Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Ministro de Hacienda reitera que reforma fiscal reduciría niveles de pobreza

El ministro, José Manuel Restrepo, dijo que hasta 15 millones de colombianos se podrían beneficiar con programas sociales.

Publicado

on

La reforma fiscal del Gobierno busca disminuir la pobreza y la desigualdad a niveles incluso menores a los que existían antes de la pandemia, afirmó el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, al presentar el proyecto a las comisiones económicas del Congreso donde será debatido.

El ministro dijo que con esa medida, llamada proyecto de “inversión social”, se busca llegar a entre 12 y 15 millones de colombianos más que se beneficiarán de programas sociales del Gobierno y de esa forma ampliar al 50 % la población del país que recibe ayudas ante las dificultades económicas agravadas por la pandemia.

Con la nueva reforma fiscal el Gobierno espera recaudar 15,2 billones de pesos (unos 3.865 millones de dólares) para garantizar la estabilidad de las finanzas públicas y la reactivación de la economía, gravemente golpeada por la pandemia del coronavirus.

Lea también: ‘Proyecto de Inversión Social’ apunta a recaudar $15,2 billones: MinHacienda

A raíz de la pandemia, la pobreza monetaria en Colombia subió el año pasado 6,8 puntos con respecto a 2019 y se situó en 42,5 %, lo que significa que el número de pobres del país aumentó en 3,6 millones de personas al pasar de 17,4 a 21 millones, según el Departamento Administrativo de Estadística Nacional (DANE).

Esta propuesta llega luego de que el anterior proyecto de reforma tributaria desatara multitudinarias protestas que comenzaron el pasado 28 de abril y se prolongaron por dos meses, periodo que coincidió con el momento más crítico de la pandemia.

Con esa propuesta el Gobierno esperaba recaudar 25 billones de pesos (unos 6.358 millones de dólares) con iniciativas impopulares como la ampliación de la base tributaria o el progresivo aumento del impuesto a la renta a quienes ganan menos.

El estallido de una crisis social sin precedentes en la historia reciente del país obligó al presidente Iván Duque a retirar la iniciativa, que no alcanzó a ser debatida en el Congreso, y a ordenar la creación de este nuevo documento a partir del consenso entre partidos políticos, organizaciones civiles, la academia y el sector privado.

Reactivación económica

El ministro Restrepo afirmó hoy que la pandemia ha provocado la crisis más fuerte de la historia reciente del país, por lo cual aseguró que el proyecto de “inversión social” busca reducir la pobreza, impulsar el crecimiento económico y crear empleos.

“Lograr esa reactivación requiere mensajes claros: primero de estabilidad social y segundo de estabilidad fiscal, sin la una y sin la otra no hay crecimiento económico y no es posible que este sea significativo”, afirmó el alto funcionario.

Agregó que Colombia puede tener un crecimiento importante porque “la estabilidad social genera tranquilidad” y la iniciativa gubernamental “tiene como punto de partida una respuesta al desafío social, económico y fiscal”.

Igualmente insistió en que la reforma tributaria no afectará a la clase media sino que buscará la solidaridad del sector empresarial al desmontar beneficios tributarios.

“Naturalmente estoy con toda la disposición de poder contribuir a que este debate sea el mejor en beneficio del país, para que con sentido de grandeza contribuyamos a lo que Colombia necesita”, manifestó el ministro a los congresistas. 

Siga toda la información de negocios en Forbes Colombia.

Economía y Finanzas

Duque pidió a calificadoras de riesgo no evaluar con criterios prepandemia

En un encuentro en Nueva York, el mandatario le pidió a estas firmas que tuvieran en cuenta el grave efecto que ha traído la pandemia a las finanzas públicas del país.

Publicado

on

Foto cortesía Presidencia

Luego de que dos de las calificadoras le quitaran el grado de inversión a Colombia, Duque se reunió este jueves con representantes de estas firmas en Nueva York, Estados Unidos.

Luego de la reunión, se dio a conocer que el mandatario les solicitó a estas organizaciones no ver a los países con los criterios prepandemia, debido al efecto que esta ha traído para las finanzas públicas.

“En el encuentro con representantes de calificadoras e inversionistas reiteramos nuestro llamado para que no se evalúe a los países con criterio prepandémico, ya que esta crisis aún no termina y las demandas de recursos son altas para atender, sobre todo, a los más vulnerables”, expresó el Jefe de Estado.

De la misma forma, indicó que los expertos mostraron un gran entusiasmo frente al país en las inversiones de portafolio y de capital.

Lea también: Cómo ven las calificadoras de riesgo las movidas del Gobierno para financiarse

“Nos gustó, además, el reconocimiento de la reforma fiscal y social que había aprobado Colombia. Somos el primer país de América Latina y, por qué no decirlo, el primer país de la OCDE que hace una reforma fiscal del 1,8% del PIB en recaudo en medio de esta situación ellos”, precisó Duque.

Por otro lado, destacó los avances con la nueva reforma tributaria, llamada Ley de Inversión social y que concibe recursos para financiar la renta básica de emergencia, denominada Ingreso Solidario, el Programa de Apoyo al Empleo Formal, el pago de un subsidio al empleo joven, así como la gratuidad en la educación superior pública universitaria, técnica y tecnológica para jóvenes de los estratos 1, 2 y 3.

En ese sentido, el Presidente Duque dijo que las agencias e inversionistas ven la Ley Social “como un gesto de confianza sino de inmensa solidez institucional”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Aprueban en bloque en primer debate el Presupuesto de la Nación para 2022

Entre las iniciativas, pasaron los artículos para modificar la Ley de garantías y el traslado exprés de Colpensiones.

Publicado

on

Luego de que este martes se conociera la ponencia mayoritaria del Presupuesto General de la Nación para 2022, con un monto de $350,4 billones, se aprobaron en bloque los 126 artículos del proyecto de ley el miércoles en el Congreso de la República.

Con el proyecto de ley se avala de los mayores montos de inversión de los últimos años, sumado a la destinación de pago de deuda y de funcionamiento de las entidades estatales. Según quedó estipulado, de los $350,4 billones, alrededor de $68 billones serán destinados a la inversión, $72,7 billones a la deuda y $209,3 billones para funcionamiento.

En este debate, después de que las comisiones económicas de Cámara y Senado aprobaran el monto, se revisaron los artículos de la ley de presupuesto y en un primer momento se aprobaron en bloque 110 artículos.

Sin embargo, se discutieron de forma individual algunos que han generado revuelo. El primero es un ajuste a los convenios interadministrativos de la Ley de garantías, que busca evitar que se gasten recursos públicos en las campañas electorales de manera irregular.

Lea también: Habemus presupuesto para 2022: Congreso aprueba monto por $350,4 billones

Con el artículo nuevo, el Gobierno tendrá más flexibilidad para gastar recursos durante el 2022, con el fin de impulsar la reactivación y la generación de empleo, como apuntó durante el debate el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo. Sin embargo, hay otras voces que señalan que esa medida se podría prestar para corrupción.

Pese a la oposición de algunos parlamentarios a este artículo, la mayoría aprobó ese apartado y quedó en el proyecto para el segundo debate.

Lea también: Traslado exprés a Colpensiones afectará las finanzas públicas: Minhacienda

Asimismo, entró un artículo que busca hacer el traslado exprés de cerca de 19.000 personas a Colpensiones quienes hayan cotizado mínimo 750 semanas en el Régimen de Prima Media; una medida que solo aplicaría para el 2022.

¿Qué se viene?

Luego de la aprobación de la iniciativa en un primer debate, el proyecto avanzará su curso normal en el Congreso con otros tres debates en los que se incluirán también las nuevas propuestas de los congresistas.

Como se reveló durante el debate este miércoles en el Congreso, ya han llegado al menos 73 proposiciones con las que congresistas buscan hacer nuevos cambios al documento que avanza en el Legislativo.

Con eso, según la Ley de presupuesto, el Congreso tiene hasta el 20 de octubre para debatir y dejar listo el proyecto. Por su parte, el Presidente Iván Duque tendrá hasta el 31 de diciembre para sancionar la ley.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

‘No creo que la gran reforma tributaria que necesita Colombia vaya a pasar con mermelada’

El precandidato presidencial, Alejandro Gaviria, destacó que el próximo ministro de Hacienda “no puede ser un tecnócrata puro”, sino que debe tener un contacto más directo con los ciudadanos.

Publicado

on

Una de las grandes certezas que dejó la ‘Ley de Inversión Social’, aprobada por el Congreso de la República hace algunas semanas, es que se necesita otra reforma tributaria en el mediano plazo para terminar de sanear la economía nacional. No obstante, el precandidato presidencial, Alejandro Gaviria, apuntó que se necesita claridad en “cómo gastar la plata y cómo erradicar la corrupción” antes de pensar en el desarrollo de dicho proyecto.

“No creo que la gran reforma tributaria que necesita Colombia se vaya a pasar en el Congreso con mermelada, sin un acuerdo metapolítico, sin que el país tenga una visión compartida sobre la necesidad de generar equidad, y sin que alcancemos un consenso más o menos incipiente sobre qué queremos hacer”, aseguró.

El también exrector de la Universidad de Los Andes, y exministro de Salud entre 2012 y 2018, habló con Forbes Colombia sobre las ideas de su campaña por la carrera presidencial, a la que aspira como candidato independiente mediante recolección de firmas. Una de sus principales anotaciones apunta a la obligación de entender el momento que está viviendo Colombia, que se puede catalogar como una “gran crisis de confianza en las instituciones”.

“Todos tenemos la urgencia de ir construyendo esa confianza desde la campaña, y de ir mostrando para qué van a ser esos impuestos nuevos mediante una pedagogía obsesiva. Es fundamental enmarcar el debate de la reforma tributaria en la crisis de confianza y en las necesidades del Estado hacia adelante”, comentó.

Bajo su criterio, algunos de los pilares de dicha reforma pueden ser los impuestos a los dividendos, así como el paradigma que está surgiendo a nivel global sobre la necesidad de impuestos a la riqueza, dado el contexto del crecimiento de la desigualdad. Unido a ello, recalcó que se deben tener en cuenta los esfuerzos concertados entre países para detener la evasión detrás de los paraísos fiscales.

Asimismo, detalló la importancia de insistir en la progresividad de un impuesto de renta a las personas, así como los impuestos verdes, los impuestos al carbono y los gravámenes a las bebidas azucaradas, del que fue gran defensor durante su periodo como ministro de Salud y cuyo debate considera “fundamental”.

Recuperación económica

Todos los debates anteriores van anclados a una estrategia de recuperación económica que, a su juicio, debe girar acerca de dos palabras: incluyente, que permita generar el millón de empleos que faltan para volver al mundo prepandemia; y sostenible, basada principalmente en una transformación productiva.

Las políticas públicas, la conversación con el sector privado y con la sociedad, incluída la academia, tienen que girar alrededor de la construcción de nuevas capacidades en nuestra economía.

Una preocupación constante para el candidato es el sesgo antiempleo, problema que ha estado presente desde hace 10 o 12 años, a pesar de las reformas de la última década. Para Gaviria, la economía colombiana “no parece ser capaz de generar oportunidades de manera autónoma y orgánica”, en particular para los jóvenes sin calificación. Dicha anomalía estaría ligada a la brecha de habilidades de la que se habla en la educación superior.

Mientras se soluciona este problema, el precandidato sostuvo que debe haber políticas remediales y de asistencialismo, como una renta básica transitoria para los jóvenes menores de 30 años, cuyo propósito es que “tengan los incentivos para educarse, y que esa educación se concentre en las habilidades que está demandando el mercado de trabajo”.

Dicha idea, incluida en el primer pliego de propuestas de su campaña presidencial, estaria pensada para aumentar la cobertura de lo que sería un programa similar a ‘Jóvenes en acción’ pero desde una perspectiva distinta,. La meta inicial es llegar hasta 1,5 millones de jóvenes, permitiendo cumplir coyunturalmente los objetivos de corto plazo y mediano plazo.

Con respecto a la transformación de la economía, afirmó que “hay un mantra” sobre los obstáculos estructurales que debe enfrentar, entendidos desde un punto de vista macro, para aumentar el crecimiento.

Al respecto, señaló que hay cuatro temas que han estado presentes en todas las misiones de competitividad: la calidad institucional, la estructura excesivamente oligopólica del sector productivo, la promoción de la competencia y el funcionamiento inadecuado tanto de los mercados de capital como en los de trabajo.

En este último punto, subrayó que el problema se extiende incluso a la agroindustria, y es que “después de las flores, Colombia no ha tenido historias agroindustriales”, según Gaviria. Ante ese escenario, defendió la necesidad de concentrarnos en la agricultura sostenible, en el ecoturismo y las energías renovables, sectores que defiende como las próximas fuentes de empleo en Colombia.

“Ahí se van a generar los empleos, y hacemos énfasis en el empleo verde y el crecimiento verde, que debe ser una obsesión del país, pues debe ser la nueva forma de integrarnos en la economía global”, afirmó.

Brechas de género

Antes de pensar de dónde vendrán los nuevos empleos para los colombianos, el próximo presidente tendrá que solucionar un problema aún más importante, y es que al país todavía le faltan recuperar 1,2 millones de empleos, si se compara julio de 2019 versus el mismo mes de 2020. De ese total, un millón están concentrados en mujeres y el resto en hombres.

“Unas tasas de desempleo para mujeres por encima del 30% son una catastrofe y nos tienen que preocupar a todos. Esos empleos se perdieron en comercio, servicios, trabajo doméstico y educación, cosa que nos da algunas pistas de donde pueden estar las soluciones”, explicó Gaviria.

Para contribuir a esas soluciones, uno de los puntos clave para el precandidato es que el sector educativo funcione con mayor rapidez, pues la reapertura de colegios, universidades y jardines infantiles tras la pandemia de Covid-19 sufrió demoras significativas que restringieron el trabajo de muchas mujeres.

En el mediano plazo, Gaviria destacó dos elementos clave: tomar en serio los ecosistemas de cuidados y de políticas públicas, así como ser capaces de contratar más mujeres jóvenes. Con respecto al primero, manifestó que ese cambio cultural debe comenzar desde el Estado, seguido de las empresas, quienes “tienen que empezar” a rendir informes en temas de género.

Pandemia y sector salud

De acuerdo con Gaviria, los problemas que enfrenta Colombia en el sector salud deben dividirse en dos: los del sistema general de seguridad social en salud, y los de la salud en general, que incluyen temas como la salud pública y las políticas preventivas.

A su vez, aseveró que la pandemia propició la aparición de nuevas desigualdades, mientras que otras se hicieron más evidentes, como las brechas urbano/rurales. Al respecto, explicói que nuestro sistema de seguridad social centrado en las ciudades funciona bien, pero se requiere un modelo distinto para las regiones periféricas de la nación.

Otros aspectos sensibles para el precandidato tienen que ver con los temas regulatorios a las EPS, donde hoy en día hay un gran rezago tecnológico, así como con el control de precios de los medicamentos, cuya falta de rigurosidad podría generar un déficit aún más profundo dentro del sector.

Frente al avance de la pandemia, resaltó que el país atraviesa una situación epidemiológica favorable, si bien aún hay incertidumbre sobre una eventual cuarta ola prevista para octubre. Al mismo tiempo, se mantiene optimista sobre el avance de las jornadas de vacunación, que van a “evitar un redrudecimiento de la pandemia en el futuro”, aunque reconoce que “no se puede bajar la guardia, pues el riesgo cero no es posible”.

Debate personal

Precisamente esa idea llevó a que su decisión para lanzarse a la carrera presidencial tomara tanto tiempo. Antes de decidirse, confesó que tuvo tres tipos de dudas: personales, relacionadas con sus problemas de salud; familiares, frente a la opinión de su esposa e hijos; y laborales, pues tuvo que “hacer las paces con mi salida de la universidad”.

En el primer caso, recordó el cáncer linfático que sufrío a finales de 2017 y por el que tuvo exámenes de seguimiento hacia marzo y abril, pues quería tener certeza de que “ese problema estaba resuelto en la medida de lo posible”.

“Cuando tuve la última conversación con el oncólogo, en el mes de mayo, le plantee los problemas que pensé me iba a poner, como el estrés, y traté de anticiparlos, pero el me miró sonriente y me dice: tiene mi voto”, dijo entre risas.

Después estuvo la conversación con su esposa y sus hijos, y reconoció que fue un tema difícil de abordar al implicar una vida distinta con menos espacio para la vida familiar. “Duró un mes largo, y fue una decisión que tomamos en familia”, añadió.

Finalmente, reveló que “le di muchas vueltas” a su salida como rector de Los Andes, pero también aseveró que encontró “una continuidad entre lo que estaba diciendo cuando me posesioné como rector, de la necesidad de una universidad activista, de la invitación que hacía a los estudiantes de transformar la sociedad, de lo que predicaba y he dicho en diferentes instancias”. Al respecto, sostuvo que “no hubiera sido coherente quedarme en la universidad, de alguna manera un poco escondido del mundo”.

“Cuando yo empecé a percibir y ser consciente de esa continuidad, fue más fácil despedirme de la universidad y aquí estoy, tratando de ser un guerrero feliz en medio de todos los obstáculos de una campaña presidencial”, concluyó.

El ‘dream team’ de la campaña

Sobre el equipo programático que lo acompaña en la campaña, Gaviria destacó que estos están generalmente conformados por economistas en su mayoría, pero en su caso, quiso complementar su plantilla de asesores con una sociologia, dada la importancia de las ciencias sociales en el diseño de políticas públicas.

Para su equipo, la elegida fue Tatiana Andia, catedrática de la Universidad de Los Andes, que tiene una visión distinta y complementaria a la de los economistas. Entre los de sus asesores destacan Eduardo Lora, radicado actualmente en Washington DC y experto en temas en mercado de trabajo y tributarios, así como Felipe Castro, cuya experiencia previa incluye instituciones como el DNP y en CODS, donde su labor tuvo un enfasis ambiental y de transformación productiva.

En temas ambientales cuenta con el apoyo de la rectora de la Universidad EAN, Brigitte Baptiste, mientras que en aspecto como el diseño de contrato social ha estado hablando con el socio fundador de la firma Inclusión SAS, Roberto Angulo

Frente a quién podría ser su ministro de Hacienda, en caso de quedar elegido, Gaviria sostuvo que, al estar en una etapa incipiente de la campaña incipiente, no le gusta empezar a armar gabinete. Sin embargo, reconoce que debe haber un perfil para este puesto, y este tiene que ver con la generación de confianza, donde la persona designada “sea capaz de realizar esa pedagogía pública obsesiva de decirles a los colombianos cuales son esas bases de contrato social, donde están los problemas”.

“No puede ser un tecnócrata puro que esté siempre en el Congreso. Hoy en día, en estas democracias mediatizadas que habitamos todos, tiene que haber un contacto directo con los ciudadanos. Debe ser una persona con esa pedagogía y esa capacidad de comunicación, que le tenga confianza a los mercados”, concluyó.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

La propuesta de Fedesarrollo para que los trabajadores de apps se formalicen

De acuerdo con el centro de estudios, buena parte de estos trabajadores no aportan a seguridad social.

Publicado

on

Aunque es un debate que todavía está pendiente en el Gobierno y en el Congreso, Fedesarrollo planteó este miércoles una salida para que los trabajadores de plataformas digitales aporten a seguridad social y se formalicen.

De acuerdo con el centro de estudios, la cantidad bruta de colaboradores de plataformas digitales estimada para el 2019 fue de 140.000 en el área de movilidad y 40.000 en el área de domicilios y mensajería (para un total de 180.000). Y para el 2020, 120.000 socio- conductores en el área de movilidad y 75.000 en el área de domicilios y mensajería, para un total de 195.000.

Lea también: ‘Veremos cada vez más transmisiones deportivas en plataformas digitales’: Claro Sports, tras éxito de los Juegos Olímpicos

En ese sentido, Fedesarrollo resalta la importancia de que estos trabajadores se formalicen teniendo en cuenta que buena parte de estos trabajadores no aporta a seguridad social. “En tanto que los colaboradores no tienen relación de dependencia laboral con las plataformas, y que son trabajadores independientes por cuenta propia, la propuesta para aumentar la formalidad que se plantea es que la cotización al SGSS (ARL, pensiones y salud) por encima de 1 salario mínimo esté a cargo del colaborador”.

Por eso, Fedesarrollo propone corregir la distorsión en el rango de ingresos de entre 1 SMLV hasta 2,3 SMLV, se propone que estos colaboradores, independientemente de su nivel de ingreso, coticen el 15% del ingreso. 

De acuerdo con el centro de estudios, plantea una iniciativa que sea transitoria. “La respuesta ideal a la regresividad del sistema de cotizaciones de trabajadores independientes es una reforma estructural. Con eso, la propuesta de Fedesarrollo prevé una pensión mínima universal y unas cotizaciones a seguridad social que empiezan con una tarifa equivalente a la prima de riesgos profesionales para aquellos que ganan un salario mínimo y aumenta progresivamente, a partir de este punto“, apunta la entidad en un comunicado.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

La OCDE, menos optimista con crecimiento de la economía en 2021

Según un informe de la organización, aunque la mayor parte de países volvieron a niveles prepandemia, el crecimiento desigual se hace cada vez más visible.

Publicado

on

En medio de la incertidumbre que ha generado la recuperación económica, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) mejoró sus expectativas del crecimiento de la economía de la eurozona, pero es menos optimista con otros países como Estados Unidos y otros emergentes como la India o Indonesia.

En su informe intermedio de Perspectivas publicado este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que, después del batacazo del 3,4% del pasado año por la pandemia de la covid, la economía mundial progresará un 5,7% en 2021 y un 4,5% en 2022.

Lea también: La economía alcanzaría niveles prepandemia este año, pero preocupa el empleo

Eso significa una décima menos de lo que había anticipado en mayo para 2021 y una décima más para el año siguiente, pero lo más significativo son las modificaciones en el ritmo de recuperación de las principales potencias económicas del G20.

Destaca en primer lugar la mejora de las cifras para la eurozona, para la que ahora se espera una subida del PIB del 5,3 % este año (un punto más que en mayo) y un 4,6 % en 2022 (dos décimas más), lo que se explica sobre todo por las revisiones al alza de Francia y España.

Algo similar ocurre con los estados latinoamericanos del G20, para los que la recuperación será netamente más intensa que lo estimado hace casi cuatro meses. 

Si se cumplen las actuales previsiones, el aumento de la producción será del 6,3 % este año en México (en lugar del 5%) y del 3,4% el próximo (frente al 3,2%); del 5,2 % en Brasil en 2021 (en lugar del 3,7%) y del 2,3% en 2022 (en lugar del 2,5%); del 7,6 % en Argentina este año (frente al 6,1%) y del 1,9 % el que viene (en lugar del 1,8%).

Lea también: Casos de Covid-19 siguen a la baja en Colombia mientras la vacunación avanza

Preocupación por el ritmo de vacunación

Estados Unidos, sin embargo, ve sus cifras modificadas a la baja, aunque mantendrá uno de los crecimientos más elevados del G20, con un alza de la actividad del 6% en 2021 (nueve décimas menos que en el estudio precedente) y del 3,9% en 2022 (tres décimas menos).

Una de las principales razones de la decepción de las expectativas es la pérdida de ritmo de vacunación, que empezó muy fuerte allí pero se ha visto sobrepasado por buena parte de los países europeos.

El producto interior bruto (PIB) mundial ya ha superado el nivel anterior a la crisis, pero hasta mediados de 2021 se había perdido alrededor de un 3,5% si se compara con las proyecciones que se habían elaborado antes de que se hicieran sentir los efectos del coronavirus a comienzos de 2020.

Los autores del estudio no se muestran alarmistas sobre las presiones inflacionistas de los últimos meses porque, aunque las anticipaciones son más altas para este año, se mantienen generalmente a un nivel moderado, si se excluye el caso de Estados Unidos.

Lea también: Por alimentos y restaurantes, inflación a agosto va en 4,44%

La inflación seguiría al alza

Calculan que en el conjunto del G20 la inflación interanual tocará techo a finales de 2021, con un 4,5 %, y se ralentizará a continuación para situarse en torno al 3,5% un año después.

La Ocde vuelve a insistir en que los gobiernos deben utilizar todos los medios a su alcance para avanzar en la vacunación lo más rápido posible y en todo el mundo para salvar vidas y mantener a raya el coronavirus, porque la recuperación económica “seguirá siendo precaria e incierta” mientras no se consiga.

A su parecer, hace falta más esfuerzos para que los países pobres puedan inmunizar a sus poblaciones “para su propio beneficio y para el beneficio mundial”.

De hecho, el principal riesgo a la baja que pesa sobre sus previsiones es que una vacunación insuficiente o una falta de efectividad de las vacunas actuales impida controlar nuevos brotes epidémicos con variantes más contagiosas. 

Eso exigiría imponer de nuevo medidas restrictivas que supondrían un golpe a la confianza del sector privado y en ese caso el ascenso del PIB en 2022 se quedaría por debajo del 3%.

Lea también: Yellen pide al Congreso más apoyo fiscal para evitar recesión “más dolorosa”

La organización estima que los bancos centrales deben mantener una política monetaria como la que ha permitido atravesar la crisis sin graves contratiempos financieros, pero al mismo tiempo dar pistas sobre a partir de qué nivel de inflación subirán los tipos de interés.

En cuanto a las políticas fiscales y presupuestarias, la recomendación clave es la flexibilidad para adaptarse al estado de la economía. Eso significa en primer lugar que hay que conservar los paquetes de ayuda pública mientras las perspectivas sigan envueltas de incertidumbre.

Publicado por EFE

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado