Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Elon Musk: cómo llegó a ser uno de los más ricos del mundo

Un viaje a sus empresas, su mente y el futuro. El multimillonario que quiere hacer “multiplanetaria la humanidad”.

Publicado

on

“Elon Musk no es un lunático”, aclaró y tituló Forbes en mayo de 2003. Aunque había vendido Paypal, fundado SpaceX y aún le faltaban cinco años para su primer Tesla, el empresario sudafricano repetía como un profeta: “Podemos extinguirnos como los dinosaurios o padecer una guerra nuclear mundial. El riesgo es real, debemos entender cómo es el universo, por si necesitamos dejar el planeta Tierra”.

Dieciocho años más tarde, Musk envió astronautas a la Estación Espacial Internacional, fabricó 500.000 vehículos eléctricos, creó empresas de paneles solares, inteligencia artificial, interfaces implantables en el cerebro, perforación de túneles, y hasta promueve un nuevo sistema de transporte ultrarrápido. 

También se convirtió en el ser humano más rico del mundo según las estimaciones de Forbes, aunque las cotizaciones cambian a diario y puede alternar el podio con Jeff Bezos. 

Lea también: Elon Musk dice que dejará Twitter por “un tiempo”

El paso del tiempo no le hizo perder la línea: la promesa de colonizar Marte es uno de sus tópicos preferidos en Twitter, donde tiene más de 42 millones de seguidores. Y cada una de sus frases sacude los medios, las redes y, por supuesto, sus activos. Su historial incluye grandes promesas y aventuras que a veces se cumplen, otras no, y en algunos casos se retrasan: pasó 2020 y no hubo millones de vehículos autónomos en las calles. De lo que nadie duda es de su impacto, sobre todo en industrias como la espacial y la automotriz, que no veían desde hace décadas un auténtico game changer capaz de repensar las reglas, de aportar otra mirada. Su ascenso a la cima de los más ricos del mundo es una anécdota que merece ser contada para luego profundizar cómo Musk está transformando distintas industrias.

El viernes 8 de enero las acciones de Tesla -que en diciembre había ingresado al S&P 500- subieron más de un 8%, lo que elevó la fortuna de Musk a US$ 189.700 millones. Ahí se convirtió oficialmente en la persona más rica del mundo, por encima de Bezos, el fundador de Amazon. El ascenso de Musk lo llevó a sobrepasar, primero, a Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, quien ocupaba la cuarta posición. En noviembre lo pasó a Bill Gates, cofundador de Microsoft, y un mes después a Bernard Arnault, el magnate francés del lujo. 

Desde marzo de 2020, Musk sumó US$ 165.000 millones a su fortuna; la mayoría, gracias al precio de la acción de Tesla, que creció más de 720% en un año signado por una pandemia y una elección presidencial en Estados Unidos. Y, a tono con sus compañeros del podio, también se mudó de California a Texas, donde se presupone va a pagar menos impuestos. 

Lea también: Empresa de Elon Musk implanta chip a un mono para que juegue “videojuegos con su mente”

Con los vaivenes que ve Wall Street, se alternará con Bezos entre el primer y el segundo puesto, al menos hasta que se confirmen en los documentos oficiales las nuevas opciones sobre acciones que le otorgará la junta de directores de la automotriz y que seguramente le permitirán disfrutar de su primer lugar en el podio ya no tan atado a la cotización del día.

Su vínculo con bitcoin

Desde Twitter, Musk aprovecha para hablar y opinar de muchos de los temas de actualidad, desde la pandemia del COVID-19 hasta el ataque al Congreso. Pero uno de los issues que ocuparon su agenda de las últimas semanas fue el bitcoin y su impresionante rally: de hecho, declaró que nunca rechazaría recibir un pago en la criptomoneda. Ben Mezrich, autor de la película Red social y del libro Multimillonarios de bitcoin, tuiteó: “Nunca más voy a rechazar que me paguen en bitcoin”, a lo que Musk replicó: “Yo tampoco”.

Reconocido fan de la criptomoneda, a Musk le gusta tuitear sobre el bitcoin, aunque a veces lo hace con memes en los que no se termina de adivinar su intención. En diciembre, despertó la especulación de que Tesla podría sumar bitcoin a su balance, también a partir de un intercambio en Twitter. Le respondió al CEO de MicroStrategy, una empresa de business intelligence que atrajo la atención en los últimos meses por comprar el equivalente a US$ 1.000 millones en bitcoin, preguntándole si era posible convertir miles de millones de dólares de Tesla a bitcoin. Una semana después, tuiteó que una futura economía en Marte podría estar basada en las criptomonedas. Para Musk, las misiones tripuladas a Marte no son una posibilidad lejana, sino una meta a corto plazo y algo sobre lo que habla desde hace muchos años. De hecho, declaró estar “muy confiado” de que SpaceX aterrizará humanos en el planeta rojo para 2026: “Si tenemos suerte, quizá en cuatro años. Queremos enviar un vehículo no tripulado hacia allá en dos años”. La colonización de Marte es algo que la humanidad necesita para asegurar “la continuación de la conciencia tal como la conocemos”.

La revolución automotriz

Tesla cerró 2020 con un empuje de producción que ayudó a la compañía de vehículos eléctricos a llegar a las 500.000 unidades entregadas entre autos y crossovers a clientes globales. Según información pública, la automotriz entregó 180.570 vehículos en el trimestre que terminó el 31 de diciembre de 2020, un 61% más que el año anterior. La producción del año sumó 509.737 unidades, un número al que Musk apunta desde que en 2010 le compró una planta de ensamblado a Toyota en Fremont, California. “¡Muy orgulloso del equipo de Tesla por lograr este hito! Al comienzo de Tesla, pensé (siendo optimista) que teníamos el 10% de chances de sobrevivir”, fue el tuit de festejo del multimillonario. Una de las estrategias que se calcula ayudaron a llegar a este número: ofreció una prueba gratuita de tres meses de su opción Full Self-Driving, por la que suele cobrar US$ 10.000.

Lea también: Musk: los robotaxis pueden justificar la valoración de Tesla

Para la automotriz, uno de los dos caballitos de batalla de Musk junto a SpaceX, fue clave la apertura de una planta en Shanghai, que desde enero de 2020 fabrica el sedán Model 3, aunque la firma no revela cuántos vehículos se produjeron en China y cuántos en los Estados Unidos. En los próximos años la producción debería aumentar todavía más, ya que planea la expansión de la fábrica de Shanghai, además de una nueva en Berlín, Alemania (la primera en Europa) y otra en Austin, Texas, ambas en proceso de construcción. Este año llegará el crossover Model Y a China, por lo que también se esperan mayores ventas. Los resultados financieros del tercer trimestre, anunciados en octubre, mostraron una ganancia operativa de US$ 809 millones, sobre una facturación de US$ 8.771 millones.

La empresa de Musk se convirtió en la principal automotriz del mundo por valor de mercado.

El año pasado, antes de que Tesla se sumara al índice S&P 500, JPMorgan advirtió a los inversores que no agregaran el papel de la automotriz a sus portfolios porque “las acciones están dramáticamente sobrevaluadas”. El analista Ryan Brinkman sugirió que, si bien las acciones de Tesla habían subido más de 800% en los últimos dos años, las expectativas de ganancias hasta 2024 se habían frenado. “El múltiplo de ganancias es muy alto en términos nominales para cualquier empresa de cualquier industria en cualquier momento de la historia”, era la conclusión. El mercado no lo escuchó tanto, lo que explica su crecimiento y el alza de la fortuna de Musk, que es dueño de alrededor del 21%. 

En julio, Tesla se convirtió en la principal automotriz del mundo por valor de mercado. Según un análisis de la consultora Frost & Sullivan, el core de su plan maestro tiene siete estrategias: conectividad, electrificación, autonomía, sustentabilidad de las baterías, modelo de datos, nueva movilidad y estructura organizacional. Parte de la ventaja de Tesla se explica a partir de su sistema operativo propietario, que le permite ser más ágil, generar más innovación y proteger mejor a los vehículos de las amenazas de ciberseguridad. Esta estrategia, común entre las tecnológicas, le dio una ventaja competitiva de más de 6 años frente a otras automotrices. Lo mismo se aplica en los chips, clave para el poder de procesamiento necesario para impulsar la conducción autónoma. Así, en el pronóstico de la consultora, el “plan maestro” de Musk es crear un gigante -una Tesla que reúna a Tesla Energy, Tesla Mobility y Tesla Motors- que genere un crecimiento exponencial sobre la base de energía sustentable más que sobre el transporte sustentable. El vehículo es apenas la puerta de entrada para construir una industria nueva de energía conectada.

El camino del emprendedor

La historia de Musk es conocida, pero repasar los hitos de su camino permite comprender mejor su presente. Dejó su Sudáfrica natal a los 17 años, con una valija y US$ 2.000 en el bolsillo. Gracias a la nacionalidad de su madre llegó a estudiar a Canadá, pero su verdadera meta era Estados Unidos. Lo logró cuando, a través de una beca, pidió el pase a la Universidad de Pensilvania. Su primer proyecto fue Zip2, que se enfocaba en ayudar a los medios de comunicación a armar su canal online, aunque luego se especializó en brindarles un software para construir directorios y mapas. Fue su primer éxito comercial: a los cuatro años la adquirió la tecnológica Compaq por más de US$ 300 millones; Musk se quedó con unos US$ 22 millones. 

Lea también: Con empujón de Elon Musk, bitcoin sube más de 20%

Ahí comenzó con una táctica que repetiría por el resto de su carrera: reinvertir las ganancias en proyectos nuevos. Puso US$ 12 millones para fundar el banco online X.com, pero por la explosión de la burbuja de las puntocom viró el negocio hacia los pagos vía correo electrónico. Al año se fusionó con la empresa de software Confinity y dio origen a PayPal. A pesar de que él quería conservarla, no logró imponerse a sus otros socios y en 2002 fue adquirida por eBay por US$ 1.500 millones, de los cuales Musk embolsó casi US$ 200 millones.

Ese fue el origen de sus dos proyectos más grandes: SpaceX y Tesla. Pocos recuerdan que Musk no es, en realidad, el fundador de la automotriz, sino que primero se sumó como inversor, con un desembolso de US$ 7,5 millones, y a los cinco años sí se convirtió en su número uno y la hizo propia. La que sí construyó de cero fue Space Exploration Technologies, o SpaceX, a partir de su visión de que los costos para fabricar cohetes y naves espaciales eran demasiado altos y se podían reducir para hacer más “masivo” el negocio. Invirtió más de US$ 100 millones propios pero los lanzamientos no tenían la performance esperada, hasta que la suerte cambió en 2008, cuando el Falcon 1 se convirtió en el primero en llegar a la órbita y logró que la NASA le otorgara un contrato de US$ 1.600 millones para llevar suministros a la Estación Espacial Internacional.

El universo Musk

Las buenas noticias de 2020 no fueron solo para Tesla, sino que SpaceX también terminó de consagrarse. Con su misión de “hacer multiplanetaria a la humanidad”, uno de sus hitos más importantes fue en mayo, cuando transportó con éxito a astronautas a la Estación Espacial Internacional. Una de las subdivisiones más interesantes de SpaceX es Starlink, que apunta a aumentar la conectividad global. Su misión es usar una red global de satélites de órbita baja para “entregar internet de alta velocidad a locaciones donde el acceso es costoso, poco confiable o inexistente”. Si lo logra, será uno de los actores clave del rompecabezas que busca conectar a todas las comunidades, algo que se volvió aún más imprescindible luego de este año virtual.

En diciembre, Starlink obtuvo US$ 885,5 millones en subsidios de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) para proveer de internet de alta velocidad a zonas rurales de los Estados Unidos. Según la FCC, con este desembolso Starlink proyecta llegar a 35 estados y 642.925 locaciones. El gobierno se convirtió, entonces, en su primer gran cliente público, además de la alianza que ya tiene con Microsoft para proveer sus servicios de cloud computing Azure en la red. Si bien Starlink cobró fama recientemente y su red tiene casi 900 satélites, el plan es llegar a 42.000. 

Lea también: Elon Musk dará millones de dólares al mejor proyecto que reduzca emisiones de carbono

Para esto, Musk aplica siempre la misma estrategia: explotar economías de escala y aprender. Cada lanzamiento es más barato que el anterior, mejora las tecnologías de reutilización de los componentes y permite compartir los costos entre los proyectos. Lo mismo que hizo con SpaceX y sus lanzamientos. “Somos el primer sistema de vuelo espacial competitivo, comercial y emprendedor en la historia en ser certificado por la NASA. Es un gran honor que nos da confianza en nuestra meta de volver a la luna, viajar a Marte y ayudar a la humanidad a volverse multiplanetaria”, declaró. El Crew Dragon de SpaceX se convirtió en el primer cohete espacial certificado por la NASA para vuelos regulares con astronautas desde hace 40 años. 

SpaceX vale más de US$ 100.000 millones. El próximo paso: la colonización de Marte.

Si bien SpaceX es privada, Morgan Stanley calcula una valuación de más de US$ 100.000 millones gracias a los hitos de este año y su última ronda de inversión, que le sumó US$ 1.900 millones en fondos. Chad Anderson, managing partner de Space Capital y CEO de Space Angels (inversor en SpaceX a través de su fondo), explica que Musk tiene un rasgo que lo hace atractivo para los jugadores tanto del espacio público como el privado: “Su habilidad de ejecutar. Nadie la cuestiona. Nadie nunca ganó plata apostando contra Musk. La gente lo intenta todo el tiempo, pero siguen perdiendo”. En diciembre, empezó en Texas las pruebas de su prototipo Starship para Marte que, aunque terminó explotando al aterrizar, igual generó optimismo en Musk: “¡¡Marte, allá vamos!!”, tuiteó.

Sus otros proyectos, si bien más pequeños en escala, igual generan repercusiones, porque parecen salidos de novelas de ciencia ficción. Uno de ellos es el Hyperloop, anclado en su sueño de transportar a las personas a velocidades supersónicas a través de túneles sellados al vacío. El concepto fue “abierto” por Musk y SpaceX para que otros puedan tomarlo y desarrollarlo. Así, se formaron varias compañías, entre ellas Virgin Hyperloop, que el año pasado realizó la primera prueba humana a una velocidad de 172 km/h en Las Vegas, Nevada.

Cuando se lance, se espera que el pod del Hyperloop traslade hasta 23 pasajeros y realice el viaje entre San Francisco y Los Ángeles en solo 35 minutos. Para esto, utiliza levitación magnética y bombas de vacío que impulsan a los pasajeros a través de un tubo prácticamente sin aire. Además, no produce emisiones. En julio, el Departamento de Transporte de los Estados Unidos emitió un documento guía que establece regulaciones para el Hyperloop. Los ejecutivos de Virgin Hyperloop están construyendo una pista de prueba a escala completa en West Virginia y calculan conseguir una certificación para 2025 y desarrollar la primera ruta comercial a finales de la década.

Neuralink trabaja en una interfaz cerebro-computadora.

El portfolio de Musk también incluye a The Boring Company, una firma de servicios de construcción de túneles e infraestructura, que se supone en el futuro construirá los túneles que se necesitarán para el Hyperloop. De hecho, ya completó uno para pruebas en Los Ángeles y tiene otro en construcción en Las Vegas, además de dos pendientes para conectar Washington D.C. con Baltimore, y al estadio de los Dodgers con el resto de Los Ángeles. Si bien al principio era una subsidiaria de SpaceX, se escindió en 2018, al revés de lo que sucedió con Solar City, su desarrolladora de paneles y techos solares, que en 2016 se fusionó con Tesla.

Uno de los últimos anuncios de Musk parece todavía más de ciencia ficción que los anteriores. En 2016 fundó Neuralink, una compañía de interfaz cerebro-computadora. En sus palabras, el aparato implantable que está desarrollando es “como un Fitbit pero en el cráneo”. Compuesto por hilos superfinos que tienen electrodos, su tecnología apunta a facilitar la comunicación con computadoras externas y, potencialmente, “links” secundarios puestos en otras partes del cuerpo. Con más de 100 empleados y un desembolso de US$ 100 millones del bolsillo de Musk, además de los procesos regulatorios en marcha, atrajo la atención del público ya que la primera ronda de pruebas clínicas se enfocará en pacientes con heridas de la médula espinal. 

De alguna forma, es la síntesis de la ambición transhumana de Musk de mantener el dominio por sobre las máquinas superinteligentes y la inteligencia artificial. ¿Podrá lograrlo? ¿Cuándo? Es un misterio. Musk viaja en el tiempo, vuela, y nos invita a su nave para vislumbrar el futuro como muy pocos pueden imaginarlo.

Siga todas las historias de negocios en Forbes Colombia.

Editors' Picks

Vacunas contra el cáncer, VIH y tuberculosis, los trabajos del multimillonario de BioNTech

El científico habló sobre qué podría pasar si la vacuna del Covid se inyecta en tres dosis, por qué es importante encontrar formas más estables de almacenamiento y en qué otras enfermedades se encontraban trabajando antes de la irrupción de la pandemia.

Publicado

on

Uğur Şahin es un científico de corazón: el cofundador y director ejecutivo de BioNTech preferiría estar en el laboratorio que en casi cualquier otro lugar. El inmigrante turco de modales apacibles, que se mudó a Alemania con sus padres a los 4 años, tiene más la vibra de un profesor universitario que el de un CEO de alto poder de una compañía de capitalización de mercado de US$ 27.000 millones.

De hecho, es profesor, y lo fue en la Universidad de Mainz durante más de 20 años. Todavía va en bicicleta al trabajo todos los días desde su apartamento en Mainz porque él y su esposa no tienen automóvil, y todavía se lo puede encontrar a menudo en los laboratorios de su empresa. Pero la asociación de su compañía con Pfizer convirtió a BioNTech en una de las biotecnológicas más importantes del mundo gracias al desarrollo conjunto de la primera vacuna autorizada contra el COVID-19. Ese éxito también convirtió a Şahin en multimillonario, con un patrimonio neto de US$ 4.800 millones. 

Lea también: Con nuevo lote, Colombia ha recibido casi 1 millón de vacunas Pfizer

La compañía, cuya vacuna ya se administró a millones de personas, estima que puede fabricar 2.500 millones de dosis de la vacuna para fines de este año, lo suficiente para proteger a más del 15% del mundo de la enfermedad mortal. Todo esto aceleró el crecimiento de la empresa biotecnológica. Ahora cuenta con más de 1.900 empleados en dos continentes, 600 de los cuales fueron contratados desde 2019.

Los ingresos, por su parte, aumentaron casi un 350% en 2020 en comparación con el año anterior. Sus ingresos proyectados de las vacunas de COVID-19 en 2021 son de US$ 11500 millones. El triunfo de la vacuna, dice Şahin, “nos motiva a utilizar el éxito para acelerar aún más nuestros otros programas”.

Sus sueños: 

Vacunas Covid 2.0

La vacuna BioNTech-Pfizer covid-19 se administró a más de 200 millones de personas en más de 65 países, pero las empresas planean seguir ajustando y probando la vacuna. Aunque el final de la pandemia puede estar a la vista, el creciente número de variantes de COVID-19 es un obstáculo importante para ese objetivo. Algunas de estas variantes ya demostraron ser más contagiosas, más mortales y menos afectadas por las vacunas. Si bien la vacuna BioNTech es eficaz contra la variante B.1.1.7 que se descubrió por primera vez en el Reino Unido, es posible que no sea tan potente contra la variante B.1.351 que ahora domina Sudáfrica.

En su informe anual, BioNTech dijo que planea hacer ensayos clínicos para probar su vacuna contra diferentes variantes, y puede desarrollar nuevas versiones de su vacuna que sean más específicas para ellas. La compañía también está analizando si una tercera inyección de refuerzo 6-12 meses después de la segunda dosis de la vacuna puede aumentar la inmunidad. “Ya sabemos que nuestra vacuna previene la hospitalización y la muerte de las personas”, dice ?ahin, “este es, por supuesto, un logro maravilloso, maravilloso”.

Lea también: Vacuna de BioNTech/Pfizer es eficaz contra variantes británica y sudafricana

En este momento, la vacuna solo está autorizada en los EE.UU. y otros países para personas de 16 años en adelante, pero un estudio reciente mostró que la vacuna es 100% efectiva para prevenir enfermedades en adolescentes de 12 a 15 años de edad. Todavía se está realizando un estudio en niños aún más pequeños. 

Los científicos también planean probar fórmulas más estables de la vacuna de ARNm actualmente frágil que debe almacenarse a bajas temperaturas. Además de desarrollar versiones nuevas y más robustas de la vacuna, también están buscando una forma única de transportarla: liofilizándola. Si tiene éxito, esto podría significar expandir el lanzamiento de la vacuna BioNTech-Pfizer a países de bajos ingresos con menos infraestructura.

Lucha contra el VIH y la tuberculosis

El COVID-19 no es el único virus contra el que está luchando BioNTech. En 2019, BioNTech anunció una asociación de US$ 55 millones con la Fundación Bill y Melinda Gates para desarrollar nuevos tratamientos para el VIH y la tuberculosis. La vacuna contra el VIH actualmente implica el uso de ARNm para cebar las células T dentro del cuerpo y combatir el virus si se encuentra. Hasta el momento, estos tratamientos aún se encuentran en etapas preclínicas.

U?ur ?ahin y Özlem Türeci cofundaron BioNTech en 2008.
Şahin y Özlem Türeci cofundaron BioNTech en 2008.

Nuevas vacunas para tratar el cáncer 

BioNTech no es la primera empresa de biotecnología de Şahin. Esa fue Ganymed Pharmaceuticals, que cofundó con Türeci para desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer. La compañía fue vendida a la compañía farmacéutica japonesa Astellas en 2016 por US$ 1400 millones. Pero la experiencia de ?ahin con pacientes con cáncer como oncólogo lo mantuvo motivado para encontrar mejores tratamientos contra la enfermedad. Antes de la pandemia, la investigación de BioNTech se centró en cómo el sistema inmunológico interactúa con el cáncer. Cuando comenzó a investigar, Şahin, “una pregunta clave para nosotros fue por qué fallan tantos tratamientos contra el cáncer y cuál es la causa principal”. 

Uno de los productos más avanzados de la empresa es una vacuna personalizada. Se desarrolla utilizando muestras de tejido canceroso de un paciente, identificando los distintos marcadores genéticos en ese cáncer y utilizando ARNm para estimular la respuesta inmunitaria del paciente para que ataque esos mercados. En esencia: el ARNm entrena su propio sistema inmunológico para matar el cáncer específico en su cuerpo.

?ahin dice que la compañía se encuentra actualmente en ensayos clínicos de fase 2 con dos de sus vacunas contra el cáncer. “Podría haber una probabilidad significativa de que obtengamos nuestros primeros productos de ARNm del cáncer para su aprobación en 2023 o 2024”, dice. 

Siga toda la información de actualidad en Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cómo David Vélez creó el banco digital más valioso del mundo y se convirtió en multimillonario

David Vélez se propuso acabar con las altas comisiones y el pésimo servicio de los grandes bancos de Brasil. La operación tuvo éxito más allá de sus sueños más locos: hoy, su Nubank sin comisiones es el banco digital más valioso del mundo, con 35 millones de clientes, y está buscando más.

Publicado

on

Foto: Gabriel Rinaldi, para Forbes.

En el verano de 2012, David Vélez se mudó a São Paulo recién graduado de un MBA en Stanford y un excelente trabajo como socio de Sequoia Capital. Douglas Leone, el director de Sequoia, había reclutado al colombiano de entonces 30 años para que participara en el reclamo de la potencia de capital de riesgo en Brasil, un país joven y rico en recursos de 200 millones de habitantes que había crecido un 4% al año durante una década para convertirse en convertirse en la séptima economía más grande del mundo. Pero el 1 de octubre, Leone llamó a Vélez con malas noticias: después de considerar los discursos poco inspirados de los empresarios brasileños y escuchar que la Universidad de São Paulo, de primer nivel, había producido solo 42 graduados en ciencias de la computación el año anterior, estaba desconectando. La aventura brasileña de Sequoia había terminado.

El colombiano David Vélez aparece en la portada de Forbes Estados Unidos de abril de 2021.

“Fue el día antes de mi cumpleaños y fue un poco impactante”, admite Vélez. Aún así, siempre había querido lanzar su propia startup y vio una oportunidad en la escasez de innovadores brasileños que habían desanimado a sus compatriotas de capital de riesgo. “Quiere posicionarse del lado del mercado donde hay escasez”, explica Vélez. “En Estados Unidos, hay un exceso de oferta de buenos emprendedores. Alguien con mi experiencia y antecedentes es una mercancía. En América Latina, hubo una escasez significativa ”.

Al poco tiempo, tenía un objetivo: los grandes bancos de Brasil y, como dicen los brasileños, a prueba de balas. Sin embargo, como Vélez lo vio, los bancos, con sus tarifas notoriamente altas, el mal servicio y el aparente olvido de la nueva tecnología, eran blancos fáciles. Y lo fueron. Menos de una década después de su fundación, Nubank de Vélez, con sede en São Paulo, tiene 35 millones de clientes y está valorada en 25.000 millones de dólares. Vélez, quien es el CEO de Nubank, retiene una participación del 23% que Forbes valora en US$5.200 millones. “Lo que está sucediendo en Brasil es nada menos que una verdadera revolución. Y está despertando a los bancos tradicionales, que han tenido las cosas realmente fáciles durante mucho tiempo ”, dice Nigel Morris, cofundador de Capital One e inversionista de Nubank.

“David va a construir una potencia financiera de más de US$100.000 millones en América Latina”, predice el socio de TCV Woody Marshall, otro de los inversionistas que han invertido un total de US$1.200 millones en Nubank. Entre las firmas respaldadas por multimillonarios que apuestan por Vélez: DST Global de Yuri Milner, Founders Fund de Peter Thiel, Tiger Global de Chase Coleman, y sí, Leone y Sequoia.

Igualmente impresionante, Vélez construyó su gigante de la tecnología financiera mientras que el Brasil anteriormente en auge sufría una recesión, escándalos de corrupción y Covid-19. Y lo hizo a pesar de las advertencias de los brasileños de que el sistema bancario lo bloquearía, o algo peor. “’Te van a matar’”, dice Vélez que le dijo un amigo. “‘Van a secuestrar a sus hijos'”.

***

Creciendo, Vélez vio cómo los empresarios perseveran en la adversidad. Nacido en Colombia en 1981 en el seno de una familia de pequeños empresarios (los 11 hermanos de su padre son en su mayoría empresarios), vio cómo su ciudad natal de Medellín era devastada por las guerras de las drogas. Recuerda haber salido de un centro comercial con su familia minutos antes de que fuera bombardeado. Después de que un tío fuera secuestrado y rescatado, Vélez, que entonces tenía 9 años, sus padres y sus dos hermanas (ambas ahora también emprendedoras) se mudaron a Costa Rica. Allí, el papá de Vélez, que había sido copropietario de una pequeña fábrica de botones con dos hermanos en Colombia, construyó una nueva.

Vélez asistió a una escuela preparatoria local en alemán, se graduó como mejor estudiante y ganó la admisión a Stanford, donde se especializó en ingeniería y anhelaba unirse al frenesí de las startups de Silicon Valley. Pero mientras que Google nació en los dormitorios de Stanford, como estudiante, Vélez no pudo tener su propia gran idea. Así que se fue a lo seguro después de graduarse y aceptó un trabajo en banca de inversión en Morgan Stanley. Dos años después, se unió a la firma de capital privado General Atlantic para incrementar sus inversiones en América Latina. En 2010 regresó a Stanford para su MBA y, esperaba, desarrollar el concepto para su propia startup y los instintos asesinos para ejecutarlo. Pero cuando aún era estudiante, Leone lo reclutó para desarrollar el negocio latinoamericano de Sequoia. Cuando esa oportunidad se evaporó, Vélez se retiró a la casa costarricense de sus padres para planear su asalto.

uncaptioned
Líder rebelde: “Si los bancos son Darth Vader, las tarjetas de crédito son la Estrella de la Muerte”, dice Cristina Junqueria, cofundadora de Nubank. “Son el arma horrible que usaban los bancos”. Foto: Gabriel Rinaldi, para Forbes.

Vélez es un gerente equilibrado que, antes de la pandemia, comenzó las reuniones con un minuto de meditación. En su tiempo libre lee ficción. Su novela favorita es Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. Pero también es fanático de Atlas Shrugged de Ayn Rand, y aprendió en sus días de VC y Stanford que un emprendedor puede tener éxito utilizando la tecnología para eliminar a lo gordos y complacientes. “¿Cuál es la industria más grande de Brasil? Bancario. ¿Y cuál es el más rentable? Banca ”, dice.

En ese entonces, cinco bancos —Itaú, Bradesco, Santander, Banco do Brasil y Caixa— controlaban el 80% del mercado brasileño, obteniendo enormes ganancias al otorgar préstamos a altas tasas de interés y cobrar tarifas exorbitantes mientras brindaban un pésimo servicio al cliente. “Los bancos brasileños apestan. Siempre ha sido así y siempre será así”, dice Vélez, le dijo un amigo brasileño.

Pero a principios de la década de 2010, Vélez vio cómo Internet de banda ancha y los teléfonos inteligentes se extendían rápidamente por el enorme país. “Tenías estas oportunidades gigantescas [para revolucionar] industrias como la banca que nadie estaba mirando realmente porque nadie pensó que fuera posible”. Agrega: “Nubank nunca podría haber sido iniciado por un local. . . . Se necesitaba un inversor de Silicon Valley que haya visto esta historia de la pequeña hormiga yendo contra el elefante y triunfando. Un inversionista latinoamericano ve eso y dice: ‘De ninguna manera, el elefante te va a aplastar”.

Vélez pasó meses charlando con información privilegiada de los bancos brasileños y estudiando a los nuevos bancos digitales como Capital One en los Estados Unidos e ING Direct en Europa. Comenzó a trazar su curso. Nubank comenzaría con tarjetas de crédito y luego se expandiría a otros servicios, utilizando tecnología para reducir las tarifas de los grandes bancos y superarlos en conveniencia. Regresó a las oficinas de Sequoia en Menlo Park, California, obteniendo US$ 1 millón de su mentor Leone y sus antiguos socios de capital riesgo. El fondo argentino Kaszek aportó otro millón de dólares.

El socio de Sequoia, Roelof Botha, le dijo a Vélez que necesitaba un cofundador con experiencia bancaria. A través de un conocido, Vélez conoció y reclutó a Cristina Junqueira, una ingeniera brasileña de 30 años con un MBA de Kellogg de Northwestern, que acababa de dejar su trabajo al frente de la división de tarjetas de crédito más grande de Itaú. Para desarrollar la tecnología de Nubank, reclutó como tercer cofundador a un estadounidense que conoció de sus días en Sequoia, Edward Wible, un graduado en ciencias de la computación de Princeton de 30 años.

El trío se instaló en una casa alquilada en São Paulo, con Wible viviendo en el segundo piso. En agosto de 2014, recaudaron US$ 15 millones en fondos de la Serie A liderados por Sequoia, con Nigel Morris comprando a través de su firma especializada en VC fintech, QED. Para cerrar el trato, Vélez llevó papeles al hospital para la firma de Junqueira, mientras estaba de parto de su primer hijo.

El mes siguiente, Nubank lanzó su primer producto: una tarjeta de crédito. Nubank no pudo comenzar con cuentas bancarias porque se enfrentó a un gran obstáculo para obtener un estatuto bancario, una disposición constitucional brasileña que prohíbe la propiedad de bancos extranjeros. Pero no necesitaba una licencia bancaria para ofrecer tarjetas de crédito. Además, las tarjetas de crédito brasileñas tenían tasas de interés altísimas, que luego iban del 200% al 400% al año, lo que significa que los clientes tendrían que pagar sus tarjetas en su totalidad cada mes o pagar a Nubank una pequeña fortuna. Si bien Vélez tenía como objetivo ganar dinero principalmente con las tarifas de intercambio (el 5% de los comerciantes que venden tarjetas de crédito devuelven a los emisores y los bancos), no iba a ser tímido a la hora de penalizar a los morosos con intereses y tarifas.

En lugar de gastar el escaso dinero en efectivo en marketing, Nubank utilizó la estrategia de “cuerda de terciopelo” común en Silicon Valley: al principio, un amigo tenía que invitarlo a solicitar su tarjeta de crédito. Dejando a un lado la falsa exclusividad, el atractivo para los brasileños era obvio: Nubank no cobraba una tarifa anual y manejaba las solicitudes en su totalidad a través de su aplicación. Aquellos que calificaron fueron notificados en minutos, y las llamativas tarjetas de crédito moradas llegaron tan pronto como dos días después. Además, todo, desde las solicitudes de aumento de la línea de crédito hasta el pago de facturas y los informes de fraude, se puede hacer a través de la aplicación.

Por el contrario, casi todos los bancos brasileños cobraban tarifas anuales incluso para las tarjetas de crédito básicas: 20 dólares la más baja. Y eso fue sólo el principio; los bancos también cobraron tarifas mensuales por todo, desde la protección contra el fraude hasta las alertas por mensaje de texto. En 2019, las comisiones representaron casi el 40% de los ingresos de los bancos brasileños, en comparación con el 15% al ​​20% de los bancos en México, Argentina, Perú y Chile, según un análisis de JPMorgan. Los grandes bancos todavía se resisten, pero Nubank está ejerciendo una tremenda presión sobre esas elevadas comisiones.

***

“Brasil es el país del futuro y siempre lo será”, dice una vieja frase. Eso captura tanto el auge como la caída de su economía basada en recursos naturales, como la sensación de que su vasto potencial se ha desperdiciado repetidamente. “El hecho de que todo el mundo vea el panorama macroeconómico y el 99% de la gente se asuste significa que es una oportunidad para que hagamos lo contrario”, dice Vélez. “Creemos que en un período de diez, 20 o 30 años, Brasil encontrará su camino”.

A fines de 2014, Brasil entró en una profunda recesión. Sin embargo, solo 12 meses después, más de un millón de personas habían solicitado un lugar en la lista de espera de la tarjeta Nubank. Para protegerse de las pérdidas, Nubank aprobó solo el 20% de los solicitantes y otorgó algunos límites de gasto ultrabajos de US$ 14, aumentando eso solo si los pagos eran puntuales. Y Nubank probó continuamente nuevas formas de utilizar los datos para medir el riesgo, por ejemplo, considerando no solo el historial crediticio del propio solicitante, sino también el registro de pago del cliente remitente.

uncaptioned
“Nubank pudo estar en el lugar correcto en el momento correcto con la estrategia correcta”, dice el cofundador y CTO Edward Wible. “Todos los bancos se están convirtiendo en empresas de software”. Foto: Gabriel Rinaldi para Forbes.

En 2016, Nubank llegó a 1 millón de clientes de tarjetas de crédito aceptados, casi en su totalidad a través del boca a boca y referencias, y Vélez estaba listo para pisar el acelerador. Ese diciembre, cerró una ronda de financiación de 80 millones de dólares dirigida por la firma de capital de riesgo de Yuri Milner. Para poner el tamaño de eso en contexto, según el recuento de PitchBook, el resto de las nuevas empresas brasileñas juntas recaudaron solo US$ 340 millones en capital de riesgo ese año. Vélez usó su parte del alijo para contratar a cientos de trabajadores tecnológicos, abriendo una oficina en Alemania para tener acceso a talento adicional.

Finalmente, en mayo de 2017, luego de que un decreto presidencial le otorgó una exención de las reglas de propiedad extranjera, Nubank recibió una licencia bancaria brasileña. Ahora podría ofrecer sus cuentas corrientes y de ahorro, todas digitales, naturalmente. Si bien los bancos establecidos cobraban hasta US$ 10 al mes por cuenta, con tarifas adicionales por retiros en cajeros automáticos y otros servicios básicos, las cuentas de Nubank eran gratuitas, excepto por un cargo de US$ 1.20 transferido para usar los cajeros automáticos de otros bancos. En cinco meses, se habían registrado 1,5 millones de los 4 millones de clientes de tarjetas de crédito de Nubank.

Nubank estaba creciendo rápidamente (registró US$ 523 millones en ingresos, con una pérdida de US$ 78 millones, en 2019) cuando golpeó la pandemia. Luego comenzó a crecer más rápido. Al igual que otras fintech que prestan servicios a los consumidores, se benefició enormemente de los bloqueos y el miedo, ya que incluso los brasileños de mayor edad recurrieron a la banca a través de teléfonos móviles y la web. En 2020, los ingresos de Nubank casi se duplicaron, a US$ 963 millones, mientras que las pérdidas se redujeron a US$ 44 millones.

No es sorprendente que estén surgiendo bancos digitales imitadores en Brasil, y los bancos de la vieja escuela están invirtiendo más fuertemente en tecnología. Algunos incluso están lanzando sus propios servicios exclusivamente digitales. En respuesta, Vélez está acumulando nuevas funciones. El año pasado, Nubank adquirió una plataforma de inversión digital pionera y lanzó un producto de seguro de vida, vendiendo 100.000 pólizas en los primeros dos meses.

Tal diversificación es un santo grial para los bancos digitales, pero pocos lo han hecho con tanto éxito. “Nubank es la excepción que confirma la regla”, dice Morris de QED. La satisfacción del cliente sigue siendo fuerte. En una encuesta reciente de JPMorgan, el puntaje neto de promotor de Nubank (una medida de satisfacción) fue 86, en comparación con 53 para Itaú y 43 para Bradesco. “Con Nubank, te muestran lo que puedes hacer, presionas un botón y funciona”, dice Bruno Alves, un cliente de 28 años de Salvador, una ciudad en el noreste de Brasil.

Nubank se expandió a Argentina y México en 2019, y a la Colombia natal de Vélez el año pasado. Si bien la mayoría de las reuniones se llevan a cabo en inglés para acomodar a su personal internacional, Vélez no tiene planes de competir al norte de la frontera.

Vélez conoció a su esposa, Mariel Reyes Milk, en 2013 en un encuentro para empresarios internacionales en un bar de São Paulo. Son una pareja poderosa de aldea global: tiene una madre estadounidense y un padre peruano y ha vivido en Uruguay, Estados Unidos y Filipinas mientras trabajaba para el Banco Mundial. Sus tres hijos pequeños tienen la ciudadanía brasileña; El propio Vélez es ciudadano tanto de Colombia como de Costa Rica. “Mi esposa y yo solemos decir que no tenemos nación, no tenemos raíces”, bromeó a una revista brasileña en 2019. “Hemos vivido en tantos lugares y somos considerados gringos en todos”.

Entonces, aunque Vélez no planea establecerse en los Estados Unidos, está considerando llevar a Nubank al público allí, principalmente como “un evento de marketing”. Pero no tiene prisa. “Estamos en el primer segundo del primer minuto de la primera mitad del partido de fútbol”, dice el simpático asesino. “Siempre hay que usar una analogía con el fútbol en América Latina”.

Por: Jeff Kauflin | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Fundador de Oracle Larry Ellison se vuelve la sexta persona de US$100.000 millones en la historia

El multimillonario del software vio cómo su fortuna subía a 1.800 millones de dólares el jueves, mientras las acciones de Oracle continuaban con su impulso reciente.

Publicado

on

Foto: Oracle.

El multimillonario cofundador de Oracle, Larry Ellison, alcanzó el estatus de centibillionaire por primera vez después de que las acciones de su compañía de software subieran el jueves.

Las acciones de Oracle subieron hasta un 1.8% a las 3 de la tarde del jueves, lo que elevó el patrimonio neto de Ellison en US$1.800 millones a US$100.000 millones, según estimaciones de Forbes. Luego, la acción redujo ligeramente las ganancias, reduciendo el patrimonio neto de Ellison a US$99.800 millones al cierre del mercado. Sigue siendo la sexta persona más rica del planeta, menos de US$15.000 millones detrás del quinto más rico del mundo, el cofundador y director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg.

Ellison es presidente de la junta directiva y director de tecnología del gigante de software Oracle, que cofundó en 1977. El multimillonario tecnológico también se desempeñó como CEO de Oracle durante 37 años antes de renunciar al cargo en 2014. La mayor parte de su fortuna proviene de su participación en la empresa: él posee alrededor del 35%, según documentos de la empresa.

