Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Cómo las compañías tecnológicas consiguen exenciones fiscales de millones de dólares en Estados Unidos

Algunos gobiernos locales en Estados Unidos gastan cientos de millones de dólares en exenciones fiscales para empresas como Facebook, Google y Microsoft.

Publicado

on

Ilustración hecha por Forbes.

El concejal de la ciudad de Columbus, Emmanuel Remy, escuchó atentamente mientras el abogado en la pantalla de su ordenador argumentaba por qué la empresa a la que representaba tenía derecho a una gran exención fiscal.

Durante la reunión del consejo virtual en marzo, el abogado dijo que la compañía tenía la intención de construir un centro de datos en un sitio de 500 hectáreas al sur de la ciudad capital de Ohio, que, cuando se completara, emplearía a 20 personas a tiempo completo.

A cambio, la compañía quería 54 millones de dólares en incentivos fiscales. «Esto es como la nueva industria», dijo el abogado Scott Ziance a los funcionarios electos. En particular, Ziance enfatizó el beneficio en puestos de trabajos que supondría para la comunidad mientras se construyera la instalación.

La empresa que representaba Ziance no era Amazon, Microsoft o Facebook, sino una empresa fantasma registrada en Delaware llamada Magellan Enterprises LLC. Era la matriz de Magellan, una de las empresas de tecnología más grandes del mundo, que según el abogado tenía un historial de trabajo en colaboración con las ciudades, y quería las exenciones de impuestos a cambio de los empleos que traería el centro de datos. «Estarán muy orgulloso de tener esta empresa y su matriz en su comunidad», dijo.

Cuando los miembros del consejo votaron a favor de la propuesta de Ziance en la reunión, ninguno de ellos conocía la identidad de la empresa matriz, según Remy. Tampoco participaron los residentes locales, vecinos y otras partes interesadas. Solo la oficina del alcalde y los empleados de la ciudad que habían negociado y firmado acuerdos de confidencialidad conocieron de la verdadera identidad de la empresa madre.

Si bien los funcionarios de la ciudad se negaron a revelar el nombre de la empresa, incluso cinco meses después de que se otorgaron los incentivos, Forbes identificó a la empresa como Google, según dos fuentes.

«Somos optimistas, podremos compartir noticias sobre un anuncio de infraestructura que involucra al estado de Ohio esta semana», dijo un portavoz de Google a  Forbes. Así fue, Google no tardó en anunciar una inversión de mil millones de dólares en centros de datos de Ohio, incluido el sitio de Columbus.

Columbus es solo una de las docenas de ciudades de Estados Unidos que están haciendo cola para ofrecer exenciones fiscales masivas a las grandes empresas de tecnología que buscan construir centros de datos, a medida que la demanda de computación basada en la nube crece para poder competir con la necesidad de otros productos básicos.

Hace una década, varios estados pasaron una norma hace una década para atraer a los constructores de centros de datos con impuestos a la propiedad casi nulos, lo que generó miles de millones de dólares en inversiones de compañías tecnológicas de renombre y la construcción de más de 70 centros de datos solo en el condado de Loudoun, en Virginia. Desde entonces, más de 20 estados han aprobado leyes similares para atraer centros de datos.

En un esfuerzo por superarse unos a otros, esta dinámica de ceder a las demandas de las empresas de tecnología más grandes del mundo para mantener sus identidades ocultas hasta que hayan obtenido los incentivos se ha convertido en una práctica estándar para estas ciudades.

En un acuerdo de 2018 con una pequeña coalición de condados las afueras de Atlanta, Facebook negoció un paquete de reducción de impuestos de 71 millones de dólares a cambio de un proyecto que generaría 100 empleos permanentes, según los documentos proporcionados a  Forbes. Solo después de que se obtuvieron los incentivos, Facebook se anunció públicamente.

«Tenemos a Facebook, Microsoft, Apple, Google y Amazon: son corporaciones muy rentables», dice Kasia Tarczynska, analista de Good Jobs First, una firma de asesoría de políticas sin fines de lucro que ha realizado un seguimiento de los subsidios a los centros de datos. «No quieren llamar la atención porque es muy fácil preguntarse por qué las localidades darían millones y millones de dólares a empresas muy ricas«.

Con más espacio que los hangares de aviones comerciales y suficiente espacio para múltiples campos de fútbol, ​​los centros de datos albergan cientos de filas de ordenadores que procesan información desde fotos de Instagram hasta bases de datos gubernamentales, y se han convertido en una infraestructura crucial para empresas como Google y Amazon que han hecho negocios lucrativos que albergan las redes informáticas de otras empresas y necesitan espacio para almacenar las suyas propias.

Estos centros consumen grandes cantidades de energía y recursos hídricos en las comunidades donde se construyen. A diferencia de las instalaciones de producción, por lo general no emplean más de unas pocas docenas de personas a tiempo completo para mantener los servidores.

Forbes identificó 30 proyectos de centros de datos con sede en Estados Unidos propiedad de grandes tecnológicas cuyas identidades estaban ocultas tras nombres en clave o compañías de responsabilidad limitada anónimas (LLC, por sus siglas en inglés) hasta que los gobiernos locales les otorgaron incentivos fiscales.

Si bien los datos sobre algunos de los proyectos son irregulares, porque las ciudades y sus funcionarios electos no siempre se muestran comunicativos sobre los paquetes de incentivos que aprueban, Forbes realizó decenas de entrevistas y revisó documentos e informes de prensa para obtener datos completos sobre incentivos fiscales, empleo y valor de los proyectos lanzados desde 2015. Su valor total de 9.900 millones de dólares se vio compensado por unos 811 millones de dólares en exenciones fiscales.

El precio acordado por los gobiernos locales con estas empresas fantasma anónimas es elevado. Aunque el periodo de tiempo de los incentivos varía, el análisis de  Forbes mostró que, por término medio, las ciudades y los condados renuncian a un millón de dólares de ingresos fiscales potenciales por cada puesto de trabajo permanente en un centro de datos

A modo de comparación, un estudio, realizado en 2020 por investigadores de las universidades de Columbia y Princeton, descubrió que las localidades renuncian a una media de 12.000 dólares por puesto de trabajo al año cuando conceden incentivos fiscales a todos los sectores.

Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, suelen recibir unos 100.000 dólares en reducciones fiscales por puesto de trabajo durante la duración de un incentivo medio de 10 años. En el proyecto Magellan de Google, la desgravación fiscal de Columbus asciende a unos 2,7 millones de dólares por puesto de trabajo durante los 15 años de desgravación.

Algunos proyectos son incluso más costosos. En 2018, utilizando la empresa fantasma Stadion LLC, Facebook negoció una exención fiscal de 150 millones de dólares para un centro de datos en Eagle Mountain, Utah, para 50 puestos de trabajo, 3 millones de dólares por puesto. Fue la primera de varias fases del proyecto que podría ver hasta 750 millones de dólares en exenciones fiscales concedidas.

En 2017, Apple recibió 208 millones de dólares en exenciones fiscales para un proyecto en Waukee, Iowa, con el que crearía 50 puestos de trabajo a tiempo completo, o lo que es lo mismo, más de 4 millones de dólares por puesto.

Las empresas suelen señalar los posibles riesgos de seguridad y la necesidad de proteger los secretos comerciales como razones para la necesidad de encubrir los proyectos de centros de datos en estas compañías de responsabilidad limitada y similares.

A veces destacan la necesidad de mantener sus proyectos en el anonimato para poder orquestar las licitaciones entre los ayuntamientos. Y para explicar los grandes incentivos fiscales, suelen prometer múltiples fases del proyecto, más inversión, más puestos de trabajo y, en algunos casos, grandes gastos de capital como parques solares o subvenciones comunitarias.

También se acogen los cientos de puestos de trabajo necesarios para llevar a cabo la construcción los centros, que generan un repunte de los impuestos sobre la renta durante la fase inicial del proyecto, pero que se agotan una vez que los obreros se han marchado. 

«Estas cosas se están haciendo en la oscuridad para que nadie tenga tiempo o capacidad de hacer algún tipo de estudio para desarrollar algún tipo de idea sobre cuál sería el impacto»

John Lute, residente en Columbus.

Apple, Amazon y Microsoft declinaron hacer comentarios para este artículo. En respuesta a las preguntas de  Forbes, un portavoz de Facebook dijo en un correo electrónico que «la confidencialidad es la norma cuando las empresas trabajan en grandes inversiones de infraestructura como un centro de datos. Trabajamos estrechamente con funcionarios estatales y locales en acuerdos que son mutuamente beneficiosos y que traen puestos de trabajo e inversión a la región». 

El secretismo también retrasa que surja una oposición de locales preocupados por el impacto medioambiental de los centros de datos hasta después de que el proyecto, y sus exenciones fiscales, se hayan asegurado.

Solo después de que Facebook obtuviera incentivos fiscales y créditos de agua para un centro de datos en Los Lunas (Nuevo México), utilizando un seudónimo, los grupos comunitarios y los políticos empezaron a plantear su preocupación por la viabilidad de una instalación que consume agua en medio del desierto.

Los reguladores locales se cuestionan ahora el uso de energía propuesto por Facebook por la preocupación de que pueda provocar un déficit de ingresos que haga que los habitantes de la zona tengan que cargar con facturas de energía más altas

La amenaza de que la oposición popular podría frustrar los proyectos ha crecido desde que la presión local hizo que Amazon abandonara los planes de una segunda sede en la ciudad de Nueva York, donde la empresa había conseguido casi 3.000 millones de dólares en exenciones fiscales.

«Son una minoría lo suficientemente ruidosa como para dificultar las cosas con sólo decir: ‘Oye, ¿por qué estamos dando todo este dinero a estas enormes empresas tecnológicas que ganan mil millones de dólares al año?», dice Pat Garofalo, director de política estatal y local en el Proyecto de Libertades Económicas de Estados Unidos, que hace un seguimiento de los incentivos fiscales.

Esto se ha agudizado especialmente en el caso de los proyectos de centros de datos, afirma. «Ha habido un aumento de los residentes que dicen: ‘Oye, no queremos estas cosas en nuestra comunidad, porque los puestos de trabajo son malos… y perjudican al medio ambiente».

Amazon, que ocupa más centros de datos en Estados Unidos que cualquier otra gran empresa tecnológica, según Synergy Research Group, llegó a hacer todo lo posible para ocultar su propiedad de las instalaciones, por ejemplo, haciendo que los empleados llevaran insignias con un nombre de empresa falso en una sede de Virginia, según un documento interno publicado por Wikileaks en 2018.

Mientras que Amazon busca mantenerse en el anonimato en el desarrollo de almacenes de distribución para su negocio de comercio electrónico, la compañía ha recurrido a la firma de acuerdos de centros de datos utilizando filiales conocidas como Vadata o Amazon Data Services.

En otros casos, el gigante de la nube ha llegado a acuerdos de arrendamiento con Corporate Office Properties Trust, un fondo de inversión inmobiliaria que construye centros de datos. Amazon ha negociado normalmente acuerdos en lugares como Virginia y Oregón, que son opacos a la hora de informar sobre el valor total de los paquetes de incentivos fiscales.

Columbus y sus alrededores se han convertido en uno de los principales focos de centros de datos; Google, Facebook y Amazon cuentan con amplias instalaciones en la cercana ciudad de New Albany.

Las obras en el emplazamiento de Magellan Enterprises debían haber comenzado en junio, pero el proyecto sigue rodeado de misterio. De hecho, mientras los funcionarios municipales del departamento de desarrollo negociaban con los representantes de Google, se referían a la operación con otra capa más: Proyecto Chipre.

«Para atraer inversiones y puestos de trabajo a nuestra ciudad, Columbus participa en la práctica industrial global de negociar oportunidades de desarrollo con empresas utilizando nombres en clave de proyectos«, escribió un portavoz del alcalde de Columbus, Andrew Ginther, en un correo electrónico.

El auditor del condado de Columbus, Franklin, Michael Stinziano, dice que no está de acuerdo con esta práctica. «No entiendo la necesidad de ser reservado en un centro de datos, realmente no lo entiendo», dice Stinziano, cuya oficina evalúa si las empresas se adhieren correctamente a las normas vinculadas a los incentivos fiscales. «El público prefiere la transparencia, al igual que la oficina del auditor«.

Ziance, el abogado que representa a la empresa fantasma de Google, Magellan, dirige una de las mayores prácticas de incentivos fiscales del país en el bufete de abogados Vorys, Sater, Seymour y Pease, con sede en Columbus, y enumera como uno de sus logros recientes «la representación de una empresa de la lista Fortune 50 con sede en la Costa Oeste como asesor de incentivos en 13 estados».

El abogado es un experto en proteger a las empresas de ser identificadas. El año pasado fue coautor de un artículo en una publicación comercial para seleccionadores de emplazamientos que subrayaba que era «fundamental que las partes sigan protegiendo cuidadosamente la identidad del solicitante» utilizando compañías de responsabilidad limitad «al menos hasta que se conceda el incentivo», como forma de negociar con varios ayuntamientos al mismo tiempo. Ziance declinó hacer comentarios.

Solo un miembro del consejo, Shayla Favor, votó en contra del proyecto. En un correo electrónico dijo que no había firmado un acuerdo de confidencialidad y que no estaba informada de la verdadera identidad de la empresa. Pero los correos electrónicos obtenidos por  Forbes a través de las solicitudes de registros públicos demuestran que las exenciones fiscales exageradas preocuparon a algunos miembros del consejo, aunque luego votaron a favor.

«Veinte puestos de trabajo para un beneficio fiscal de 54 millones de dólares, no lo entiendo», escribió la concejala Elizabeth Brown en un correo a un asesor antes de la votación del 22 de marzo. «Pensé que el departamento era escéptico sobre el valor de la reducción de estos centros de datos. No son grandes creadores de empleo. ¿Qué gana la ciudad con esto?«.

«Ha habido un aumento de los residentes que dicen: ‘Oye, no queremos estas cosas en nuestra comunidad, porque los trabajos son malos… y perjudican al medio ambiente’».

Pat Garofalo, del American Economic Liberties Project.

Otro miembro del consejo, Rob Dorans, envió a Remy un correo electrónico en el que le decía que estaba «un poco preocupado por el hecho de que la subvención potencial proporcionada superara en gran medida el impuesto sobre la renta generado para la ciudad«.

Más tarde, cuando un elector pidió a Dorans que le explicara la lógica del acuerdo, el concejal escribió en un correo electrónico que había votado a favor de los incentivos porque los cientos de puestos de trabajo en la construcción compensarían algunos de los impuestos no percibidos. Dorans no respondió a otras preguntas enviadas por  Forbes

«Lo que en última instancia me valió mi apoyo en este caso fueron los 300-500 puestos de trabajo y los ingresos adicionales que se generarán para la ciudad y otras entidades durante muchos años en el futuro una vez que el período de incentivos concluya», dijo Brown en un correo electrónico a  Forbes

Algunos residentes locales se oponen al proyecto porque el centro de datos se construirá en una finca inscrita en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Cuando en octubre del año pasado se recalificó el emplazamiento para uso industrial, la Comisión del Extremo Sur, órgano consultivo del ayuntamiento que representa al barrio donde se ubica el proyecto, votó en contra de la recalificación por considerar que afectaría al valor de la propiedad en la zona.

Otros residentes afirman que no sabían que la empresa misteriosa había firmado un acuerdo con el distrito escolar local de Hamilton para pagar hasta 9 millones de dólares (7,66 millones de dólares) durante el periodo de reducción de impuestos, menos de lo que habrían recibido las escuelas locales sin el incentivo. En el condado de Franklin, alrededor del 75% de los impuestos sobre la propiedad se destinan a la financiación de las escuelas.

John Lute, que vive cerca del emplazamiento propuesto y tiene un hijo en la escuela, dice que no sabía que la escuela había llegado a un acuerdo con la empresa. «Estas cosas se están haciendo en la oscuridad», dice Lute, «de modo que nadie tiene tiempo ni capacidad para hacer ningún tipo de estudio para desarrollar algún tipo de idea sobre cuál sería el impacto».

Las autoridades municipales explicaron a  Forbes que el proyecto de centro de datos era un uso más deseable del emplazamiento que una fábrica o un centro de distribución porque generaría menos tráfico. Remy dice que vio poco riesgo para la ciudad, ya que los incentivos se basan en el rendimiento, lo que significa que si el proyecto no crea los puestos de trabajo prometidos, o está incompleto, no obtendrá la totalidad de los 54 millones de dólares en incentivos.

«Al final, esto se reduce a si la organización va a cumplir su compromiso», dice. «Y no hay literalmente ninguna duda de que lo harían, o lo harán». Remy también se encogió de hombros ante la sugerencia de que el proceso de incentivos fiscales era opaco porque se celebraron reuniones públicas para discutir el proyecto. Pero esas reuniones no sirvieron para que Remy, o el público, supiera de antemano que Google se instalaría al lado.

 

Negocios

Merck pacta ampliar la fabricación de genéricos de píldora contra Covid-19

La compañía farmacéutica informó que la licencia libre de cánones se aplicaría a 105 países de ingresos bajos y medios.

Publicado

on

Foto: Pixabay.

Merck & Co firmó un acuerdo de licencia con el Medicines Patent Pool (MPP), respaldado por las Naciones Unidas, que permitirá a más empresas fabricar versiones genéricas de su tratamiento antiviral oral experimental contra el Covid-19, según anunciaron el miércoles la farmacéutica estadounidense y la organización.

Merck dijo que la licencia libre de cánones se aplicaría a 105 países de ingresos bajos y medios. Permite a los fabricantes seleccionados por el MPP elaborar versiones genéricas de molnupiravir, el antiviral que Merck ha desarrollado con Ridgeback Biotherapeutics.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, por sus siglas en iLa Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, por sus siglas en inglés) está estudiando la posibilidad de autorizar el uso de emergencia del medicamento, que en un ensayo clínico demostró reducir a la mitad el riesgo de sufrir una enfermedad grave o de morir, cuando se administra en los primeros estadios del Covid-19.

“Se trata de la primera licencia voluntaria, transparente y orientada a la salud pública, para una tecnología médica contra el Covid-19”, afirmaron Merck y el MPP en un comunicado conjunto.

Las empresas podrán solicitar una sublicencia al MPP y la licencia, que también incluye la transferencia de tecnología, seguirá siendo gratuita mientras la Organización Mundial de la Salud clasifique la pandemia como “emergencia de salud pública de importancia internacional”, según el comunicado.

A principios de este año, Merck firmó acuerdos bilaterales de licencia con ocho fabricantes indios de medicamentos genéricos, entre ellos Aurobindo Pharma, Cipla Ltd, Dr. Reddy’s Labs, Emcure Pharmaceuticals, Hetero Labs, Sun Pharmaceuticals y Torrent Pharmaceuticals.

El acuerdo con MPP amplía la base de fabricación más allá de estas empresas. MPP declaró recientemente a Reuters que tenía 24 empresas que habían expresado su interés en fabricar el medicamento.

“Desde el principio sabíamos que queríamos diversificar la influencia geográfica de nuestros socios en el sector de los genéricos, de modo que no sólo tuviéramos proveedores de genéricos en la India, sino también en otras zonas geográficas”, declaró en una entrevista Paul Schaper, director ejecutivo de política pública mundial de Merck.

La Fundación Bill y Melinda Gates declaró la semana pasada que destinará hasta 120 millones de dólares a poner en marcha el desarrollo de versiones genéricas de molnupiravir para ayudar a garantizar que los países con menores ingresos tengan un acceso equitativo al medicamento.

Reuters

Seguir Leyendo

Negocios

Movistar ofrecerá la primera velocidad de red de 900 megas en Colombia

Con esto casi que duplican las velocidades máximas de sus principales competidores en el internet de hogares y empresas. La compañía espera cerrar este año con más de 20 millones de usuarios en el mercado Colombiano.

Publicado

on

Fabián Hernández, presidente CEO de Movistar. Foto: Movistar.

Sobre su red de fibra óptica, Movistar ha sido el primer operador en Colombia en dar disponibilidad de una velocidad de hasta 900 megas para hogares y empresas, lo cual la compañía considera “el hito más reciente” en sus aumentos de velocidades con fibra óptica.

Con esto, aspiran a cerrar el 2021 con 20 millones de clientes que contratan el servicio de internet fijo y esperan que la inserción de estas nuevas velocidades incrementen el 10% de las ventas.

Fabián Hernández, el presidente CEO de Movistar, cataloga esto como “una velocidad de otro mundo” que “refleja el reciente compromiso de la compañía con el desarrollo y la reactivación del país”.

En Claro están ofreciendo hasta 500 megas a sus clientes, en Tigo están ofreciendo hasta 300 megas y en ETB están ofreciendo hasta 150 megas, lo que plasma que Movistar está multiplicando las velocidades máximas de sus competidores y las suyas propias, ya que antes de este lanzamiento su velocidad máxima era 500 megas.

Hernández apuntó que el servicio de internet fijo de Movistar está presente en 40 ciudades y a 2024 estarían en otras 50, con la proyección de añadir. nuevas conexiones a 4,3 millones de hogares.  El 32% de sus ventas son a empresas y el restante a personas naturales.

Siga la información de negocios en nuestra sección especializada

Seguir Leyendo

Deportes

Colombia será la sede de la Copa América femenina en 2022

El torneo dará cinco cupos, tres directos para el Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023, y dos para jugar sendas repescas.

Publicado

on

inco meses y siete días después de que la Conmebol anunciara la desvinculación de Colombia como sede de la Copa América que debía organizar con Argentina, la entidad ha decidido conceder este miércoles al mismo país andino la organización en 2022 de la novena edición femenina del torneo.

El 20 de mayo de 2021 la Conmebol, que preside el paraguayo Alejandro Domínguez, negó la petición del Gobierno colombiano de postergar una vez más la competición, que originalmente debía celebrarse en 2020 y finalmente se jugó este año en Brasil.

Domínguez anunció este miércoles en su cuenta de Twitter la decisión de la Conmebol de conceder a Colombia la sede de la Copa América femenina del próximo año. Además, informó de que habrá para entonces un premio adicional de medio millón de dólares, que serán repartidos entre las selecciones participantes.

“La Conmebol Copa América Femenina se juega en Colombia! El Consejo de la Conmebol resolvió asignar la organización de este torneo a la Federación Colombiana de Fútbol, que instituirá un premio adicional de USD 500.000 a ser repartidos entre los equipos participantes”, escribió el presidente de la entidad que agrupa a las federaciones de fútbol de diez países sudamericanos.

Lea también: Lista Forbes | Los futbolistas mejor pagados en 2021

“De esta forma, Colombia hará uso de las mejoras realizadas en sus estadios para una competición internacional de primer nivel. Trabajamos por el desarrollo del fútbol femenino”, agrega la información de la Conmebol.

El pasado 29 de septiembre el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), Ramón Jesurún, anunció que su país participaría en la puja por la sede de la Copa América Femenina de 2022.

El torneo dará cinco cupos, tres directos para el Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023, y dos para jugar sendas repescas.

El directivo garantizó entonces que Colombia “tiene todo: la disposición, el apoyo y los recursos” para acoger el torneo.

“Esa Copa América es muy importante porque da la clasificación al Mundial y nosotros, sí o sí, tenemos que clasificar”, añadió el presidente de la FCF.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Jesurun dijo este miércoles en obtener la sede es un “voto de confianza por parte de la Conmebol”.

La última Copa América Femenina se disputó en 2018 en Chile y Brasil conquistó el título. Las anfitrionas fueron segundas y las argentinas quedaron en el tercer puesto.

De los ocho ediciones ya disputadas, Brasil ha ganado siete (1991, 1995, 1998, 2003, 2010, 2014 y 2018) y Argentina la restante, en 2006. 

EFE.

Seguir Leyendo

Negocios

Cargill inaugura nueva planta incubadora de pollos en el Caribe

La multinacional invirtió $34.000 millones en el nuevo complejo, que tiene una meta estimada de producción de 2.8 millones de pollos al mes. Tendrá la capacidad de empacar y clasificar hasta 30.000 huevos por hora.

Publicado

on

La multinacional Cargill, que está presente en 70 países con más de 160.000 colaboradores a nivel mundial, inauguró este miércoles su nueva planta incubadora de pollos en Mahates, municipio cercano a Cartagena.

Tras una inversión de $34.000 millones, la Incubadora Cargill Caribe permitirá alcanzar la ambiciosa meta de producción estimada en los 2,8 millones de pollitos nacidos al mes. Además, se convierte en la instalación más pequeña en su categoría, con cerca de 2.900 metros cuadrados, lo que permite una optimización cercana al 30% del espacio habitual.

“Con esta incubadora, aceleramos parte del plan de crecimiento y ampliación de Cargill en el país, esperando tener un mejor rendimiento, pues el nuevo volumen de aves producidas nos permite dar mejor soporte al negocio y a nuestra proyección a futuro dentro del mercado colombiano”, dijo Javier Brenes, director ejecutivo de Cargill Proteína en Colombia.

Lea también: Inauguran nueva planta para procesar plásticos en Colombia

La empresa confirmó que es la planta de incubación más moderna y de la más alta tecnología a nivel mundial. Con esta apertura, buscan contribuir a la prosperidad de las comunidades de Mahates, Malagana, San Cayetano, Arjona, Turbaco, San Juan de Nepomuceno, San Basilio de Palenque y Cartagena.

Entre las características técnicas más destacadas, confirmaron que tiene un equipo para empaque y clasificación, con una capacidad de 30.000 huevos por hora. Asimismo, sistema de conteo automático de pollitos y sala de espera con condiciones ambientales controladas. 

La Incubadora Cargill Caribe es uno de los cuatro proyectos más grandes de la compañía en Colombia, junto con la Granja de Aves Reproductora El Vínculo en el Valle del Cauca.

Seguir Leyendo

Negocios

Ingenio Providencia entra al club de empresas ‘B’ y planea exportar a Australia y Japón

Vicente Borrero, gerente general del Ingenio, le explicó a Forbes sobre el plan de la empresa ahora que ingresan al selecto club de empresas ‘B’.

Publicado

on

Vicente Borrero, gerente general de Ingenio Providencia.

Ingenio Providencia, que opera en el Valle del Cauca pero exporta a gran parte del mundo, dio a conocer que acaba de ingresar al selecto club de las empresas ‘B’, una categoría en la que ajustan su modelo de negocio con los más altos estándares de sostenibilidad y compromiso social.

“Hemos logrado una certificación de sostenibilidad que para nosotros es la excelencia. ¿Qué es empresa B? Es un reconocimiento a aquellas políticas que hemos implementado. Empresa B mide con la misma rigurosidad los impactos económicos, sociales y ambientales”, comentó a Forbes Vicente Borrero, gerente general.

El proceso para llegar a esta categoría tardó 10 meses, pese a que ya llevan trabajando en este camino hace más de 27 años. Borrero lo presenta como un escalafón académico, en la que se van cumpliendo etapas para llegar al ‘magister’.

Y es que llegar a este reconocimiento se dio gracias a los planes de compromiso social, que están enfocados en brindar educación de calidad a través del Centro de Formación Integral Providencia, donde se mueven alrededor de 4.000 personas al año.

Lea también: La apuesta de Alquería para convertirse en empresa B

Vicente Borrero, gerente general de Ingenio Providencia. Foto: Cortesía.

Con esta nueva certificación, el Ingenio prevé elevar su reputación ante los compradores internacionales, así como concretar nuevos negocios de cara a la reactivación. Hoy exportan azúcar y alcohol a países claves como Perú y Chile en Suramérica, pero también a Estados Unidos, Europa y Corea.

“Estamos aspirando a llegar a Australia y a Japón con nuestros productos. Todos los países ya estamos consolidados y a estos dos países podríamos llegar el próximo año”, estimó el gerente.

Pese a que el paro del primer semestre del año golpeó gran parte de los sectores productivos, especialmente la industria del Valle del Cauca, Borrero destaca que ya se está viendo una recuperación, impulsada por el mayor precio del dólar. De ahí a que proyecta que este año cerrarán con unos ingresos de entre $850.000 y $900.000 millones, con una utilidad neta de $95.000 millones.

Por ahora el ingenio está enfocado en continuar consolidando su operación internacional de la mano de esta nueva certificación. Asimismo, de continuar impulsando las energías renovables pues hoy producen 37 megas de energía renovable, de las cuales consumen 20 y las 17 se venden a la red nacional.

Es de resaltar que en el mundo hay más de 3.200 empresas ‘B’ certificadas, de las cuales 584 son de América Latina, y entre ellas se encuentran Aguas Danone, Arrocera Esmeralda, Natura, Juan Valdez y Alquería. 

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado