Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

La planta de captura de carbono más grande del mundo ya funciona en Islandia

Denominada Orca, la planta fue inaugurada por Climeworks, una compañía con sede en Zúrich.

Publicado

on

La primera y más grande planta de almacenamiento y captura directa de carbono del clima del mundo ha comenzado a operar en Islandia.

Denominada Orca, la planta de captura de carbono fue inaugurada hace unos días por Climeworks, una empresa de captura de carbono con sede en Zúrich.

El sistema elimina de forma segura el CO2 del aire, lo mezcla con agua y luego lo bombea a gran profundidad, donde queda atrapado en la piedra a través de un proceso de mineralización natural.

La planta recién inaugurada tiene la capacidad de capturar 4000 toneladas de CO2 al año y está ubicada en un sitio rural al este de Reykjavik, y adyacente a la planta de energía geotérmica Hellisheioi.

En este sentido, vale decir que Orca se compone de unidades colectoras de carbono del aire, apiladas sobre zapatas de concreto.

Orca, la nueva planta de captura de carbono en Reykjavik

La planta está diseñada para ser compacta, con una huella física mínima y modular, lo que significa que podría replicarse fácilmente en diferentes sitios en todo el mundo.

Orca, la nueva planta de captura de carbono, llevó un proceso de construcción de 15 meses y funciona completamente con energía renovable proporcionada por la planta de energía geotérmica cercana.

“Orca, es un hito en la industria de captura directa de aire, ya que proporciona un modelo escalable, flexible y replicable para la expansión futura”, dice Jan Wurzbacher, co-CEO y uno de los fundadores de Climeworks.

“Con este éxito, estamos preparados para aumentar rápidamente nuestra capacidad en los próximos años. Lograr emisiones globales netas cero es todavía un largo camino por recorrer, pero con Orca, creemos que hemos dado un paso significativo hacia la consecución de ese objetivo”, añade Wurzbacher.

“Estamos orgullosos, emocionados y más que encantados de haber llegado a esta etapa de nuestro viaje para revertir el cambio climático”, añade Christoph Gebald, codirector ejecutivo y cofundador de la compañía.

Luego de tantos años de trabajo, “Orca es ahora una realidad y es el resultado de los esfuerzos concertados de todas las partes interesadas involucradas. Quiero aprovechar esta oportunidad para transmitir mi gratitud y aprecio al gobierno de Islandia, nuestros socios e inversores de confianza”, agrega el directivo.

Acuerdo pionero para aumentar la eliminación de dióxido de carbono

En cuanto a la compañía, Climeworks logró la apertura de Orca tras un acuerdo con Carbfix, pioneros en almacenamiento de carbono, y ON Power, el proveedor de energía geotérmica de Islandia.

Según el acuerdo con ON Power, Climeworks aseguró un suministro constante de energía renovable para alimentar la tecnología de extracción directa de carbono.

En cuanto a la parte de Carbfix, quedó garantizado el almacenamiento seguro del CO₂ a través de la mineralización subterránea natural que permiten las formaciones de roca basáltica subterráneas de Islandia.

Éstas proporcionaron las condiciones ideales para este proceso, brindando una solución permanente para el almacenamiento de CO₂, resultante de esta iniciativa.

Los esfuerzos de colaboración de estos acuerdos fueron particularmente importantes ya que la ampliación de la eliminación de carbono es esencial para lograr los objetivos climáticos del pasado Acuerdo de París.

Por: Giorgio Arturi

Publicidad
Publicidad