Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Cómo un exrepartidor de pizza creó una marca de ropa deportiva de más de US$1.000 millones

Mientras Nike paga miles de millones para que las superestrellas muevan el chulito, Ben Francis, de veintiocho años, se ha convertido en un casi multimillonario al pagar centavos a los fanáticos del fitness en Instagram y TikTok para que impulsen su marca.

Publicado

on

Foto: Gymshark.

Incluso en el mundo ligeramente confuso de los influenciadores, Devon Lévesque es uno de los más intensos. Recientemente, el profesional del fitness de 28 años caminó 42 kilómetros alrededor de la ciudad de Nueva York en una posición llamada “gatear como un oso” (donde el atleta camina sobre cuatro soportes, con las manos y los pies en el suelo) para crear conciencia sobre el cuidado de la salud mental de los veteranos de guerra estadounidenses. Para deleite de sus casi 500.000 seguidores de Instagram, el 30 de octubre, Lévesque, que puede alcanzar los 19 km / h en los cuatro apoyos, cruzó el Puente de Brooklyn, luego disparó por el East Village y subió a Harlem antes de terminar en Central Park Overlook Rock. Y lo hizo todo con el equipamiento de la startup británica de fitness Gymshark. ¿Nunca había escuchado de eso? Bueno, entonces pasa más tiempo en TikTok.

En el competido y bien capitalizado mercado de ropa deportiva, Gymshark se ha convertido en una marca valorada en más de US$1.400 millones que paga a 80 personas influyentes del fitness como Lévesque sumas que van desde US$ 6,000 a más de US$ 100,000 al año según estimaciones d Forbes para vivir, y vender, el “estilo de vida Gymshark” en las redes sociales. El fundador Ben Francis (28) tiene una regla para sus atletas: sé tú mismo, pero sé tú mismo con Gymshark. “Los jóvenes solo quieren comprar marcas lideradas por la comunidad que se alineen con sus valores”, dice Francis. “Somos una comunidad que también vende cosas”.

  Devon Levesque bear crawl
Devon Lévesque, vestido en Gymshark para reto de 42 kilómetros por la ciudad de Nueva York, rompió el récord mundial ese día por la distancia más larga recorrida por un hombre a cuatro patas. Foto: Cortesía.

Al combinar el marketing de influencia con pantalones cortos deportivos de alta calidad de US$ 25, Francis construyó los Nike de la Generación Z: sin gastar miles de millones en patrocinios al estilo Jordan o escaparates llamativos. Durante el año pasado, los ingresos de Gymshark aumentaron un 40% a 330 millones de dólares. En agosto, la firma de capital privado General Atlantic compró el 21% de la marca por casi US$ 300 millones. El trato le dio a Francis, un ex repartidor de pizzas de un pequeño pueblo inglés y en la lista Forbes 30 Under 30 2018, un buen dinero. Forbes estima que su participación restante en Gymshark tiene un valor de más de US$ 900 millones.

“Siempre hay esa persona en el gimnasio que parece saber lo que está haciendo”, dice Gabriel Caillaux, copresidente de General Atlantic. “Puede que no sean estrellas, pero son las personas las que marcan las tendencias; este es el tipo de influencer con el que Gymshark quiere trabajar”.

uncaptioned
Una joven Francis flexiona en una de las primeras camisillas de Gymshark.

Con un presupuesto pequeño en comparación, Francis hizo del enfoque guerrillero una virtud, al parecer pagando a los influenciadores solo US$ 500 al mes para mostrar sus productos en las pantallas de los teléfonos. Por supuesto, Nike y Adidas tienen más seguidores en Instagram. Pero Gymshark está buscando compradores más jóvenes, aprovechando héroes de la vida real para atraer a más de 2 millones de seguidores de TikTok, en comparación con los 1.3 millones de Nike y cero para Adidas.

La pandemia ha convertido un buen negocio en uno aún mejor. Con más ojos que nunca pegados a los teléfonos inteligentes y la moda en cuarentena que favorece el “fitness chic” sobre los negocios informales, las ventas de Gymshark se duplicaron en el último trimestre del año pasado. Toda esa ganancia viene sin ningún problema inmobiliario. Con solo una tienda física, en el Covent Garden de Londres, Gymshark pasó por alto el apocalipsis minorista causado por Covid-19 que transformó Niketown en una ciudad fantasma.

El viaje de Ben Francis

Image

2012. Francis, de 20 años, usa la máquina de coser que compró con los ahorros de Pizza Hut para coser las primeras piezas del equipo Gymshark.

Image

Abril de 2018. Francis, el CEO Steve Hewitt (izquierda) y el presidente ejecutivo Paul Richardson (derecha) posan frente a la nueva sede de Gymshark en Solihull, Inglaterra.

Image

Agosto de 2018 En lugar de las tiendas minoristas, la empresa albergaba ventanas emergentes. Pre-pandemia, jóvenes aficionados se reunieron en eventos como este en Toronto para tomarse selfies con los atletas de Gymshark y conseguir equipamento exclusivo.

Image

Febrero de 2020. Francis se toma una selfie en la inauguración de Gymshark Lifting Club, los 55.000 metros cuadrados del gimnasio de la empresa, solo para invitados ubicado al lado de su sede.

Image

Noviembre de 2020. Francis en el centro logístico de 10,000 pies cuadrados de Gymshark en el Reino Unido, desde el cual se envían equipos de Gymshark a todo el mundo.

“La ropa deportiva se ha vuelto aún más popular entre las personas que trabajan desde casa e invierten en salud y fitness”, dijo Emily Salter, analista minorista de la firma de analistas GlobalData con sede en Londres. “Gymshark se ha beneficiado enormemente de esta tendencia, y su comunidad muy fuerte y leal obviamente ha aumentado su éxito de manera significativa”.

A pesar de sus raíces inglesas, el estilo de Francis es más Muscle Beach que Alexander McQueen. Cuando era niño en Bromsgrove, Worcestershire, Francis estaba obsesionado con los clips de levantamiento de pesas de YouTube de íconos como Arnold Schwarzenegger. A los 18, se matriculó en la cercana Universidad de Aston, repartió en Pizza Hut por la noche y pasó su tiempo libre en el gimnasio. A medida que ganó músculo, no pudo encontrar una camisa que mostrara adecuadamente sus “nuevas armas”. Con su colega universitario Lewis Morgan, comenzó a romper camisetas y convertirlas en regatas al estilo Schwarzenegger y a embellecerlas con un logo que representaba un gran tiburón blanco levantando una barra. Vendieron en línea en gymshark.co.uk.

“La ropa de entrenamiento con pesas simplemente no estaba disponible aquí. Todos mis héroes eran YouTubers, así que les envié productos”, dice Francis. Tener a los YouTubers haciendo ejercicio con sus camisetas sin mangas fue genial, pero después de alquilar un stand en la exposición de culturismo más grande de Europa, BodyPower, en 2013, se dio cuenta de que sus camisetas podían lanzar una marca. “Nos sorprendió la gente que quería conocer a los atletas, quería ver el producto y vendimos todo en el evento”.

Pronto, Francis pasó de US$ 450 en ventas de mercadería por día a US$ 45,000, dando ropa de Gymshark gratis a las estrellas de levantamiento de pesas de las redes sociales. Morgan y él abandonaron la universidad para dedicarse a tiempo completo a la marca. Aunque Gymshark todavía ofrece regatas para los fanáticos del culturismo, la compañía se ha convertido en una especie de Lululemon para jóvenes de 18 años, ofreciendo ropa casual para hombres, conjuntos de spandex para mujeres, ropa para correr y accesorios como rodillos de espuma, bandas de resistencia y toallas de playa.

Utilizando los millones de General Atlantic y con la esperanza de expandirse rápidamente en los Estados Unidos, Francis tenía la intención de trasladar la sede de su empresa de 500 personas de Solihull, Inglaterra, a la meca del fitness en Denver, Colorado, pero la pandemia de Covid-19 pospuso los planes. Su enfoque ahora está en fortalecer el transporte y la logística. Con los clientes estadounidenses acostumbrados a las entregas rápidas de Amazon, Francis está abriendo dos centros de distribución, en California y Ohio. Deben estar listos y operativos en 2021. También está formando un equipo en el país, ya se han contratado 35 personas este año y hay planes para llamar a 15 profesionales más. Cuatro de los empleados actuarán exclusivamente como exploradores para encontrar y gestionar influencers estadounidenses emergentes.

“Cuando Apple comenzó, fue adoptado por arquitectos, creativos y otros tipos de jóvenes geniales”, dice Francis. “Nuestros aficionados cuentan sus macronutrientes y saben cómo hacer un peso muerto adecuado”.

Por: Alexandra Sternlicht | Forbes Staff

Editors' Picks

De vivir en la calle a crear un negocio millonario basado en la privacidad

Stefan Leipold patentó la primera mica de privacidad magnética del mercado en 2017 y en tan solo un año alcanzó por poco el millón de dólares en ventas.

Publicado

on

Cuando Stefan Leipold viajó a Estados Unidos, lo hizo con la idea del “sueño americano” en mente: “Pensé que llegaría allá con ideas para fundar una empresa y la gente simplemente abriría la cartera”. Su idea no pudo estar más equivocada. Contrario a recibir ofertas millonarias por sus ideas, Leipold terminó en la calle, sin hogar y con la preocupación de qué comería.

“En Alemania me dedicaba a dar asesoría de ciberseguridad, pero realmente no tenía una empresa, era mi propio empleado. Por eso quise ir a los Estados Unidos, la gente me dijo vas a fracasar y les dije ‘ya me verán’. Tenía una Visa de 30 días y la idea de que al ser de Alemania obtener dinero sería fácil. Terminé como un vagabundo y durmiendo en espacios de obras en construcción o dormitorios de gente de la universidad”, dice Leipold en charla con Forbes.

Con los conocimientos en seguridad e informática que Leipold tenía comenzó con un pequeña y muy básica idea de negocio: dar soporte técnico de todo tipo y a quién se lo ofrecería.

“Básicamente tocaba cientos de puertas por día y a quien me abriera les preguntaba: ‘Oiga, ¿necesita algún tipo de soporte para su computadora?’. En ese momento Leipold se dio cuenta de un problema y necesidad de mercado: la mayoría de la gente tenía muy poco cuidado por el resguardo de su información. 

“Para mí llegó un momento definitivo en mi vida, cuando no tenía dinero ni para comida, ni dónde dormir. En el que decidí tomar una dirección: vendí el anillo que había heredado de mi abuelo, con la decisión y convicción de no volver jamás a esa forma de vida”, comparte.

Lea también: Facebook dice que está ‘subreportando’ resultados de anuncios tras cambios en privacidad de Apple

Fue ahí cuando en conjunto con un amigo que conoció en Estados Unidos tuvo una idea: crear y patentar lo que Leipold define como la primera mica de privacidad magnética del mercado. Un producto que, aunque simple, le significó la oportunidad de crear Stark durante 2017.

“Sin mucho conocimiento de marketing grabé un video para redes sociales y se hizo viral, cuando nos dimos cuenta expandimos las ventas a más de 20 países y en menos de un año alcanzamos casi un millón de dólares en venta”, recuerda.

En solo tres años, Stark ha logrado expandir a más de 20 la línea de productos desde smartphones, tablets y computadoras y operaciones a cinco países, además de Estados Unidos; China, donde manufactura gran parte de las micas; Japón, donde compran los materiales; Alemania, para distribución, y más recientemente en México, con el objetivo de distribuir o expandir operaciones de Stark para la región de Latinoamérica.

Aunque las cifras de millones de dólares que factura hoy Leipold están muy por encima del dinero que contaba cuando dormía en el piso de obras en construcción, es una mínima parte del mercado global potencial donde compite la compañía.

De acuerdo con un reporte de la consultora 360 Reports Research, el mercado global de Protectores de pantalla alcanzó un valor de mercado global de 2,322 millones de dólares en 2019 y se espera que para 2026, a medida que el consumo de electrónicos como tablets, smartphones y computadoras portátiles continúe su expansión alcance un valor potencial de más de 5,300 millones de dólares.

Sin embargo, la firma de Leipold tiene dos enormes retos y problemas a futuro. El primero es que a diferencia de otros sectores en el que las empresas compiten no solo con innovación, precio y calidad, en el sector de protectores de pantalla Stark no solo se enfrenta a firmas mucha más grandes como ZAGG, Belkin, 3M y varias más con productos similares, sino a centenares de empresas, muchas de ellas chinas, que manufactura copias a precios excesivamente bajos.

Algo que el mismo Leipold reconoce: “En cuanto vieron que el producto tenía potencial comenzamos a ver copias baratas de nuestro producto en sitios como Amazon y otras plataformas de comercio electrónico”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

El segundo, como define el reporte de 360 Reports, es que la mayoría de los consumidores ven este tipo de productos como necesidad para proteger su inversión, pero no como un diferenciador. En pocas palabras, les importa proteger la pantalla de su dispositivo, pero tiene poco interés qué mica o protector de pantalla comprar.

La apuesta de Leipold es tratar de explicar a los consumidores que más que solo proteger el cristal de sus dispositivos deben comenzar pensar en cómo resguardar la información no solo de forma  digital.

“Antes de la pandemia me tocaba dar muchas conferencias sobre educación en ciberseguridad para empresas o en congresos. No te puedes imaginar la cantidad de personas en aviones o lugares públicos que no se daban cuenta cuando alguien miraba sobre sus hombros para conocer o tomar  el contenido o la información de sus pantallas (…) Se trata también de difundir conocimiento y educar, porque la gente tiene que entender que estamos peleando una guerra, y esa guerra no es con armas, hoy puede paralizar un país entero en tres días con una computadora o dejar a alguien sin el dinero para pagar su renta”, finalizó Leipold.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cuánto invertirá la Fundación Bill & Melinda Gates para financiar el medicamento anticovid

Según confirmó la propia entidad, serán alrededor de US$ 120 millones, con la idea de que este tratamiento sea accesible en todo el mundo.

Publicado

on

La Fundación Bill y Melinda Gates anunció que destinará hasta US$ 120 millones para impulsar el acceso al medicamento contra el Covid-19 de MSD (la farmacéutica estadounidense Merck). Un tratamiento único en su tipo que podría distribuirse fácilmente en países con bajos suministros de vacunas y que los ensayos sugieren que podría reducir las hospitalizaciones o muertes en grupos de alto riesgo.

A través de un comunicado, la fundación indicó que apoyará las actividades necesarias para desarrollar y fabricar versiones genéricas del medicamento de MSD, molnupiravir. El financiamiento depende de que el medicamento obtenga la aprobación de los reguladores, añadió la fundación, que desde hace tiempo viene trabajando para mejorar el acceso a las vacunas, tratamientos y tests de Covid-19; incluidos US$ 1.900 millones en fondos desde el inicio de la pandemia. 

Lea también: Bill Gates advierte que el mundo no está preparado para la próxima pandemia

Pastillas de molnupiravir

La fundación dijo que los datos iniciales sobre molnupiravir, que MSD desarrolló con Ridgeback Biotherapeutics, eran prometedores y mostraron que el antiviral puede reducir a la mitad el riesgo de enfermedad grave y muerte por Covid-19.

Si se aprueba, molnupiravir será la primera píldora antiviral oral para tratar Covid-19 en el mercado, algo que la fundación dijo que fue un “avance crítico” en la lucha contra la pandemia.

Melinda French, copresidenta de la Fundación Gates, dijo que todos, “sin importar en qué parte del mundo vivan”, deben tener acceso a los productos de salud que salvan vidas para poner fin a la pandemia. “La injusta realidad, sin embargo, es que los países de bajos ingresos han tenido que esperar por todo, desde el equipo de protección personal hasta las vacunas. Eso es inaceptable”. French pidió a los donantes, fundaciones y gobiernos que actúen para garantizar un acceso equitativo al molnupiravir y otros tratamientos, preventivos y equipos prometedores. 

Bill Gates y Melinda French.

Una pastilla antiviral oral podría cambiar las reglas del juego para el tratamiento de Covid-19. Si bien existen vacunas y medidas de salud pública que funcionan para prevenir infecciones y tratamientos como terapias con anticuerpos para aquellos que se encuentran gravemente enfermos, hay poco disponible para aquellos que se encuentran en las primeras etapas de la infección.

Las píldoras antivirales podrían cubrir esta brecha y también son mucho más baratas y fáciles de distribuir, fabricar y administrar. Aunque aún no ha sido aprobado para su uso, los países más ricos, incluidos EE.UU., Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Singapur, se apresuraron a asegurarse los suministros, lo que generó temores de desigualdades similares observadas en la fiebre mundial por las vacunas. 

Bill Gates.

MSD se ha esforzado por aumentar los suministros, habiendo llegado a acuerdos con los fabricantes de medicamentos genéricos para producir versiones más baratas del antiviral y prometiendo duplicar su propia producción. El programa Access to Covid-19 Tools Accelerator (ACT-A) liderado por la OMS ha descrito planes para comprar y distribuir antivirales para mejorar el acceso en las naciones más pobres. Aunque no se menciona explícitamente, se espera que esto incluya el molnupiravir de MSD.

Nota publicada en Forbes US. | Traducción: Nicolás Della Vecchia.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Con salida a bolsa de WeWork, el derrocado cofundador Adam Neumann recupera su estatus de multimillonario

El castigado cofundador Neumann, que ya no trabaja en WeWork, retuvo una participación en la empresa de alquiler de oficinas y ha recibido grandes pagos por su salida.

Publicado

on

Adam Neumann, cofundador y antiguo CEO de WeWork. Foto: Reuters.

Una vez valorada en US$47.000 millones, con la mira puesta en “elevar la conciencia del mundo”, la empresa de alquiler de oficinas WeWork se hará pública este jueves con una valoración más moderada de 9.000 millones de dólares.

Eso tiene que ser decepcionante para los inversores que inyectaron US$12.700 en el negocio mientras se disparaba para convertirse en una de las nuevas empresas más valiosas del mundo. Pero hay un jugador que está triunfando a lo grande: Adam Neumann, el cofundador derrocado cuya conducta como director ejecutivo ayudó a colapsar el primer intento de salida a bolsa de la empresa (y cuyo controvertido acuerdo de separación enfureció tanto a los inversores como al público en general).

Forbes estima que Neumann, que perdió su condición de multimillonario cuando el valor de WeWork se desplomó tras el fallido intento de cotizar en bolsa en 2019, tendrá una fortuna estimada de US$1.600 millones cuando las acciones comiencen a cotizar este jueves después de que WeWork se fusione con BowX Acquisition Corp, una fracción de los US$4.100 millones que Forbes estimó que teníaen el pico de WeWork, pero lo suficiente para que recupere el estatus de multimillonario.

A pesar de ser expulsado de la empresa que cofundó y de no tener ningún rol en el negocio, Neumann, a través de una entidad que controla, poseerá aproximadamente 48,5 millones de acciones después de la fusión del SPAC, lo que le da una participación de propiedad estimada de alrededor del 7%.

Además, Neumann pudo conservar cerca de 20 millones de Unidades de Interés de Beneficios de WeWork Partnerships. Serán convertibles en acciones de las acciones ordinarias de la nueva empresa pública sin costo alguno después de la fusión. Según el precio de US$10 por acción del SPAC, esas unidades tienen un valor aproximado de US$200 millones.

Forbes estima que, entre sus unidades de asociación y acciones ordinarias, casi US$700 millones de la fortuna de Neumann están inmovilizados en WeWork. El resto de su patrimonio neto proviene del efectivo obtenido por la venta de acciones de WeWork a lo largo de los años y su lucrativo acuerdo de separación.

En los años previos a la OPI prevista para 2019, Neumann y el cofundador Miguel McKelvey vendieron acciones de la compañía por valor de casi US$500 millones, según el libro de 2021 “The Cult of We: WeWork, Adam Neumann, and the Great Startup Delusion”; Forbes estima que más de US$400 millones de esas ventas fueron a Neumann (antes de impuestos).

En abril de 2020, el inversor de WeWork, SoftBank, rescindió su oferta de comprar acciones de WeWork por valor de 3.000 millones de dólares, incluidas casi 1.000 millones de acciones de Neumann, citando investigaciones legales sobre problemas de gobernanza de WeWork.

Neumann y WeWork demandaron a SoftBank en respuesta, y las partes finalmente llegaron a un acuerdo sobre términos favorables a Neumann. Como parte del acuerdo, a Neumann se le permitió vender US$578 millones adicionales en acciones de WeWork a SoftBank durante el primer trimestre de 2021 y recibió un pago en efectivo de US$106 millones del fondo de inversión ese mismo trimestre.

Eso fue además de un pago en efectivo de US$185 millones que SoftBank comenzó a pagar a Neumann en cuotas antes de cancelar el acuerdo de no competencia relacionado que las dos partes firmaron a fines de 2019 junto con su oferta pública en abril de 2020; Forbes estima que Neumann recibió US$139 millones, según el calendario de pagos divulgado en los archivos de la SEC, antes de que Softbank dejara de realizar pagos.

Luego están sus préstamos. En los años previos a la fallida OPI de 2019, cuando Neumann estaba trabajando para asegurar una ronda de financiación privada tras otra, abrió una línea de crédito de 500 millones de dólares con varios bancos, utilizando su participación en WeWork como garantía.

Había retirado 380 millones de dólares en julio de 2019, según el prospecto inicial de oferta pública inicial de WeWork. Como parte de su acuerdo de salida, SoftBank acordó hacerse cargo del préstamo de los prestamistas originales; el monto adeudado por Neumann aumentó a 432 millones de dólares en febrero de 2021, según el prospecto más reciente. Si bien no está claro dónde Neumann depositó todo ese efectivo, los informes sugieren que ha estado activo en la inversión tecnológica.

También compró propiedades inmobiliarias llamativas por valor de casi US$100 millones, incluidos apartamentos en Manhattan, una propiedad en Long Island y una casa al norte de San Francisco en el condado de Marin, al menos en parte financiada por un conjunto anterior de préstamos de US$97.5 millones obtenidos antes de la primera oferta pública inicial de WeWork. Según los informes, Neumann vendió algunas de estas propiedades, incluida la casa del condado de Marin, apodada Guitar House.

Los portavoces de Adam Neumann y WeWork se negaron a comentar para esta historia.

A pesar del ojo morado que vino con la cancelación de la OPI de WeWork hace dos años, Neumann parece haberlo hecho bien.

En abril, el New York Post informó que Neumann estaba “escondido en Nueva York”, “tramando [un] nuevo negocio secreto ‘pospandémico'”. Aún no se sabe qué podría ser, pero sin duda estará bien financiado.

Por: Matt Durot | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Los mejores consejos financieros de Warren Buffett

El famoso magnate e inversor llegó a donde está siguiendo una serie de principios que pueden ser aplicados por cualquier persona.

Publicado

on

Warren Buffet

Warren Buffett no solo es una de las personas más ricas del mundo, gracias a su fortuna de más de USD 103.000 millones, sino que también es uno de los empresarios e inversores más respetados e influyentes de toda la historia.

Con 91 años de edad, el querido magnate actualmente es director ejecutivo de Berkshire Hathaway, la segunda empresa no tecnológica más grande del mundo, y accionista mayoritario de grandes corporaciones como The Coca-Cola Company, entre otras.

Dada su valiosa experiencia, los principios de vida vinculados al ahorro y la inversión que aplica en el día a día pueden ser contemplados por muchos como una guía a seguir para alcanzar el éxito.

Evitar las deudas innecesarias

Tomar dinero prestado para consumir bienes y servicios que deseamos puede resultar muy atractivo. Sin embargo, al endeudarnos, lo que en realidad hacemos es desequilibrar nuestras finanzas personales. Si gestionamos erróneamente el capital, podemos terminar en la quiebra o en una posición extremadamente complicada. 

“He visto a muchas personas fracasar por licor y deudas”, afirmó Warren Buffett durante una de sus numerosas entrevistas. De todas formas, el multimillonario está a favor de una clase de deuda, la deuda productiva. Este concepto se refiere al dinero que se toma prestado para invertir o realizar negocios y que así pueda ser multiplicado, una estrategia que dista mucho del hecho de simplemente comprar cosas para satisfacer necesidades de ocio.

Lea también: Warren Buffett y otra estrategia acertada: duplicó lo invertido en esta empresa

Llevar una vida austera

Por otra parte, por muy raro que parezca, Warren Buffett recomienda llevar un estilo de vida austero. La clave se encuentra en tratar de encontrar la felicidad y la tranquilidad gastando la menor cantidad de dinero posible.

De hecho, el prestigioso empresario aplica esta filosofía de vida y continúa viviendo en su casa de Omaha adquirida en 1958 por cerca de USD 31.500. A diferencia de otros multimillonarios, no gasta su inmensa fortuna en vehículos de lujo o extravagantes mansiones, sino que pasa los años como un “simple mortal”.

Invertir a largo plazo

Warren Buffett logró convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo siguiendo una simple filosofía de inversión: invertir para toda la vida. Su objetivo es incrementar el capital en el largo plazo, muy largo. Muchas de las compañías de Warren están en su cartera desde hace décadas.

Esta disciplinada conducta suele ser difícil de aplicar por los inversores minoristas, ya que estos quieren ver resultados en cuestión de días o meses. Sin embargo, los mercados suelen ser ineficientes en el corto plazo, pero muy eficientes en el largo.

Al elegir una compañía desde un punto de vista empresarial, es decir, tratando cada activo como una empresa y analizando sus aspectos fundamentales, hay que colocar una buena parte del dinero en ella y tener paciencia, mucha paciencia. Si la decisión fue la correcta, entonces luego de unas décadas ganaremos mucho dinero.

 Aplicar el interés compuesto

Por último, Warren Buffett es un fiel seguidor de la capitalización compuesta. Este término hace referencia a la inversión del capital que ya contiene ganancias. Lo que se consigue reinvirtiendo los beneficios es crear una “bola de nieve” de dinero que se retroalimenta y crece casi exponencialmente con el paso de los años.

Siguiendo estos principios de ahorro e inversión de Warren Buffett, los individuos podrán gozar de unas finanzas personales más saludables y contarán con menos probabilidades de tener que afrontar problemas económicos en el futuro.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

El ‘boom’ de criptocajeros automáticos se toma a Colombia

Ante la reticencia de parte de la población mundial a renunciar al efectivo, el mundo cripto ha empezado a posicionar una nueva alternativa para atraer a ese público ajeno al mundo digital. Colombia es uno de los países más destacados. Así está el panorama.

Publicado

on

Foto: Diana Rey Melo.

A pesar de llegar al mundo como monedas digitales, las criptodivisas encontraron un punto intermedio entre la red y la presencialidad. Se trata de un viejo conocido que todos saben usar a la perfección: los cajeros automáticos.

Según información de Coin ATM Radar, existen más de 28.000 máquinas ubicadas en 72 países repartidos entre los cinco continentes. Dichos cajeros cuentan con 627 operadores y 43 productores. A su vez, si bien el bitcoin es la moneda más utilizada en las transacciones actuales, hoy en día se puede negociar con 11 divisas diferentes (ver gráfico).

Para comprar criptodivisas a través de un cajero automático, hay que tener en cuenta que el proceso puede variar de un aparato a otro. Incluso cuando el software/hardware de la máquina admite los procedimientos de cumplimiento, no están necesariamente activados, ya que depende de la elección del operador de cada máquina en particular.

Hoy en día, hay ocho tipos de cajeros instalados en el mundo habilitados para este proceso, de los cuales seis cubren 90% del mercado total (ver nota web).
En cuanto a la venta, cabe resaltar que no todas las máquinas permiten realizar este procedimiento, limitado para aproximadamente el 40% de todos los cajeros automáticos instalados en el mundo, que habilitan a los usuarios para cambiar criptomonedas por dinero en efectivo.

Lea también: Así están funcionando los ‘criptocajeros’ en Colombia

Además de un proceso de verificación, el cajero le proporciona al usuario un código QR al que deberá enviar los bitcoins que desee vender. Dependiendo de la configuración, recibirá el dinero inmediatamente o, en su lugar, será dotado de un código de canje, con el cual deberá esperar entre una y seis confirmaciones para recibir el monto negociado.

En el caso de Colombia, la suma mínima de operación es de $10.000 y los topes dependen de si el usuario tiene una cuenta básica o avanzada.

A pesar de las diferencias que puedan tener las máquinas, el profesor de Economía y Políticas Públicas de la Universidad de Harvard, Kenneth Rogoff, comentó a Forbes que la mayoría de estos intercambios son razonablemente seguros. No obstante, manifestó que “el Bitcoin acabará siendo objeto de una regulación mucho más estricta que la actual, al menos en las economías avanzadas”.

En esa misma línea, el Consejero Financiero y Director de Asuntos Monetarios y Mercados Financieros del Fondo Monetario International (FMI), Tobias Adrian, consideró difícil que los criptoactivos se impongan en países cuya inflación y tipos de cambio son estables, y que cuentan además con instituciones creíbles.

Lea también: Estos son los seis multimillonarios de las criptomonedas: ¿Cómo han amasado sus fortunas?

Uno de los datos más curiosos tiene que ver con la consolidación de los criptocajeros en Colombia, que empezó a incursionar en este campo desde 2017. Además de poseer 50 cajeros automáticos en todo el país, es la segunda nación latinoamericana con mayor número de estas máquinas, solo superada por El Salvador, que cuenta con 205 en total (ver gráfico).

Actualmente, la ciudad con más criptocajeros del país es Bogotá, con 29. Le siguen Medellín con 6, Bucaramanga y Pereira con 3, San Andrés y Cali con 2, mientras que Armenia, Barranquilla, Cartagena, Cúcuta y La Hormiga cuentan con uno cada una.
Para el CEO de Buda, Alejandro Beltrán, dicha acogida tienen se debe a que el país está estudiando la adopción cripto, teniendo en cuenta que Colombia está posicionada como una de las economías más importantes del mundo en este campo.

“Colombia sigue siendo un hub cripto importante en transaccionalidad, y como Venezuela está en el top 3 en el índice de adopción mundial, la posición fronteriza genera que los sistemas de cajeros sean buenas alternativas para los consumidores”.

El auge de los criptocajeros en el país tiene sentido por el solo hecho de que Colombia es uno de los países que más maneja efectivo en el mundo. Esto lo ha entendido muy bien la industria cripto, que ha visto en estas herramientas una alternativa viable de acceso en el mundo físico, generando una apertura a un canal transaccional que surge para solucionar las limitaciones que se evidencian actualmente en los servicios bancarios, según Beltrán.

“Creemos que este puede ser uno de los grandes aportes del sector para que el ecosistema siga creciendo en diferentes verticales”, concluyó

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado