Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Covid-19: la exitosa estrategia de Chile para avanzar con la vacunación

En los primeros tres días de vacunación, Chile logró vacunar a más de medio millón de personas contra el COVID-19. ¿Cómo está logrando el país vacunar tan rápido a la población y ser líder en la región?

Publicado

on

La esperanza de dejar atrás la pandemia avanza rápidamente en Chile. En los primeros tres días de la campaña de vacunación masiva, unas 556 mil personas fueron vacunadas contra el COVID-19. Estas cifras de los últimos días han hecho que el país se convierta en líder de la región en la inoculación contra el virulento SARS-CoV-2. 

El gobierno y los municipios habilitaron estadios, plazas, centros educativos, deportivos y sus propios centros de atención primaria a lo largo de las 16 regiones del país con el fin de vacunar a 5 millones de personas hasta finales de marzo. 

Lea también: Cómo las vacunas contra el covid-19 agitan el negocio farmacéutico

Los convocados en la primera semana de la campaña de vacunación gratuita y voluntaria fueron los mayores de 85 años, quienes asistieron a los 1.422 puntos de vacunación habilitados y recibieron la primera dosis de la vacuna Coronavac, del laboratorio chino Sinovac. En una primera fase, Chile había empezado a vacunar en diciembre a su personal sanitario con el primer lote de 154 mil dosis que recibió de Pfizer/BioNTech. 

Personas mayores de 90 años esperan ser vacunadas en un centro deportivo habilitado como centro de vacunación en Chile. En el país hay más de 755 mil casos confirmados de coronavirus.

La base del éxito

Según el registro Our World in Data, de la Universidad de Oxford, en América Latina, al menos siete naciones han empezado con la inmunización contra la pandemia y Chile se ubica en el primer lugar, al aplicar al menos una dosis al 3,17% de cada 100 habitantes; le sigue Brasil, con 1,6%; Costa Rica, con 1,13%; Argentina, con 1,04%; México, con 0,56%; Ecuador, con 0,04%, y Bolivia, con 0,03%. ¿Cómo está logrando Chile liderar este ranking?

El país tiene la particularidad de contar con una red de salud desplegada ampliamente a lo largo de todo su territorio, algo que habría facilitado, en cierto modo, el proceso de vacunación. “La estrategia se basa en la red de atención primaria de salud con los consultorios y centros de salud, distribuidos a lo largo de todo el país. Históricamente, siempre han participado en la estrategia de vacunación que lleva Chile. Eso nos permite una buena distribución, sumando además, que en materia logística la vacuna Coronavac tiene condiciones de mantención que son bastante más sencillas que otro tipo de vacunas que requieren unidades de ultrafrío”, explica a DW la presidenta del Colegio Médico de Chile, Izkia Siches.

Lea también: Facebook censurará toda la información falsa sobre el covid y las vacunas

Los servicios de atención primaria tienen contacto directo con la gente, con la población de los territorios y, por lo tanto, están más cerca a los lugares donde esta vive. La segunda semana de febrero se tiene planeado vacunar a personas entre 70 y 84 años. A partir del 15 de febrero será el turno de la población entre los 60 y 69 años. La meta es vacunar a 15 de los 18 millones de habitantes que tiene Chile hasta julio de este año. “Queremos pasar de las 150 mil personas vacunadas por día a, idealmente, un poco más de 500 mil. Esto requiere reforzar y también planificar la logística de lo que será la segunda dosis de Coronavac a partir del 3 de marzo”, señala la doctora Siches.

Los desafíos

Por otro lado, según el presidente de la Fundación Creando Salud, Matías Goyenechea, el desafío llegará esta semana cuando se tenga que vacunar a grupos más extensos de la población: “Esto se verá, sobre todo, cuando se empiece a vacunar a la población de menor edad, donde la cantidad de población es mayor. Esta semana y, probablemente, la próxima se va a desafiar más el proceso de vacunación”.

Lea también: En fotos: así es el primer punto de vacunación en Colombia

Además, continúa Goyenechea, hubo también problemas como, por ejemplo, falta de planificación con los equipos de atención primaria y con los gobiernos locales, que no tuvieron mucho tiempo de preparación y tampoco recursos adicionales: “Efectivamente está funcionando bien la vacunación, pero con grupos de la población que todavía son reducidos y, por otro lado, se está desatendiendo otras enfermedades que son normalmente tratadas en los centros de atención primaria. Quizás ahora los números exitosos lo ocultan, pero no se está viendo lo que se deja de hacer para avanzar con la vacunación”.

Una medida que es aplaudida por los expertos en salud es que el Gobierno de Sebastián Piñera haya autorizado que no solamente las enfermeras y los técnicos de enfermería sean los que vacunen, sino también otros profesionales de la salud como matronas y odontólogos. Sin embargo, para ello “también se va a tener que adoptar nuevos centros de vacunación, como los consultorios de médicos, porque cuando se disponga que más gente sea vacunada esto implica que se tienen que tomar medidas de prevención de contagios en lugares masivos de vacunación”, advierte Goyenechea.

Procedencia no es relevante

Algunas voces en el país han criticado la procedencia y, con ella, la eficacia de la vacuna Coronavac, que se sitúa en un 50,3%, aunque estudios realizados en Brasil la colocaban al principio en niveles más altos. La vacuna de Sinovac viene siendo utilizada también con éxito por Brasil y Turquía. 

Ante las suspicacias que podrían influir en la población, la doctora Siches asegura que “como Colegio Médico hemos respaldado todas las vacunas que han pasado por el proceso de aprobaciónnacional e internacional. Hoy en día, la vacuna Coronavac representa muchísimo menor riesgo que el propio contagio de COVID-19. Pero también hemos querido acoger las dudas y preocupaciones de la ciudadanía. Creo que es necesario hacer un proceso educativo, más que definir por decreto la obligatoriedad o menospreciar los temores que tiene la ciudadanía”. 

Siga toda la información de actualidad en Forbes Colombia.

Por su parte, el experto de la fundación Creando Salud enfatiza que una vacuna no debería ser “juzgada como mala solamente por su procedencia, sino por la evidencia científica que tenga detrás. Y la vacuna rusa Sputnik V también es una de ellas”. Pero, en general, agrega Goyenechea, para muchas personas la campaña de vacunación masiva ha sido una señal de esperanza para poder terminar esta “pesadilla”: “En Chile tenemos casi 24.000 fallecidos por COVID-19. Y si se calcula esta cifra por millón de habitantes esto tiene un gran impacto poblacional para un país de una población bastante pequeña”. 

Publicidad
Publicidad