Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía sostenible 2021

El bienestar integral: clave en la recuperación del tejido social y empresarial

Hablamos con Carlos Mauricio Vásquez, director general de Compensar, entre otros temas, sobre el impacto de la gestión de esta entidad, que en noviembre cumplirá 43 años de trayectoria, y los principales desafíos de cara al futuro.

Publicado

on

Carlos Mauricio Vásquez, Director General de Compensar

¿Cuál ha sido la clave para mantenerse vigentes a lo largo de estos 43 años?

Carlos Mauricio Vásquez: Han sido tres aspectos, principalmente. El primero, conciliar el propósito organizacional con el de las personas que trabajan con nosotros, pues solo en la medida que se articulan los objetivos colectivos con los individuales es posible asegurar una proyección a largo plazo. El segundo, desde nuestro origen nos hemos preocupado por acercarnos y escuchar de primera mano a nuestros usuarios para responder fielmente a sus necesidades. Por último, la suma y articulación de esfuerzos con diferentes actores del orden público y privado. Por ejemplo, a lo largo de los años hemos trabajado con diferentes administraciones, sin importar el partido, actuando como operadores sociales, siempre con nuestro sello de compromiso y transparencia, eso nos ha permitido ampliar la cobertura e impactar a la población más vulnerable, como la primera infancia o los adultos mayores, así como aportar nuestro conocimiento y experiencia en temas relevantes como salud, vivienda, empleo, deporte, entre otros.

¿Cómo contribuye Compensar a la reconstrucción del tejido económico y social?

CV: De muchas formas. La inequidad es uno de los retos más grandes como sociedad, y es en este escenario donde las cajas de compensación contribuimos directamente con nuestra gestión para ayudar a cerrar la brecha social. Somos el brazo social de los empresarios, es decir, gracias a sus aportes no solo impactamos con servicios de bienestar integral a sus trabajadores y familias, sino a la comunidad en general, haciendo foco en las poblaciones vulnerables al sumarnos a iniciativas y proyectos del sector público.

En el caso del sector empresarial, por medio de diversas soluciones, contribuimos a que los trabajadores tengan un equilibrio entre las dimensiones física, emocional y financiera, y como resultado, mejoran su calidad de vida y acceso a oportunidades, aportando con ello a la productividad, la movilidad económica y el progreso del país.

El empleo y la generación de oportunidades, en especial para mujeres y jóvenes, son grandes retos de país. ¿Qué iniciativas desarrolla Compensar allí?

CV: Desde nuestra Agencia de Empleo y Emprendimiento acompañamos a los cesantes en el fortalecimiento de sus competencias y en la búsqueda de empleo, con un énfasis importante en la cualificación de competencias digitales, que hoy más que nunca cobra gran relevancia para el sector productivo, contribuyendo a ampliar las oportunidades de la población joven. De igual manera, articulamos esfuerzos con diversas entidades públicas y privadas, como la Cámara de Comercio Colombo Americana, la Secretaría de Gobierno de Bogotá o empresas como Claro, entre muchas otras, sumando nuestra experiencia a iniciativas en las que esta población es priorizada.

¿Qué otros retos han identificado para el país a corto y mediano plazo y cómo Compensar va a contribuir a resolverlos?

CV: Necesitamos construir una agenda común de sociedad, con acuerdos claros que contribuyan al crecimiento, la estabilidad y la inversión social a largo plazo. Debemos robustecer algunos sectores, sin duda el empleo es el primero, pero también la salud, avanzar en materia de tecnología y tejiendo redes colaborativas de la mano de todos los sectores. Creo firmemente que la colaboración debe estar por encima de la competencia, si colaboramos más de lo que competimos vamos a lograr cosas mucho más fuertes en regiones, localmente y sobre todo como Nación.

¿Cómo va a cambiar la perspectiva de los temas sociales en el futuro?

CV: Por un lado, no podemos seguir en un modelo donde se acumula capital y, cuando se presenta una situación difícil, como una pandemia, se devuelve un poco de eso a la sociedad, a través de apoyos o donaciones, por ejemplo. Se debería garantizar una base mínima de ingreso que permita afrontar una dificultad sin recargarse en el aparato productivo, eso implica un trabajo de largo plazo en el bienestar social del país, no solo de los trabajadores, sino de todas las personas vulnerables que apelan a la asistencia social o a la ayuda de terceros para subsistir.

Lea también: Bienestar Sostenible, ¿de qué se trata y cómo alcanzarlo?

De otro lado, debemos concentrar esfuerzos en la disminución de las brechas de acceso a salud, trabajo, vivienda digna e ingreso mínimo. Todos estos temas, sin duda, deben nutrir la agenda de los próximos años en materia de inversión social.

Compensar se define como una plataforma de soluciones de bienestar integral, ¿eso qué significa?

CV: Quisiéramos convertirnos en una especie de Amazon del bienestar, donde la gente encuentre solución a sus necesidades o expectativas, ya sea a través de nuestra oferta de servicios propia o de aliados. En este propósito concebimos la persona particular e integralmente, con el fin de identificar su momento de vida, los retos que afronta, sus proyectos a futuro y, en torno a ello, tejer soluciones que la doten de capacidades para hacerlos realidad. No vemos por separado al paciente y por el otro al estudiante o al deportista, vemos a la persona como un ser integral, al que acompañamos desde la cuna hasta la vejez.

¿Qué decir a quienes debaten si las cajas de compensación son un impuesto o una inversión social?

CV: Esta prestación social tiene unas condiciones maravillosas. La primera, es entregada por los empresarios, como un brazo de responsabilidad social, para apoyar a la sociedad en general, bajo una filosofía de equidad. La segunda, es flexible, es decir, las necesidades que se van identificando permiten cambiar la destinación de ese recurso, concentrando el impacto en lo que más se requiere. La tercera, no es regresiva, como en algunos impuestos, es decir, genera bienestar independiente del monto que se aplique. Los empresarios, a través del sistema de compensación, ven representada la inversión en progreso y bienestar colectivo.   

¿Qué ha significado estar al frente de Compensar en estos dos años?

CV: Es el desafío profesional más importante que hubiera podido soñar, tratar de entender una realidad como la que Compensar maneja, liderar un equipo de personas que consolidan una misma visión y trabajar unidos para que se siga notando por qué Compensar está donde está, para que continue siendo relevante y querida por la gente, es un reto permanente que requiere toda la pasión y compromiso.

Economía sostenible 2021

El camino para crear un futuro verde e inteligente

Publicado

on

Unir el progreso y la sostenibilidad para todos no es un deporte para espectadores. Por eso Schneider Electric le ha apostado a ser el epicentro de la transición energética, la disrupción digital, la sostenibilidad, la equidad y así sacarles el máximo provecho a los recursos.

Seguir Leyendo

Economía sostenible 2021

Los cuatro pilares para el éxito de la sostenibilidad energética

La digitalización, descarbonización, descentralización y electrificación son las tendencias que marcarán el camino para sociedades más comprometidas con la eficiente energética, la reducción de las emisiones y la sostenibilidad del planeta.

Publicado

on

Si bien la actividad industrial es fundamental para las economías, más aún ahora por la coyuntura de la pandemia, ya no solo debe enfocarse en la operación, producción y distribución. Actualmente, el tema ambiental ha tomado gran relevancia en el desarrollo económico y cada vez más empresas buscan operar en armonía con el medioambiente y en camino a ser más sostenibles.

En ese aspecto, Saulo Spaolanse, presidente de Schneider Electric para el Clúster Andino, la empresa más sostenible del mundo en 2021, según Corporate Knights, recalca que la sostenibilidad es un balance entre desarrollo económico, bienestar y el planeta, y ya se ven dos tipos de empresas, las que se suman a las tendencias y las que van a desaparecer.

Un mundo más digital

La transformación digital ha remodelado muchas industrias del mundo en la búsqueda por entornos empresariales inteligentes, eficientes y sostenibles. Numerosas empresas han iniciado un proceso de modernización, encontrando en la digitalización una gran oportunidad para optimizar procesos, involucrar a las diferentes áreas de trabajo, y anticiparse a requerimientos internos y de sus clientes con soluciones digitales como el IoT, Big data, analítica o cloud.

Durante la Semana de la Economía Sostenible de Forbes, Lisseth Vera, Digital Energy & EcoStruxure Manager para el Clúster Andino de Schneider Electric, explicó que “con este tipo de tecnologías se ahorraría entre el 30 % y el 70 % del consumo de energía; algunas soluciones, como EcoStruxure for Buildings, permiten la automatización y un análisis de los procesos para mejor rendimiento, gestionar la energía, las mejoras y asegurar el confort y salud de las personas”.

Sin embargo, y aunque ya existe este tipo de tecnologías, estimaciones de la ANDI sobre transformación digital en Colombia muestran que el país aún está lejos de aprovechar la digitalización; por ejemplo, el informe de 2020 del Networked readiness index, que mide la preparación de las naciones para aprovechar las oportunidades de la tecnología, Colombia ocupó el puesto 72 entre 121 países. En el IMD World Digital Competitiveness 2021, que mide 63 economías que exploran tecnologías como herramienta para la transformación, Colombia ocupó el puesto 56.

El desafío de la descarbonización

No se puede olvidar que el 70 % de la energía mundial la consume cuatro mercados principales, la infraestructura, manufactura, ambientes de construcción y data center, por lo que el trabajo conjunto entre las industrias es clave para una reducción drástica de emisiones.  Saulo Spaolanse ha comentado que “el 80 % de las emisiones de CO2 vienen de ese consumo de energía, en el cómo generamos, transportamos, distribuimos y usamos energía, cerca de dos tercios de esa energía se pierde en ese trayecto, por lo que tenemos que ver un futuro más resiliente y sostenible”.

El Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina CODS de la Universidad de los Andes dice que en los datos del Ideam, de 2019, Colombia emite 237 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) anualmente, y que las políticas actuales son insuficientes para alcanzar la carbono neutralidad en 2050.

Lea también: Sin entornos igualitarios y diversos no se logra la sostenibilidad

Por otro lado, Lisseth Vera comenta que los edificios van a jugar un papel critico en la descarbonización, ya que estos consumen el 30 % de la energía del mundo, y se espera que en 20 años lleguen a consumir el 80 %. “Si se implementa soluciones digitales, si se saca provecho a analítica de datos, vamos a lograr edificios mucho más eficientes en el uso de sus recursos, más sostenibles y adaptados a las necesidades de las personas”, cuenta la manager, y agrega que para que los edificios logren la sostenibilidad van a tener que descentralizar sus fuentes de energía.

Hacia un panorama descentralizado

Una tendencia para las compañías eléctricas en el siglo XXI ha sido la evolución del mercado hacia una producción de energía descentralizada y dispersa, es decir una renovación del modelo de negocio. ¿Cuál es el resultado de esta tendencia? Las compañías eléctricas deben buscar cómo proveer un acceso energético más fiable, robusto y flexible con pérdidas reducidas en la transmisión mientras cubren la creciente demanda de los consumidores.

Para la líder de EcoStruxure, Lisseth Vera, ya se cuenta con la tecnología para que la energía 24/7 esté garantizada, como EcoStruxure Power, un conjunto de herramientas que permiten monitorear esas múltiples fuentes y tomar las mejores decisiones de cuál fuente usar. Uno de los principales habilitadores para esta transición son los microgrids, un conjunto de cargas interconectadas y fuentes de energía distribuida (DER, Distributed Energy Resources) en la red, que permiten optimizar el costo de energía, la continuidad del servicio y la integración masiva de recursos renovables.

A mediados de 2021 el Congreso de Colombia promulgó la Ley 2099 “Ley de Transición Energética” que, entre otras cosas, busca que el país sea atractivo para la inversión en energías renovables no convencionales, que robustecerían el mercado energético con más opciones masivas.

El Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, subraya que a medida que las tecnologías eólicas, solares y de almacenamiento sean más competitivas y asequibles habrá mayor penetración en la generación distribuida, lo que hará que los clientes ya no sean simple receptores, sino que podrán elegir la energía más barata según sus necesidades, a su vez que los consumidores estarán más informados de su consumo e incluso producción de energía, es decir serán más eficientes.

El camino hacia la hiper eficiencia

El panorama energético es claro, al acelerar la electrificación se logra la transformación digital en los edificios nuevos y existentes. La manager Vera afirma que las infraestructuras deben ser hiper eficientes a través de tecnologías que administran la energía, ser más ágiles ante los imprevistos con soluciones de operaciones remotas con altos estándares de seguridad, por ejemplo, deben optar por energías verdes de múltiples fuentes, y deben estar enfocadas en las personas, en crear espacios seguros y cómodos, que midan niveles de dióxido de carbono, de ruido, de partículas, para mejorar la satisfacción y la productividad. Todo esto en línea con las tendencias energéticas universales: descarbonización, descentralización y digitalización.

Para terminar, el presidente Spaolanse resalta que “somos la primera generación que tiene un panorama completo del efecto del cambio climático en el planeta, y somos la última que puede hacer algo contundente sobre eso, hay un compromiso que debemos tener juntos”.

LinkedIn: https://www.linkedin.com/company/schneider-electric/

Twitter: https://twitter.com/schneiderlam

Instagram: https://www.instagram.com/schneiderelectric_lam/

Seguir Leyendo

Economía sostenible 2021

Bienestar Sostenible, ¿de qué se trata y cómo alcanzarlo?

El concepto de bienestar sostenible involucra a las personas, familias, comunidades, organizaciones y todas las especies del planeta. Esta idea se fundamenta en que, para alcanzar la sostenibilidad, todos ellos, sin excepción, deben convivir y gozar de niveles máximos de bienestar.

Publicado

on

Nubia Gregoria Espinosa, directora de la Unidad Centro de Servicios Compartidos de Compensar, asegura que, desde hace varios años, y bajo la premisa de que el bienestar no es un tema menor, sino por el contrario, un aspecto muy relevante dado el momento crucial que vive la sociedad, Compensar ha venido inspirando a otras empresas, organizaciones y personas para sumar esfuerzos y hacer de esta iniciativa algo replicable, escalable y sostenible.

“Influir directamente en una vida mejor para grandes poblaciones es una responsabilidad que supera cualquier portafolio de servicios o productos, y la única forma de hacerlo realidad es trabajando de forma coordinada y orientando los esfuerzos hacia un mismo fin. Por eso de manera permanente trabajamos de la mano de diversos aliados en todos los frentes, inspirando a otros con esta filosofía de bienestar y constituyendo redes articuladas con las que buscamos avanzar hacia la transformación y el progreso social”, puntualizó la directora.

Nubia Gregoria Espinosa – Directora Unidad Centro de Servicios Compartidos de Compensar

Bienestar sostenible para todas

Justo un par de semanas antes de la pandemia, Compensar, de la mano de Álex Jadad, un reconocido médico, científico e investigador colombo-canadiense, miembro de la Comisión de Sabios de Colombia 2019, publicó el libro “Hacia el bienestar sostenible para todas”, cuyas principales reflexiones continúan hoy vigentes, según lo argumenta Nubia Espinosa.

“Nuestro llamado es a cambiar la mirada del bienestar, para evolucionar de lo puramente material hacia un concepto que integra diversos factores -explica la directora- El ser humano tiene diferentes dimensiones que necesitan ser satisfechas: las del tener que se refieren a los recursos materiales finitos asociados a la capacidad; las del hacer, orientadas a la acción y la necesidad de logro, con una consciencia de responsabilidad social y ambiental; las del amar, que se basan en la habilidad para hacer el bien a todo nivel; y las del ser, que hacen sentido de propósito, lo que se traduce en una sana relación con el medio ambiente. Por eso para nosotros es muy importante que el concepto de bienestar sostenible esté presente en cada una de las acciones que desarrollamos”.

Por otra parte, la directiva recalca que en esta tarea es fundamental fortalecer una visión que permita trabajar de manera colectiva entre distintos actores del orden público y privado.

“La pandemia puso en evidencia, como nunca, la necesidad de trabajar de manera colaborativa para superar los retos que permitieran a las comunidades percibir niveles óptimos de bienestar. En nuestro caso, el fruto de un trabajo sistemático desarrollado de la mano de las comunidades, las personas, las familias, las organizaciones y, por supuesto, en consideración con el medio ambiente, permitieron, por ejemplo, durante los momentos más difíciles de la pandemia enfrentar un sinnúmero de desafíos y reconvertir muchos de nuestros servicios al ecosistema virtual”.

Conozca las apuestas de Compensar por el bienestar sostenible en nuestra Semana de la Economía Sostenible 2021.

Los desafíos de la integralidad

Convencidos de que el Bienestar Sostenible es la ruta hacia la transformación social, Nubia Espinosa asegura que Compensar trabaja de manera permanente y de la mano de diversos actores para crear condiciones que propicien ese bienestar en diferentes entornos, entre ellos, los sistemas de salud, las empresas, las ciudades, las comunidades y las personas.

“Como parte de esta filosofía, uno de los mayores propósitos que nos hemos trazado es consolidarnos como una plataforma de bienestar integral, en la que las personas puedan encontrar una serie de soluciones, nuestras o de nuestros aliados, que potencien sus capacidades y los ayuden a hacer realidad sus proyectos de vida, siempre en una sana relación con el medio ambiente”.

Aunque parezca contradictorio, mientras la humanidad muestra avances considerables en muchos frentes como salud, educación, longevidad, tecnología, entre otros, ello viene acompañado de importantes desafíos en materia de sostenibilidad.

Lea también: El bienestar, más allá de la salud física

“Para nosotros como organización se ha vuelto un reto disminuir la huella hídrica y de carbono, optimizar el uso de la energía y adoptar energías limpias, trabajar de manera constante para incorporar la economía circular en toda la cadena de valor, promover la movilidad sostenible, entre otras cosas, para lo cual hemos encontrado oportunidades maravillosas en el trabajo conjunto y articulado con la academia y con otras entidades, que nos han dado la mano para poner en marcha propuestas innovadoras y trabajar en diferentes ámbitos. Este es sin duda un sendero que llevamos recorriendo tiempo atrás y que se enriquece en la medida en que trabajemos colectivamente”, explica.

Una pandemia de bienestar sostenible

La entidad viene fortaleciendo, continuamente, las alianzas y esfuerzos para inspirar a otras empresas a seguir esa línea. En palabras de Espinosa, la pandemia ha puesto en evidencia, más que nunca, el desequilibrio en la sociedad. “Por ejemplo, hay personas, empresas o sectores que han sufrido un impacto económico muy grande, otros que han sobrevivido y otros que incluso se fortalecieron mucho más, pero sin duda, para estar realmente bien, es necesario un equilibrio entre todos los sistemas; es decir, es necesario que todos puedan gozar de niveles máximos de bienestar, solo así se puede asegurar la sostenibilidad de la que hemos venido hablando”.

Para cerrar, agrega que recuperar ese equilibrio solo es posible en conjunto, unidos como sociedad, pues “el bienestar y el progreso social solo pueden ser viables si son colectivos”.

Seguir Leyendo

Economía sostenible 2021

Economía Sostenible 2021| Cómo construir un planeta sostenible para las mujeres y las minorías

Expertas hablan de los desafíos que le quedan al mundo en materia de protección de las mujeres en el marco del impacto del cambio climático y otros problemas ambientales.

Publicado

on

Mujeres

¿Qué tienen en común la inclusión, la igualdad de género, el cuidado del medioambiente, la innovación y la rentabilidad? Sobre esta pregunta se centró el panel ‘Un planeta sostenible para las mujeres y las minorías’ que se desarrolló en el marco de la Semana de la Economía Sostenible de Forbes.

Las expertas María José Ramírez, CEO de Larrainvial y Ana Milena López, CFO de Cenit y miembro de la Junta Directiva de la Andi se refirieron a los principales retos que le quedan al mundo en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), particularmente del quinto, que hace referencia a la equidad de género.

Vea aquí el especial de la Semana de la Economía Sostenible 2021

El cierre de brechas sigue siendo una prioridad, y las empresas juegan un rol clave en materia de empleo. “Muchas organizaciones comenten el error de creer que cumpliendo con un número o una cuota de participación de mujeres dentro de sus colaboradores se está resolviendo el tema, pero hay de fondo aspectos culturales y sociales que hay que trabajar”, indicó Ramírez.

Para López, más allá de ser un desafío, la inclusión del enfoque de género en los ODS se convierte en un aspecto complementario al desarrollo de políticas públicas. “Según investigaciones de la ONU, el 70 % de los desplazados que dejará el cambio climático serán mujeres, por lo que desde ya estamos viendo que el impacto será desproporcional. Tenemos que sentarnos a ver no sólo que hacer en cuanto a los desafíos ambientales, sino en cuanto a cómo proteger a las mujeres de esos impactos”, mencionó.

La experta precisó que, así como se incluyen a mujeres en las cabezas de las organizaciones, deben incluirse a las mujeres en el desarrollo de políticas sobre esta área para poder tener unas mejores perspectivas de lo que será el futuro.

Seguir Leyendo

Economía sostenible 2021

Economía Sostenible 2021 |¿Qué tan inteligentes son las ciudades colombianas?

Bogotá, Medellín y Bucaramanga son las únicas ciudades del país que avanzan con planes claros sobre planeación de smart cities. Sin embargo, la seguridad, la movilidad y el acceso a los servicios públicos siguen siendo retos. Expertos dan sus consideraciones.

Publicado

on

Foto: Getty Images.

Por: Camila Bernal y José Caparroso

Dentro de las grandes conclusiones que dejó la emergencia generada por el coronavirus una de las más relevantes, a nivel social, es que hacen falta estrategias para mejorar la calidad de vida de las personas en las ciudades.

Desde 1960, la población urbana global ha crecido sin parar. Se estima que unos 4.352 millones de personas viven hoy en ciudades, según cifras de las Naciones Unidas. Lo que equivale al 56,15% de los habitantes del mundo.

Pero, aún con la mayoría de las personas habitando territorios urbanos, las ciudades siguen teniendo problemas del siglo pasado. Los largos traslados, el tráfico, los servicios públicos, la seguridad, la salud y la contaminación ambiental se mantienen como la constante entre la lista de problemas a resolver por parte de los sectores público y privado.

En la reapertura, por ejemplo, en ciudades como Bogotá se tuvo que recurrir al aforo limitado en el sistema de transporte Transmilenio, porque, pese a ser una ciudad con cerca de 630 km de ciclo-infraestructura, la capital tiene serios problemas de seguridad y pocas opciones de transporte público alterno.

Desde 2004 se habla del concepto de ciudades inteligentes (smart cities). En Colombia, Bogotá, Bucaramanga y Medellín son las únicas ciudades que ya trabajan de la mano de entidades como la Banca de Desarrollo Territorial (Findeter) para crear planes claros que les permitan desarrollar estrategias que articulen el big data, el desarrollo urbanístico y la tecnología para mejorar los problemas ya mencionados.

“Con nuestro programa Smart Cities, brindamos asistencia técnica para que, a través de las tecnologías de la información y las comunicaciones, las ciudades puedan gestionar de forma eficaz y sostenible el funcionamiento de servicios como el transporte, movilidad, servicios públicos, alumbrado público, entre otros”, explicó la presidenta de Findeter, Sandra Gómez.

El objetivo principal de estas ciudades es generar espacios en donde más que apropiación de la tecnología se persiga el propósito superior de crear entornos incluyentes, que garanticen la igualdad de condiciones para todos quienes la habitan. A nivel mundial, un ejemplo de ciudad inteligente es Singapur, que ha logrado implementar medidas como un sistema que permite ahorrar hasta 60 horas al año a los conductores, taxis autónomos (sin conductor), videovigilancia inteligente para atacar la delincuencia, o un programa que garantiza que todos los habitantes de la tercera edad tengan dispositivos especiales para realizar consultas médicas en cualquier momento.

La ciudad asiática ocupa el primer lugar, como la ciudad más inteligente del mundo, según el estudio del International Institute for Management Development. En 2020 Medellín y Bogotá entraron en el listado de las 100 mejores en los puestos 72 y 92 respectivamente.
El tema ocupa las agendas mundiales a tal punto que ya se trabaja incluso en nuevas metrópolis 100% inteligentes, como Másdar (Dubai), en donde no hay automóviles y se vive de manera autosostenible; o Dongtan (China), que solo se usarán energías renovables y se reciclará casi la totalidad de los residuos generados.

¿Qué le hace falta a Colombia?

En este proceso deben involucrarse todos los sectores. El de la construcción, por ejemplo, tiene un importante papel, pues debe reinventarse y responder al nuevo principio del ‘crono-urbanismo’, en el que la gente debe poder cumplir con sus necesidades de trabajo, entretenimiento, vivienda y alimentación en espacios urbanos que pueda recorrer a pie. Al respecto ya existe un índice que mide la ‘caminabilidad’ de las grandes ciudades teniendo en cuenta aspectos como su nivel de señalización y de articulación con los distintos sistemas de transporte.

Bucaramanga ya ha dado algunos pasos sobre el tema, la alcaldía de la capital de Santander y Findeter firmaron en 2020 un convenio que le permitirá a la ciudad contar con un plan estratégico para avanzar en la transformación hacia una smart city. Una de las acciones que contempla este plan es la creación de un Centro Integrado de Control y Operación (CICO), que centralizará los esfuerzos por disminuir el consumo de energía, reducir las emisiones de CO2 y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Bogotá, por su parte, avanza en la creación de un Centro de Ciudades Inteligentes, una iniciativa que pretende enfocarse en diseñar propuestas para la regulación necesaria en materia de regiones inteligentes.

“A través de la dirección de Ciudades Inteligentes adelantamos una iniciativa que busca la creación de un centro de estudios regulatorios para las ciudades inteligentes. Es el primero de América Latina y contamos con aliados de primera línea como la Universidad Externado, pionera en desarrollar programas de ciudades inteligentes. Nuestro otro aliado es Alianza In, el gremio de la innovación y las aplicaciones que está trayendo empresas con modelos de negocios disruptivos que vienen con soluciones distintas a los problemas tradicionales, y ProBogotá que en su línea de pensamiento está buscando abordar las dificultades que no han permitido adelantar proyectos muy ambiciosos que involucren tecnología en donde el ciudadano sea el centro de las políticas públicas”, afirmó Juanita Rodríguez, directora de Ciudades Inteligentes de Pro Bogotá.

Los retos

En conversación con Forbes, Blanca Zhou, secretaria General de Huawei Colombia explicó que la base para avanzar en el camino de las smart cities es contar con una estructura digital poderosa al servicio de todos. “Una plataforma que sea ágil, innovadora, segura y colaborativa”.

Hasta la fecha, Huawei ha participado en la transformación digital de más de 700 ciudades de todo el mundo. En los últimos cinco años, más de 20 ciudades respaldadas por Huawei ganaron premios internacionales de ciudades inteligentes, incluidas Shenzhen y Shanghai en China, Yanbu, Arabia Saudita y Rustenburgo, Sudáfrica.

Para la experta, “al construir una ciudad inteligente es necesario que todos los individuos e instituciones desarrollen estrategias en conjunto, sin dejar de pensar en grande pero actuando en pequeño”. El primer paso, agrega, es partir de una planificación coordinada y un plan unificado.

Juan Carlos Garcés, director General de Intel para Colombia, menciona que además los gobiernos y autoridades deben empezar por identificar las prioridades de cada sociedad, pues tienden a ser diferentes y es sobre estas desde donde se debe trabajar la adopción de tecnologías y herramientas.

“En ese proceso es importante involucrar a la comunidad, a los jóvenes. También es importante mirar al futuro de modo que la arquitectura de la red que soporta cada ciudad inteligente se diseñe para escalar y mantener la capacidad de crecimiento”, puntualiza. “Factores como la privacidad, seguridad, acceso a la información y ancho de banda flexible son consideraciones primordiales”.

En cuanto a la visión de territorio inteligente que hace falta en el país, Zhou aclara que, sin importar la construcción de ciudad, todos deben tener en cuenta que el foco son las personas y sus necesidades. Para la directiva, debe establecerse “un equilibrio por medio de la tecnología”. “Las ciudades del futuro usan innovaciones como Cloud, IoT, 5G e Inteligencia Artificial para ser más seguras, sostenibles y eficientes”.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado