Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Política

Duque condena bloqueos que han impedido la entrega de alimentos y medicinas

Las manifestaciones en el país han causado al menos 19 muertos: un policía y 18 manifestantes o transeúntes. Duque expresó su optimismo frente a la posibilidad de que la economía del país crezca más de 5% este año.

Publicado

on

Son tiempos turbulentos en Colombia. Los ciudadanos llevan más de tres semanas protestando en todo el país, inicialmente en respuesta a una propuesta de aumento de impuestos. Se han denunciado palizas y asesinatos de manifestantes por parte de la fuerza pública, y algunos manifestantes han atacado a miembros de la propia policía. Desde el inicio de las protestas han muerto 58 personas, 19 de ellas relacionadas con las manifestaciones (un policía y 18 manifestantes o transeúntes), según Human Rights Watch. El resto de las muertes aún están siendo revisadas.

En una entrevista la semana pasada, el presidente Iván Duque dijo a Forbes que apoya las protestas pacíficas y que los asesinatos cometidos por la policía están siendo investigados. “Si hay alguna conducta de un miembro de la fuerza pública que vaya más allá de la ley, no sólo expresamos nuestra condena, sino que [también] queremos que haya investigaciones y sanciones rápidas”, dijo Duque. Sin embargo, pareció indicar que, en su opinión, las acciones de la policía pudieron estar justificadas, al decir que los 14 casos de muertes o golpes que investiga la Fiscalía “presumiblemente están asociados a niveles de confrontación en escenas violentas donde hubo vandalismo”.

El presidente sí admitió que puede haber actuaciones incorrectas por parte de la policía. “La policía anualmente realiza más de 30 millones de procedimientos policiales“, dijo Duque. “¿Hay casos de abuso dentro de 30 millones de procedimientos policiales? Sí, los hay; puede que los haya“.

Lea también: En fotos | Mujeres protestan en Bogotá contra presuntos abusos sexuales de la Policía

Otros describen la situación en términos mucho más crudos. “Cientos de miles de personas han sido asesinadas en circunstancias horrendas en Colombia en el pasado, pero nunca he visto un escenario como el que se está desarrollando hoy“, dijo José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división de las Américas de Human Rights Watch. “Tienes manifestaciones masivas enfrentadas a altos niveles de brutalidad policial en todo el país”.

El senador Patrick Leahy (demócrata de Vermont), que lleva mucho tiempo hablando de derechos humanos, tuiteó el viernes 21 de mayo: “La gente tiene derecho a protestar pacíficamente. Los disparos y los abusos de la policía colombiana deben terminar. La violencia de algunos manifestantes y los bloqueos de carreteras que limitan el acceso a los alimentos y la capacidad de trabajo de la gente también deben terminar, pero no son excusa para la brutalidad policial”.

El 14 de mayo, 55 miembros demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos enviaron una carta al Secretario de Estado Antony Blinken, instándole a denunciar la violencia en Colombia, congelar la venta de armas al país y fomentar el diálogo. Hasta ahora, ni Blinken ni el presidente Joe Biden han hecho una declaración pública sobre la situación en Colombia. El 4 de mayo, el Departamento de Estado de EE.UU. sí emitió un comunicado en el que enviaba sus condolencias a las familias de los fallecidos e “instaba a la máxima moderación de las fuerzas públicas para evitar más pérdidas de vidas”.

En respuesta a las manifestaciones, el presidente Duque retiró la propuesta fiscal que había presentado a mediados de abril, que habría aumentado los impuestos a las empresas y a los particulares e incrementado el número de artículos sujetos al IVA, lo que habría afectado a la clase media.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, también dimitió; Duque lo sustituyó por su ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, pero muchos colombianos siguen molestos por cuestiones como el aumento del desempleo y la desigualdad económica. La economía del país se contrajo un 6,8% en 2020 y la tasa de pobreza aumentó a 42% de la población como consecuencia de la pandemia, frente al 37%, según el presidente, que dijo que la mayor parte del aumento se produjo en las zonas urbanas.

Lea también: Es oficial: Carrasquilla se va del gobierno de Iván Duque

Sin embargo, Duque derrochó optimismo, alabando el crecimiento económico del 1,1% en el primer trimestre de 2021 y citando las predicciones de que la economía colombiana crecerá más del 5% este año. “Porque hay dinamismo”, dijo.

Duque lanzó su crítica más dura a los manifestantes que bloquean las carreteras. “Condenamos los bloqueos, porque sólo buscan sabotear la recuperación económica”, dijo. “Sí, usaremos la fuerza, de manera proporcional, de acuerdo con los derechos humanos, pero no podemos ver ciudades que no reciben alimentos o que no reciben combustible o que no reciben vacunas o que no reciben suministros médicos”.

Duque, de 44 años, fue elegido en 2018 por el partido Centro Democrático, creado por su mentor, el expresidente colombiano Álvaro Uribe. Duque había pasado una docena de años como uno de los representantes de Colombia ante el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, D.C. y se desempeñó como senador en Colombia antes de postularse a la presidencia. Su popularidad ha disminuido, cayendo a un 32% de aprobación en una encuesta realizada a finales de abril, frente al 43% que tenía antes de la pandemia. Su mandato de cuatro años finaliza en 2022, cuyos límites le impiden presentarse de nuevo.

Lea también: Petro responde al video del presidente Duque y lo llama mentiroso

El presidente enumeró los programas que su gobierno está poniendo en marcha para aumentar el empleo, incluido uno dirigido a conseguir que el sector privado contrate a personas de entre 18 y 28 años, para lo cual el gobierno está subvencionando el 25% del salario mínimo, así como la gratuidad de las matrículas de las universidades públicas y la educación tecnológica para las familias de menores ingresos y la clase media. “Este es el programa de educación más ambicioso jamás visto en Colombia”, afirmó Duque. Pero ninguno de estos planes ha frenado las protestas.

La reforma tributaria propuesta en abril tenía como objetivo mejorar la situación fiscal del país, – con el fin de mantener la calificación de grado de inversión de la deuda pública. El 19 de mayo, S&P Global Ratings rebajó la calificación soberana de Colombia a “basura”; otras dos firmas -Fitch y Moody’s- la han mantenido en grado de inversión.

Lea también: Colombia perdió el grado de inversión por parte de Standard & Poor’s

Duque reconoció que tanto la deuda como el déficit aumentaron durante la pandemia. (La deuda creció hasta el 65% del PIB, desde el 57% en 2019). “Estamos comprometidos (…) a tener una reducción del déficit y de la deuda en el mediano plazo”, dijo, al tiempo que trabajó en proveer una “red de seguridad social” para los colombianos. “Hemos tenido conversaciones con las agencias calificadoras y hemos dicho que vamos a trabajar en la eliminación de gastos innecesarios (…) y en la generación de ingresos a largo plazo”.

El nuevo ministro de Hacienda, Restrepo, dijo en una entrevista con Forbes que el gobierno está trabajando en la construcción de un consenso con miembros de la sociedad -políticos, académicos, empresarios y jóvenes- sobre un nuevo plan fiscal. “Este nuevo consenso se basa en ‘los que ganan más, pagan más’. Y no queremos tocar a la clase media”, dijo. “Porque, por supuesto, afectar a la clase media es un gran problema”.

Por: Kerry A. Dolan

Publicidad
Publicidad