Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Noruega dice que ‘no hay vínculo’ entre la vacuna y 33 personas que murieron

Noruega ha informado que alrededor de 45.000 personas en todo el país han sido vacunadas contra COVID-19 hasta ahora. Su programa de vacunas se ha centrado principalmente en los residentes de hogares de ancianos.

Publicado

on

Los informes de alrededor de 33 muertes entre los residentes de hogares de ancianos que recibieron la vacuna Pfizer han sido noticia internacional. No obstante, no se ha visto que este problema se haya reportado en ningún otro país que esté implementando la vacuna Pfizer.

Las autoridades sanitarias de Noruega dicen que ‘no hay evidencia de un vínculo directo’ entre la reciente serie de muertes entre ancianos inoculados contra Covid-19 y la vacuna que recibieron.

La Agencia Noruega de Medicamentos está tratando de gestionar el temor que se ha despertado de que recibir la vacuna podría ser demasiado riesgoso, después de que 33 personas en el país de 75 años o más murieran después de la vacunación, según las últimas cifras de la agencia. “Todos ya estaban gravemente enfermos”, dijo la entidad en un comunicado.

Noruega ha informado que alrededor de 45.000 personas en todo el país han sido vacunadas contra COVID-19 hasta ahora. Su programa de vacunas se ha centrado principalmente en los residentes de hogares de ancianos.

En otros países, puede haber un mayor enfoque en los trabajadores de la salud de primera línea en primera instancia. Entonces, si existe alguna asociación entre las muertes en los ancianos y esta vacuna, es posible que aún no sea evidente.

Siga toda la información de economía y negocios en Forbes Colombia

También depende de la vigilancia. Noruega puede tener un sistema de vigilancia y notificación especialmente rápido, que rastrea de manera eficiente a todas las personas que han sido vacunadas y notifica rápidamente cualquier resultado adverso.

Esperaríamos pronto informes de vigilancia de otros países con un programa de vacunación activo, aumentando los datos críticos para construir una imagen más precisa de la seguridad de las vacunas en diferentes poblaciones.

Los informes de Noruega sensibilizarán a otros países para que vigilen de cerca a los receptores de vacunas, en particular a los que viven en hogares de ancianos y son vulnerables.

Es posible que veamos más informes sobre esto en las próximas semanas de otros países. Pero también es posible que no. Tenemos información limitada sobre estos casos en Noruega. Las personas de las que se informó que murieron eran ancianos y muy frágiles. Muchos tenían afecciones de salud subyacentes importantes, comunes en las personas de edad muy avanzada, y es posible que se hayan acercado al final de sus vidas independientemente de la vacuna.

En la historia reciente de las vacunas, no hemos visto ninguna tendencia que muestre muertes en personas mayores después de la vacunación. Por ejemplo, no hay evidencia de que la vacuna anual contra la influenza se haya asociado con muertes en personas mayores o en personas de cualquier edad.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que al hacer una comparación con la vacuna contra la gripe u otra vacuna y la vacuna Pfizer para COVID-19, estamos comparando manzanas y naranjas.

La vacuna Pfizer se basa en la tecnología de ARNm, que es completamente nueva en una vacuna humana. Esta tecnología introduce parte del material genético del virus SARS-CoV-2 en forma de ARN mensajero (ARNm). Esto le indica a sus células que formen parte del virus que estimula una respuesta inmune que inhibe la infección y protege contra la enfermedad.

Todas las vacunas están diseñadas para generar una respuesta inmune, aunque de diferentes formas, para preparar nuestros cuerpos para combatir el virus cuando lo encontremos.

*Con información de Reuters.

Publicidad
Publicidad