Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Deportes

Messi: la historia detrás de su liderazgo

Con una fortuna estimada en US$500 millones, Lionel Messi sigue los pasos de Diego Armando Maradona. Ganó con su equipo la Copa América y se consagró en Argentina. Esta es la historia detrás de su liderazgo.

Publicado

on

Pocas veces se lo vio a Lionel Messi tan exultante como en la noche del sábado 10 de julio en el estadio Maracaná, luego de que la Selección argentina de fútbol se consagrara con el máximo galardón de la Copa América 2021, tras vencer en la final a Brasil. Una hazaña que pareció épica: ganar de visitante al principal rival del país y cortar la racha de 28 años sin títulos internacionales

Nacido en Rosario en 1987, el ¿ahora exjugador del Barcelona?, que encontró un refugio en España luego de que a los 11 años le diagnosticaran una deficiencia de la hormona de crecimiento que pretendía limitar su afán por jugar al fútbol, finalmente alzó la copa. Esta vez, la que cosechó con la celeste y blanca. 

Messi es hombre de récords y varios se detallan en el libro Guinness: 151 partidos jugados con la Selección argentina, 1.163 goles concretados a lo largo de su carrera y el único en ser elegido cuatro veces consecutivas Jugador del Partido en una Copa Mundial (2014), entre otros. Merecedor de seis Balones  de Oro, seis Botas de Oro, Premio Laureus y FIFA World Player, con el Barcelona, donde fue capitán y donde ganó 35 títulos. 

También es el segundo deportista mejor pago del mundo, según el ranking de Forbes (US$ 130 millones a junio de este año). Tenía una fortuna estimada en US$500 millones a 2020, que podría alcanzar los US$700 millones al finalizar este año.

Lea también: Máximo goleador, líder en asistencias, el que no descansa: Messi rompe marcas

La Argentina arrastraba casi tres décadas sin poder quedarse con un trofeo internacional, luego de seis derrotas consecutivas en finales (cuatro en Copa América, una en el Mundial Brasil 2014 y la Copa Confederaciones) y, con la llegada al plantel de Lionel Scaloni como entrenador, la historia pareció revertirse y Messi saldó la deuda que se le reclamaba. Con todo, términos como resiliencia y liderazgo, tan utilizados en el mundo corporativo, ganaron nuevamente la escena. 

Messi alza la copa, tras el partido contra Brasil.

¿Qué cambió en Messi? ¿Se convirtió en un nuevo tipo de líder? No creo que haya habido un cambio respecto de su estilo de liderazgo, sino que ocurrió algo superador: se armó un sistema de liderazgo. Muchas empresas cometen el error de buscar hacer de un líder un héroe. Con Messi pasaba algo así: había una expectativa de “Mesías”, de salvador. Pero, en esta ocasión, se vio un sistema distribuido en el equipo, incluida la conducción y el cuerpo técnico. 

Scaloni logró bajar el nivel de exigencia sobre una sola persona, para distribuirlo en un sistema con diferentes roles. Ninguno de los jugadores salió sobredestacado. Ni siquiera el director técnico, muy bien secundado también por otros líderes. Hubo muchas piezas que se fueron intercambiando y todas tuvieron la posibilidad de destacarse en algún momento. 

El equipo, que no jugaba en función de Messi, tuvo autonomía. No todo estaba, como ocurre en muchas organizaciones, radial con el jefe. Ahora bien, esta es una conexión necesaria pero no suficiente. Hubo otros factores que lo hicieron posible: un tema que siempre estuvo presente en Messi, pero que ahora se visualizó de otra manera, que es la humildad. En el libro Liderar con humildad. 12 lecciones de liderazgo del Papa Francisco, el autor Jeffrey Krames explica el modelo de liderazgo del Sumo Sacerdote, y una de sus enseñanzas es “huele como tu rebaño”. Para este estadounidense, cuyos libros fueron traducidos a 36 idiomas, no hay una diferencia entre el líder y el resto. 

Con la Selección no se percibían niveles jerárquicos, sino que existía una distribución de esa responsabilidad con claros roles y con intercambiabilidad. Lo que se jugaba, en otras palabras, era una especie de liderazgo ágil y dinámico. La humildad y la interdependencia de todos los integrantes del equipo contribuyeron a que sintieran que conseguir la victoria era difícil, pero no imposible; que tenían que proponérselo, pero sin obsesionarse. 

Lea también: Cuáles son las marcas de lujo favoritas de Lionel Messi

El escritor y coach en liderazgo ejecutivo Marshall Goldsmith se refiere a los 21 errores que suelen cometer los líderes, y el último de ellos es, justamente, la obsesión por alcanzar las metas. 

Acá, en todo caso, la obsesión era más por respetar el proceso que por la meta en sí misma. Y esta fue más una consecuencia que una obsesión. 

Messi y Neymar.

Los jugadores tuvieron la capacidad de sobreponerse a las dificultades con el compromiso, con la colaboración, con el estar todos en la misma sintonía, independientemente del lugar de donde viniera cada uno. Se vio la celebración colectiva por sobre la celebración individual.  No podría decir que Messi tuvo un liderazgo llamativo, y eso es lo llamativo, valga la redundancia. De hecho, ¿alguien lo vio dar órdenes? Quizás esta distribución de responsabilidades fue lo que permitió democratizar más el sistema para que todos se sintiesen protagonistas. 

El hecho de que muchos no estuvieran viciados de gestiones anteriores y que vieran que a alguien como Ángel Di María (el equivalente en una empresa a un gerente de determinada área con muchos años en la compañía) le dijeran “vas al banco de suplentes y vas a entrar en algún momento” habla muy bien de este sistema de liderazgo que integraba Messi, pero no era el único líder. 

Tal vez, pasó de ser el Mesías a ser uno más de este sistema de liderazgo, donde también hubo un culto al bajo perfil. En oportunidades anteriores había una sobreestimación, algo que en el mundo corporativo se conoce como “overpromise- underdeliver“: en los planes de negocios se promete mucho  y después no se alcanzan los resultados.

Sería un error creer que ya llegaron. Este es el momento para ejercer la humildad porque, cuando te va mal, implica reconocer la oportunidad de  aprendizaje y, cuando te va bien, también, para plantearte cómo podés crecer a partir de ahora. Si bien fue un triunfo épico, porque ocurrió en el Maracaná y fue una final contra el Brasil de Neymar, no se ganó la final del mundo. Lo peor que podemos hacer es considerar que este es el modelo de liderazgo ideal. Es momento de ver qué podemos aprender de esto, qué tenemos para potenciar y qué no vamos a repetir. 

Pocas veces en el liderazgo es todo perfecto. Parte de lo que hay que entender es que esto fue fruto de un sistema donde se preservó muy poco de lo tradicional y mucho de lo nuevo. Para hablar en términos empresarios, hubo muy buena diversidad e inclusión en este grupo. Una de las cualidades claves para los equipos de alto desempeño es, justamente, la diversidad con auténtica inclusión. 

Las sombras del pasado

En 2014 la Argentina podría haber ganado la final contra Alemania. Pero no ocurrió. Javier Mascherano, que en la previa a los penales contra Holanda  alentó al arquero argentino Sergio Romero diciéndole “hoy te convertís en héroe“, se alzó como un excelente líder. Era el capitán sin banda, que respondía a los atributos clásicos del liderazgo, con un Messi habilidoso en lo motriz pero más bien de carácter introvertido. 

Una de las distinciones más grandes entre un líder introvertido y uno extravertido es que el extravertido habla, piensa, habla, y el introvertido  piensa, habla y piensa. Messi tuvo que crecer como líder del grupo, aun con sus limitaciones. Es una pieza dentro de algo más grande, con un rol protagónico, reconociendo que no iba a tener la capacidad de ser extravertido. Y en esta oportunidad pudo transitar su lugar donde sentía confort. Esta selección no le pidió lo que no podía dar. 

Messi no fue formado para ser líder, pero es un excelente futbolista. Lo que el sistema hizo fue tomar algunas de sus cualidades para contribuir al logro grupal. Pero el aporte viene desde muchos lugares, no solo desde el plano futbolístico, sino también desde lo emocional. Hubo un trabajo muy fuerte de contención y de manejo saludable de los conflictos. 

Lionel Messi junto con Diego Maradona, años atrás.

Con esta última Selección se vio mucho compromiso y disfrute. Podemos trazar una distinción entre el perfeccionismo y la excelencia: el perfeccionismo es, exclusivamente, obsesionarse con lograr el máximo resultado. La excelencia es esa búsqueda de tu mejor versión, sabiendo que siempre vas a poder mejorar. Hay goce. Y acá se vio cómo disfrutaban del proceso, no como en otras  ocasiones en las que parecían esos líderes que sufren por trabajar en determinado lugar solo por lograr un resultado. 

Un factor que no fue menor: un compromiso incondicional,  mucho foco y alineamiento entre los integrantes del cuerpo técnico y los jugadores. En las empresas esto también se ve muchas veces cuando los líderes tienen la posibilidad de mostrarse como son, de abrirse de corazón, entendiendo al otro y empatizando con él. Como concepto, lo veo más como las organizaciones que son sociocracias u holocracias. Sería como una pirámide mucho más achatada. Vi un liderazgo no jerárquico, plano, más horizontal. 

El peso del legado

Hace unos días, Andy Jassy se convirtió en el CEO de Amazon, luego de que Jeff Bezos, fundador de este gigante del e-commerce, decidiera dar un paso al costado en la función ejecutiva. Las comparaciones, probablemente, no tardarán en llegar. 

Como le ocurrió a Messi cuando comenzó a calzarse la 10 y, gracias a su habilidosa zurda y baja estatura, no escapó a las analogías que lo bautizaban el “Messías”, en clara referencia al hijo de Dios, Diego Armando Maradona

En general, luego de estos líderes, que son tan omnipresentes y omnipotentes, y que logran cosas fantásticas, viene un período de decadencia porque es muy difícil ocupar el lugar que dejan. Y, a veces, lo que se les critica, justamente, es que no fueron tan buenos líderes porque, en definitiva, no dejaron  un sistema que los trascendiera. 

Cuando ese líder se aleja de la compañía, las organizaciones tienen que transitar el duelo por la pérdida, tratando de conformar un nuevo liderazgo: pasa en los países, pasa en las empresas, pasa en las familias y pasa en el fútbol. Es más, creo que podríamos pensarlo de otra manera: ese estilo unipersonal de liderazgo está en extinción y empieza a emerger el sistema de liderazgo. No es la persona, sino el modelo que los propios líderes se proponen generar en la organización. 

La Selección argentina con la copa América.

Muchas veces se habla de los componentes del estilo de conducción. En la Selección, tanto desde el cuerpo técnico como desde el plantel de jugadores, se generó un entramado de liderazgo. Esto debería ser, más que el final, el principio de algo. Ojalá que el éxito no obnubile a los líderes, y que no piensen que ya saben todo lo que tienen que saber. Es lo que pasa en las empresas: lo que te trajo hasta acá no te llevará hasta el siguiente nivel. Pero lo que trajo a la Selección hasta acá sí es una buena base para avanzar. Hay que trabajar en tratar de optimizar este modelo. 

En el fútbol existe un axioma que es erróneo: equipo que gana, equipo que no cambia. Este cuerpo técnico demostró que, aunque ganara, cambiaba. Así tuvieron la capacidad de repentización, de no repetir fórmulas mientras están jugando. 

Lo exitoso de este modelo es que no es perfecto. Acá también hubo lo que Alex Rovira llama la buena suerte. Suerte es el azar; la buena suerte es lo que hacés para que eso suceda. La Selección hizo mucho para que las cosas ocurrieran, pero hay mucho más para hacer de cara al futuro. 

En el mundo empresario muchas veces se aprende haciendo. Con la pandemia de Covid-19 se vio que muchas personas tuvieron un rol clave en el business continuity (es decir, la posibilidad de que el negocio continúe) sin ocupar posiciones clave; personas con capacidades críticas que no ocupaban roles críticos y personas con roles críticos que no tenían las capacidades críticas para este momento. Por eso se habla cada vez más de los equipos y de los sistemas. Se terminó la época de los héroes que resolvían todo

Parte de esto es lo que se visualiza en Scaloni: estuvo en el momento correcto en el lugar adecuado. Estando en el rol, vas aprendiendo más y no necesariamente la preparación teórica es la que te permite desplegar tu potencial. 

¿Es Scaloni el mejor director técnico? Tal vez le faltan un montón de cosas, pero fue funcional a este proceso, y lo peor que le podría pasar es pensar que ya es el mejor director técnico del mundo. Sí se ve que es un técnico joven que tiene ganas, pasión, compromiso y que, como dice Claudio Fernández Aráoz en su libro Rodéate de los mejores, se rodeó de buena gente. Parte del talento de un líder es transformar un buen plantel en un buen equipo. 

Lo que trajo a la Selección hasta acá fue el futuro, el propósito que los guiaba. Los líderes que trabajan en función del futuro pueden construir un presente  que sea mucho más valioso y funcional para eso que viene.  

Fred Kofman habla del éxito más allá del éxito, y dice que cuando uno trabaja en función de ciertos valores, independientemente del resultado final, el éxito está asegurado. El sábado 10 de julio, en el Maracaná, confluyó un sistema de liderazgo con un objetivo claro, un manejo adecuado del conflicto, clara distribución de roles y responsabilidades, buena suerte y la capacidad individual complementada desde la diversidad. 

El deseo sería que el equipo no se enceguezca pensando que ya llegó al éxito. Parecería ser que sus límites son mucho más altos de lo que lograron, con  lo cual, nuevamente, humildad. Aquí se puede aplicar la ley de las 24 horas: 24 horas celebramos, y a la hora 25 empezamos a pensar el próximo objetivo.

Publicado en Forbes Argentina | Sobre el autor: Alejandro Melamed es doctor en Ciencias Económicas (UBA), speaker internacional y consultor disruptivo. Tiene más de 25 años  de experiencia en cargos ejecutivos en multinacionales. Es director de Humanize Consulting y autor de varios libros, entre ellos, Tiempo para valientes, en coautoría con Fabián Jalife (2020), El futuro del trabajo y el trabajo del futuro (2017), Historias y mitos de la oficina (2015), ¿Por qué no? (2012) y Empresas (+) humanas (2010).

Deportes

Cristiano, como si nunca se hubiera ido

“Mi regreso a Old Trafford ha sido solo un breve recordatorio de por qué este estadio se conoce como el Teatro de los Sueños”, dijo Cristiano en un mensaje en redes sociales.

Publicado

on

A Cristiano Ronaldo le ha llevado doce años volver a vestir la camiseta del Manchester United, pero solo 46 minutos saber lo que es marcar de nuevo en el Teatro de los Sueños.

El hijo pródigo de los ‘Diablos Rojos’, el hombre por el que todo el mundo suspiraba antes de que comenzara el partido en Mánchester está de vuelta. Como si nunca se hubiera ido. Como si el tiempo se hubiera parado cuando en 2009 decidió volar al Real Madrid para constituir una leyenda en la capital española y convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia.

Cristiano Ronaldo, que este sábado marcó dos goles contra el Newcastle United, aseguró que está “orgulloso” de volver al Manchester United y a la Premier League.

“Mi regreso a Old Trafford ha sido solo un breve recordatorio de por qué este estadio se conoce como el Teatro de los Sueños”, dijo Cristiano en un mensaje en redes sociales.

“Para mí siempre ha sido un sitio mágico en el que puedes lograr todo lo que te propongas. Junto a mis compañeros y con el increíble apoyo de la afición, encaramos esta temporada con confianza y optimismo de que podamos celebrar títulos al final”, señaló.

“Estoy orgulloso de volver al Manchester United y de jugar en la Premier League, pero, por encima de todo, feliz de ayudar al equipo”, añadió.

Su segundo debut en Old Trafford, tras el producido en 2003, era el espectáculo más notable del día y por eso nadie quería perdérselo en la ciudad. Sir Alex Ferguson, su maestro, Jorge Mendes, agente del luso, Avram Glazer, dueño del equipo, e incluso Ryan Giggs, al que apenas se ve desde que fue acusado de malos tratos, estuvieron presentes en la tribuna del Teatro de los Sueños para no perderse el partido.

Mientras, en el resto del estadio, más de 70.000 personas coreaban el “Cristiano, Cristiano”, mientras su héroe, el que conquistó la Champions League en 2008, la última del club, e instauró un récord de goles en la Premier, se frotaba las manos al salir al campo.

Tuvo una desconexión inicial, y es que la primera bola que tocó sirvió para que terminara en el suelo en un remate fallido, pero, tras eso, Ronaldo se conjuró para divertir a la grada. Bicicletas, disparos, encarar y hambre de gol. Los ingredientes que le hicieron irse de Mánchester como el mejor y sus señas de identidad tanto en Madrid como en Turín.

A Old Trafford había vuelto ya dos veces, en 2013 en una eliminatoria de Champions, y en 2018, ya con el Juventus para la fase de grupos, pero nunca como esta. Ni siquiera su casi fichaje con el Manchester City provocó enfado alguno en la grada.

El tanto, nada espectacular, pero siempre eficiente, al aprovechar un fallo de Woodman, le sirvió de presentación. Pero Cristiano no ceja ahí. Cuando su equipo sufrió el empate, tardó seis minutos en marcar de nuevo. “No he venido a estar de vacaciones”, avisó. Y sus actuaciones ya le avalan. En un equipo que lleva ocho años sin ganar la Premier y trece sin tocar la Champions, la ilusión de Cristiano Ronaldo es contagiosa. Y necesaria.

EFE

Seguir Leyendo

Deportes

‘Veremos cada vez más transmisiones deportivas en plataformas digitales’: Claro Sports, tras éxito de los Juegos Olímpicos

José Antonio Aboumrad, director de Marca Claro y Claro Sports, reveló a Forbes que han trazado ruta para llevar a los usuarios eventos como la Copa Libertadores, la Vuelta a España y el Tour de Francia.

Publicado

on

José Antonio Aboumrad, director de Marca Claro y Claro Sports. Foto: Claro.

Como un golazo es considerado el hecho de que Claro, la marca de telecomunicaciones del multimillonario Carlos Slim, que tiene presencia en toda América Latina, haya concretado los derechos para transmitir los Juegos Olímpicos y los Juegos Paralímpicos 2020.

Desde su canal de Youtube, Claro Sports y Marca Claro, las unidades de contenido deportivo, ofrecieron transmisión abierta de lo que estaba pasando simultáneamente en las distintas competencias para Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

En este, que es el mayor evento deportivo del mundo, registraron más de 773 millones de reproducciones de video, atrapando 59.2 millones de usuarios únicos que antes seguían estas transmisiones en televisión abierta.

“Veremos cada vez más transmisiones deportivas en plataformas digitales”, dijo en entrevista con Forbes José Antonio Aboumrad, director de Marca Claro y Claro Sports. “La gente se está acostumbrando a ver en televisores inteligentes y los móviles sigue teniendo importancia”.

Las réplicas de video con los triunfos de las competencias que circulaban en las redes sociales y en canales de televisión de América Latina, que antes llevaban el logo de una cadena televisión, llevaban el logo de Claro Sports y de Marca Claro, la alianza que tienen con la reconocida marca española de periodismo deportiva.

“Es un joint venture que nos ha ayudado mucho a ser líderes en el mercado”; cuenta Aboumrad.

El plan de transmitir Tokio se empezó a cocinar desde los Juegos Olímpicos de Río en 2016, cuando se preguntaban cómo podían cumplir el compromiso con el Comité Olímpica Internacional de llevar las competencias a la mayor cantidad de gente.

“Fue un reto gigante por la pandemia”, apunta Aboumrad. “En Tokio el reto fue importante con la logística por todas las restricciones de movilidad y el cambio de horario. No podíamos tener dos narradores en un mismo estudio. Así que tuvimos narradores repartidos por México, Colombia, Argentina, España y Ginebra. Con tecnología fuimos supliendo todo. La mayor parte de la audiencia vino de México y Colombia”.

Claro Sports firmó un acuerdo con Facebook para distribuir más de 2.000 videos en esa red social, incluidos alrededor de 200 videos con lo más destacado de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Aboumrad reveló a Forbes que han trazado ruta para llevar a los usuarios eventos como la Copa Libertadores, la Vuelta a España y el Tour de Francia.

Seguir Leyendo

Deportes

El bonus millonario que gana Neymar por ser cortés con los aficionados del PSG

El astro brasileño recibe 541.680 euros brutos al mes por ser “cortés, puntual, amable y estar a disposición de los aficionados”.

Publicado

on

En el verano de 2017, el Paris Saint-Germain (PSG) fichó a Neymar. El club galo pagase la cláusula de 222 millones de euros por el futbolista y llegó a un acuerdo con él para que jugase las siguientes cinco temporadas (hasta 2022) a razón de 30 millones de euros netos más bonus. Así ocurrió el fichaje que, hasta la fecha, sigue siendo la mayor transferencia de la historia del fútbol.

Por si el sueldo del brasileño sonase a poco, en 2018, el periódico portugués Diário Record publicó que el jugador ganaba —además de su salario— un bonus de 375.000 euros por aplaudir a los aficionados del club. Otros medios se hicieron eco rápidamente de una información que Neymar no tardó en desmentir a través de su cuentta de Twitter.

Lea también: Messi, Neymar y Mbappé, la delantera mejor pagada del futbol

Ahora, resurgen los rumores de un posible bonus. En esta ocasión lo publica El Mundo en una exclusiva en la que dice que el futbolista brasileño recibe 541.680 euros brutos al mes —375.000 euros netos mensuales— por ser «cortés, puntual, amable y estar a disposición de los aficionados». Además, tiene prohibido criticar públicamente los planteamientos tácticos del club.

Según la información publicada, el contrato de Neymar con el PSG incluiría un «bonus ético» que le garantiza automáticamente unos ingresos de poco más de 6,5 millones de euros brutos anuales –4,5 millones netos al año– por mantener un comportamiento ejemplar con los fans del club parisino. Y no sería el único jugador que recibe este tipo de primas.

A diferencia de lo ocurrido en 2018, Neymar aún no se ha pronunciado al respecto.

Seguir Leyendo

Deportes

Con 24 medallas, Colombia cerró año extraordinario en los Juegos Paralímpicos de Tokio

La delegación conformada por 69 deportistas superó lo hecho en Río. Nelson Crispín, con cuatro medallas, se convirtió en el máximo medallista en la historia de Colombia en los Juegos Paralímpicos.

Publicado

on

Angie Pabón y Luis Dahir Arizala, medallistas de para atletismo. Foto: Comité Paralímpico Colombiano.

Imparables, así se describe a la delegación colombiana que representó al país en los Juegos Paralímpicos de Tokio, donde se logró superar el desempeño en las justas previas (Río 2016), con un total de 24 medallas. Fueron 3 medallas de oro, 7 de plata, 14 de broce y 65 diplomas paralímpicos, que fueron entregados a atletas que tuvieron actuación destacada a pesar de no haber conseguido medallas.

Tabla de medallería Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

El presidente del Comité Paralímpico Colombiano, Julio César Ávila, comentó que hubo “varios para atletas que participaron por primera vez y sacaron la casta y la garra de nosotros los colombianos. Desde ya, estos deportistas se están proyectando a los próximos Juegos”.

Además del medallero y los debuts, también se le preguntó al presidente del CPC por la representación general de nuestros nacionales, frente a esto aseguró, “Colombia volvió a demostrar que viene creciendo en el deporte paralímpico. El orgullo que sentimos nosotros lo deben estar sintiendo allá. Trajimos a la delegación más grande con 69 deportistas, el balance es positivo”.

El nadador Nelson Crispín se colgó cuatro medallas: una de oro, dos de plata y una de bronce. Se coronó como el máximo medallista en la historia de Colombia en Juegos Paralímpicos. Foto: Comité Paralímpico.

Ávila concluyó expresando su sentir frente al éxito de los Juegos para Colombia, no sin antes, agradecer a la delegación y su gran papel en tierras niponas. “El deporte paralímpico está mostrando el trabajo que hacemos cada uno desde nuestros roles para que todo salga bien. Quiero darle las gracias a los deportistas que representaron a Colombia de esta manera y a los miembros de la delegación que ayudaron a que nuestros sueños se convirtieran en realidad”, afirmó.

Por ahora, se sabe que el camino que viene es largo, pero desde ya, está mentalizado en Paris 2024.

Foto: Comité Paralímpico.

Seguir Leyendo

Deportes

El colombiano Miguel Ángel López abandona la Vuelta a España

En medio de la vigésima etapa, a falta de 20 kilómetros, el ciclista se detuvo y decidió no continuar.

Publicado

on

El colombiano Miguel Ángel López (Movistar) ha abandonado la 76 Vuelta a España en el transcurso de la vigésima etapa, a falta de unos veinte kilómetros para el final, tras no haber podido entrar en la escapada que le dejaba fuera de la lucha por el podio.

Después de unos treinta kilómetros de persecución, el de Pesca terminó deteniéndose y sentándose en un lado de la carretera sin motivo aparente y de forma polémica.

Ni la llegada de su director Patxi Vila, del que según han apuntado algunos medios presentes en el lugar incluso se habría apartado sin querer entablar conversación, ni su compañero de equipo Imanol Erviti fueron capaces de hacerle reaccionar y que volviese a subirse a la bicicleta.

Lea también: Sigue la buena racha en el ciclismo: ‘Supermán’ López se queda con la Mont Ventoux

López, que se impuso de manera brillante en la decimoctava etapa que finalizó en el inédito Altu d’El Gamoniteiru, tenía prácticamente asegurado el podio antes de tomar la salida en esta vigésima etapa en Sanxenxo.

Con un diseño propio de una clásica, la etapa se tensó en su segunda mitad y la ascensión al único puerto de primera de los cinco que se ascendían, el Alto de Mougás, y allí López vio como se le escapaba el podio.

“Como la mayoría ha visto, el momento del corte ha sido una situación incómoda, difícil de resolver. Nos hemos visto en un momento complicado y se nos han ido los mejores por delante; el Bahrain ha jugado bien sus cartas, y es difícil tapar un hueco así, aunque sea pequeño, a estas alturas de Vuelta”, explicó López.

“Desistí de seguir luchando por una batalla que estaba prácticamente perdida”.

Miguel ángel lópez, ciclista colombiano.

“Hay mucho cansancio, mucho nivel y lógicamente nadie iba a ayudar a cerrar esa pequeña brecha en ese momento. Tardamos en reaccionar. Hay muchos factores y, al final, es una pena que tengamos que terminar La Vuelta de esta manera”, agregó.

“Quiero pedir perdón a los compañeros. Quedábamos ya pocos, éramos cinco en La Vuelta y para currar todos los días teníamos a tres, y ellos se dejan la piel día a día, dan todo de sí, su 100%. Ha sido un poco complicado, pero al final ha pasado así”, comentó.

Desistí de seguir luchando por una batalla que estaba prácticamente perdida. Solo quiero decirle a la afición, a los patrocinadores, a toda la organización de La Vuelta a España y pedirles perdón por lo que pasa y por cómo ha ido esto en el día de hoy”, señaló.

Publicado por EFE

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado