Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Kim Kardashian West es oficialmente una ‘billionaire’

Con KKW Beauty y la popular firma de modeladoras Skims, el patrimonio neto de Kardashian West aumenta a mil millones de dólares, lo que le valió un lugar en la lista mundial de multimillonarios de Forbes este año.

Publicado

on

Cuando se mencionó por primera vez a Kim Kardashian West en las páginas de Forbes en 2011, fue simplemente un recuento de sus seguidores en Twitter: 6,6 millones, justo por debajo de Barack Obama y justo por encima de Ashton Kutcher. Cinco años después, apareció en la portada de Forbes gracias a su floreciente juego para dispositivos móviles, que la ayudó a ganar US$51 millones ese año. Ahora, se une oficialmente a la lista de multimillonarios del mundo por primera vez.

Forbes estima que Kardashian West ahora tiene un valor de mil millones de dólares, frente a los 780 millones de octubre, gracias a dos negocios lucrativos, KKW Beauty y Skims, así como al efectivo de su programa de televisión y acuerdos de patrocinio, y una serie de inversiones más pequeñas.

Kardashian West fundó KKW Beauty en 2017, tras el éxito de Kylie Cosmetics de su media hermana Kylie Jenner. Tomó prestado del libro de jugadas de Kylie, utilizando un modelo similar directo al consumidor que se basa en gran medida en el marketing de redes sociales. Su primer lanzamiento, 300.000 kits de contorno, se agotó en dos horas. Para 2018, el negocio se había expandido a sombras de ojos, correctores, lápices labiales y fragancias, y estaba generando alrededor de US$ 100 millones en ingresos.

“Es la primera vez que dejo de tener acuerdos de licencia y me convierto en propietaria”, dijo Kardashian West a Forbes en 2017, cuando anunció su línea de cosméticos.

Sacó provecho de esa propiedad el año pasado cuando vendió el 20% de KKW Beauty al conglomerado de cosméticos Coty por US$ 200 millones, un acuerdo que valoró a la compañía en US$1.000 millones. Si bien Forbes estima que la cifra es un poco exagerada (Coty, que también compró el 51% de Kylie Cosmetics en 2020, es conocida por pagar de más), su participación restante del 72% todavía vale alrededor de US$500 millones, según nuestro recuento.

Lea también:

Luego está Skims, la línea de modeladoras que Kardashian West lanzó en 2019. Recaudó dinero de conocedores de la moda como Natalie Massane de Net-a-Porter y Andrew Rosen de Theory, y aprovechó sus seguidores masivos en las redes sociales para criticar a la marca. (Ahora tiene 69,6 millones de seguidores en Twitter y 213 millones de seguidores en Instagram). Skims ha sido rápido: durante la pandemia, cuando los consumidores se interesaron más en ropa cómoda para el sofá que en alisarse el estómago bajo vestidos de noche, rápidamente comenzó a centrarse en la ropa de estar por casa.

Kardashian West posee una participación mayoritaria en Skims, que no ha revelado sus ingresos. Una fuente familiarizada con Skims le contó a Forbes sobre una transacción que valora a la compañía de modeladoras por encima de los 500 millones de dólares. Como resultado, Forbes estima que su participación en Skims tiene un valor conservador de US$225 millones, suficiente para elevar su fortuna a US$1.000 millones.

El resto de la fortuna de Kardashian West se encuentra en efectivo e inversiones, incluidos bienes raíces. Cada año desde 2012, ha ganado al menos US$ 10 millones antes de impuestos, según el recuento de Forbes, gracias a los cheques de pago de Keeping Up With the Kardashians, acuerdos de patrocinio y esfuerzos como el juego móvil mencionado anteriormente y su ahora desaparecida aplicación Kimoji. También tiene tres propiedades en Calabasas, al noroeste de Los Ángeles, y una cartera de inversiones de primer nivel, que incluyen acciones de Disney, Amazon, Netflix y Adidas que su futuro ex esposo, Kanye West, le regaló por Navidad en 2017. .

Pero son las empresas que ella misma ha lanzado y que ha crecido con el típico estilo Kardashian de autopromoción, las que la colocan en la lista de multimillonarios del mundo. Como tuiteó el día que apareció en la portada de Forbes, burlándose de las críticas que ha recibido durante años: “No está mal para una chica sin talento”.

Por: Madeline Berg | Forbes Staff

Publicidad
Publicidad