Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Tecnología, el mejor aliado para un futuro sostenible

Estamos viendo cómo se genera un nuevo tipo de consumidor, dispuesto a pagar más por productos que sean amigables con el ambiente. ¿Qué medidas toma el sector empresarial para transformarse?

Publicado

on

Medioambiente

La sostenibilidad pasó de ser una palabra, cuyo desarrollo se gestaba en círculos académicos, a ser un grito constante del nuevo consumidor, voces que se intensificaron con el momento retador que estamos viviendo, pues al parecer trajo consigo un nuevo nivel de conciencia frente al consumo responsable y el trato que debemos darle como comunidad al medioambiente.

De acuerdo con un reciente estudio global realizado por el IBM Institute for Business Value, 9 de cada 10 personas encuestadas indicaron que la aparición del Covid-19 afectó sus puntos de vista sobre la sostenibilidad medioambiental y el 73 % dejó claro que abordar el cambio climático era extremadamente importante para ellos.

Lea también: Tres mitos del emprendimiento femenino que debemos derribar

Según esta misma encuesta, los consumidores están dispuestos a cambiar la forma en la que compran, viajan, elijen a un empleador e incluso donde realizan las inversiones personales como consecuencia de esa nueva conciencia de sostenibilidad. Casi la mitad (48 %) de los inversionistas personales encuestados consideran la sostenibilidad ambiental en sus portafolios de inversión y un 21 % dice que es probable que lo haga en el futuro.

Estamos viendo cómo se genera un nuevo tipo de consumidor, dispuesto a pagar más por productos que sean amigables con el ambiente, que garanticen un manejo asertivo de los recursos y que provengan de compañías cuyo propósito esté alineado con la protección del planeta.

Esta nueva conciencia colectiva lleva al sector empresarial a cuestionarse sobre las medidas inmediatas que debe tomar cualquier marca de cara al cliente. Ahora bien, ¿Cómo lograrlo?: Con liderazgo.

El primer cambio que se debe dar es lograr que los tomadores de decisiones en las compañías tengan una verdadera convicción con los beneficios económicos y sociales que trae consigo la sostenibilidad ambiental, toda vez que serán ellos quienes deban aprobar las diferentes inversiones para lograrla. Inversiones que van desde reformas en la manufactura de sus productos, pasando por la cadena de abastecimiento y llegando hasta la gestión adecuada de los activos y subproductos que se generan.

Lea también: Cerebro, estrés y resiliencia en la familia y en la empresa

Es aquí donde la tecnología juega un papel fundamental en la ecuación, pues con la ayuda de tecnologías innovadoras como la Inteligencia Artificial, Blockchain y la analítica de datos podemos mejorar la gestión energética, reducir las emisiones de carbono, optimizar las cadenas de suministro.

Las cartas están en la mesa, los objetivos de desarrollo sostenible nos invitan a navegar por un nuevo mundo, la permanencia y subsistencia de las compañías depende de la toma de decisiones ágil e innovadora. La tecnología es ya ese aliado incansable que permitirá seguir empujando el desarrollo mientras trabajamos por ese propósito colectivo de sostenibilidad que el nuevo consumidor exige.

Por: Catalina Rengifo Botero*
*La autora es Gerente senior de Relaciones con Gobiernos en la región para IBM.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Red Forbes

El poder del feedback constructivo en los equipos y en las organizaciones

El feddback es un aliado para la mejora continua. Sin embargo, la clave es mantener la humildad para aceptar las cualidades de forma agradecida. Aquí algunos de los consejos para el proceso.

Publicado

on

Liderazgo
Foto: Pixabay

Uno de los regalos más valiosos que podemos recibir es un buen feedback, pues se convierte en un potente aliado para la mejora continua y para disfrutar del camino, ya que nos refieren lo que funciona y va bien y nos retan a conseguir objetivos que en definitiva contribuyen a nuestro  desarrollo.

Como venimos comentando en anteriores artículos, esto exige un continuo ejercicio de humidad para mantener un ego saludable que acepta sus cualidades de forma agradecida y con la misma naturalidad reconoce sus debilidades con intención de irlas mejorando según las prioridades de su proyecto de vida personal y profesional.

Lea también: Cerebro, estrés y resiliencia en la familia y en la empresa

Una de las formas de mejorar la confianza y el clima en nuestras organizaciones y equipos está, precisamente, en que nuestra gente sienta que hay transparencia, que saben lo que se piensa de su desempeño, en qué aportan valor y en qué podrían agregar más. No es de recibo tener que despedir a una persona y que ésta se sorprenda porque sus últimas evaluaciones de desempeño tiene la máxima calificación. Quien dio el feedback no lo ha hecho adecuadamente y eso nos reporta problemas.

Desafortunadamente, a veces se ha confundido el feedback con la crítica destructiva, motivo por el que se ha podido interiorizar como un ataque en lugar de como una oportunidad y ocasión de enriquecimiento personal y profesional.

Para ayudar al cambio de esa percepción negativa del feedback, tengamos en cuenta dos condiciones antes de facilitarlo: primero, pedir permiso al sujeto y hacerlo de forma constructiva y segundo, agradecer siempre que nos lo den, sin excusarnos, y considerarlo de forma operativa  para mejorar.

Hay formas de dar feedback que no son herramientas de desarrollo sino desahogos, exigencias o maneras de ganarse a otros por utilidad. Por eso es importante tener criterio sobre su uso para proporcionarlo o recibirlo con conciencia.

Por otra parte tengamos en cuenta  que  no siempre y no de cualquiera, tenemos  por qué tomar en cuenta el feedback, pues no todos tienen la misma autoridad o derecho sobre  mí. Decido de quién y cómo y decido también en qué momento acometer la lucha por el cambio en lo que me han indicado. Claro está que la evaluación de desempeño es importante y he de considerar lo que me dicen y si yo doy el feedback las evidencias en las que me baso y los recursos que ofrezco para no dejar sola a la persona son importantísimas.

Lea también: El poder del pensamiento creativo

En los próximos artículos iremos desgranando algunos recursos y herramientas para que el feedback sea constructivo y otros medios para utilizar en la puesta en marcha de los planes de acción para la mejora,  como el que sigue a continuación.

Herramienta SSC

La herramienta SSC es un recurso sencillo  y fácil de aplicar a nivel personal o de equipo. Hacer   un plan de acción que nos ayude a alcanzar los objetivos señalados en el feedback recibido.

Analicemos su acrónimo: “Stop” (Parar), “Start” (Empezar) y “Continue” (Continuar). Su aplicación es muy sencilla: detallamos los resultados que se han obtenido hasta el momento y se determina:

  • S: parar de hacer lo que no nos está dando resultado o está dañando al equipo. Señalar en qué hay que hacer STOP.
  • S: empezar a hacer aquello que hemos especificado y que creemos que nos beneficiará en la consecución del objetivo marcado.
  • C: continuar con aquellas acciones estratégicas que están resultando positivas dentro del plan de acción para alcanzar el objetivo, especificándolas de manera clara.

Es habitual que en una evaluación intermedia de nuestro plan de acción encontremos que hay que hacer modificaciones. Son ajustes necesarios y naturales y no hay que entenderlos como fracasos, sino como capacidad de adaptación y de proyectar diseños flexibles.

Contacto:
Web:Reyes Rite*
*La autora es directora ejecutiva de la Consultora del Desarrollo del talento humano Integrando Excelencia y Presidenta de Iryde.  En la última década ha seguido el proceso de transformación y desarrollo de la resiliencia personal y organizacional aplicando la metodología GPR © con cientos de empresas y altos ejecutivos en Europa y Latinoamérica. Autora del libro ¡Aquí Mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la Ilusión  ha recibido distinguidos premios y reconocimientos por su aportación profesional en el ámbito empresarial como la Medalla Europea aql Mérito en el Trabajo otorgada por la AEDEEC.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Acciones por la libertad y la justicia

La situación de las mujeres en Afganistan no puede pasar desapercibida ante la sociedad mundial. ¿Por qué Estados Unidos juega un rol importante en esa historia que ahora empieza a escribirse diferente para las mujeres?

Publicado

on

“Yo no tengo país, solo me queda Chile”: mujer clama porque saquen a su familia de Afganistán

Muchas veces quienes gozamos de haber nacido bajo los preceptos, valores e influencia occidental -muy especialmente las mujeres- no somos conscientes de lo afortunadas que somos. Vivimos en un mundo donde las leyes y las normas han evolucionado a lo largo de los siglos, adaptándose a las nuevas realidades, derivando en un marco legal orientado a proteger y hacer valer nuestros derechos y libertades.

Tampoco somos conscientes de la importancia que tuvo en nuestro modus vivendi actual la separación entre la iglesia y el Estado, circunscribiendo a la religión solo a una dimensión espiritual. El proceso de secularización de nuestra sociedad se dio gracias a hitos históricos tan importantes como la Revolución francesa, la Independencia estadounidense y las revoluciones liberales del siglo XVIII y XIX.

Lea también: Las empresas tuvieron que aprender a creer

Debido a lo que está pasando hoy en Afganistán y a lo que están dolorosamente condenadas a padecer las mujeres bajo el régimen Talibán y el yugo de la Ley Sharía, luego de la retirada de EE. UU., hay un foco de atención que debemos aprovechar.

Las mujeres libres y con influencia en nuestros respectivos entornos, tenemos el deber moral de pronunciarnos y condenar abiertamente la flagrante y sistemática violación de los Derechos Humanos que viven millones de mujeres musulmanas. No olvidemos que hoy las mujeres en países como Arabia Saudita, Irán o Yemen también están viviendo un verdadero infierno debido a la interpretación radical de la ley religiosa islámica. No nos confundamos: no hacerlo se constituiría en un silencio cómplice y hacerlo tampoco es desconocer las injusticias que viven muchas mujeres en nuestras propias sociedades.

De igual manera, en ningún caso debemos confundir “diferencias culturales” con nuestro deber indoblegable de abogar por la libertad, la autodeterminación y la equidad de género en el mundo.

Es cierto que en América Latina estamos lejos de vivir en un mundo donde la ley se aplique de manera efectiva para todos, en especial las mujeres. Pero las principales razones que explican dichas ineficiencias se centran principalmente en tres ámbitos: ineficiencias del Estado, negligencia por factores culturales, o por corrupción.

“Unamos nuestras voces por la libertad y la justicia para todas las mujeres del mundo. Más allá de un derecho, es nuestra responsabilidad”

En ningún caso las leyes en nuestros países van a permitir que oficialmente se lapide, se ampute, se azote o se decapite a una mujer en público porque fue adúltera, por negarse a casarse a los 10 años, salir a la calle sola, hacer un sonidos al caminar, estudiar o por reír a carcajadas, entre otras cosas. Bajo los preceptos de la Ley Sharía, la mujer no solo es considerada un ser inferior, sino propiedad de los hombres.

Lea también: Formando mujeres ganadoras

Estados Unidos se equivocó con su retirada de Afganistán. La coyuntura política, la polarización ideológica, el complejo de ser un país hegemónico y razones personales del presidente Biden fueron los principales motivos para salir del territorio afgano.

Un error histórico que pesará por siglos sobre los hombros de EE. UU. Repito, no hay que confundir la defensa de los Derechos Humanos con la impunidad implícita que enmarca la defensa de la “multiculturalidad” cuando esta atenta contra la libertad individual. Unamos nuestras voces por la libertad y la justicia para todas las mujeres en el mundo. Más allá de un derecho, es nuestra responsabilidad.

Por: Marcela Prieto*
*La autora es Politóloga y experta en política pública. Vicepresidenta de Relaciones Institucionales para Iberoamérica y EE. UU. de Visión Américas LLC, directora del Comité de Política Pública de Women in Connection.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Los hábitos y la influencia que tienen sobre lo que quieres ser

La mayoría de las personas no entienden el impacto trascendental de sus acciones. Estas pueden determinar su legado sobre la tierra. ¿Cómo empezar a ser más consciente de ellas? ¿Qué rol juegan los hábitos?

Publicado

on

Felicidad
Foto: Pexels

¡Eres lo que haces! Tus acciones son las que determinan tu legado sobre la tierra, porque no solo determinan cómo te va a ir en esta vida, sino que tienen un impacto trascendental.

Sabes quién es Darwin porque un día viajó a las Islas Galápagos, hizo varias observaciones y escribió la teoría de la evolución. Si te das cuenta, todo lo que te acabo de decir involucra verbos: viajar, observar, escribir. Podría sonar ridículo, pero la mayoría de seres humanos no entiende el impacto trascendental de sus acciones.

Lea también: Cómo la gente más exitosa del mundo construye su branding personal

La acción es el objetivo final y más importante de nuestro sistema nervioso. Esto se comprende mucho más cuando aprendemos el ciclo de cinco pasos que nos lleva a las acciones: 1. Recogemos (Percibimos) información del ambiente a través de los sentidos. 2. Enfocamos nuestra atención a una señal. 3. Le damos una carga emocional a esa información. 4. Procesamos (pensamos) esa información y decidimos qué hacer. 5. Actuamos.

La clave es entender que ese ciclo descrito también funciona al revés. Tomamos acciones, que van a modificar nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y cambian la forma en que percibimos el mundo.  Visto de esta forma, podemos entender la importancia de los hábitos.

¿Que es un hábito?, es una acción que se repite el suficiente número de veces hasta convertirse en un patrón. Podríamos incluso cambiar la frase de dije al comienzo de que ‘eres lo que haces’, con una más precisa que es que ‘tus hábitos definen quién eres’. Porque los hábitos son las acciones más influyentes y predominantes en tu vida.

No eres deportista porque lo dices, eres deportista porque entrenas un deporte mínimo tres veces por semana. Son las acciones repetitivas, los hábitos, los que van construyendo tu identidad. Si logras cambiar tus hábitos, logras cambiar o moldear tu identidad.

Es por esto que no creo en las frases de autodeterminación, esas frases motivacionales que se repiten frente al espejo haciendo “declaraciones” sobre ti mismo. En lo que creo es en la capacidad que tenemos de decidir ser diferentes, y basados en esa decisión, pasamos inmediatamente a tomar acciones que vayan construyendo y reafirmando esa nueva identidad.

Lea también: Los secretos del branding personal de Mariano Osorio, el rey de la radio en México

Lo escrito en este artículo está íntimamente ligado con nuestra productividad y el desarrollo de nuestra capacidad para alcanzar las metas que nos proponemos. Durante los siguientes artículos quiero ayudarte a que alcances una productividad exponencial. Aquella en la que logras intervenir tus hábitos, para ser alcanzar tus metas, pero sin descuidar tu vida personal: tu salud, tus seres queridos y tu vida espiritual, porque un éxito material a costa de estas tres áreas tan importantes de tu vida, es más bien un fracaso rotundo.

Por: Jaime Rubiel*

*El autor es especialista latinoamericano en productividad exponencial y creador del método 4M para formar una nueva generación de Líderes Exponenciales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Silverpreneur: emprender no tiene edad

Existe un aumento acelerado de la población mayor en el mundo, lo que pone sobre la mesa retos como mayor generación de oportunidades a la población mayor de 60 años. El emprendimiento juega un papel importante.

Publicado

on

Adultos mayores

El aumento de la esperanza de vida en el mundo, en especial en los países más desarrollados, ha generado cambios demográficos acelerando el envejecimiento de la población. En países como Japón, España o Italia la esperanza de vida está por encima de los 80 años y la edad media de la población supera los 45 años.

Las previsiones de entidades como el Banco Mundial o Naciones Unidas confirman que existe un aumento acelerado de la población mayor y concretamente de las mujeres de más de 60, cuya esperanza de vida se está incrementando.

Lea también: #CharlasForbes: La crisis no puede ser un retroceso en derechos de las mujeres

El envejecimiento de la población, y particularmente de las mujeres, es uno de los grandes retos sociales y económicos, que impacta no solo en las familias sino en todos los sectores de la economía.

Por un lado, aumenta la demanda de bienes y servicios para mayores de 60, lo que va a generar oportunidades para aquellos negocios relacionados con las smart cities, como el transporte, la vivienda o la salud y protección social. Actualmente, el 40 % del consumo mundial lo realizan las personas mayores de 65 años.

Por otro lado, el sistema laboral y financiero va a tener que transformarse con rapidez, para poder generar mayores oportunidades y apoyo a una población creciente de más de 60. Y mientras tanto, ¿qué hacemos con los mayores de 45 años que como consecuencia de la pandemia han perdido su fuente de ingresos? ¿Y si muchos de estos mayores son mujeres cabeza de hogar?

Algunas entidades multilaterales y gobiernos ya han empezado a generar proyectos e iniciativas dirigidas a ofrecer oportunidades económicas y laborales para los adultos mayores con un enfoque de género. Asimismo, encontramos un creciente número de emprendedoras y expertas como Inmaculada Aragón (Talent Senior) o Catalina Santana (101 Ideas), que no solo ofrecen servicios o productos personalizados para mujeres mayores, sino que dan respuestas concretas a los retos actuales y futuros de este segmento.

Para la Fundación MET Community el emprendimiento silver o plateado con enfoque de género juega un papel esencial para responder de forma innovadora a las nuevas demandas y necesidades de las personas de edad avanzada. Por ello, las emprendedoras y empresas de la economía plateada tienen un rol clave en nuestra sociedad cubriendo las necesidades de la población mayor.

Lea también: Liderazgo, emprendimiento y sostenibilidad para una economía próspera

Pero sabemos que las personas mayores tienen mucho más que aportar, no solo como clientes, sino también como empleadores, asesores o mentores. Ellos son una fuente importante de empleo, riqueza y conocimiento que pueden generar oportunidades que beneficien a toda la población.

Al mismo tiempo, los proyectos intergeneracionales como las residencias de ancianos con guardería, que fomentan el contacto entre niños y la tercera edad, son mucho más que una idea innovadora, son iniciativas de gran impacto social.

Estos proyectos no siempre deberían ser voluntarios o gratuitos. Y es por ello, que iniciativas como Adopta un abuelo, y empresas como Ser Perennial, Susurradores o Querido Abuelo están creciendo rápidamente, tanto en reconocimiento y reputación como en negocio.

Sea como fuere, todos los gobiernos, empresas y emprendedores deberían ser conscientes de la relevancia de apoyar estos emprendimientos e incluir a la población mayor en el mercado laboral.

Si queremos ofrecer respuestas eficaces y complementarias a una problemática compleja que de una forma u otra nos va a afectar a todos, necesitamos ver el emprendimiento con un enfoque inclusivo, donde el género o la edad no supongan ninguna limitación para aquellos que quieran emprender. La innovación y la tecnología tienen un papel clave en el crecimiento de la economía plateada, ya que las herramientas y soluciones basadas en la inteligencia artificial, el Internet de las cosas o la robótica pueden aportar múltiples beneficios en todos los ámbitos.

Desde MET Community se apoya el emprendimiento silver, quienes quieran conocer más sobre él podrán hacerlo en un evento en el marco del Día Internacional de las Personas de Edad, que se celebra el 1 de octubre.

Por: Yanire Braña*
*La autora es fundadora y CEO de la Fundación Met Community.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

¿Son las habilidades técnicas más rentables que las humanísticas?

En la carrera de cualquier persona se llega al punto en el que hay que evaluar si invertir más en habilidades técnicas o humanas.

Publicado

on

Foto: Unsplash

Quizá la decisión más importante en la vida profesional de cualquier persona es definir qué tanto se invierte en habilidades técnicas versus qué tanto se hace en habilidades humanísticas. Esta decisión determina las oportunidades laborales disponibles y, por tanto, el rango de salarios a esperar. Aquí hago una reflexión sobre cómo considero que esta decisión debe pensarse.

Para empezar, las habilidades técnicas son todas aquellas que le permiten a uno usar efectivamente las herramientas de la tecnología del momento. Saber programar en un lenguaje popular, como JavaScript o Python, por ejemplo, es una habilidad técnica. Las habilidades técnicas pueden adquirirse de muchas formas; sin embargo, debido a su dominante componente práctico, suelen existir protocolos concretos para desarrollarlas, los cuales se adaptaban fácilmente a ambientes educativos tradicionales. Áreas del conocimiento como la Contaduría, la Odontología, o las Ingenierías son intensivas en el desarrollo de este tipo de habilidades.  

Lea también: El GEA y la cohesión de las élites paisas

Puesto que las innovaciones tecnológicas suelen estar fomentadas por la búsqueda de mayores beneficios, las firmas tienen incentivos permanentes para adoptar dichas innovaciones, lo cual genera una amplia y sostenida demanda por habilidades técnicas. No obstante, debido a su dependencia en la velocidad del cambio tecnológico, estas habilidades suelen depreciarse bastante rápido. Esto es cierto, sobre todo, en ambientes altamente competitivos, donde las nuevas tecnologías se adoptan más rápidamente.

Entonces, saber programar en JavaScript o Python puede ser algo muy valioso en la actualidad, pero en unos pocos años, seguramente, habrá nuevos lenguajes dominantes y las antes habilidades de punta serán poco valoradas por el mercado.

Así, las habilidades técnicas son abundantes entre jóvenes profesionales, quienes han estado recientemente expuestos a formación de tiempo completo y quienes tiene mayor flexibilidad y menores costos hundidos para mantener sus habilidades actualizadas.

De otro lado, las habilidades humanísticas se refieren a aquellas que le permiten a uno entender mejor el mundo e interactuar más efectivamente con él. Saber contar una historia que persuada o conmueva a un auditorio, por ejemplo, es una habilidad humanística. Áreas del conocimiento que suelen propiciar este tipo de habilidades son la Historia, la Filosofía, y las Artes. La naturaleza abstracta de buena parte de estas habilidades suele dificultar su enseñanza en ambientes educativos tradicionales y es, más que cualquier cosa, la experiencia vital el mecanismo más efectivo para su desarrollo.

Puesto que las habilidades humanísticas suelen ser, además, bastante difíciles de testear, es poco común que sean masivamente demandadas en el mercado laboral. No obstante, sí son extraordinariamente valoradas en un segmento de mercado particular: posiciones de toma de decisiones.

Lea también: Venezuela no colapsó por producir mucho petróleo

Adicionalmente, estas habilidades se deprecian poco, puesto que responden al entendimiento de elementos estructurales de la sociedad, los cuales cambian bastante más lentamente que la tecnología. Esto, más la contribución que la experiencia de vida ofrece en su acumulación, hace natural que las habilidades humanísticas sean abundantes entre profesionales en etapas tardías de su carrera.

Entonces, mientras las habilidades técnicas son profundamente rentables en el corto plazo, las habilidades humanísticas lo son más en el largo plazo. En esa medida, aunque la forma más efectiva de abrirse oportunidades en etapas tempranas de la vida profesional es ser habilidoso técnicamente, es bastante difícil competir con ese tipo de perfil en etapas más avanzadas. En aquellas etapas, las habilidades humanísticas se hacen más importantes.

Este patrón es evidente en infinidad de sectores y contextos. Incluso ambientes profundamente técnicos, como el negocio tecnológico, se caracterizan por senderos profesionales donde las habilidades técnicas van dando paso a las habilidades humanísticas en la medida en la que las personas van migrando de posiciones junior a posiciones senior.

Piensen, por ejemplo, en cómo la construcción inicial de la carrera de Bill Gates consistió en su labor puntual programando el software que Microsoft vendería. Es decir, explotando intensivamente habilidades técnicas. No obstante, su carrera posterior se ha basado en expandir y consolidar la compañía, evitando la infinidad de retos provenientes de reguladores, competidores, y consumidores. Esta es una tarea que requiere habilidades fundamentalmente humanísticas.

Ahora bien, aunque las habilidades humanísticas dominen en el largo plazo, no creo que sea apropiado invertir exclusivamente en ellas desde un principio. Como John Maynard Keynes alguna vez dijo, en el largo plazo todos estaremos muertos. Quienes toman el camino de subinvertir en habilidades técnicas y sobreinvertir en habilidades humanísticas desde etapas tempranas suelen enfrentarse a mercados laborales que valoran poco sus perfiles.

Lea también: No necesitamos empresarios buenos

Más grave aún, estas personas suelen desarrollar una profunda ignorancia (y, con frecuencia, cierto desprecio) por lo práctico, lo cual, en sí mismo, es un profundo limitante para aproximarse a un entendimiento estructural del mundo. Es decir, el desarrollo de habilidades humanísticas se beneficia de los frutos generados por las habilidades técnicas.

De forma similar, quienes deciden subinvertir en habilidades humanísticas y sobreinvertir en habilidades técnicas enfrentarán problemas. Por un lado, aunque puedan tener un éxito extraordinario al comienzo de sus carreras, encontrarán obstáculos en transitar a posiciones directivas. Más grave aún, estas personas suelen tener ciertas limitaciones para entender la funcionalidad de su trabajo en una perspectiva amplia. Esto restringe su capacidad para reconocer oportunidades de crecimiento profesional fuera de su firma o su sector.  

Así las cosas, aunque el balance exacto entre habilidades técnicas y humanísticas depende del contexto profesional al que cada persona se enfrenta, yo recomendaría siempre tener presente que ambas son importantes, pero que las humanísticas eventualmente lo serán más.  

Contacto
LinkedIn: Javier Mejía Cubillos

*El autor es Asociado Postdoctoral en el departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Stanford. Ph.D. en Economía de la Universidad de Los Andes. Ha sido investigador y profesor de la Universidad de Nueva York–Abu Dhabi e investigador visitante de la Universidad de Burdeos.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado