Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Los bufetes de abogados detrás de los grandes negocios en Colombia

Pese a la pandemia y al paro nacional, las operaciones de fusiones y adquisiciones en Colombia han mantenido un ritmo destacado gracias a que el país sigue siendo una apuesta de largo plazo para los inversionistas internacionales.

Publicado

on

Foto: Maskot/GettyImages

La pandemia, así como la crisis económica que trajo consigo, no ha sido impedimento para la realización de grandes negocios en el sector privado. De hecho, entre 2020 y lo corrido de 2021, con corte al 31 de mayo, se han realizado 124 operaciones de fusiones y adquisiciones en el país, según información de Transactional Track Record (TTR).

La información se basó en transacciones anunciadas y completadas entre enero y diciembre de 2020 y entre enero y mayo de 2021. Bajo esas condiciones, se hicieron 89 negocios el año pasado por un valor de US$5.538 millones, mientras que en los primeros cinco meses de 2021 se contabilizaron 35 operaciones por un monto de US$2.035,43 millones.

Para su inclusión en el listado, al menos una de las partes de la transacción debe ser colombiana. A su vez, se cuentan todas las operaciones de compra y venta de activos y no solo cuando se clasifican como una Business Unit, mientras que otros negocios, como consultorías y auditorías, joint ventures, global deals y transacciones intragrupo quedan excluidos, agregó la información.

Lea también: ¿Cómo se resolverá el futuro de Lionel Messi? Abogados explican los escenarios

Hasta el momento, la firma de abogados que más transacciones ha realizado es Brigard Urrutia, que contabiliza 32 operaciones divididas entre 27 en 2020 y cinco en 2021. A su vez, es la empresa que acumula el mayor importe con un total de US$2.883 millones, de los cuales US$2.785 se obtuvieron en 2020, mientras que en 2021 se han totalizado US$97 millones hasta finales de mayo.

Para el socio de la práctica de corporativo/M&A de Brigard Urrutia, Darío Laguado, los inversionistas internacionales que miran a Colombia, la ven como una apuesta de largo plazo, entendiendo los riesgos políticos y sociales, sobre todo en las industrias a las que están entrando.

“Vemos mucho el tema de carreteras, energías renovables, intermediación financiera y también las compañías industriales. Curiosamente, estas continúan viendo en Colombia un mercado atractivo, una industria eléctrica regulada con seguridad jurídica importante. Y, a pesar de que hubo un decrecimiento de la clase media, continúan confiando en la intermediación financiera”, comentó el experto.

Asimismo, destacó que no ha visto una contracción desde el punto de vista de liquidez en medio de la pandemia y el paro nacional. En vez de ello, hay compañías que están haciendo transacciones de carácter estratégico de mediano y largo plazo. “Obviamente la situación política ha resultado en una desaceleración. Hemos estado bastante ocupados, lo que refleja un mercado resiliente y maduro, además de liquidez”, agregó.

Por su parte, el jefe de práctica corporativa y fusiones y adquisiciones de Baker McKenzie, Andrés Crump, señaló que meses como abril, mayo y junio de 2020 impactaron de manera importante la dinámica de las compras y ventas, pero destacó que “el ritmo se mantuvo al mismo nivel”.
En materia de operaciones, cabe destacar que había procesos que ya estaban bastante avanzados y sobre los cuales el impacto de la pandemia estaba parcialmente regulado. Uno de ellos fue la división y venta de Electricaribe a Empresas Públicas de Medellín y al Consorcio Energía de la Costa, que se posicionaron como los negocios más lucrativos de 2020 con importes de US$910 millones y US$636 millones, cada uno.

Con respecto a 2021, la operación que apunta a convertirse en la más importante del año, así como del periodo de pandemia, es la compra del 44% del Grupo Familia por parte de la multinacional sueca Essity, que pasaría a controlar el 94% de la empresa. La transacción, que cerraría en el segundo semestre de 2021, tendría un importe de US$1.540 millones, según datos de TTR.

Crump también resaltó que la dinámica ha sido bastante activa durante el último trimestre de 2020 y el primer semestre de 2021, pues se ha visto fomentada en buena medida por actores estratégicos. “Los industriales, los operadores y los que conocen de la industria se están dando cuenta de que hay buenas oportunidades porque la pandemia ha dejado situaciones económicas difíciles”, dijo.

Siga toda la información de negocios en Forbes Colombia.

El socio de DLA Piper Martínez Beltrán, Camilo Martínez, destacó que los principales sectores donde se vio mucha dinámica el año pasado fueron los servicios públicos y la salud. Al mismo tiempo, destacó que este año arrancó con una fuerza importante en número de operación y subrayó que, si bien no hay certeza a la hora de alcanzar el mismo número del año pasado, “deberíamos estar cerca”.

“Hay un gran interés por parte de los inversionistas en estos momentos, en los que Colombia tiene un precio favorable, hablando de las empresas. Porque por la situación se ha castigado el valor de las empresas, entonces creo que sí hay mucha dinámica, lo estamos sintiendo, pero lo vamos a saber en el segundo semestre”, concluyó

Publicidad
Publicidad