Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Con salida a bolsa de WeWork, el derrocado cofundador Adam Neumann recupera su estatus de multimillonario

El castigado cofundador Neumann, que ya no trabaja en WeWork, retuvo una participación en la empresa de alquiler de oficinas y ha recibido grandes pagos por su salida.

Publicado

on

Adam Neumann, cofundador y antiguo CEO de WeWork. Foto: Reuters.

Una vez valorada en US$47.000 millones, con la mira puesta en “elevar la conciencia del mundo”, la empresa de alquiler de oficinas WeWork se hará pública este jueves con una valoración más moderada de 9.000 millones de dólares.

Eso tiene que ser decepcionante para los inversores que inyectaron US$12.700 en el negocio mientras se disparaba para convertirse en una de las nuevas empresas más valiosas del mundo. Pero hay un jugador que está triunfando a lo grande: Adam Neumann, el cofundador derrocado cuya conducta como director ejecutivo ayudó a colapsar el primer intento de salida a bolsa de la empresa (y cuyo controvertido acuerdo de separación enfureció tanto a los inversores como al público en general).

Forbes estima que Neumann, que perdió su condición de multimillonario cuando el valor de WeWork se desplomó tras el fallido intento de cotizar en bolsa en 2019, tendrá una fortuna estimada de US$1.600 millones cuando las acciones comiencen a cotizar este jueves después de que WeWork se fusione con BowX Acquisition Corp, una fracción de los US$4.100 millones que Forbes estimó que teníaen el pico de WeWork, pero lo suficiente para que recupere el estatus de multimillonario.

A pesar de ser expulsado de la empresa que cofundó y de no tener ningún rol en el negocio, Neumann, a través de una entidad que controla, poseerá aproximadamente 48,5 millones de acciones después de la fusión del SPAC, lo que le da una participación de propiedad estimada de alrededor del 7%.

Además, Neumann pudo conservar cerca de 20 millones de Unidades de Interés de Beneficios de WeWork Partnerships. Serán convertibles en acciones de las acciones ordinarias de la nueva empresa pública sin costo alguno después de la fusión. Según el precio de US$10 por acción del SPAC, esas unidades tienen un valor aproximado de US$200 millones.

Forbes estima que, entre sus unidades de asociación y acciones ordinarias, casi US$700 millones de la fortuna de Neumann están inmovilizados en WeWork. El resto de su patrimonio neto proviene del efectivo obtenido por la venta de acciones de WeWork a lo largo de los años y su lucrativo acuerdo de separación.

En los años previos a la OPI prevista para 2019, Neumann y el cofundador Miguel McKelvey vendieron acciones de la compañía por valor de casi US$500 millones, según el libro de 2021 “The Cult of We: WeWork, Adam Neumann, and the Great Startup Delusion”; Forbes estima que más de US$400 millones de esas ventas fueron a Neumann (antes de impuestos).

En abril de 2020, el inversor de WeWork, SoftBank, rescindió su oferta de comprar acciones de WeWork por valor de 3.000 millones de dólares, incluidas casi 1.000 millones de acciones de Neumann, citando investigaciones legales sobre problemas de gobernanza de WeWork.

Neumann y WeWork demandaron a SoftBank en respuesta, y las partes finalmente llegaron a un acuerdo sobre términos favorables a Neumann. Como parte del acuerdo, a Neumann se le permitió vender US$578 millones adicionales en acciones de WeWork a SoftBank durante el primer trimestre de 2021 y recibió un pago en efectivo de US$106 millones del fondo de inversión ese mismo trimestre.

Eso fue además de un pago en efectivo de US$185 millones que SoftBank comenzó a pagar a Neumann en cuotas antes de cancelar el acuerdo de no competencia relacionado que las dos partes firmaron a fines de 2019 junto con su oferta pública en abril de 2020; Forbes estima que Neumann recibió US$139 millones, según el calendario de pagos divulgado en los archivos de la SEC, antes de que Softbank dejara de realizar pagos.

Luego están sus préstamos. En los años previos a la fallida OPI de 2019, cuando Neumann estaba trabajando para asegurar una ronda de financiación privada tras otra, abrió una línea de crédito de 500 millones de dólares con varios bancos, utilizando su participación en WeWork como garantía.

Había retirado 380 millones de dólares en julio de 2019, según el prospecto inicial de oferta pública inicial de WeWork. Como parte de su acuerdo de salida, SoftBank acordó hacerse cargo del préstamo de los prestamistas originales; el monto adeudado por Neumann aumentó a 432 millones de dólares en febrero de 2021, según el prospecto más reciente. Si bien no está claro dónde Neumann depositó todo ese efectivo, los informes sugieren que ha estado activo en la inversión tecnológica.

También compró propiedades inmobiliarias llamativas por valor de casi US$100 millones, incluidos apartamentos en Manhattan, una propiedad en Long Island y una casa al norte de San Francisco en el condado de Marin, al menos en parte financiada por un conjunto anterior de préstamos de US$97.5 millones obtenidos antes de la primera oferta pública inicial de WeWork. Según los informes, Neumann vendió algunas de estas propiedades, incluida la casa del condado de Marin, apodada Guitar House.

Los portavoces de Adam Neumann y WeWork se negaron a comentar para esta historia.

A pesar del ojo morado que vino con la cancelación de la OPI de WeWork hace dos años, Neumann parece haberlo hecho bien.

En abril, el New York Post informó que Neumann estaba “escondido en Nueva York”, “tramando [un] nuevo negocio secreto ‘pospandémico'”. Aún no se sabe qué podría ser, pero sin duda estará bien financiado.

Por: Matt Durot | Forbes Staff

Economía y Finanzas

El neobanco colombiano para empresas que ya tiene cuentas de ahorro con $43.000 millones

Lorenzo Garavito encabeza Iris, la fintech que borró la estructura de 25 años de una financiera tradicional y armó una desde cero aprovechando ventajas regulatorias que ahora les permite ser multiservicios en una sola plataforma.

Publicado

on

Lorenzo Garavito, presidente de Iris. Foto: Iris.

De las fintech que atienden empresas, la única que legalmente puede darse el lujo de anunciarse como neobanco es Iris, ya que es una de las compañías que obtuvo licencias como compañía de financiamiento y de funcionamiento por parte de la Superintendencia Financiera en el último año.

Iris no compite directamente con compañías fintech líderes en el mercado colombiano como Sempli y Finaktiva, porque sus montos de crédito son de más de $500 millones, para empresas que tengan ventas anuales de más de $10.000 millones.

En cambio, si compite directamente con los bancos tradicionales, ya que sus licencias le permiten la captación de dinero y ofrecer cuentas de ahorro corporativas, las cuales se abren y se manejan digitales.

“Todavía tenemos varias oportunidades de completar nuestra oferta para los empresarios colombianos”, dijo a Forbes el presidente de Iris Lorenzo Garavito, quien regresó al país luego de una fina trayectoria en fondos de deuda y capital en Wall Street que apuestan por empresas en crecimiento, donde comprobó una y otra vez que las empresas crecen porque hay financiación. “Entrevistamos a cientos de empresarios colombianos sobre las principales problemáticas que sufren con sus entidades financieras tradicionales y buscar una forma innovadora de solucionarlas con varios diferenciales”.

Iris se concibió en 2019, en una unión de Lorenzo con la Financiera Dann Regional, una firma de libranzas de 25 años de experiencia, junto al Fondo Aqua, que capitalizó la empresa con $60.000 millones (pesos colombianos) para tomar el control de la financiera y financiar el crecimiento.

Siga las historias de economía y finanzas en Forbes Colombia

Dos años de trabajo pasaron mientras borraban la estructura de la Financiera Dann Regional para darle vida a una empresa de base tecnológica con metodologías ágiles. Esto resultó en cero cuota de manejo, transacciones interbancarias ACH ilimitadas gratis, rentabilidad del 3% EA sobre el saldo mínimo diario de la cuenta y simplificación de trámites.

La novedad en el mercado es que Iris no tiene oficinas físicas porque su operación es totalmente digital, usando el core bancario de Mambu, que usan los neobancos más grandes de Europa como N26 y OakNorth.

Lorenzo Villgas considera que la plataforma está entregando a los empresarios control financiero con la posibilidad de programar transacciones, recibir informes ordenados para controlar los movimientos, gestionar usuarios creando accesos diferentes, administra niveles de permisos para el equipo de confianza, clasificar transacciones de manera segura y controlada, usar etiquetas para configurar alertas y notificaciones en línea.

Lo hacen en un momento ideal, ya que la Según la Superintendencia Financiera de Colombia mientras que en 2019 la mitad de las transacciones financieras se hacían en canales digitales, en 2020 estas subieron a 59% y a mayo de este año ya representaban el 65% del valor de las operaciones monetarias en el país.

La Financiera Dann, que ahora está cambiando su marca a Iris y adoptando la cultura del neobanco, es la entidad financiera que más ha crecido en los últimos dos años en Colombia en cartera y en patrimonio en términos porcentuales.

Entre junio de 2019 y agosto de 2021, la financiera pasó de tener una cartera de $174.000 millones a una de $430.000 millones, los empleados pasaron de 150 empleados a más de 220, el patrimoio pasó de $23.000 millones a $90.000 millones, el saldo de CDT pasó a $209.000 millones a $355.000 millones, la cartera vencida de más de 30 días pasó de 19% a 7% y las cuentas de horros que eran 0, por Iris ahora tienen $43.000 millones.

Tienen 4.000 clientes de CDT, 500 clientes de crédito empresarial y 300 clientes en la cuenta de ahorro, principalmente en empresas patrimoniales, empresas inmobiliarias, sector servicios, otras fintech y sector industrial.

“Estamos muy contentos con los resultados a la fecha, hemos logrado nuestros objetivos de fondeo”, apunta Garavito.

A futuro quisieran tener tarjetas prepago y tarjetas de crédito para control de gastos de las empresas, procesamiento de tarjetas de crédito para mejorar el recaudo de los comercios y giros internacionales (entrantes y salientes). Iris ya ha logrado tener lo que todas las fintech quieren: tener una oferta multiservicios en un solo lugar.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

La mujer detrás de Kindle Vella, la plataforma que cambió el panorama creativo de los escritores

Su directora, Virginia Milner, escuchó las demandas de los usuarios e hizo fuerzas para lanzar este nuevo producto de Amazon, donde los autores “pueden contar historias y escribir un fragmento corto a la vez”.

Publicado

on

Virginia Milner, directora de producto principal de Kindle Direct Publishing y directora de Kindle Vella, cambió el panorama creativo para los escritores. En un mundo tecnológico en constante cambio, muchas plataformas ayudan a los artistas a generar ingresos, pero ¿qué pasa con la calidad del contenido para los usuarios? 

Al diseñar la nueva de Amazon, Milner mantuvo la perspectiva del lector a la vanguardia para brindar una experiencia más atractiva. Kindle Vella se lanzó como un nuevo formato de lectura para historias serializadas (contadas en episodios).

“Escuchábamos de los clientes que estaban interesados en experiencias de lectura más breves, contenido que pudieran leer rápidamente”, explica Milner. “Pero al mismo tiempo, también disfrutaban de las historias largas”. Por eso, la idea de Kindle Vella fue básicamente combinar esas dos cosas y crear un producto donde los autores pudieran contar historias y un fragmento corto a la vez.

Lea también: Apple y Amazon multados con US$225 millones por bloquear acceso a revendedores

Milner comenzó su carrera en la industria de la tecnología, en el lado de las relaciones públicas. La firma en la que trabajó representaba startups. Rápidamente se dio cuenta de que la gestión de productos la intrigaba más que generar comunicados de prensa.

Mano de mujer de negocios está escribiendo en un bloc de notas con un bolígrafo y usando una computadora portátil.

Se unió a Amazon como gerente de producto, ayudando a las marcas independientes a construir sus negocios vendiendo mercadería en la plataforma. Y hace cuatro años pasó al equipo de Kindle Direct Publishing. 

“Mis padres son autores”, sonríe. “Los he visto pasar muchas horas tratando de publicar sus trabajos. La simple idea de que un autor pueda dedicar su tiempo a escribir y luego publicar y poner inmediatamente su libro o su trabajo a disposición de todos los clientes de Amazon es muy inspiradora para mí”.

Cuando Milner fue testigo de cómo los clientes consumían contenido, la idea de Kindle Vella floreció. Imaginó cómo una nueva plataforma podría cambiar el panorama de los autores independientes. Kindle Vella permite a los autores continuar con su contenido, pero no necesariamente en el formato largo requerido en otras plataformas. Por ejemplo, los autores podrían producir un prólogo en Kindle Vella para libros que ya han publicado o escribir una historia basada en uno de sus personajes secundarios. 

An evening with Kindle Vella: First impressions of Amazon's new attempt to  reimagine reading - GeekWire

Milner y su equipo también encontraron formas para que el autor se relacionara directamente con el lector. Al final de cada episodio, los autores pueden dejar una nota de autor explicando el proceso o la emoción del capítulo. Esto permite al lector ir detrás de escena con sus escritores favoritos. Desde el lanzamiento, miles de autores han publicado historias, totalizando decenas de miles de episodios.

A medida que Milner continúa evolucionando en su carrera y cambia el panorama de la creación de autores independientes, se centra en los siguientes pasos esenciales:

  • Pedir ayuda. La gente quiere ayudar, pero no saben lo que necesitas. Pedir lo que necesita hace que el camino hacia el éxito sea más corto y rápido.
  • No dejes que el miedo te paralice. En cambio, utilícelo como motivación para impulsarlo hacia adelante.
  • Prioriza tu tiempo sin piedad. Reconozca que no puede hacer todo usted mismo. Dedique tiempo a las cosas que realmente importan y que marcarán la diferencia en el logro de su objetivo general.

“Está bien saber que tal vez lo que estás haciendo en este momento no sea tu objetivo a largo plazo”, concluye Milner. “Simplemente sé abierto y busca nuevas oportunidades”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cuáles son los consejos para la vida y los negocios de Charlie Munger, socio de Warren Buffett

El experimentado y prestigioso magnate es un ávido lector, que amasó una fortuna de US$ 2.000 millones. Las claves de su éxito.

Publicado

on

Foto: Forbes Argentina.

Charlie Munger no solo es conocido por ser amigo de Warren Buffett y su socio en Berkshire Hathaway, el conglomerado corporativo más grande del mundo, sino también por ser una verdadera fuente de sabiduría. A lo largo de sus 97 años de vida, el magnate aprendió muchas cosas que pueden ser tomadas por los más jóvenes para progresar tanto financiera como personalmente.

El aprendizaje es indispensable

“En toda mi vida, no he conocido a personas sabias que no leyeran todo el tiempo: ninguna, cero. Te sorprendería lo mucho que lee Warren y lo mucho que leo yo. Mis hijos se ríen de mí. Creen que soy un libro con un par de patas que sobresalen”, expresó Charlie Munger en una de sus tantas entrevistas.

El experimentado empresario es un ávido lector autodidacta, que adquirió conocimientos por cuenta propia. En la actualidad, no hace falta visitar una biblioteca, ya que simplemente basta con navegar por internet en busca de contenido de calidad que nos ayude a nutrir nuestra mente.

Charlie Munger

En esta línea, Munger declaró: “Veo constantemente a personas que no son las más inteligentes, a veces ni siquiera las más diligentes, pero que son máquinas de aprendizaje. Se van a la cama todas las noches un poco más sabios que cuando se levantaron y eso es de gran ayuda, especialmente cuando tienes un largo camino por delante”.

Como consejo, el prestigioso inversor sentenció: “Adquiera sabiduría mundana y ajuste su comportamiento en consecuencia. Si su nuevo comportamiento le da un poco de impopularidad temporal con su grupo de compañeros, entonces al diablo con ellos”.

Las claves del dinero

En la actualidad, Charlie Munger tiene un patrimonio neto de más de US$ 2.000 millones, un monto que lo posiciona como uno de los hombres más ricos del mundo. Para alcanzar esta sorprendente cifra, siguió su clásica filosofía de inversión de analizar pocos activos a fondo y tener mucha paciencia al invertir en ellos.

“Me resulta mucho más fácil encontrar cuatro o cinco inversiones en las que tengo una probabilidad bastante razonable de acertar en que están muy por encima del promedio. Creo que es mucho más fácil encontrar cinco que encontrar cien”, sostuvo.

Por otra parte, el magnate financiero también incentivó a los inversores a no darse por vencidos si una estrategia sale mal y se pierde dinero, ya que “el capitalismo sin fracaso es como la religión sin infierno”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Warren Buffett y Charlie Munger

Algunos consejos de vida

Pero los consejos de Charlie Munger van más allá de algunas recomendaciones de inversión, ya que, como toda persona muy mayor, tiene muchas décadas de experiencia en su espalda. Como consecuencia, se tomó el atrevimiento de detallar lo que él definió como “el algoritmo fundamental de la vida”.

“Hemos tenido suficiente sentido común cuando algo está funcionando muy bien para seguir haciéndolo. Yo diría que estamos demostrando lo que podría llamarse el algoritmo fundamental de la vida: repita lo que funciona”, reveló. 

A su vez, también enumeró algunas sencillas pautas para poder vivir mejor y alcanzar la felicidad“No tenés mucha envidia, no tenés mucho resentimiento, no gastás en exceso tus ingresos, te mantenés alegre a pesar de tus problemas, tratás con gente confiable y hacés lo que se supone que debes hacer. Todas estas reglas simples funcionan muy bien para mejorar su vida”.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

¿Invertir como rico sin ser multimillonario? Forbes revela cómo hacerlo

Los grandes patrimonios aprovecharon los últimos años para aumentar su riqueza. ¿Cómo mueven sus capitales para sacar una mayor ventaja? ¿Se puede replicar sus estrategias para obtener más dividendos?

Publicado

on

Bill Gates anuncia iniciativa para bajar el costo de las tecnologías de cero emisiones

“Siga al gran capital y tendrá éxito”. Pero, ¿hacia dónde se están moviendo las grandes fortunas? Seguir sus líneas maestras puede representar una gran referencia para todos los agentes del mercado. El dinero no sale de la nada, sino que rinde. Las buenas estrategias hacen rentabilizar las carteras. Las malas provocan que los números rojos se transformen en una constante. La ley de la vida del mercado.

Replicar en la era de los ETF -los fondos cotizados que copian el comportamiento de un índice, país, sector y un largo etcétera- ya no es una moda pasajera. Anticiparse y saber lo que hace el gran capital es de una enorme utilidad. ¿A dónde fluye el interés ahora? Javier de Prada, jefe de banca privada Madrid en Edmond de Rothschild España, afirma que son los negocios de tecnología los que “lideran las operaciones, aumentando el nicho de mercado de las grandes fortunas”.PUBLICIDAD

Por otro lado, el efecto de los mercados financieros también ha ayudado al crecimiento del valor patrimonial de los grandes capitales, en un entorno donde, según explica, “las rentabilidades medias están entre el 3% y el 6%, a pesar de escenarios de crisis como el de 2020”.

Copiar el estilo

Los clientes de grandes patrimonios, tal y como cuentan los expertos, tienen denominadores comunes a la hora de invertir. Borja Durán, Fundador y CEO de Wealth Solutions, explica que las estrategias pueden variar de cliente a cliente, pero en general hay epígrafes que son coincidentes como “la confianza (conocimiento, experiencia y solvencia), los integrantes del equipo”, u otros “recursos necesarios”, entre los que destacan “el uso multicanal” junto con la “tecnología y un reporting de seguimiento multientidad y multijurisdicción”.

Cada vez más, los clientes quieren un asesor que les ayude al diseño y seguimiento de sus distintas entidades financieras y que les aporte una visión global. Si, además, le simplifica la operativa administrativa, les aporta un gran alivio. El usuario de altos capitales cada vez más busca alineación con la empresa que le ayudará en la gestión de su patrimonio, eliminando los conflictos de interés existentes en el sector.

Jeff Bezos

Por eso, en opinión de Durán, la gestión debe ir “más allá de las inversiones” y se hace necesario “un enfoque más holístico”, que defina la política de inversión agregada del cliente y le ayude a “cumplir sus objetivos personales y familiares”. El inversor tiene una mayor formación en la era actual y es “capaz de comparar las distintas alternativas de empresas que le pueden asesorar con su patrimonio”.

En muchos casos quieren aprender, por lo que valoran mucho la formación continua, que se dedique tiempo a explicarles  y justificar las decisiones que se van tomando, y el proceso en el que se sostienen. Eso les permite, expone Durán, comprender y confirmar que, lo que se está haciendo en términos financieros, está “perfectamente alineado con los objetivos y necesidades que previamente han reflexionado y transmitido”.

“Como punto inicial el capital invertido por un operador menor no tiene por qué ser muy diferente al de los muy ricos”

La idea para el minorista es que replique las estrategias de inversión de los grandes patrimonios. Como punto inicial, en general, el capital invertido por un operador menor no tiene por qué ser muy diferente al de las fortunas más cuantiosas.

De Prada concreta que es verdad que un mayor patrimonio permite acceder a un abanico de inversiones mayor e, incluso, tener una diversificación patrimonial más equilibrada, aunque la diferencia radica en la “sofisticación de cada usuario”. Un factor que sólo es posible con un patrimonio considerable. De cualquier modo, hoy por hoy existen “muchas herramientas de inversión que pueden ayudar a tener una distribución de activos similar a la de grandes patrimonios de este país”.

Una visión que coincide con la de Barrón, que cree que salvo en los porcentajes en ilíquidos -que por el peso del inmobiliario es difícil hacerlo coincidir, y por categorización de cliente, el acceso al capital riesgo es limitado- considera que en los activos líquidos “es viable la réplica en la estrategia”.

Al final un inversor particular puede copiar en gran medida (salvo, a veces, productos alternativos o ilíquidos con mínimos grandes patrimonios) la estrategia de los grandes jugadores. El primer punto sería “definir su patrimonio en base a sus objetivos, es decir, su política de inversión”.

El segundo punto será saber en qué productos invertir. En este caso, el inversor minorista también puede “replicar al mundo a través de fondos a partir de mínimos muy razonables (en ocasiones en torno a 1.000 euros o menos), con costes muy ajustados y totalmente diversificados”, dice el fundador de Wealth Solutions.

Bill Gates.

Estrategias preferidas

El escenario del 2020 ha demostrado la necesidad de confiar en una estrategia que esté preparada no sólo para mercados al alza en ciclo favorables, sino también preparada para los llamados “cisnes negros”.

Crear carteras de inversiones robustas y con un enfoque de calidad como base, es fundamental. Según de Prada, si bien el cliente siempre busca estrategias de retorno absoluto (all weather) hay que entender que, durante periodos de estrés en los mercados financieros, muchas de las categorías que componen la cartera pueden “sufrir temporalmente en las primeras reacciones”, para, posteriormente, establecer su función de cobertura durante el “periodo más crítico”.

Es el caso del oro o los bonos del tesoro americano, que nos ayudaron a estabilizar las caídas en valoración de otros activos durante el 2020. El entorno de tipos de interés bajos donde venimos adentrándonos desde hace un tiempo, ha empujado a los inversores a revisar con más detalle su horizonte temporal, necesidades de liquidez y asunción de riesgo, con el fin de mantener los retornos pasados que ofrecía, entre otros, los activos de renta fija.

Este ejercicio se ha acelerado en el último año, ante el miedo que presenta el efecto de la inflación y la pérdida de valor adquisitivo. Para ello, y con la función de participar en nichos de inversión más selectivos, diversificar estrategias o reducir el ruido temporal de los mercados tradicionales, los inversores demandan, tal y como explica de Prada, “mayor posicionamiento en activos reales, principalmente inmobiliario y capital privado”.

En esencia el gran capital busca en sus estrategias la preservación del patrimonio de cara al futuro y el de la siguiente generación, así como su apreciación y crecimiento. Durán comenta que han notado cómo las nuevas generaciones manifiestan un interés cada vez mayor en la coherencia entre su manera de trabajar, vivir e invertir, apostando cada vez más “por inversiones en empresas con propósito y /o impacto”.

Warren Buffet, presidente de Berkshire Hathaway Inc..

A su modo de ver, la gestión patrimonial debe enfocarse desde el prisma de la gestión de riesgos y no desde la consecución de rentabilidades. Si se hacen las cosas bien, los resultados llegarán como consecuencia del proceso. El sistema tradicional, en el que prácticamente se comienza por adquirir diferentes productos, atendiendo a un perfil determinado, no logra satisfacer al cliente.

Es clave, profundiza Durán, la formación durante todo el proceso para que los inversores entiendan todo lo que están haciendo, siguiendo la regla de los “20 segundos”, es decir, lo que no se entienda en ese espacio de tiempo, no debe ser “susceptible de inversión”. Con más cultura financiera se van entendiendo más conceptos.

Durante este periodo convulso de pandemia se ha vuelto a confirmar que las carteras que mejor desempeño han tenido son aquellas que, en lugar de dejarse llevar por las emociones, han respetado su vocación de largo plazo, ensalzan los expertos. Se trata de una cesta de activos que se ciñen a la política de inversión y la distribución de activos definida de acuerdo con los objetivos y necesidades del inversor. Sabiendo qué se hace y por qué, se gana perspectiva y tranquilidad.

El enfoque de los clientes depende de cada caso, porque cada uno representa un caso diferente a los demás, dado que sus metas son específicas. Durán valora que, si hubiese que resumir de manera general, todos tenemos objetivos de preservación nominal donde no podemos “asumir volatilidad con 100% de liquidez”. Asimismo, objetivos de medio plazo donde podamos “igualar a la inflación”, y objetivos de largo plazo donde “consigamos batir la inflación, los gastos, los impuestos y tengamos crecimiento sobre unos fondos que no vamos a necesitar por años”.

Si antes los bancos, petroleras y grandes conglomerados industriales eran compañías de alto crecimiento, según de Prada, hoy aquellas de componente tecnológico o que están invirtiendo de forma relevante en tecnología para seguir avanzando, son “negocios de éxito”. Identificar sectores críticos (ciberseguridad, big data, salud digital) o nuevas tendencias (regionalización, sostenibilidad), son algunas de “nuestras convicciones de cara al ciclo actual”.

Las estrategias para invertir se pueden implementar con “activos líquidos” o con una mezcla entre estos y “otros ilíquidos”, como son “el private equity y el real estate”, según Durán.

El furor cripto y otras alternativas

Nadie, ni los más ricos, es ajeno al gran ruido que ha generado el sector de las criptomonedas y otros activos alternativos. ¿Están interesados estos grandes capitales en el ecosistema cripto? Y, lo que es más importante, ¿puede entrar en una cartera de inversión?

La clasificación “alternativo” incluye muchas opciones y depende de quien considere el análisis. Para Edmond de Rothschild España, las temáticas a las que presta mayor interés son las dedicadas al private equityprivate debthedge funds, activos reales o inmobiliario. Este bloque supone cada vez más una parte relevante no sólo en el peso de las carteras de los clientes, sino en la contribución al rendimiento final en detrimento de otros activos más limitados, como puede ser el mercado de bonos.

Los grandes capitales son conscientes del gran cambio que supone la tecnología blockchain y que es, en este momento, donde pueden surgir las grandes oportunidades o diferenciales de rentabilidad.

El mundo de los criptoactivos es actualmente de gran interés para los clientes. Sin embargo, De Prada dice que la mayor parte de los grandes patrimonios pregunta por ello, “sin tomar grandes decisiones de inversión por el momento”. La visibilidad y transparencia, así como la regulación, están en una “fase inicial”.

Los grandes capitales son conscientes del gran cambio que supone la tecnología blockchain y que es, en este momento, donde pueden surgir las grandes oportunidades o diferenciales de rentabilidad, pero el riesgo de pérdida de capital queda muy indefinido. Por eso, De Prada se decanta por seguir “siendo cautelosos”.

Se trata de una tesis que también es respaldada por Durán, puesto que asegura que no recomiendan las inversiones a los grandes patrimonios en criptomonedas principalmente por “la gestión de riesgos”. A pesar de haberles dedicado mucho tiempo de estudio, desde el punto de vista financiero, no es sencillo “conocer y comprender las variables fundamentales y técnicas que conforman el precio de este activo”. Siempre les cuenta a sus clientes que “no inviertan en aquello que no entiendan” y, en este caso, las criptomonedas “no son sencillas de comprender”.

El matiz está en la tecnología detrás de las mismas. Pero, Durán cree que es pronto para considerarlas una “clase de activo”, y que todavía tanto los bancos centrales como las autoridades fiscales de cada país tienen que opinar y regularlas. En línea con lo anterior, dado que no existe una regulación definida que garantice la vigilancia y custodia de las cuentas y monederos digitales, la pérdida o robo de las claves puede suponer perder las criptomonedas, “sin posibilidad de recuperarlas”.

Los activos alternativos sí pueden ser una buena opción para objetivos de largo plazo y en inversores que tengan el tamaño suficiente para poder invertir en ellos de manera diversificada, coinciden los expertos. Es clave entender cómo funcionan, su iliquidez en muchos casos y los plazos de inversión. Estos activos, describe Durán, “ayudan a diversificar el patrimonio teniendo otras fuentes de rentabilidad y una prima de iliquidez, pero no son para todos los inversores”.

*Con información de Forbes España. | Autor: Héctor Chamizo

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Cómo los errores gramaticales los convirtieron en multimillonarios

Tus profesores probablemente te dijeron que la gramática era importante. Pero, ¿mencionaron que podría convertirte en multimillonario?

Publicado

on

Los fundadores de Grammarly Max Lytvyn y Alex Shevchenko. Foto: Forbes US.

Una ronda de inversión de 200 millones de dólares anunciada la semana pasada por la popular herramienta de revisión gramatical Grammarly no solo catapultó el valor de la compañía a 13 mil millones de dólares, sino que ha hecho que sus dos cofundadores, Max Lytvyn y Alex Shevchenko, se conviertan en milmillonarios. Los empresarios nacidos en Ucrania, que crearon el asistente de escritura automatizado en 2009 con la ayuda del programador Dmytro Lider, ahora valen al menos 4 mil millones de dólares cada uno gracias a la financiación reciente, según estima FORBES Estados Unidos.

Alrededor del 22% de Grammarly es propiedad de los inversores involucrados en sus dos rondas de financiación en 2019 y 2021, según los datos recopilados por Pitchbook. Mientras tanto, Lider, el tercer cofundador, tiene una participación de solo el 1%, dijo previamente un portavoz de la compañía a FORBES Ucrania. Eso deja a Lytvyn y Shevchenko con un estimado de 35% cada uno del capital social de Grammarly, con un valor aproximado de 4 mil millones de dólares cada uno después de tomar en cuenta el descuento de Forbes para empresas privadas. Una fuente familiarizada con el negocio confirmó estas cifras.

Desde Grammarly discuten las estimaciones de Forbes, pero no han proporcionado ninguna evidencia que respalde una valoración diferente de sus cofundadores. «Grammarly es una empresa privada y no revela la distribución ni las cifras de la propiedad de la empresa», dijo en un correo electrónico la jefa de comunicaciones de la empresa, Senka Hadzimuratovic.

La compañía con sede en San Francisco nació hace más de una década con el nombre Sentenceworks (que cambiaron rápidamente) como un producto de suscripción destinado a ayudar a estudiantes con su gramática y ortografía. Desde entonces, se ha alejado de su enfoque exclusivo en la educación y ha abierto el acceso a su corrector gramatical basado en inteligencia, que se puede usar para eliminar fácilmente los errores en correos electrónicos, documentos… La compañía también ha lanzado productos derivados como Grammarly for Business, una edición de su corrector gramatical para uso corporativo que cuenta con clientes de renombre como Zoom, Cisco, Dell y Expedia.

Lea también: Investigación: Cómo los multimillonarios acumulan una gran riqueza en un Luxemburgo pequeño y con impuestos reducidos

El producto clave de Grammary ha estado ampliamente disponible bajo un modelo freemium desde 2015, con la opción de comprar versiones mejoradas por precios que oscilan entre 12 dólares y 30 dólares al mes. «Ese fue un punto de inflexión para nosotros», dijo el CEO de Grammarly, Brad Hoover, a Fast Company en una entrevista de 2019, explicando que «el crecimiento de boca en boca realmente despegó». Hoy, la compañía afirma llegar a 30 millones de personas cada día a través de sus operaciones en 500.000 aplicaciones y sitios web, incluidas aplicaciones de correo electrónico, numerosos navegadores web, redes sociales y Microsoft Word.

Esta no es la única empresa que Lytvyn y Shevchenko han comenzado juntos. La pareja, que se conoció mientras asistía a la Universidad Cristiana Internacional en Ucrania, dice que la idea de Grammarly en realidad surgió de su empresa anterior, MyDropBox, que se remonta a sus días universitarios. «Creamos un producto para ayudar a que el plagio no se incluya en la escritura de los estudiantes», escribió Lyvtyn en una publicación de blog en marzo. «Esto nos llevó a plantearnos una seria pregunta subyacente: ¿Por qué la gente elige plagiar en primer lugar? ¿Podría ser que les resultaba difícil comunicar lo que querían expresar con su propia voz?».

Su misión puede parecer noble, pero al principio de su viaje empresarial, cuando se descubrió que dos servicios en línea que habían lanzado para ayudar a profesores a revisar los trabajos de estudiantes parecían estar vinculados a sitios web que venden trabajos de fin de curso a alumnos. Lyvtyn y Shevchenko dijeron a The Chronicle of Higher Education en ese momento que habían sido contratados para programar un sitio para ‘fabricar trabajos académicos’, sin embargo, negaron cualquier conexión entre los dos negocios. «Nunca jamás vendimos ningún trabajo que se subiera a nuestro servicio«, declaró Shevchenko a la publicación en 2002.

El escándalo se convirtió en un problema casi olvidado en sus registros cuando Lytvyn y Shevchenko se mudaron a los EE UU y a Canadá, respectivamente, para obtener sus MBA en la Universidad de Vanderbilt y la Universidad de Toronto. Luego dieron vida a su visión de MyDropBox, que finalmente fue adquirida por la empresa de tecnología educativa Blackboard. Aunque se piensa que viven en Vancouver, no está claro cuál es su lugar de residencia actual. Lo que sí se sabe es que Grammarly tiene oficinas en San Francisco, Vancouver y Kiev, Ucrania.

Antes de la ronda más reciente, Grammarly recaudó 90 millones de dólares de inversores a una valoración de 1 mil millones de dólares en octubre de 2019. Esa ronda fue dirigida por General Catalyst e incluyó la participación de IVP, entre otros. La nueva financiación atrajo a nuevos inversores, incluidos Baillie Gifford y BlackRock, el director ejecutivo de Grammarly, revelado en una publicación de blog.

Publicado en Forbes US | Autor: Jemina Mcevoy

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado