Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

¿Qué tanto se impactará el recaudo de las cesantías este año por la crisis?

El recaudo de estos recursos por parte de los fondos privados y el Fondo Nacional del Ahorro será otra de las cicatrices que dejará el alto desempleo e informalidad colombiana tras la crisis. Su monto sentirá el flagelo de 2020.

Publicado

on

Luego de un año difícil, los trabajadores dependientes en Colombia se alistan para ver reflejado el pago de sus cesantías correspondientes al 2020 en la cuenta de sus fondos este mes. Sin embargo, el mal desempeño del mercado laboral durante la crisis impactaría el recaudo de dichos recursos por parte de los fondos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

El año pasado, el recaudo de cesantías correspondientes al 2019 creció 10,6 %, según la Superfinanciera. Este pasó de ser $8.68 billones en 2019 a $8.92 billones en 2020. De estos recursos, el 75,8 % ($6.7 billones) se recaudó a través de los fondos privados de cesantías (Protección, Porvenir, Old Mutual y Colfondos) y el 24,2 % restante ($2.1 billones) mediante el Fondo Nacional del Ahorro (FNA).

Tras dicho contexto, entrando en materia, cálculos de la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantías (Asofondos), indican que tras un crecimiento de 11,3 % en el recaudo de 2020 correspondiente a 2019, el de 2021 caería a cerca del -3 %, primera vez en la historia reciente del país. De cumplirse dicha expectativa, el recaudo caería a niveles de $6.44 billones. Este sería el monto de los fondos privados, sin contar al Fondo Nacional del Ahorro.

Lea también: Casi la mitad del retiro de cesantías en la pandemia ha sido por la crisis laboral

Resolviendo uno de los temas planteados previamente, sobre por qué el mal desempeño del mercado laboral les pega a las cesantías, vale mencionar que al ser estas una especie de ahorro que tienen los trabajadores que cuentan con una relación laboral con un empleador, sea su vinculación a través de un contrato a término fijo o indefinido, a mayor desempleo e informalidad, menos personas tendrán salarios por los que los empleadores realicen los pagos a dicha prestación social en Colombia.

Por estas razones, se espera que el recaudo de 2021 se vea afectado. Y es que, por ejemplo, en mayo del 2020 el desempleo se trepó al 21,4 %, marcando la peor cifra mensual de la que tiene registro el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), al menos desde la serie de 2001. Aunque desde el quinto mes del año pasado la tasa de desempleo ha mostrado leves recuperaciones esta no llegaría a un solo dígito en un buen tiempo. Mientras tanto, la informalidad se aproxima al 50 %.

¿Qué pasa con las cesantías en Colombia?

Antes de entrar en otros detalles hay que tener claro que el objetivo de las cesantías es brindar un auxilio monetario cuando la persona termine su relación laboral (dependiente), pero también las pueden usar quienes voluntariamente (independientes) hagan aportes a estas. Además, cabe recordar que entre sus principales usos está: servir como un auxilio en caso de desempleo; adquirir, mejorar o construir vivienda, y financiar la educación superior del trabajador, sus hijos o cónyuge.

Aunque para los expertos las cesantías, como su nombre lo indica, deberían ser un ‘colchón’ para cuando las personas se queden en condición de cesantes -sin empleo-, esta cultura es poco respetada o tenida en cuenta en Colombia y debería fortalecerse. De acuerdo con datos de la agremiación de los fondos de cesantías privados, Asofondos, entre febrero y abril se hace la mayoría de los retiros de cesantías en el año. En sus usos, lo que más pesa por lo general es vivienda (compra y mejoramiento) y luego terminación de contrato.

Histórico de retiro mensual

En palabras de Jorge Llano, vicepresidente técnico de Asofondos, “las cesantías son el mejor apoyo para enfrentar una contingencia laboral, pero para cumplir a cabalidad con ese objetivo la política pública también debe propender a que los usos de estos recursos estén más asociados al mercado laboral y menos a otros fines”.

Respecto a qué ideas serían buenas para llegar a dicho objetivo, el directivo destacó que hay algunas que podrían estudiarse, entre estas resaltó tres. En la primera mencionó que se podría analizar eliminar el uso de “mejoramiento de vivienda”; en la segunda, que la cláusula terminación de contrato para el retiro de las cesantías se modifique o especifique mejor, pues si una persona cambia de empleo podría retirarlas y no sería usada entonces como un seguro de desempleo; en la tercera opción expone que solo un excedente debería ser retirado para que siempre haya un buen ahorro para el desempleo.

Lea también: Trabajadores en Colombia retiraron $6,2 billones en cesantías durante 2020

Llano añadió que la política pública debería propender porque el nivel de ahorro agregado para contingencias laborales sea mucho más alto. Comentó que ven “con especial preocupación, que, por ejemplo, en los últimos 10 años se hayan retirado casi $11.5 billones para ‘mejoramiento de vivienda’. Estos recursos hoy serían fundamentales para que muchos hogares hubiesen podido enfrentar la coyuntura con más tranquilidad. Cumpliendo, en mayor medida, con los objetivos planteados para este ahorro”.

En línea con la visión de Llano, Mauricio Olivera, exviceministro de Trabajo y director de Econometría mencionó que, aunque sería bueno fortalecer las campañas de educación financiera frente a este tipo de temas, es necesario robustecer la obligatoriedad de las cesantías para el desempleo, que solo se puedan tocar con dicho fin y con ello disminuir los efectos negativos de no tener empleo.

Según expresó Olivera, en la mayoría de los países sobre todo en los desarrollados, el seguro de desempleo es una de las herramientas más importantes del mercado laboral. “Apenas la persona pierde el empleo, como está asegurada recibe unos ingresos y no se cae el ingreso de su hogar, en Colombia se intentó hacerlo de manera obligatoria, pero en el Congreso quedó de manera voluntaria y nadie lo está usando (para dicho fin)”.

Siga toda la información de actualidad en Forbes Colombia.

Lo anterior lo explicó el experto al mencionar que dicha obligatoriedad del retiro de cesantías se intentó dejar en firme en la ley que creó el mecanismo de protección al cesante, punto que no recibió el visto bueno del Legislativo, pero que habría sido de gran ayuda para los miles de colombianos que perdieron su empleo en medio de una de las crisis más profundas derivadas por el coronavirus.

Economía y Finanzas

Estos son los números con los que el Gobierno hará sus nuevas cuentas

Un PIB de 6% en 2021 y 4,3% en 2022, un dólar a $3.667, un barril de petróleo a US$63 en promedio, un déficit fiscal de 8,6% del PIB en 2021 y 7% en 2022, entre las cifras que presentaría el Gobierno esta tarde en el Marco Fiscal de Mediano Plazo.

Publicado

on

José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda. Foto: Presidencia.

Esta tarde el Ministerio de Hacienda presentará el Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp), documento mediante el cual dará detalles de las estimaciones que tienen para la economía nacional este año, tras la crisis del 2020. Forbes conoció algunos detalles de las cifras que se presentarán.

Previo a entrar en detalles, vale mencionar que estas eran algunas de las estimaciones que el Gobierno tenía para la economía a inicios de este año en el Plan Financiero: PIB de 5%; inflación de 2,4%, precio del Brent, referencia para Colombia, de US$53 por barril y una tasa de cambio de $3.466.

En el Marco Fiscal de Mediano Plazo las cifras citadas se actualizarían al alza para 2021 así: PIB de 6%, inflación de 3,1% -misma estimación que el Banrep-, precio del Brent, referencia para Colombia, de US$63 promedio por barril y una tasa de cambio de $3.667.

Lea también: El déficit fiscal y la deuda no bajarán este año, así se ‘descuadraron’ las cuentas del Minhacienda

Otro de los detalles conocidos es que el PIB de 2022 sería de 4,3%, luego del repunte que tendría el indicador en 2021 (6%) jalonado por mayor reapertura de la economía pero también por el efecto base de 2020 tras una caída histórica de -6,8%.

Respecto al déficit fiscal, el Gobierno se mantendría en la estimación de -8,6% del PIB para 2021, mientras que para 2022, año en el que se debe retomar la regla fiscal, se espera que el indicador descienda a 7% del PIB. Por su parte, la deuda del Gobierno Nacional Central (GNC) continuaría en su senda del 65% del PIB, sus niveles históricos más altos.

Otro de los puntos que se detallarán en el documento es lo esperado en el recaudo de la nueva reforma tributaria. Estimando que la reforma se aprueba en la legislatura que inicia el próximo 20 de julio, el recaudo que esta dejaría al país iniciaría en 2022 y sería del orden del 0,3% del PIB (alrededor de $3 billones), mientras que desde el 2023 esta recaudaría 1,3% del PIB ($13 billones).

Lea también: Ecopetrol firma acuerdo con el Ministerio de Hacienda para la venta de ISA

En el Marco Fiscal de Mediano Plazo también se hará referencia a lo que se espera por la venta de enajenación de activos. Según las cuentas del Ministerio de Hacienda, en línea con lo que ya se ha hablado y espera el mercado, por la venta de ISA se recaudarían $13 billones.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Ahorro pensional de los trabajadores superó los $300 billones con corte a abril

Según Asofondos, las cifras de ahorro pensional se deben a la recuperación de la economía global y al éxito de campañas de vacunación en el extranjero.

Publicado

on

La Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantía (Asofondos) reveló hoy que los fondos privados de pensiones en Colombia (Protección, Porvenir, Colfondos y Skandia) lograron un ahorro conjunto de $323,2 billones en los cuatro primeros meses del año, debido a factores como la recuperación de la economía global y al éxito de las campañas de vacunación en Estados Unidos y Europa.

“La estrategia de las empresas administradoras las lleva a tener los huevos en diversas canastas, es decir, diversifican las inversiones a fin de mitigar la lenta recuperación de nuestra economía, y en cambio aprovechar el comportamiento favorable de otros activos en el exterior, en un entorno de estabilidad de tasas de interés en países como Estados Unidos”, aseguró el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro.

La entidad gremial también destacó que las ganancias de los fondos de pensiones en el mes de abril superaron los $4,4 billones, mientras que en los dos últimos años alcanzaron $52,1 billones. Frente a los rendimientos acumulados históricos, que se calculan desde julio de 1995, el total se ubicó en $214,5 billones, agregó la información.

Lea también: Anif propone que impuesto a pensiones altas quede en nueva tributaria

En cuanto a los afiliados, la cifra total llegó a 17,34 millones, cifra que creció 3,9% con respecto al mismo mes de 2020. De ese total, hasta 82,7% de los afiliados a los fondos de pensiones son menores de 45 años. A su vez, alrededor de 13,5 millones de jóvenes, que representan cerca del 78% del total de afiliados, efectúan sus aportes en el portafolio de mayor riesgo, que suele ser el que más renta en el largo plazo.

Asofondos también evidenció un incremento en el número de cotizantes, que crecieron 4% con respecto al mismo mes de 2020. Por nivel de ingresos, el 79,1% de los afiliados cotizaron entre 1 y 2 salarios mínimos legales (SMLV), y el 7,4% de los afiliados lo hizo sobre más de 4 SMLV.

Sobre el total de pensionados, se registraron 222.797 en abril, cifra que reflejó un crecimiento de 16,6% frente al mismo periodo del año pasado. De ese total, la mitad cobró su pensión por vejez, mientras que el resto lo hizo por invalidez y sobrevivencia.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Precios del petróleo siguen al alza: el Brent se acerca a los US$74

Los precios del petróleo Brent, referencia internacional para Colombia, se acercaban esta mañana a un máximo no visto desde finales de abril de 2019. Hay expectativas en recuperación de la demanda.

Publicado

on

Petróleo

Los precios del petróleo subían el martes, manteniéndose cerca de máximos de varios años, en medio del optimismo respecto a que la demanda se recuperará rápidamente en el segundo semestre.

A las 1028 GMT, el crudo Brent ganaba 52 centavos, o un 0,7%, a 73,38 dólares por barril, cerca de un máximo no visto desde fines de abril de 2019. El West Texas Intermediate (WTI) subía 49 centavos, o un 0,7%, a 71,37 dólares el barril, cerca de su cota más alta en 32 meses.

“Consideramos que las continuas buenas noticias en el frente de la demanda y el optimismo en los mercados financieros son las razones clave del último repunte”, dijo Commerzbank.

Lea también: Petróleo sube hacia US$72 por positivo panorama para la demanda

El jefe de la correduría Vitol prevé que los precios del petróleo se muevan entre 70 y 80 dólares el barril este año debido a las expectativas de que OPEP+ se apegue a sus objetivos de suministro.

“Hemos tenido esas reducciones de inventarios durante un par de meses, el mercado se dirige en la dirección correcta (…) mi impresión es de que no se trata de un superciclo”, dijo Russell Hardy en la Cumbre Global de Materias Primas de FT.

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) junto con grandes productores, incluida Rusia, un grupo conocido como OPEP+, han ido reduciendo gradualmente los recortes a su producción en los últimos meses.

“El continuo déficit de suministro está garantizado para los próximos seis meses, incluso si la OPEP y sus diez aliados deciden aliviar aún más las restricciones al bombeo después de julio para satisfacer al menos parte de la creciente demanda”, dijo la corredora PVM Oil.

Lea también: Las reservas de petróleo de Colombia alcanzan para 6.3 años

Los inversores y operadores también están observando el resultado de una reunión de dos días de la Reserva Federal de Estados Unidos que comienza más tarde el martes, en busca de señales sobre cuándo comenzará a reducir el estímulo monetario, dijo.

La Fed se está preparando para comenzar a debatir cómo y cuándo comenzar a reducir un programa masivo de compra de activos que ayudó a respaldar la economía estadounidense durante la pandemia.

En Reino Unido, el fin de las restricciones de COVID-19 se retrasó cuatro semanas más a partir del 21 de junio.

Reuters

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Las transferencias en bitcoin se disparan en El Salvador

La nación centroamericana se convirtió la semana pasada en el primer país que adoptó el bitcoin como moneda de curso legal.

Publicado

on

Las pequeñas transferencias en bitcoines de El Salvador más que se cuadruplicaron en mayo con respecto al mismo mes del año pasado, pero aún representan una cantidad pequeña en comparación con las remesas enviadas en dólares, según datos compartidos con Reuters.

La nación centroamericana se convirtió la semana pasada en el primer país que adoptó el bitcoin como moneda de curso legal, luego de que el presidente Nayib Bukele alabó el potencial de la criptodivisa como una forma para que los salvadoreños en el extranjero envíen remesas.

Las transferencias mensuales de bitcoines por menos de 1.000 dólares -un indicador del dinero enviado al país por los salvadoreños que trabajan en el extranjero- ascendieron a 1,7 millones de dólares en mayo, frente a los 424.000 dólares del año anterior, según la firma estadounidense de investigación de criptomonedas Chainalysis.

Dichas transferencias alcanzaron un máximo de 2,5 millones de dólares en marzo, aunque no se dispone de una comparación con el año anterior.

Lea también: Presidente de El Salvador ordena plan para minar bitcóins con energía de volcanes

El Salvador depende en gran medida de las remesas. En 2019, las transferencias con dinero tradicional sumaron casi 6.000 millones de dólares -alrededor de una quinta parte del PIB del país-, uno de los ratios más altos del mundo, según el Banco Mundial.

El fuerte aumento de las transferencias de bitcóin refleja las tendencias en toda América Central, mostraron los datos, uno de los primeros atisbos de uso de criptodivisas en El Salvador. Sin embargo, su uso ínfimo en comparación con las remesas tradicionales sugiere que la moneda digital sigue siendo una herramienta de nicho para los salvadoreños.

Chainalysis, que sigue los flujos de criptomonedas para las empresas financieras y las fuerzas de seguridad de Estados Unidos, recopila datos geográficos mediante el análisis del tráfico web y los patrones de operaciones, aunque la ubicación de las transacciones puede quedar oculta por las redes privadas virtuales.

Los datos de El Salvador para el periodo octubre-enero no estaban disponibles

Dependencia de las remesas

En su último informe, el Banco Mundial señala que, en los tres primeros meses de 2021, las remesas a El Salvador aumentaron un tercio respecto al año anterior. Alrededor del 95% provienen de salvadoreños que trabajan en Estados Unidos, agregó.

El bitcóin, en teoría, ofrece una forma rápida y barata de enviar dinero a través de las fronteras sin tener que recurrir a los canales de envío de remesas tradicionales, a menudo costosos. Sin embargo, se considera que su relativa complejidad y la falta de infraestructura para convertirlo en dólares obstaculizan su uso.

Aunque El Salvador considera que el bitcóin es un medio útil para que los ciudadanos en el extranjero envíen dinero a casa, las principales empresas de remesas se muestran cautelosas a la hora de ofrecer servicios de criptodivisas.

Lea también: CEO de Twitter revela plan sorpresa para el Bitcoin tras caos en el precio de las criptomonedas

Por otra parte, la agencia de calificación Moody’s dijo el viernes que la ley de bitcóin de El Salvador podría poner en peligro un acuerdo sobre un programa de financiación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La medida “conlleva riesgos para el sistema financiero, la estabilidad del régimen monetario del país y señala la falta de un marco económico coherente”, dijo Moody’s.

El FMI advirtió el jueves que tenía preocupaciones económicas y legales sobre la ley de El Salvador, ampliando los diferenciales de los bonos del país.

Reuters.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Qué medidas ‘duraderas’ podrían incluirse en la nueva tributaria

Sin afectar a la clase media y poner mucho más peso en las empresas, identificar qué medidas duraderas incluir en la nueva tributaria es una de las grandes preguntas en la discusión.

Publicado

on

Foto vía Getty Images

Mediante consensos con diversos sectores, el Ejecutivo busca asegurarse de que su iniciativa de reforma se debata y apruebe en el segundo semestre de este año con el fin de hacerle frente al desbalance de las finanzas públicas del país tras una de sus peores crisis económicas y sociales.

Lea también: MinHacienda buscará más apoyos, tributaria no se presentaría en junio

Aunque aún no se conoce el texto de la nueva tributaria ya hay algunos puntos en los que parece haber un consenso en la opinión pública, entre estos está que los ricos y las empresas paguen más. Sin embargo, algunas de las medidas que podrían incluirse en el texto serían temporales, lo cual haría que el próximo Gobierno deba volver a presentar una tributaria.

Con base en lo anterior, entre los grandes puntos a resolver en la discusión próxima a darse en el Congreso está qué medidas duraderas y eficientes en el recaudo podrían incluirse en la nueva tributaria.

Sin embargo, dada la coyuntura de crisis, uno de los retos es saber cómo lograrlo sin afectar a la clase media y sin ponerle muchas más cargas a las empresas de las que podrían soportar. Sobre esos temas, Forbes habló con expertos.

Lea también: ‘Debe entenderse como un plan de urgencia’, Minhacienda sobre tributaria

Medidas transitorias vs. duraderas

Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, comentó que el mensaje más importante que han tratado de dar desde el centro de pensamiento es que una tributaria con medidas transitorias es “un pañito de agua tibia” que no va a resolver los problemas estructurales del Gobierno en recaudo, ni tampoco tranquilizaría a las calificadoras de riesgo que esperan una reforma con medidas permanentes. “Una reforma con medidas transitorias es realmente perder el tiempo”.

Respecto a qué medidas duraderas podrían incluirse, sin desconocer el contexto social, político y económico, Mejía mencionó que debería ser permanente la eliminación del impuesto de ICA, el aumento del impuesto a los dividendos, la eliminación de exenciones sectoriales para las empresas y aumentar la tributación para quienes ganan más de $15 millones al mes. Para él, la única medida transitoria que debería ir en la nueva tributaria es el aumento temporal al impuesto de renta.

Lea también: Nueva tributaria debería recaudar entre $12 y $15 billones mínimo

Sobre el tema en mención Liliana Heredia, profesora del departamento de contabilidad y finanzas de la Javeriana de Cali y experta en temas tributarios, comentó que es fundamental que se definan medidas reales de lucha contra la evasión y la elusión. También se puede pensar en tarifas marginales progresivas para rentas y patrimonios altos, es decir, para ese 1% de la población que concentra la riqueza, añadió.

Heredia también expuso que es momento de evaluar la economía digital y cómo someterla a imposición por los ingresos obtenidos en territorio colombiano.

Para José Ignacio López, jefe de investigaciones económicas de Corficolombiana, en el corto plazo el consenso ha sido claro hasta el momento en “deshacer algunas de las reducciones en tasa de renta corporativa de la reforma de 2018-2019. Eso soluciona el problema en el corto plazo”, sin afectar a la clase media o poner muchas más cargas en las empresas. Sin embargo, aseveró que en el largo plazo es difícil aumentar el recaudo sin que más personas tributen.

Lea también: “No vamos a ser piedra en el zapato en nueva tributaria”: Asobancaria

¿Cuándo tocaría hacer otra tributaria?

El experto de Corficolombiana explicó que si la nueva reforma es con medidas temporales “probablemente vamos a tener que estar en un par de años, otra vez, hablando de una reforma”. Añadió que “lo que importa es la temporalidad del recaudo neto y básicamente lo que hemos dicho es que en la medida en que este baje del 1%, no se va a estabilizar la deuda y por tanto a la vuelta de la esquina vamos a tener que hacer otra reforma”.

Por su parte, Heredia aseguró que es muy posible que con medidas de carácter temporal, en uno o máximo dos años se necesite otra reforma. Respecto a cuánto debería recaudar, dijo que eso dependerá de muchos factores, entre ellos, la evolución de la pandemia, el comportamiento del peso frente al dólar y las inversiones que se deriven de los acuerdos en el marco del paro.

Por último, la experta agregó que “el problema es que hay muchas medidas que no son tributarias pero que tienen un gran efecto sobre la necesidad de recaudo. Por ejemplo, el alto endeudamiento que tiene el país restringe la capacidad de nuevo endeudamiento, a la vez que implica necesidad de recursos para abonar a la deuda y pagar intereses y para ello, una típica fuente de recursos es vía tributos”.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado