Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

El multimillonario que aprovecha la bonanza del gas en Estados Unidos

Michael S. Smith apostó fuerte, y se equivocó, a que Estados Unidos necesitaría importar gas natural licuado (GNL). Ahora está preparado para acuñar dinero de su terminal de exportación de GNL de 14.000 millones de dólares.

Publicado

on

La isla Quintana es una mancha de tierra de 11 kilómetros frente a Freeport, Texas, escondida donde el río Brazos desemboca en el Golfo de México. Durante los últimos 200 años, la isla ha sido el hogar de un fuerte mexicano, luego un concurrido puerto marítimo para los primeros agricultores de Texas, que enviaban algodón. Los barcos de la Unión posteriormente bombardearon a las tropas confederadas estacionadas allí. En 1900 llegó el Gran Huracán de Galveston, que mató a 11.000 personas en las inmediaciones y limpió Quintana.

Cuando Michael S. Smith puso un pie en la isla en 2002, el lugar estaba languideciendo: unas pocas docenas de casas en ruinas, un santuario de aves migratorias y una playa, y una zona industrial abandonada de tanques de almacenamiento construidos sobre un relleno dragado de los canales de navegación. “Nos hundiríamos en el barro si estuviéramos aquí parados”, dice Smith.

Smith ha dejado su propia huella histórica en la isla. Habiendo gastado 14.000 millones de dólares, ahora posee una participación mayoritaria en Freeport LNG, que enfría y exporta 2.000 millones de pies cúbicos de gas natural por día, la mayor parte del llamado gas de esquisto, perforado horizontalmente, fracturado hidráulicamente.

A los precios actuales del mercado, la producción diaria vale unos 14 millones de dólares, de los cuales Freeport recauda alrededor de 5 millones de dólares al día en ingresos por peajes. “Estamos tomando gas natural estadounidense limpio, agregando un valor tremendo y exportándolo a países que no tienen suficiente energía y que de otra manera estarían quemando carbón sucio”, dice.

Desde que entró en funcionamiento en septiembre de 2019, Freeport LNG ha enviado 200 cargas con destino a Japón, Corea del Sur y Croacia, donde un solo envío puede satisfacer las necesidades energéticas anuales de decenas de miles. Freeport exportará alrededor de 15 millones de toneladas de GNL este año, el equivalente energético de 130 millones de barriles de petróleo y está en camino de registrar casi 2.500 millones de dólares en ingresos. La propiedad del 63% de Smith en la sociedad limitada tiene un valor de más de 1.000 millones de dólares.

Lea también: Los 10 multimillonarios que más han incrementado su patrimonio en un año

El gas licuado implica enfriar el metano en un líquido de menos 260 grados que se puede bombear a los camiones cisterna de botellas térmicas y luego enviar a todo el mundo. Para hacerlo económicamente, Freeport ha construido algunas de las máquinas de GNL más grandes del planeta, llamadas “trenes”.

Comenzó martillando 36.000 pilotes 30 metros en el suelo blando de Quintana. Encima de eso ahora se encuentra suficiente acero para construir seis torres Eiffel y 300 kilómetros de tubería reluciente, todas ancladas en 496.000 toneladas de concreto. Lo verdaderamente extraordinario es que todo esto no fue construido por un gigante energético multinacional, sino por un individuo: el obstinado Smith nacido en el Bronx.

Admite que inicialmente se equivocó en su apuesta. En 2002, cuando comenzó en la isla de Quintana, la estrategia de Smith no era exportar GNL en absoluto, sino importarlo. En ese momento, creía que Estados Unidos pronto se quedaría sin suministros asequibles de gas doméstico. De hecho, primero recaudó 800 millones de dólares para construir una terminal de importación que en 2008 estaba obsoleta, incluso antes de que estuviera terminada.

Sin embargo, haber sido el primero en mover una estrategia fallida, colocó a Smith en una posición privilegiada para revertir el rumbo y exportar, en lugar de importar, GNL. Todo lo que tenía que hacer era gestionar algunos riesgos: recaudar 14.000 millones de dólares, superar los obstáculos regulatorios y completar uno de los proyectos de construcción más grandes del mundo. “Nuestros costos de capital se redujeron en más del doble”, dice. “Simplemente no lo sabíamos”. Una década después, gracias a la revolución del fracking, Estados Unidos exporta ahora un récord de 10.000 pies cúbicos de gas por día, aproximadamente una décima parte de la producción nacional.

Smith es un hombre corpulento que a los 66 años todavía está esquiando y buceando a pesar de algunas articulaciones de reemplazo. Tiene la nariz torcida y mucho “da Bronx” todavía en su voz. Su padre dirigía un negocio dedicado a convertir basura en combustible. Smith estudió pre-medicina en la Universidad Estatal de Colorado, pero en su último año “se dio cuenta de que iba a ser médico por todas las razones equivocadas. No sabía lo que quería hacer “. Así que se retiró y se convirtió en un vago esquiador de Vail.

Para ganarse la vida, Smith obtuvo su licencia de bienes raíces en Colorado en 1978, vendiendo propiedades comerciales en Fort Collins. Para su éxito posterior fue fundamental aprender todo el papeleo: ofertas, contratos, planes, permisos. Los bienes raíces proporcionaron un pivote natural hacia el petróleo y el gas; a fines de la década de 1970, cuando los precios del petróleo se dispararon, se dedicó a arrendar terrenos para perforar cerca de donde los operadores más experimentados acababan de llegar a grandes pozos. “Cuando comencé a perforar pozos, yo mismo los colocaba”, dice, lo que significa que se quedaba en el lugar junto a los matones. “Descubrí que tenía los fundamentos para comprender el aspecto técnico del negocio”. En lugar de pagar a los ingenieros, Smith usó una calculadora: “Lo hice con mi HP 12c”.

“Tuve un optimismo eterno”, continúa, “pero siempre tuve miedo de que hubiera tantas cosas que no sabía”. Como la tendencia de los precios del petróleo a la volatilidad. Cuando el petróleo se hundió a fines de la década de 1980, Smith compró a su socio por poco más que asumir responsabilidades. Para ahorrar efectivo, pagó a los proveedores de servicios Halliburton y Maverick Tube con intereses en nuevos pozos. Smith hizo pública Basin Exploration en 1992. Los grandes hallazgos se volvieron esquivos, por lo que en 1995 transformó Basin, vendió los activos de los Rockies, redujo el personal y trasladó las operaciones a Houston para perforar en el Golfo de México. Eso también se volvió frustrante, lo que dejó a Smith convencido de que los suministros domésticos de gas natural se estaban agotando. En 2000 vendió Basin por 410 millones de dólares a Stone Energy, embolsándose unos 60 millones.

Lea también: La carrera espacial de los multimillonarios crea un nuevo ‘sistema solar’ del capital de riesgo

Con solo 45 años, Smith tenía una fortuna, pero no estaba listo para ir a las pistas a tiempo completo. En 2001, en el Brown Palace Hotel de Denver, conoció a Charif Souki, un exbanquero de inversiones y restaurador de una pequeña empresa de gas llamada Cheniere Energy. Ambos creían que Estados Unidos pronto necesitaría importar gas. Souki había rastreado la costa del Golfo en busca de ubicaciones principales de GNL y tenía opciones en tres sitios, incluido Freeport. Smith podría haber unido su suerte a Souki, pero quería dirigir su propio programa.

Puso 14 millones de dólares por el 60% del sitio de Freeport. El proyecto unió sus habilidades inmobiliarias y energéticas. Smith recuperó su inversión inicial al conseguir que grandes clientes potenciales como Dow Chemical y ConocoPhillips depositaran y finalmente firmaran contratos a 20 años que aseguran el derecho (pero no la obligación) de convertir el GNL en gas utilizable en Freeport. Con esos inquilinos anclados en su lugar, ConocoPhillips aportó más de 500 millones de dólares para construir la terminal de importación, incluidos tanques aislados lo suficientemente grandes como para apilar un Boeing 747. “Si hubiera sabido que los costos serían tan altos, simplemente habría mirado la propuesta de Charif, ciérrela y continúe”, dice Smith. Para 2008, estaba claro que el auge del gas de esquisto había dejado su terminal de importación muerta a su llegada. Pero gracias a esos contratos de 20 años, Freeport LNG todavía ganaba 25 millones de dólares al año… por no hacer nada. Smith dice: “Habíamos construido esta instalación, y literalmente nunca se usó”.

Por lo tanto, apostó a que era más lucrativo revertir el flujo y exportar la bonanza de gas natural de Estados Unidos (un aumento del 74% en dos décadas, gracias al fracking de unos 33 billones de pies cúbicos por año). Como dice Jason Feer, de la consultora Poten & Partners, “estos muchachos comprendieron rápidamente el valor de estos activos abandonados que solo esperaban su reutilización”. Smith volvió a recaudar dinero vendiendo contratos de 20 años por servicios para licuar gas natural a BP y gigantes japoneses como Osaka Gas y Jera. También vendió participaciones de capital en aspectos específicos del proyecto: las dos empresas japonesas aportaron 1.250 millones de dólares para poseer el 50% del tren 1. La firma australiana de capital privado IFM Investors inyectó 1.300 millones de dólares para el 56% del tren 2. En 2014, el gigante de capital privado GIP compró el 25% de la sociedad limitada por 850 millones de dólares. Con un respaldo sólido, el equipo de Smith pidió prestado cantidades masivas.

La mayoría de los conflictos de NIMBY (“no en mi patio trasero”, por sus siglas en inglés) [es un acrónimo que se utiliza frecuentemente para denominar a aquellas inversiones de infraestructura que, siendo necesarias para el desarrollo, enfrentan un importante problema de oposición local] se resolvieron cuando Freeport LNG compró y demolió unas 60 casas en la isla. La mayor frustración fue el huracán Harvey, que arrojó dos pies de lluvia en 2017 y arruinó el equipo. Finalmente, a finales de 2019, Freeport LNG estaba operativo. “Él lo construyó. Está terminado. Ha logrado algo extraordinario y ha hecho un trabajo fenomenal”, dice Souki, un rival amistoso, que en 2015 dejó Cheniere para iniciar el desarrollador de GNL Tellurian Energy. “Cualquier tipo de riesgo de construcción está fuera del camino. Es el modelo de negocio más seguro posible, solo un negocio de peaje imposible de replicar en la actualidad”.

Hoy, Freeport LNG tiene una deuda de 13.000 millones de dólares. Eso es manejable. Con los clientes concentrados en pagar 2.500 millones de dólares al año durante las próximas dos décadas, habrá suficiente para pagar la deuda, mantener las máquinas en funcionamiento y hacer distribuciones a Smith y sus socios.

Todavía hay dolores de cabeza. Tan pronto como Freeport LNG puso en funcionamiento los tres trenes a principios de 2020, los cierres del Covid-19 aplastaron la demanda mundial de gas. En medio de cargas canceladas, los precios de verano del GNL cayeron a 3,40 dólares por millón de BTU (Unidades Térmicas Británicas). Este enero, sin embargo, el GNL se disparó a un récord de 18,50 dólares por millón de BTU en Asia, antes de volver a caer a 7 dólares. Tal volatilidad podría estimular la negociación. “Ese es el ímpetu para firmar acuerdos de suministro a 20 años: las empresas de servicios públicos en Japón deben asegurarse de tener el gas que necesitan”, dice el analista Alex Munton, de la consultora de energía Wood Mackenzie. En cuanto a Freeport, “necesitan saber que hay un comprador para el gas”.

Smith ya tiene aprobaciones para agregar un cuarto tren y podría usarlo para comercializar GNL premium con menor huella de carbono. Suena ingenioso, pero los clientes lo quieren. Y debido a que Freeport LNG obtiene toda su energía de la red eléctrica de Texas, que se ha beneficiado de una década de auge en la energía eólica, puede vender su producto como más ecológico que el GNL generado con turbinas de gas.

El gas también es más ecológico. Según el Laboratorio Nacional de Lawrence Berkeley, podemos atribuir al auge del fracking de esquisto casi la mitad de la reducción de las emisiones de Estados Unidos desde 2005, ya que las empresas de servicios públicos cambian de carbón con mayor contenido de carbono. Con mucho carbón por desplazar, “nuestra transición a las energías renovables, sin importar qué tan rápido lo hagamos, llevará mucho tiempo”, dice Smith. “Todavía va a haber un papel importante para el gas natural”. Confía en que el mercado de GNL pueda crecer un 50% para 2030 y mantener esos barcos atracados en la isla de Quintana durante las próximas décadas.

Publicado en Forbes US | Autor: Chris Helman

Editors' Picks

Lista Forbes 2021 | Las 100 mujeres más poderosas del mundo

La 18a. lista anual de mujeres poderosas de Forbes incluye 40 directoras ejecutivas, 19 líderes mundiales, una inmunóloga y, por primera vez en más de una década, una nueva número uno.

Publicado

on

MacKenzie Scott. Foto: © Danny Moloshok / Reuters 3 de abril 2018.

Nada ilustra mejor la dinámica de la lista de mujeres poderosas de Forbes que el cambio en el lugar número 1. Solo por tercera vez en los 18 años que compilamos este ranking, la canciller Angela Merkel no es la número 1; con su inminente retiro, hay la oportunidad de encontrar una nueva número uno; este año, ese honor es para la filántropa multimillonaria MacKenzie Scott.

Si bien Scott es la tercera mujer más rica del mundo, su acceso ilimitado a ese dinero y su determinación de donarlo de una manera significativa y revolucionaria es lo que la coloca por encima de la competencia.

“Todos estamos intentando regalar una fortuna que fue posible gracias a los sistemas que necesitaban un cambio”, declaró Scott este verano.

Justo detrás de ella en el número dos se encuentra la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, quien ascendió un puesto ahora que asumió el cargo, intercambiando puestos con Christine Lagarde, la presidenta del Banco Central Europeo, quien ahora es la número tres.

Todas estas mujeres refuerzan la tesis que impulsa esta lista: no es suficiente tener dinero o una posición de poder. Un multimillonario y figura pública debe estar haciendo algo con su fortuna, voz o plataforma pública. Piensa en Rosalind Brewer, la exdirectora de Operaciones de Starbucks que tomó el mando de Walgreens en marzo y actualmente es la única mujer negra que dirige una empresa S&P 500.

Brewer, defensora desde hace mucho tiempo de la diversidad en el lugar de trabajo, subió 15 peldaños hasta el puesto 17, o bien Özlem Türeci, la cofundadora e inmunóloga de BioNTech, quien es una de las 20 recién llegadas este año.

Debutó en la lista en el puesto 48 no solo porque cofundó una empresa de biotecnología, sino también por su papel en el liderazgo del desarrollo de la empresa de la vacuna mRNA contra Covid-19 en asociación con el gigante farmacéutico mundial Pfizer.

De igual forma, debuta en la lista Samia Suluhu Hassan en el número 94, es la nueva presidenta de Tanzania y ha sido fundamental en la implementación de los protocolos Covid en su país.

Luego encontrará a la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, cuya franca adhesión a la libertad y democracia frente al aumento de la presión de China subió sus 28 puestos al número 9.

“Debemos salvaguardar nuestros valores compartidos para garantizar nuestra forma de vida libre y democrática”, declaró a finales de noviembre.

Algunas mujeres en esta lista vieron su poder erosionado el año pasado, particularmente en China, donde la represión del sector tecnológico y las actividades comerciales del presidente Xi Jinping han significado menos autonomía y, a su vez, rangos más bajos para personas como Dong Mingzhu de Gree Electric (bajó 11 puestos hasta el No. 58) y Joey Wat, la directora ejecutiva de Yum China (cayó 39 puestos hasta el puesto 73).

Incluso la reina Isabel no es inmune a una reevaluación: ahora en el puesto 70, la monarca cayó 24 lugares como resultado de sus apariciones públicas disminuidas y la miríada de crisis de reputación que afectaron a la Corona este año (incluidas, entre otras, las acusaciones por trato racista de la duquesa Meghan Markle).

Si bien las personas en la lista anual número 18 de las 100 mujeres más poderosas del mundo provienen de 30 países y territorios y trabajan en finanzas, tecnología, política, filantropía, entretenimiento y más, están unidas por un sentido del deber.

Frances Haugen, la exempleada de Facebook, convertida en denunciante y número 100 en la lista de este año, no se propuso publicar una gran cantidad de datos sobre su ex empleador, pero ha dicho que no podía quedarse quieta y ver cómo la compañía pone las ganancias por encima de las personas.

La cantante Taylor Swift (Número 78) no hizo sus primeros álbumes con la intención de volver a grabarlos una década después, pero es lo que tuvo que hacer para conservar sus derechos de propiedad y demostrar a otros artistas el valor de su trabajo.

“Nuestra experiencia no puede ser dictada por lo que se nos permite hacer o lo que se nos da permiso para hacer”, dijo Ava Duvernay (Número 80), directora de cine.

Si hay una declaración de tesis para esta lista, eso es lo más parecido: estas son las mujeres que están reescribiendo las reglas de los negocios, las finanzas y la política. En este momento su trabajo es más necesario que nunca.

Esta es la lista de las mujeres más poderosas del mundo:

#1 MacKenzie Scott

Edad: 51 años

Fortuna: 59,000 millones de dólares

Fuente de riqueza: Amazon

MacKenzie Scott
MacKenzie Scott. Foto: © Danny Moloshok / Reuters 3 de abril 2018

MacKenzie Scott es filántropa, autora y exesposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos, con quien estuvo casada durante 25 años. A mediados de 2019 se divorciaron y ella recibió el 25% de su participación en Amazon.

Para mayo de 2019, poco después de anunciar los términos del divorcio en Twitter, firmó el compromiso de donación, prometiendo regalar al menos la mitad de su riqueza a lo largo de su vida.

En 2020, anunció algo más de 5,800 millones de dólares en obsequios a unas 500 organizaciones sin fines de lucro; en junio de 2021, Scott dijo que dio otros 2,740 millones de dólares a 286 grupos.

#2 Kamala Harris

Edad: 57 años

Residencia: California, Estados Unidos

Estado civil: Casada

Kamala Harris
Kamala Harris Foto: Mark Makela/Getty Images.

El 20 de enero de 2021, Kamala Harris se convirtió en la primera mujer, la primera persona negra y la primera estadounidense del sur de Asia en convertirse en vicepresidenta de Estados Unidos.

Lee también: Harris, la primera mujer en la presidencia de EU mientras Biden se somete a una colonoscopia

No es ajena a las primicias: en 2016, Harris fue la primera mujer indio-estadounidense en ser elegida para el Senado de Estados Unidos.
Y también en 2010, Harris se convirtió en la primera mujer afroamericana y la primera mujer en desempeñarse como fiscal general de California.

Harris es nativa de California; nació en Oakland de padres inmigrantes (su madre era de la India y su padre de Jamaica).

#3 Christine Lagarde

Edad: 65 años

Residencia: Washington, Estados Unidos

Ciudadanía: Francesa

Christine Lagarde, directora del FMI. Foto: REUTERS

Lagarde se convirtió en la primera mujer en dirigir el Banco Central Europeo el 1 de noviembre de 2019; como jefa de política monetaria europea, actualmente se enfrenta a una prueba crítica: garantizar que la pandemia de Covid-19 no cause más estragos en la zona europea.

Desde 2011 hasta mediados de 2019, Lagarde dirigió el Fondo Monetario Internacional que trabaja para garantizar la estabilidad del sistema monetario global. Lagarde fue la primera mujer en ocupar ese cargo.

#4 Mary Barra

Edad: 59 años

Residencia: Michigan, Estados Unidos

Mary Barra. Foto: Archivo.

Es directora general de General Motors desde 2014, Barra es la primera mujer en liderar uno de los tres grandes fabricantes de automóviles en Estados Unidos.

Barra ha invertido miles de millones de dólares en vehículos eléctricos, autos autónomos y en Maven, un servicio de viajes compartidos.

En la primavera de 2020, cambió las líneas de producción de GM para ayudar a Ventec Life Systems a fabricar ventiladores muy necesarios durante la pandemia de Covid-19.

#5 Melinda French Gates

Edad: 57 años

Fuente de riqueza: Microsoft

Residencia: Medina, Washington

Melinda Gates. Foto: Reuters.

Melinda French Gates es una de las mujeres más poderosas de la filantropía, como copresidenta de la Fundación Bill y Melinda Gates.

A principios de mayo de 2021, Bill y Melinda Gates anunciaron su divorcio, sin embargo continúan siendo copresidentes de la fundación.

Melinda también se convirtió en multimillonaria luego de que Bill Gates transfiriera sus acciones por valor de 2,400 millones de dólares a principios de mayo de 2021, según los documentos presentados.

#6 Abigail Johnson

Fuente de riqueza: Administración de dinero

Residencia: Milton, Massachusetts

Ciudadanía: Estadounidense

Abigail Johnson
Abigail Johnson, Presidenta de Fidelity Investments. Foto: Essdras M Suarez/The Boston Globe via Getty Images.

Abigail Johnson se ha desempeñado como directora ejecutiva de Fidelity Investments desde 2014, año en el que asumió el cargo de su padre, y ha sido presidenta desde el 2016. Su abuelo, Edward Johnson II, fundó el gigante de fondos con sede en Boston durante 1946.

Actualmente Johnson posee una participación estimada del 24.5% de la empresa, que tiene 4,2 billones de dólares en activos gestionados.

Johnson ha adoptado las criptomonedas por lo que en 2018, Fidelity lanzó una plataforma que permite a los inversores institucionales comerciar con bitcoins y éter.

#7 Ana Patricia Botín

Edad: 61 años

Residencia: Madrid, España

Ciudadanía: Española

Ana Botín, presidenta del Banco Santander. Foto: Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images.

Botín asumió la presidencia de Santander en 2014, tras la repentina muerte de su padre, Emilio. En 2017 dio un golpe de estado cuando el Banco Santander adquirió el fallido Banco Popular (BP) por 1 euro para convertirse en el banco más grande de España.

Frente a los disturbios políticos, ha defendido la tecnología financiera y se ha centrado en los emprendedores, respaldando las pequeñas empresas y las empresas, propiedad de las mujeres.

Además, lanzó Santander X para apoyar el emprendimiento universitario y ayudó a crear la primera plataforma multisectorial basada en blockchain del país.

#8 Ursula von der Leyen

Edad: 63 años

Residencia: Bélgica

Ciudadanía: Alemana

Ursula Von der Leyen
Ursula Von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea. Foto: Julien Warnand/EFE.

Ursula von der Leyen fue nombrada presidenta de la Comisión Europea, en julio de 2019 y es la primera mujer en ocupar el cargo, siendo responsable de la legislación que afecta a más de 700 millones de europeos.

Desde 2005 hasta 2019, von der Leyen sirvió en el gabinete de Angela Merkel, el mandato más largo de cualquier miembro del gabinete.

Durante los últimos seis años de su tiempo en el gabinete, fue ministra de Defensa de Alemania.

#9 Tsai Ing-wen

Edad: 65 años

Residencia: Taipei, Taiwán

Estado civil: Soltera

Tsai Ing-wen
Tsai Ing-wen. Foto: © Ulet Ifansasti / Getty Images

Tsai se convirtió en la primera mujer líder de Taiwán elegida en 2016. Desde que asumió el cargo, ha roto el protocolo al hacer acercamientos a los Estados Unidos, creando tensiones con China continental.

En 2020, Tsai ganó la reelección con más del 57% del voto popular. Su victoria fue vista como una reprimenda a los esfuerzos de Beijing por controlar la isla.

El liderazgo de Tsai a través de la pandemia de Covid-19 se considera un modelo global; en 2020, Taiwán instituyó un riguroso programa de seguimiento y localización para prevenir el contagio masivo.

#10 Julie Sweet

Edad: 54 años

Residencia: Maryland, Estados Unidos

Ciudadanía: Estadounidense

Julie Sweet
Julie Sweet. Foto: © Cindy Ord / Getty Images

Julie Sweet se convirtió en la directora ejecutiva de Accenture, la empresa de servicios globales en septiembre de 2019.

Antes de convertirse en CEO, Sweet se desempeñó como asesora general de Accenture y como directora de América del Norte, el mercado más grande de la compañía.

De igual forma, Sweet también forma parte de la Mesa Redonda de Negocios, el Consejo de Negocios Internacionales del Foro Económico Mundial y la junta directiva de Catalyst.

La diversidad es una prioridad para Sweet. “Una cultura de igualdad ayuda a todos. No es un juego”, le dijo a Forbes.

#11 Karen Lynch

Edad: 58 años

Residencia: Rhode Island

Ciudadanía: Estadounidense

Karen Lynch
Karen Lynch. Foto: © CVS Health.

Lynch ascendió al puesto más alto en la compañía de servicios de salud de 300,000 personas en febrero de 2021.

Se incorporó a CVS como vicepresidenta ejecutiva cuando completó la adquisición de Aetna por 70,000 millones de dólares en 2018.

Para marzo de 2020, Lynch se hizo cargo de la respuesta hacia la pandemia de Covid-19 de CVS; la compañía administra la mayor cantidad de sitios de prueba Covid administrados de forma independiente en Estados Unidos.

#12 Carol Tomé

Edad: 64 años

Ciudadanía: Estadounidense

Carol Tomé
Carol Tomé. Foto: © UPS.

Como ha dicho Tomé, ella rompió “muchos cristales” cuando fue nombrada para dirigir el gigante de envíos UPS en junio de 2020, siendo la primera directora ejecutiva “ajena” y la primera directora ejecutiva.

Tomé salió de su retiro para tomar el trabajo; se había retirado de un largo mandato en Home Depot, donde había sido directora financiera, en 2019.

En sus primeros 100 días como directora ejecutiva, se centró en preparar la logística para la temporada navideña de 2020 y la eventual entrega de una vacuna contra el Covid-19.

#13 Emma Walmsley

Edad: 52 años

Residencia: Reino Unido

Ciudadanía: Británica

Emma Walmsley
Emma Walmsley. Foto: © Stefan Rousseau / Getty Images

Walmsley se convirtió en directora ejecutiva de GlaxoSmithKline en abril de 2017, convirtiéndola en la primera mujer en dirigir una importante empresa farmacéutica.

Desde que asumió el mando de la empresa con una historia de 300 años, dirigió un programa de reestructuración global destinado a ahorrar más de 500 millones de dólares al año para 2021.

Los ahorros se invertirán en gastos de I+D y financiación de una cartera de nuevos productos.

#14 Jane Fraser

Edad: 54 años

Residencia: Florida, Estados Unidos

Ciudadanía: Estadounidense

Jane Fraser
Foto: Fernando Luna Arce. 4 de octubre de 2016.

La ejecutiva de Citigroup, Jane Fraser, fue nombrada sucesora del CEO Michael Corbat en 2020 y asumió oficialmente el cargo en marzo de 2021.

Como la primera directora ejecutiva de Citi en la historia, también es la primera mujer en dirigir un importante banco de Wall Street.

Antes de ser nombrada directora ejecutiva de la empresa, Fraser se desempeñó como presidenta de Citigroup y directora ejecutiva de Banca de Consumo Global.

#15 Nancy Pelosi

Edad: 81 años

Residencia:  San Francisco, California

Nacionalidad: Estadounidense

Nancy Pelosi
Foto: Gage Skidmore en Wikimedia Commons.

Elegida por primera vez al Congreso a los 47 años, Pelosi se convirtió en la primera mujer en liderar un partido político importante cuando fue elegida presidenta en 2007.

En 2019, comenzó su tercer mandato como ponente y recuperó el puesto después de que los demócratas retomaran la Cámara en las elecciones intermedias de 2018.

En 2019, inició el cuarto proceso de juicio político en la historia de Estados Unidos contra el presidente Donald Trump.

#16 Gail Boudreaux

Edad: 61 años

Residencia: Lake Forest, Illinois

Ciudadanía: Estadounidense

Gail Boudreaux, directora ejecutiva de Anthem. Foto: Nicholas Hunt/Getty Images para Women’s Sports Foundation.

Boudreaux fue nombrada directora ejecutiva de Anthem en 2017. Anteriormente, fue directora ejecutiva de UnitedHealthcare, la división más grande dentro de UnitedHealth Group, una de las aseguradoras de salud más grandes del país y ha completado adquisiciones de America’s 1st Choice, HealthSun y Aspire Health.

Los premios de la Fundación Anthem anunciaron más de 53 millones de dólares en subvenciones para abordar problemas de salud críticos que enfrentan los estadounidenses.

#17 Rosalind Brewer

Edad: 58 años

Residencia: Washington, Estados Unidos

Nacionalidad: Estadounidense

Rosalinda Brewer
Rosalinda Brewer. Foto: © Walgreens Boots Alliance.

En 2021, Walgreens Boots Alliance nombró a Brewer como su CEO, convirtiéndola en la única mujer negra al frente de una empresa del S&P 500.

En 2019, también se convirtió en la única mujer negra en formar parte del directorio de Amazon. Como directora de operaciones de Starbucks de 2017 a 2021, implementó cambios de política y capacitación sobre prejuicios raciales para los empleados en más de 8,000 tiendas.

#18 Susan Wojcicki

Edad: 53 años

Fuente de riqueza: Google

Residencia: Los Altos, California

Susan Wojcicki es directora ejecutiva de YouTube, subsidiaria de Alphabet, que tiene 2,000 millones de usuarios mensuales.

En 1998, los cofundadores de Google Sergey Brin y Larry Page alquilaron el garaje de Wojcicki en Menlo Park, California y desarrollaron el motor de búsqueda de Google allí.

Fue contratada en 1999 como la empleada número 16 de Google y trabajó en todo, desde AdSense y Google Analytics hasta Google Books y Google Images.

#19 Safra Catz

Edad: 59 años

Residencia: Redwood City, California

Nacionalidad: Estadounidense

Safra Catz
Safra Catz. Foto: © Justin Sullivan / Getty Images.

Catz se ha desempeñado como CEO de la firma de software Oracle desde septiembre de 2014, cuando el fundador Larry Ellison renunció al cargo.

Se incorporó a Oracle en 1999 y se le atribuye haber encabezado la agresiva estrategia de adquisiciones de Oracle, ayudando a cerrar más de 130 adquisiciones.

Catz, quien nació en Israel, es licenciado en derecho en la Universidad de Pensilvania y trabajó en Wall Street durante 14 años cubriendo la industria del software.

#20 Ruth Porat

Edad: 64 años

Fuente de riqueza: Google

Residencia: Palo Alto, California

Ruth Porat
Ruth Porat. Foto: © Chip Somodevilla / Getty Images

Ruth Porat ha sido directora financiera de la empresa matriz de Google, Alphabet, desde 2015. Antes de Google, Porat ascendió en las filas de Morgan Stanley durante una carrera de 27 años hasta convertirse en director financiero en 2010.

Porat ha sido elogiada por frenar el gasto en algunas de las “otras apuestas” de Google, incluida la entrega de su propio servicio inalámbrico.

Para leer la lista completa da click aquí.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

El plan de Spotify para quedarse con “los tímpanos digitales” del mundo

Hace una década, Daniel Ek convenció a sellos y artistas para que transmitieran sus canciones en Spotify, reviviendo la decadente industria de la música. Ahora, después de amasar una fortuna de US$4.400 millones, quiere quedarse con “los tímpanos digitales del mundo”.

Publicado

on

Daniel Ek, cofundador de Spotify. | Foto: Forbes US.

A la hora del almuerzo, 71 pisos por encima de Wall Street en el 4 World Trade Center, Daniel Ek pasea por los pisos de concreto pulido de la sede de Spotify. Pasa junto a elegantes esculturas de auriculares fabricados en metal en tonos neón, salones de lujo con sofás para clientes de publicidad VIP y estudios de podcast insonorizados hechos a medida para las estrellas más importantes del medio. Luego entra en una gran cafetería equipada con iluminación de escenario para conciertos emergentes.

La sala se está preparando para la cena con la junta de de Spotify, que incluirá una actuación sorpresa de Brothers Osborne, un dúo de rock country de moda cuya exitosa canción “Stay a Little Longer” se ha reproducido 180 millones de veces en el servicio de música de Ek. Spotify acaba de informar las ganancias del tercer trimestre, y Ek, que se describe a sí mismo como un ingeniero introvertido de 38 años que rara vez da entrevistas, está teniendo un día raro ya que es el centro de atención.

Daniel Ek, CEO de Spotify

El sueco de voz suave, que tiene la cabeza rapada y barba, ha estado en movimiento desde las 5 a.m. recibiendo llamadas con analistas financieros, sentado para un desfile de entrevistas y dirigiendo una compañía de 200 empleados. “Fue una locura, porque fue la primera reunión en persona que hicimos aquí en dos años”, dice Ek, vestido con jeans negros, un abrigo negro y zapatillas de charol. “Tenía una gran y cálida vibra. Todos se abrazaban y aplaudían”.

Había miles de millones de razones para estar animado. Más temprano en el día, Spotify arrojó números trimestrales impresionantes, haciendo un escándalo que resonó en todo el mundo de Wall Street, la música y los medios. Los ingresos alcanzaron los 2.900 millones de dólares, un aumento del 27% con respecto al mismo trimestre del año pasado. Las ventas de anuncios aumentaron un 75% a casi 375 millones de dólares. Los oyentes activos crecieron un 20% con respecto al mismo período del año anterior a más de 380 millones. Lo mismo ocurre con los suscriptores de pago, que ahora superan los 170 millones. Sus acciones, estancadas en pausa durante la mayor parte de 2021, subieron un 10%, agregando US$ 5 mil millones en valor y empujando la capitalización de mercado de Spotify por encima de US$ 50 mil millones por primera vez desde el verano.

Lea también: Ventas de Spotify cumplen estimaciones por aumento de usuarios y mejoría en publicidad

La compañía ha recorrido un largo camino desde que Ek, a regañadientes, se puso traje y corbata, y se echó hacia atrás algunos whiskies, para posar para la portada del primer número de Forbes 30 Under 30 hace diez años. En ese entonces, en enero de 2012, Spotify tenía solo 500 empleados, US$ 300 millones en ventas y una valoración de US$ 2 mil millones. El servicio había estado disponible en Estados Unidos durante solo seis meses. En la actualidad, el super-streamer de Ek juega en 184 países, tiene 7400 empleados y US$ 9,7 mil millones en ventas anuales. Spotify se hizo pública en 2018, y Ek, que en 2012 tenía una fortuna en papel de 300 millones de dólares, ahora tiene un valor de 4.400 millones de dólares.

Daniel Ek, CEO de Spotify

“Spotify fue la fuerza que llevó a cientos de millones de usuarios de la piratería a los clientes de pago“, dice Sean Parker, quien, como cofundador de Napster, fue considerado el Blackbeard del negocio de la música antes de convertirse en el primer presidente de Facebook e inversor de Spotify. “No es exagerado decir que Daniel salvó a la industria de la música”, asegura.

Los sellos discográficos ciertamente están sacando provecho. Cuando Spotify llegó a los EE.UU. en 2011, el streaming era un negocio de US$ 600 millones, lo que representa el 4% de los ingresos globales anuales de la industria discográfica. En 2020, los servicios de transmisión generaron US$ 13.4 mil millones en ventas, lo que representa el 62% de los ingresos de la industria. El año pasado, Spotify pagó US$ 5 mil millones a los titulares de los derechos, principalmente a las grandes discográficas, que pasaron aproximadamente US$ 500 millones de esos a los artistas discográficos. “Seamos realistas”, dice Ek. “No tenía idea de que el impacto cultural y monetario de Spotify sería tan grande”.

Ahora quiere ir aún más grande. Dejemos que otros gigantes de los medios luchen por los ojos; Spotify va tras los tímpanos del mundo. “Todo el mundo subestima el audio. Debería ser una industria de varios cientos de miles de millones de dólares ”, dice Ek. “El audio es nuestro para ganar”.

Daniel Ek, CEO de Spotify

Gran parte del mundo del audio permanece fragmentado y sorprendentemente analógico. La radio, una tecnología de 135 años, ha demostrado ser más resistente que Keith Richards. Cada día, el medio de la vieja escuela llega a aproximadamente 3 mil millones de personas, y cada año genera ingresos publicitarios que superan los US$ 30 mil millones, según la firma de investigación publicitaria WARC. “Solo en los EE. UU., Dos tercios de todo el gasto en anuncios de audio todavía se destina a la radio terrestre”, dice Ek. “Esa es una enorme cantidad de ingresos que deben trasladarse en línea”.

El CEO está convirtiendo a Spotify en el destino preferido para todo el sonido digital: no solo música, sino también noticias, narraciones, charlas en vivo, audiolibros y educación. Quiere proporcionar las herramientas para capacitar a los creadores de audio para que sueñen con categorías completamente nuevas con paisajes sonoros frescos. Todo lo cual se ejecutará a través de los algoritmos de inteligencia artificial de Spotify para ofrecer una transmisión de audio personalizada para cada oyente. Lo que TikTok, YouTube e Instagram han hecho con las fotos y los videos, Ek quiere hacer con el sonido.

“Tener cámaras fáciles de usar en nuestras manos ha llevado la producción de video 108 de lo esotérico a la corriente principal. El audio debería hacer lo mismo ”, dice Mary Meeker, fundadora de la empresa de riesgo Bond y autora desde hace mucho tiempo del influyente informe Tendencias de Internet. “La oportunidad de desarrollar la interactividad y la creación de audio para millones de personas es significativa”.

La historia de Daniel Ek y Spotify

Cuando Spotify, nacido en Suecia, irrumpió en la escena estadounidense en 2011, la industria de la música era un desastre. Tarde en la transición a la música digital y desangrado por la piratería y los sitios de intercambio de archivos como Napster, el negocio de la grabación había caído con fuerza desde los días gloriosos de finales de la década de 1990, cuando reinaban los discos compactos. En 2011, los ingresos por música grabada fueron de cerca de US$ 15 mil millones, un 40% menos que los US$ 24 mil millones en ventas que registró diez años antes.

spotify

Criado en el áspero barrio de Ragsved de Estocolmo, tenía un talento natural para la música y la programación. En la escuela secundaria creó sitios web para empresas locales. Más tarde, abandonó la universidad durante su primer año para construir una empresa de publicidad digital que luego vendió al comercializador en línea Tradedoubler por más de US$ 1 millón. Con solo 22 años, Ek compró un Ferrari y visitaba clubes llamativos antes de que la vida de estrella de rock finalmente lo dejara deprimido.

Se retiró a una cabina remota para concentrarse en arreglar la música digital. En 2006, se asoció con el cofundador de Tradedoubler, Martin Lorentzon, cofundador y director de Spotify, que tiene un valor de US$ 5.8 mil millones gracias a haber financiado gran parte de los primeros días del streamer. El dúo se propuso construir un sitio de música basado en anuncios con la facilidad de iTunes, la velocidad de Google, el uso compartido de Facebook y la enorme biblioteca de música de Napster. Pero legal.

El desafío fue en parte técnico, en parte contractual. Ek estaba obsesionado con un diseño que funcionaba a la perfección en computadoras de escritorio y en el mercado de teléfonos inteligentes en expansión. Sus ingenieros crearon un sistema de distribución inteligente utilizando una combinación de servidores físicos, computación en la nube e intercambio de archivos entre pares que permite a millones de personas acceder a decenas de millones de canciones simultáneamente.

Spotify Télam

Los abogados resultaron más duros. Años de piratería desenfrenada en Internet habían dejado a los sellos discográficos paranoicos sobre la posibilidad de ceder derechos, especialmente a un servicio gratuito basado en anuncios. Después de que Spotify debutara en Europa, Ek negoció durante más de tres años para obtener los derechos que necesitaba para lanzar en Estados Unidos. “Daniel podría haber ingresado a Estados Unidos mucho antes al firmar un mal trato que habría destruido la empresa”, dice Parker. “Tenía la voluntad de hierro para resistir a las etiquetas y los artistas que intentaban aprovecharse de la empresa”.

Ese hierro convertirá a Spotify en una mina de oro, tanto para sus primeros inversores como para la industria de la música en su conjunto, cuyas empresas ahora cotizan cerca de máximos históricos. Warner Music Group ha subido un 50% en los últimos 12 meses, con una capitalización de mercado de 20 mil millones de dólares. Universal, que se separó recientemente del titán de los medios Vivendi, tiene un valor de casi 50 mil millones de dólares.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Lo más impactante de todo es que Spotify ha mantenido su liderazgo incluso cuando un trío de titanes de millones y millones de dólares (Apple, Alphabet y Amazon) lanzaron productos competitivos. “El gran regreso de Apple [a principios de la década de 2000] se centró en el iPod; construyeron toda su marca en torno a la música”, dice Parker. “Pocos pensaron que Spotify sobreviviría con iTunes preinstalado en miles de millones de iPhones y Mac”. 

Por supuesto, Apple sigue siendo un jugador potente en el espacio, con un estimado de 70 millones de suscriptores en 2020 (YouTube Music tiene alrededor de 50 millones, Amazon Music 55 millones). Pero los tres grandes están muy por detrás de los 170 millones de clientes de pago de Spotify. Y Apple y Amazon no ofrecen una opción gratuita basada en anuncios. Spotify lo hace y atrae a 220 millones de usuarios adicionales. “Antes, la música con publicidad era solo la vía de acceso a las suscripciones”, dice Richard Greenfield, socio de la tienda de investigación de medios LightShed Partners. “Ahora es un gran negocio en sí mismo y Spotify no tiene competencia“.

Publicado en Forbes US | Autor: Steven Bertoni

Seguir Leyendo

Editors' Picks

La clave del éxito: este millonario revela cómo triunfar

El emprendedor, millonario y profesor Scott Galloway dio una charla en la que detalló el paso a paso para alcanzar el éxito. Y cuál es el peor consejo que pueden recibir quienes aspiran a triunfar en el ámbito profesional

Publicado

on

Foto: Forbes US.

Scott Galloway, un exitoso profesor de la Universidad de Nueva York, quien también es un experimentado empresario y multimillonario, dio una charla en la misma universidad en la cual comentó ante cientos de estudiantes cómo alcanzar el éxito

Para comenzar, mencionó cuál es el peor consejo que pueden recibir quienes aspiran a triunfar en el ámbito profesional“Invitamos a dos tipos de personas a las universidades o escuelas de negocios para hablar: gente superinteresante y exitosa o multimillonarios. Por alguna razón, hemos decidido que los multimillonarios suelen tener una idea de la vida, y muchas veces terminan su conversación con lo que creo que es uno de los peores consejos dados a los jóvenes: sigue tu pasión”.

Scott Galloway

“Eso es una tontería”, expresó Galloway, quien perteneció a la junta directiva de The New York Times y escribió el bestseller El álgebra de la felicidad. “Si alguien te dice que sigas tu pasión, significa que ya es rico. Y, por lo general, el chico en el escenario diciéndote que sigas tu pasión hizo sus miles de millones de dólares en hierro o fundición”, agregó.

Lea también: El multimillonario Ray Dalio alertó que el efectivo no es seguro: en qué invertir los dólares

Posteriormente, el profesor estadounidense reveló, finalmente, cuál es la receta para alcanzar el éxito“Tu trabajo es encontrar algo en lo que seas bueno y luego dedicarle miles de horas y aplicar el coraje, la perseverancia, el sacrificio y la voluntad para superar las cosas difíciles y así volverte excelente en eso”.

“Porque, una vez que eres bueno en algo, la recompensa económica, el prestigio, la relevancia, la camaradería y la autoestima de ser genial te apasionará sea lo que sea a lo que te dediques”, añadió el millonario.

Para desarrollar su punto de vista, Scott Galloway bromeó: “Nadie crece pensando ‘Me apasiona el derecho fiscal’, pero los mejores abogados fiscales de esta nación vuelan en aviones privados y tienen una selección mucho más amplia de compañeros de la que se merecen”.

“Luego pueden hacer cosas interesantes, lo que, por cierto, los hace estar apasionados por el derecho tributario”, indicó.

Para finalizar, el emprendedor dio un mensaje de aliento que fue recibido con especial atención por su audiencia“El trabajo es duro, y cuando te encuentres con obstáculos y te enfrentes a la injusticia, que es común, empezarás a pensar: ‘No me encanta esto, esto es molesto y difícil, no debe ser mi pasión’. Esa no es la prueba de fuego adecuada”“Haz tus pasiones los fines de semana”, sentenció, finalmente, Scott Galloway.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Millonarios tecnológicos engordan sus fortunas con venta de acciones

El mayor vendedor de 2021 por valor de recaudación es Jeff Bezos, fundador de Amazon y ahora dedicado a su empresa de viajes espaciales Blue Origin.

Publicado

on

Jeff Bezos
Foto: EFE

Los grandes millonarios del siglo XXI, los gigantes de las tecnológicas Jeff Bezos, Elon Musk y Mark Zuckerberg, no solo se han enriquecido durante la pandemia, sino que en este 2021 siguen engordando sus fortunas al deshacerse de sus acciones, que están en máximos, ante la amenaza de cambios fiscales.

La venta de acciones de estos máximos ejecutivos o “insiders” (como se conoce a las personas con cargos en una empresa) de la América corporativa se ha disparado en 2021 hasta niveles nunca vistos, con una recaudación conjunta de casi 69.000 millones hasta la fecha, un 30 % más que en todo el ejercicio pasado.

La cifra, recopilada por InsiderScore/Verity, que analiza las operaciones de los “insiders” para generar ideas de inversión y tiene como clientes a gestores de dinero institucionales, se debe a “una combinación de factores” liderada por la fulgurante revalorización de las acciones, dijo a Efe su director de investigación, Ben Silverman.

Lea también: Elon Musk vende 11.000 millones de acciones en Tesla en menos de 1 mes

“La apreciación de los precios (bursátiles), como no es de extrañar, ha dado lugar a que algunos ‘insiders’ se comporten de manera oportunista”, agregó Silverman.

El mayor vendedor de 2021 por valor de recaudación es Jeff Bezos, fundador de Amazon y ahora dedicado a su empresa de viajes espaciales Blue Origin y a proyectos filantrópicos, que ha vendido acciones por valor de 9.970 millones a lo largo de todo 2021, atribuidas a un plan preconfigurado llamado “10b5-1”.

A grandes rasgos, los planes “10b5-1”, establecidos por la Comisión del Mercado de Valores (SEC, en inglés), permiten a los grandes tenedores de acciones configurar con antelación operaciones pasivas de compraventa para evitar que se les acuse del uso de información privilegiada.

Las ventas de Bezos en Amazon “no eran inusuales, y en 2020 vendió aún más acciones que este año”, pero las de otro de los hombres más ricos del mundo, Elon Musk, el fundador de Tesla, sí llaman la atención del experto: “No había vendido desde 2010, en la salida a bolsa de la empresa”.

Musk ha recaudado 5.400 millones de dólares en apenas un mes, desde que el 6 de noviembre sometió a votación en Twitter el destino de una parte de su accionariado, con la opción de vender como ganadora.

El fundador de Meta (nuevo nombre de Facebook), Mark Zuckerberg, se ha embolsado este año 4.470 millones con ventas prácticamente diarias, y los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, han obtenido unos 1.500 millones, todos ellos siguiendo este tipo de planes.

La familia Walton, la más rica de EE.UU. y heredera de la cadena de supermercados Walmart, por su parte, se ha embolsado 6.180 millones de dólares desde enero como parte de ventas habituales destinadas a su fundación sin ánimo de lucro.

Satya Nadella, el consejero delegado de Microsoft, saltaba esta semana a los titulares por su decisión de vender más de la mitad de sus títulos de la compañía, unos 840.000, por 285 millones de dólares debido a “razones personales de planificación y diversificación financiera”.

Lea también: Jeff Bezos donará casi US$ 100 millones para ayudar a las personas sin hogar

Hay sospechas de que otra razón implícita de estas ventas masivas de acciones tiene que ver con la fiscalidad, ya que la presión puede aumentar pronto: en el estado de Washington -donde se radica Microsoft- a partir de enero habrá un gravamen superior para los ingresos del capital a largo plazo, y a nivel federal, se debate en el Congreso una mayor tasa impositiva a los ingresos millonarios.

“Los cambios potenciales a los códigos fiscales a nivel federal y estatal también son un factor probable para algunos ‘insiders”, explicó Silverman, que también tomó en consideración el gran número de empresas que han salido al mercado en los últimos años. 

EFE.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Los empresarios tecnológicos de China no paran de perder millones: ¿Por qué?

Desde abril, los cuatro magnates más conocidos del país, Colin Huang, Jack Ma, Pony Ma y Wang Xing, perdieron en conjunto más de US$73.000 millones de su patrimonio neto. ¿Qué fue lo que pasó?

Publicado

on

Las fortunas de los multimillonarios tecnológicos más ricos de China siguen deslomándose, con cuatro de los magnates más conocidos del país, Colin Huang, Jack Ma, Pony Ma y Wang Xing, perdiendo más de US$ 73 mil millones de su patrimonio neto combinado desde abril. 

Los magnates enfrentan riesgos cada vez mayores por parte de los reguladores de China. El gigante de viajes compartidos, Didi Global, acaba de anunciar el viernes que se retirará de la Bolsa de Valores de Nueva York, que según se informa, se produjo a instancias de departamentos gubernamentales como la Administración del Ciberespacio de China. Y esto podría ser un presagio de situaciones similares en el futuro. 

La presión adicional de un mayor escrutinio está nublando las perspectivas. Las empresas, desde el gigante del comercio electrónico Alibaba hasta la plataforma de entrega de alimentos Meituan, ya están luchando contra una desaceleración prolongada del crecimiento de la economía china, y es probable que sus perspectivas comerciales sigan siendo pesimistas hasta al menos principios del próximo año, dicen los analistas.

Lea también: ‘Desaparecido’ millonario Jack Ma estaba de vacaciones… en Ibiza

Jack Ma, Alibaba.

Se espera que la economía china disminuya a un crecimiento del 5,5% el próximo año, en medio de brotes esporádicos de Covid-19 y una desaceleración del sector inmobiliario. Mientras tanto, China ahora tiene más de mil millones de usuarios de Internet, lo que significa que la mayoría de su población ya está en línea y es difícil encontrar nuevos usuarios.

En este entorno desafiante, Alibaba, cofundada por el multimillonario Jack Ma, redujo su pronóstico de crecimiento para el año fiscal 2022 de un 29,5% proyectado en mayo, a un 20% a 23%; lo que provocó que sus acciones cotizadas en Nueva York cayeran un 11% ese día. Dirigido por el multimillonario Wang, Meituan redujo las perspectivas para su negocio principal de entrega de alimentos y reportó pérdidas cada vez mayores después de tragarse una multa antimonopolio de 3440  millones de yuanes (US$ 532 millones) en octubre.

Tencent, cuyo presidente multimillonario Pony Ma Huateng es actualmente la tercera persona más rica del país, informó recientemente su crecimiento de ingresos más lento desde que la compañía salió a bolsa en Hong Kong en 2004. La compañía advirtió sobre un sector publicitario débil el próximo año, ya que la represión de Beijing contra las empresas de educación y bienes raíces continúa frenando los presupuestos publicitarios que alguna vez fueron generosos. 

Ma Huateng | Emprendedor chino
Pony Ma Huateng, presidente de Tencent

La mayor pérdida de riqueza, sin embargo, es para Colin Huang de Pinduoduo. El magnate de 41 años perdió casi US$ 35.000 millones de dólares en los ocho meses transcurridos desde abril, ya que las acciones de su plataforma de comercio electrónico de descuento, que cotizan en Nasdaq, se redujeron a más de la mitad. Anteriormente, los inversores estaban dispuestos a otorgar valuaciones valiosas a la empresa no rentable, pero de alto crecimiento, impulsada por aumentos rápidos en su base de usuarios que incluso superaron a la de Alibaba.

Ahora están reduciendo las expectativas en medio de una competencia cada vez más intensa y un crecimiento estancado. Pinduoduo no cumplió con  las expectativas de ingresos en el tercer trimestre y se cree que su base de usuarios alcanzó su punto máximo.

“Por otro lado, los competidores como Taobao Deals también son muy agresivos”, dice Shawn Yang, de la firma de investigación Blue Lotus Capital Advisors, en Shenzhen. “Los inversores pueden dejar atrás muchos problemas cuando hay un alto crecimiento, pero no tanto ahora”.

Colin Huang, el joven magnate chino que perdió miles de millones de dólares  en 2021 | MDZ Online

Pinduoduo no respondió a una solicitud de comentarios enviada por correo electrónico. La compañía planea aumentar la inversión en tecnología agrícola después de comprometerse a donar todas las ganancias futuras -hasta que la cantidad alcance los 10 mil millones de yuanes-, para apoyar la revitalización de la agricultura y las zonas rurales en China. Bajo la campaña de prosperidad común del presidente Xi Jinping, aumentar los ingresos en esas áreas es una prioridad.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Otros multimillonarios tecnológicos también están respondiendo al llamado del estado. A medida que el país impulsa la autosuficiencia tecnológica, Alibaba  lanzó  en octubre un chip “construido sobre tecnología de proceso avanzada de 5 nm”, que dice que se puede utilizar en centros de datos. El gigante del comercio electrónico también se está expandiendo agresivamente hacia las llamadas compras grupales comunitarias, un sector que implica el uso de grandes descuentos en comestibles y productos diarios para atraer a los compradores que viven cerca.

Pero los analistas han dado una nota de cautela. “Creemos que es poco probable que la acción vuelva a cotizar hasta que Alibaba demuestre que sus inversiones han generado una escala de usuarios líder en la industria, una rigidez del usuario o un nivel de monetización que servirá como fuertes barreras de entrada para disuadir a los competidores”, escribió la analista de Morningstar, Chelsey Tam, en una nota de investigación del 19 de noviembre. 

Nota publicada en Forbes US. | Autor: Yue Wang

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado