Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Empleados de Apple escriben carta a Tim Cook diciendo por qué no quieren volver a la oficina

En una carta abierta a Cook, unos 80 empleados de Apple, según The Verge, expresaron su descontento por la decisión de volver al trabajo.

Publicado

on

Tim Cook, el CEO de Apple, comunicó a su plantilla mundial de 137.000 empleados que tendrían que volver a la oficina a principios de septiembre. Se espera que los empleados pasen unos tres días a la semana en la oficina y los otros dos en casa o a distancia.

No todo el mundo está contento con esta decisión. En una carta abierta a Cook, unos 80 empleados de Apple, según The Verge, expresaron su descontento por la decisión de volver al trabajo, afirmando: “Sentimos que la política actual no es suficiente para atender muchas de nuestras necesidades.” La carta señalaba que los trabajadores entregaban “la misma calidad de productos y servicios por los que Apple es conocida, todo ello mientras trabajaban casi completamente a distancia.”

El futuro del trabajo será testigo de las batallas entre las empresas y sus empleados. Los directores generales pueden sostener que es más fácil gestionar a las personas si están todas reunidas en una o varias ubicaciones centrales. Los empleados tienen una agenda diferente. Quieren tener un equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Un viaje de ida y vuelta de dos horas se vuelve debilitante con el tiempo. Después de pasar tiempo de calidad con sus seres queridos, siendo responsables de dónde y cuándo trabajan, es difícil comprender la pérdida de esta autonomía.

Lea también: Empresas tecnológicas más grandes del mundo 2021: Apple sigue como líder

Se teme que se pierdan talentos por la exigencia de volver a una oficina. “La política de trabajo flexible a distancia de Apple, y la comunicación en torno a ella, ya ha obligado a algunos de nuestros colegas a renunciar”. Obliga a la gente “a elegir entre la combinación de nuestras familias, nuestro bienestar y estar capacitados para hacer nuestro mejor trabajo, o formar parte de Apple”.

Los empleados que no quieren volver a un entorno de oficina forman parte de un movimiento disidente más amplio. Según una encuesta reciente realizada por Morning Consult, en nombre de Bloomberg News, casi el 40% de los encuestados afirmó que se plantearía dejar su trabajo si no se les ofreciera flexibilidad laboral a distancia.

“Durante el último año, a menudo nos hemos sentido no sólo no escuchados, sino a veces activamente ignorados. Mensajes como ‘sabemos que muchos de vosotros estáis deseando volver a conectaros en persona con vuestros colegas de la oficina’, sin ningún mensaje que reconozca que hay sentimientos directamente contradictorios entre nosotros, se siente despectivo e invalidante”, dice la carta.

Otros casos destacados

Ha habido algunos casos destacados de directores generales que han sido demasiado duros en su enfoque. El intento de Sandeep Mathrani, consejero delegado de WeWork, de organizar una campaña de regreso a la oficina resultó ridículo y sin ton ni son. Mathrani insinuó que los mejores, los más brillantes y los más motivados volverán a la oficina. Los perdedores, sin embargo, se quedarán en casa.

“Los que están muy comprometidos con la empresa quieren ir a la oficina dos tercios del tiempo, como mínimo. Los que están menos comprometidos se sienten muy cómodos trabajando desde casa”, dijo en el festival Future of Everything del Wall Street Journal. Mathrani añadió: “La gente es más feliz cuando viene a trabajar. La cuestión más importante es ¿vienes a trabajar cinco días a la semana o vienes a trabajar tres días a la semana? Esa es la cuestión más importante. No se trata de no venir a un lugar común”.

Lea también: CEO de WeWork insulta a los empleados que prefieren trabajar de forma remota

Cathay Merrill, directora general de la revista Washingtonian, con sede en Washington D.C., escribió un artículo de opinión sin ton ni son para el Washington Post: “Aunque a algunos empleados les guste seguir trabajando desde casa y acudir sólo cuando sea necesario, eso presenta a los ejecutivos una opción económica tentadora que puede no gustar a los empleados”.

Afirmó siniestramente que si el empleado rara vez está en la oficina, existe un “fuerte incentivo para cambiar su estatus a “contratista””. Al parecer, Merrill amenazó con que si sus empleados no volvían a la oficina, correrían el riesgo de ser degradados y perder su estatus de empleo permanente a tiempo completo. “En lugar de recibir un salario fijo, los contratistas son pagados sólo por el trabajo que hacen, ya sea por hora o por métricas de producción apropiadas”, escribió Merrill, indicando una amenaza no tan sutil para su sustento.

Los argumentos

Los participantes en la misiva de Apple afirman: “Da la sensación de que hay una desconexión entre la forma en que el equipo ejecutivo piensa en el trabajo a distancia/flexible y las experiencias vividas por muchos de los empleados de Apple.” Los empleados discrepantes afirman: “Hemos tenido éxito no a pesar de trabajar desde casa, sino en gran parte por poder trabajar fuera de la oficina. En el último año hemos tenido la sensación de haber podido hacer por primera vez el mejor trabajo de nuestras vidas, sin las limitaciones que imponen inevitablemente los desplazamientos diarios a las oficinas y las propias oficinas presenciales; todo ello sin dejar de poder cuidar mejor de nosotros mismos y de las personas que nos rodean.”

En los últimos meses, hemos visto cómo un gran número de empresas de primera línea han hecho públicos sus planes. El consenso, que incluye a empresas de la talla de Microsoft y Google, se aglutina en torno a un modelo híbrido flexible que consiste en tener a los trabajadores en la oficina durante dos o tres días a la semana, algo similar a lo que anunció Apple.

En el otro lado del espectro, los bancos de inversión de primer nivel Goldman Sachs y JPMorgan, junto con Netflix, exigieron que todos sus trabajadores volvieran a sus respectivas oficinas. McKinsey, la gran consultora de gestión, dijo que una encuesta de ejecutivos corporativos muestra que “nueve de cada 10 organizaciones combinarán el trabajo remoto con el presencial“. Hay algunos casos atípicos, como Spotify y Twitter, que permitirán a su gente trabajar a distancia “para siempre”.

Lea también: Para el CEO de Goldman Sachs ‘el teletrabajo es una aberración’

Los participantes en la carta dicen que lo siguiente “no es una petición, aunque pueda parecerse a una”. Más bien, es una súplica a la empresa: “trabajemos juntos para acoger verdaderamente a todos hacia adelante”.

  • “Estamos solicitando formalmente que Apple considere que las decisiones de trabajo remoto y de flexibilidad de ubicación sean tan autónomas para que un equipo decida como lo son las decisiones de contratación”.
  • “Estamos solicitando formalmente una encuesta corta recurrente en toda la empresa con un proceso de comunicación/retroalimentación claramente estructurado y transparente a nivel de la empresa, de la organización y del equipo, que cubra los temas que se enumeran a continuación.”
  • “Solicitamos formalmente que se añada a las entrevistas de salida una pregunta sobre la rotación de empleados debido al trabajo a distancia.”
  • “Solicitamos formalmente un plan de acción transparente y claro para acomodar las discapacidades a través del trabajo en el sitio, fuera del sitio, a distancia, híbrido, o de otra manera de ubicación flexible.”
  • “Solicitamos formalmente que se estudie el impacto medioambiental de volver al trabajo presencial en el lugar de trabajo, y cómo la flexibilidad remota y de ubicación permanente podría compensar ese impacto”.

El panorama

Esto puede ser más grande que Apple. Blind, una aplicación que ofrece una plataforma para publicaciones anónimas relacionadas con la carrera profesional, llevó a cabo una encuesta entre empleados de empresas de primer nivel, como Apple, Amazon, Microsoft, Google, Facebook, Goldman Sachs y JPMorgan. La encuesta preguntaba a los trabajadores si preferirían trabajar permanentemente desde casa antes que recibir un aumento de US$30.000 al año.

Lea también: Teletrabajo en pandemia: condiciones de vivienda determinan la productividad

La encuesta realizada a 3.000 empleados de estas respetadas empresas respondió de forma abrumadora -64%- que querían seguir trabajando en casa. Sólo en dos empresas de las 45 incluidas en la muestra, JPMorgan y Qualcomm, un porcentaje mayor de su personal optó por la opción de los US$30.000.

Según las conclusiones del estudio, “cerca del 64% de los trabajadores de Amazon que respondieron a la pregunta prefieren el trabajo permanente desde casa, así como el 62% de los empleados de Microsoft y el 67% de los de Google. Los empleados de Apple preferirían el trabajo permanente desde casa por encima de los US$30.000, y los de Salesforce, el 76%”.

Para algunos, esto puede parecer sorprendente. Estas empresas son muy apreciadas y es muy difícil entrar en ellas. La gente aspira a trabajar en estas organizaciones. Se podría pensar que, dado que se esforzaron tanto en la escuela y en la fuerza laboral para conseguir estos buenos puestos de trabajo con empresas de alto estatus y el potencial de avanzar rápidamente, volverían con gusto a la oficina. Según la encuesta, no es así.

La respuesta de los trabajadores de Apple, junto con las encuestas y el sentimiento del público, muestra un fuerte deseo por parte de un porcentaje significativo de empleados que desean vehementemente seguir trabajando a distancia.

Por: Jack Kelly

Publicidad
Publicidad