Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

¿Hacia dónde va la banca tradicional en Colombia?

Saber leer las tendencias del mercado, entender las dinámicas de las zonas apartadas del país, avanzar en el desarrollo de nuevos productos y generar mayor confianza en los medios de pago electrónicos vs. el efectivo, entre las tareas para no quedar en el pasado.

Publicado

on

Foto: Getty images.

Hablar del impacto de la pandemia del coronavirus en los hábitos de las personas podría sonar repetitivo, pero es importante recurrir a dicho contexto para entender qué ha pasado con el sistema financiero colombiano, qué está pasando y hacia dónde va este, incluyendo sus aciertos, pero también sus retos en términos de digitalización y alcance.

Según el último informe de operaciones de la Superfinanciera, correspondiente al primer semestre de 2020 -en pleno inicio de las medidas restrictivas para contener los contagios de coronavirus-, en total en el sistema financiero colombiano se hicieron 4.685 millones de operaciones monetarias (transferencias y pagos) y no monetarias (consulta de saldos).

Solo en monetarias se realizaron en total 1.687 millones de operaciones, siendo los cajeros automáticos los que mandaron la parada con mayor número de operaciones (320,2 millones), moviendo un total de $116,5 billones. Sin embargo, el uso de dicho canal presenta una caída frente al segundo semestre de 2019 (407,6 millones), mientras que las operaciones monetarias por internet y banca móvil reflejan un aumento intersemestral.

Para contextualizar lo anterior, por internet se pasaron de hacer 251,7 millones de operaciones monetarias en el segundo semestre de 2019 a 313 millones en el primer semestre de 2020, mientras que en la banca móvil este fue el comportamiento: se pasó de 125,9 millones a 211 millones. Ello confirma que el uso de canales virtuales sigue creciendo en el sistema financiero, aunque persisten retos como desincentivar el uso del efectivo, cultura arraigada porque les genera mayor confianza a los usuarios, según varios análisis.

Pese a lo previo, desincentivar el uso de efectivo y mejorar la confianza en los canales digitales es una tarea que tiene claro el sistema financiero colombiano. De acuerdo con el informe de Sostenibilidad de Asobancaria (2019), los bancos invierten $192.264 millones al año en seguridad digital y el 71 % de las entidades financieras cuentan con una política de seguridad digital propia que les permite identificar ciberamenazas.

El gremio además destacó que, en promedio, las entidades asignan el 39,6 % de su presupuesto de seguridad digital al uso de las plataformas y medios tecnológicos como software y hardware. En una proporción similar, en promedio, el 26,9 % del presupuesto se destina a los recursos humanos que se relacionan con la seguridad informática.

¿Qué pasó tras la llegada de la pandemia?

Según Federico Martínez, country manager de Mastercard, una encuesta del consumidor realizada por la firma en 2020 arrojó que 35 % de las personas en la región y el 19 % en Colombia aumentó su uso de pagos sin contacto, comentando ventajas como la simplicidad, la seguridad y la higiene a la hora de hacer sus transacciones.

En línea con lo anterior, resaltó que el 91 % de los colombianos afirman que los pagos sin contacto son fáciles de adoptar y por eso el 88 % de colombianos lo usan en supermercados, 47 % en farmacias, 28 % en restaurantes y un 15 % en medios de transporte.

Martínez agregó que el confinamiento también hizo que el ecommerce se duplicara, “antes del covid-19 este tenía un 45 % de penetración y en los últimos meses del 2020 alcanzó un 83 %, convirtiéndose en la manera más práctica de comprar. Los bancos online ahora son la forma más fácil de manejar el dinero y seguirán reemplazando el efectivo, aún después de la crisis”.

Siga toda la información de economía y finanzas en nuestra sección especializada

De acuerdo con una encuesta realizada por Boston Consulting Group (BCG) ‘Rebex pulse survey’, en Colombia los usuarios bancarios han venido cambiando el uso de canales presenciales por los que no son de este tipo. Más del 60 % de los usuarios han incrementado el uso de sus aplicaciones de bancos y el 68 % de los encuestados los han escogido como sus mecanismos preferidos para actividades bancarias diarias en medio de la pandemia, detalla el sondeo.

Juliana Sguerra, managing director y socia de BCG, enfatizó en que antes del coronavirus los bancos tanto globales como locales ya habían iniciado su proceso de transformación digital que no solo incluía un cambio en infraestructura, sino también iba acompañado de educación financiera a sus clientes, lo cual de cierta manera apoyó a hacer la transición de canales en medio de los cierres realizados para evitar la propagación del coronavirus.

En palabras de Felipe Noval, director de transformación digital e inclusión financiera de Asobancaria, la coyuntura de la pandemia permitió que se lograra avanzar en tres aspectos principalmente: mayor uso de canales digitales, mayor inclusión financiera (sobrepasando -a mitad de 2020- la meta para 2022 de que el 85 % de los adultos en Colombia tuviera un producto financiero) y masificación de productos y servicios digitales.

Sobre el primer aspecto destacó que los canales digitales han sido los más usados por los usuarios financieros durante la pandemia frente a un día normal. “La telefonía móvil presentó al inicio de la cuarentena un uso del 158 %, seguido por internet con 117 %. Por otra parte, los canales presenciales como los cajeros automáticos y los corresponsales bancarios presentaron una disminución en el uso frente a un día normal, con un porcentaje de 66,1 % y 65 %, respectivamente”.

De otro lado, el directivo de Asobancaria le explicó a Forbes que las entidades financieras han invertido $400.000 millones en innovación generando más de 350 innovaciones incrementales y disruptivas entre 2018 y 2019.

Los desafíos actuales

Aunque los avances en materia de digitalización del sistema financiero, junto a sus beneficios, han sido aspectos para resaltar en medio de la crisis sanitaria y económica, la visión del tema quedaría incompleta si solo se revisan los logros, pues los desafíos continúan siendo grandes: conectar a las zonas rurales, llevar educación financiera a estos territorios y en general al país, disminuir los costos de las transacciones vía web, entre otros.

Edwin Zacipa, experto en fintech, quien reconoce los avances de Colombia en la adopción de los servicios financieros digitales por la pandemia, destaca que entre los principales retos está trabajar en la demanda de los mismos porque a pesar de que hay múltiples billeteras digitales por las cuales se puede enviar dinero o hay varias plataformas mediante las cuales pedir crédito online o hacer diferentes operaciones, hay espacios importantes para aumentar la transaccionalidad frente a los canales tradicionales o físicos y quitarle mercado a la informalidad y el gota a gota.

En línea con lo expuesto, Camilo Díaz, profesor de la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional dijo que el principal desafío que enfrenta la digitalización del sistema financiero colombiano es poder llegar a las zonas que no están conectadas a internet, especialmente las rurales que, aunque han ido bancarizándose mediante corresponsales bancarios hay que profundizar el uso de canales virtuales. Para ello también será clave acompañar el proceso con educación financiera con el fin de acercar este tipo de instrumentos a la mayor cantidad posible de la población.

Para Díaz, otro reto importante es que los comercios, especialmente los informales, reciban pagos electrónicos que incluyan las ventas de productos de bajo monto en las cuales el uso del efectivo suele ser lo preferido. Así mismo, resaltó que en la medida en que las operaciones digitales disminuyan su valor entre bancos -que podrían considerarse altos para transacciones de bajos montos- más personas prefirirían usar un canal digital en lugar de pagar en efectivo.

Pese a lo mencionado hasta ahora, los retos no paran ahí, para Zacipa, el experto fintech, el año pasado, el del ‘gran confinamiento’, “hubo una ola regulatoria bastante fuerte y es una muestra de que la agenda normativa del sector ha avanzado bastante en Colombia. Ahora tenemos el desafío de empezar a reglamentarla y adoptarla, especialmente, la nueva regulación de sistemas de pagos, la nueva definición de open banking en el país, todo el tema de carpeta y servicios ciudadanos digitales, las últimas circulares de productos simplificados digitales, entre otros”.

Noval, de Asobancaria, tiene claro que uno de los desafíos que viene enfrentando el sistema financiero colombiano desde hace varios años es disminuir el uso del efectivo. Explicó que “muchos consumidores se reúsan a cambiar los canales tradicionales por los digitales porque su cultura y características sociodemográficas tienen una fuerte influencia en sus decisiones. Un ejemplo, el 63,8 % de los colombianos no usa un smartphone o smartwatch para pagar en algún establecimiento porque no es algo que encuentre necesario, no les da confianza y en los establecimientos no brindan la opción”, según un estudio de Indra en 2019.

Con base en lo anterior, el directivo del gremio de bancos en Colombia resaltó que “es por ello que el sistema financiero debe avanzar en cambiar esta cultura, de forma que los pagos, servicios, productos y canales digitales empiecen a interiorizarse entre los colombianos”.

Sin perder el foco: otras tareas

La aceleración de la transformación digital que ha enfrentado el sistema financiero por la pandemia también trae una serie de tendencias tanto en nuevas tecnologías, como en los hábitos en el sistema de pagos.

Para el docente de la Universidad Nacional, Camilo Díaz, lo que se va a ir viendo en el futuro, en términos de digitalización, es que cada vez más se van a utilizar los pagos automáticos como programar el pago de servicios públicos, además, se incrementarán los pagos sin contacto y habrá mayor profundización de nuevas empresas fintech. “Seguramente vamos a encontrar que el relacionamiento tradicional que se tenía entre el banco y el cliente va a cambiar, los consumidores van a demandar nuevos productos especialmente por el lado del ahorro, pues suele haber muchas quejas relacionadas a las bajas tasas de interés con las que este se remunera”.

Díaz añadió que el sector financiero tendrá que preparar productos más adecuados a la necesidad de clientes conforme hay un relevo generacional del consumidor financiero que está cada vez más informado y encuentra mayores opciones en el mercado.

Por su parte, Sguerra, la directiva de Boston Consulting Group, considera que un alto porcentaje de las transacciones que ya migraron a canales digitales se van a quedar ahí, pero será responsabilidad de los bancos promover el mantenimiento del cambio de uso en los canales haciendo posible la ejecución de la mayoría de las transacciones y procesos vía este medio.

“El gran reto también es como atender con esta nueva realidad los temas de asesoría y ventas. Las herramientas digitales deberán evolucionar”, complementó.

Por último, facilitar los procesos y requisitos de acceso a los servicios bancarios también estará en el radar. Martínez, el directivo de Mastercard Colombia, citando a la Ocde, resaltó que en promedio, el 38,2 % de la población en los países de la región no tiene una cuenta bancaria, ni una tarjeta débito y entre las principales razones se encuentra la percepción de que estos servicios son complejos, que tienen múltiples requisitos de acceso.

Economía y Finanzas

¿Debería ponerse impuesto a las pensiones por debajo de los $7 millones?

En el proyecto de reforma tributaria del Gobierno se incluye gravar con renta a las pensiones superiores a $7 millones al mes, lo cual ya ha generado debate, pero, ¿cuáles son los pros y contras de la medida? Esto dicen los expertos.

Publicado

on

Foto vía Pexels

Tras semanas de espera para conocer el articulado oficial de la propuesta de reforma fiscal del gobierno de Iván Duque, este jueves el país conoció finalmente la iniciativa que, entre otras cosas, recaudaría menos de lo previsto ($23,4 billones) y además, incluye gravar las altas pensiones en Colombia, lo cual ya ha generado debate.

Entre los puntos que han creado confusión es si se gravarán con impuesto de renta las pensiones superiores a $4,8 millones o $7 millones como sostiene el Ministerio de Hacienda. En el artículo 63 de la propuesta dice que se modificaría el artículo 206 del Estatuto Tributario -que habla de las rentas exentas-. Puntualmente se expone que: “las pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos profesionales estarán gravadas solo en la parte de los pagos que excedan 1.600 UVT anuales”.

Lea también: Gobierno reduce sus expectativas: recaudaría $23,4 billones en la tributaria

Aunque el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo esta mañana que serían alrededor de 27.000 pensionados los que tendrían que pagar el impuesto, en realidad la cifra de jubilados que deberían empezar a tributar sería superior, más del doble (63.200), según conoció este medio. Hay que tener en cuenta que en el país hay apenas cerca de 2,3 millones de jubilados, pues la gran mayoría no logra pensionarse.

Con base en este contexto, Forbes consultó a distintos expertos en la materia para conocer cuáles son los pros y contras de este nuevo impuesto que se plantea. Entre los puntos en los que coinciden está que el tributo es una medida que podría corregir la inequidad del sistema pensional, sin embargo, el ajuste estructural debería hacerse vía una reforma en las pensiones.

Gravar las pensiones, ¿sí o no y por qué?

Los pros del impuesto:

Rodrigo Galarza, abogado experto en temas económicos y financieros, dijo que es una buena medida porque durante la etapa de ahorros al sistema de pensión esos aportes no están gravados con imporrenta, ni sometidos a retención en la fuente porque así lo dispone la ley. “Luce razonable que en la etapa de retiro estén sometidos a alguna clase de impuesto, en particular las pensiones de ingresos altos y si corresponden al Régimen de Prima Media (RPM) por los subsidios que reciben”.

Galarza comentó que todas las pensiones, sin excepciones, deberían pagar renta. En primer lugar, dice, porque durante el tiempo de acumulación no estuvieron gravadas y segundo, porque el día en el que la gente se pensiona el ingreso necesario para vivir es menor al que cuando estaba trabajando porque suelen disminuirse los compromisos con los hijos, por ejemplo.

¿Desde qué nivel se deberían gravar?, para el experto debería ser desde el mismo con el que se gravan los ingresos de las personas que están trabajando en etapa activa. Es decir, si una persona asalariada debería pagar renta si gana más de $2,5 millones, las pensiones desde ese monto también deberían estar gravadas, dice.

Lea también: Colombianos con ingresos de $2.4 millones pagarían renta

Para Germán Machado, asesor del Ministerio de Hacienda, el sistema pensional colombiano es inequitativo porque hay subsidios muy altos y están mal dirigidos. Explicó que al ser estos “un porcentaje de la mesada pensional, que, a su vez, son una proporción del ingreso laboral, entre más altos sean los ingresos, más alto es el subsidio pensional. En pensiones, en Colombia, le damos más subsidios a quienes menos los necesitan. Entonces, el impuesto a las pensiones altas es una buena idea para promover la equidad y tratar de corregir esa inequidad”.

Machado agregó que “a largo plazo, por supuesto, la solución estructural pasa por una reforma de protección a la vejez, pero el impuesto a las pensiones altas es una buena medida de corto plazo”.

Mauricio Olivera, director de Econometría y expresidente de Colpensiones, recordó que el 80% de los pensionados en Colombia tiene una mesada de un salario mínimo, por lo cual, el número de nuevos contribuyentes en esta materia no serían muchos. Respecto a los beneficios del impuesto, coincidió con los expertos ya mencionados y dijo que la regresividad del sistema pensional justifica el tributo, aunque la discusión debería llevarse a una reforma pensional “que ni siquiera pusiera impuestos, sino que quitara los subsidios (mal focalizados)”.

Lea también: Tributaria | Empresas que creen empleos no pagarían pensión de nuevos trabajadores

Dijo además que gravar las pensiones no es un invento colombiano, pues ya sucede en otros países. Puso el ejemplo de España donde la pensión máxima es de 2.707 euros para 2021 que con la tasa de cambio vigente daría $11,7 millones a los que se le cobran impuesto de renta casi del 16%. “En Colombia la pensión más alta es de 25 salarios mínimos (casi $25 millones), casi el doble de la más alta en España y Colombia es más pobre”.

Agregó que así se le quite el 12% de aportes a salud a la pensión más alta en Colombia, la pensión llegaría a $20 millones, lo que en últimas termina siendo mayor a la pensión más alta de España.

Los contras:

Galarza dijo que si se establece el impuesto se debería corregir el aporte en salud pues, ello junto al impuesto de renta que se aplicaría disminuiría aún más el monto de la mesada. Así mismo, comentó que uno de los grandes contras es que el impuesto es impopular.

Siga aquí toda la información de economía y finanzas en nuestra sección especializada

Desde la perspectiva de Mauricio Olivera, el impuesto afectaría más al Régimen de Ahorro Individual (fondos privados de pensiones) que al de prima media (Colpensiones) porque los primeros no tienen subsidios al ahorro pensional, mientras que los segundos sí y están mal focalizados.

Sin embargo, dice que habría que revisar si ese necesario generar una tarifa diferencial por regímenes pues ello podría introducir más complejidades al Estatuto Tributario, por lo que esa discusión sería mejor darla en una reforma pensional. Otro de los contras que indica el experto es que no se hace un análisis estructural de los ajustes que requiere el sistema de pensiones.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Dólar en Colombia cerró la semana a la baja, terminó en $3.603 este viernes

Los precios del petróleo Brent subían por encima de los US$67, en su quinto día consecutivo de alzas por un panorama más sólido para la demanda y las señales de recuperación económica en EE. UU. y China.

Publicado

on

Este viernes el dólar tuvo un precio promedio de $3.596,05 lo que representó una caída de $24,35 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM) vigente para hoy que se ubica en $3.620,40. Sin embargo, su precio de cierre fue: $3.603.

La mayoría de mercados de monedas y acciones de América Latina operaban con alzas a media sesión del viernes, aprovechando un renovado apetito por riesgo en medio de la debilidad del dólar a nivel global.

La moneda estadounidense descendió en la jornada a un mínimo de cuatro semanas ante una canasta de monedas, por una fuerte caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro en la sesión previa, debido a que los inversores creen cada vez más en la insistencia de la Fed de que mantendrá una política monetaria expansiva por más tiempo, dando espacio a otros activos.

Siga aquí toda la información de economía y finanzas en nuestra sección especializada

“Las bolsas de valores en distintas latitudes están en aumento para completar una semana optimista”, dijo Sophie Griffiths, analista de mercados en OANDA, al agregar que “las señales de una fuerte recuperación económica en las dos economías más grandes del mundo están impulsando la demanda de activos más riesgosos a nivel mundial y los niveles clave se están rompiendo en todos los ámbitos”.

Por su parte,  los precios del petróleo subían por encima de los 67 dólares, en su quinto día consecutivo de alzas, ya que un panorama más sólido para la demanda y las señales de recuperación económica en China y Estados Unidos compensaban el aumento de infecciones de coronavirus en otros países.

Hacia la 2:47 de la tarde el Brent -referencia internacional para Colombia- ganaba 0,40% a US$67,21 el barril, mientras que el WTI ganaba 0,35% a US$63,68 el barril.

Con información de Reuters y Bloomberg

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Ponerse la mano en el corazón, la propuesta de Carrasquilla al explicar la tributaria

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo en entrevista radial que “esta es una propuesta que tiene un enorme componente social. Entre más sacrifiquemos de nuestra parte, mejores serán las posibilidades de hacer política social”.

Publicado

on

Carrasquilla
Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda. Foto: Presidencia

Luego de que se radicara el articulado de la reforma fiscal del gobierno Duque denominada ‘Solidaridad Sostenible’, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, habló en entrevista con Blu Radio donde resaltó las dificultades socioeconómicas que enfrenta el país por la crisis, razón por la que se hace necesario equilibrar las finanzas públicas para también mantener el gasto social hacia los más vulnerables.

“Lo que quiero enfatizar es que esta es una propuesta que tiene un enorme componente social y entre más contribuyentes pongamos de nuestra parte, que tengamos más solidaridad, mejores van a ser las posibilidades de hacer política social. Ahí hay una decisión que hay que tomar y cada cual cerrará los ojos, se pondrá la mano en el corazón y se preguntará qué tan solidario está dispuesto a ser”, comentó el ministro.

Respecto al IVA, el ministro explicó que con la propuesta del Gobierno, que incluye eliminar la categoría de exentos y al ser estos bienes y servicios distribuidos entre los excluidos y tarifas de 5% y 19%, se amplía la base de bienes y servicios que pagan IVA. Explicó que con la propuesta se pasaría de gravar el 39% de los bienes y servicios transados en el país al 43%.

Lea también: Reafirman paro nacional el próximo 28 de abril contra la reforma tributaria

A lo anterior complementó diciendo que tras la propuesta no se aumenta exorbitantemente la cifra, pues “no proponemos irnos a comparar con nuestros vecinos latinoamericanos, pues ellos no gravan el 39% sino el 58% de ese universo de bienes y servicios (…) Los países avanzados gravan más o menos el 56%. Nosotros solamente estamos buscando expandir del 39% al 43%”.

Sobre la renta de personas naturales, Carrasquilla dijo, sobre poner a pagar el impuesto a los asalariados de $2,5 millones desde 2024, que quienes ganan más de lo citado al mes se encuentran en la parte más alta de la distribución del ingreso en el país.

Añadió que la discusión sobre la ampliación de la base gravable en el tributo en mención debe tener en cuenta la disparidad de los ingresos en el país. Así mismo, recordó que la inmensa mayoría de las personas en Colombia tienen ingresos inferiores a un millón de pesos.

Lea también: Gremios no respaldan reforma tributaria y advierten que alimentos subirán de precio

Sobre los cambios en los impuestos a vehículos, Carrasquilla explicó que la iniciativa del Gobierno en el proyecto de reforma está gravar a los automotores nuevos, usados y los que estén temporalmente en el territorio nacional. Sin embargo, hay varias excepciones como las bicicletas y la maquinaria agrícola.

En línea con lo anterior, hay que tener en cuenta que los vehículos eléctricos e híbridos tendrían que pagar un impuesto del 1% desde el 1 de enero de 2022. Entre los cambios en los impuestos a los vehículos el ministro comentó que al actual impuesto de rodamiento se propone añadir un tributo por contaminación.

¿Qué pasará con los pensionados? Carrasquilla dijo que hay que hacer la cuenta no solo del número bruto de la mesada, sino de las exenciones que se pueden aplicar. Reiteró que no se gravarán con impuesto de renta las pensiones inferiores a $7 millones.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Así están funcionando los ‘criptocajeros’ en Colombia

Cuáles son los costos, cuántos hay, en dónde. Son varias de las preguntas que resolvieron las firmas cripto más representativas que hay en el país. Anuncian sus planes de expansión.

Publicado

on

Fotos: Diana Rey Melo / Forbes.

Aunque para muchos en Colombia el escenario ‘cripto’ puede ser desconocido, para otros no lo está siendo y las firmas que permiten operaciones con criptomonedas lo saben. Para tener una idea, solo a través de la plataforma LocalBitcoin -haciendo referencia a ese criptoactivo- se han negociado en el país más de $1,1 billones en los primeros dos meses de 2021, según datos de Coin Dance.

Pese a que las monedas digitales han entrado en auge, al parecer muchas personas que negocian con estas se resisten a renunciar al efectivo razón por la que en Colombia y otros países existen los cajeros de criptomonedas.

Cómo funcionan, cuáles son los costos de las operaciones y cuáles son los topes de retiro o depósito, son algunas de las preguntas frecuentes que pueden hacerse los interesados en ingresar en este mundo ‘híbrido’.

Según Coin ATM Radar, actualmente existen 46 cajeros cripto en Colombia lo que ubica al país en el ‘top’ 20 de los que más dispositivos tienen entre 74 naciones analizadas por la firma. Sin embargo, Colombia es líder en cantidad de cajeros disponibles en América Latina.

En línea con lo anterior, los datos resaltan que el 58 % de los cajeros que hay en el país se concentran en Bogotá (27), el porcentaje restante está en Medellín (6), Pereira (3), Bucaramanga (3), Cali (2), Armenia (1), Barranquilla (1), Cartagena (1), Cúcuta (1) y La Hormiga, Pasto (1). Vale decir que estos números podrían variar.

Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Para entender mejor este boom de dispositivos en Colombia, Forbes habló con importantes actores de la industria quienes compartieron sus planes de expansión para este año, luego de los cierres que tuvieron que hacer por la pandemia y la disminución en el uso de dicho canal que sirve tanto para hacer depósitos para la compra de criptoactivos, como para retiros en moneda local tras la venta de estas monedas digitales.

Para entender mejor cómo funcionan, hay que saber que para hacer retiros se suelen seguir estos pasos: identificarse en el dispositivo y decir cuánto dinero requiere, una vez pase ello se le indica cuál es la cantidad de criptoactivos que debe intercambiar a la tasa de cambio del momento y listo, se surten los procesos internos de aprobación y se entregan los recursos.

Así operan

Typson Sánchez, CTO de Panda, firma colombiana que ha invertido cerca de medio millón de dólares en el país desde 2017, explicó que, aunque actualmente cuentan con 10 cajeros en el país ubicados en Bogotá y Cúcuta, esperan este año volver a los 30 que tenían a inicios del memorable 2020. Entre sus metas está ampliarse en Cúcuta, Cali y Medellín.

Sánchez explicó que a través de Panda BTM se puede operar mínimo $50.000 y hasta $500.000 por transacción y al día un usuario puede solo hacer cuatro operaciones de dicho monto, es decir, no puede superar los $2 millones (ni en depósito o retiro).

Respecto a los horarios, el CTO de Panda comentó que por lo general están disponibles de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Así mismo, mencionó que manejan principalmente cuatro criptomonedas: Bitcoin, Bitcoin Cash, Dai y Dash. No obstante, enfatizó en que en ciertos cajeros también manejan Ethereum, Litecoin y Zcash.

Por su parte, Mathias Goldenhorn, director de Athena para Latinoamérica -una de las firmas más representativas de cajeros cripto a nivel internacional-, explicó que actualmente cuentan con 18 dispositivos de este tipo en el país, puntualmente con presencia en cinco ciudades: Bogotá, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga y Cali.

Al igual que otras firmas, por el coronavirus Athena vio alterada su expansión en Colombia, pero este año lo retomarán y esperan mínimo duplicar la cantidad actual, es decir que esperarían cerrar 2021 con alrededor de 36 cajeros, dijo Goldenhorn al indicar que tienen en el radar llevar sus soluciones al Eje Cafetero. La firma permite la compra y venta de Bitcoin, Bitcoin Cash, Ethereum y Litecoin en sus cajeros.

Respecto a los topes que tiene Athena, el directivo comentó que se pueden hacer operaciones desde $20.000 hasta los $4 millones diarios por persona. Goldenhorn resaltó que desde 2017 hasta la actualidad, la firma que nació en Chicago y tiene presencia en más de cinco países ha invertido cerca de $200.000 millones en Colombia. Los horarios de los cajeros podrían variar según el punto, pero algunos están disponibles de lunes a domingo desde las 9 de la mañana.

Alejandro Beltrán, CEO de Buda en Colombia, que junto a Panda es una de las plataformas exchange que participará en los pilotos de operaciones de depósito y retiro de criptoactivos del sandbox de la Superfinanciera, resaltó que por ahora no tienen planes de tener cajeros propios, pero mencionó que los usuarios de Buda pueden solicitarle a la firma el retiro y esta procesa el abono a sus cuentas bancarias directamente y a través de estas pueden retirar el dinero.

Beltrán mencionó que el monto mínimo de operación es $10.000 y los topes dependen de si el usuario tiene una cuenta básica o avanzada. En la primera el límite mensual es de US$1.000 ($3,6 millones aproximadamente), mientras que “para usuarios avanzados no hay tope transaccional pero tiene diligencia extendida; es decir, debe dar mayores datos para poder verificar sus antecedentes y consultar que no haya riesgo asociado a lavado de activos”.

Según las firmas consultadas, los cobros por operación al cliente están basados en el modelo de casa de cambio, según la tasa de compra y venta que ofertan, es decir que no hay un costo fijo por cada retiro como puede suceder con los cajeros bancarios tradicionales.

Panorama en el Congreso:

Actualmente no hay normas que autoricen la negociación de este tipo de monedas en Colombia, pero tampoco son ilegales. Bajo este panorama, el congresista Mauricio Toro llevó al Legislativo un proyecto que busca “establecer un marco normativo para los criptoactivos que brinde seguridad y le cierre la puerta a mercados negros y posibles fraudes, para que se configuren como una alternativa viable y segura al sistema bancario tradicional”. El proyecto tiene ponencia positiva y está a la espera del primer debate.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Bitcoin se hunde tras prohibición de Turquía al pago en criptomonedas

El bitcoin pierde 4.67%, a 60.466,06 dólares, tras el veto de Turquía; otras criptomonedas como el etéreum y el XRP bajan entre 5% y 8%.

Publicado

on

Foto: Unplash.

El bitcoin se deprecia este viernes más de 4%, después de que el banco central de Turquía prohibió el uso de criptomonedas y activos en moneda digital para realizar compras, al citar un posible daño “irreparable” y riesgos en transacciones, en una inusual posición drástica ante el mercado virtual.

En una ley publicada este viernes en el Diario Oficial del país, el banco central dijo que las criptomonedas y otros activos digitales basados en la distribución de tecnología más avanzada no podían ser usados, directa o indirectamente, en el pago de alimentos y servicios.

La decisión podría estancar el mercado de criptomonedas de Turquía, que ha ganado impulso en los últimos meses porque los inversionistas se han sumando a la remontada global del bitcoin, buscando enfrentar la depreciación de la lira y una inflación que alcanzó el 16% el mes pasado.

El bitcoin perdía 4.67%, a 60.466,06 dólares, a las 6:34 horas, tiempo de México, tras conocerse el veto, que fue criticado por el principal partido de la oposición turca. Otras monedas digitales como el etéreum y el XRP, que tienden a reaccionar en bloque, retrocedían entre 5% y 8%.

En su comunicado, el banco central dijo que los activos digitales “no estaban sujetos a ninguna regulación ni a mecanismos de supervisión de ninguna autoridad regulatoria central”, entre otros riesgos mencionados.

Esta semana Royal Motors, que distribuye autos Rolls-Royce y Lotus en Turquía, se convirtió en el primero en el país en aceptar pagos en criptomonedas.

Siga aquí todas las noticias del bitcoin

De todas maneras, las criptomonedas se siguen usando poco en el comercio local, a medida que se hacen cada vez más populares entre industrias globales, luego de que Apple, Amazon y Expedia las empezaran a aceptar como medio de pago.

a mayoría de las principales economías han tratado de aclarar las normativas. Operadores dicen que vetos como el de Turquía son difíciles de implementar dado que los mercados han ignorado las reglas anteriores.

Los volúmenes de comercio de criptomonedas en Turquía alcanzaron 218,000 millones de liras (27,000 millones de dólares) desde inicios de febrero hasta el 24 de marzo, frente a poco más de 7,000 millones de liras en el mismo periodo de 2020, según datos de la firma estadounidense Chainalysis analizados por Reuters.

Reuters

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado