Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

El héroe olvidado del covid: la historia del científico que hizo posible las vacunas

Sin el innovador sistema de administración de Ian MacLachlan, Moderna y Pfizer no podrían introducir de forma segura sus vacunas de ARNm en sus células. Entonces, ¿por qué casi nadie reconoce las contribuciones fundamentales del bioquímico canadiense o paga un centavo en regalías?

Publicado

on

Foto: Jens Kristian Balle para Forbes

En el verano de 2020, mientras la pandemia se propagaba, infectando a más de 200.000 personas al día en todo el mundo, el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, y el director ejecutivo de BioNTech, U?ur ?ahin, abordaron un jet ejecutivo en ruta hacia la campiña montañosa de Klosterneuburg, Austria. Su destino: una pequeña planta de fabricación ubicada en la orilla occidental del río Danubio llamada Polymun Scientific Immunbiologische Forschung. Bourla y ?ahin tenían la misión de lograr que la compañía fabricara tantas nanopartículas de lípidos como fuera posible para su nueva vacuna Covid-19, que estaba en una vía rápida para recibir la autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. 

La vacuna Pfizer-BioNTech se diseñó con tecnología de ARN mensajero que instruye al sistema inmunológico del cuerpo a combatir el coronavirus. Pero para introducirlo de forma segura en las células humanas, era necesario envolver el ARNm en fragmentos microscópicos de grasa conocidos como lípidos. La planta de fabricación austriaca era uno de los pocos lugares en la tierra que producía las nanopartículas de lípidos necesarias, y Bourla insistió en que ?ahin lo acompañara personalmente para defender su caso. 

“Toda la plataforma de ARNm no es cómo construir una molécula de ARNm; eso es lo fácil ”, dice Bourla. “Es cómo asegurarse de que la molécula de ARNm entre en sus células y dé las instrucciones”. 

Lea también: Fundadores de BioNTech estiman que la pandemia dure hasta 2022

Sin embargo, nunca se ha contado la historia de cómo Moderna, BioNTech y Pfizer lograron crear ese sistema de entrega vital. Es una saga complicada que involucra 15 años de batallas legales y acusaciones de traición y engaño. Lo que está claro es que cuando la humanidad necesitaba una forma de entregar ARNm a las células humanas para detener la pandemia, solo había un método confiable disponible, y no era uno creado internamente por Pfizer, Moderna, BioNTech o ninguno de los otros. las principales empresas de vacunas. 

Una investigación de Forbes de un mes de duración revela que el científico más responsable de este método crítico de administración es un bioquímico canadiense poco conocido de 57 años llamado Ian MacLachlan. Como director científico de dos pequeñas empresas, Protiva Biotherapeutics y Tekmira Pharmaceuticals, MacLachlan dirigió el equipo que desarrolló esta tecnología crucial. Hoy, sin embargo, pocas personas, y ninguna de las grandes compañías farmacéuticas, reconocen abiertamente su trabajo pionero, y MacLachlan no gana nada con la tecnología en la que fue pionero.

“Simplemente no iba a pasar el resto de mi vida lidiando con eso, pero no puedo escapar de eso”, dice MacLachlan. “Abro mi navegador por la mañana y miro las noticias, y el 50% son vacunas, está en todas partes, y no tengo ninguna duda de que las vacunas están utilizando la tecnología que desarrollamos”. 

Moderna Therapeutics cuestiona enérgicamente la idea de que su vacuna de ARNm utiliza el sistema de administración de MacLachlan, y BioNTech, el fabricante de vacunas asociado con Pfizer, habla de ello con cuidado. Los procedimientos legales están pendientes y hay mucho dinero en juego. 

Moderna, BioNTech y Pfizer están en camino de vender US$ 45 mil millones en vacunas en 2021. No pagan ni un centavo a MacLachlan. Otros fabricantes de vacunas contra el coronavirus, como Gritstone Oncology, han licenciado recientemente la tecnología de administración Protiva-Tekmira de MacLachlan para entre el 5% y el 15% de las ventas de productos.

A pesar de sus negativas, los artículos científicos y los documentos reglamentarios presentados ante la FDA muestran que las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech utilizan un sistema de administración sorprendentemente similar al que crearon MacLachlan y su equipo: un componente de cuatro lípidos cuidadosamente formulado que encapsula el ARNm en una partícula densa. a través de un proceso de mezcla que involucra etanol y un aparato conector en T. 

Durante años, Moderna afirmó que estaba usando su propio sistema de administración patentado, pero cuando llegó el momento de que la compañía probara su vacuna Covid-19 en ratones, usó los mismos cuatro tipos de lípidos que la tecnología de MacLachlan, en proporciones idénticas. 

Lea también: Tras criticar efectividad de las vacunas, Petro recibe segunda dosis de Pfizer

Moderna insiste en que la formulación preclínica de la vacuna no era la misma que la vacuna en sí. Las presentaciones reglamentarias posteriores de Moderna muestran que su vacuna usa los mismos cuatro tipos de lípidos que el sistema de administración de MacLachlan, pero con una versión patentada de uno de los lípidos y las proporciones ” ligeramente modificadas ” de una manera aún no revelada.

corte-111-Thomas-Madden-por-James-MacDonald-Bloomberg

Es una historia similar para Pfizer y BioNTech. Los documentos de la FDA muestran que su vacuna usa los mismos cuatro tipos de lípidos en proporciones casi exactas que MacLachlan y su equipo patentaron hace años, aunque uno de esos lípidos es una nueva variación patentada. 

No todo el mundo ignora a MacLachlan. “Gran parte del mérito es para Ian MacLachlan por la LNP [nanopartícula lipídica]”, dice Katalin Karikó, la científica que sentó las bases para las terapias de ARNm antes de unirse a BioNTech en 2013

Hace siete años, MacLachlan renunció a su puesto en Tekmira, alejándose de su brillante descubrimiento y de cualquier posible recompensa financiera. Las batallas legales desordenadas y las luchas políticas internas dentro de la industria biofarmacéutica sobre el sistema de entrega le habían pasado factura. Sus emociones son complejas. Puede que lo pasen por alto, pero sabe que ayudó a salvar el mundo. 

“Hay un equipo de personas que dieron gran parte de su vida al desarrollo de esta tecnología. Ellos dieron su corazón y su alma”, dice MacLachlan. “Estas personas trabajaron como perros y dieron lo mejor de sí mismos para desarrollarlo”.

——

Erguido en la cima de una colina, el castillo de Hohentübingen se eleva sobre la ciudad de Tübingen, Alemania. En octubre de 2013, MacLachlan, entonces director científico de Tekmira Pharmaceuticals, subió penosamente la colina hasta el castillo para asistir a un cóctel en la primera Conferencia Internacional de Salud de ARNm. Durante la noche, MacLachlan entabló una conversación con Stéphane Bancel, el director ejecutivo de una empresa advenediza de ARNm llamada Moderna Therapeutics. MacLachlan sugirió que Tekmira y Moderna colaboraran utilizando su innovador sistema de administración de fármacos. “Eres demasiado caro”, le dijo Bancel. 

El intercambio le dio a MacLachlan un mal presentimiento. También lo hizo la presencia de un ex colega, Thomas Madden, que había sido despedido por Tekmira cinco años antes. En este punto, MacLachlan había pasado más de una década trabajando en su sistema de entrega, sin embargo, personas como Bancel parecían más interesadas en trabajar con Madden, nacido en Londres.

cut-112-Katalin-Kariko-por-Rebecca-Miller-para-Forbes_1-139_RGB
La investigación de Katalin Karikó fue crucial para el desarrollo de las vacunas de ARNm. En octubre, podría convertirse en la 58ª mujer en ganar un Premio Nobel.REBECCA MILLER PARA FORBES

La rivalidad entre estos dos científicos es la raíz de la controversia sobre la tecnología de administración de la que dependen las vacunas Covid-19 actuales. MacLachlan y Madden se conocieron hace 25 años, cuando trabajaban juntos en una pequeña empresa de biotecnología con sede en Vancouver llamada Inex Pharmaceuticals. Con un doctorado. En bioquímica, MacLachlan se unió a Inex en 1996, su primer trabajo después de completar una beca postdoctoral en un laboratorio de genes en la Universidad de Michigan. 

Inex fue cofundada por su director científico, Pieter Cullis, ahora de 75 años, un físico de pelo largo que enseñó en la Universidad de Columbia Británica. Desde su posición allí, Cullis inició varias biotecnologías, cultivando una comunidad de élite de científicos que convirtió a Vancouver en un semillero de la química de los lípidos. 

Lea también: Vacunado con Pfizer padece parálisis facial tras cada dosis

Inex tenía un candidato a fármaco de quimioterapia de molécula pequeña, pero Cullis también estaba interesado en la terapia génica. Su objetivo era entregar material genético de moléculas grandes, como ADN o ARN, dentro de una burbuja de lípidos para que pudiera transportarse con seguridad como medicamento al interior de una célula, algo con lo que los bioquímicos habían soñado durante décadas pero no habían podido lograr. 

Usando un nuevo método que mezclaba detergente con líquido, Cullis y su equipo en Inex encapsularon con éxito pequeños trozos de ADN en burbujas microscópicas llamadas liposomas. Desafortunadamente, el sistema no pudo entregar de manera consistente moléculas más grandes, del tipo necesario para la terapia génica, de formas médicamente útiles. Intentaron otros enfoques, incluido el uso de etanol, pero no tuvieron éxito.

“Ensamblamos todas las piezas de LNP [nanopartículas lipídicas] en Inex, pero no logramos que funcionara” para el material genético, dice Cullis. 

Inex era un negocio, no un laboratorio de investigación, por lo que cambió su énfasis al fármaco de quimioterapia más prometedor. El grupo de terapia génica se disolvió en gran medida. MacLachlan dirigió lo que quedaba hasta que, en 2000, él también decidió renunciar. En lugar de dejarlo irse por completo, Cullis convenció a MacLachlan de que tomara los activos de entrega de la empresa y los convirtiera en una nueva empresa. Así nació Protiva Biotherapeutics (MacLachlan se convirtió en director científico), en la que Inex retuvo una participación minoritaria. MacLachlan reclutó a Mark Murray, ahora de 73 años, un ejecutivo estadounidense de biotecnología con un doctorado. en bioquímica, para ser director general. 

No pasó mucho tiempo antes de que dos químicos de Protiva, Lorne Palmer y Lloyd Jeffs, hicieran un descubrimiento crucial que condujo a un nuevo método de mezcla. Pusieron lípidos disueltos en etanol en un lado de un aparato de conector en T físico y, en el lado opuesto, material genético disuelto en agua salada, luego dispararon chorros de las dos soluciones entre sí. Era el momento que habían estado esperando. La colisión dio como resultado que los lípidos formaran una nanopartícula densa que encapsuló instantáneamente el material genético. El método fue elegantemente simple y funcionó.

En medio de toda esta furiosa lucha legal, la bioquímica húngara Katalin Karikó apareció en la puerta de MacLachlan. Karikó fue temprano en comprender que el sistema de administración de MacLachlan era clave para las terapias de ARNm. 

“Los diversos métodos que se habían utilizado anteriormente eran muy variables e ineficaces”, dice MacLachlan. “Completamente inadecuado para la fabricación”. 

El equipo que dirigió rápidamente desarrolló una nueva nanopartícula de lípidos hecha de cuatro tipos específicos de lípidos. Aunque estos se encontraban entre los lípidos que Inex también había estado usando en sus experimentos, el LNP de MacLachlan tenía un núcleo denso que difería significativamente de las burbujas de liposomas en forma de saco desarrolladas por Inex. El equipo de MacLachlan había descubierto las proporciones específicas de los cuatro tipos de lípidos que funcionaban mejor entre sí. Todo fue debidamente patentado. 

Las vacunas Covid de Moderna y Pfizer utilizan un tipo de terapia génica basada en la molécula de ARN mensajero. Sin embargo, los científicos de Protiva inicialmente se inclinaron hacia un tipo diferente de terapia génica que usaba la interferencia de ARN, o ARNi. Mientras que el ARNm instruye al cuerpo a crear proteínas terapéuticas, el ARNi tiene como objetivo silenciar los genes malos antes de que causen enfermedades. Con el sistema de administración de MacLachlan en la mano, Protiva comenzó a colaborar con Alnylam, una empresa de biotecnología con sede en Cambridge, Massachusetts, para hacer viable la terapia de ARNi.

Pfizer

Mientras tanto, la antigua empresa de MacLachlan, Inex, estaba colapsando después de que la FDA denegara la aprobación acelerada de su fármaco de quimioterapia. Inex despidió a la mayor parte de su personal y luego, a pesar de haber separado a Protiva solo unos años antes, volvió a la entrega de medicamentos. También comenzó a trabajar en asociación con Alnylam. En 2005, Cullis renunció, dejando nada menos que al archirrival de MacLachlan, Thomas Madden, para dirigir los esfuerzos de entrega de Inex.  En 2006, Protiva y Alnylam publicaron un estudio histórico en Nature que demuestra el primer silenciamiento génico eficaz en monos. El estudio utilizó el sistema de administración que había desarrollado el equipo de MacLachlan. 

Lea también: Covid-19: Nuevo estudio en Chile confirma que vacunas de Sinovac y Pfizer han perdido efectividad con el tiempo

Alnylam pasó a desarrollar Onpattro, un fármaco ARNi que se usa para tratar el daño nervioso en adultos con una determinada afección hereditaria. El medicamento se convertiría en el primer medicamento de ARNi aprobado por la FDA. Las presentaciones reglamentarias muestran que Alnylam usó el sistema de entrega de MacLachlan para Onpattro, con una excepción. Para uno de los cuatro tipos de lípidos, Alnylam utilizó una versión modificada que desarrolló con Thomas Madden. 

****

En octubre de 2008, Mark Murray, el director ejecutivo que MacLachlan había contratado para dirigir Protiva, estaba en una habitación en Tekmira Pharmaceuticals, una pequeña empresa fantasma que cotizaba en bolsa que acababa de adquirir. Al igual que Protiva, Tekmira había sido creada por Inex, que finalmente se quemó un año antes, pero no antes de transferir todos sus activos restantes a Tekmira. Antes de Murray se reunieron unos 15 ex científicos de Inex que se habían sumado al trato, incluido Thomas Madden.

“Desafortunadamente, no vamos a poder retenerlos por más tiempo”, les dijo Murray. 

El despido de Madden fue el resultado de una pelea legal masiva provocada por el hecho de que tanto Inex como Protiva habían estado trabajando por separado con Alnylam en la entrega de drogas. La disputa continuaría durante años. En cada iteración, Murray y MacLachlan acusarían a Madden y Cullis de haber tomado sus ideas incorrectamente. Cullis y Madden, ofendidos por las acusaciones, las negaron. A veces devolvían la demanda, alegando que Murray y MacLachlan habían actuado incorrectamente. 

cut-109-Albert-Bourla-por-Jamel-Toppin-para-Forbes-5629
El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, obtuvo 26.000 millones de dólares en ingresos este año gracias a la vacuna. Pero la ganancia inesperada única no está ayudando a sus acciones, que cotizan por 41 dólares, no mucho más de lo que lo hacía antes de la pandemia.JAMEL TOPPIN PARA FORBES

La primera ronda de litigios resultó en un acuerdo de 2008 que vio a Protiva hacerse cargo de Tekmira, con Murray como director ejecutivo, MacLachlan como director científico y Madden pronto fue despedido. A pesar de los hematomas, Madden y Cullis fundaron una nueva empresa en 2009 para seguir trabajando con Alnylam. Tekmira respondió demandando a Alnylam, alegando que la biotecnología de Massachusetts conspiró con Madden y Cullis para hacerse con la propiedad del sistema de entrega desarrollado por MacLachlan. Alnylam negó haber actuado mal y, por supuesto, presentó contrademandas, diciendo que simplemente quería trabajar con Madden y Cullis, quienes habían creado una variación mejorada de uno de los cuatro tipos de lípidos del sistema de administración. 

Esa ronda de la pelea legal se resolvió en 2012, cuando Alnylam pagó a Tekmira $ 65 millones y acordó ceder docenas de sus patentes a Tekmira. Esas patentes incluían las del lípido mejorado que Madden había desarrollado para Onpattro. Según el acuerdo, la nueva compañía de Cullis y Madden recibió una licencia limitada para usar el sistema de entrega MacLachlan para crear nuevos productos de ARNm desde cero. 

Sintiéndose derrotado, MacLachlan abandonó Tekmira. Vendió sus acciones, compró un Winnebago Adventurer usado por $ 60,000 y partió con su esposa, dos hijos y su perro para un viaje por carretera de 5,200 millas. “Estaba exhausto y desmoralizado”. 

Fue en medio de toda esta furiosa lucha legal cuando la bioquímica húngara Katalin Karikó apareció por primera vez en la puerta de MacLachlan. Karikó fue temprano en comprender que el sistema de administración de MacLachlan era la clave para desbloquear el potencial de las terapias de ARNm. Ya en 2006, comenzó a enviar cartas a MacLachlan instándolo a encerrar su revolucionario ARNm químicamente alterado en su sistema de liberación de cuatro lípidos. Enredada en un litigio, MacLachlan pasó su oferta. 

Lea también: Covid-19: Inicia la vacunación para personas entre los 20 y 24 años

Karikó no se rindió fácilmente. En 2013, voló para reunirse con los ejecutivos de Tekmira y les ofreció trasladarse a Vancouver y trabajar directamente con MacLachlan. Pasó Tekmira. “Moderna, BioNTech y CureVac querían que trabajara para ellos, pero mi opción número uno, Tekmira, no lo hizo”, dice Karikó, quien aceptó un trabajo en BioNTech en 2013. 

En ese momento, el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, también estaba tratando de resolver el rompecabezas de la entrega. Bancel mantuvo conversaciones con Tekmira sobre la colaboración, pero las conversaciones se estancaron. En un momento, Tekmira indicó que quería al menos $ 100 millones por adelantado, más regalías, para llegar a un acuerdo.  

vacunas

En cambio, Moderna se asoció con Madden, que todavía trabajaba con Cullis en su compañía de suministro de medicamentos, Acuitas Therapeutics. 

En febrero de 2014, MacLachlan cumplió 50 años. Su compañera de vida, Karley Seabrook, lo atrajo al teatro Imperial de Vancouver, que estaba lleno de amigos y familiares. Ella lo sorprendió con un vestido de novia, y sus dos hijos saludaron a MacLachlan con tarjetas que decían: ¿TE CASARÁS MAMÁ? Seabrook nunca había pensado que fuera importante que se casaran, pero un roce con el cáncer había alterado su perspectiva, y la boda alteraría la suya. 

Para el científico adicto al trabajo, el trato con abogados y las interminables maniobras corporativas habían pasado factura. Sintiéndose derrotado, MacLachlan dejó Tekmira en 2014. Vendió sus acciones en la compañía, compró un Winnebago Adventurer usado por $ 60,000 y partió con su nueva esposa, dos hijos y su perro para un viaje por carretera de 5,200 millas por Canadá. 

Vacunación

Con MacLachlan desaparecido, el CEO Murray cambió el nombre de Tekmira, llamándolo Arbutus BioPharma, y ??decidió que la compañía debería enfocarse en crear tratamientos para la hepatitis B con la compañía de desarrollo de medicamentos de Nueva York Roivant Sciences. Sin embargo, se aferró a las patentes del sistema de administración de fármacos de cuatro lípidos. 

cut-110-stephane-bancel-por-steven-ferdman-getty-images
El director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, se convirtió en multimillonario el pasado mes de abril gracias a la vacuna. La capitalización de mercado de Moderna es ahora más alta que la de General Motors o Boeing, y Bancel tiene un valor de alrededor de $ 11,2 mil millones.STEVEN FERDMAN / GETTY IMAGES

Luego, la empresa de Madden, Acuitas, concedió la sublicencia de la tecnología de entrega a Moderna para el desarrollo de una vacuna de ARNm contra la gripe. Murray confiaba en que Madden no tenía derecho a hacerlo, y en 2016 notificó que tenía la intención de rescindir el acuerdo de licencia de Acuitas. Según la costumbre, dos meses después, Acuitas demandó en Vancouver, negando que hubiera violado ningún trato. En el momento justo, Murray respondió, iniciando una nueva ronda de combate legal. Sin embargo, es importante destacar que este grupo de demandas involucró directamente al ARNm. 

Después de luchar durante dos años más, las partes llegaron a un acuerdo. Murray rescindió la licencia de Thomas Madden para la tecnología de entrega de MacLachlan para cualquier medicamento futuro que no sea cuatro productos que Moderna ya había comenzado a desarrollar (Murray también perdió los derechos de parte de la tecnología de Madden). 

Murray y Roivant crearon luego otra empresa, Genevant Sciences, específicamente para albergar la propiedad intelectual relacionada con el sistema de administración de cuatro lípidos y comercializarlo. 

Algunas empresas se apresuraron a incorporarse. A los pocos meses, el director ejecutivo de BioNTech, ?ahin, llegó a un acuerdo con Genevant para utilizar el sistema de administración para cinco de los programas de cáncer de ARNm existentes de BioNTech. Las empresas también acordaron trabajar juntas en otros cinco programas de ARNm dirigidos a enfermedades raras. No había ninguna disposición en el acuerdo sobre el uso de la tecnología de entrega para algo completamente imprevisto, algo como Covid-19. 

Moderna siguió una estrategia diferente. Presentó demandas ante la Oficina de Marcas y Patentes de los Estados Unidos para anular una serie de patentes relacionadas con el sistema de entrega de MacLachlan, ahora controlado por Genevant. Pero en julio de 2020, cuando Moderna estaba impulsando su vacuna a través de ensayos clínicos, un órgano de adjudicación defendió en gran medida las reclamaciones de patentes más importantes. (Moderna es atractiva). 

Después de que se autorizaron las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech, Drew Weissman, un destacado investigador de ARNm de la Universidad de Pensilvania, concluyó en una revista revisada por pares que ambas usan sistemas de administración que son “similares al producto Alnylam Onpattro” pero con un versión de uno de los lípidos. Weissman señaló que ambas compañías estaban usando mezcla de unión en T. 

Thomas Madden trabajó en el sistema de administración de vacunas Pfizer-BioNTech y dice que usó versiones mejoradas de dos de los cuatro tipos de lípidos. Madden dice que ni Onpattro ni la vacuna Pfizer-BioNTech hubieran recibido luz verde de la FDA sin las mejoras de su equipo en los lípidos. 

En una declaración escrita a Forbes, Ray Jordan, jefe de asuntos corporativos de Moderna, declaró: “Puedo confirmar que obtuvimos una licencia de la propiedad intelectual de Tekmira para algunos de nuestros productos más antiguos. Pero nuestros productos más nuevos (incluida la vacuna Covid) han avanzado con nueva tecnología “. 

BioNTech se negó a comentar. Mikael Dolsten, director científico de Pfizer, dice que la vacuna Pfizer-BioNTech está totalmente cubierta por patentes y que al crear el primer producto de ARNm autorizado, Pfizer modificó el sistema de administración para producir 3 mil millones de dosis al año. 

“Es diferente tener un proceso que puede funcionar a una escala muy pequeña que a una gran escala, y algunas de las suposiciones que pueden parecer similares se basan en cómo evolucionó el campo científico y [en] contribuciones de muchas fuentes diferentes”, dice Dolsten . “Hay que tener cuidado al asumir que [si] las cosas tienen nombres similares y proporciones molares similares, significa que es lo mismo”.

las vacunas

Genevant se negó a comentar, pero podría estar librando una batalla cuesta arriba. En mayo, la Administración de Biden respaldó la renuncia a la protección de la propiedad intelectual de las vacunas Covid-19. Irónicamente, tal movimiento podría beneficiar, no dañar, a Moderna, BioNTech y Pfizer al evitar que Genevant haga cualquier reclamo sobre su gigantesca pila de efectivo de vacunas. 

Eso es igualmente bueno para Ian MacLachlan, cuyo papel en lo que puede ser el avance médico más importante en un siglo ha sido prácticamente borrado por la industria biotecnológica.

“Definitivamente siento que hice una contribución”, dice. “Tengo sentimientos encontrados por la forma en que se está caracterizando y conozco la génesis de la tecnología”.  

Nota publicada en Forbes US.

Editors' Picks

Cuáles son los consejos para la vida y los negocios de Charlie Munger, socio de Warren Buffett

El experimentado y prestigioso magnate es un ávido lector, que amasó una fortuna de US$ 2.000 millones. Las claves de su éxito.

Publicado

on

Foto: Forbes Argentina.

Charlie Munger no solo es conocido por ser amigo de Warren Buffett y su socio en Berkshire Hathaway, el conglomerado corporativo más grande del mundo, sino también por ser una verdadera fuente de sabiduría. A lo largo de sus 97 años de vida, el magnate aprendió muchas cosas que pueden ser tomadas por los más jóvenes para progresar tanto financiera como personalmente.

El aprendizaje es indispensable

“En toda mi vida, no he conocido a personas sabias que no leyeran todo el tiempo: ninguna, cero. Te sorprendería lo mucho que lee Warren y lo mucho que leo yo. Mis hijos se ríen de mí. Creen que soy un libro con un par de patas que sobresalen”, expresó Charlie Munger en una de sus tantas entrevistas.

El experimentado empresario es un ávido lector autodidacta, que adquirió conocimientos por cuenta propia. En la actualidad, no hace falta visitar una biblioteca, ya que simplemente basta con navegar por internet en busca de contenido de calidad que nos ayude a nutrir nuestra mente.

Charlie Munger

En esta línea, Munger declaró: “Veo constantemente a personas que no son las más inteligentes, a veces ni siquiera las más diligentes, pero que son máquinas de aprendizaje. Se van a la cama todas las noches un poco más sabios que cuando se levantaron y eso es de gran ayuda, especialmente cuando tienes un largo camino por delante”.

Como consejo, el prestigioso inversor sentenció: “Adquiera sabiduría mundana y ajuste su comportamiento en consecuencia. Si su nuevo comportamiento le da un poco de impopularidad temporal con su grupo de compañeros, entonces al diablo con ellos”.

Las claves del dinero

En la actualidad, Charlie Munger tiene un patrimonio neto de más de US$ 2.000 millones, un monto que lo posiciona como uno de los hombres más ricos del mundo. Para alcanzar esta sorprendente cifra, siguió su clásica filosofía de inversión de analizar pocos activos a fondo y tener mucha paciencia al invertir en ellos.

“Me resulta mucho más fácil encontrar cuatro o cinco inversiones en las que tengo una probabilidad bastante razonable de acertar en que están muy por encima del promedio. Creo que es mucho más fácil encontrar cinco que encontrar cien”, sostuvo.

Por otra parte, el magnate financiero también incentivó a los inversores a no darse por vencidos si una estrategia sale mal y se pierde dinero, ya que “el capitalismo sin fracaso es como la religión sin infierno”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Warren Buffett y Charlie Munger

Algunos consejos de vida

Pero los consejos de Charlie Munger van más allá de algunas recomendaciones de inversión, ya que, como toda persona muy mayor, tiene muchas décadas de experiencia en su espalda. Como consecuencia, se tomó el atrevimiento de detallar lo que él definió como “el algoritmo fundamental de la vida”.

“Hemos tenido suficiente sentido común cuando algo está funcionando muy bien para seguir haciéndolo. Yo diría que estamos demostrando lo que podría llamarse el algoritmo fundamental de la vida: repita lo que funciona”, reveló. 

A su vez, también enumeró algunas sencillas pautas para poder vivir mejor y alcanzar la felicidad“No tenés mucha envidia, no tenés mucho resentimiento, no gastás en exceso tus ingresos, te mantenés alegre a pesar de tus problemas, tratás con gente confiable y hacés lo que se supone que debes hacer. Todas estas reglas simples funcionan muy bien para mejorar su vida”.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

¿Invertir como rico sin ser multimillonario? Forbes revela cómo hacerlo

Los grandes patrimonios aprovecharon los últimos años para aumentar su riqueza. ¿Cómo mueven sus capitales para sacar una mayor ventaja? ¿Se puede replicar sus estrategias para obtener más dividendos?

Publicado

on

Bill Gates anuncia iniciativa para bajar el costo de las tecnologías de cero emisiones

“Siga al gran capital y tendrá éxito”. Pero, ¿hacia dónde se están moviendo las grandes fortunas? Seguir sus líneas maestras puede representar una gran referencia para todos los agentes del mercado. El dinero no sale de la nada, sino que rinde. Las buenas estrategias hacen rentabilizar las carteras. Las malas provocan que los números rojos se transformen en una constante. La ley de la vida del mercado.

Replicar en la era de los ETF -los fondos cotizados que copian el comportamiento de un índice, país, sector y un largo etcétera- ya no es una moda pasajera. Anticiparse y saber lo que hace el gran capital es de una enorme utilidad. ¿A dónde fluye el interés ahora? Javier de Prada, jefe de banca privada Madrid en Edmond de Rothschild España, afirma que son los negocios de tecnología los que “lideran las operaciones, aumentando el nicho de mercado de las grandes fortunas”.PUBLICIDAD

Por otro lado, el efecto de los mercados financieros también ha ayudado al crecimiento del valor patrimonial de los grandes capitales, en un entorno donde, según explica, “las rentabilidades medias están entre el 3% y el 6%, a pesar de escenarios de crisis como el de 2020”.

Copiar el estilo

Los clientes de grandes patrimonios, tal y como cuentan los expertos, tienen denominadores comunes a la hora de invertir. Borja Durán, Fundador y CEO de Wealth Solutions, explica que las estrategias pueden variar de cliente a cliente, pero en general hay epígrafes que son coincidentes como “la confianza (conocimiento, experiencia y solvencia), los integrantes del equipo”, u otros “recursos necesarios”, entre los que destacan “el uso multicanal” junto con la “tecnología y un reporting de seguimiento multientidad y multijurisdicción”.

Cada vez más, los clientes quieren un asesor que les ayude al diseño y seguimiento de sus distintas entidades financieras y que les aporte una visión global. Si, además, le simplifica la operativa administrativa, les aporta un gran alivio. El usuario de altos capitales cada vez más busca alineación con la empresa que le ayudará en la gestión de su patrimonio, eliminando los conflictos de interés existentes en el sector.

Jeff Bezos

Por eso, en opinión de Durán, la gestión debe ir “más allá de las inversiones” y se hace necesario “un enfoque más holístico”, que defina la política de inversión agregada del cliente y le ayude a “cumplir sus objetivos personales y familiares”. El inversor tiene una mayor formación en la era actual y es “capaz de comparar las distintas alternativas de empresas que le pueden asesorar con su patrimonio”.

En muchos casos quieren aprender, por lo que valoran mucho la formación continua, que se dedique tiempo a explicarles  y justificar las decisiones que se van tomando, y el proceso en el que se sostienen. Eso les permite, expone Durán, comprender y confirmar que, lo que se está haciendo en términos financieros, está “perfectamente alineado con los objetivos y necesidades que previamente han reflexionado y transmitido”.

“Como punto inicial el capital invertido por un operador menor no tiene por qué ser muy diferente al de los muy ricos”

La idea para el minorista es que replique las estrategias de inversión de los grandes patrimonios. Como punto inicial, en general, el capital invertido por un operador menor no tiene por qué ser muy diferente al de las fortunas más cuantiosas.

De Prada concreta que es verdad que un mayor patrimonio permite acceder a un abanico de inversiones mayor e, incluso, tener una diversificación patrimonial más equilibrada, aunque la diferencia radica en la “sofisticación de cada usuario”. Un factor que sólo es posible con un patrimonio considerable. De cualquier modo, hoy por hoy existen “muchas herramientas de inversión que pueden ayudar a tener una distribución de activos similar a la de grandes patrimonios de este país”.

Una visión que coincide con la de Barrón, que cree que salvo en los porcentajes en ilíquidos -que por el peso del inmobiliario es difícil hacerlo coincidir, y por categorización de cliente, el acceso al capital riesgo es limitado- considera que en los activos líquidos “es viable la réplica en la estrategia”.

Al final un inversor particular puede copiar en gran medida (salvo, a veces, productos alternativos o ilíquidos con mínimos grandes patrimonios) la estrategia de los grandes jugadores. El primer punto sería “definir su patrimonio en base a sus objetivos, es decir, su política de inversión”.

El segundo punto será saber en qué productos invertir. En este caso, el inversor minorista también puede “replicar al mundo a través de fondos a partir de mínimos muy razonables (en ocasiones en torno a 1.000 euros o menos), con costes muy ajustados y totalmente diversificados”, dice el fundador de Wealth Solutions.

Bill Gates.

Estrategias preferidas

El escenario del 2020 ha demostrado la necesidad de confiar en una estrategia que esté preparada no sólo para mercados al alza en ciclo favorables, sino también preparada para los llamados “cisnes negros”.

Crear carteras de inversiones robustas y con un enfoque de calidad como base, es fundamental. Según de Prada, si bien el cliente siempre busca estrategias de retorno absoluto (all weather) hay que entender que, durante periodos de estrés en los mercados financieros, muchas de las categorías que componen la cartera pueden “sufrir temporalmente en las primeras reacciones”, para, posteriormente, establecer su función de cobertura durante el “periodo más crítico”.

Es el caso del oro o los bonos del tesoro americano, que nos ayudaron a estabilizar las caídas en valoración de otros activos durante el 2020. El entorno de tipos de interés bajos donde venimos adentrándonos desde hace un tiempo, ha empujado a los inversores a revisar con más detalle su horizonte temporal, necesidades de liquidez y asunción de riesgo, con el fin de mantener los retornos pasados que ofrecía, entre otros, los activos de renta fija.

Este ejercicio se ha acelerado en el último año, ante el miedo que presenta el efecto de la inflación y la pérdida de valor adquisitivo. Para ello, y con la función de participar en nichos de inversión más selectivos, diversificar estrategias o reducir el ruido temporal de los mercados tradicionales, los inversores demandan, tal y como explica de Prada, “mayor posicionamiento en activos reales, principalmente inmobiliario y capital privado”.

En esencia el gran capital busca en sus estrategias la preservación del patrimonio de cara al futuro y el de la siguiente generación, así como su apreciación y crecimiento. Durán comenta que han notado cómo las nuevas generaciones manifiestan un interés cada vez mayor en la coherencia entre su manera de trabajar, vivir e invertir, apostando cada vez más “por inversiones en empresas con propósito y /o impacto”.

Warren Buffet, presidente de Berkshire Hathaway Inc..

A su modo de ver, la gestión patrimonial debe enfocarse desde el prisma de la gestión de riesgos y no desde la consecución de rentabilidades. Si se hacen las cosas bien, los resultados llegarán como consecuencia del proceso. El sistema tradicional, en el que prácticamente se comienza por adquirir diferentes productos, atendiendo a un perfil determinado, no logra satisfacer al cliente.

Es clave, profundiza Durán, la formación durante todo el proceso para que los inversores entiendan todo lo que están haciendo, siguiendo la regla de los “20 segundos”, es decir, lo que no se entienda en ese espacio de tiempo, no debe ser “susceptible de inversión”. Con más cultura financiera se van entendiendo más conceptos.

Durante este periodo convulso de pandemia se ha vuelto a confirmar que las carteras que mejor desempeño han tenido son aquellas que, en lugar de dejarse llevar por las emociones, han respetado su vocación de largo plazo, ensalzan los expertos. Se trata de una cesta de activos que se ciñen a la política de inversión y la distribución de activos definida de acuerdo con los objetivos y necesidades del inversor. Sabiendo qué se hace y por qué, se gana perspectiva y tranquilidad.

El enfoque de los clientes depende de cada caso, porque cada uno representa un caso diferente a los demás, dado que sus metas son específicas. Durán valora que, si hubiese que resumir de manera general, todos tenemos objetivos de preservación nominal donde no podemos “asumir volatilidad con 100% de liquidez”. Asimismo, objetivos de medio plazo donde podamos “igualar a la inflación”, y objetivos de largo plazo donde “consigamos batir la inflación, los gastos, los impuestos y tengamos crecimiento sobre unos fondos que no vamos a necesitar por años”.

Si antes los bancos, petroleras y grandes conglomerados industriales eran compañías de alto crecimiento, según de Prada, hoy aquellas de componente tecnológico o que están invirtiendo de forma relevante en tecnología para seguir avanzando, son “negocios de éxito”. Identificar sectores críticos (ciberseguridad, big data, salud digital) o nuevas tendencias (regionalización, sostenibilidad), son algunas de “nuestras convicciones de cara al ciclo actual”.

Las estrategias para invertir se pueden implementar con “activos líquidos” o con una mezcla entre estos y “otros ilíquidos”, como son “el private equity y el real estate”, según Durán.

El furor cripto y otras alternativas

Nadie, ni los más ricos, es ajeno al gran ruido que ha generado el sector de las criptomonedas y otros activos alternativos. ¿Están interesados estos grandes capitales en el ecosistema cripto? Y, lo que es más importante, ¿puede entrar en una cartera de inversión?

La clasificación “alternativo” incluye muchas opciones y depende de quien considere el análisis. Para Edmond de Rothschild España, las temáticas a las que presta mayor interés son las dedicadas al private equityprivate debthedge funds, activos reales o inmobiliario. Este bloque supone cada vez más una parte relevante no sólo en el peso de las carteras de los clientes, sino en la contribución al rendimiento final en detrimento de otros activos más limitados, como puede ser el mercado de bonos.

Los grandes capitales son conscientes del gran cambio que supone la tecnología blockchain y que es, en este momento, donde pueden surgir las grandes oportunidades o diferenciales de rentabilidad.

El mundo de los criptoactivos es actualmente de gran interés para los clientes. Sin embargo, De Prada dice que la mayor parte de los grandes patrimonios pregunta por ello, “sin tomar grandes decisiones de inversión por el momento”. La visibilidad y transparencia, así como la regulación, están en una “fase inicial”.

Los grandes capitales son conscientes del gran cambio que supone la tecnología blockchain y que es, en este momento, donde pueden surgir las grandes oportunidades o diferenciales de rentabilidad, pero el riesgo de pérdida de capital queda muy indefinido. Por eso, De Prada se decanta por seguir “siendo cautelosos”.

Se trata de una tesis que también es respaldada por Durán, puesto que asegura que no recomiendan las inversiones a los grandes patrimonios en criptomonedas principalmente por “la gestión de riesgos”. A pesar de haberles dedicado mucho tiempo de estudio, desde el punto de vista financiero, no es sencillo “conocer y comprender las variables fundamentales y técnicas que conforman el precio de este activo”. Siempre les cuenta a sus clientes que “no inviertan en aquello que no entiendan” y, en este caso, las criptomonedas “no son sencillas de comprender”.

El matiz está en la tecnología detrás de las mismas. Pero, Durán cree que es pronto para considerarlas una “clase de activo”, y que todavía tanto los bancos centrales como las autoridades fiscales de cada país tienen que opinar y regularlas. En línea con lo anterior, dado que no existe una regulación definida que garantice la vigilancia y custodia de las cuentas y monederos digitales, la pérdida o robo de las claves puede suponer perder las criptomonedas, “sin posibilidad de recuperarlas”.

Los activos alternativos sí pueden ser una buena opción para objetivos de largo plazo y en inversores que tengan el tamaño suficiente para poder invertir en ellos de manera diversificada, coinciden los expertos. Es clave entender cómo funcionan, su iliquidez en muchos casos y los plazos de inversión. Estos activos, describe Durán, “ayudan a diversificar el patrimonio teniendo otras fuentes de rentabilidad y una prima de iliquidez, pero no son para todos los inversores”.

*Con información de Forbes España. | Autor: Héctor Chamizo

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cómo los errores gramaticales los convirtieron en multimillonarios

Tus profesores probablemente te dijeron que la gramática era importante. Pero, ¿mencionaron que podría convertirte en multimillonario?

Publicado

on

Los fundadores de Grammarly Max Lytvyn y Alex Shevchenko. Foto: Forbes US.

Una ronda de inversión de 200 millones de dólares anunciada la semana pasada por la popular herramienta de revisión gramatical Grammarly no solo catapultó el valor de la compañía a 13 mil millones de dólares, sino que ha hecho que sus dos cofundadores, Max Lytvyn y Alex Shevchenko, se conviertan en milmillonarios. Los empresarios nacidos en Ucrania, que crearon el asistente de escritura automatizado en 2009 con la ayuda del programador Dmytro Lider, ahora valen al menos 4 mil millones de dólares cada uno gracias a la financiación reciente, según estima FORBES Estados Unidos.

Alrededor del 22% de Grammarly es propiedad de los inversores involucrados en sus dos rondas de financiación en 2019 y 2021, según los datos recopilados por Pitchbook. Mientras tanto, Lider, el tercer cofundador, tiene una participación de solo el 1%, dijo previamente un portavoz de la compañía a FORBES Ucrania. Eso deja a Lytvyn y Shevchenko con un estimado de 35% cada uno del capital social de Grammarly, con un valor aproximado de 4 mil millones de dólares cada uno después de tomar en cuenta el descuento de Forbes para empresas privadas. Una fuente familiarizada con el negocio confirmó estas cifras.

Desde Grammarly discuten las estimaciones de Forbes, pero no han proporcionado ninguna evidencia que respalde una valoración diferente de sus cofundadores. «Grammarly es una empresa privada y no revela la distribución ni las cifras de la propiedad de la empresa», dijo en un correo electrónico la jefa de comunicaciones de la empresa, Senka Hadzimuratovic.

La compañía con sede en San Francisco nació hace más de una década con el nombre Sentenceworks (que cambiaron rápidamente) como un producto de suscripción destinado a ayudar a estudiantes con su gramática y ortografía. Desde entonces, se ha alejado de su enfoque exclusivo en la educación y ha abierto el acceso a su corrector gramatical basado en inteligencia, que se puede usar para eliminar fácilmente los errores en correos electrónicos, documentos… La compañía también ha lanzado productos derivados como Grammarly for Business, una edición de su corrector gramatical para uso corporativo que cuenta con clientes de renombre como Zoom, Cisco, Dell y Expedia.

Lea también: Investigación: Cómo los multimillonarios acumulan una gran riqueza en un Luxemburgo pequeño y con impuestos reducidos

El producto clave de Grammary ha estado ampliamente disponible bajo un modelo freemium desde 2015, con la opción de comprar versiones mejoradas por precios que oscilan entre 12 dólares y 30 dólares al mes. «Ese fue un punto de inflexión para nosotros», dijo el CEO de Grammarly, Brad Hoover, a Fast Company en una entrevista de 2019, explicando que «el crecimiento de boca en boca realmente despegó». Hoy, la compañía afirma llegar a 30 millones de personas cada día a través de sus operaciones en 500.000 aplicaciones y sitios web, incluidas aplicaciones de correo electrónico, numerosos navegadores web, redes sociales y Microsoft Word.

Esta no es la única empresa que Lytvyn y Shevchenko han comenzado juntos. La pareja, que se conoció mientras asistía a la Universidad Cristiana Internacional en Ucrania, dice que la idea de Grammarly en realidad surgió de su empresa anterior, MyDropBox, que se remonta a sus días universitarios. «Creamos un producto para ayudar a que el plagio no se incluya en la escritura de los estudiantes», escribió Lyvtyn en una publicación de blog en marzo. «Esto nos llevó a plantearnos una seria pregunta subyacente: ¿Por qué la gente elige plagiar en primer lugar? ¿Podría ser que les resultaba difícil comunicar lo que querían expresar con su propia voz?».

Su misión puede parecer noble, pero al principio de su viaje empresarial, cuando se descubrió que dos servicios en línea que habían lanzado para ayudar a profesores a revisar los trabajos de estudiantes parecían estar vinculados a sitios web que venden trabajos de fin de curso a alumnos. Lyvtyn y Shevchenko dijeron a The Chronicle of Higher Education en ese momento que habían sido contratados para programar un sitio de fábrica de papel, sin embargo, negaron cualquier conexión entre los dos negocios. «Nunca jamás vendimos ningún trabajo que se subiera a nuestro servicio«, declaró Shevchenko a la publicación en 2002.

El escándalo se convirtió en un problema casi olvidado en sus registros cuando Lytvyn y Shevchenko se mudaron a los EE UU y a Canadá, respectivamente, para obtener sus MBA en la Universidad de Vanderbilt y la Universidad de Toronto. Luego dieron vida a su visión de MyDropBox, que finalmente fue adquirida por la empresa de tecnología educativa Blackboard. Aunque se piensa que viven en Vancouver, no está claro cuál es su lugar de residencia actual. Lo que sí se sabe es que Grammarly tiene oficinas en San Francisco, Vancouver y Kiev, Ucrania.

Antes de la ronda más reciente, Grammarly recaudó 90 millones de dólares de inversores a una valoración de 1 mil millones de dólares en octubre de 2019. Esa ronda fue dirigida por General Catalyst e incluyó la participación de IVP, entre otros. La nueva financiación atrajo a nuevos inversores, incluidos Baillie Gifford y BlackRock, el director ejecutivo de Grammarly, revelado en una publicación de blog.

Publicado en Forbes US | Autor: Jemina Mcevoy

Seguir Leyendo

Editors' Picks

¿Cuánto cuesta minar criptomonedas? Forbes revela cómo calcularlo

El modelo utiliza tres niveles de análisis para desglosar los costos entre gastos directos e indirectos, al tiempo que contabiliza la depreciación.

Publicado

on

Por: Steven Ehrlich

¿Todos los bitcoins son iguales? No necesariamente, según Galaxy Digital. Revelado exclusivamente a Forbes, hoy la compañía está lanzando un informe sobre ¿Cuánto cuesta minar un Bitcoin?  elaborado porequipo de investigación.

La respuesta a esta pregunta es de gran importancia. 

Primero, a medida que el precio del bitcoin crece, muchas personas comienzan a preocuparse por la creciente huella de carbono de la industria. Aunque la cifra precisa es difícil de cuantificar debido a la dificultad para discernir la combinación energética exacta entre los combustibles fósiles y las fuentes renovables, todavía está correlacionada con la cantidad de electricidad necesaria para desbloquear nuevas monedas, así como con la cantidad de costosos mineros de bitcoins que operan en la red.  

En segundo lugar, invertir en empresas mineras de bitcoins se ha convertido en una tendencia extremadamente popular y lucrativa para los inversores que buscan exponerse a la industria sin comprar el activo directamente. De hecho, un gran número de inversores ya poseen acciones en estas empresas, quizás sin saberlo, debido a su inclusión en fondos mutuos ofrecidos por administradores de activos como BlackRock, Vanguard y Fidelity.

sin subtítulos

El rendimiento de estas acciones ha diferido recientemente de las acciones de bitcoin e incluso de las acciones de cifrado populares como Coinbase MicroStrategy debido a una serie de factores, como ser fácilmente accesibles en las bolsas principales a las expectativas de ganancias que provienen de tener el previsión y respaldo financiero para comprar equipos de minería -que siempre escasean-, muchos de los cuales se fabrican con plazos de entrega de varios meses.

También ayuda que la mayoría de estas empresas tengan su sede en EE.UU., que se ha beneficiado enormemente de que China extinga prácticamente toda su capacidad minera. De hecho, Estados Unidos es ahora el centro minero más grande del mundo, algo que hubiera sido inconcebible en enero.

Pero estas razones solo explican los factores macro. ¿Qué pasa con otros puntos de datos como el costo de producción? A medida que más mineras de bitcoins se hacen públicas, los analistas están tratando de determinar una forma de medir qué tan costosos es producir bitcoins para cada una de estas empresas. No existe un enfoque universalmente aceptado según Amanda Fabiano, directora de minería de Galaxy Digital.

“Nos dimos cuenta de que cuando mirás a las empresas mineras públicas, en realidad hay algunas métricas que todas reportan. Es la tasa de hash actual, la capacidad futura esperada y luego el costo de extraer una moneda. Así que indagamos un poco y vimos que todas difieren en cómo calculan su costo por moneda; no es muy transparente”.

Como resultado, Amanda y su equipo decidieron construir su propio modelo para calcular el costo de una moneda, basándose en los datos reportados por las empresas en los registros regulatorios. Utilizan tres niveles de análisis para desglosar los costos entre gastos directos e indirectos, al tiempo que contabilizan la depreciación.

  1. Primero, calculan un costo marginal de producción que incluye los costos de energía y alojamiento, excluyendo cualquier gasto de capital para construir una instalación o comprar nuevas máquinas.
  2. En segundo lugar, determinan el costo directo de producción agregando un programa de depreciación establecido. Por supuesto, la depreciación de las máquinas variará según la eficiencia del uso, el mantenimiento, etc., pero Galaxy eligió un período de tres años.
  3. En tercer lugar, componen un costo total de producción al incluir el costo de la mano de obra.
Calculadora de costo de producción de Bitcoin
Calculadora de costo de producción de Bitcoin.

Junto con el informe de investigación, la compañía también está abriendo su modelo para la experimentación dentro de la comunidad en general a través de una hoja de cálculo de Excel. Brandon Bailey, asociado de minería de Galaxy, señala: “Con la hoja de cálculo de código abierto, realmente queríamos crear algo para que la gente supiera exactamente qué buscar, ir a cualquier empresa que quisieran, abrir su archivo, conectarlo directamente a nuestra hoja de cálculo y calcular automáticamente esos diferentes niveles del costo de producción. Realmente tratamos de hacerlo lo más fácil de usar posible para que cualquiera pueda usarlo y hacerlo”.

Entonces, ¿qué nos puede decir este modelo? ¿Y qué falta? Después de todo, como cualquier modelo que valga la pena, hace ciertas suposiciones clave y excluye variables para enfocarse en los datos más urgentes.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Por ejemplo, el modelo de Galaxy no incorpora elementos como la capacidad minera futura, los ingresos generados por la apreciación de los precios o la concesión de préstamos en el balance general, las eficiencias relativas de la renovación frente a las fuentes de energía de combustibles fósiles. 

Sin embargo, todavía ofrece algunas conclusiones claves. Por ejemplo, los mineros están comenzando a utilizar diferentes estrategias para hacer crecer su negocio. Marathon aloja a la mayoría de sus mineros en terceros y se enfoca en aprovechar su balance para obtener la mayor cantidad de hashrate posible. Otras empresas, como Riot, están mucho más integradas verticalmente porque controlan el acceso a las fuentes de alimentación y son propietarias de los edificios utilizados para albergar los equipos de minería. 

Puede que un enfoque no sea mejor que otro, pero Fabiano dice: “Mi expectativa es que el costo de las empresas integradas verticalmente para extraer una moneda se mantenga constante o disminuya con el tiempo. Si podemos comenzar a rastrear estas métricas ahora, podremos ver el impacto de poseer su propia infraestructura en los costos de electricidad”.

*Con información de Forbes US.

TAGS
Seguir Leyendo

Editors' Picks

Eric Yuan, CEO de Zoom, atraviesa sus horas más oscuras

La compañía informó que el crecimiento de los ingresos cayó a su nivel más bajo desde que salió a la bolsa en 2019,

Publicado

on

El martes, las acciones de Zoom cayeron a su precio más bajo desde los primeros días de la pandemia, provocando que el patrimonio neto del fundador y director ejecutivo de Zoom, Eric Yuan, cayera en US$ 2.000 millones. Wall Street teme que la empresa de videoconferencias continúe con esta preocupante realidad a medida que los estadounidenses regresen a las oficinas.

Destacados

– Las acciones de Zoom cayeron un 17,8%, a US$ 199, en las operaciones del martes; representando en total una baja de 66,2% desde el precio máximo de las acciones de octubre de 2020, de US$ 588,88.

– Zoom informó que el crecimiento de los ingresos cayó a su nivel más bajo desde que la compañía salió a bolsa en 2019, aunque superó las estimaciones de los analistas en cuanto a ganancias por acción e ingresos.

– La fortuna de Yuan cayó a US$ 9,9 mil millones el martes, según las estimaciones de Forbes; una disminución de US$ 4,6 mil millones desde que se publicó la lista Forbes 400 el mes pasado.

El software de videoconferencia Zoom se hace público en Nasdaq Exchange

– Su patrimonio neto alcanzó los US$ 24 mil millones en octubre de 2020, cuando las acciones de Zoom se negociaban en su máximo histórico.MIRA TAMBIÉN

Zoom tuvo su explosión en pandemia, en medio de los despedidos desesperados de los gobernantes para que nos quedáramos en nuestras casas.

Yuan le dijo a Forbes en septiembre, cuando las acciones de Zoom comenzaron a perder su impulso alimentado por la pandemia, que realmente no le “importan estos movimientos a corto plazo del precio de las acciones”. Agregando que “esto no cambiará nada en nuestra empresa”.

Nota publicada en Forbes US. | Autor: Eric Juan

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado