Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

¿Se está inflando una burbuja inmobiliaria en Colombia?

Esa es una de las preguntas frecuentes de muchas personas dado el impulso a la compra de viviendas a través de subsidios estatales, en medio de una crisis económica. Sin embargo, según los expertos, para que ello se dé en el país deben saltar a la vista otras señales.

Publicado

on

Foto: Minvivienda

En los últimos meses se han visto datos históricos de ventas de viviendas (VIS), además, a mediados de año el Gobierno anunció 200.000 subsidios para incentivar su compra y reactivar la economía por el encadenamiento que el sector genera, sin embargo, teniendo en cuenta la crisis económica actual, una de las preguntas frecuentes es si en Colombia se está inflando una burbuja inmobiliaria.

Previo a entrar en otros detalles, vale decir que se entiende como burbuja inmobiliaria un aumento significativo de los precios, por encima de los fundamentales -condiciones estructurales de la oferta y la demanda-, lo cual, no está sucediendo por lo pronto en Colombia, de acuerdo con expertos consultados por Forbes.

Según explicó Felipe Campos, director de investigaciones de Alianza Valores, pese al buen desempeño del nuevo plan de subsidios del Gobierno -con más de 35.000 apoyos entregados para compra de VIS y no VIS-, que muestra un alto nivel de demanda de vivienda en el país, “aún estas políticas no se han visto reflejadas en el precio de las viviendas”.

Lea también: Nuevo récord: noviembre fue el mes con más ventas de vivienda en la historia de Colombia

Campos agregó que según el índice de precios de vivienda nueva (Ipvn) que publica mensualmente el Banco de la República, “los precios se han mantenido estables a nivel nacional presentando un crecimiento anual de solo 1,66% a corte de noviembre, donde el precio de vivienda en Medellín ha aumentado un 1,22% mientras que Bogotá y Cali se ubican por debajo del 1%”.

Desde la visión de Martha Elena Delgado, directora de análisis macro y sectorial de Fedesarrollo, “el hecho de que se quiera reactivar la economía a través de la vivienda no implica que se vaya a formar una burbuja, implica que se está generando mayor valor agregado en la construcción en el corto plazo, a través de ayudas del sector público como privado, pero eso no implica necesariamente que se tenga una burbuja”.

Para Sergio Segura, analista de renta variable en Casa de Bolsa, el incremento en el número de viviendas vendidas durante los últimos meses ha sido producto de la política de vivienda, pero, “para observar síntomas de una burbuja inmobiliaria hay que mirar de cerca en la cartera síntomas de endeudamiento excesivo y mora o cartera vencida, que hasta el momento aún no se presentan”.

Lea también: El plan del sector vivienda para salir de los escombros de la crisis

Según estimaciones de Asobancaria, para 2020 la cartera total de vivienda crecería 4,7% real anual y sumaría cerca de $89 billones. “Respecto a su calidad -proporción de cartera vencida sobre la total- podría alcanzar el 3,9%, ubicándose por encima de niveles prepandemia, pero menor a la de otras modalidades”.

Vale decir que en 2019 la cartera total fue de $76,9 billones, de los cuales $2,5 billones estaban vencidos (con mora mayor a 30 días), y el indicador de calidad fue de 3,28%. Para 2021, el gremio de bancos estima que las mejores condiciones económicas y los programas gubernamentales dirigidos a la adquisición de vivienda nueva permitirán incrementar la cartera total de vivienda en 5,1% real anual hasta los $95,9 billones. “En línea con este nuevo contexto, la cartera vencida se reduciría hasta el 3% del total de la cartera”.

De otro lado, de acuerdo con Asobancaria, entre enero y septiembre de 2020 se han desembolsado cerca de 83.000 créditos hipotecarios y operaciones de leasing habitacional, cifra inferior frente al mismo periodo de 2019 cuando el dato llegó a cerca de 132.000. Del total de desembolsos para el periodo citado de 2020, el 59,8% se concentran en tres territorios: el 35,2% (29.000) en Bogotá, el 12,7% (10.500) en Antioquia y el 11,9% (9.800) en Valle del Cauca.

Lea también: Bbva dará un subsidio adicional de $5 millones para compra de vivienda

Los factores a monitorear

A la pregunta de si se estuviera armando una burbuja en cuánto se podría saber que ello está sucediendo y bajo qué indicios, el experto de Alianza Valores resaltó que es algo difícil de determinar, pues “si bien los precios de vivienda han aumentado casi de forma constante desde hace más de 10 años, el crecimiento ha sido moderado. Además, lo efectos reales de los impulsos estatales al sector probablemente tardaran algo más de un año en ser observables”.

Con base en lo anterior, para Campos, se debe estar atento a movimientos bruscos en los índices de precios que publican tanto el Banco de la República como el Dane.

Segura agregó que para que ocurra una burbuja se debería desatar un factor de demanda (facilidad de acceder a los créditos) y un choque que provoque el impago, lo cual podría provocarse, por ejemplo, por un rápido alza en las tasas de interés que obligue el no pago de los compromisos crediticios u otro choque en el que la población no pague su deuda por temas de desempleo. Factores similares a los que ocurrieron en la crisis de la Upac a finales de los 90.

Lea también: Davivienda ofrecerá créditos de vivienda y de vehículo en 5 minutos

¿Es buen momento para comprar vivienda?

Para Campos, de Alianza Valores, si es un momento oportuno porque “las ayudas estatales están brindando beneficios muy interesantes para algunos segmentos de la población y actualmente tenemos las tasas de interés hipotecarias más bajas de la historia del país”.

En línea con lo mencionado, la experta de Fedesarrollo dijo que es un momento muy atractivo para las personas interesadas en comprar vivienda por varias razones: porque hay subsidios para el segmento medio, hay cupos para quienes ya tengan vivienda y quieran comprar una segunda (no VIS), además, porque en 2021 continuaría la transmisión de la caída de las tasas de interés del Banco de la República a los bancos comerciales, haciendo que estos reduzcan sus tasas de colocación de créditos.

Lea también: Lanzan garantías estatales para que los colombianos compren vivienda

Desde Asobancaria indican que los meses venideros serán el momento propicio para que aquellos que llevan años esperando tener una vivienda propia, se acerquen a una entidad bancaria para solicitar un crédito hipotecario u operación de leasing habitacional.

“Las tasas de interés en mínimos históricos (11,5% E.A. para vivienda VIS y 9,88% E.A. para No VIS) junto con los programas de subsidios y las garantías hipotecarias del Fondo Nacional de Garantías son una oportunidad única que creemos debe ser aprovechada”, añadieron.

Economía y Finanzas

Banco de la República mantiene en mínimo récord de 1,75% tasa de interés

La estabilidad en el costo del dinero contó el voto de la mayoría de los siete miembros del directorio del organismo.

Publicado

on

Banco de la República

La junta del Banco Central de Colombia dejó el viernes estable su tasa de interés de referencia en 1,75%, como parte de una política monetaria expansiva para respaldar la recuperación económica, aunque advirtió que el espacio se está cerrando por una mayor inflación y mejores pronósticos de crecimiento.

La decisión, en línea con lo esperado por el mercado, contó el voto de la mayoría de los siete miembros del directorio del organismo. Cinco de los codirectores apoyaron la estabilidad en la tasa, mientras que dos votaron por un incremento de 25 puntos básicos.

El equipo técnico del Banco Central subió la proyección de crecimiento económico para este año a 7,5% desde una previa de 6,5%.

“La tendencia de crecimiento retornó, luego del retroceso en la actividad económica que produjeron los bloqueos y los problemas de orden público. El equipo técnico incrementó su proyección de crecimiento para 2021”, dijo el gerente del organismo emisor, Leonardo Villar, al leer un comunicado.

Desde finales de abril Colombia enfrentó una ola de protestas contra el Gobierno en medio de las que se registraron actos de vandalismo y bloqueos de carreteras, provocando desabastecimiento y alzas en los precios de alimentos y los combustibles.

El emisor recordó que la inflación aumentó desde un nivel inferior a 2% en el primer trimestre a 3,3% en mayo y a 3,63% en junio.

El equipo técnico del Banco Central prevé que el déficit de la cuenta corriente aumentaría de 3,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020 a 4,5% en 2021 y a 4,3% en 2022, en línea con la recuperación prevista de la demanda interna.

Para el organismo emisor la recuperación de la economía global se ha afianzado acorde con el avance en la vacunación contra el COVID-19, particularmente en las economías más avanzadas.

No obstante, advirtió que las nuevas cepas del virus continúan siendo un riesgo significativo de deterioro para el contexto económico internacional.

Catorce analistas habían pronosticado que la junta mantendría estable la tasa por mayoría. La tasa se ha mantenido en el actual mínimo histórico desde finales de septiembre de 2020 para promover un alivio financiero a las personas y empresas.

Los miembros de la Junta Directiva del Banco Central coincidieron en que se estaría cerrando el espacio para mantener la magnitud actual del estímulo monetario, dado el comportamiento de la inflación y su posible persistencia, como también la revisión al alza de los pronósticos de crecimiento.

“Eso no significa, sin embargo, que se vaya a acabar el espacio. El espacio para mantener una política monetaria expansiva existe, hay una brecha de producto importante, hay una tasa de desempleo grande (…) la magnitud de esa postura expansiva de la política monetaria podría empezar a reducirse en los próximos meses”, explicó Villar.

El equipo técnico del banco elevó su estimación de inflación para 2021, dijo Villar quien aseguró que la cifra exacta se publicará la próxima semana. 

*Con información de Reuters.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

En junio, la tasa de desempleo nacional se ubicó en 14,4%

Las tasas de desocupación para hombres y mujeres fueron de 11,2 % y 19,0 %, respectivamente.

Publicado

on

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) anunció hoy que la tasa de desempleo de Colombia se ubicó en 14,4 % en junio de este año, lo que representó una reducción de 5,4 puntos porcentuales comparado con el mismo mes del 2020, que llegaba a 19,8%.

A su vez, la tasa de ocupación del país se ubicó en 51,1%, lo que representó un aumento de cinco puntos porcentuales comparado con junio de 2020, que obtuvo 46,1%, revelando así un incremento de 2,3 millones de personas en ocupación frente al mismo periodo del año pasado.

No obstante, los números aún presentan una reducción de aproximadamente dos millones de personas en comparación con junio de 2019. Para entonces, había 14,3 millones de personas fuera de la fuerza laboral en el país, mientras que en junio de 2021, la cifra llegó a 16,2 millones de personas, de las cuales 10,7 millones eran mujeres.

Lea también: Desempleo anual en Colombia llegó a 15,6% en mayo: DANE

Por su parte, las tasas de desocupación para hombres y mujeres durante el trimestre entre abril y junio de 2021 fueron de 11,2 % y 19% respectivamente, mostrando una diferencia de 7,1 puntos porcentuales entre hombres y mujeres. Durante el mismo periodo de 2020, estas tasas se ubicaron en 17,4% y 24,6% en cada caso.

La información también detalla que el desempleo de las 13 ciudades y áreas metropolitanas se posicionó en 17,1%, lo que significó una disminución de 7,8 puntos porcentuales en comparación con junio de 2020, que registró una tasa de 24,9%.

En cuanto a las ramas de ocupacion que concentraron la recuperación de empleo en el país, el DANE destacó los sectores de comercio y reparación de vehículos, transporte y almacenamiento, así como el alojamiento y servicios de comida, que representaron una contribución de 2,6, 2,2 y 1,7 puntos porcentuales, respectivamente.

Siga toda la información de Economía y Finanzas en Forbes Colombia

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Gobierno radicó Presupuesto General de la Nación del 2022 por $350.4 billones

De estos recursos $210.1 billones se destinarán para funcionamiento del Estado, $ 78 billones para el servicio de la deuda y $ 62,2 billones para inversión.

Publicado

on

Foto: Presidencia de la República.

El ministro de Hacienda José Manuel Restrepo radicó en la noche de este jueves el Presupuesto General de la Nación de 2022 por un monto de 350.4 billones de pesos, lo que representa un incremento de 11,4 %, frente al presupuesto vigente este año, que es de $314 billones.

De estos recursos $210.1 billones se destinarán para funcionamiento del Estado, $ 78 billones para el servicio de la deuda y $ 62,2 billones para inversión.

Los sectores que tendrán más recursos en el 2022 son: educación ($43.3 billones), salud ($ 41.2 billones), defensa ($ 41. 9 billones), trabajo ($36 billones) e inclusión social con ($27.1 billones).

En el proyecto de ley de Presupuesto General de la Nación (PGN), que deberá ser aprobado por el Congreso antes del 20 de octubre, contempla 210,1 billones de pesos para gastos de funcionamiento, un alza de un 3,1% en comparación con el de 2021.

También incluye 78 billones de pesos para el servicio de deuda, un incremento de 10,6% y 62,2 billones de pesos para inversión, un 6,2% más que el que está en ejecución este año.

Los sectores que tendrán más recursos, de acuerdo con el PGN, serán educación con 49,3 billones de pesos, Defensa con 41,9 billones de pesos, salud con 41,2 billones de pesos, trabajo con 36 billones de pesos, hacienda con 23,9 billones de pesos y los programas de inclusión social con 21,7 billones de pesos.

De acuerdo con el Gobierno, el Presupuesto General de la Nación es “realista, transparente y responsable”, garantizará la protección de los más vulnerables, potenciará el crecimiento de la economía y cumplirá con una meta de déficit fiscal de 7% del Producto Interno Bruto.

El ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, dijo que el PGN muestra el esfuerzo del Gobierno por mantener el apoyo presupuestal a la población vulnerable y a la recuperación de la economía, pese a las restricciones fiscales.

Austeridad en el gasto

“Gracias a estos esfuerzos será posible mantener un crecimiento del PIB por encima del 4% anual en 2022 y reducir la pobreza monetaria de 42,5% en 2020 a 36,8% en 2022”, aseguró el funcionario citado en un comunicado.

El plan contempla austeridad con el congelamiento de la nómina de funcionarios del sector público, el control de las compras de bienes no imprescindibles, mientras que apoyará la implementación del acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC y el estatuto para emigrantes venezolanos.

La cuarta economía de América Latina se vio obligada a abandonar la reducción de su desbalance fiscal que venía realizando en los últimos años, debido a las necesidades de recursos para atender la pandemia de COVID-19, que la llevó a incrementar drásticamente su endeudamiento, poniendo en riesgo sus calificaciones crediticias.

Las agencias calificadoras Fitch Ratings y Standard & Poor’s le quitaron el grado de inversión a Colombia en los últimos meses.

Las asignaciones para el pago de mesadas pensionales ascenderán a 51,9 billones de pesos, un 19,6% por encima de las de 2021.

El presupuesto tiene en cuenta una meta de crecimiento económico de 4,3% para el próximo año, después de la histórica contracción de 6,8% en 2020.

El Gobierno del presidente Iván Duque radicó ante el Congreso recientemente un proyecto de ley de reforma tributaria por 15,2 billones de dólares (3.895 millones de dólares), después de que las protestas callejeras y la oposición de los legisladores obligaron a retirar una versión inicial más ambiciosa.

El Gobierno insiste en que la reforma tributaria es vital en medio de un aumento de la deuda, un déficit fiscal en expansión, preocupaciones de los inversores y necesidades sociales urgentes.

*Con información de Reuters.

Seguir Leyendo

Finanzas personales

¡Atención! ¿Es un deudor moroso reportado en centrales de crédito? Ya casi llega la amnistía

La Corte Constitucional se pronunciaría en agosto sobre la reforma de Habeas Data que incluye una amnistía para deudores morosos.

Publicado

on

Amnistía para deudores morosos en Colombia.

La máxima instancia de los asuntos constitucionales en Colombia está apunto de tomar una decisión sobre la reforma a la ley estatutaria de Habeas Data, que además de modificar algunas condiciones de los reportes de los usuarios en las bases de datos de crédito, abre un proceso de amnistía para quienes, estando en mora, paguen sus créditos.

El Alto Tribunal podría tomar una de tres decisiones: declarar inexequible la nueva norma, declararla exequible pero con condicionamientos la ley o declararla totalmente exequible.

En estos dos últimos escenarios, la ley quedará lista para sanción presidencial. Uno de los asuntos que más interesa a los usuarios del sistema financiero es que a partir de la firma por parte del Primer Mandatario de este nuevo marco normativo empezará a regir una amnistía para deudores morosos que tendrá vigencia de un año.

En cualquier caso, la amnistía solo aplica para quienes se pongan al día con sus deudas y el “perdón y olvido” se refiere a eliminar bajo ciertas condiciones el reporte negativo referido a esa deuda. La amnistía nunca implica dejar de pagar la deuda.

Borrón y cuenta nueva

Natalia Tovar, vicepresidente jurídica de Datacrédito Experian, explicó durante un conversatorio sobre el tema las condiciones en que se va a dar esa amnistía o borrón y cuenta nueva, como se le ha denominado coloquialmente a esta norma.

Destacó que el año de amnistía se cuenta a partir del día en que el Presidente firma la ley. 

Al iniciarse ese período, el primer requisito es que el deudor se haya puesto al día con la deuda reportada.

La novedad consiste en que durante este periodo, el reporte negativo tendrá una duración máxima de seis meses, sin importar si se trataba de deudas con una mora larga.

Para deudas menores a seis meses el reporte negativo deberá ser eliminado apenas se cumpla el doble de la mora; en cualquier caso el dato negativo nunca estará vigente más allá de los seis meses.

Si el deudor pagó antes de la entrada en vigencia de la ley, su reporte quedará automáticamente eliminado si ya se cumplieron los seis meses desde que pagó; o seguirá vigente durante el tiempo que le quede pendiente según la nueva norma. Así que a muchas personas les conviene ir poniéndose al día con sus obligaciones, porque a la hora de la sanción de la ley habrán ganado algo de tiempo para la eliminación del dato negativo.

La norma también incluye una amnistía inmediata para quienes teniendo deudas en mora pertenezcan a sectores como micro, pequeñas y mediadas empresas, o sean deudores del Icetex, víctimas del conflicto, del turismo, la agricultura o independientes.

Más que una amnistía para deudores morosos

La norma establece otras medidas que buscan dar mayor transparencia en el uso de la información crediticia.

Una de ellas es que antes de generar un reporte negativo para deudas iguales o inferiores al 15% de un salario mínimo mensual se le debe informar a los deudores dos veces antes de reportarlos. Esto para evitar registros de cuantías mínimas que en muchas oportunidades ocurren por errores de los operadores de telecomunicaciones o los mismos bancos con saldos pendientes pequeños de una deuda.

Siempre y en todo momento, dice la norma, los scores de crédito de las personas se deben actualizar inmediatamente y no necesitan ningún trámite por parte del usuario.

Además, las huellas (registro sobre el número de consultas que distintos actores del mercado hacen del score de un usuario) pueden servir para establecer la calificación de un deudor.

Tovar explicó que es un mito que hoy las huellas sean un criterio de calificación de los usuarios del crédito en Colombia. “Eso pasa en países con pocas fuentes de información. En nuestro país ese dato no pesa mucho a la hora de fijar el score”, explicó.

Plazo para reportar

Otra medida que establece la nueva ley estatutaria es un plazo máximo para incluir reportes negativos. La medida señala que no se podrán incluir nuevos datos de mora si estos se dieron hace más de 18 meses. La norma es taxativa en que un dato negativo solo se puede incluir si la mora ocurrió en ese plazo. Si la entidad que reporta deja pasar ese plazo, no puede reportarlo como dato negativo.

Se confirma que la consulta de estas bases de datos debe ser gratuita siempre para todos los usuarios. Las principales bases ya implementaron este servicio.

Luego de superada la amnistía, la forma en que quedan los reportes es la siguiente: para moras cortas, menores a dos años, el reporte durará máximo el doble de la mora. Para moras mayores a dos años, el reporte durará 4 años y para moras insolutas, aquellas en las que el deudor no paga su pasivo, el registro negativo durará 8 años.

Consulte más información sobre economía y negocios en Forbes.co

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

La reforma tributaria de Carrasquilla que ahora propone Petro

El senador y candidato presidencial se refirió a temas como el impuesto a los dividendos y la renta a las mipymes, factores que estaban contemplados en el proyecto de Carrasquilla.

Publicado

on

Sigue la polémica en torno a la reforma tributaria. Al proyecto que ya está radicado en el Congreso se siguen sumando ideas a un debate que se extenderá hasta el próximo Gobierno, que tendrá que presentar una iniciativa similar en su primer año. Uno de los últimos en hablar ha sido el senador Gustavo Petro, cuyo aporte causó polémica nuevamente, aunque esta vez se dio por su similaridad con las propuestas del exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

En un pronunciamiento dirigido al partido ‘Dignidad’ a través de su cuenta de Twitter, Petro sostuvo que no se debe subir el impuesto de renta a las empresas no financieras y no extractivas, y que además se debe disminuir el mismo gravamen a las micro, pequeñas y medianas empresas, así como aumentar el impuesto a los dividendos.

El trino se originó tras un cuestionamiento del senador de dicho partido, Jorge Robledo, quién preguntó a Petro por su molestia ante la idea de unir a la mayoría del Congreso para impedir que el presidente Iván Duque castigue con más impuestos a las pequeñas y medianas empresas.

Lo curioso es que, en el proyecto presentado por Carrasquilla en abril, se creaba una sobretasa de renta de tres puntos porcentuales para sector financiero, que pagaría 33% frente al 30% anterior; se disminuía la renta para las mipymes, que pagarían 24% frente a 30% del resto de empresas, y se subía el impuesto dividendos de 10% al 15%.

El también candidato presidencial complementó su idea al destacar que el objetivo debe ser una reforma tributaria que no afecte a la pequeña y mediana empresa, asegurando a su vez que Duque va aumentar el impuesto a este nicho empresarial.

“No debe afectar la capacidad productiva y de empleo, por eso no hay que aumentar impuesto de renta a empresas productivas. Hay que desestimular que se saquen recursos de las empresas para sus propietarios, hay es que aumentar la inversión“, agregó.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado