Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

DoorDash sale a bolsa creando tres multimillonarios, mientras Wall Street ignora sus pérdidas

Con una plataforma similar a la de Rappi, esta compañía es la tercera oferta pública inicial más grande de 2020, pero ¿podrá DoorDash mantener su ventaja en el competitivo negocio de entrega de comida a domicilio?

Publicado

on

CEO de DoorDash Tony Xu. Foto: Getty Images.

El frenesí de Wall Street por DoorDash ha convertido en multimillonarios al CEO Tony Xu y a dos de sus cofundadores.

La vibrante oferta pública inicial ha elevado el patrimonio neto de Xu, de 36 años, por encima de los US$3.000 millones, ya que las acciones aumentaron a US$186 por acción, un 82% más que el precio inicial de la aplicación de entrega de alimentos de US$102 por acción. Los cofundadores Andy Fang, de 28 años, y Stanley Tang, de 27, tienen participaciones valoradas en más de US$2.000 millones.

DoorDash es la tercera OPI estadounidense más grande de este año. El valor de la empresa de siete años se ha más que duplicado desde junio, cuando recaudó US$ 400 millones con una valoración de US$16.000 millones. El precio inicial de la OPI se estableció entre US$ 75 y US$ 85 por acción antes de subir hasta US$ 95 unos días después y cerrar en US$102 el martes por la noche. La capitalización de mercado es ahora de más de US$55.000 millones sobre una base diluida.

Es la primera de una serie de OPI tecnológicas de fin de año muy esperadas, incluidas la de AirBnB el jueves y Wish la semana que viene, pero es la única que se espera que produzca nuevos multimillonarios. También se espera que Instacart, la aplicación comercial de entrega de comestibles, salga a bolsa el próximo año y, como ocurrió con AirBnB y Wish, convirtió a su fundador en un multimillonario antes de cotizar en bolsa.

“Hace siete años, no podríamos haber imaginado cuán grande sería la transformación y todavía estamos en las primeras etapas de esta evolución del comercio local”, escribió Xu en la carta de prospecto de la compañía. Xu posee el 4,6% del gigante de las entregas, valorad0 en unos US$3.100 millones a partir del miércoles por la tarde, incluidas las opciones, mientras que Fang y Tang poseen cada uno un 4,2%, valorado en más de US$2.200 millones cada uno.

Xu ha creado la mejor aplicación de entrega de alimentos gracias a estrategias como perseguir áreas suburbanas y cadenas de restaurantes, mientras que sus dos mayores rivales, UberEats y GrubHub, se centraron en restaurantes independientes en ciudades costeras. También construyó participación de mercado agregando restaurantes a su sitio web que nunca se habían inscrito para trabajar con DoorDash, cumpliendo los pedidos sin comisión adicional y luego cortejando a las empresas para que se unieran como socios más tarde. GrubHub ahora usa la misma táctica.

Todo esto ha ayudado a DoorDash, una aplicación de domicilios e comida que obtiene una comisión de hasta el 30% por pedido, a convertirse en el gigante de su negocio, duplicando los ingresos a US$1.900 millones en el año que terminó el 30 de septiembre. Ahora conecta a 18 millones de clientes con 390.000 restaurantes y otros comercios como CVS y 7-Eleven cada mes y tiene una participación del 51% del mercado de entrega de comidas, superando tanto a Uber, que adquirió Postmates en junio por US$2.065 millones y tiene una participación del 23%, como a GrubHub, que fue adquirida por Just Eat Takeaway, con sede en Ámsterdam, por 7.300 millones de dólares el mismo mes y tiene una participación del 18% del mercado estadounidense. (Y su fundador, Jitse Groen, de 42 años, también se convirtió en multimillonario a principios de este año).

A DoorDash delivery worker rides their bike in Brooklyn in December 2020 as the business plans to go public.
Un repartidor de DoorDash. Foto: Getty Images.

DoorDash está respaldada porel SoftBank Vision Fund, la firma de capital de riesgo Sequoia y el brazo de capital privado del gobierno de Singapur, pero está dominada por Xu, quien controla los votos de sus dos cofundadores a través de sus acciones preferidas, lo que le otorga un dominio casi completo sobre la junta directiva, venta de activos y fusiones.

“GrubHub tenía diez años de ventaja a estos chicos”, dice Tom White, director gerente y analista de investigación senior de D.A. Davidson. “Se acercaron al mercado de una manera única, persiguieron diferentes mercados con diferentes tácticas. Ya estaba dando sus frutos antes de la pandemia y la pandemia sobrealimentó las tendencias”.

Xu nació en China, hijo de un profesor y una médico que trasladaron a la familia a los Estados Unidos en 1989 cuando tenía 5 años. Su padre asistió a la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, que le otorgó un doctorado en ingeniería aeronáutica. Su madre, doctora en China, no podía ejercer en los Estados Unidos. En cambio, trabajó en tres trabajos al día durante 12 años, incluso como mesera en un restaurante chino local donde él describe que obtuvo “un asiento de primera fila como lavaplatos”.

“Comenzamos DoorDash para ayudar a personas como mi mamá”, escribe, describiendo cómo finalmente abrió una clínica médica y de acupuntura en Champagne, Illinois, y más tarde en el área de la bahía de San Francisco, donde continúa operando 20 años después. “DoorDash existe hoy para empoderar a quienes, como mi mamá, vinieron aquí con el sueño de hacerlo por su cuenta. Luchar por los desamparados es parte de lo que soy y lo que representamos como empresa”.

Xu fundó DoorDash con Evan Moore, a quien conoció mientras los dos asistían a la Escuela de Negocios de Stanford. Después de graduarse en 2013, se unieron a Tang y Fang, dos estudiantes de ciencias de la computación que aún estaban en su tercer año, y comenzaron una aplicación diseñada para ayudar a los restaurantes a aprovechar una necesidad de servicios de entrega que faltaba en la mayoría de las empresas estadounidenses. Xu cree que ahora opera la plataforma logística más sofisticada y confiable de la industria para empresas locales.

“Si podemos hacer posible la entrega de helado antes de que se derrita, o pizza antes de que se enfríe, o comestibles en una hora, podemos hacer realidad la entrega a pedido de cualquier cosa dentro de una ciudad”, escribe Xu en la carta. . “Y, si bien la comida en sí es una categoría que tiene un largo camino de crecimiento, creemos que la red que hemos construido nos posiciona idealmente para cumplir nuestra visión de empoderar a todas las empresas locales para que compitan en la economía de conveniencia”.

Tang, director de productos de DoorDash, y Fang, director de tecnología, fueron incluidos en la lista Forbes 30 Under 30 en 2015. Ambos, junto con Xu, declinaron de hacer comentarios.

Moore, quien se fue y se convirtió en socio de Khosla Ventures en 2014, no respondió a una solicitud de comentarios. No figura en las presentaciones.

DoorDash recaudó más de US$3.000 millones, asegurando su lugar como una de las OPI más grandes de Estados Unidos en un año marcado por mercados públicos calientes. La oferta solo fue superada por el acuerdo de US$4.000 millones de cheques en blanco del multimillonario Bill Ackman en julio y la oferta del fabricante de software Snowflake Inc. por US$3.086 millones en septiembre.

A pesar de su enorme crecimiento, DoorDash aún no ha obtenido ganancias. DoorDash perdió US$ 149 millones durante los primeros nueve meses de 2020, por debajo de los US$ 667 millones en 2019, y Xu advirtió a los inversores que no esperen que DoorDash obtenga una ganancia completa. UberEats perdió US$ 183 millones en el mismo período, mientras que las de GrubHub, fueron de US$ 9.2 millones, lo que llevó a algunos a cuestionar las elevadas valoraciones.

“Wall Street está pagando por el crecimiento”, dice el director gerente de Wedbush, Dan Ives, quien señala que la rentable división de viajes compartidos de Uber es un sustento financiero del que carece DoorDash y que las ganancias seguirán siendo difíciles de alcanzar debido a los límites regulatorios y las quejas por las tarifas, así como la presión financiera que enfrentan los restaurantes. “Es realmente un oligopolio con una competencia feroz, que también está impulsando la presión sobre los precios. Eso volverá a levantar la cabeza y podría ser en seis meses”.

Por: Chloe Sorvino | Forbes Staff

Publicidad
Publicidad