Las acciones de Oracle han subido alrededor de un 10% en las últimas dos semanas, agregando miles de millones de dólares al patrimonio neto de Ellison. La acción incluso se mantuvo estable a pesar de la reciente pérdida de Oracle en su batalla legal de décadas con Google. (La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó el 5 de abril de 2021 que Google no violó la ley de derechos de autor cuando utilizó partes del código de programación Java de Oracle para construir su sistema operativo Android). Los inversores se han mostrado cada vez más optimistas sobre el creciente negocio de la nube de Oracle, al verlo como un competidor emergente de los pesos pesados establecidos en ese espacio, como Google, Amazon y Microsoft.

El magnate del software fue brevemente el sexto centibillionaire del mundo y se unió a una cohorte de alto poder que incluye al CEO de Amazon, Jeff Bezos, al director de Tesla y SpaceX, Elon Musk, al presidente de LVMH, Bernard Arnault, al cofundador de Microsoft, Bill Gates, y a Zuckerberg de Facebook. Musk fue el miembro más reciente del club de US$100.000 millones millones en unirse, y lo hizo en agosto de 2020 cuando las acciones de su compañía de autos eléctricos, Tesla, aumentaron.

Además de Ellison, hay otras tres figuras de alto perfil que están a punto de unirse al club del centibillonario. El afamado inversor Warren Buffett, conocido como “el Oráculo de Omaha”, es la séptima persona más rica del planeta, con un patrimonio neto de 99.600 millones de dólares, según Forbes. (Pasó la marca de los US$100.000 millones en marzo de 2021, pero las acciones de Berkshire Hathaway pronto cayeron). Justo detrás de Buffett en la clasificación están los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, que tienen un valor de US$97.800 millones y $ 94.800 millones, respectivamente.

Por: Sergei Klebnikov | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Los multimillonarios más jóvenes del mundo incluyen a un adolescente alemán y a un magnate de las criptomonedas

Desde un heredero de farmacia de 18 años hasta los fundadores del servicio de entrega de alimentos DoorDash y el fabricante de repuestos para vehículos eléctricos Luminar, aquí están los diez multimillonarios que aún tienen menos de 30 años.

Publicado

on

Stanley Tang, Austin Russell y Andy Fang.

Austin Russell pasó su adolescencia investigando en la Universidad de California en el Beckman Laser Institute de Irvine. El larguirucho emprendedor de 6 pies 4 pulgadas abandonó Stanford en 2012 para fundar la startup de láser lidar (un acrónimo de luz, detección y alcance) Luminar Technologies después de obtener una beca de US$ 100,000 del inversionista multimillonario en tecnología Peter Thiel. Sus sensores ahora ayudan a los vehículos autónomos de clientes como Volvo, Toyota y Mobileye de Intel a ver en 3D. La compañía cotizó a través de una fusión de SPAC en diciembre de 2020, lo que lo catapultó a las filas de los multimillonarios de la noche a la mañana. A los 26 años, es el multimillonario que se hizo a sí mismo más joven del mundo ahora que Kylie Jenner, de 23 años, ha salido de las listas.

También es uno de los cuatro multimillonarios que se hicieron a sí mismos en sus 20 años, todos nuevos, que llegaron a la lista de multimillonarios global de Forbes este año. Los otros incluyen a Andy Fang y Stanley Tang, ambos de 28 años, que se unieron al club de las tres comas después de que el servicio de entrega de alimentos que fundaron en 2013, DoorDash, se hizo público en diciembre. Tienen un valor de US$2.000 millones cada uno.

Siga toda la información de economía y negocios en Forbes Colombia

El graduado del MIT y ex comerciante de Wall Street Sam Bankman-Fried, de 29 años, quien fundó y dirige dos empresas de cifrado, Alameda Research y FTX, es, con mucho, el veinteañero más rico, con un patrimonio neto de US$8.700 millones. FTX, un intercambio de derivados criptográficos, ha demostrado ser particularmente lucrativo. Al 5 de marzo, Forbes estimó que su capital en la compañía valía casi US$2.000 millones, mientras que sus tokens FTX valían más de US$5.600 millones.

En total, Forbes encontró solo diez multimillonarios menores de 30 años, el mismo número que hace un año, a pesar de que el número total de multimillonarios aumentó en una cantidad neta de 660 a 2.755. Estos diez jóvenes multimillonarios tienen un valor colectivo de US$29.500 millones, US$13.000 millones más que hace un año.

El multimillonario más joven del planeta es el heredero alemán Kevin David Lehmann, que solo tiene 18 años. Su padre, Guenther Lehmann, transfirió una participación en la cadena de farmacias alemana drogerie markt a su hijo cuando tenía 14 años, pero permaneció bajo tutela hasta los 18. cumpleaños, que fue en septiembre de 2020. No es sorprendente que sea uno de los pocos multimillonarios que alguna vez debutaron en las filas cuando aún era un adolescente. Otros han incluido a la heredera noruega Alexandra Andresen, quien hizo su debut a los 19 años en 2016 y aún se encuentra entre las más jóvenes del mundo, y al alemán Albert von Thurn und Taxis, el duodécimo príncipe de su línea familiar, que heredó oficialmente su fortuna en su cumpleaños número 18. pero luego cayó de las filas luego de la crisis financiera de 2008.

Estos son los 10 miembros más jóvenes de la lista de multimillonarios del mundo 2021, comenzando por el más joven. Los valores netos se calcularon utilizando los precios de las acciones y los tipos de cambio del 5 de marzo de 2021:

#1 | Kevin David Lehmann


EDAD: 18

FORTUNA: US$3.300 millones

FUENTE DE RIQUEZA: FARMACIAS

PAÍS: ALEMANIA

Lehmann es ahora el multimillonario más joven del mundo después de heredar oficialmente la participación del 50% de su padre en la cadena de farmacias alemana drogerie markt.

#2 | Wang Zelong


EDAD: 24

FORTUNA:  US$1.500 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: PRODUCCIÓN DE PIGMENTO

PAÍS: CHINA

Wang heredó una participación por valor de más de 1.300 millones de dólares en CNNC Hua Yuan Titanium Dioxide Co., que cotiza en la bolsa de valores de Shenzhen. La empresa produce pigmento de dióxido de titanio, un pigmento blanco que se puede utilizar en recubrimientos, plásticos, tintas y otros materiales.

#3 | Alexandra Andresen


EDAD: 24

FORTUNA: US$1.400 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: FIRMA DE INVERSIONES

PAÍS: NORUEGA

#4 | Katharina Andresen


EDAD: 25

FORTUNA: US$1.400 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: FIRMA DE INVERSIONES

RESIDENCIA: NORUEGA

Las hermanas Andresen heredaron cada una el 42% de Ferd, una empresa de inversión con sede en Bærum, Noruega, que obtiene unos 2.000 millones de dólares en ingresos anuales. Su padre, Johan, todavía dirige el negocio.

#5 | Austin Russell


EDAD: 26

FORTUNA: US$2.400 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: TECNOLOGÍA DE CARROS AUTÓNOMOS

PAÍS: ESTADOS UNIDOS

Russell, un prodigio de la óptica, abandonó Stanford en 2012 después de recibir una beca Thiel de US$ 100,000 para iniciar Luminar Technologies, que fabrica sensores y otra tecnología para vehículos autónomos. Sus sensores ahora ayudan a los vehículos autónomos de clientes como Volvo y Toyota al hacer rebotar los rayos láser en los objetos cercanos y los alrededores de los vehículos. Luminar se hizo pública a través de una fusión de SPAC en diciembre. Russell posee aproximadamente un tercio de la empresa.

#6 | Gustav Magnar Witzoe


EDAD: 27

FORTUNA: US$4.400 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: PESCA INDUSTRIAL

PAÍS: NORUEGA

Witzoe posee casi la mitad de SalMar ASA, el productor de salmón noruego que su padre fundó en 1991. La fortuna de Witzoe casi se duplicó el año pasado gracias al sólido desempeño del mercado de SalMar. Su participación en la firma le fue regalada por su padre en 2013.

#7 | Andy Fang


EDAD: 28

FORTUNA: US$2.000 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: DOORDASH

PAÍS: ESTADOS UNIDOS

#8 | Stanley Tang


EDAD: 28

FORTUNA: US$2.000 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: DOORDASH

PAÍS: ESTADOS UNIDOS

DoorDash, la aplicación de entrega de alimentos que Fang and Tang cofundó en 2013, se volvió más frecuente (y valiosa) que nunca durante la pandemia a medida que los restaurantes y los clientes pasaron a la entrega. Salió a bolsa en la Bolsa de Valores de Nueva York en diciembre. Fang se desempeñó anteriormente como director de tecnología de la empresa, mientras que Tang era el director de productos.

#9 | Sam Bankman-Fried


EDAD: 29

FORTUNA: US$8.700 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: INTERCAMBIO DE CRIPTOMONEDAS

PAÍS: ESTADOS UNIDOS

Bankman-Fried construyó su enorme fortuna en criptomonedas a una velocidad asombrosa, después de haber lanzado la firma comercial Alameda Research, que administra US$2.500 millones en activos, y la plataforma de negociación de derivados criptográficos FTX. Bankman-Fried adopta una filosofía llamada altruismo efectivo: su objetivo es ganar tanto dinero como pueda para poder regalar tanto como sea posible. En 2020, donó US$5 millones a un súper PAC pro-Biden, lo que lo convirtió en uno de los mayores donantes del presidente.

#10 | Jonathan Kwok


EDAD: 29

FORTUNA: US$2.400 MILLONES

FUENTE DE RIQUEZA: BIENES RAÍCES

PAÍS/TERRITORIO: HONG KONG

Jonathan y su hermano mayor, Geoffrey, de 35 años, heredaron de su difunto padre Walter Kwok (fallecido en 2018) una parte de su participación en la promotora inmobiliaria de Hong Kong Sun Hung Kai Properties. Walter fue destituido como presidente de Sun Hung Kai en 2008 como resultado de una disputa con sus hermanos Thomas y Raymond Kwok. Luego fundó la promotora inmobiliaria Empire Group Holdings, que ahora dirigen Jonathan y Geoffrey.

Por: Ariel Shapiro | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Los 50 más ricos del mundo 2021

En total todos los billonarios en conjunto valen 13,1 billones de dólares, frente a los 8 billones de dólares de 2020.

Publicado

on

Ha sido un año como ningún otro y no estamos hablando de la pandemia. Hubo ofertas públicas rápidas, criptomonedas en alza y precios de las acciones que se dispararon. El número de multimillonarios en la 35a lista anual de Forbes de los más ricos del mundo se disparó a un número sin precedentes de 2.755, 660 más que hace un año.

De ellos, 493 eran nuevos en la lista, aproximadamente se produjo uno nuevo cada 17 horas, incluyedo 210 de China y Hong Kong. Otros 250 que se habían caído en el pasado regresaron rugiendo. Un asombroso 86% son más ricos que hace un año.

Jeff Bezos es el más rico del mundo por cuarto año consecutivo, con un valor de 177.000 millones de dólares, mientras que Elon Musk se disparó al puesto número dos con 151.000 millones de dólares, mientras las acciones de Tesla y Amazon subían.

En total, estos multimillonarios valen 13,1 billones de dólares, frente a los 8 billones de dólares de 2020. Estados Unidos sigue teniendo la mayor cantidad, con 724, seguido de China (incluidos Hong Kong y Macao) con 698. Utilizamos los precios de las acciones y los tipos de cambio del 5 de marzo para calcular patrimonios netos.

Consulte a continuación la lista de los 50 más ricos del mundo:

1. Jeff Bezos

Jeff Bezos

Fortuna: US$177.000 millones

País: Estados Unidos

Jeff Bezos fundó el gigante del comercio electrónico Amazon en 1994 desde su garaje en Seattle. Dejará el cargo de CEO y se convertirá en presidente ejecutivo de la junta directiva a fines de 2021.

2. Elon Musk

Elon Musk

Fortuna: US$151.000 millones

País: Estados Unidos.

Elon Musk está trabajando para revolucionar el transporte tanto en la Tierra, a través del fabricante de automóviles eléctricos Tesla, como en el espacio, a través del productor de cohetes SpaceX.

3. Bernard Arnault y familia

Bernard Arnault & family

Fortuna: US$150.000 millones

País: Francia

Bernard Arnault, uno de los mejores creadores de tendencias del mundo, supervisa un imperio de 70 marcas, incluidas Louis Vuitton y Sephora.

4. Bill Gates

Bill Gates

Fortuna: US$124.000 millones

País: Estados Unidos

Con su esposa Melinda, el cofundador de Microsoft Bill Gates preside la Fundación Bill y Melinda Gates, la fundación benéfica privada más grande del mundo.

5. Mark Zuckerberg

Mark Zuckerberg

Fortuna: US$97.000 millones

País: Estados Unidos.

Facebook, la red social que administra Zuckerberg, se ha convertido en una herramienta de comunicación de referencia durante el bloqueo de la pandemia del coronavirus.

6. Warren Buffett

Warren Buffett

Fortuna: US$96.000 millones

País: Estados Unidos.

Warren Buffett, conocido como el “Oráculo de Omaha”, es uno de los inversores más exitosos de todos los tiempos.

7. Larry Ellison

Larry Ellison

Fortuna: US$93.000 millones

País: Estados Unidos.

Larry Ellison es presidente, director de tecnología y cofundador del gigante de software Oracle, del cual posee alrededor del 35,4%.

8. Larry Page

Larry Page

Fortuna: US$91.500 millones

País: Estados Unidos.

Larry Page renunció como director ejecutivo de Alphabet, la empresa matriz de Google, en diciembre de 2019, pero sigue siendo miembro de la junta y accionista mayoritario.

9. Sergey Brin

Sergey Brin

Fortuna: US$89.000 millones

País: Estados Unidos.

Sergey Brin renunció como presidente de Alphabet, empresa matriz de Google, en diciembre de 2019, pero sigue siendo accionista controlador y miembro de la junta.

10. Mukesh Ambani

Mukesh Ambani

Fortuna: US$84.500 millones

País: India.

Mukesh Ambani preside y dirige Reliance Industries por valor de 88.000 millones de dólares (ingresos), que tiene intereses en petroquímicos, petróleo y gas, telecomunicaciones y venta minorista.

11. Amancio Ortega

Amancio Ortega

Fortuna: US$77.000 millones

País: España

Amancio Ortega de España, dueño de Zara, es uno de los minoristas de ropa más ricos del mundo.

12. Francoise Bettencourt Meyers y familia

Francoise Bettencourt Meyers & family

Fortuna: US$73.600 millones

País: Francia

Francoise Bettencourt Meyers es la nieta del fundador de L’Oreal y la mujer más rica del mundo.

13. Zhong Shanshan

Zhong Shanshan

Fortuna: US$68.900 millones

País: China

Zhong Shanshan preside Nongfu Spring, una empresa de agua embotellada, que cotizó sus acciones en Hong Kong en septiembre de 2020.

14. Steve Ballmer

Steve Ballmer

Fortuna: US$68.700 millones

País: Estados Unidos

Steve Ballmer es el ex director ejecutivo de Microsoft de alto voltaje, quien dirigió la empresa de 2000 a 2014.

15. Ma Huateng

Ma Huateng

Fortuna: US$65.800 millones

País: China

Ma Huateng (también conocida como Pony Ma) preside el gigante chino de Internet Tencent Holdings, que se encuentra entre las empresas más grandes del país por capitalización de mercado.

16. Carlos Slim Helu y familia

Carlos Slim Helu & family

Fortuna: US$62.800 millones

País: México

El hombre más rico de México, Carlos Slim Helu y su familia controlan América Móvil, dueña de Claro y la empresa de telecomunicaciones móviles más grande de América Latina.

17. Alice Walton

Alice Walton

Fortuna: US$61.800 millones

País: Estados Unidos

Alice Walton es la única hija del fundador de Walmart, Sam Walton.

18. Jim Walton

Jim Walton

Fortuna: US$60.200 millones

País: Estados Unidos

Jim Walton es el hijo menor del fundador de Walmart, Sam Walton.

19. Rob Walton

Rob Walton

Fortuna: US$59.500 millones

País: Estados Unidos

Rob Walton es el hijo mayor del fundador de Walmart, Sam Walton.

20. Michael Bloomberg

Michael Bloomberg

Fortuna: US$59.000 millones

País: Estados Unidos

Michael Bloomberg cofundó la empresa de información financiera y medios Bloomberg LP en 1981.

21. Colin Zheng Huang

Colin Zheng Huang

Fortuna: US$55.300 millones

País: China.

Colin Huang, que también se conoce como Huang Zheng, es presidente de la tienda de descuento en línea Pinduoduo, uno de los sitios de comercio electrónico más grandes de China.

22. MacKenzie Scott

MacKenzie Scott

Fortuna: US$53.000 millones

País: Estados Unidos

MacKenzie Scott es autora y ex esposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos, con quien estuvo casada durante 25 años. Se divorciaron a mediados de 2019.

23. Daniel Gilbert

Fortuna: US$51.900 millones

País: Estados Unidos

Dan Gilbert cofundó lo que se convertiría en Quicken Loans, el mayor prestamista hipotecario de Estados Unidos, en 1985 a los 22 años.

24. Gautam Adani y familia

Gautam Adani & family

Fortuna: US$50.500 millones

País: India

El magnate de la infraestructura Gautam Adani controla el puerto de Mundra, el más grande de la India, en su estado natal de Gujarat.

25. Phil Knight y familia

Phil Knight & family

Fortuna: US$49.900 millones

País: Estados Unidos

Phil Knight, fundador del gigante del calzado Nike, se retiró como presidente en junio de 2016 después de 52 años en la empresa.

26. Jack Ma

Jack Ma

Fortuna: US$48.800 millones

País: China

Un ex profesor de inglés, Jack Ma cofundó Alibaba Group, una de las empresas de comercio electrónico más grandes del mundo.

27. Charles Koch

Charles Koch

Fortuna: US$46.400 millones

País: Estados Unidos

Charles Koch ha sido presidente y director ejecutivo de Koch Industries, la empresa privada más grande de Estados Unidos por ingresos, desde 1967.

28. Julia Koch & family

Fortuna: US$46.400 millones

País: Estados Unidos

Julia Koch y sus tres hijos heredaron una participación del 42% en Koch Industries de su esposo, David, quien murió en agosto de 2019 a los 79 años.

29. Masayoshi Son

Masayoshi Son

Fortuna: US$45.400 millones

País: Japón

Masayoshi Son fundó y dirige el gigante de inversiones y telecomunicaciones móviles SoftBank Group.

30. Michael Dell

Michael Dell

Fortuna: US$45.100 millones

País: Estados Unidos

Michael Dell es el presidente y director ejecutivo de Dell Technologies, que se formó en 2016 cuando Dell se fusionó con el gigante de almacenamiento de computadoras EMC.

31. Tadashi Yanai y familia

Tadashi Yanai & family

Fortuna: US$44.100 millones

País: Japón

Yanai construyó y dirige el imperio minorista de ropa Fast Retailing, que cotiza en Tokio, matriz de la cadena Uniqlo.

32. François Pinault y familia

Fortuna: US$42.300 millones

País: Francia

François Pinault es presidente honorario del grupo de lujo Kering, propietario de las marcas de moda Saint Laurent, Alexander McQueen y Gucci.

33. David Thomson y familia

Fortuna: US$41.800 millones

País: Canadá

David Thomson y su familia controlan un imperio editorial y de medios fundado por su abuelo Roy Thomson.

34. Beate Heister y Karl Albrecht Jr.

Fortuna: US$39.200 millones

País: Alemania

Herederos de la fortuna minorista de Aldi, Beate Heister y Karl Albrecht Jr. son los hijos de Karl Albrecht Sr., quien murió en julio de 2014 a los 94 años.

35. Wang Wei

Fortuna: US$39.000 millones

País: China

Wang Wei preside S. F. Holding, un servicio de entrega de paquetes conocido como “Fedex of China”; también se llama SF Express.

36. Miriam Adelson

Miriam Adelson

Fortuna: US$38.200 millones

País: Estados Unidos

Miriam Adelson es la viuda de Sheldon Adelson, ex director ejecutivo y presidente de la compañía de casinos Las Vegas Sands, quien murió a los 87 años en enero de 2021.

37. He Xiangjian

He Xiangjian

Fortuna: US$37.700 millones

País: China

El empresario He Xiangjian convirtió a Midea Group en uno de los fabricantes de electrodomésticos más grandes del mundo.

38. Dieter Schwarz

Fortuna: US$36.900 millones

País: Alemania

El Grupo Schwarz de Dieter Schwarz, con ingresos de más de US$140.000 millones, está compuesto por los supermercados de descuento Kaufland y Lidl (rimas con aguja).

39. Zhang Yiming

Fortuna: US$35.600 millones

País: China

Zhang Yiming preside Beijing ByteDance, una de las plataformas de contenido de medios más grandes de China.

40. Giovanni Ferrero

Giovanni Ferrero

Fortuna: US$35.100 millones

País: Bélgica

Giovanni Ferrero es el presidente ejecutivo del negocio de alimentos del mismo nombre de su familia, que registró ventas de casi US$15.000 millones en 2020. Son los dueños de Nutella.

41. Alain Wertheimer

Alain Wertheimer

Fortuna: US$34.500 millones

País: Estados Unidos

Alain Wertheimer es el presidente de Chanel, la marca de lujo francesa.

42. Gerard Wertheimer

Gerard Wertheimer

Fortuna: US$34.500 millones

País: Estados Unidos

Gerard Wertheimer y su hermano Alain poseen la marca de lujo francesa Chanel.

43. Li Ka-shing

Li Ka-shing

Fortuna: US$33.700 millones

País/Territorio: Hong Kong.

Apodado Superman, Li Ka-shing es venerado como uno de los hombres de negocios más influyentes de Asia.

44. Qin Yinglin y familia

Qin Yinglin & family

Fortuna: US$33.500 millones

País: China

Qin Yinglin, presidente de Muyuan Foodstuff de China, hizo su fortuna como el criador de cerdos más grande del país en el mercado de carne de cerdo más grande del mundo.

45. William Lei Ding

William Lei Ding

Fortuna: US$33.000 millones

País: China

William Ding es el director ejecutivo de Netease, una de las empresas de juegos móviles y en línea más grandes del mundo.

46. Len Blavatnik

Fortuna: US$32.000 millones

País: Reino Unido

Nacido en Ucrania, criado al norte de Moscú, Len Blavatnik emigró a los Estados Unidos en 1978 para ir a la escuela; estudió informática en la Universidad de Columbia.

47. Lee Shau Kee

Lee Shau Kee

Fortuna: US$31.700 millones

País/Territorio: Hong Kong

Lee Shau Kee cofundó el desarrollador inmobiliario Sun Hung Kai con Kwok Tak-Seng, el difunto padre de los multimillonarios hermanos Kwok de Hong Kong.

48. Jacqueline Mars

Jacqueline Mars

Fortuna: US$31.300 millones

País: Estados Unidos

Jacqueline Mars posee aproximadamente un tercio de Mars, el fabricante de dulces más grande del mundo, fundado por su abuelo.

49. John Mars

John Mars

Fortuna: US$31.300 millones

País: Estados Unidos

John y sus hermanos Jacqueline y Forrest Jr. (fallecidos en julio de 2016) heredaron participaciones en la empresa de dulces Mars Inc. cuando su padre murió en 1999.

50. Yang Huiyan y familia

Yang Huiyan & family

Fortuna: US$29.600 millones

País: China

Yang Huiyan posee el 57% del desarrollador inmobiliario Country Garden Holdings, una participación que le transfirió en gran parte su padre Yeung Kwok Keung en 2007.

Metodología:

La lista de multimillonarios de Forbes World es una captura instantánea de la riqueza utilizando los precios de las acciones y los tipos de cambio del 5 de marzo de 2021. Algunas personas se vuelven más ricas o más pobres a los pocos días de la publicación. Enumeramos a personas en lugar de familias multigeneracionales que comparten fortunas, aunque incluimos la riqueza que pertenece al cónyuge y los hijos de un multimillonario si esa persona es el fundador de la fortuna. En algunos casos, enumeramos a los hermanos o parejas juntos si el desglose de la propiedad entre ellos no está claro, pero aquí se necesita un valor neto estimado de US$1.000 millones por persona para hacer el corte. Valoramos una variedad de activos, incluidas empresas privadas, bienes raíces, arte y más. No pretendemos conocer el balance general privado de cada multimillonario (aunque algunos lo proporcionan). Cuando la documentación no se proporciona o no está disponible, descontamos fortunas. Para obtener actualizaciones diarias de los valores netos, véalas aquí.

Lea también:

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado