Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Esta empresa afirma que autos voladores poblarán ciudades en menos de 10 años

No es una visión del futuro, sino una realidad la de los autos voladores que comenzarán a poblar los cielos urbanos desde 2030.

Publicado

on

Ya no veremos autos como habitualmente los conocemos en unos pocos años, serán voladores, fue el concepto principal del director ejecutivo de Hyundai para las operaciones en Europa, Michael Cole, durante la Cumbre Internacional Automotriz (International Automotive Summit, SMMT), llevada a cabo días pasados.

En su alocución durante la reciente cumbre del automóvil con sede en Reino Unido, hace menos de una semana, Cole ratificó el concepto de que Hyundai pasará de ser un fabricante de automóviles puro a convertirse en un proveedor de soluciones de movilidad inteligente.

Si bien es una estrategia que muchas compañías están encarando, aunque no sea comunicado a viva voce, en el caso de Hyundai, “para lograr este objetivo, la compañía continuará realizando inversiones a mediano y largo plazo para sentar las bases del crecimiento sostenible en los próximos años”, menciona el directivo.

En este sentido, reveló que Hyundai prevé autos voladores en las ciudades “para la última parte de esta década”, posicionando 2030 como una fecha límite informal.

Se sabe que la automotriz está colaborando actualmente con Uber para desarrollar un taxi volador bajo el concepto de Urban Air Mobility (UAM), que promete ver la luz bajo el concepto de Uber Air, en 2023.

Vale recordar que con el objeto de aliviar la congestión en las ciudades utilizando el espacio aéreo, Hyundai presentó durante el Consumer Electronics Show (CES) del año pasado, su vehículo eVTOL (despegue y aterrizaje verticales eléctricos) A1, con capacidad para cinco personas, incluido el piloto.

Su objetivo con los vehículos eVTOL es “liberar a las personas del atasco” en un intento por recuperar tiempo, en lugar de perder horas de nuestros días en el tráfico y los desplazamientos, dijo el vicepresidente ejecutivo de Hyundai Motor Group, Chung Euisun, en el CES del año pasado. 

Lea también: Estos hermanos renunciaron a sus trabajos para fundar una fintech de créditos para carros usados

Autos voladores, una realidad más allá de conceptos

En consonancia con los planes dados a conocer por el gigante coreano, un prototipo de automóvil volador no relacionado con la automotriz, acabar de completar un vuelo entre ciudades de Europa, permaneciendo 35 minutos en el aire.

Se trata del AirCar, un automóvil volador diseñado por el profesor Stefan Klein de la startup Klein Vision, que ha atravesado con éxito el tramo aéreo entre los aeropuertos internacionales eslovacos de Nitra y Bratislava en un vuelo de prueba de 35 minutos.

El AirCar funciona con un motor BMW y combustible de bomba de gasolina, y en palabras de su creador puede volar unos 1,000 km a 8,200 pies del suelo y en su vuelo de prueba, alcanzó una velocidad máxima de 170 km/h.

Siga toda la información de negocios en Forbes Colombia.

A diferencia de otros autos voladores que ya se han visto, el AirCar requiere una pista de aterrizaje para ganar impulso y despegar como un avión convencional.

Sorprendentemente, luego de aterrizar, su metamorfosis hacia lo que se conoce como un auto, se registra en dos minutos y 15 segundos, para rebatir completamente sus alas y la cola.

En la actualidad, el AirCar puede transportar a dos personas que pesen hasta 200 kilos.

Por su parte, Klein Vision detalla que el prototipo llevó dos años en fabricación y requirió “menos de 2.4 millones de dólares” para su financiación.

Más allá que el diseño de la nave de Klein Vision no es todo lo estilizada que cualquiera esperaría, es emocionante ver los primeros pasos de la nueva movilidad urbana y pensar que en un futuro saldremos de un garage y literalmente, partiremos volando.

En el siguiente video podrá ver el Klein Vision en acción.

Editors' Picks

La increíble historia del camarada Tarásov: el primer millonario ‘legal’ (y comunista)

Antes de que el petróleo, el gas o los diamantes regaran a los oligarcas rusos de una cascada de rublos, existió una primera generación de emprendedores que –en los últimos coletazos del comunismo soviético– aprovecharon el cambio de paradigma para hacerse millonarios reparando vídeos VHS o montando agencias matrimoniales.

Publicado

on

En febrero de 1989, el programa de la televisión central soviética Vzglyad (algo así como «visión» en ruso) entrevistaba a un anónimo ciudadano de rostro anodino que frisaba los cuarenta años de edad. Se llamaba Artiom Tarásov y había acudido hasta los estudios moscovitas —por voluntad propia— para dar a conocer su extraña historia. Según su nómina, completamente legal y sellada por el gobierno, el mes anterior había cobrado de la cooperativa que dirigía un sueldo de tres millones de rublos (al cambio, unos cinco millones de dólares de la época), una cifra astronómicamente absurda teniendo en cuenta que a cualquiera de sus compatriotas apenas les alcanzaba para sobrevivir con los 130 rublos que ganaban en sus respectivos puestos públicos.

¿Cómo era posible que un camarada del pueblo, en medio de un régimen que condenaba la propiedad privada, pudiera acumular semejante capital? Lógicamente, su testimonio provocó entre los espectadores la misma cantidad de asombro que de indignación (aunque todo tenía una explicación). Esta es la increíble historia del primer millonario legal de la extinta Unión Soviética.           

El ocaso de estrella roja

El próximo 26 de diciembre se cumplirán treinta años de la desaparición de la URSS, acaecida en 1991, uno de los sucesos que mayor conmoción causó al mundo en la segunda mitad del siglo XX. Fue un desplome atropellado, tan fulminante como inesperado. Las vigas del sistema se fueron pudriendo poco a poco y el gigante socialista se vino abajo con la pesadez y estrépito de una plúmbea estatua antigua.    

Durante los años ochenta, la economía soviética se arrastraba a ritmo de quelonio oxidado. La agricultura no conseguía alimentar a todo el país (el gobierno se veía obligado, incluso, a importar cereales), en los mercados había escasez de bienes de consumo de primera necesidad (desde zapatos a jabón), los ferrocarriles se averiaban y las fábricas manufacturaban bienes de escasa calidad. El precio del petróleo había caído (afectando al flujo de divisas) y la sociedad rusa, en general, acusaba un problema generalizado de alcoholismo galopante y absentismo laboral. 

Lea también: Multimillonarios y algunos de sus “juguetes” de lujo preferidos

La ineficaz gestión estatal venía determinada por una suicida carrera armamentística en competencia con la de los EE UU. De cada 100 rublos que generaba la nación, un 88 por ciento se destinaban a la industria militar, un gasto y un esfuerzo que ahogaba las necesidades reales de los ciudadanos. Mientras tanto, una generación de jóvenes reclutas se desangraba, tristemente, en la absurda guerra de Afganistán y algunos territorios periféricos (como Kazajistán, Georgia o las repúblicas bálticas) reclamaban la independencia, amenazando a Moscú con un desmembramiento inminente.

Desde 1985, el Secretario General del PCUS era Mijaíl Gorbachov, quien —buscando un golpe de timón— había empezado a introducir notables reformas económicas en el jurásico sistema soviético, un viento fresco de cambio —la perestroika— que provocaría, sin embargo, ciertas disonancias en su obsoleta administración (un vacío legal del que bien sabría aprovecharse gente como Tasárov) .                         

De proletario a cooperativista

La URSS poseía unas dimensiones colosales, casi inconcebibles, una complejidad de pueblos y áreas geográficas por gobernar que no admite al describirse generalizaciones simplistas. Aunque desde 1922, el Partido Comunista dirigía el país con puño de hierro, sus políticas socialistas no fueron siempre uniformes a lo largo del tiempo, alternando en lo doctrinal periodos de intensidad con otros de relativa relajación.

«A finales de los años veinte, existió un periodo dentro de la historia soviética en el que el comercio privado estaba admitido y permitido«, explica a FORBES Alexander Dementyev, historiador y director del proyecto Rusia.Studio, dedicado al fomento de cultura rusa en español.

«Hasta finales de los cincuenta, por ejemplo, era habitual la existencia de pequeños negocios, como peluquerías, panaderías o tiendas de electrodomésticos, que funcionaban de forma parecida a una empresa particular. Algunos emprendedores disponían de una cantidad de dinero importante, a veces obtenido de forma legal y otras no tanto. También existían cantantes y actores famosos que disfrutaban de un estilo de vida lujosa», añade Dementyev. En definitiva, no todo el mundo vivía como un simple proletario. A pesar de ello, la forma más común de enriquecerse en la URSS crepuscular era a través del mercado negro y la especulación.

En 1986, Gorbachov decidió aprobar la llamada Ley de Cooperativas. Su objetivo era que afloraran a la superficie del sistema los 10.000 millones de rublos que, según una estimación gubernamental, se movían subrepticiamente en la economía sumergida. 

Con esta reforma, las nuevas cooperativas de Gorbachov recibirían los mismos derechos que las empresas estatales. A cambio, sus titulares se comprometían a pagar impuestos y llevar una contabilidad oficial (incluso podían abrir una cuenta en el banco, algo impensable poco tiempo atrás). Y es justo aquí donde aparece la controvertida figura de Tasárov, uno de los cooperativistas más activos de aquel momento histórico. 

El negocio con los televisores japoneses

«Aunque era licenciado en ciencias técnicas, su primera empresa fue una agencia matrimonial», nos explica Dementyev. En aquellos días, si uno no estaba censado oficialmente como residente en Moscú, era muy difícil encontrar empleo en la capital y los plazos burocráticos para inscribirse resultaban ser desesperadamente lentos. A Tasárov se le ocurrió un curioso atajo. Cualquier foráneo que se casara con una local, obtenía inmediatamente los papeles. Así que montó un negocio para juntar parejas de solteros.   

En sólo cinco días se apuntaron cuatro mil clientes potenciales, abonando cada uno de ellos una cuota inicial de 25 rublos. La cooperativa de Tasárov recaudó 100.000 rublos en apenas una semana, el tiempo que tardó el gobierno en enterarse de su actividad y cerrarle la agencia de contactos, una empresa considerada poco seria —o inmoral— para la mentalidad soviética.

Con el capital obtenido montó un segundo proyecto, dedicado al comercio exterior. «Era una mezcla de exportación de materia prima, compra de electrodomésticos y rusificación de software extranjero», señala Dementyev. Básicamente, lo que hizo Tasárov fue buscar a un par de ingenieros mañosos, darles empleo y ponerles a reparar electrodomésticos japoneses obsoletos (radios, televisiones, videos VHS) que compraba a precio de saldo. 

Lea también: Aumento de acciones de HubSpot convierte a cofundador de la firma de software en multimillonario

El truco era que sus chicos lograban extraer de los aparatos los componentes tecnológicos nipones que no estaban averiados y luego él se los revendía a su propio gobierno —colocándoselos como piezas de recambio sin usar— a precio mucho más elevado. Conseguir esos mismos artículos, como nuevos, en el mercado exterior suponía esperar unos plazos administrativos de uno o dos años, así que la gente estaba dispuesta a pagar lo que Tasárov pedía por ellos. 

«Su cooperativa se llamaba Tekhnika», puntualiza Dementyev, «y pudo prosperar gracias a la diferencia que había en el cambio oficial. Él compraba a precio de chatarra y vendía sus productos como tecnología japonesa de exportación«. Empezó a ganar tanto dinero que, prácticamente, no sabía cómo justificar tales ingresos millonarios. Y entonces, el escándalo le estalló en la cara. 

Por qué se destapó todo

En uno de esos típicos vaivenes pendulares del gobierno soviético, en enero de 1989, la administración decidió restringir la circulación de efectivo dentro de las cuentas de las nuevas cooperativas. En teoría, no podían realizar operaciones superiores a unos cientos de rublos al mes, una cifra muy inferior a la que la empresa Tekhnika estaba acostumbrada.   

«Ante la amenaza de poner en riesgo todo el negocio», explica Dementyev, «Tasárov, presidente y director de la cooperativa, se estudió la ley con atención y halló un subterfugio legal. El sueldo de los miembros de la empresa no tenía límite alguno y se establecía por decisión colegiada de sus órganos directivos». Así que cogieron todo el efectivo que la empresa había ganado en ese tiempo y se lo repartieron entre los socios, transfiriéndolo en concepto de nóminas mensuales de su sueldo (a pesar de que eran millones y millones de rublos).

Como Tasárov y sus socios no deseaban incumplir ningún apartado de la ley, pagaron religiosamente los impuestos, una cantidad tan inusualmente elevada (él sólo abonó más de 180.000 rublos) que disparó todas las alarmas de la administración. ¿Pero quién era ese tipo desconocido que declaraba ganar más en un mes que miles de ciudadanos juntos en toda su vida? ¿Cómo había logrado acumular tal cantidad de millones? 

Cuando empezó a ser investigado por las autoridades, Tasárov decidió ir a la televisión y hacer público su testimonio (antes de que otros lo hicieran por él). ¿Era millonario? Sí. ¿En un país comunista? Sí. ¿Había ganado todo ese dinero de forma legal? Sí. Ese era el resumen básico de su historia. 

El público soviético estaba horrorizado, pero al mismo tiempo también fascinado. Nadie pensó que la misma férrea URSS comunista que encumbrara a Lenin o Stalin pudiera alumbrar a un millonario, pero allí estaba Tasárov ante las cámaras de la televisión para demostrarlo. 

Y el sistema se vino abajo

Tras vaciar la caja de la cooperativa (su balance pasó de acumular 79 millones de rublos a presentar 25 millones negativos), la empresa quebró y Tarásov quedó expuesto a la opinión pública. «Atrajo la popularidad y simpatía de algunos grupos sociales», nos cuenta el director de Rusia.Studio, «pero también el odio y resentimiento de otros muchos». Un par de años después, sin embargo, la URSS desapareció súbitamente de la historia y el panorama político y económico del país cambió radicalmente.   

«Tarásov emigró a Inglaterra en dos ocasiones, donde intentó triunfar en los negocios, pero acabó regresando a Rusia», nos resume Dementyev. «Más tarde, probaría suerte en la política nacional, como candidato a la Duma, pero no tuvo éxito». También publicaría un libro de título revelador: Millonario: confesión del primer capitalista de la nueva Rusia

Sin embargo, nunca llegó a tener tanta popularidad ni riqueza como en aquella primavera del 1989, cuando conmocionó a todo la URSS con su testimonio televisivo. El camarada, cooperativista y acaudalado Tarásov falleció en julio de 2017, en Moscú, a la edad de 67 años. 

Publicado en Forbes España | Autor: Daniel Entrialgo

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Aumento de acciones de HubSpot convierte a cofundador de la firma de software en multimillonario

Las acciones de la empresa con sede en Cambridge, Massachusetts, se dispararon en 2021, elevando a su cofundador y director tecnológico Dharmesh Shah a las filas de multimillonarios.

Publicado

on

Dharmesh Shah, cofundador y CTO de Hubspot. Foto: Hubspot.

A medida que más empresas en los Estados Unidos se movieron en línea y expandieron su uso de software basado en la nube durante la pandemia de Covid-19, las empresas de software como HubSpot, que ayuda a las empresas a administrar el marketing digital, las ventas y el servicio al cliente en la nube, han cosechado las recompensas.

Las acciones de la compañía con sede en Cambridge, Massachusetts, que salió a bolsa en la Bolsa de Valores de Nueva York en 2014, se han disparado un 73% desde principios de año, elevando el patrimonio neto de su cofundador y director tecnológico Dharmesh Shah por encima de los US$1.000 millones.

Con el precio de las acciones de HubSpot alcanzando los 679,35 dólares al cierre del mercado del miércoles, la participación del 3,4% de Shah en la empresa vale más de mil millones de dólares; también posee 43 millones de dólares en opciones, lo que sitúa su patrimonio neto estimado en alrededor de 1.100 millones de dólares. Aún así, el astuto empresario es probablemente más rico que eso: en una publicación de 2018 en Medium, reveló que había comprado acciones de Facebook el día de la OPI de 2012 del gigante de las redes sociales y que nunca había comprado ni vendido ninguna acción desde entonces. (Las acciones de Facebook han subido casi un 885% desde su OPI, en comparación con el 2,211% de HubSpot). Shah también vendió una startup anterior a la firma de software SunGard por alrededor de US$15 millones en 2005. Un portavoz de HubSpot se negó a comentar sobre el patrimonio neto de Shah.

HubSpot tiene más de 120.000 clientes que van desde SoundCloud y Vancouver Canucks de la NHL hasta Suzuki y la organización sin fines de lucro Minnesota Freedom Fund. La firma ha estado aumentando sus ingresos por suscripción, alcanzando US$300 millones en el segundo trimestre de 2021, un 53% más que en el mismo período del año pasado, y basándose en su bandera 2020, cuando registró US$883 millones en ingresos y una pérdida neta de US$7.6 millones. HubSpot dice que espera lograr rentabilidad en 2021, con un ingreso neto esperado de 108 millones de dólares sobre ventas de casi 1.300 millones de dólares para el año.

Lea también: Exclusivo: Cofundador de HubSpot dice cómo crear experiencias ‘mágicas’ para los usuarios

Shah, de 53 años, ha recorrido un largo camino desde su crianza. Nació en Ankleshwar, en el oeste de la India; en ese momento, Shah dice que la ciudad no tenía semáforos y pocas carreteras pavimentadas, donde fue entregado por una partera en la casa de sus padres sin un médico presente. Su familia emigró a los Estados Unidos y luego a Canadá cuando él era un niño, antes de regresar a la India cuando Shah estaba en la escuela secundaria para cuidar a su abuela. Se matriculó en la universidad en India para estudiar ingeniería mecánica, pero sus padres regresaron pronto a los Estados Unidos y se establecieron en Indiana, y él hizo lo mismo.

Shah nunca había usado una computadora antes de tomar una clase de Introducción a la Computación en la Universidad Purdue. “Este fue el momento proverbial del amor a primera vista. Aunque no había empacado ninguna de mis cosas, no volví “, dijo al blog One Million by One Million en 2021.”Tuve la suerte de encontrar ese amor desde el principio. He estado en software de computadora durante la mayor parte de mi vida profesional”.

Finalmente se trasladó a la Universidad de Alabama en Birmingham, donde se graduó con un título en ciencias de la computación antes de unirse a la firma de software SunGard como desarrollador de software. Dos años después de ese paso, en 1994, renunció para lanzar su propia empresa, Pyramid Digital Solutions, a los 24 años, junto con su hermano, que entonces tenía 17, todo mientras, según los informes, arrancaban con menos de US$10,000.

Los dos hermanos construyeron Pyramid durante más de diez años antes de vendérselo a su antiguo empleador, Sungard, en 2005. Fue entonces cuando Shah se mudó a Cambridge, Massachusetts para asistir a la escuela de negocios del MIT, donde conoció al futuro cofundador de HubSpot, Brian Halligan. El día después de graduarse del programa, Shah se unió a Halligan para lanzar HubSpot.

“Le prometí a mi esposa que no iba a iniciar otra empresa después de vender la primera”, dijo Shah al podcast Small Business Trends en marzo. “Parte de la motivación fue el hecho de que Brian y yo nos llevábamos tan bien y teníamos una pasión compartida por las pequeñas empresas. Queríamos hacer una empresa de software juntos”.

La pareja lanzó HubSpot en 2006 en un espacio de trabajo de color naranja brillante en Cambridge, a una milla de distancia del MIT. La puesta en marcha de software se centró en el “marketing de atracción”, que utiliza herramientas como blogs, eventos de marketing y anuncios pagados para ayudar a las empresas a atraer, retener y ampliar su base de clientes.

Hoy en día, HubSpot ofrece suscripciones de software que ayudan a las empresas a gestionar las relaciones con los clientes, el marketing, el contenido y las ventas a precios que van desde los 45 dólares al mes por su servicio inicial hasta los 3200 dólares al mes por su paquete de marketing completo. Esas suscripciones generaron el 97% de los ingresos totales de HubSpot en el segundo trimestre de 2021.

Halligan, el cofundador de 54 años que se desempeñó como CEO de HubSpot desde su creación, renunció en septiembre y ahora es el presidente ejecutivo de la firma. La noticia, anunciada en agosto, se produjo cinco meses después de que Halligan resultara herido en un accidente de motonieve en marzo. Halligan posee una participación del 1,4% en HubSpot por valor de 441 millones de dólares, más otros 213 millones de dólares en opciones sobre acciones. Fue reemplazado por el director de atención al cliente de HubSpot, Yamini Rangan, quien se unió a la empresa desde Dropbox en enero de 2020.

Para Shah, el éxito de HubSpot es una prueba de que los emprendedores no deben desanimarse si su primera startup no es tan innovadora como esperaban. “Tu primera idea no tiene que cambiar el mundo”, dijo al blog One Million by One Million. “Ni una sola vez he conocido a un emprendedor que solo haya tenido una idea en toda su vida. A veces, es hora de comenzar el segundo capítulo “.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Shark Tank: ocho tiburones salen a nadar en un mar de oportunidades

Sony está sacando al aire una nueva temporada de Shark Tank Colombia, un programa al que emprendedores van en busca de inversión. Los ‘tiburones’ expusieron a Forbes qué debe tener una empresa en la que quieran invertir y cómo es el mar de oportunidades que han visto en el mercado colombiano.

Publicado

on

Arriba: Mauricio Hoyos, Andrea Arnau, Hanoi Morillo y Ricardo Leyva. Abajo: Leonardo Wehe, Samy Bessudo, Migue Caballero y Alejandra Torres.Foto: Sony Pictures Television

Son ocho los inversionistas que salen a ‘nadar’ en la nueva temporada de Shark Tank Colombia, la versión colombiana del popular formato televisivo que combina entretenimiento y emprendimiento y que produce Sony Pictures Television Latin America.

Son 20 episodios que mostrarán las negociaciones de emprendedores colombianos con los ‘tiburones’, dos de ellos nuevos.

Una de las que se suma en esta temporada es Hanoi Morillo, una española radicada en Colombia. Ella es socia de los fondos La7em y Gate93, así como la vicepresidente de Banca Digital y CDO en Scotiabank Colpatria.

“Poder invertir en el país y hacerlo a través de Shark Tank me parece una oportunidad de devolverle a Colombia lo que me ha dado”, apuntó a Forbes Morillo, quien trae una experiencia de haber hecho inversiones en los últimos años a título personal y a través de los fondos. “Me gusta invertir en el nivel de obsesión que un emprendedor tiene con su propio emprendimiento, si se desvive o no, que el negocio sea una idea bien ejecutada, que la idea responda a una necesidad real y que los números sean razonables. Me dio la sensación de que en las grabaciones vimos muchas valoraciones elevadas y poco realistas”.

“Poder invertir en el país y hacerlo a través de Shark Tank me parece una oportunidad de devolverle a Colombia lo que me ha dado”

hANOI MORILLO, INVERSIONISTA DE SHARK TANK

El otro que se estrena como tiburón es Miguel Caballero, quien con las prendas blindadas de la marca que lleva su nombre ha vestido a familias reales, jeques árabes y a 35 presidentes del mundo.

“Después de 53 años de trabajo es bastante positivo devolver de lo que he recibido con inversión”, anota Caballero. “Ha sido gratificante entender que Colombia tiene muchas opciones para desarrollar emprendimientos en muchas áreas. Yo miro que el proyecto sea sostenible, que tenga valor agregado y que pueda traspasar fronteras”.

Para Mauricio Hoyos, el emprendedor serial que cofundó Puntored y Toberín Valley, esta es su cuarta temporada y revela a Forbes que su portafolio de inversiones que ha armado con el programa se ha comportado bastante estándar, con unas más exitosas que otras, destacando el desempeño que han tenido la plataforma de logística Liftit y la compañía de robótica Kiwi.

“A este punto hemos sacado toda la plata que hemos invertido en las temporadas anteriores. En algunos casos con salidas que nos representan 2X o 3X”, cuenta Hoyos, que también ha participado como inversionista invitado en Shark Tank México, debido a que con su grupo empresarial mira de manera más amplia el mercado latinoamericano. “Para mí esta nueva temporada ha sido bastante emocional por ver que la gente logró sobrevivir a una pandemia en la que muchos emprendedores sufrieron muchísimo, cambiaron sus modelos de negocio y traen nuevas tracciones. No creo que todas las empresas tengan que ser tecnológicas, pero soy fiel creyente de que todas las industrias pueden ser de base tecnológica, evolucionando a tener un componente. Es una brecha bastante amplia que empieza a cerrarse”.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

En el caso de Andrea Arnau, la inversionista que también ha participado como invitada en la versión mexicana ella dice que ha invertido en compañías que no son negocios digitales, pero que usan o van a usar la tecnología para crecer. “En esta temporada vimos que el emprendedor llega mejor preparado. Es súper alentador porque la pandemia hizo a los emprendedores mucho más resilientes, lo cual se necesita bastante”, indicó Arnau. “Esto obligó a la gente a usar la tecnología de una manera mucho más afanada. Las compañías de base tecnológica tienen una necesidad de capital mucho mayor, porque tienen una dinámica de crecer exponencialmente”.

Un tiburón que es más conservador frente a los negocios digitales es el argentino Leonardo Wehe, que está construyendo la zona franca Parque de las Ciencias en Uruguay y que, aunque reconoce que el componente digital debe ser una regla general, busca negocios con otras facetas sólidas.

“Las empresas tecnológicas reciben una valuación que si estarían en otra industria sería ridícula. Eso se da por la escalabilidad que pueden tener. Cualquier muchacho con una app, termina bien valuada, pero resulta que no tienen flujo de caja. Quienes tienen los yates no son mayoritariamente los dueños de las aplicaciones móviles, son los dueños de las fábricas que generan miles de empleos. Si no sabes cómo ser rentable, entonces no eres exitoso”, afirmó Wehe a Forbes. “La oportunidad de estar sentado y que vengan proyectos sin ir a buscarlos es muy interesante. Hacer una empresa exitosa es difícil. Por eso para mí deben tener un plan claro de cómo los inversionistas van a recuperar su capital. Como inversionista yo quiero saber cómo se va a devolver y multiplicar mi patrimonio”.

Por su lado, Ricardo Leyva, cofundador de la agencia de publicidad Latir, en esta nueva temporada “se subió el escalón” respecto a la calidad de las compañías que se presentaron.
“Me di cuenta de que antes tú creías que venías a pelear o a imponer un punto de vista, pero escuchas a los otros tiburones y terminamos siendo socios”, dice Leyva. “Todavía tenemos un problema con las valoraciones, hay emprendedores que llegan a decir que vienen por 400 millones de pesos por el 1% pero venden 1%. Le metimos mucha creatividad para apoyar la dinámica del emprendimiento, aunque me gustaría ver más compañías del sector turismo. Colombia tiene potencial de hacer cosas de turismo a lo real”.

Hablando de turismo, Samy Bessudo, que es un experimentado del sector desde el Grupo Aviatur, narra que una de las inversiones que hizo en la temporada anterior es Escappy Travel, una empresa que hace viajes a destinos secretos y que ya van a internacionalizarse.
“En esta temporada vi que llegaron compañías que tienen mayor tracción y un portafolio más diversificado en sectores como logística, bienes y productos, con números aterrizados más sólidos”, añade.

A su vez la empresaria de la construcción sostenible Alejandra Torres, explica que entró al programa buscando emprendimientos de triple impacto y de liderazgo femenino, con estándares ambientales y sociales.

“Muchos de los emprendimientos que vimos esta temporada lograron sortear muchas dificultades, ser sostenibles, tener más solidez en los números y planes de negocio más robustos”, apunta Torres. “El emprendimiento es la manera de transformar la sociedad. Me emociona mucho una empresa que está tratando de reducir un problema ambiental y social, aportando a la economía circular y proponiendo nuevos modelos de negocio e inclusión social”.

Los episodios con todas estas negociaciones hechas frente a cámara salen al aire desde el 17 de septiembre. Empezó la caza.

Lea también: Shark Tank: Seis errores que los inversionistas no perdonan a las startups

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Multimillonarios y algunos de sus “juguetes” de lujo preferidos

Con una amplia selección de submarinos, juguetes y barcos futuristas disponibles para comprar, los capitanes y propietarios de yates continúan explorando nuevas formas de entretener a sus familias e invitados mientras están a bordo.

Publicado

on

Cada año, estoy entusiasmado de recopilar mis juguetes de superyates favoritos que se ofrecerán en el Monaco Yacht Show, donde miles de fanáticos de los yates descienden a Port Hercules para ver los nuevos yates y juguetes más emocionantes, así como a más de 300 expositores.

Con una amplia selección de submarinos, juguetes y barcos futuristas disponibles para comprar, los capitanes y propietarios de yates continúan explorando nuevas formas de entretener a sus familias e invitados mientras están a bordo. Disfrute de mi lista de los juguetes y ofertas más geniales (y a menudo escandalosos) para 2022.PUBLICIDAD

NEMO2_Trailer
El submarino LIghtweight NEMO se puede remolcar a cualquier lugar.

U-Boat Worx Nemo Submarine (US$ 1,2 millones)

Con solo 2.499 kilos, el NEMO es el sumergible tripulado más ligero del mundo. Con su perfil bajo, el submarino se encuentra a solo ,15 metros sobre la cubierta. Cabe en una amplia variedad de yates y, debido a su bajo peso, incluso se puede remolcar detrás de un auto. El NEMO es tan pequeño que requiere menos espacio de almacenamiento que dos motos de agua.

Proyecto Neptuno (1)
Colaboración del proyecto Neptune entre Aston Martin y Triton Submarines.

Proyecto Neptune / Aston Martin Submersible (US$ 4,4 millones)

Los diseñadores de submarinos Triton crearon un sumergible con el mismo funcionamiento que un Aston Martin. Trabajaron con Aston Martin para desarrollar un sistema de propulsión por el que los sumergibles Triton son famosos y, al mismo tiempo, agregaron el rendimiento ofrecido por Aston Martin. Project Neptune presenta una relación potencia-peso cuatro veces mayor que el sumergible de nivel profesional insignia de Triton.

A diferencia de los sumergibles Triton típicos, que utilizan una actitud de inmersión neutra y plana, el Proyecto Neptune fue diseñado para inclinarse mientras se sumerge y esculpir arcos suaves y amplios cuando gira, haciéndose eco de los autos deportivos de Aston Martin.

Yate de motor Loon
Diversión Air Golf.

Golf para yates flotantes FunAir

El green de golf flotante FunAir Yacht es el objetivo ideal para jugar al golf desde su superyate. Perfecto para todas las edades, el Yacht Golf viene con un palo de golf y una bandera, y los greens se pueden diseñar con la forma de cualquiera de sus greens favoritos. También viene con el Albus Golf ECOBIOBALL apto para uso marino. Estas pelotas de golf ecológicas están hechas de comida para peces y se disolverán por completo en solo unos días. FunAir también ofrece el mejor paquete Beach Club, que incluye tumbonas y sillas inflables FunAir Wave, una variedad de islas flotantes que incluyen la nueva isla sombreada modular y el campo de golf flotante.

Awake_RÄVIK S_7
Tabla de surf eléctrica Awake RÄVIK S.

Tabla de surf eléctrica Awake RÄVIK (US$ 7.900)

La creación de la firma de Awake, la RÄVIK, es una tabla de surf eléctrica que agrega emoción independientemente de la experiencia de quien la use. Se controla fácilmente a través de su aplicación móvil con una velocidad máxima de 54 kilómetros por hora y cuatro configuraciones de energía diferentes.

507bb5a5-3ab3-44e4-8d38-0e57a349ada8
Kayak piloto automático Sportsman

Kayak con piloto automático Old Town Sportsman (US$ 3.999)

Este kayak deportivo avanzado utiliza un motor de hélice Minn Kota de 12V, lo que elimina la necesidad de remar y utiliza la dirección del pie para la mejor experiencia de pesca. La tecnología Spot-Lock de Kota, que se activa con el control remoto i-Pilot Bluetooth conectado, mantiene el kayak fijo en su posición automáticamente, independientemente del viento o la corriente, para que sus invitados disfruten de un viaje de pesca en yate.

IAQUA-11-1030x579
iAQUA Sea Dart Max.

Scooter subacuático iAQUA SeaDart Max (US$ 7.999)

El scooter de buceo iAQUA se puede usar en la parte superior y bajo el agua. Con una velocidad máxima de 20 km /hora puede alcanzar profundidades de 30 metros y durar 80 minutos. Fabricado íntegramente en carbono procedente de la construcción de coches deportivos, es más ligero y resistente a las grietas.

waydoo-flyer-on-the-water-768x6400
Lámina Waydoo Flyer E.

Folleto electrónico Waydoo Flyer (US$ 7.399)

El motor de 6.000 W del Waydoo Flyer ONE puede propulsarlo a velocidades de hasta 40 kilómetros por hora, y la empresa cuenta con un tiempo de conducción de 55 a 85 minutos. Una vez que se agota la batería resistente al agua, se puede quitar y recargar en dos horas. Un controlador inalámbrico de mano con un acelerador de gatillo permite al ciclista controlar su velocidad. Los movimientos del peso corporal del operador mantienen el equilibrio.

redpaddleco-170-xl-ride-paddle-board-inflable-desktop-gallery-2
Red Ride XL para excursiones en grupo.

Tabla de remo Red Ride XL (US$ 4.700)

Una tabla gigante para varias personas de más de cinco metros de largo y casi 5 metros de ancho, la tabla de remo Ride XL puede transportar hasta ocho personas. Con un robusto sistema iFin incorporado, la tabla es resistente a los daños y es la embarcación perfecta para explorar calas tranquilas desde su yate. Con varias válvulas de aire, puede sacar a sus invitados al agua rápidamente.

5b1e83e1-2565-4fd0-8de1-3117b544f09a
Tender eléctrico de hidroala Candela C-8.

Licitación eléctrica de hidroala Candela C-8 (US$ 342.000)

El último lanzador eléctrico de hidroala de Candela de 8,5 metros el C-8, es el primer crucero diurno eléctrico con largo alcance a altas velocidades y alcanzará velocidades máximas de 56 kilómetros por ahora. Con un 80% menos de consumo de energía gracias a su tecnología de lámina hidráulica, el motor de cápsula de transmisión directa Candela C-POD le permitirá navegar por un rango de 50 millas náuticas con la energía de la batería a una velocidad de 40 km / h. El ténder cuenta con una cabina grande, asientos para ocho pasajeros, una tumbona y una cabina delantera en la que pueden dormir dos adultos y dos niños.

9-13-2021 11-58-02 a. M.
Catamarán híbrido eléctrico Ceclo.

Catamarán híbrido eléctrico CECLO (US$ 19.999)

Los Ceclos son botes de pedales eléctricos de lujo diseñados para el ejercicio y la relajación para aquellos escapados tranquilos lejos del yate. El uso de un sistema de pedales asistido eléctricamente lo ayuda a moverse más rápido y viajar más lejos mientras experimenta un silencio total, muy divertido para explorar calas y playas escondidas mientras está anclado.

Nouvoyage-Limousine-Tender-33-Air-Stair-Gull-Wing-Hatch-Closed-4-2013-1-copy-1030x679
Nouvoyage Amphibian Tender dentro y fuera del agua desde su megayate.

Licitación de anfibios Nouvoyage (US$ 2 millones)

La primera limusina anfibia del mundo actualmente en desarrollo puede alcanzar 40 km/h en el agua y la tierra. Este impresionante Limousine Tender está desarrollado estrictamente para propietarios de superyates. La licitación ofrece líneas de transmisión simples y confiables, mejor eficiencia de combustible, clasificación de aguas abiertas, espacios con clima controlado, techos y ventanas convertibles, interiores de lujo y un baño a bordo para los mejores derechos de fanfarronear.

*Con información de Forbes US.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cómo será el vuelo al espacio de tres días y con tripulación civil de la empresa de Elon Musk

SpaceX realizará un vuelo al espacio con tripulación civil en una misión de tres días, la primera que orbitará la Tierra con astronautas no profesionales a bordo, informó la empresa aeroespacial estadounidense del multimillonario Elon Musk.

Publicado

on

SpaceX realizará un vuelo al espacio con tripulación civil en una misión de tres días, la primera que orbitará la Tierra con astronautas no profesionales a bordo, informó la empresa aeroespacial estadounidense del multimillonario Elon Musk.

La misión denominada “Inspiration4” le permitirá a la compañía ingresar en la carrera del turismo espacial, luego de que los multimillonarios Richard Branson y Jeff Bezos cruzaron la frontera espacial con las naves Virgin Galactic y Blue Origin, respectivamente, con unos días de diferencia en julio.

El vuelo de SpaceX se distingue de sus predecesores por tener un alcance mucho más ambicioso que los pocos minutos de ingravidez por los que pagaron los clientes de Virgin Galactic y Blue Origin, y se prevé que la cápsula Crew Dragon de SpaceX volará más allá de la órbita de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

jared isaacman,



La misión “Inspiration4” fue fletada por el multimillonario estadounidense Jared Isaacman, fundador y director ejecutivo de 38 años de edad de la empresa de procesamiento de pagos Shift4 Payment, quien también es un piloto experimentado, según consignó la agencia de noticias AFP.

Si bien se desconoce el precio que Isaacman pagó a SpaceX, se estima que está en el orden de decenas de millones de dólares.

“El riesgo no es cero”, dijo Isaacman en un episodio de un documental de Netflix sobre la misión, y precisó “estás viajando en un cohete a 17.500 millas (28.000 kilómetros) por hora alrededor de la Tierra. En esa clase de entorno hay riesgos”.

SpaceX ya ha llevado a no menos de diez astronautas a la ISS en nombre de la NASA, pero esta será la primera vez en la que viajarán astronautas no profesionales.

El despegue está programado para el miércoles a partir de las 00H00 GMT desde la plataforma de lanzamiento 39A del Kennedy Center de la NASA en Florida, de donde despegaron las misiones Apolo a la Luna, según informó la AFP.

Además de Isaacman, que será el comandante de la misión, se eligieron tres figuras no públicas para el viaje a través de un proceso que se anunció por primera vez en febrero, en el Super Bowl.

La integrante más joven de la tripulación será Hayley Arceneaux, de 29 años, una sobreviviente de cáncer de huesos infantil, que representa la “esperanza” y se convertirá en la primera persona con una prótesis en ir al espacio.

En tanto, un exveterano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Chris Sembroski, que trabaja en la industria de la aviación, ocupará el asiento de la “generosidad”.

Lea también: Elon Musk y otros CEO multimillonarios que apoyan la renta básica universal

La tripulación se completará con Sian Proctor, una profesora de ciencias de 51 años que en 2009 perdió por poco la ocasión de convertirse en astronauta de la NASA y representará la “prosperidad”.

El entrenamiento de estos civiles duró varios meses e incluyó experimentar con alta fuerza G en un brazo gigante que rota a gran velocidad.

También realizaron vuelos parabólicos para experimentar la ingravidez durante unos segundos y completaron una caminata en la nieve a gran altitud en el Monte Rainier, en el noroeste de Estados Unidos.

Asimismo, pasaron tiempo en la base de SpaceX, aunque el vuelo en sí será completamente autónomo y durante los tres días que estén en órbita, se les analizará el sueño, la frecuencia cardíaca, sangre y habilidades cognitivas con el objetivo de acumular datos para futuras misiones con turistas.

“En toda la historia de la humanidad, menos de 600 seres humanos llegaron al espacio”, dijo Isaacman. “Estamos orgullosos de que nuestro vuelo ayude a influir en todos aquellos que viajen después de nosotros”, concluyó.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado