forbes Staff

Publicidad
Publicidad